+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica








De las Senadoras Hilda Ceballos Llerenas, Ivonne Álvarez García, Angélica Araujo Lara, Margarita Flores Sánchez, Lisbeth Hernández Lecona y Ma. del Rocío Pineda Gochi y de los Senadores Roberto Armando Albores Gleason y Óscar Román Rosas González, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, en coordinación con el Consejo Nacional de Salud Mental, la Comisión Nacional contra las Adicciones, las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil, a fortalecer las acciones de prevención, investigación científica y capacitación profesional del personal médico y de recursos humanos, con el objetivo de detectar y atender de manera más eficiente a las personas en riesgo de suicidio.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE SALUD.


Las que suscriben, HILDA CEBALLOS LLERENAS, IVONNE LILIANA ÁLVAREZ GARCÍA, ANGÉLICA DEL ROSARIO ARAUJO LARA, MARGARITA FLORES SÁNCHEZ, LISBETH HERNÁNDEZ LECONA, MA. DEL ROCÍO PINEDA GOCHI, ROBERTO ARMANDO ALBORES GLEASON y OSCAR ROMÁN ROSAS GONZÁLEZ, todos Senadoras de la República por la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión e integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, en el artículo 8 numeral 1 fracción II y el artículo 276 ambos del Reglamento del Senado de la República, sometemos a consideración de esta soberanía, la siguiente proposición con Punto de Acuerdo por el que se exhorta respetuosamente la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, en coordinación con el Consejo Nacional de Salud Mental, la Comisión Nacional contra las Adicciones, las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil, a fortalecer las acciones de prevención, investigación científica y capacitación profesional del personal médico y de recursos humanos, con el objetivo de detectar y atender de manera más eficiente a las personas en riesgo de suicidio,de conformidad con las siguientes:

Consideraciones:

Cada 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Desde el año 2003, dicha remembranza es promovida por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, IASP, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, la cual sirve para fomentar en todo el mundo compromisos y medidas encaminadas a evitar suicidios y a atender de manera integral a las personas con tendencias suicidas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, el suicidio hace referencia a “todo acto por el que un individuo se causa a sí mismo una lesión, o un daño, con un grado variable de la intensión de morir, cualquiera sea el grado de la intención letal o de conocimiento verdadero móvil”. En pocas palabras, es una acción deliberada por la que un individuo decide quitarse la vida.

El Centro de Información de las Naciones Unidas, señala que a nivel internacional diariamente 3,000 personas se quitan la vida, lo que equivale a un promedio anual de casi 800 mil suicidios . Una estadística adicional es que por cada persona que logra consumar el suicidio, 19 se quedan en el intento. Una situación grave si consideramos las secuelas que genera para el suicida como para su familia, tales como: gastos económicos por atención psicológica y médica por las lesiones auto infringidas, ausencia laboral, baja productividad por los cuidados, entre otras.

A nivel internacional el suicidio es la segunda causa de muerte en la población menor de 30 años. En Estados Unidos y Europa el suicidio es considerado un problema de salud pública, no solamente por los gastos que genera su atención, sino también por los daños psicológicos colaterales que genera entre los familiares y amigos.

Una persona con intenciones suicidas muestra casi siempre el mismo patrón de comportamiento: 1) la ideación suicida; 2) elaboración de un plan; 3) la obtención de medios para consumarlo; y 4) una nota suicida. El hecho de que una persona suicida muestre muchas señales o haga del conocimiento a terceros de sus intenciones, abre una ventana de oportunidad para mejorar las políticas de prevención.

Los trastornos mentales relacionados con la depresión, bipolaridad, ansiedad o la esquizofrenia, así como los problemas familiares, bajos ingresos económicos o el consumo del alcohol o drogas, se encuentran muy relacionados con las conductas suicidas. El ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación, son los principales métodos utilizados por los suicidas, aunque también el disparo con arma de fuego o el envenenamiento son recurrentes.

México no es ajeno a el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El Gobierno Federal, en coordinación con las autoridades de salud de los estados y organizaciones de la sociedad civil, ha dirigido esfuerzos extraordinarios para fortalecer las políticas públicas en la prevención y reducción de los suicidios.

Basta mencionar que desde el año 2013, los Servicios de Atención Psiquiátrica del país, cuentan con un protocolo de atención para personas que presentan riesgo de suicidio derivados de problemas mentales. Asimismo, en el Programa de Acción Específico de Atención Psiquiátrica 2013-2018, se delinea la estrategia en materia de prevención y educación de los trastornos relacionados con el suicidio y atención de la población en riesgo.

En la Estrategia 3.1 del citado Programa, se establece el fortalecimiento de tres acciones en casos de trastorno mentales con comportamiento suicida: 1. Proponer acciones de prevención del suicidio y fomentar la participación de instancias; 2. Fortalecer la educación sobre enfermedades mentales, especialmente relacionadas con el suicidio y su intento suicida; 3. Consolidar el registro de pacientes ambulatorios y hospitalizados con antecedentes de suicidio.

Los avances en materia de prevención del suicidio son importantes. Muestra de ello, es que la Secretaría de Salud, SSa, en coordinación con los expertos de en psiquiatría, desarrolla un modelo estandarizado que se pondrá en marcha en los hospitales generales del país, a fin de ampliar la cobertura de servicios, disminuir la brecha de atención y brindar un tratamiento de urgencias y seguimiento a personas con intento suicida.

La Secretaria de Salud, ha incorporado la atención de las enfermedades mentales y las adicciones en el Catálogo Universal de Servicios de Salud del Seguro Popular, con el cual se cubre a más de 57 millones de mexicanos afiliados a este esquema de protección en salud. 

