+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Dictámenes a Discusión y Votación

De la Comisión de Vivienda, el que contiene punto de acuerdo que exhorta a la Comisión Nacional de Vivienda a realizar una mesa de trabajo donde las inquietudes de las organizaciones sociales que promueven la producción social de vivienda en México sean atendidas.

FUE APROBADO EN VOTACIóN ECONóMICA.


Honorable Asamblea:

A la Comisión de Vivienda de la LXIII Legislatura del Senado de la República, le fue turnada para su estudio y elaboración del dictamen correspondiente, la proposición con Punto de Acuerdo por el que se exhorta a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y a la Comisión Nacional de Vivienda a incorporar en sus reglas de operación las propuestas y observaciones hechas por las organizaciones sociales que promueven la producción social de vivienda en México, presentada por el Senador Benjamín Robles Montoya, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de Revolución Democrática.

Una vez recibido dicho Punto de Acuerdo por esta Comisión Dictaminadora, sus integrantes se avocaron al estudio detallado y responsable de su contenido para proceder a emitir el dictamen respectivo, conforme a las facultades que les confieren los artículos 85, 86 y 94 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y 113, 117, 135, 150, 182, 190, 276 y 277 del Reglamento del Senado de la República, al tenor de la siguiente:

METODOLOGÍA

I.- En el capítulo de “ANTECEDENTES”, se hace constar el trámite de inicio del proceso legislativo, del recibo de turno del mencionado Punto de Acuerdo para su Dictamen;

II.- En el capítulo de “CONTENIDO DEL PUNTO DE ACUERDO”, se sintetiza el alcance de la proposición de mérito, y

III.- En el capítulo de “CONSIDERACIONES”, la Comisión expresa los argumentos de valoración y los motivos que sustentan la resolución de esta Dictaminadora.


I. ANTECEDENTES

1.- El 18 de octubre de 2016, el Senador Benjamín Robles Montoya, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de Revolución Democrática, presentó propuesta con Punto de Acuerdo por el que se exhorta a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y a la Comisión Nacional de Vivienda a incorporar en sus reglas de operación las propuestas y observaciones hechas por las organizaciones sociales que promueven la producción social de vivienda en México.

2.- En esa misma fecha la Mesa Directiva turnó a la Comisión de Vivienda el Punto de Acuerdo de mérito para su estudio y dictamen correspondiente.

II. CONTENIDO DEL PUNTO DE ACUERDO

Expresa que en México, como en todo el mundo, las familias han construido su vivienda, contando con asesoría técnica o sin ella, esta modalidad de construcción es llamada Producción Social de Vivienda, PSV, y es bajo la cual se han construido el 68.5% de viviendas en el país.

Menciona que en el año 2006, se reconoce esta modalidad de producción en la Ley de Vivienda, distinguiéndola de la producción comercial, en virtud de que se realiza bajo el control de auto-productores y auto-constructores sin fines de lucro; con una visión social que potencia el valor de uso de la vivienda, sobre el valor mercantil.

Precisa que la Ley de Vivienda, mandata al Gobierno federal a apoyar a la PSV “en sus diversos tipos y modalidades, mediante el desarrollo de instrumentos jurídicos, programáticos, financieros, administrativos y de fomento” (Art. 85).

Indica que de 2007 a la fecha, diversas organizaciones que trabajan con procesos de PSV, han pugnado por incidir en la definición e instrumentación de una política pública que potencie dicha modalidad de producción de vivienda, particularmente en el Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales que opera la Comisión Nacional de Vivienda y a través del cual las familias tienen acceso a un subsidio federal para construir, mejorar y/o ampliar su vivienda, bajo el esquema de aportación: ahorro – crédito – subsidio.

