+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

Del Sen. Ángel Benjamín Robles Montoya, delGrupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, la que contiene punto de acuerdo que exhorta al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología a diseñar un programa específico para la investigación y desarrollo de la nano-ciencia y la nano-tecnología, de acuerdo con las necesidades y los intereses nacionales.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA.

SE MANTIENE EN COMISIONES, POR ACUERDO DE LA MESA DIRECTIVA.(04-02-2016)


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL  CONSEJO NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA A DISEÑAR UN PROGRAMA ESPECÍFICO PARA LA INVESTIGACIÓN Y EL DESARROLLO DE LA NANOCIENCIA Y LA NANOTECNOLOGÍA, ASÍ COMO A CREAR UNA INSTANCIA QUE REGULE Y CERTIFIQUE A LOS PRODUCTOS DISEÑADOS Y ESTRUCTURADOS A PARTIR DE LA NANOTECNOLOGÍA.

El que suscribe, ÁNGEL BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, senador integrante de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en los artículos 8 fracción II, 108 y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Soberanía, la siguiente proposición con punto de acuerdo por el que se exhorta al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología a diseñar un programa específico para la investigación y desarrollo de la nano ciencia y la nanotecnología, de acuerdo con las necesidades y los intereses nacionales, y garantizando la seguridad de los productos diseñados y estructurados a partir de las mismas., al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

La investigación y desarrollo de nuevas tecnologías es una tendencia que impera en la actualidad, para el posicionamiento de nuevas potencias en el rubro de ciencia y tecnología. En los últimos años, los fenómenos y procesos en escala “nano”, ha despertado gran interés en el contexto mundial, por los grandes beneficios que promete en diversos sectores para el desarrollo de un país.

De acuerdo con el estudio “Diagnóstico y Prospectiva Nanotecnológica en México, de la Secretaría de Economía, la nanociencia es el estudio del fenómeno y la manipulación de la materia a escala nanométrica (0.1 a 100 nm), mientras que la nanotecnología se trata del diseño, caracterización, producción y ampliación de estructuras, dispositivos y sistemas a través del tamaño y la forma a nanoescala. Un nanómetro es la unidad de longitud que equivale a una millonésima parte de un metro. En esta escala, las propiedades físicas, químicas y biológicas de los materiales, objetos o sistemas, son diferentes a las propiedades de los mismos en tamaño microscópico.

Ambos campos se desarrollan a gran velocidad en el ámbito internacional, sin embargo, aún se encuentran en una etapa embrionaria, en la que la inversión y la investigación están enfocadas aun a la comprensión de los fenómenos a nanoescala.

De acuerdo con el estudio antes citado, Estados Unidos, Japón y Alemania están a la cabeza en el dominio de esta tecnología, aportando 52% de la inversión total mundial; de ésta, 51% corresponde a los gobiernos, 43% a las empresas y 6% a capital de riesgo. En lo referente a patentes, se ha registrado un incremento de 300 en 1996, a 10 mil 105 en 2006, de las cuales 67% corresponden a Estados Unidos y 8% a Alemania.

En Latinoamérica, las naciones que cuentan con avances son Brasil, que cuenta con el Programa Nacional de Nanotecnología; Argentina, con la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN); y México que en el Programa Especial de Ciencia y Tecnología (PECYT) 2001-2006, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

En éste último, se planteó a la nanotecnología como una tecnología estratégica y con un potencial de desarrollo importante, sobre todo en el sector energético mediante las capacidades de investigación y de infraestructura del Instituto Mexicano del Petróleo, reafirmándose este posicionamiento en el PECYT 2008-2012, que claramente expresa entre sus estrategias una mayor inversión en infraestructura, investigación e innovación en ciencia y tecnología.

Es necesario impulsar lainnovación tecnológica en materia de nanociencia para que México pueda competir en el contexto internacional y evitar la dependencia de tecnología extranjera. Para esto, es necesario orientar la política de ciencia y tecnología con base en una economía de conocimiento, ya que aun cuando México cuenta con varios proyectos de investigación en nanomateriales bajo convenios bilaterales con los Estados Unidos y con la Unión Europea, no existe un programa nacional de nanotecnología; además, carecemos de un consejo administrativo que marque los objetivos y dirección que la nanotecnología debe seguir considerando el contexto nacional, una agenda de investigación vinculada a las necesidades internas y la regulación debida.

