+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador Carlos Mendoza Davis



Sen. Carlos
Mendoza Davis


Grupo Parlamentario del
Partido Acción Nacional
Baja California Sur
Senador Electo por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Juan Alejandro Fernández Sánchez Navarro

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 6 Oficina 32, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 53-45-30-00 Ext. 3082, 3081, 3570

E-mail: cmendozadavis@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Jueves 11 de septiembre de 2014


Participación en Comparecencia

Intervenciones en relación con la comparecencia del Doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

-EL C. SENADOR CARLOS MENDOZA DAVIS:  Gracias, señor presidente. Señor Secretario, bienvenido al Senado de la República, compañeras senadoras, compañeros senadores. México debiera estar  a la entrada de una nueva etapa de desarrollo, las  reformas que hemos aprobado en esta soberanía nos indican que tenemos la plataforma legal para alcanzar un porvenir de bienestar.

Los cambios no son pocos ni son menores, pero tampoco son los retos que ahora enfrentamos. Decir lo político de este nuevo tiempo mexicano para utilizar la expresión de Carlos Fuentes, debe de ser la responsabilidad, con responsabilidad en el pasado hay cosas que debemos preservar y otras que debemos evitar.

Lo mejor del pasado reciente sin duda ha sido el orden, la transparencia y la prudencia con la que los gobiernos de mi partido condujeron las finanzas públicas, por eso vimos el nuevo surgimiento de una nueva clase media nacional, por eso el ingreso per cápita de los mexicanos logró incrementarse en un 45 por ciento durante las administraciones panistas, eso hay que preservarlo.

Pero hay temas del pasado que no solo debemos evitar, sino que debemos de asegurarnos de que jamás regrese. Vemos con preocupación la posibilidad del retorno del discurso triunfalista que hace temer la vuelta de los factores que provocan las crisis y que todos conocemos bien.

El despilfarro, el derroche, la opacidad, el descontrol y la irresponsabilidad de la contratación de la deuda, alerta que se vuelva a recurrir a un déficit importante para financiar al gobierno.

El año entrante se propone uno de cuatro puntos porcentuales con relación al PIB,  y de acuerdo con dato que acabo de consultar, de los países de la OCDE, solamente España y Japón están por encima de nosotros.

Pero hablando el lenguaje que habla la gente, no en términos relativos, sino en pesos y centavos, estamos hablando de una cantidad superior a los 187 mil millones de pesos, que considero, señor Secretario, no es poco dinero.

Cada año el peso del endeudamiento será mayor y lo peor de todo es que a pesar de las inyecciones de recursos, el crecimiento económico ha sido débil y seguimos recortando los pronósticos, cuando pensamos que ya tocamos fondo, encontramos la manera de escarbarle más al piso.

La realidad es que el gobierno gasta más y la economía crece menos, los mexicanos pagan más impuestos y no mejoran sus salarios ni hay más empleo. La lección es clara, la máquina del dinero público no sirve para generar competitividad, crecimiento y bienestar, no ha servido nunca y no lo hará ahora.

Abandonar la práctica responsable de manejar un déficit pequeño, o incluso presupuestos con déficit cero, no solo incumple una promesa del Presidente de la República, sino que además es transitar por el camino equivocado.

Apenas ayer, señor Secretario, justificaba usted ante la Colegisladora la propuesta del Ejecutivo de un presupuesto deficitario para el 2015, por tratarse de un instrumento para alentar el crecimiento económico.

Con respeto le digo que en el PAN disentimos de esa posición, señor Secretario, sobre todo si contamos con recursos adicionales en virtud de la reciente alza a los impuestos, por ello creemos que especialmente en estos momentos contratar deuda para financiar el déficit no es por ningún lado una sana práctica. Antes de pensar en endeudarse, pensamos que la herramienta idónea debiera de ser reducir el gasto público.

Citaba ayer Leo Zuckermann a Héctor Aguilar Camín, señalando que la deuda es una adicción poco saludable para la economía, y en efecto es poco saludable porque al gasto de mañana tendremos que agregarle lo que nos costará pagar el endeudamiento de hoy.

Como en toda “adicción” se comienza con una tentación y se termina en una necesidad, y lo que es peor, no hay cura, recaer es siempre un riesgo latente aun después de sentirse rehabilitado.

Tenemos que acostumbrarnos a gastar lo que ingresamos, a administrar el dinero público de manera eficiente, lo menos que puede hacer el gobierno, después de cargarle la mano a los mexicanos, sobre todo a los que menos tienen, es bien administrar sus recursos, hacerlo rendir, que sean suficientes, así como lo hace una ama de casa en su hogar todos los días.

En este contexto, señor Secretario, me permito preguntarle: ¿Por qué el Gobierno Federal se empeña en mantener un déficit elevado y no entrarle de lleno a la administración responsable de los recursos con que cuenta, y que en opinión de nuestro grupo parlamentario son más que suficientes para que México viva mejor?