Refiere que el proceso no ha sido fácil, y a pesar de tener logros significativos -el reconocimiento inicial como dispersoras de subsidio, la valoración de la asesoría técnica integral, la aceptación de las aportaciones en mano de obra y/o en especie como ahorro previo, entre otros-, en la actualidad existe un serio retroceso que no solo pone en riesgo dichos avances, sino que tiende a excluir de la política habitacional a la PSV, violentando así no solo la legislación correspondiente, sino también el derecho a la vivienda para las familias de escasos recursos.

Hace mención a dichos retroceso que se materializan en que:

• A partir de 2014, sólo organismos financieros pueden acceder a dispersar subsidios, excluyendo a diversos organismos civiles, con trayectoria de 40 años en promedio de trabajo en PSV y con presencia territorial en varios Estados del país.
• La normatividad y sistemas operativos del Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales están diseñados para la vivienda comercial bajo el esquema de “producto llave en mano” pero no responden a las especificidades socio-organizativas ni de construcción progresiva de la PSV, lo que ha generado conflictos en la operación del Programa.

Señala que estas disposiciones impuestas arbitrariamente por la CONAVI, sólo favorecen al sistema bancario y financiero, así como a las empresas inmobiliarias. La actual mercantilización del derecho humano a la vivienda, a partir de la discrecionalidad con la que se apoya decididamente a las empresas inmobiliarias, es responsabilidad absoluta de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

El Punto de Acuerdo que se dictamina es del tenor literal siguiente:

PRIMERO. -La LXIII Legislatura del Senado de la República exhorta a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano a incorporar en sus reglas de operación las propuestas y observaciones hechas por las organizaciones sociales que promueven la Producción Social de Vivienda en México.

SEGUNDO. -La LXIII Legislatura del Senado de la República exhorta a la Comisión Nacional de Vivienda a realizar una mesa de trabajo donde las preocupaciones de las organizaciones sociales que promueven la Producción Social de Vivienda en México sean atendidas.

III. CONSIDERACIONES

PRIMERA.- La Comisión de Vivienda del Senado de la República reconoce el derecho a la vivienda como una prerrogativa fundamental para el desarrollo de cualquier ser humano, ya que abre la puerta a otros derechos que permiten su óptimo desenvolvimiento.

Para materializar este derecho existen diversos instrumentos y mecanismos que permiten generar una solución habitacional adecuada para las distintas necesidades que tenga la población.

SEGUNDA.- Se coincide con el proponente en el valor y el beneficio que tiene la producción social para el acceso a una vivienda digna y decorosa.

La producción social de vivienda es una de las formas más importantes en nuestro país para satisfacer las necesidades de vivienda, este tipo de producción se encuentra definida en la Ley de Vivienda en el artículo 4, que a la letra señala:

X. Producción social de vivienda: aquella que se realiza bajo el control de autoproductores y autoconstructores que operan sin fines de lucro y que se orienta prioritariamente a atender las necesidades habitacionales de la población de bajos ingresos, incluye aquella que se realiza por procedimientos autogestivos y solidarios que dan prioridad al valor de uso de la vivienda por sobre la definición mercantil, mezclando recursos, procedimientos constructivos y tecnologías con base en sus propias necesidades y su capacidad de gestión y toma de decisiones;

Esta forma de producción sirve para satisfacer necesidades habitacionales de personas de escasos recursos o de bajos ingresos, a través de procedimientos en que se autoemplea a los próximos habitantes de la vivienda, bajo el control minucioso de técnicos especializados que orientan las capacidades, a fin de brindar una solución integral para las personas.

Es muy importante señalar que en nuestro país el 68.5% de las viviendas se han producido con la mano de obra de sus propios habitantes. [*] Esta es una forma de optimizar y reducir los costos de las viviendas para que las personas de bajos recursos puedan acceder a una solución habitacional adecuada.

