+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador Zoé Robledo Aburto



Sen. Zoé
Robledo Aburto


Grupo Parlamentario del
Partido del Trabajo
Chiapas
Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Froilán Esquinca Cano

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 3 Oficina 18, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 53-45-30-00 Ext. 3273, 5198

E-mail: zoerobledo@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 12 de abril de 2018


Intervención

Comunicaciones de Ciudadanos Senadores

Del Sen. Zoé Robledo Aburto, por la que solicita licencia para separarse de sus funciones legislativas por tiempo indefinido, con efectos a partir del 13 de abril de 2018.

El Senador Zoé Robledo Aburto: Muchas gracias.

Con su permiso, señor Presidente.

Compañeras y compañeros:

Han pasado al día de hoy cinco años, siete meses, once días, desde que aquí todos juntos juramos guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen.

Y la enseñanza de nuestra reflexión es, todos y todas podríamos responder cuáles han sido los momentos en donde hemos estado  a la altura de la responsabilidad que el pueblo de México nos confirió y también responder dónde y coraje, y dónde la virtud no alcanzó.

Este Senado será recordado como uno que buscó hacer posible lo necesario, es un Senado que hizo política, porque es a lo que nos dedicamos.

En esta tribuna, la más alta del país, no fueron pocas las causas que todos, desde nuestra legítima y responsable posición, intentamos reivindicar, y en ese sentido, durante todos estos años fuimos adversos a las verdades auto-reveladas, fuimos adversos a dogmas, a revelaciones, a milagros o incluso a principios de autoridad, todo se discutió, todo se confrontó.

Porque quienes estamos aquí, así entendemos la política, como una fuerza creadora que configura  nuestra idea de realidad  y no solamente como un trabajo, este Senado estuvo a la altura de su llamado creador y puso al final  en el centro de la discusión los distintos modelos de país.

En lo particular, con la cabeza fría, pero el corazón ardiente y siempre mirando por Chiapas, puedo asegurarle hoy a mis paisanos, con orgullo que di mi máximo esfuerzo por ampliar los alcances de una relación digna y generosa del Pacto Federal que aquí representamos con el más pobre de los lugres de México, que es Chiapas.

Y cuando hubo reformas grandes, grandes reformas, me  conduje siempre con esa guía.

¿Cómo se ve esto desde Chiapas? si se hablaba  de la reforma en telecomunicaciones.

¿Cómo se ve esto para las radios indígenas? si se hablaba del tema de la energética.

¿Cómo esto nos recuerda una historia en donde la riqueza natural y los grandes recursos naturales no han coincidido con la riqueza de la gente?

Cuando señalé que en los términos de una evaluación educativa no estaba siendo  incluyente con los profesores, tuve que pensar siempre en otro maestro, un  maestro chiapaneco, el profesor Edgar Robledo Santiago.

Batallas siempre dimos y siempre las seguiremos dando, algunas las ganamos y otras las perdimos, pero nunca, nunca jamás nos dimos por vencidos, dijimos en algunos momentos de madrugada, no nos vamos a cansar y no nos cansamos, y estoy seguro que todos, todos quienes estamos aquí no nos vamos a cansar ni nos cansaremos, pero esas batallas, y eso es para mí lo más virtuoso de esta experiencia, son batallas en las que uno tiene aliados, tiene amigos, y desde luego que muchas veces esos aliados y esos amigos están en nuestros propios partidos, pero también están en otros lados, a veces son aliados de la misma generación, a veces son aliados porque venimos del mismo lugar o de la misma región, pero a veces no, y a vece los aliados tienen colores distintos y tienen orígenes distintos y lugares distintos, pero son aliados porque compartíamos causas, así en la causa de encontrar algo de  legitimación perdida.

Nació 3de3 aquí en el Senado. Aquí nació 3de3, y en esa causa nos acompañó Laura Rojas y después muchos que confiaron que lo que estábamos haciendo era lo correcto.

Cuando lanzamos, fuera el fuero, para despojarnos de esa figura, fuimos muchos los que acudimos a la Corte.