¿Por qué empeñarnos en sostener un gasto público creciente, financiándolo con deuda, por qué mantener una reforma fiscal que fue y  es, a todas luces, irresponsable, inoportuna e injusta, como lo dijimos en esta tribuna hasta el cansancio?

Segundo. Señor Secretario.  Ante los altos niveles de endeudamiento del gobierno federal me pudiera decir, de acuerdo con los cálculos de la Secretaría a su cargo, el monto de la disminución del financiamiento a los sectores productivos del país, como consecuencia del incremento en el endeudamiento del gobierno. Finalmente, termino.

Tercera y última, y en tema distinto. Comento a usted, señor Secretario que junto con senadores de mi partido presentamos una iniciativa de reforma al artículo 115 constitucional, para que los cuerpos de bomberos, cuya función hoy en día no es una responsabilidad del Estado, sean reconocidos como parte de los servicios públicos municipales, y por ende, sea el servicio responsabilidad del municipio, formen parte de la administración con todas las prerrogativas y derechos de los servidores públicos.

Mi pregunta, señor Secretario, al igual que la formulo el senador, mi colega, Luis Fernando Salazar, en su pasada comparecencia al Secretario de Gobernación, es ¿si estaría usted dispuesto, en su calidad de responsable de las finanzas nacionales, a apoyar esta iniciativa y las acciones que conduzcan?

Y si estaría dispuesto a realizar las gestiones necesarias para que se le asigne una partida presupuestal en el Presupuesto de Egresos del gobierno federal, una vez que se avance con esta legislación para hacerles justicia a los bomberos del país. Estoy seguro que de ser afirmativa su respuesta, se lo agradecerían  no solo las mujeres y hombres, que diariamente arriesgan su vida para proteger la nuestra y de nuestras familias, sino que se lo agradecerían y reconocerían todos los mexicanos. Muchas gracias de antemano, por su respuesta, señor Secretario.

-EL C. PRESIDENTE BARBOSA HUERTA: Gracias, don Carlos Mendoza.

        Se concede el uso de la palabra al Doctor Videgaray Caso, para contestar hasta por cuatro minutos.

-EL C. DR. LUIS VIDEGARAY CASO:  Gracias, señor Senador, me da mucho gusto saludarle y reconocer siempre en usted con independencia que tengamos algunas diferencias de opinión, siempre un senador que lucha por las diferentes causas del país.

        No comparto la afirmación, señor Senador, de que el Gobierno de la República tenga un gobierno triunfalista.

        De ninguna manera estamos satisfechos ni con el crecimiento económico ni con la generación de empleos o lo que ganan los mexicanos por su trabajo.

        Por eso estamos trabajando. 

Por eso el Presidente de la República, con el apoyo de ustedes, con el apoyo de los diputados  ha generado un proceso de cambio sin precedentes. No es un proceso sencillo, no esperamos resultados en lo inmediato, lo que queremos es que sean resultados significativos y duraderos, y ese es un proceso de responsabilidad en el que reconozco a usted y su bancada como actores fundamentales. 

        Con respecto al uso de la deuda, ¿por qué el Gobierno de la República está utilizando la deuda pública?

Fundamentalmente por la misma razón que la utilizaron los gobiernos anteriores, incluyendo los gobiernos emanados de acción nacional, y le comparto un dato.

        En el periodo 2006, en 2012, la deuda neta del sector público creció en 15.5 por ciento. Ese .5 puntos  de producto interno bruto.

        Entonces, no es una afirmación correcta, y esta no es una opinión, estos son los datos, decir que los gobiernos anteriores no utilizaron el déficit público.

        La pregunta relevante es si fue correcta la decisión de los gobiernos anteriores y de este el utilizar el déficit público.

        Yo creo que en ambos casos la respuesta es sí.

¿Por qué? Porque el déficit público siempre y cuando se utilice como una medida temporal y sostenible es el instrumento fundamental de la política económica, y por lo tanto, así como en el año 2010 se tuvo un déficit amplio del 4.2 por ciento del Producto Interno Bruto y para el año que entra proponemos un déficit del 4 por ciento, creemos que en ambos casos tienen que  evaluarse las condiciones específicas y objetivas que dieron lugar al uso de esta política económica,  a este instrumento de la política económica.

        Entiendo que la discusión del déficit público puede dar lugar a un intenso debate político, pero al responsabilidad de la Secretaría de Hacienda es  utilizar este instrumento por un carácter técnico apegado a la sustentabilidad económica y sobre todo insisto de manera temporal con un financiamiento que sea sostenible  y conforme a una trayectoria decreciente como es la que estamos teniendo.

        De no ser así, señor Senador, no tendríamos las opiniones favorables ya emitidas en los últimos días de las agencias calificadoras o las opiniones de las corredurías y los analistas financieros ya como reacción al paquete económico que ha sido presentado.

        Hace usted una pregunta inteligente, cuál es el  efecto del uso del déficit den el financiamiento del sector privado. 

En virtud de que tenemos una brecha de producto positiva, el efecto desplazamiento es nulo, así lo acreditan las cifras, no tenemos un efecto de desplazamiento al sector privado y para eso, si me lo permite, le haré llegar una nota con la  información, pero creo que en ese sentido podemos estar tranquilos, no existe un efecto, lo podemos ver en las tasas de interés,  tenemos una política monetaria extensiva, estamos en un entorno global de

liquidez, y lo más importante, tenemos una brecha positiva del producto, el desplazamiento del  sector privado exige para que ocurra que no existe una brecha de producto.

Finalmente y cambiando de tema, me pregunta usted sobre la iniciativa que presentó de modificación al artículo 115 constitucional  en materia de los bombeos.

        Mi opinión personal, Senador es que es una muy buena idea.

        Es interesante, si usted recuerda los libros  introductorias de economía cuando se describe en un salón de clases qué es un bien público, cuál es el efecto más común, son los bomberos, es extraño que nuestro país, ningún orden de gobierno, ni los municipios, ni los estados, por supuesto tampoco el Gobierno Federal sea responsable de que exista el servicio de bomberos.

        Y sin embargo tenemos bomberos que todos los días, en todo  el territorio nacional se rifan la vida para ayudar a la ciudadanía.

Creo que estaríamos subsanando un problema fundamental en la  provisión de bienes públicos, el que se establezca en el marco constitucional la obligación del orden de gobierno municipal en este sentido y tal vez habría que prever, y esta es una respetuosa sugerencia, señor Senador, que  en aquellos casos en los municipios que no tengan la capacidad material, humana o financiera para  proveer estos servicios, se prevea alguna obligación subsidiaria del siguiente orden de gobierno que son los estados para suplir estas carencias.

        Pero definitivamente lo felicito por iniciativa, a mí no me toca votarla, pero sí me toca decirle que estoy de acuerdo.

         Muchas gracias.

        -EL C. PRESIDENTE BARBOSA HUERTA: Gracias Secretario.

        En uso de la palabra, el Senador Carlos Mendoza, quién está en tribuna, para hacer su comentario hasta por dos minutos.

        -EL C. SENADOR CARLOS MEDONZA DAVIS  Gracias, señor Presidente.

Señor Secretario, por supuesto que estoy consciente que en pasadas administraciones se ha usado el déficit, lo que yo comenté  y espero haberlo hecho de manera clara es que creemos que no es conveniente ni justificable en este momento en que el gobierno tiene ingresos adicionales, emanados y sustanciales, emanados de un alza a los impuestos que se dio el año pasado.  Esos recursos debieran de ser suficientes para poder sufragar las necesidades de capital y por supuesto pensar en que se sería deseable si se va a usar el déficit como un instrumento para  promover el desarrollo, pues se usara con responsabilidad y sentimos que es muy amplio lo que aquí se está proponiendo.

Qué bueno que coincidimos, señor  Secretario en el tema de bomberos, lo que estamos proponiendo es apenas una reforma constitucional a la que le tendrán que venir leyes reglamentarias si es que lo aprueba esta soberanía y la colegisladora y habremos por supuesto de tomar en cuenta muchas consideraciones que los propios bomberos nos han hecho, pero lo importante es, por lo pronto poner la responsabilidad en una cancha, porque eso es lo que debe de ser.

Señalo, y lo hago con prudencia, y lo hago cuando en 1974 Luis Echeverría nos dijo que nos preparáramos porque íbamos a se una potencia agrícola y terminamos siendo una podenca expulsora de migrantes en 76.

        En 78 el Presidente López Portillo nos llamó a habituarnos a administrar la abundancia.

        Y en 82 lloraba en la escasez que hundió en la miseria a miles de mexicanos.

        En 92 el Presidente Salinas nos pidió estar listos para ingresar al primer mundo.

        Y en 94 decían que un error decembrino  nos había depositado en el fondo del tercer mundo.

 Ahora en el 2014, el Gobierno Federal nos dice que México está en movimiento, pero su gobierno a veces parece tentado a jugar con la posibilidad de poner en riesgo nuestro destino.

Debemos de refrendar el compromiso con la honestidad, con la transparencia, con la planeación, con el orden, con los controles, en suma, con la responsabilidad.

Señor Secretario, consideramos en el PAN que es imperativo hacerlo, es urgente ser responsable ya, es la única vía admisible para impedir que nuestros sueños de grandeza terminen en la pesadilla  de la pequeñez.

        Juntos no lo debemos de permitir.

        Es cuanto, y muchas gracias.