+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador



Sen.


Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente:
Integración en Comisiones.

Intervencion del día Martes 09 de octubre de 2018


Intervención

Comparecencia del Dr. Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores, en el marco del Análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de Política Exterior

El Secretario de Relaciones Exteriores, doctor Luis Videgaray Caso: Con su venia, señor Presidente.

Senadoras y senadores: Saludo a los integrantes del Senado de la República y atiendo a esta invitación en cumplimiento de los dispuestos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en sus artículos 69 y 77.

Acudo también con la convicción de que es la Cámara de Senadores la instancia preeminente en materia de análisis de la política exterior, así como la última instancia en los nombramientos de embajadores y cónsules generales, y, por supuesto, la instancia que tiene la última palabra en la aprobación de los tratados internacionales.

Es así que el diálogo entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, por conducto del Senado de la República en materia de política exterior, es un ejercicio esencial para la vida del Estado mexicano.

La política exterior en la administración del Presidente Enrique Peña Nieto se apega a lo instruido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en la fracción X del artículo 89.

Los principios de política exterior han sido los elementos que guían la política desde el primer día.

La política exterior tiene tres vertientes principales:

La primera, un papel activo en los ámbitos multilaterales.

En segundo lugar, estrechar las relaciones de México con todas las  naciones en el mundo en todas las regiones.

Y, en tercer lugar, con igual importancia, la defensa de los mexicanos, la protección de nuestros connacionales en el exterior.

Es innegable que el mundo enfrenta hoy un reto al orden multilateral, en el contexto internacional surgen, cada vez con mayor vigor, corrientes nacionalistas que proponen un mundo transaccional donde se niegan las virtudes y beneficios del orden multilateral constituido.

Hoy se atenta contra la fortaleza y las capacidades de los organismos internacionales tales como la Organización de Naciones Unidas, la UNESCO o el Consejo de Derechos Humanos también de Naciones Unidas.

En este mundo, en el cual el orden multilateral se ve amenazado, la voz de México, el prestigio de la diplomacia mexicana ha sido cada vez más constructivo, más participativo y protagónico en el orden multilateral.

Quiero destacar algunos de los efectos, los impactos que ha tenido México por su vocación multilateral.

En primer lugar, debemos destacar la participación de México en materia de cambio climático.

México fue uno de los primeros proponentes del Acuerdo de París; el primer país en desarrollo que propuso sus metas de cumplimiento unilateral y  que hoy permanece como uno de los países comprometidos no solamente con el Acuerdo de París, sino con las distintas instancias del combate al cambio climático en el ámbito multilateral.

México fue también uno de los proponentes de la Agenda 2030 para Desarrollo Sostenible.

Hoy la Agenda 2030, los objetivos de desarrollo sostenible son, sin duda, la principal directriz para la acción de Naciones Unidas y el concierto de las naciones, y México fue uno de los países que ha trabajado con mayor vigor.

Quiero destacar que no puede concebirse un desarrollo sostenible sin que exista una verdadera promoción de la igualdad entre los hombres y las mujeres.

Por eso, la Secretaría de Relaciones Exteriores, a lo largo de esta administración, ha promovido diferentes instancias para fortalecer la igualdad entre hombres y mujeres.

Está, por ejemplo, el que junto con el INEGI y la ONU-Mujeres se estableció en México, apenas hace unos días, el primer centro global de excelencia sobre estadísticas de género que nos permitirá evaluar y medir los impactos diferenciados de nuestras políticas públicas, legislación y programas en programas en materia de igualdad entre mujeres y hombres.

También adoptamos en cooperación con la ONU-Mujeres el primer protocolo de atención consular para personas víctimas de violencia basada en género, con el fin de que nuestro personal consular proteja y atienda debidamente a las víctimas de la violencia de género.

En materia de migración, México ha jugado un papel protagónico en la formación, consenso y aprobación del instrumento más importante en la historia del orden multilateral en el ámbito migratorio, el pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular.

Hoy, el concierto internacional reconoce a la diplomacia mexicana por su liderazgo y capacidad para generar consensos.

México junto con Suiza

(Sigue 7ª. Parte)

México, junto con Suiza, fue uno de los cofacilitadores y conductores de este proceso que hoy ha generado el primer instrumento de gobernanza global en materia de migración, un instrumento que reconoce, en primer lugar, los derechos de los migrantes, con independencia de su condición jurídica y el valor que significan los migrantes para la nación y la sociedad en la que residen.

El comercio de armas.

México impulsó acuerdos multilaterales que regulan el tráfico de armamento, específicamente el Tratado sobre Comercio de Armas.

