+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Sen. Angélica de la Peña Gómez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, la que contiene proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 65, 66, 67, 78 y 83 de la Constitución Política de los Estados.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES, DE GOBERNACIÓN, DE REFORMA AL ESTADO, DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.


Propone ampliar la duración y periodicidad de las sesiones ordinarias del Congreso de la Unión, por lo que estima que el Poder Legislativo Federal debe sesionar en un primer periodo entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, sin prolongarse más allá; y en un segundo periodo entre el 1 de febrero y el 31 de julio. Pero cada Cámara debe sesionar cuando menos tres veces por semana.

Establece que la convocatoria a un periodo extraordinario de sesiones no sea facultad exclusiva de la Comisión Permanente, y que sea posible que cada Cámara, cuando así lo determine la mayoría de sus miembros, pueda convocarse fácilmente para desahogar los asuntos que estime pertinentes, permitiendo así que en una semana o en un mes en particular, se llevan a cabo las sesiones que se estimen necesarias.

Finalmente, como consecuencia del establecimiento de nuevas fechas para la celebración de los periodos ordinarios del Congreso de la Unión, resulta necesario ajustar la fecha de inicio del mandato presidencial, haciéndola coincidir con el inicio del primer periodo ordinario de sesiones.


INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 65, 66, 67, 78 Y 83 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

La suscrita, Senadora Angélica de la Peña Gómez, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática de la LXII Legislatura del H. Congreso de la Unión, en ejercicio de la facultad que me confiere la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta soberanía la siguiente iniciativa con proyecto de decreto al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La reforma política del Estado y de sus instituciones es un proceso continuo que debe ser abordado en su integralidad con perspectivas de corto, mediano y largo plazo. A las reformas estructurales que el país nos ha demandado en los últimos meses, debemos sumar una reforma institucional encaminada a fortalecer al poder legislativo de nuestro país.

En efecto, en las últimas décadas, las grandes discusiones han estado centradas en la mejor forma de ajustar la naturaleza presidencial de nuestro régimen a un contexto de mayor democracia y pluralidad. Sin embargo, más allá de algún escándalo, de algún asunto coyuntural o de temas controversiales específicos como el uso de los recursos o el fuero de las y los legisladores, la discusión pública nacional versa poco sobre las bases del funcionamiento del Congreso de la Unión.

De manera particular, quisiera referirme a la corta duración de los periodos ordinarios, a la saturación de la agenda legislativa al final de los mismos, a los largos periodos de inactividad del pleno de ambas Cámaras durante el receso en el que funciona la Comisión Permanente, a la complejidad para convocar a periodos extraordinarios y, de manera más específica, a la escasa productividad ya la ausencia de condiciones (tiempo, incentivos y costos políticos) para procesar el avance de reformas de gran trascendencia.

Actualmente, el Congreso Mexicano sesiona durante 30 ocasiones en su primer periodo ordinario, efectuado entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre1; ycelebra 24 sesiones en su segundo periodo ordinario comprendido entre el 1 de febrero y el 30 de abril2. Esto significa que de los 365 días que componen a cada año, el Congreso de la Unión sesiona, de manera ordinaria, únicamente durante 54 días.

Por su parte, la Comisión Permanente, que se supone debe ser un órgano temporal encargado de mantener la representación nacional durante los periodos de receso, realiza más de 40 sesiones al año durante los 5 meses que se encuentra en ejercicio de sus muy limitadas funciones.

Si a lo anterior agregamos que cada una de esas sesiones celebradas por los plenos de cada una de las Cámaras del Congreso de la Unión y por la propia Comisión Permanente, tienen tan sólo una duración promedio de cuatro horas diarias, entonces tendremos un panorama muy claro de las razones que dan sustento y justifican las críticas e inquietudes de la sociedad mexicana en torno al funcionamiento del Poder Legislativo en nuestro país.

Después de realizar un estudio de derecho comparado, encontramos que el Congreso Mexicano es uno de los órganos legislativos que menos sesiones ordinarias celebra. En Francia,de conformidad con lo dispuesto en el artículo 28 de su Constitución, el Parlamento se reúne en un solo período ordinario de sesiones que comienza el primer día laborable de octubre y termina el último día laborable de junio del siguiente año. El número de días de sesión a celebrar en el transcurso de dicho período ordinario de sesiones es de máximo 120.

En Alemania, los trabajos del Bundestag y del Bundesrat son permanentes. De acuerdo con lo establecido en su calendario de sesiones 2013, entre el mes de enero y el mes de diciembre, el Parlamento Alemán sesionará ininterrumpidamente y sólo habrá programado un periodo de receso entre el 29 de julio y el 18 de agosto (vacaciones de verano).

Por su parte, el artículo 73 de laConstitución Española, establece quelas Cortes Generales en España se reúnen anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones: el primero, de septiembre a diciembre y, el segundo, de febrero a junio. Esto significa que se trabaja durante nueve meses y hay un receso de tan sólo 90 días.