Cabe destacar que la producción social de vivienda y la autoproducción no son iguales, esta última de acuerdo con la fracción primera del artículo 4 de la Ley de Vivienda, se define de la siguiente manera:

I. Autoproducción de vivienda: el proceso de gestión de suelo, construcción y distribución de vivienda bajo el control directo de sus usuarios de forma individual o colectiva, la cual puede desarrollarse mediante la contratación de terceros o por medio de procesos de autoconstrucción;

Por lo tanto, se infiere que la autoproducción se limita a un proceso de autoempleo en que la producción de la vivienda se dirige por sus usuarios. Sin duda alguna, la producción social de vivienda constituye una mejor opción que la auto construcción, ya que esta cuenta con asesoría técnica especializada en la construcción, lo cual repercute en un mejor aprovechamiento de los recursos, optimización de los espacios y una mejor calidad estructural en la vivienda, por lo que representa un beneficio directo en la calidad de vida de las personas que habitarán dicho hogar.

Derivado de su importancia, en la Ley de Vivienda existe un título específico para la materia. El Título Séptimo establece expresamente la producción social de vivienda, definiendo los mecanismos de apoyo, fomento, coordinación y promoción de la producción social de vivienda; los artículos a los que se hace referencia son los siguientes:

ARTÍCULO 85.- El Gobierno Federal deberá apoyar la producción social de vivienda en sus diversos tipos y modalidades, mediante el desarrollo de instrumentos jurídicos, programáticos, financieros, administrativos y de fomento.

ARTÍCULO 86.- La Comisión fomentará, en coordinación con las dependencias y entidades federales, así como con las entidades federativas y municipios, el desarrollo de programas de suelo y vivienda dirigidos a:

I. Autoproductores y autoconstructores, individuales o colectivos, para sus distintos tipos, modalidades y necesidades de vivienda, y

II. Otros productores y agentes técnicos especializados que operen sin fines de lucro tales como los organismos no gubernamentales, asociaciones gremiales e instituciones de asistencia privada.

ARTÍCULO 87.- Las políticas y programas dirigidos al estímulo y apoyo de la producción social de vivienda y a la vivienda de las comunidades rurales e indígenas deberán:

I. Contemplar todo el proceso de producción habitacional, incluyendo los distintos tipos, modalidades y necesidades de vivienda;

II. Atender preferentemente a los grupos vulnerables, marginados o en situación de pobreza;

III. Ofrecer apoyos y asistencia técnica, social, jurídica y financiera que combine el ahorro, el crédito y el subsidio con el trabajo de los beneficiarios en los distintos tipos y modalidades de vivienda;

IV. Considerar la integralidad y progresividad en la solución de las necesidades habitacionales, con visión de mediano y largo plazo, continuidad y complementariedad de la asistencia integral y de los apoyos materiales o financieros que se les proporcionen;

V. Focalizar preferentemente a la mujer sostén de la familia, las acciones de fomento y apoyo, otorgándoles el poder de decisión con relación al ahorro, el crédito y el subsidio, y

VI. Atender las distintas formas legales de propiedad y posesión de la tierra, así como de tenencia individual o colectiva, en propiedad privada o no, adecuando los diversos instrumentos y productos financieros al efecto.

Tratándose de las comunidades rurales e indígenas deberán ser reconocidas y atendidas sus características culturales, respetando sus formas de asentamiento territorial y favoreciendo los sistemas constructivos acordes con el entorno bioclimático de las regiones, así como sus modos de producción de vivienda.

ARTÍCULO 88.- La Comisión, en coordinación con los organismos de vivienda y con las entidades federales, estatales y municipales fomentará en los programas y proyectos de producción social de vivienda la inclusión de actividades productivas y el desarrollo de actividades generadoras de ingreso orientadas al fortalecimiento económico de la población participante en ellos, de conformidad con lo establecido en las disposiciones aplicables.

ARTÍCULO 89.- Como apoyo al desarrollo de la producción social de vivienda, la Comisión fomentará la realización de convenios de capacitación, investigación y desarrollo tecnológico con universidades, organismos no gubernamentales y consultores especializados, entre otros.