Cuando nos opusimos al IVA en la frontera, fuimos los más de cuarenta que sin importar si el hablar de frontera pensábamos en el Río Bravo, o pensábamos en el Usumacinta, creíamos que era lo correcto.

Y yo cuando tuve dudas pregunté y cuando pregunté y pedí consejo hacia algo que era para mí lo más racional, cómo rechazar la experiencia acumulada de hombres y mujeres que han formado parte de la vida pública de nuestro país.

Cómo no preguntarle a Ernesto Ruffo, a Javier Corral, a Layda Sansores, Humberto Mayans, a Víctor Hermosillo, Enrique Burgos, a Manuel Cavazos, a Dolores Padierna, Arely Gómez, a Alejandro Encinas.

Quizá primero por curiosidad y luego por afecto le abrieron la puerta a un Senador desconocido de Chiapas, y eso yo no lo puedo dejar de pensar como un acto de generosidad del cual yo estoy muy agradecido.

En esas causas tuvimos causas, la causa del sur con los camaradas del sur, con Armando, con Benjamín, con Fidel, con la güera, con Adán, con Fernando.

La lucha sigue camaradas, sigue y se expande, porque si ser político del sur es ser como ustedes, entonces vale la pena.

Y cuando vimos que la frontera tenía que crecer la recorrimos y a la frontera sur también alcanzaba el espacio para que estuviera Morón, de Michoacán, y también que estuviera el comandante Mario Delgado de la Ciudad de México, y Lorena, de Tlaxcala.

Y luego se sumaron más camaradas y carnales, como nos decimos cariñosamente, Marlon, Ale, Benjamín y, desde luego, Luis Humberto, a quien estoy seguro le irá muy bien en sus nuevas encomiendas.

Por eso también a quienes me dieron el enorme, gigantesco privilegio de tener rivales en esta tribuna, sólo tengo que decirles gracias.

A mis compañeros de RTC, a Marcela, a Silvia, a Mariana, a Martha, que sigue sin comisiones, pero la queremos mucho en esta comisión, gracias también.

Desde luego a mis paisanos Senadores chiapanecos.

También al grupo con quien Humberto Mayans, Layda, Ana Gabriela Guevara, emprendimos para recorrer el drama del sur.

A la bancada ITAM también la quiero hoy saludar desde aquí.

Y, desde luego, a la Mesa Directiva, a todos quienes han ocupado a ese lugar.

Y particularmente a Ernesto Cordero. Ernesto, gracias por tu amistad.

Y larga vida a todas las abejas de este planeta.

Y a los coordinadores, a los coordinadores de manera muy destacada.

Fue poco el tiempo que me permitió a mí entrar a ese lugar donde se toman las decisiones, la Junta de Coordinación Política.

Primero, desde luego, a mi coordinador, Manuel Bartlett Díaz, a un hombre a quien todos los días en las que hablábamos en su oficina, todos y en cada uno de ellos yo salí de ahí con tres cosas: un café, que espero que haya sido de Chiapas, don Manuel; un libro, porque siempre me llevaba un libro que estaba por ahí; y una idea, una experiencia, una opinión de un hombre patriota que ha dado mucho por este país y que de verdad extrañaré muchos esas conversaciones que me permitían ver las cosas de manera diferente.

A Fernando Herrera, a quien de verdad lo estimo, lo estimo desde antes que fuera coordinador, y en este espacio, un hombre de palabra, un hombre que cuando decía “vamos, era vamos” y cuando era “no vamos”, era también de manera transparente, y eso yo lo agradezco.

A Luis Sánchez, que desafortunadamente no está aquí, pero yo le mando un abrazo, porque fuimos compañeros de Partido, y bien se ha dicho se puede cambiar de asta, pero jamás de bandera.

Y, por supuesto, al Senador Carlos Puente, a Carlos que es un Senador activo, capaz, con quien muchas veces tuvimos grandes discusiones, pero jamás logramos que estas abollaran una amistad que venía de antes.

Y a Emilio Gamboa Patrón, desde luego.

Y a todos los Senadores del PRI, pero particularmente a Emilio Gamboa, a quien sólo le quiero pedir una cosa.

