+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Junta de Coordinación Política Ficha Técnica








De los Senadores Fidel Demédicis Hidalgo, Luciano Borreguin González, Benjamín Robles Montoya, Dolores Padierna Luna, Alejandro Encinas Rodríguez, Lorena Cuéllar Cisneros, Isidro Pedraza Chávez y Alejandra Barrales Magdaleno, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo por el que se solicita la creación de una comisión especial para realizar una investigación con respecto a la violación de derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes de toda la Federación.

SE TURNÓ A LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA.


Los que suscriben, a los senadores FIDEL DEMÉDICIS HIDALGO, LUCIANO BORREGUÍN GONZÁLEZ, BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, DOLORES PADIERNA LUNA, ALEJANDRO ENCINAS RODRÍGUEZ, LORENA CUÉLLAR CISNEROS, ISIDRO PEDRAZA CHÁVEZ, ALEJANDRA BARRALES MAGDALENO,  integrantes del grupo parlamentario del PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, de la LXII LEGISLATURA, y con fundamento a lo establecido en el articulo 71 fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,  así como a lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1, fracción II y el articulo 276 numeral 1 del reglamento del senado de la Republica, someto a  consideración de esta soberanía la siguiente:  proposición con punto de acuerdo por el cual  se solicita la creación de una comisión especial para realizar una investigación con respecto a la violación de derechos humanos de las niñas, niños y adolecentes de toda la federación, bajo las siguientes:

CONSIDERACIONES:

Una de las principales problemáticas que existe en el estado Mexicano, es la violación a los Derechos Humanos de las niñas, niños y adolecentes, con respecto a las jornadas laborales excesivase inhumanas que se viven en nuestro país, y que dicha problemática afecta gravemente su integridad física, psicológica y moral, toda vez, que estas jornadas excesivas laborales pasan desapercibidasporautoridades Federales, Estatales y Municipales, en dicho contexto se ha detectado un incremento considerable con respecto a la explotación laboral excesiva de las niñas, niños y adolecentes, por lo que se advierte que estos abandonan sus estudios, sus hogares, o bien, opten por la emigración a los Estados Unidos de America, a efecto de buscar mejores oportunidades de vida.

Bajo esa guisa se advierte que en México, 3.6 millones de niños, niñas y adolescentes entre los 5 y 17 años de edad están trabajando de acuerdo al Módulo sobre Trabajo Infantil de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2007). Lo anterior equivale al 12,5% de la población infantil de este mismo rango de edad. De ellos, 1.1 millones son menores de 14 años; es decir, no han cumplido con la edad mínima para trabajar marcada por la Ley Federal del Trabajo.

Así mismo, las consecuencias más comunes por el desempeño de esas actividades son: el bajo rendimiento escolar, falta de asistencia regular a la escuela, violencia, maltrato, inicio temprano de la vida sexual (con la consecuente falta de información sobre las enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados), la explotación sexual comercial infantil, el consumo de drogas y la trasgresión de las leyes, por lo que no solo basta  con la creación de leyes y reglamentos para salvaguardar la integridad física, psicológica y moral de la niñas, niños y adolecentes, sino que además se debe de salvaguardar el cumplimiento de los ordenamientos legales en razón a lo que disponen los Derechos Humanos.

La población infantil que trabaja se concentra fundamentalmente en las áreas menos urbanizadas de México, y el porcentaje de trabajadores infantiles en estas zonas es también más elevado que en las más pobladas. La presencia de niños y niñas trabajadores menores de 14 años es las localidades más pequeñas supera a la de las ciudades.

Aproximadamente 7 de cada 10 trabajadores entre 5 y 17 años viven en las zonas rurales de México, y 3 de cada 10 en las ciudades, lo que equivale a 1,114,991 niños y niñas residiendo en las capitales de los Estados y/o en las localidades con 100,000 habitantes y más, y a 2,532,076 trabajadores infantiles en las áreas de menor tamaño poblacional. Así como los niños y las niñas que trabajan se concentran en mayor medida en el campo que en la ciudad, la incidencia del trabajo infantil rural es más elevada que la urbana el 15.6% y el 8.6% de la población entre 5 y 17 años, respectivamente.

El 24% de los trabajadores entre 5 y 17 años se concentra en tres entidades: Estado de México, Jalisco y Puebla. El 52.8% se distribuye en la cuarta parte de los Estados: además de los anteriores, Michoacán, Veracruz, Guerrero, Chiapas y Guanajuato. El 23.8% de los niños y las niñas de México entre 5 y 13 años que trabajan reside en Puebla, Jalisco o Guerrero. El 52.6% se reparte en estos Estados y Michoacán, Oaxaca, Estado de México, Guanajuato y Veracruz.

Así mismo el 80 por ciento de la población mexicana tiene la percepción de que los menores de edad que trabajan son explotados o mal pagados, desconocen la profundidad del problema, según una encuesta Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

En el año 2011, de los 3 millones de niños y niñas ocupados, el 39.1% no asiste a la escuela, porcentaje que corresponde a un total de 1.2 millones de niños y niñas; de cada 10, 7 son niños y 3 niñas.

El  total de niños y niñas ocupados el 28% de ellos está expuesto a riesgos en su trabajo; es decir, unos 850 mil niños y niñas. Estos riesgos suelen ser: polvo, gases o fuego; ruido excesivo; humedad o temperaturas extremas; herramientas peligrosas; maquinaria pesada; oscuridad excesiva; productos químicos; explosivos; y descargas eléctricas.

