+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Intervención del Senador Clemente Castañeda Hoeflich

Intervencion del día Martes 27 de noviembre de 2018


Posicionamiento Gpo. Parlamentario

Dictámenes de Primera Lectura

De las Comisiones Unidas de Asuntos Indígenas y de Estudios Legislativos Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se expide la Ley del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas y se abroga la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

El Senador Clemente Castañeda Hoeflich: Con el permiso de la Presidencia.

Compañeras y compañeros Senadores:

Este dictamen representa, sin lugar a dudas, un gran avance en materia de la política, del reconocimiento hacia las comunidades indígenas, una materia, que nos hemos tardado mucho en atender como se debiera, en atender con puntualidad.

Ya había tenido esta soberanía la oportunidad de atender de otra forma esto que a todos nos preocupa.

Después del levantamiento zapatista, de 94-95, y después de los Acuerdos de San Andrés, en 1996, la demanda de las comunidades indígenas al Estado mexicano fue clara y puntual, y tenía que ver con que las comunidades y los pueblos indígenas fueran reconocidos como sujetos de derecho.

Lamentablemente la reforma constitucional del 2001 dejó este tema relegado, y prácticamente le dijo a las entidades federativas que se resolviera sobre los derechos de los pueblos indígenas como mejor le convenciera a las entidades federativas, creando, lo que muchos han dicho, una profunda asimetría en lo que significa ser indígenas en sus derechos y en la tutela de los mismos, dependiendo del arreglo institucional que cada entidad federativa haya tomado.

Yo celebro que el día de hoy tengamos un dictamen de esta naturaleza en puerta, pero permítanme ponerle una pequeña dosis de escepticismo a lo que estamos presentando aquí, sin dejar de reconocer los avances legislativos, y además sin dejar de reconocer el trabajo que han hecho las comisiones respectivas y, por supuesto, felicitando a quienes han impulsado esta iniciativa: a Xóchitl Gálvez, a Salomón Jara, y a todos los que han tenido oportunidad de tener una participación muy activa en estos temas.

Y esa dosis de escepticismo sí tiene que ver con la reforma al artículo 2º constitucional. Es decir, todavía nuestra ley fundamental dice, textualmente: “Que las comunidades indígenas son sujetos de interés público y no sujetos de derecho público”.

Y me parece que eventualmente también esta Legislatura, este Congreso de la Unión debería de atender esta demanda que, repito, es una demanda histórica que articula la lucha de las comunidades y los pueblos indígenas.

Yo hago un llamado muy respetuoso a que en algún momento nos demos a la tarea de tener esta discusión constitucional donde, por cierto, hay varias iniciativas presentadas para esta reforma, como la reforma que presentó Movimiento Ciudadano.

Yo identifico una serie de avances muy importantes en este tema. Primero, los mecanismos de inclusión y de reconocimiento en la figura del Consejo Nacional de Pueblos Indígenas que se crea en esta ley, eso es, por supuesto, un acierto.

Igualmente es muy positiva la creación del mecanismo para la implementación y protección de los derechos de los pueblos indígenas en tanto la necesidad de crear políticas transversales en la materia.

Y, finalmente, me parece que también es positivo que se haga referencia al Sistema de Consulta y Participación Indígena como la obligación que tendremos a la postre de crear bases y metodologías para los procesos de consulta.

Sin embargo, me parece también que hay un par de temas que tendríamos que trabajar con muchísima puntualidad.

El primero de ellos, por supuesto, tiene que ver con hacer efectivo el derecho a la consulta.

No basta enunciar en esta legislación la necesidad de consultar, además es un derecho constitucional que tiene que ver con los tratados internacionales firmados por nuestro país.

Necesitamos avanzar profundamente en esta legislación para que las consultas no sean, como han sido hasta ahora, una simulación, y no me refiero a consultas anteriores a los pueblos y las comunidades indígenas, me refiero a lo que ocurre actualmente en algunas consultas que se están efectuando, que no quiero descalificar, pero sí quiero llamar la atención sobre la manera en la que hay que incorporar a las comunidades y los pueblos indígenas en la materia.

Igualmente, hay que decirlo con todas sus letras, no podemos dejar de mencionar que en la perspectiva intercultural que tiene esta legislación, es una perspectiva intercultural que atiende, sobre todo, a la cuestión educativa, lo cual es positivo.

Sin embargo, vale la pena reflexionar sobre el carácter intercultural que deben de  tener las acciones del Estado mexicano para ir más allá del tema educativo y entender que la parte fundamental de la interculturalidad no se trata nada más de preservar culturas originarias, se trata de entender que nuestras culturas son porosas, y que hay un intercambio permanente cultural. Dicho de otra manera, se trata de hacer mucho más sensible a la población para que acepte la diferencia y la pluralidad en la que vivimos.

Me parece, sin lugar a dudas, que esta legislación, esta iniciativa logra atender muchos de los temas que han estado rezagados en nuestro país.

Me parece que aun así no podremos cantar victoria en esta materia hasta que sean plenamente reconocidos los derechos colectivos y culturales de los pueblos indígenas.

Que el Estado todavía tiene que reconocerlos como actores legítimos e incorporarlos al diálogo permanente.

Me parece que esto lo vamos a lograr cuando el Estado y cuando sus acciones cotidianas entiendan el carácter pluricultural de nuestra nación y cuando construyamos instituciones y ciudadanos dispuestas a aceptar de otra forma la diversidad.

Dicho en otras maneras, cuando en México ser indígena no sea sinónimo de discriminación ni de exclusión, cuando el Estado mexicano deje de regatearles a las comunidades indígenas sus derechos, el derecho a construir su identidad, su cultura, su lengua, su tierra, sus recursos y, sobre todo, la posibilidad de decidir sobre su presente y sobre su futuro.

Muchas gracias.