Que después de que yo haya pido licencia y cuando él haya pedido licencia, y hayamos dejado todos de ser Senadores, siga siendo la primer persona en llamarme el día de mi cumpleaños, muy temprano, como a las 8:00 de la mañana. Sólo le pido eso, mientras me dure vida ahí, me siga felicitando, Senador Gamboa, temprano en la mañana.

A todos, de verdad.

Y a todos, de verdad, se los digo porque creo que hay que hacer una reflexión profunda. Desde luego que siempre hablamos aquí de lo que coincidimos, pero hay que decirlo muy claramente, tenemos visiones distintas de las cosas, lo que nos hace coincidir a todos y a todas es la política, reivindicar la política, reivindicar nuestra actividad, reivindicar nuestra pasión, eso es lo que verdaderamente nos une.

Queremos y tenemos ideas distintas de cómo debe de verse la nación, pero la política es la que nos une. Sigamos en esa construcción política, hoy y siempre.

Desde luego no puedo dejar de mencionar a mi equipo, Salomón Woldenberg, Emilio Saldaña, Antonia Tolini, a Javier, a Javi,  a Margarita, Ariana, Ernesto, a todos, a Patricia, todos los que han pasado por esa oficina, Sandino, Hugo, a todos.

A todos ellos yo siempre les decía una cosa, cuando observábamos a un político de nuestro partido o de otro, de nuestro país o de otro haciendo algo bueno, yo les decía, y les había una pregunta: ¿Por qué no podemos hacer cosas así?

Y hoy les digo cuál era la respuesta, porque nunca me la supieron dar, porque lo podíamos hacer mejor, porque podemos y lo vamos a hacer mejor.

En ese sentido, Senadoras y Senadores, gracias a todos ustedes.

Somos el Senado en el que han participado más mujeres en la historia de México, pero somos el Senado que no ha podido erradicar la violencia en género.

Somos el Senado que emitió cerca de 526 decretos, pero no hemos logrado constituir un sistema diferente sobre el acceso al poder en nuestro país.

Un Senado con más de 100 nombramientos.

El Senado que creó el Sistema Nacional Anticorrupción, pero el Senado que no ha podido nombrar al Fiscal Anticorrupción.

Hemos sido lo mejor posible en la versión de nuestro entendimiento, en tiempos difíciles y en tiempos que pudieron ser mejores.

Somos el Senado, el primer Senado de la República que ocupó un edificio en el que todas las oficinas eran iguales, pero seguimos siendo el Senado en el que no cabemos en los elevadores.

De eso se trata la vida, de los contrastes y de los balances.

Yo me voy y en esa cuenta del debe y el haber, me voy con un saldo cien por ciento positivo.

Hay pendientes, sin duda, pero hay también avances y hay logros de los cuales yo sí me sentiré de verdad muy orgulloso.

Por eso, compañeras y compañeros, déjenme compartirles.

Cuando yo llegué al Senado hace tantos días, en el 2012, tenía 33 años, tenía diez kilos de más, Mari Fer, mi esposa y yo, dormíamos de corrido, hoy tengo dos hijos, ya no duermo de corrido, pero soy mucho más feliz, y por eso después de cinco años de estas batallas ganadas y también las perdidas, yo nunca pensé de mala fe, se los quiero decir, siempre hasta cuando me equivoqué lo hice de buena voluntad, hoy soy un hombre diferente, pienso más en el futuro de Chiapas y de México, porque sé que me siguen ahí en ese espacio otras personas.

Y por eso, compañeras y compañeros, yo espero de verdad que algún día todos podamos reencontrarnos, saludarnos y pensar que en este Senado hice una contribución para hacer verdad las líneas y las estrofas del Himno Chiapas, aquellas que dicen “en que, no sólo Chiapas, sino que México olvidó la odiosa venganza, terminó por siempre el rencor, y que en México una sola fue nuestra hermosa esperanza y uno sólo también nuestro amor”.

Por eso les digo en el momento en que voten y me hagan el favor de hacerme un ciudadano sin fuero, después decirles los quiero desaforadamente.

Muchas gracias.