+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Iniciativas

Estado Actual: Desechada Ficha Técnica

De la Sen. Layda Sansores San Román, la que contiene proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 11 y 16 de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y 5º de la Ley Orgánica de la Armada de México.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE DEFENSA NACIONAL Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.


Propone reformar la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y la Ley Orgánica de la Armada de México, a fin de establecer que el alto mando del Ejército y Fuerza Aérea, deberá ser ejercido por el Secretario de la Defensa Nacional. Así como establecer que el Mando Supremo de la Marina de Guerra, corresponde al Presidente de la República, quien lo ejercerá por sí o a través del Secretario de la Defensa Nacional; para el efecto, durante su mandato se le reconocerá como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. Y de forma clara reitera que el alto mando de la Marina de Guerra, lo ejercerá el Secretario de la Defensa Nacional.


INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 11 y 16 DE LA LEY ORGÁNICA DEL EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA MEXICANOS;  Y 5º DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ARMADA DE MÉXICO PARA QUE LA SECRETARÍA DE LA DEFENSA NACIONAL PUEDA SER PRESIDIDA POR UN CIVIL

SEN.  ERNESTO CORDERO ARROYO
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
CÁMARA DE SENADORES
H. CONGRESO DE LA UNIÓN

LA SUSCRITA SENADORA INTEGRANTE DEL MOVIMIENTO CIUDADANO A  LA LXII LEGISLATURA DEL CONGRESO DE LA UNIÓN, CON FUNDAMENTO EN LOS ARTÍCULOS 71 FRACCIÓN II, 73 FRACCIÓN XIV Y 78 FRACCIÓN III DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; 8 FRACCIÓN I, 164, 169, 171 Y 172 DEL REGLAMENTO DEL SENADO DE LA REPÚBLICA; ME PERMITO PRESENTAR A ESTA HONORABLE CÁMARA DE SENADORES LA PRESENTE INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN; LOS ARTÍCULOS 11 y 16 DE LA LEY ORGÁNICA DEL EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA MEXICANOS; Y 5º DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ARMADA DE MÉXICO, DE CONFORMIDAD CON LA SIGUIENTE:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Antecedentes:

El Ejército Nacional es un tema intocado en México, a pesar de los avances democráticos en nuestro país. La Secretaría de la Defensa Nacional, instituida como un organismo político-administrativo de la Administración Pública Federal, se conforma como un apéndice de las Fuerzas Armadas, una instancia de trámite para los propósitos militares, tal como ha sucedido históricamente en nuestro país.

Se deben reconocer los actos heroicos, así como la importancia que han tenido las Fuerzas Armadas en la formación del Estado mexicano.

El proceso de reforma y la decisión política de separar la Defensa Nacional de las Fuerzas Armadas, tal como sucede en los países desarrollados y en la mayor parte de los de América Latina, se ha visto limitado por viejas prácticas y una institucionalidad añeja que no corresponde a los avances democráticos de la nación.   

La existencia de un control civil sobre el poder militar no es equivalente a evitar los golpes de Estado como una respuesta a una crisis política. Es sólo un aspecto, importante, pero ello no significa que se haya establecido un control democrático sobre el ejército, ya que no rinde cuentas a nadie, como lo ordenan los mecanismos de control institucional y las propias leyes militares.

Desde la antigüedad, las sociedades civilizadas se han planteado el problema  derivado  de  la  existencia  de  una  organización  armada: el ejército, dentro de una sociedad desarmada, porque confió sus armas a dicha institución.

La intervención del ejército para dirimir asuntos de carácter político, otorga a los militares espacios de acción que no corresponden a las ideas de un control democrático sobre el poder militar.

El instrumento militar es el último recurso de poder en las relaciones entre los Estados; en tiempo de paz  es un reaseguro para la protección de los ciudadanos y de los recursos naturales de la nación, y en una democracia, la defensa del territorio es la respuesta armada a la preservación de las autoridades constitucionales y a la forma de vida de la sociedad. 

En este contexto, la función de las fuerzas armadas es profesional, es una función pública, orientada exclusivamente a sus capacidades técnicas, excluidas de ella cualquier forma de intervención en la toma de decisiones políticas.

La estructura de la Defensa en un Estado de derecho, debe estar conformada por:

  • La Separación de las Fuerzas Armadas de la Secretaría de la Defensa.
  • Reconoce una cadena de mando que parta del presidente como jefe supremo de las fuerzas armadas y que medien sus órdenes a través de un Secretario Civil en la conducción de la Defensa.
  • La función del Congreso:
    • Determina las misiones militares;
    • Autoriza el movimiento de tropas;
    • Verifica el cumplimiento de las políticas de Defensa;
    • Asigna el presupuesto para el sector, y lo fiscaliza;
    • Provee la legislación para el manejo militar;   
    • Fija el tamaño de las fuerzas armadas y la división territorial militar;
    • Define el perfil militar; 
    • Evalúa y aprueba los ascensos; y
    • Tiene atribución de declarar la guerra.
  • A su vez, la justicia tiene el papel de velar porque los oficiales acaten el cumplimiento de la ley.
  • La obligación de comunicar esta política pública y de promover su conocimiento al resto de la sociedad.

Condición de la democracia

El concepto de democracia da por sentado que los gobernantes son los representantes del pueblo y que es el pueblo el que tiene el poder supremo; por ello, ninguna institución del Estado está excluida de su control.   Los militares defienden a los ciudadanos de posibles amenazas que puedan determinarse en el ámbito militar. Las decisiones sobre la Defensa afectan la vida de los habitantes y el destino de los recursos públicos.

La sociedad tiene que hacer un contrapeso al poder del Estado y el Estado tiene que fomentar la participación de las organizaciones de la sociedad civil. No es necesario aclarar que estos principios están únicamente presentes de forma parcial en los gobiernos de incipientes democracias. De esta manera, en la medida en que se acepte la intromisión de los militares en asuntos que no son de su incumbencia profesional, se estará erosionando la legitimidad política y la acción de gobierno.

En este orden de ideas, ante una crisis de seguridad, como nunca se había conocido en la historia reciente de México, preocupa por el peligro que este hecho encierra para establecer la supremacía civil: En una democracia el poder militar debe estar subordinado a la autoridad civil del Estado.

Propuesta de  reforma    

De acuerdo a la Constitución, el control civil del poder militar está dividido entre los tres poderes.
 
El presidente, como principal funcionario del gobierno civil, tiene a su cargo el control administrativo de las fuerzas militares y el manejo del programa de guerra. De él depende, con la colaboración del Congreso, la creación de organismos militares y la conducción funcional de las fuerzas armadas. Como comandante en jefe de la organización militar, función que le atribuye la Constitución (Art. 89),  constituye la primera acción en cuanto al control civil, que ejerce a través de la dirección secretarial.

Es digno hacer notar que la visión civilista de nuestra Constitución (Art. 129),  reclama para sí que el Secretario de Defensa sea civil; por considerarse  un símbolo de la supremacía de la autoridad civil. Su presencia en el puesto más elevado de la Secretaría debe ser un constante recordatorio para el grupo militar subordinado, así como el papel que tiene en una sociedad en la cual el mayor propósito del Estado es el bienestar social, antes que el poder militar.

El Secretario constituye un vínculo entre las fuerzas armadas y la administración pública y, en especial, con todo el pueblo de la nación. Su condición de civil le permite apreciar, serena e imparcialmente, las necesidades militares. Colocado por encima de todos los jefes militares, está singularmente situado para regular el equilibrio entre la política y la fuerza, buscando al mismo tiempo reprimir el exceso militar y restringir la imprudencia política.

El Congreso tiene asignados constitucionalmente amplios poderes, para crear, sostener y organizar a las fuerzas armadas (Art. 73: XIV).  Dada su composición de representantes elegidos por el pueblo, tiene un papel vital en el mantenimiento del control civil sobre el poder militar. Constituye el medio más indicado para que el pueblo dé su consentimiento a todo programa militar.

La organización militar, tanto en la paz como en la guerra, exige esfuerzos sostenidos de toda la nación, por lo que no se concibe que en una democracia, el pueblo por y a través de sus representantes no tenga conocimiento y control de las exigencias militares. El congreso debe velar para que todo el programa de seguridad militar sea legal, adecuado y aceptable. Le corresponde la declaración de guerra, autorizar el reclutamiento, prescribir la organización, disponer lo necesario para el manteniendo de las fuerzas armadas y dictar una legislación  en la materia.

Los militares están sujetos al cuerpo legal de su organización y a las leyes generales del país, sancionadas por los legisladores en su carácter de autoridades civiles. Además juran respetar y defender la Constitución sometiéndose, por tanto, al imperio de las leyes.

Por su parte, el poder judicial sancionará los excesos militares sobre violaciones a los derechos humanos.

Fundamentos

Considerando que los avances democráticos del país reclaman límites a la función pública incluyendo al ejército.

Considerando que las Fuerzas Armadas deben estar separada de la Secretaría de la Defensa; por ser una función política-administrativa exclusiva de la autoridad civil.

Considerando que el manejo de las Fuerzas Armadas es un asunto de Política Exterior, que México se ha declarado como un país pacifista y proscribe el uso de la fuerzas en las relaciones internacionales a través de sus principios constitucionales.

Considerando que nuestra Constitución en tiempo de paz prohíbe a la autoridad militar la deliberación y participación política.

Considerando que en una democracia, la concepción y conducción de la Defensa Nacional debe ser concebida, preparada y dirigida desde el poder civil del Estado.

Considerando que el Poder Ejecutivo, para su organización, contempla a la Secretaría de la Defensa Nacional y a la Secretaría de Marina, desde una visión político-social y administrativa.

Considerando que en una situación de guerra o conflicto armado, la Secretaría de la Defensa Nacional  a cargo de un militar, doctrinariamente, se constituye  en el Cuartel General del Ejército. Y que por tal circunstancia la conducción civil de la Defensa Nacional desaparecería, creándose un vacio de poder que pondría en riesgo la Seguridad del Estado.  

Considerando que durante el conflicto armado el Ejército Mexicano se constituye en un Ejército de Operaciones  realizando funciones de carácter orgánico-operativo bajo un solo mando militar en cumplimiento de una misión. Y por tal motivo los militares se verían empeñados en la Defensa Militar del Estado, su única responsabilidad.

Considerando que las Fuerzas Armadas históricamente han dedicado su capacitación, adoctrinamiento, y equipamiento para asuntos de orden interno, práctica inconstitucional propia de las dictaduras militares.

Considerando que la persistente y sistemática intromisión de los militares en los asuntos de la exclusiva competencia de las autoridades civiles trastoca el orden jurídico e institucional del Estado, y ha inhibido históricamente los avances democráticos del país. Se emite la siguiente: 

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 11 y 16 DE LA LEY ORGÁNICA DEL EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA MEXICANOS; Y 5º DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ARMADA DE MÉXICO.
 
ARTÍCULO ÚNICO. Se reforman los artículos 11 y 16 de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; y 5º de la Ley Orgánica de la Armada de México.  Para quedar de la siguiente manera:

De la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos

Artículo 11.-  El Mando Supremo del Ejército y  Fuerza Aérea, corresponde al Presidente de la República, quien lo ejercerá por sí o a través del Secretario de la Defensa Nacional; para el efecto, durante su mandato se le reconocerá como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Artículo 16.- El alto mando del Ejército y Fuerza Aérea, lo ejercerá el Secretario de la Defensa Nacional.

De la Ley Orgánica de la Armada de México
 
Artículo 5º.- …

El Mando Supremo de la Marina de Guerra, corresponde al Presidente de la República, quien lo ejercerá por sí o a través del Secretario de la Defensa Nacional; para el efecto, durante su mandato se le reconocerá como  Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

El alto mando de la Marina de Guerra, lo ejercerá el Secretario de la Defensa Nacional.

TRANSITORIO

UNICO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Senadora Layda Sansores San Román

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República a 27 de noviembre de 2012