+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador



Sen.


Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente:
Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 11 de octubre de 2018


Intervención

Comparecencia del Maestro Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de Política Económica

El Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal: Con su permiso, señor Presidente.

Buenas tardes, Senadoras y Senadores de la República de la LXIV Legislatura.

Saludo con respeto al Senador Martí Batres, Presidente de la Mesa Directiva.

Y saludo también al Senador Ricardo Monreal, Presidente de la Junta de Coordinación Política.

Esta es la primera ocasión que tengo el privilegio, en seis años, como Secretario de Economía, de comparecer frente a este Pleno.

Sin duda, los retos que enfrentamos han sido importantes y dar cuenta y rendir cuentas a ustedes es fundamental.

He sido citado aquí para rendir cuentas sobre el Sexto Informe de Gobierno y también para comparecer ante ustedes para  poder informar a detalle sobre resultados de la negociación para la modernización del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte.

Si ustedes me lo permiten, iniciaré dentro de los objetivos fundamentales del sector economía, con aquellos que tienen que ver clara y justamente con las atribuciones exclusivas del Senado, y tiene que ver con las negociaciones comerciales internacionales.

Quiero dejar claro, que no sólo como funcionario en esta ocasión estoy a la disposición de las Senadoras y los Senadores, para dar cuenta de esta negociación trascendente, sino que a partir del 1° de diciembre, como ciudadano y como ciudadano responsable, vendré ante ustedes bajo su invitación, a partir de su invitación para seguir completando la información, dando los argumentos de cómo avanzó esta negociación. Así es que quedará siempre a sus órdenes.

Cuando inició esta administración teníamos un reto fundamental, teníamos que fortalecer los cuatro ejes cardinales del posicionamiento de un país que había decidido ser parte de la conformación en la integración global.

Teníamos un pilar fundamental en América del Norte que lo fortalecimos a través de acciones de modernización de fronteras, facilitación de procesos y, sin duda, la homologación de normas y estándares para reducir costos de transacción.

Con Europa contábamos con un acuerdo de libre comercio que hoy tiene 18 años de antigüedad, y que sin duda había sido de baja ambición en sectores estratégicos como el agropecuario, sobre todo en productos perecederos mexicanos y en el sector servicios.

Claramente el Presidente hizo su primer compromiso en enero de 2013 para modernizar el acuerdo con Europa, podemos rendir cuentas a ustedes que casi 6 años después, el 21 de abril del 2018 pudimos establecer un acuerdo en principio que sin duda da un nuevo paradigma a los exportadores mexicanos al continente europeo, a las 28 naciones que lo conforman.

En el Eje Sur habíamos recibido un acuerdo en Alianza Pacífico que no había concluido la integración comercial.

El 25 de agosto de 2014 concluimos esa negociación y pudimos integrar por primera vez una verdadera integración latinoamericana con tres países muy alineados en el contexto de principios fundamentales en el continente.

Ese acuerdo tuvo un relanzamiento para abrir sus puertas a la nueva integración del Asia-Pacífico.

El Asía-Pacífico se estaba constituyendo como un territorio donde México sólo había contado con un solo país socio comercial que era Japón, con un acuerdo también, con bastante nivel de antigüedad en el 2005 y con poco nivel de ambición.

Así, esta administración arrancó con el compromiso de negociar el Tratado del Pacífico, el 3 de diciembre de 2013 lo logramos, iniciar, y tres años después justamente el 25 de agosto del 2016 terminamos esa negociación.

Es sabido por todos ustedes que fue la primera acción que tomó la administración Trump, retirar a los Estados Unidos de la negociación del TPP, así es que conjuntamente con Japón, México se convirtió en pilar de cómo tener un acuerdo con el Asia al mismo tiempo que conformábamos once naciones sin Estados Unidos para una alternativa a México de cómo integrarse con una de las regiones del mundo de mayor crecimiento.

Íbamos hacia el cierre de este proceso y de esta visión cuando en noviembre del 16 claramente cambió el rumbo la orientación y el compromiso de punto de vista de integración en América del Norte.

El mayor reto profesional que el equipo de negociadores del gobierno mexicano tuvo fue cómo realizar una negociación que empezaba claramente en posiciones muy difíciles.

Fue ante este Senado de la República que informamos el 2 de agosto de 2017 el inicio de negociaciones en el contexto de América del Norte, y fue antes del inicio de negociaciones, a mediados de ese mes, que entregamos al Senado de la República los objetivos de este proceso de negociación.

El primero de estos objetivos claramente establecido fue fortalecer la competitividad de América del Norte, dentro de este contexto no podíamos permitir que fuéramos a llegar a un punto donde cerráramos la región a tal grado que nuestra competitividad no fuera realmente un elemento de ventaja frente a otras regiones del mundo.

Afortunadamente uno de los elementos que esto contempla es cómo definir la integración productiva regional en esta gran región de América del Norte, y logramos comprometer que de las 12 mil reglas de origen que son las que nos dicen cómo debemos de hacer la integración productiva, poder establecer mecanismos que favorezcan a la industria nacional.

Tengo la satisfacción de decirles que de esas 12 mil reglas, con excepción de 5 que fueron producto de una negociación  más intensa, todas ellas favorecieron a la industria mexicana de manufactura para seguir  posicionándonos, procesos de formación de valor.