México, hay que recordar, fue la primera sede de la Primera Conferencia de los Estados parte de este instrumento.

En materia de desarme nuclear. Un área donde México tiene un prestigio reconocido de décadas desde la firma del Acuerdo de Tlatelolco, México fue uno de los países que inició el debate para lograr el año pasado la firma del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

Este es el primer instrumento que promueve de manera completa la prohibición de armamento nuclear, México fue uno de los países promoventes y fuimos apenas el cuarto país en enero de este año en ratificarlo y depositarlo ante Naciones Unidas.

Con ello, México continúa una tradición diplomática, de prestigio y de liderazgo en el mundo.

Quiero destacar, finalmente, en materia multilateral, el papel que hoy en día juega México en la promoción y en el trabajo de Naciones Unidas en materia de cambio tecnológico acelerado, particularmente, el impacto de la inteligencia artificial en la consecución de las metas de desarrollos sostenibles, la Agenda 2030.

México propuso una resolución que fue aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el año pasado, en diciembre, presidió el foro de tecnología “Ciencia  e innovación de Naciones Unidas” durante este 2018 y ahora en un par de semanas promoveremos una nueva Resolución ante el Pleno de la Asamblea General, para que este criterio se adopte de manera permanente como una de las guías para la consecución de la Agenda 2030.

En el ámbito bilateral, la región que ha sido prioritaria para México por su actividad diplomática, por el número de visitas, por los intercambios, por el número de convenios e instrumentos que se han celebrado, es, indudablemente, América Latina y el Caribe.

México, por geografía pertenece a América del Norte, pero nuestro corazón, nuestra historia, nuestra cultura, nuestra vocación histórica está en América Latina y el Caribe.

Con Centroamérica, el principal instrumento  de relacionamiento es la cooperación internacional para el desarrollo.

Hemos tenido distintas iniciativas de diálogo, de cooperación, como el fondo de Yucatán, como el proyecto Mesoamérica que se traducen hoy en proyectos concretos en Centroamérica, proyectos de infraestructura, proyectos hospitalarios, proyectos que promueven mejores condiciones de vida para los pueblos centroamericanos.

Cooperamos también en materia migratoria, en materia de seguridad, pero nuestro énfasis siempre ha estado en desarrollo.

Con el Caribe, igualmente,  México ha lanzado nuevas iniciativas de cooperación, incluyendo algunas en las que participa Naciones Unidas, a través de la FAO, donde tenemos nuevas iniciativas para promover la resiliencia ante el cambio climático, reconociendo que el Caribe es una región a la cual pertenecemos, que produce una cantidad minúscula de las partículas que generan el cambio climático y que, sin embargo, por su posición geográfica es una de las más vulnerables.

México ha llamado al concierto internacional a asumir una responsabilidad ante el Caribe; por eso, hoy tenemos iniciativas de cooperación que las realizamos conjuntamente con Francia, con Canadá, con España y con Colombia.

Con América del Sur, este es tal vez donde tenemos un relacionamiento  más vigoroso y de resultados más prácticos.

Destaca, naturalmente, la Alianza del Pacífico, la plataforma de integración más importante que existe hoy en América Latina, una plataforma práctica que ha permitido la eliminación de barreras al flujo no solamente de mercancías y de inversiones, sino también de capitales, y lo más importante, de personas.

La alianza del Pacífico, hoy en su séptimo año de vigencia, se consolida como un instrumento de integración más allá de los cuatro miembros originales: México, Perú, Colombia y Chile.

Hoy, la Alianza del Pacífico se encuentra en pláticas para admitir como estados asociados a otras naciones del Asia, Nueva Zelanda, Australia, Singapur, también con Canadá, y ahora empieza tal vez el proceso de integración comercial más importante en este momento en el continente, que es la convergencia entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur.

Desde hace dos años hay una hoja de ruta, hay una agenda de trabajo concreta que implicaría que los dos bloques comerciales más importantes del continente latinoamericano se conviertan en un área de libre comercio y promoción del crecimiento y el empleo.

Sin duda, el instrumento más importante para la integración latinoamericana y el trabajo conjunto de nuestra región es la Organización de Estados Americanos.

Quiero destacar que México ha sido un proponente activo del fortalecimiento de la organización, en particular hemos puesto el acento en la responsabilidad compartida que debe de haber en torno al fenómeno migratorio y  en el fortalecimiento financiero del sistema  interamericano de derechos humanos.

Fue México quien propuso el que se duplicara el presupuesto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, planteamiento que se aprobó en la Asamblea General de la OEA del año pasado.