ARTÍCULO 90.- Las acciones y recursos que las dependencias y entidades del Gobierno Federal programen o destinen para el fomento y estímulo a la producción social de vivienda, deberán guardar proporcionalidad y equidad entre las distintas regiones del país, atendiendo a los distintos tipos, modalidades y necesidades de vivienda.

ARTÍCULO 91.- Las organizaciones de la sociedad civil que tengan por objeto la adquisición, mejoramiento, construcción o producción social de la vivienda, así como el otorgamiento de asesoría integral en la materia, serán objeto de acciones de fomento por parte de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, para lo cual se sujetarán, además de lo dispuesto en la presente ley, a la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil.

De lo anterior podemos resaltar que la Comisión Nacional de Vivienda en coordinación con diversos organismos, deberá fomentar los programas y proyectos de producción social, así como los convenios de capacitación, investigación y desarrollo para la producción social.

Asimismo, se encuentran establecidos objetivos y líneas de acción en el Programa Sectorial de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano 2013-2018, del cual destaca el Objetivo 4. Fomentar el acceso a la vivienda mediante soluciones habitacionales bien ubicadas, dignas y de acuerdo a estándares de calidad internacional, que contiene la Estrategia 4.2. Fomentar la producción social organizada en los programas de vivienda popular.

TERCERA.- De este modo se coincide con el proponente en la necesidad de incorporar a las reglas de operación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano las propuestas y observaciones hechas por las organizaciones de la sociedad civil, sin embargo, no es posible realizar esta incorporación sin una debida convocatoria donde se pueda ampliar el parámetro de organizaciones que promueven la producción social de vivienda, así como foros o espacios donde se puedan debatir, analizar y reflexionar las distintas propuestas que se considere necesario incorporar.

Sería irresponsable exhortar a incorporar ciertas propuestas y observaciones sin siquiera conocerlas; por lo que a fin de dar pleno cumplimiento al espíritu que motivó la proposición con punto de acuerdo, en primer lugar se requiere formular un espacio de disertación para que las organizaciones señalen y expresen sus propuestas y observaciones.

Es imperante contar con un canal de comunicación formal y efectivo con los productores sociales de vivienda; pese a que existe en la Comisión Nacional de Vivienda el grupo denominado “Red de Productores Sociales de Vivienda” muchos actores no pertenecen a dicho grupo, por lo que es necesario abrir la puerta al diálogo a fin de escuchar a todas las voces antes de realizar una determinación.

Por lo tanto, se propone establecer una mesa de trabajo donde las organizaciones que promueven la producción social de vivienda puedan externar sus inquietudes y que la Comisión Nacional de Vivienda atienda sus necesidades.

El trabajo coordinado entre las entidades que promueven este tipo de producción y la CONAVI beneficiaría la actividad cotidiana de las organizaciones que se dedican a contribuir de forma permanente para resolver las necesidades habitacionales de la población de bajos ingresos.

En tal virtud la Comisión que dictamina somete a la consideración de esta Honorable Asamblea el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

Único.- El Senado de la República exhorta a la Comisión Nacional de Vivienda a realizar una mesa de trabajo donde las inquietudes de las organizaciones sociales que promueven la Producción Social de Vivienda en México sean atendidas.

Dado en la Sala de Comisiones del Senado de la República el día 27 del mes de abril  de dos mil diecisiete.


Comisión de Vivienda

Senadora María Elena Barrera Tapia

Presidenta

Senador Joel Ayala Almeida

Secretario

Senador Víctor Hermosillo y Celada

Secretario

Senadora Angélica Araujo Lara

Integrante

Senador Isaías González Cuevas

Integrante

Senadora Rosa Adriana Díaz Lizama

Integrante


[*] Coordinación General de Prospectiva, CONAVI con datos de INEGI, de la Encuesta Nacional de Ingreso-Gasto de los Hogares 2010 y CONEVAL (2010), Programas de cálculo para la medición de la pobreza multidimensional en México. Consultado en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/30994/05_Vivienda_01_1_.pdf.