+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Pendiente Ficha Técnica

De la Sen. Ana Gabriela Guevara, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con punto de acuerdo que exhorta a la Cámara de Diputados a considerar instruir al Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública a la realización de un instrumento de consulta respecto al impacto de las tareas escolares en la salud, en el ambiente familiar, el presupuesto familiar y en la posibilidad de que se regule pedagógicamente.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN.


La suscrita, Senadora ANA GABRIELA GUEVARA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en esta LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8, fracción II; 76, fracción IX,276y demás aplicables del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta soberanía, la presente PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDOQUEEXHORTARESPETUOSAMENTE A LA H. CÁMARA DE DIPUTADOS CONSIDERE INSTRUIR AL CENTRO DE ESTUDIOS SOCIALES Y DE OPINIÓN PÚBLICA A LA REALIZACIÓN DE UN INSTRUMENTO DE CONSULTA RESPECTO AL IMPACTO DE LAS TAREAS ESCOLARES EN LA SALUD, EN EL AMBIENTE FAMILIAR, EL PRESUPUESTO FAMILIAR Y EN LA POSIBILIDAD DE QUE SE REGULE PEDAGÓGICAMENTE Y A LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA A CONSIDERAR GENERAR UN ESTUDIO TÉCNICO SOBRE EL ESTADO ACTUAL DE LA TAREA ESCOLAR EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y PRIVADA, SUS IMPLICACIONES POSITIVAS O NEGATIVAS EN EL APRENDIZAJE, EN LA SALUD DE LOS EDUCANDOS, EN LOS IMPACTOS DE LA CONVIVENCIA FAMILIAR Y EN LOS PRESUPUESTOS FAMILIARES, CON EL FIN DE DESARROLLAR UNA LEGISLACIÓN PERTINENTE SOBRE EL TEMA E INHIBIR AL MÁXIMO LOS EFECTOS NEGATIVOS QUE PUDIERA PRESENTAR, bajo las siguientes:

CONSIDERACIONES

  1. Las transformaciones en materia educativa se van dando progresivamente. Cada vez en los diseños curriculares de nuestro país se integran métodos y contenidos de la cultura pedagógica contemporánea en donde se integran modelos, visiones y tendencias que integran ética, métodos epistemológicos de vanguardia y la poderosísima influencia de las tecnologías de la información.  
  2. Sin embargo hay áreas que permanecen en la oscuridad y en la obsolescencia y que tienen una particular importancia, son las extensiones de la escuela en casa; son las tareas escolares. Nuestra propuesta se levanta sobre los pilares de la salud, de los detonantes de la violencia intrafamiliar y sobre los estímulos al conocimiento y la reflexión. Hay que recordar que es un derecho humano de la infancia, el derecho a la salud. Consideramos que es necesario abordar el tema de las tareas escolares. Quienes impulsamos la activación física, la educación racionalizada, la inhibición de factores de la violencia intrafamiliar consideramos que el tiempo, los requerimientos, el esfuerzo que se solicita para cumplir con las tareas escolares rebasa los tiempos saludables, son inductivos de strees, de acumular tensión en las familias. La infancia y adolescencia debe tener tiempos de ejercitación en estos tiempos de obesidad infantil y de vida sedentaria inducida en los infantes. Por ello es necesario que las instituciones involucradas de Salud y Educación deben considerar intervenir en regular los tiempos, las cargas y los sentidos pedagógicos de las tareas escolares.
    Nosotros ya hemos solicitado esta petición pero no es visible alguna respuesta.   
  3. Hace unos días apareció en un medio de información internacional una pertinente noticia en el diario “El País” a considerar:

    “Pero si hablamos de deberes escolares, el debate sobre su pertinencia deja a España partida en dos, porque casi la mitad de los ciudadanos considera que las tareas diarias son positivas y la otra mitad no. Eso sí, son muchos más (61%) quienes creen que hay demasiados deberes. En este último grupo destacan sobre todo los que tienen hijos en educación primaria, según el sondeo de Metroscopia elaborado para EL PAÍS. La circular informativa de una alumna de seis años de un colegio de educación primaria de Madrid incluye 30 minutos de lectura diaria. “Se llevarán a casa aquellas actividades de clase que no hayan acabado”, prosigue. A saber: deberes de Lengua y Matemáticas para lunes, miércoles y viernes o de Ciencias e Inglés los martes y jueves. A su madre no le gusta nada ese estadillo. Cree que son demasiadas tareas.

    El sondeo de Metroscopia para EL PAÍS, con entrevistas realizadas entre el 3 y 5 de octubre, refleja que son mayoría quienes consideran que se le mandan demasiados deberes a los alumnos. Al 27% le parecen adecuados y solo un 3% los estima insuficientes.

    Existen distintas tesis sobre cuál es el tiempo adecuado para estas tareas. Está la conocida como regla de los 10 minutos, que supone añadir ese tiempo en función del curso escolar: 10 minutos en primero de primaria, 20 en segundo... La confederación de familias de la escuela concertada, CONCAPA, recomienda entre 30 y 45 minutos en los primeros años hasta llegar al tope de dos horas en secundaria. La confederación mayoritaria en la escuela pública, CEAPA, reclama directamente que se eliminen de la vida de las familias y, para conseguirlo, acaban de lanzar un órdago. Han pedido que no se manden tareas a los niños y adolescentes para los fines de semana del mes que viene. Pero, si los hijos llegan con ellas, la confederación pide a los padres que se planten y no las hagan. Propugnan una huelga de deberes como la que planteó Francia en 2012.

    La mayoría de españoles cree que una hora es el tiempo razonable para estas tareas. Así lo ve el 61% de los encuestados con una diferencia significativa entre aquellos que respondieron y tienen hijos en primaria. El porcentaje se rebaja al 52%, frente a un 39% que estima que los alumnos deberían emplear menos tiempo. Algo más de la mitad (56%) señala que los niños no deben hacer deberes en vacaciones.

    El debate sobre la racionalización de estos trabajos escolares ha llegado ya a los Parlamentos autónomos. El Consejo Escolar de Castilla-León se sumó ayer a esta reflexión recomendando buscar consenso sobre la carga de trabajo en función de las etapas que cursen los alumnos. Entre las 24 propuestas lanzadas en un documento público, recomiendan que se abra el diálogo entre los centros y las familias. Los Gobiernos regionales de Madrid, Canarias, Cantabria o Murcia han aprobado recomendaciones en ese sentido.

    La encuesta también aborda los horarios escolares, que para una amplia mayoría (72%) suponen una dificultad para que los padres puedan conciliar su vida laboral. Casi el mismo porcentaje ve, no obstante, que el tiempo que pasan los niños en los centros es adecuado. La mitad de la población (49%) estima que esos horarios se elaboran en función de lo que es más favorable para los profesores y solo el 29% cree que se hacen pensando en los alumnos. Respecto a las actividades extraescolares, el 43% cree que se programan para permitir la conciliación laboral de los padres, el 38% porque es bueno para los chicos y el 16% por ambos motivos.

Ubicación web:

http://politica.elpais.com/politica/2016/10/07/actualidad/1475865956_738300.html?id_externo_rsoc=TW_CC

  1. En Agosto del 2013 propusimos a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un exhorto a la Secretaría de Educación Pública a generar un estudio técnico sobre el estado actual de la tarea escolar en la educación pública y privada, sus implicaciones positivas o negativas en el aprendizaje, en la salud de los educandos, en la convivencia familiar y en los presupuestos familiares, con el fin de desarrollar una legislación pertinente sobre el tema e inhibir al máximo los efectos negativos que presente.Se aprobó por la Segunda Comisión de Trabajo de la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión,Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, en la Sala de comisiones de la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión, a 27 de agosto de 2013. No tuvimos respuesta.  
  1. Como anexo presentamos las consideraciones de ese anterior propuesta de punto de acuerdo para que se sumen a los argumentos que se exponen actualmente:

    a).-Ahora se están rediscutiendo temas educativos. El relevo gubernamental ha propiciado cambios en algunos tópicos educativos. Diversos temas aguardan una definición como son la activación física, la nutrición, derechos humanos, entre otros dentro del sistema escolar. Sin embargo, hay temas que por su costumbre y su fijación cultural, no parecen susceptibles de discutirse, cuestionarse o redefinir su pertinencia, a pesar de que en el mundo ya se observan avances sustantivos con argumentaciónracionalizada. En este caso, nos referimos a un desplazamiento de la escolaridad hacia la vida privada y la convivencia familiar: la tarea escolar. En los discursos políticos que sustentan los objetivos de gobierno resalta el concepto de “modernizar” como un símil de ajuste a la contemporaneidad muy lejana a la modernidad. Convocar a esta institución, y a otras, a debatir y redefinir el tema de las tareas escolares tiene la finalidad de racionalizar su sentido, su pertinencia y su validez y considerar sus efectos en la salud y el la vida íntima familiar. En la tarea escolar ya no son sostenibles los argumentos que sirvieron para justificar su existencia, y más aún, para comprender la tarea escolar, hay que considerar que se atraviesa en su ejecución diferentes temas que ahora se atiende con mayor atención como son el “strees”  en los educandos, la vida sedentaria y el concepto mismo de tarea como aquella llamada disciplina que ocupa mucho tiempo de las tardes y los fines de semana en las familias mexicanas. La tarea misma es, en muchos hogares, fuentes de conflicto continuo, de confrontaciones, de gastos y de inversión de tiempo de los padres, no para apoyar a los educandos en la realización de la tarea, sino para hacerla. De hecho la proliferación de las tecnologías de información ha convertido este ejercicio en una redundancia ya que el sistema de copiar y pegar es una práctica sistemática que no genera impactos epistemológicos profundos. Por otra parte, y ese es un cuestionamiento básico dentro del problema de sedentarismo en la infancia y juventud, la tarea escolar impide la dedicación sistemática para la activación física con todos los beneficios que ello atrae, sobre todo en un país en donde la obesidad infantil es un problema de salud pública.

    b)- Dentro de la discusión mundial sobre el tema de las tareas se encuentra el del estadounidense Alfie Kohn quien revisó las investigaciones que en su país había sobre los argumentos pedagógicos que soportan la idea de dar tareas a los estudiantes para realizarlas en casa, y escribió el libro The Homework Myth. Why Our Kids Get Too Much of a Bad Thing, editado en 2006 por Da Capo Press, EUA, que se puede traducir como El mito de las tareas. Los estudios que él señala buscan la correlación entre la cantidad de tareas y el tiempo que éstas se llevan, y los puntajes de calificaciones, el dominio de habilidad, la adquisición de conocimientos y de buenos hábitos. Algunos de esos estudios fueron los siguientes:

    c).- “Una encuesta nacional (en EUA), a gran escala y a largo plazo, halló que la proporción de niños entre seis y ocho años a los que se les asigna tareas en un día dado ha aumentado de 34% en 1981 a 58% en 1997, y que el tiempo semanal de estudio en casa es más del doble”. Sandra Hofferth, de la Universidad de Maryland, una de las autoras del estudio, en una actualización basada en datos del 2002 encontró que “la proporción de niños pequeños a quienes se les asigna tareas en un día dado subió a 64 %, y la cantidad de tiempo que dedican a ellas aumentó en un tercio. “Aquí la ironía –dice Kohn– es dolorosa porque la evidencia para justificar las tareas a los más pequeños ni siquiera es dudosa, simplemente no existe.En cuanto a resultados de exámenes nacionales e internacionales, Kohn ejemplifica con el documento “Tendencias en el estudio de matemáticas y ciencia de 1994 y 1999”, con datos de 50 países que obtuvieron los investigadores David Baker y Gerald Letendre, de quienes dice que difícilmente pudieron disimular su sorpresa cuando obtuvieron sus resultados: “No solamente no logramos encontrar ninguna relación positiva, sino que las correlaciones generales entre el rendimiento promedio nacional de los estudiantes y los promedios nacionales [en cantidad de tareas asignadas] son todas negativas.” Es decir, la cantidad de tareas no afecta el rendimiento, para no hablar del aprendizaje.

    d).- Kohn dice: “descubrí que décadas de investigación han sido inútiles para obtener cualquier evidencia de que las tareas son beneficiosas para los estudiantes de primaria”. Y se pregunta por qué las imponemos cuando los perjuicios (estrés, frustración, conflicto familiar, pérdida de tiempo que podría utilizarse para practicar otras actividades y la posible disminución en el interés por el aprendizaje) claramente son superiores a los beneficios. “Las posibles razones incluyen una falta de respeto por las investigaciones, una falta de respeto por los niños (implícita en la determinación de mantenerlos ocupados después de la escuela), una resistencia a cuestionar las prácticas existentes y la presión, en todos los niveles, de enseñar más cosas en menos tiempo para ganar más puntos en las evaluaciones.

    d).- Y  en México, sucede que las tareas escolares son comunes a todo el sistema educativo y que no han sido precedidas por un debate sobre sus objetivos, naturaleza, características, duración y revisión, por lo que su asignación puede ser arbitraria o al menos desigual, pues con frecuencia se dan sin claridad en cuanto a su relación con el aprendizaje y con el desarrollo del pensamiento. Recordemos que tampoco está regulado el tiempo que los estudiantes deben dedicar a las tareas y al trabajo escolar en su conjunto. La Ley General de Educación Pública, en el capítulo dedicado al proceso educativo en su sección tres, se refiere sólo al calendario escolar, en donde se mencionan los días establecidos de asistencia a clases y no se dice nada respecto de la jornada escolar, mucho menos de la jornada extraescolar para los estudiantes.

    e).- Existen ya diversos estudios en medios académicos sobre la necesidad de regular y establecer límites a las tareas escolares; si bien algunos plantean la desaparición, otros plantean reducir al máximo el tiempo invertido en ellas reuniendo, para ello, las valoraciones no son sólo académicas sino también de salud, las sociales, psicológicas, epistemológicas y pedagógicas y las de  presupuestos familiares ya que muchas de las tareas implican gastos extras.

    f).- Esta representación está interesada en temas de salud infantil y en legislaciones que contemplen la complejidad de un asunto no tratado con el interés público ni institucional, ni con una argumentación pública demostrable, que sea susceptible de ser observada racionalmente con análisis profesionales y obtener, de ahí, sus delimitaciones legales. Si bien en otros países ya se legisla sobre el tema, en México hay estudiosos que han abordado el tema como la Licenciada Miriam Sánchez Hernández que es coordinadora del Programa Galatea de la UACM, sin impactar el ámbito ejecutivo o legislativo. Sin embargo, es pertinente que este tema ya pueda ser abordado como materia a legislar dados sus impactos negativos y positivos. No es un objetivo acabar con las tareas escolares sino el objetivo es reunir condiciones para su debate y para una próxima legislación; aminorar el tiempo de sedentarismo, de strees y potencializarla como un agente de aprendizaje o reforzamiento de aprendizaje sin  constituirse como un efecto agresor y de conflictividad en el tiempo familiar. La pretensión es también abrir espacios para que los educandos desarrollen activación física regular y romper, también, con el hábito común de que las tareas sean realizadas por los padres.
    A nuestra solicitud queremos añadir los resultados de un sondeo al Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la H. Cámara de Diputados que se tenga a bien practicar entre la infancia y los padres de familia respecto a la carga de tarea escolar, a efectos en casa de esa carga, a la disponibilidad de tiempo para desarrollar la tarea y a la probidad o no de regular y coordinar tareas entre profesores en caso de secundaria.

Por todo lo anterior, sometemos a la consideración de esta Asamblea, el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

UNO.- EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LA H. CÁMARA DE DIPUTADOS CONSIDERE INSTRUIR AL CENTRO DE ESTUDIOS SOCIALES Y DE OPINIÓN PÚBLICA A LA REALIZACIÓN DE UN INSTRUMENTO DE CONSULTA RESPECTO AL IMPACTO DE LAS TAREAS ESCOLARES EN LA SALUD, EN EL AMBIENTE FAMILIAR, EL PRESUPUESTO FAMILIAR Y EN LA POSIBILIDAD DE QUE SE REGULE PEDAGÓGICAMENTE.

DOS.- EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA A CONSIDERAR GENERAR UN ESTUDIO TÉCNICO SOBRE EL ESTADO ACTUAL DE LA TAREA ESCOLAR EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y PRIVADA, SUS IMPLICACIONES POSITIVAS O NEGATIVAS EN EL APRENDIZAJE, EN LA SALUD DE LOS EDUCANDOS, EN LOS IMPACTOS DE LA CONVIVENCIA FAMILIAR Y EN LOS PRESUPUESTOS FAMILIARES, CON EL FIN DE DESARROLLAR UNA LEGISLACIÓN PERTINENTE SOBRE EL TEMA E INHIBIR AL MÁXIMO LOS EFECTOS NEGATIVOS QUE PUDIERA PRESENTAR.

ATENTAMENTE.