Hemos participado  en distintas resoluciones en la Organización y el tiempo que participamos en la OEA participamos en otros mecanismos de integración regional, por supuesto, en el CELAC, donde México es un miembro fundador y donde vemos con muy buenos ojos que se reactiva finalmente el funcionamiento del CELAC con la Presidencia de Bolivia que México propuso y apoya para este año 2018.

Con Europa, México vive el momento  de acercamiento comercial, cultural, de inversión más importante de nuestra historia.

La renovación de nuestro acuerdo global, que ha sido ya anunciado y que está en proceso de documentación jurídica en este año, sin duda abrirá uno de los mercados más importantes del mundo a los productores, manufactureros y del campo  mexicano.

Este acuerdo que ha sido negociado desde hace cuatro años y que en abril pasado llegó a un punto de coincidencia, en principio, permitirá la diversificación de nuestras exportaciones y consolidará nuestros vínculos, no solamente económicos, sino también políticos y de cooperación con el continente europeo.

De manera bilateral, la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, ha tenido un papel destacado en estrechar lazos con países con los cuales teníamos una relación que se había vuelto distante, destaco particularmente el caso de Francia, donde se ha retomado la relación con cercanía, con calidez y se han firmado más de 108 instrumentos de cooperación  en materia médica, de educación, de ciencia y tecnología para beneficio de las y los mexicanos.

Con Asia-Pacífico se ha firmado el instrumento más innovador en materia de integración comercial, que es el CPTPP, el Tratado Transpacífico, que México y otras diez naciones han tenido la capacidad de generar una plataforma de integración, de comercio e inversión de vanguardia.

Asimismo, hemos logrado relanzar nuestra relación con China.

Por primera vez, la relación México-China adquirió el carácter de asociación estratégica  integral.

Hoy tenemos más empresas chinas trabajando en México, incluyendo, por primera vez, dos bancos chinos, los dos bancos, por cierto, más grandes del mundo, que han establecido presencia en nuestro país, y, por primera vez, la creación de un fondo de infraestructura México-China, por un monto de mil 200 millones de dólares que hoy ya invierte capital de aquel país en proyectos de energía y de telecomunicaciones en nuestro país.

Seguimos teniendo una relación de cercanía y de amistad y cooperación con Japón, el principal inversionista del Continente Asiático en nuestro país, y cada vez tenemos una relación más estrecha con el resto de Asia-Pacífico, incluyendo Corea del Sur y Vietnam.

Con respecto a América del Norte, sin duda, es donde México ha enfrentado el reto de política exterior más complejo de las últimas décadas con la elección del actual gobierno de los Estados Unidos.

La prioridad principal, antes que una prioridad diplomática de este gobierno, ha sido la protección de las y los mexicanos que residen en Estados Unidos. Más de doce millones de connacionales, algunos con estatus legal distinto, sin embargo, todos con derecho a la protección de nuestro Estado mexicano.

El trabajo diario, siete días a la semana y 24 horas de los consulados; funcionarios del Estado mexicano de carrera, profesionales, se materializa en miles de visitas a los centros de detención, atención jurídica especializada a millones de mexicanos que requieren la asistencia del Estado mexicano.

Quiero agradecer el apoyo que hemos tenido del Congreso mexicano para incrementar los recursos y las capacidades institucionales del Estado mexicano.

Con respecto a la relación bilateral con Estados Unidos hemos, sin duda, enfrentado uno de los retos históricos más complejos que ha tenido frente así nuestra nación, y lo hemos enfrentando, en primer lugar, con principios, con claridad de que somos una nación soberana y la tranquilidad que eso implica, con claridad de objetivos, con claridad respecto de cuáles son nuestros límites.

México no negocia a través de las redes sociales ni con aspavientos, negociamos a través de profesionales técnicos especializados, y hoy tenemos algunos resultados a la vista, el más importante de ellos es el Tratado de Estados Unidos-México-Canadá, que sustituirá, sí así lo decide este Senado, al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Es, sin duda, un logro importante que hoy da un horizonte de tranquilidad a la economía mexicana y a los trabajadores y trabajadoras y a las familias de México.

Es un camino que no está completo, es un trabajo que apenas empieza y corresponderá a esta soberanía, al Senado de México, tener la última palabra respecto a este instrumento.

Y, asimismo, persisten con el gobierno de Estados Unidos diferencias importantes, diferencias algunas que son irreconciliables. Pero, insisto, México hoy tiene la certeza de que actuando como país soberano, apegado a los principios que marca nuestra Constitución y con certeza sobre nuestros objetivos y límites, siempre el interés de México saldrá avante.

Gracias, señor Presidente.

Estoy atento a las preguntas y comentarios de las Senadoras y Senadores.