+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Cristina Díaz Salazar, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al Ejecutivo Federal a promover la difusión permanente de información del protocolo de atención a las personas con riesgo suicida, en los diferentes niveles de atención, prioritariamente en prevención y educación de los trastornos mentales.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE SALUD.


La que suscribe, Cristina Díaz Salazar, Senadora de la República, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y Partido Verde Ecologista de México de la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 71, fracción 11, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los artículos 8, numeral 1, fracción 1; 164, numeral 1; 169 y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente: PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO QUE EXHORTA AL EJECUTIVO FEDERAL, PARA QUE, A TRAVÉS DE LA SECRETARÍA DE SALUD, PROMUEVA LA DIFUSIÓN PERMANENTE DE INFORMACIÓN DEL PROTÓCOLO DE ATENCIÓN A LAS PERSONAS CON RIESGO SUICIDA, EN LOS DIFERENTES NÍVELES DE ATENCIÓN, PRIORITARIAMENTE EN PREVENCIÓN Y EDUCACIÓN DE LOS TRANSTORNOS MENTALES,

al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio se define como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal. El suicidio es una cuestión de salud pública, por ello, en la mayoría de los países, la tasa de suicidio es considerada un indicador de la salud mental de su población. El suicidio es un problema multifactorial, que resulta de una compleja interacción de factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociológicos y ambientales ; sin embargo, la OMS señala que la prevención y el tratamiento adecuado de la depresión, abuso de alcohol y otras sustancias, así como de quienes han intentado suicidarse, permite la reducción de las tasas de suicidio.

La combinación de características demográficas con factores sociales predispone la decisión de una persona para quitarse la vida. Algunos estudios mencionan que este comportamiento se ve diferenciado, no sólo por sexo, sino también por grupos de edad. Entre los jóvenes existen factores de índole laboral y económica; y en los adultos mayores, la ausencia de seguridad social y la pobreza.

En México, más de la mitad de los suicidios son consumados por personas con trastornos depresivos y cerca de uno de cada cuatro casos de suicidio se asocia al alcoholismo. La esquizofrenia y la ansiedad son otros trastornos asociados al suicidio. Dichos padecimientos requieren un adecuado manejo terapéutico y mayor vigilancia cuando se detecta la ideación suicida.

Como una medida para fomentar en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para su prevención, cada 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Con el propósito de contribuir con esta causa, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) pone a disposición de la sociedad información estadística actualizada sobre estos hechos, presentando un esbozo a nivel mundial; así como datos a nivel nacional que permiten caracterizar esta problemática.

El SUICIDIO A NIVEL MUNDIAL

Estimaciones de la OMS sobre salud a nivel mundial señalan que más de 800 mil personas mueren por suicidio cada año; mientras, muchos más intentan suicidarse. Por lo tanto, varios millones de personas se ven afectadas o experimentan el duelo del suicidio cada año . En 2012, sucedieron cerca de 804 mil suicidios, que representaron 1.4% del total de muertes en todo el mundo, convirtiéndose en la décimo quinta causa de muerte en ese año, con una tasa de 114.4 suicidios por cada 100 mil habitantes (por sexo, la tasa es de 14.5 por cada 100 mil hombres y de 8.2 por cada 100 mil mujeres). Estas cifras representan una ligera reducción respecto al año 2000, cuando se estimaron 883 mil suicidios (1.7% del total de muertes), ubicándose como la décimo cuarta causa de muerte, con una tasa de 14.4 suicidios por cada 100 mil habitantes en aquel año.

El suicidio es un fenómeno global que sucede en todas las regiones del mundo y en el transcurso de vida. No obstante, entre los jóvenes de 15 a 29 años se trata de la segunda causa de muerte, pues representa 8.5% del total de muertes en este grupo de edad, con na tasa de 13.5 suicidios por cada 100 mil jóvenes.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) alertó que el suicidio en menores de edad y jóvenes es una realidad cada vez más latente en México.

Cifras de 2012 reportaron 826 casos de suicidios entre adolescentes y jóvenes de 15 a 19 años de edad, lo que representa una tasa de 7.4 muertes por cada 100 mil adolescentes.

De hecho, de los 5 mil 549 suicidios que se registraron en todo el país en 2012, el 14.9 por ciento correspondió a ese grupo de la población juvenil (el segundo porcentaje más alto por grupos quinquenales de edad), sólo detrás del grupo de 20 a 24 años de edad, con 15.8 por ciento, para un total de 876 suicidios.

Llama la atención que el grupo quinquenal de 10 a 14 años de edad representó el 3.7 por ciento del total de suicidios en México, con 205 casos.

El INEGI precisó que el suicidio es un fenómeno que va en aumento y para los adolescentes no es la excepción. Es así que en 1990 en hombres representó una tasa de 4 y en mujeres de 1.4 por cada 100 mil adolescentes, en tanto que para 2012 fue de 10.5 y 4.3 por 100 mil adolescentes, respectivamente.

Otro dato relevante es que en los grupos quinquenales de 10 a 14, de 15 a 19 y de 20 a 24 años de edad, la incidencia de suicidios es más alta en mujeres que en hombres.

La situación del suicidio en adolescentes es un fenómeno en aumento a nivel mundial, pues cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que para 2012 se presenta como la segunda tasa más alta de muerte para este grupo de población, con 15 suicidios por cada 100 mil personas de 15 a 19 años; para la región de América esta cifra es de 6.6 por cada 100 mil adolescentes.

Al ser esta etapa de la vida un periodo vulnerable por los cambios físicos y psicológicos que los jóvenes presentan, se comienzan a experimentar y a enfrentar situación que en ocasiones pueden ser de riesgo para el bienestar, la salud y la vida del individuo.