Entre los avances del país encontramos para el año 2008, la existencia de 56 instituciones realizando actividades de investigación en nanotecnología y nanociencia, más de 159 laboratorios y alrededor de 340 líneas de investigación; y aproximadamente 449 investigadores, de los cuales 29% se encuentran adscritos a centros de investigación Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 18% están en la Universidad Nacional Autónoma de México, 15% en el Instituto Mexicano del Petróleo, 8% en el Instituto Politécnico Nacional y 30% en otras 20 instituciones [1].

Asimismo, la Red Temática de Nanociencias y Nanotecnología (Nanored), cuenta con 270 miembros en diferentes líneas de investigación, provenientes de 42 instituciones entre las que destacan la Universidad Nacional Autónoma de México con 70 miembros, el Centro de Investigación en Materiales Avanzados con 49 miembros y el Instituto Politécnico Nacional con 28 miembros.

Estas cifras representan un esfuerzo importante en cuanto al desarrollo e investigación de la nanociencia y nanotecnología en nuestro país, sin embargo, se ha registrado desde 1998 una tendencia hacia la disminución del presupuesto en este rubro. Aún cuando la Ley de Ciencia y Tecnología señala que no se otorgará menos del 1% del Producto Interno Bruto (PIB), en el año 2008 el presupuesto federal destinado solamente alcanzó como porcentaje del PIB, 0.37% y en 2011 de 0.5%.

El limitado financiamiento de ciencia y tecnología en México repercute negativamente en otros indicadores como el que mide el porcentaje del Producto Interno Bruto gastado en investigación y desarrollo experimental (IDE), en el que México sólo otorga 0.50%. Este porcentaje no sólo es menor que el de naciones desarrolladas como Alemania con 2.53%; Estados Unidos con 2.62%; Corea del Sur con 3.23%; o Japón con 3.39%; sino también en comparación con una economía de similar tamaño como Brasil, cuyo porcentaje destinado es de 1.02% [2].

Cabe mencionar también, que gran parte de los productos nanoestructurados que se encuentran en el mercado, no están regulados por alguna instancia que certifique su uso y garantice que no exista ningún riesgo para la salud o el medio ambiente; además, no hay ninguna norma para su etiquetado. Entre estos productos encontramos cepillos de dientes, edredones antibacteriales, lavadoras, cosméticos y bloqueadores solares creados con nanopartículas diversas. Asimismo, existen materiales de construcción, nano-catalizadores en la industria petrolera y química, y otros materiales nanoestructurados utilizados en la industria automotriz.

Entre los avances de investigación cabe mencionar el desarrollo de nanomateriales, biolubricantes y nanorecubrimientos para la industria metalúrgica y el área de los hidrocarburos; la creación de un biosensor para diagnosticar y tratar el dengue; y otro proyecto que busca crear biolubricantes con grasa animal y vegetal que permitirá sustituir al petróleo, además de ser amigable con el medio ambiente [3].

Si bien el descubrimiento y desarrollo de la nanociencia y la nanotecnología abre grandes expectativas para la humanidad, esto implica numerosas incertidumbres e ignorancia sobre los riesgos y los beneficios futuros, por lo que resulta necesario reflexionare investigar sobre las implicaciones económicas, sociales, éticas, ambientales y de salud, de modo que se logre el desarrollo confiable, ya que así como trae consigo amplios beneficios, también representa posibles riesgos para el medio ambiente y para la población, puesto que estarían expuestos a nanoestructuras diseñadas por el ser humano, cuyas características, en su gran mayoría, son todavía desconocidas.

Resulta evidente que la inclusión de esta tecnología en la investigación nacional requiere de políticas públicas específicas como: la institución de un programa; incremento y fomento a la inversión pública y privada; desarrollo de infraestructura competitiva a nivel mundial; promoción de educación interdisciplinaria; respeto a principios éticos y consideración social; que ya han sido en impuestas en otros países desarrollados, de modo que México tenga oportunidad de crecimiento en este rubro, pueda competir a nivel internacional, y ofrecer una mejor calidad de vida para los mexicanos.

Con base en lo expuesto anteriormente, someto a consideración del Pleno de esta Soberanía, el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

Único: El Senado de la República exhorta al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología a diseñar un programa específico para la investigación y desarrollo de la nanociencia y la nanotecnología, de acuerdo con las necesidades y los intereses nacionales, y garantizando la seguridad de los productos diseñados y estructurados a partir de las mismas.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores a los 03 días del mes de octubre de 2013.

Atentamente


[1] Datos de la Secretaría de Economía encontrados en el artículo: La Nanotecnología en México: un desarrollo incierto Economía, Sociedad y Territorio. Revista Redalyc.

http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=11112509006

[2] Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, 2010.

[3] Centro de Investigaciones en Micro y Nanotecnologíade laUniversidad Veracruzana