En América Latina, los ejemplos también son abundantes. El Congreso Nacional de la República Federativa de Brasil se reúne anualmente del 15 de febrero al 30 de junio y del 1 de agosto al 15 de diciembre. Es decir, sesiona ordinariamente durante 10 meses y descansa sólo dos.

El Congreso de la República de Colombia cuenta con dos períodos ordinarios de sesiones, el primero con una duración de casi cinco meses (20 de julio al 16 de diciembre) y el segundo de 3 meses (16 de marzo al 20 de junio); en Panamá, el primer periodo es de 4 meses (1º de julio al 31 de octubre) y el segundo también de casi 4 meses (2º de enero al 30 de abril).

El Congreso de los Estados Unidos tiene previsto en su calendario 2013, reunirse durante 53 días, tan sólo en los primeros 5 meses del año.

Ahora bien, la historia constitucional de nuestro país nos indica que en nuestros textos fundamentales nunca ha estado contemplada la posibilidad de que el Congreso trabaje durante más de dos periodos ordinarios de sesiones o en un plazo de tiempo mayor a los relativos 7 meses que actualmente contempla nuestra legislación.

En la Constitución Federal de 1824, los artículos 67 y 71 establecían que el Congreso debía reunirse “todos los años a partir de 1° de enero” y “cerrar sus sesiones anualmente el día 15 de abril”, con la posibilidad de prorrogarlas hasta por treinta días más cuando así lo decidiera el propio Congreso o lo pidiera el Presidente de la Federación.

Lo anterior, significaba que el Congreso General se reunía ordinariamente al menos durante tres meses y medio al año, lo cual, si se compara con el tiempo de los dos periodos de sesiones ordinarias que actualmente determina nuestro máximo ordenamiento, pudiera parecer que en mucho se supera a la Constitución de 1824, sin embargo, habría que apuntar que el artículo 69 de esta última, se disponía que “las sesiones ordinarias del Congreso serán diarias, sin otra interrupción que las de los días festivos solemnes, y para suspenderse por más de dos días, será necesario el consentimiento de ambas Cámaras”.

Por su parte, la Tercera Ley Constitucional de 1836, estableció dos periodos ordinarios de sesiones: el primero, del 1 de enero al 31 de marzo con la posibilidad de prorrogarlo hasta el mes de junio y, el segundo, del 1 de julio hasta que se aprobara el presupuesto del año siguiente y de la cuenta del Ministerio de Hacienda respectiva.

Cabe mencionar que el artículo 15 de este ordenamiento señalaba que las sesiones serían diarias “exceptuándose sólo los días de solemnidad eclesiástica y civil que señalare una ley secundaria”.

Para 1857, ya sin la existencia del Senado de República, la Constitución Federal dispuso que cada año habría dos periodos de sesiones ordinarias: el primero del 16 de septiembre al 15 de diciembre y, el segundo, del 1° de abril al 31 de mayo. Por lo que hace a la Constitución de 1917, originalmente previó en sus artículo 65 y 66 la existencia de un sólo periodo de sesiones ordinarias.

Así, el Congreso debía reunirse a partir del 1° de septiembre de cada año para celebrar sesiones ordinarias y éstas duraban el tiempo necesario para tratar los asuntos de su competencia, pero no podían prolongarse más que hasta el 31 de diciembre del mismo año.

De 1917 a la fecha, los tiempos de los periodos ordinarios de sesiones han sido modificados en tres ocasiones: el 7 de abril de 1986 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que estableció dos periodos ordinarios de sesiones: el primero iniciaría el 1° de noviembre y, el segundo, el 15 de abril de cada año.

Lo interesante de esta reforma, es que al menos desde el punto de vista estrictamente formal, el texto constitucional disponía que el segundo período de sesiones ordinarias duraría el tiempo necesario para tratar todos los asuntos que le correspondía al Congreso conforme a la Constitución.

El 3 de febrero de 1993, fue publicada en el Diario Oficial de la Federación una nueva reforma a los artículos 65 y 66 de la Constitución. Dos fueron los aspectos relevantes de esta reforma: 1) se modificaron las fechas de inicio de los periodos ordinarios, ahora el primero iniciaría el 1° de septiembre y, el segundo, el 15 de marzo; y, 2) la duración máxima del segundo periodo ordinario se acotó al 30 de abril.

Por su parte, las disposiciones vigentes sobre la duración de los periodos de sesiones ordinarias del Congreso de la Unión entraron en vigor el 3 de agosto de 2004, y la modificación consistió en ampliar mes y medio el segundo período de sesiones ordinarias, adelantando el inicio de dicho periodo del 15 de marzo al 1° de febrero.

Como se puede apreciar, la tendencia de las tres reformas citadas, aunque resistida, ha sido la de ampliar los periodos de sesiones ordinarias.

No obstante, si comparamos lo que disponía al respecto nuestra Constitución en 1917 y lo que establece actualmente, considerando la máxima duración del primer periodo de sesiones, es decir, al 31 de diciembre, queda más que claro que, en total, la ampliación del periodo de sesiones ha sido tan sólo de tres meses.

Por lo tanto, el objeto de la presente iniciativa es el de ampliar la duración y periodicidad de las sesiones ordinarias del Congreso de la Unión, buscando en todo momento aumentar la cantidad, pero también, y de manera primordial, la calidad del trabajo legislativo.

Estimamos que el Poder Legislativo Federal de nuestro país debe sesionar en un primer periodo entre el 1 de febrero y el 31 de julio; y, en un segundo periodo, entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

De la misma forma, consideramos que cada Cámara debe sesionar cuando menos tres veces por semana y que el trabajo en comisiones debe ser fortalecido para consolidar las labores del pleno.

Proponemostambién que la convocatoria a un periodo extraordinario de sesiones no sea facultad exclusiva de la Comisión Permanente, y que sea posible que cada Cámara, cuando así lo determine la mayoría de sus miembros, pueda convocarse fácilmente para desahogar los asuntos que estime pertinentes, permitiendo así que en una semana o en un mes en particular, se llevan a cabo las sesiones que se estimen necesarias.

Finalmente, como consecuencia del establecimiento de nuevas fechas para la celebración de los periodos ordinarios del Congreso de la Unión, resulta necesario ajustar la fecha de inicio del mandato presidencial, haciéndola coincidir con el inicio del primero periodo ordinario de sesiones.

Si en verdad queremos ser más eficientes y queremos mejorar la percepción que tiene de nosotros la sociedad, entonces estamos obligados a avanzar en una reforma integral como la que aquí se propone. Fortalecer al Poder Legislativo beneficia al Estado mexicano en su conjunto.

Por todo lo anteriormente expuesto, tengo a bien presentar ante esta Soberanía, la siguiente Iniciativa con:

PROYECTO DE DECRETO

Artículo Único.- Se reforman los artículos 65, 66, 67, 78 y 83 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, quedando en los siguientes términos:

Artículo 65.- El Congreso de la Unión se reunirá a partir del 1º de septiembre de cada año, tres veces por semana, para celebrar un primer período de sesiones ordinarias y, a partir del 1º de febrero de cada año, para celebrar un segundo período de sesiones ordinarias.

En ambos periodos de sesiones el Congreso se ocupará del estudio, discusión y votación de las iniciativas de ley que se le presenten y de la resolución de los demás asuntos que le correspondan conforme a esta Constitución.

En cada período de sesiones ordinarias el Congreso se ocupará de manera preferente de los asuntos que señale su Ley Orgánica.

Artículo 66.- Cada período de sesiones ordinarias durará el tiempo necesario para tratar todos los asuntos mencionados en el artículo anterior. El primer periodo no podrá prolongarse sino hasta el 15 de diciembre del mismo año; y el segundo periodo no podrá prolongarse más allá del 31 de julio del mismo año.

Si las dos Cámaras no estuvieren de acuerdo para poner término a las sesiones antes de las fechas indicadas, resolverá el Presidente de la República.

Artículo 67.- El Congreso o una sola de las Cámaras, cuando se trate de asunto exclusivo de ella, se reunirán en sesiones extraordinarias, cada vez que los convoque para ese objeto la Comisión Permanente o cuando así lo determine la mayoría de los miembros de alguna de las Cámaras; pero en ambos casos sólo se ocuparán del asunto o asuntos que se expresen en la convocatoria respectiva.

Artículo 78.- …

I-III.-

IV.-Acordar por sí o a propuesta del Ejecutivo, la convocatoria del Congreso a sesiones extraordinarias, siendo necesario en ambos casos el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes. La convocatoria señalará el objeto u objetos de las sesiones extraordinarias. Cuando la convocatoria sea al Congreso General para que se erija en Colegio Electoral y designe presidente interino o substituto, la aprobación de la convocatoria se hará por mayoría.

Artículo 83. El Presidente entrará a ejercer su encargo el1º de septiembre y durará en él seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República, electo popularmente, o con el carácter deinterino o substituto, o asuma provisionalmente la titularidad del Ejecutivo Federal,en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto.

TRANSITORIOS

ÙNICO.- El presente decreto entrará en vigor un día después de su publicación en el Diario Oficial de la federación.

SUSCRIBE

Salón de sesiones de la H. Cámara de Senadores, a los 03 días del mes de octubre de 2013.


1 Acuerdo de la Junta de Coordinación Política por el que se establece el Calendario de Sesiones para el Primer Periodo Ordinario del Primer Año de Ejercicio de la LXII Legislatura. http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=36855

2Acuerdo de la Junta de Coordinación Política por el que se establece el Calendario de Sesiones para el Segundo Periodo Ordinario del Primer Año de Ejercicio de la LXII Legislatura.

http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/1/2013-02-05-1/assets/documentos/Calendario_SPO.pdf

Documentos Relacionados:

Iniciativas de Ciudadanos Legisladores