Así, de las cinco reglas que fueron más detalladas, les puedo dar cuenta que la regla de petroquímicos, la de acero, la de vidrio y fibra óptica fueron alineadas a  los mejores intereses de la industria nacional, conformando un esquema de integración y de generación de valor sin precedentes.

Sin duda la regla más compleja fue la automotriz pero dentro de esta negociación visualizamos el interés de fortalecer la industria de autopartes nacional y seguir conformando desde México y América del Norte una de las regiones más poderosas en la producción automotriz en el mundo.

La regla, finalmente aumenta el requerimiento de contenido regional que nos permite exportar arancel cero y sin restricciones los automóviles que México podrá exportar en América del Norte de manera ilimitada.

También al definir la regla establecimos un principio que nos ayuda a resolver diferentes dificultades del inicio de la negociación.

Al arranque nuestros socios de América del Norte exigían un 50 % de contenido regional, cosa que no podía ser  permitido y era un mal precedente para acuerdos internacionales.

Finalmente, en la negociación logramos reducir esa expectativa a una expectativa favorable para la evolución de salarios en América del Norte.

Así establecimos que un 40 % del 75 % pudiera ser producido en una zona de salarios arriba de 16 dólares la hora, dejando un 60 % para la producción en cualquier zona de salarios.

Con eso, sin duda logramos el objetivo de poder mantener a México en  más de la mitad hasta el 60 % de los procesos de autopartes, cifra que supera la que actualmente se da en el proceso de integración.

Al fin de cuentas era innegable que teníamos que hacer frente a la incertidumbre que provoca el uso de medidas comerciales extraordinarios, y al mismo tiempo logramos una negociación que nos permitió claramente un seguro contra acciones futuras por motivos de seguridad nacional.

Así, México se protegió frente a esas acciones a través de una Carta Adicional al acuerdo en la cual se compromete los integrantes de este acuerdo a que si se establece una medida extraordinaria México podrá exportar no sólo su capacidad actual, sino hasta un 50 % más en los siguientes años, no teniendo limitaciones de su futuro y producción.

Frente a la incertidumbre que tiene el mundo del establecimiento de este tipo de acciones.

Asimismo, en este contexto también era importante aprovechar las nuevas oportunidades del siglo XXI, sabiendo de estos objetivos logramos establecer la modernización del acuerdo en capítulos que no existían como el capítulo sobre comercio electrónico, el capítulo sobre telecomunicaciones, los capítulos sobre mejores prácticas comerciales y todos aquellos que ponían a la economía de América del Norte en el siglo XXI.

Afortunadamente logramos esa modernización y fue parte del primer avance en la negociación en las primeras ocho rondas, modernizando diez capítulos del NAFTA.

Sin duda el comercio inclusivo es un elemento fundamental dentro de este proceso.

Y esta NAFTA es claramente diferente al original porque los derechos laborales, los derechos ambientales, el capítulo anticorrupción le dan una calidad superior al acuerdo que acabamos claramente de comprometer para supervisión de ustedes y para firma de los ejecutivos.

El capítulo laboral garantiza no es la aplicación extraterritorialidad de leyes laborales, es el cumplimiento estricto de  los derechos fundamentales, y sujetos a sanciones comerciales bajo su incumplimiento.

Eso sin duda nos dice que la calidad de acuerdos internacionales debe de estar sin duda por encima siempre incluyentes y sin duda dando beneficios a la sociedad y beneficios a los trabajadores.

Finalmente dentro de estos compromisos también destacamos que este acuerdo debería de ser un acuerdo que nos lleve a considerar a las pequeñas y medianas empresas, que durante mucho tiempo fueron ausentes claros de los beneficios de este acuerdo.

En esa dirección se centran los cuatro objetivos fundamentales de la Secretaría de Economía, para hacer que la política de apertura que ha logrado abrir a la economía mexicana a una competencia sana que representa un motor fundamental para el crecimiento su portada por cuatro ejes fundamentales: el de la política industrial basada en la innovación y en el fortalecimiento de cadenas de valor con logros fundamentales y estrategias productivas con 28 sectores estratégicos, así como impulsar a las pequeñas y medianas empresas dentro de las cadenas de valor a partir de un emparejamiento del terreno de competencia apoyados por las reformas, sobre todo en materia de competencia, en materia de telecomunicaciones y, sin duda, en materia financiera.

El cuarto eje. Mejorar el ambiente de negocios, nos ha llevado con el respaldo de este Legislativo, a adoptar medidas que nos han ayudado a reducir, casi a la mitad, los costos de la tramitología a nivel nacional. Y con la aprobación, sin duda, de la mejora regulatoria, ahora como una reforma de Estado, podremos avanzar a nivel municipal y a nivel estatal en esos principios.

Y, finalmente, el marco de competencia y de protección al consumidor, que nos ayudan conjuntamente con el eje de apertura, a garantizar acceso, acceso a los productos básicos de los consumidores en condiciones de competencia libre y en condiciones de acceso.

En respeto al tiempo de los legisladores, dejaré aquí esta primera intervención para estar atento a sus preguntas y poder así contestar a sus cuestionamientos.

Muchísimas gracias.