En ese sentido, en México las principales causas de muerte en los adolescentes de 15 a 19 años de edad en 2012 fueron las agresiones (24.7 por ciento), accidentes de transporte (16.6 por ciento) y las lesiones autoinfligidas intencionalmente (suicidios) con 8.5 por ciento, situación que manifiesta una preocupación, debido a que estas son muertes prematuras y prevenibles.

Al interior del país, el impacto del suicidio en los adolescentes es diferencial, debido a que hay entidades que son más afectadas que otras. Es así que Aguascalientes, Colima, Distrito Federal, Guanajuato y Tabasco presentan tasas mayores a 11 defunciones por cada 100 mil adolescentes, mientras que, en el extremo contrario, Baja California, y Sinaloa son entidades que presentan menos de tres suicidios por cada 100 mil adolescentes de 15 a 19 años.

Con respecto a la situación conyugal de los adolescentes al momento de quitarse la vida, si bien la mayoría se encontraban solteros (aproximadamente ocho de cada 10), un porcentaje significativo de ellos vivía en unión libre, 11.9 por ciento de los hombres y 13.5 por ciento de las mujeres.

El método más utilizado por los adolescentes suicidas, tanto en hombres como en mujeres, fue el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación (86.4 y 72.6 por ciento, respectivamente), el segundo método en el caso de los varones fue el disparo con arma (7.1 por ciento); mientras que para las mujeres fue el envenenamiento por gases, varones, alcohol y plaguicidas (15.6 por ciento). El lugar donde llevaron a cabo el suicidio fue principalmente la vivienda particular (77.4 por ciento).

En la mayoría de los países, el fenómeno del suicidio es considerado como un indicador directo de la salud mental de la población, en cuyo origen convergen distintos factores de riesgo tanto biológicos como psicológicos y sociales. De acuerdo con la OMS, el suicidio se concibe como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en el pleno conocimiento o previsión de su desenlace fatal.

La combinación de distintos factores sociales predispone la decisión de una persona para quitarse la vida. Algunos estudios mencionan que este comportamiento se ve diferenciado también por grupos de edad: entre los jóvenes, es posible encontrar ciertos hechos asociados con la depresión y el aumento en el consumo de drogas y alcohol; en los grupos de edad productiva, existen factores de índole laboral y económica, Y en los adultos mayores, enfermedades que generan dolor o discapacidad.

Los adolescentes mueren poco por alguna enfermedad, pues sus malestares son de la piel o los dientes, y cuando van a un hospital es porque tuvieron un accidente o porque se les reventó la apéndice, por lo que la tasa de muertes por enfermedades en ellos es baja, detalló.

Por tanto, el suicidio en los jóvenes de 15 a 19 años actualmente ocupa la tercera posición de muertes, sólo después de los accidentes de tránsito y homicidios por violencia intrafamiliar.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, obtenidos vía transparencia, del año 2000 a 2015, 919 niños menores de 12 años se han suicidado por lesiones autoinflingidas intencionalmente.

En el primer año del nuevo milenio se registraron 39 defunciones por suicidio con trastorno mental, en los cuales los menores se provocaron lesiones de forma intencional; en años posteriores se alcanzó su pico máximo con 73 muertes por este tipo de suicidio en 2012.

En los siguientes tres años hubo reducciones y repuntes, ya que en 2013 bajaron a 61, mientras que en 2014 hubo 72. Por último, en 2015, volvieron a bajar a 61, de modo que se registra una reducción de tan sólo 17% en este periodo.

En agosto de 2014, el Instituto Nacional de psiquiatría alertó que si no se combaten formas de agresión como el bullying, para 2020 el suicidio va a ser la primera causa de muerte entre niños y jóvenes.

El instituto explicó que en ese entonces tan sólo en nuestro país, 65% de los niños ha sufrido acoso escolar, de tal forma que diversas dependencias del gobierno implementaron acciones para combatir el fenómeno del acoso escolar.

Por lo antes expuesto, presento a esta Soberanía el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

UNICO.Se exhorta al Ejecutivo Federal para que, a través de la Secretaría de Salud, promueva la difusión permanente de información del protocolo de atención a las personas con riesgo suicida, en los diferentes niveles de atención prioritariamente en prevención y educación de los trastornos mentales.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, el día jueves 6 de octubre de 2016.

Atentamente,

Sen. Cristina Díaz Salazar.

OECD (2014), Suicide, OECD Factbook 2014; Economic, Environmental and Social Statistics, OECD Publishing, París, http://dx.doi.org/10.1787/factbook-2014-99-en, 18 de Agosto de 2015.

Gutiérrez García, A.G., Contreras, C.M. & Orozco Rodríguez, R.C. (2006). El suicidio, conceptos actuales. Salud Mental, 29(5) 66-74, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58229510, 18 de agosto de 2015

OMS (2014), Prevención del suicidio. Un imperativo global, http://www.who.int/mental_health/suicide-prevention/world_report_2014/es/, 18 de agosto de 2015.

Hernández-Bringas, H.H. & Flores-Arenales, R. (2011). El suicidio en México. Papeles de Población 17(68) 69-101. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=11219270004, 18 de agosto de 2015.

Gutiérrez García, A.G., Contreras, C.M. &Orozco Rodríguez, R.C. (2006). El suicidio, conceptos actuales. Salud Mental, 29(5) 66-74, http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58229510, 18 de agosto de 2015.

OMS (2014), Op.cit.

OMS (2014ª), Global Health Estimates 2014 Summary Tables: Deaths by Cause, Age and Sex, 2000-2012, http://www.who.int/healthinfo/global:burdan_disease/estimates/en/lindex1.html, 18 de agosto de 2015.

OMS (2014a), P.cit.

Documentos Relacionados: