+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención de la Senadora Claudia Edith Anaya Mota



Sen. Claudia Edith
Anaya Mota


Grupo Parlamentario del
Partido Revolucionario Institucional
Zacatecas
Senadora Electa por el Principio de Primera Minoría
Suplente: Evelia Sandoval Urban

Av Paseo de la Reforma No. 135, Hemiciclo Piso 1 Oficina 1, Col. Tabacalera, Alcaldía Cuauhtémoc, Cd. de México, C. P. 06030.

Tel: 01 (55) 5345 3000 Ext. 3184 y 5303

E-mail: claudia.anaya@senado.gob.mx

Integración en Comisiones.

Intervencion del día Miércoles 31 de octubre de 2018


Presentación de Iniciativa

Iniciativas

De la Sen. Claudia Edith Anaya Mota y del Sen. Eruviel Ávila Villegas, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que reforma y deroga diversas disposiciones del Código Penal Federal, de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y del Código Nacional de Procedimientos Penales.

La Senadora Claudia Edith Anaya Mota: Muchas gracias Presidente, con su permiso.

La semana pasada el Senador Eruviel Ávila presentó una reforma constitucional que habla sobre la prisión preventiva oficiosa para quien porte armas de uso exclusivo del Ejército.

Pero no solamente en la Constitución se habla sobre la portación de armas de fuego y sobre la prisión preventiva oficiosa.

Él se ofreció la semana pasada a presentar en esta semana una serie de reformas que tienen que ver con la regulación transversal de la portación de armas.

Ya había yo trabajado también algo al respecto, incluso cuando fui Diputada Federal de la Legislatura que acaba de terminar, en la LXIII Legislatura, presenté una iniciativa muy similar a ésta.

Y, quiero decirles algo, siempre que uno quiere modificar los tipos penales para incrementar el catálogo de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa, aparecen mucho cabilderos que nos van a decir que no; aparecen muchos cabilderos que nos van a decir que dejemos el Sistema de Justicia Penal como está.

Lo cierto es que los que recorremos las calles todos los días, más los que somos de entidades federativas donde hay mucha extensión territorial, nos toca ver situaciones que son muy difíciles de atender.

La reforma que hoy se presenta tiene que ver con uno de los temas que más nos ha ocupado en la agenda de este Senado, que es el tema de la seguridad pública y tiene que ver con las armas que son de uso exclusivo del Ejército.

Las armas son, quizás, el primer instrumento que el hombre primitivo creó para su supervivencia, y el desarrollo de la carrera armamentista, aún en etapas primitivas de la historia, determinó en mucho la configuración de la modernidad.  Basta como ejemplo la conquista de América por Europa.

Hoy día, nuestro país mantiene una neutralidad sobre el acceso a las armas de fuego por parte de los ciudadanos.

A través del artículo 10 constitucional y de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, tenemos una reglamentación para el acceso a ellas, y sobre todo la tipificación como delito o para el acopio, el tráfico, la posesión y la portación cuando se incurre en algún carácter ilícito, Litis.

Sin embargo, hoy día nos enfrentamos a un fenómeno delictivo que requiere especial atención y tratamiento.

Existen grupos delincuenciales que viajan por poblaciones y caminos de todo el estado ostentando armas de alto poder, lo hacen como un desafío al Estado de derecho. Estas armas no son equiparables a las que posee por ley la mayoría de las policías de carácter civil, y que en muchos de los casos hacen inútiles las medidas de protección que traen los policías, como los chalecos antibalas o los cascos.

Es claro que el poder letal de este tipo armamento está muy por encima de la protección convencional.
Esta es una de las razones por las que las Fuerzas Armadas están hoy en la calle, y por la que vemos un continuo enfrentamiento entre los grupos y las fuerzas del orden. En consecuencia, esto resultad desastroso para todos. 

La política de seguridad pública no se circunscribe acciones policiales o ministeriales.

Quiero hacer patente que también desde el Congreso de la Unión tenemos la responsabilidad para adecuar nuestra legislación a esta realidad ineludible y prevenir estos enfrentamientos.

La aportación de armas de alto poder por parte de los grupos delincuenciales ya es un delito sancionado, pero es necesario que esta conducta amerita la medida cautelar de la prisión preventiva oficiosa, dando que quien actualice este supuesto, no tiene únicamente la intención de agredir la integridad y el patrimonio de las personas, sino que resulta claro que pretende superar en fuerza a la autoridad legalmente constituida.

La prisión preventiva otorgada por oficio es una medida restrictiva de libertad, pero no es una pena anticipada o una sentencia directa, es una acción que protege, no sólo a la población civil, sino a los operadores judiciales, ministerios públicos y policías, de la actuación de estos grupos.

Dada la porosidad que tienen nuestras fronteras, es muy fácil que pasen armas de fuego, que no está permitido portar. Es por eso que tenemos que tratar varias iniciativas para regular este tema.

Dicta la Corte: “Que el legislativo debe ejercer su tarea observando criterios de proporcionalidad y excepcionalidad en cuanto establece sanciones penales o medidas de procedimientos”.

Obedeciendo estos principios, esta iniciativa acata ambas, porque se regula el manejo y se regulan de mejor manera los permisos de las armas portadas.

Esta iniciativa también intenta diferenciar entre los tipos de armas para distinguir cuáles ameritan permiso y cuáles ameritan prisión preventiva, también armoniza términos, conceptos y procedimientos de todas las leyes federales que hablan al respecto.

En medida de armas, es bien importante que actuemos, ya que bien lo decía nuestro antecesor, Cicerón: “En medio de las armas las leyes enmudecen”.

Es por eso que es importante mantener firme la voz de la legalidad y seguir construyendo una sociedad más segura y con mejores posibilidades de desarrollo.

México hoy se encuentra en una encrucijada, o mantenemos el imperio de la ley, o sucumbimos ante la dictadura de las armas.

Sería cuanto, Presidente.