Entre las principales actividades que realizan los niños trabajadores se encuentran la venta ambulante, aseo de calzado, cargado de bultos, limpieza de parabrisas y automóviles, trabajo doméstico, trabajo del campo en horarios de tabique y otros.

Así mismo, tres millones de niños y adolescentes entre los 5 y 17 años trabajan en México y casi la mitad no recibe ingresos o su pago es en especie, reveló este jueves la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), con base en cifras oficiales.

Bajo este contexto se registró una disminución del 40% del trabajo infantil en las niñas desde el año 2000, mientras que en los niños la disminución es del 25%.

  • El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo infantil “como peligroso y perjudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño y les exige combinar el estudio con un trabajo pesado que les insume mucho tiempo”. 
  • Según el Programa Internacional sobre la Eliminación del Trabajo infantil de la OIT, en el 2004 había en el mundo 218 millones de niños y niñas sometidos al trabajo infantil, excluyendo el trabajo doméstico. Se estima que unos 216 millones de niños y niñas entre 5 a 17 años realizan trabajos peligrosos. La organización dice que los niños y niñas representan alrededor de un 40% por ciento a un 50% por ciento de todas las víctimas del trabajo forzado ó 5.7 millones de niños y niñas atrapados en el trabajo en condiciones de servidumbre. 

La explotación laboral infantil se ha convertido en un grave problema en México, donde 10.7 por ciento de la población entre 5 y 17 años de edad trabaja y sufre diversas formas lacerantes de discriminación, se afirma en el Reporte sobre la discriminación en México, 2012, trabajo elaborado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El diagnóstico, dado a conocer recientemente, advierte que en el tema de la ocupación infantil, la tolerancia de la sociedad y del Estado no conoce límites, y que tanto en la ciudad como en el campo se está fraguando un futuro que perpetúa diversas formas lacerantes de discriminación.

Ahora bien el relieve el binomio de pobreza-ocupación infantil: del análisis de “5 mil 316 familias agrícolas con niñas y niños que trabajan, para 44 por ciento de los casos, el trabajo infantil significó 41 por ciento y más de los ingresos familiares”. La situación económica del núcleo familiar también obliga a que niñas y niños abandonen sus estudios: cuatro de cada 10 de las y los niños que trabajan, ya no asisten a la escuela. Tal situación marca el resto de su vida laboral esto es, sin preparación alguna, aspirarán a trabajos con una baja remuneración económica, tendrán pocas oportunidades de crecimiento y muy probablemente tal cosa obligará a las y los hijos a continuar con la tradicional precariedad familiar.

Un aproximado de 3 millones 15 mil 67 menores de edad laboran en condiciones de especial peligrosidad física, en el campo y zonas agrícolas, y pueden ser también víctimas de explotación sexual o de cumplir trabajo forzoso y servil en la calle, en el hogar y en otros sitios. En la calle, los menores de edad se ocupan en la venta ambulante, en espectáculos callejeros, limpian automóviles o calzado, recogen basura, reparten mercancías, son guías de turistas ocasionales o de plano están en la mendicidad. El trabajo forzoso y servil engloba a menores separados de sus familias por engaño o la fuerza, para saldar el pago de una deuda contraída por sus padres; estos niños realizan labores como la obra esclava en todo tipo de labores agrícolas, mineras, industriales o domésticas.

Otros son víctimas de explotación sexual por redes internacionales que se dedican a la pornografía y la prostitución infantil. También realizan labores especialmente riesgosas. En las áreas industrial: en hornos para vidrio, cerámica, fosforeras, pirotécnicas; mineral, con jornadas agotadoras llevando grandes pesos sin ningún tipo de seguridad; agrícola, expuestos a insecticidas y fertilizantes tóxicos, y en la pesca submarina, los orillan a sumergirse a grandes profundidades durante muchas horas sin protección o equipos especiales, por citar algunas. Ambas instituciones advierten que el marco legal, responsable de sanciones y prohibiciones, es insuficiente y su diseño no responde a las dimensiones del problema. Dicho de otra forma: las sanciones que establece la ley son precarias, por no decir inútiles.

Hay una indivisibilizacion deliberada de los jornaleros infantiles que descase en la omisión de estadísticas oficiales; exclusivas en las políticas publicas, educativas, laborales y de desarrollo social en el ocultamiento de las agro empresas de la utilización  del trabajo infantil limitada a producción de conocimiento en las instituciones de investigaciones, escases de organización no gubernamentales trabajadores efectivamente en el tema e indiferencia del congreso del Ejecutivo Federal y de todas aquellas instancias que pueden y deben garantizar el cumplimiento cabal de los derechos de las niñas, niños y adolecentes.

Ante este panorama tan desgarrador para nuestra infancia el Senado de la republica no puede seguir siendo omiso.

Por lo anteriormente expuesto,atentamente se solicita:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- El Senado de la republica exhorta respetuosamente a la junta de Coordinación política de esta Soberanía a la conformación de una comisión especial para realizar UNA INVESTIGACIÓN CON RESPECTO A LA VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NIÑAS Y NIÑOS Y ADOLECENTES DE TODA LA FEDERACIÓN.

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la Republica, a los 07 días del mes de abril de 2015.

SUSCRIBEN

SENADOR FIDEL DEMÉDICIS HIDALGO.