Adicionalmente, la Comisión Nacional contra las Adicciones, CONADIC, al reconocer el consumo de alcohol o drogas es un factor de riesgo para el suicidio, lleva acciones focalizadas para reducir su consumo en adolescentes y jóvenes, población más vulnerable a este problema de salud pública.

En México, el suicidio se encuentra como décimo quinta causa de muerte. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, señala que del año 2000 al 2014, la tasa de suicidios de elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes. Tan sólo en el año 2014 se registraron un total de 6,337. A pesar de que los anteriores datos parecieran que son altos, lo cierto es que nuestro país registra una de las tasas más bajas de suicidio, con un promedio de 5  por cada 100 mil habitantes, en comparación con el promedio mundial que es de 11.4.

Un dato importante es que el 75 por ciento de las muertes por suicidio está directamente asociado con el padecimiento de un trastorno mental, principalmente con la depresión.

Los estados que encabezan la lista con más suicidios por cada 100 mil habitantes son: Campeche (10.2), Aguascalientes (8.6) y Yucatán (8.4). En cambio Oaxaca (2.8) y Guerrero (2.1), presentan las tasas más bajas respectivamente.

El techo más alto se encuentra entre la adolescencia y la juventud, con el 40.2 por ciento del total nacional de suicidios, al alcanzar una tasa promedio de 7.9 por cada 100 mil personas en ese segmento de edad. De cada 10 suicidios, 8 son cometidos por el sexo masculino, lo que equivale a 2,493 suicidios.

  • El mayor porcentaje de personas que cometieron suicidio (32.4 por ciento), contaba con estudios de secundaria;
  • 47.8 por ciento eran casados o vivían en unión libre;
  • 41.2 por ciento solteros;
  • 32.3 por ciento estaba desempleado

La Secretaría de Salud, SSA, señala que tan sólo en el año 2014 se registró 2,292 egresos hospitalarios a causa de lesiones autoinfligidas.

En nuestro país el principal método para cometer suicidio es por envenenamiento mediante fármacos (23.5 por ciento), plaguicidas (15.9 por ciento), objetos cortantes (12.5 por ciento), ahorcamiento (6.1 por ciento), disparo de arma (1.4 por ciento).

Los sujetos que corren un mayor riesgo de morir por suicidio son aquellos que ya lo han intentado alguna una vez. Es por ello que las estrategias integrales de prevención toman como base el seguimiento a padecimientos mentales y apoyo con el fin de salvaguardar la vida y crear precedentes para personas con riesgo de suicidio.

Dentro de las notas suicidas encontramos datos que corroboran las cifras estadísticas que los suicidios en adolescentes y jóvenes, se deben a la falta de comunicación en los núcleos familiares, puesto que un análisis de 672 expedientes de suicidios ocurridos en el Distrito Federal entre 2010 y 2012, así como de 121 cartas póstumas, llevó a un equipo de especialistas de la UNAM a identificar las razones por las cuales las personas se quitan la vida y dejan un mensaje ulterior .

Es necesario que el Gobierno Federal, los institutos de psiquiatría y las organizaciones de la sociedad civil, fortalezcan las estrategias y acciones que permita diagnosticar enfermedades mentales, así como ayudar a las familias a identificar los cambios de carácter (enojo, agresividad, alta impulsividad, irritabilidad, comportamiento antisocial, entre otros), a tomar muy en cuenta las referencias reiteradas a la muerte, y las amenazas veladas de suicidio.

Es por ello, que es necesario se continúe con la especialización de personal médico y psiquiátrico en la atención de este problema grave de salud pública. La prevención del suicidio es posible en la medida en que se fortalezcan las políticas y haya más información sobre la problemática. Lo anterior es imperativo de realizarse, más aún, cuando la OMS señala que la prevención y tratamiento adecuado de la depresión, abuso de alcohol y otras sustancias, permite reducir la tasa de suicidio.

Por lo anteriormente expuesto y motivado, es que presentamos a esta Honorable Asamblea a proponer el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO:

PRIMERO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, en coordinación con el Consejo Nacional de Salud Mental, la Comisión Nacional contra las Adicciones, las autoridades locales y las organizaciones de la sociedad civil, a fortalecer las acciones de prevención, investigación científica y capacitación profesional del personal médico y de recursos humanos, con el objetivo de detectar y atender de manera más eficiente a las personas en riesgo de suicidio.

SEGUNDO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, a enviar a esta Soberanía un avance de la instrumentación del protocolo de intervención en materia de cuidados de salud mental, emergencia hospitalaria y línea telefónica de ayuda, así como las acciones de prevención relacionadas con los actos de suicidio.

Dado en el Salón de Plenos del Senado de la República a los trece días del mes de octubre de 2016.

http://www.who.int/mental_health/prevention/suicide/suicideprevent/es/

http://www.cinu.mx/eventos/observancia/dia-mundial-para-la-prevencion-1/

Programa de Acción Específico de Atención Psiquiátrica 2013-2018, pag. 36. Disponible en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/69658/PAE_Atencion_Psiquiatrica.pdf.

En el año 2010, en nuestro país el suicidio se ubicó como una de las tres principales causas de muerte en la población de 15 a 24 años.

Estadísticas a propósito del Día mundial para la prevención del suicidio, 10 de septiembre de 2016, pag. 1.

http://www.gob.mx/salud/prensa/mexico-tiene-un-protocolo-de-atencion-para-personas-que-presentan-riesgo-de-suicidio

http://www.m-x.com.mx/xml/pdf/303/18.pdf