+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta del Senado



Proposiciones

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica


De las senadoras Minerva Citlalli Hernández Mora y Gloria Sánchez Hernández, del Grupo Parlamentario Morena, con punto de acuerdo para llamar al Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad Casaubón, a formular un pronunciamiento con respecto de la situación que prevalece ante la continuidad del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América hacia Cuba.

SE TURNó A LA COMISIóN DE RELACIONES EXTERIORES AMéRICA LATINA Y EL CARIBE.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO DE URGENTE Y OBVIA RESOLUCIÓN, PARA LLAMAR AL SECRETARIO DE RELACIONES EXTERIORES, MARCELO EBRARD CASAUBÓN, A FORMULAR UN PRONUNCIAMIENTO CON RESPECTO DE LA SITUACIÓN QUE PREVALECE ANTE LA CONTINUIDAD DEL BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO IMPUESTO POR LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA HACIA CUBA

Las suscritas, Senadoras Minerva Citlalli Hernández Mora y Gloria Sánchez Hernández, integrantes del Grupo Parlamentario del partido morena, en esta LXIV Legislatura del H. Congreso de la Unión, y con fundamento en los artículos 8, fracción II, y 276, numeral 1 del Reglamento del Senado de la República; y 58 y 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicano; sometemos a la consideración de esta Honorable Asamblea Proposición con Punto de Acuerdo de urgente y obvia resolución, relativo la situación que prevalece ante la continuidad del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América hacia Cuba, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Durante más de medio siglo, exactamente 58 años, Cuba ha padecido los efectos de un bloqueo económico propiciado por Estados Unidos, del que se distinguen crestas y valles de mayor o menor pronunciamiento de modo concurrente a las fases por las que ha atravesado la relación política entre estos dos países, en la que se expresan, con potencia singular, las tensiones entre las grandes visiones político - económicas del mundo.

La isla ha sido una pieza clave, como la reina o el rey de ajedrez, en el tablero de la geopolítica internacional.

Actualmente, si bien ha cambiado la importancia relativa y sentido objetivo de la Revolución cubana, este país sigue siendo un referente desde el cual es posible pensar en alternativas a los modelos hegemónicos que han demostrado, sobre todo en su etapa neoliberal, sus más devastadores efectos.

Recordemos que, al triunfo de la Revolución cubana, el gobierno de ese país emprendió una serie de acciones orientadas a devolver al pueblo el patrimonio expoliado al amparo de la dictadura; acciones que implicaron nacionalizaciones y expropiaciones a ciudadanos y empresas estadounidenses; con ello, se hizo frente a la ofensiva presentada en mancuerna del gobierno norteamericano y los grandes capitales, por la resistencia de los monopolios norteamericanos, que durante años se habían beneficiado de manera por demás abusiva.

Se deben tomar en cuenta, como parte del andamiaje jurídico que sostiene el bloqueo, una serie de instrumentos del siglo pasado obsoletos a la luz de la realidad actual, tales como la Trading with the Enemy Act o Ley de Comercio con el Enemigo de 1917 (TWEA, por sus siglas en inglés), misma que, como señala Gustavo Veiga, “se acerca a cumplir cien años con una particularidad. El único país del mundo afectado por su alcance es Cuba. Ni siquiera se aplica a Corea del Norte, la última nación con la que compartía ese incómodo privilegio hasta 2008.” [*]

En la recta final de su gobierno, el presidente de Estados Unidos Dwight D. Eisenhower aplicó las primeras medidas de constricción económica: un bloqueo económico parcial (1960) y la ruptura de relaciones diplomáticas (1961).

En 1961 se expidió la Ley de Asistencia Exterior para autorizar al presidente de Estados Unidos a imponer el embargo total al comercio con Cuba y prohibir la concesión de cualquier asistencia o beneficio hasta que se satisficieran las exigencias de las empresas estadounidenses cuyas propiedades fueron nacionalizadas.

En febrero de 1962, en la presidencia de John F. Kennedy, se expidió una orden ejecutiva (proclama presidencial 3447) que incrementó las restricciones comerciales e hizo más profundo el cerco.

En 1963 se emitieron Regulaciones para el Control de Activos Cubanos del Departamento del Tesoro para congelar activos cubanos en Estados Unidos, prohibir todas las transacciones financieras y comerciales y de exportaciones cubanas, entre otras.

Como es notorio y señalado: “La respuesta de los Estados Unidos fue rápida y brutal desde el primer momento. Las sanciones encaminadas a doblegar a la Revolución se sucedieron vertiginosamente convirtiéndose en un bloqueo total y una guerra económica” [*]

En 1979 se expidieron Regulaciones para la Administración de las Exportaciones para reforzar la prohibición de las exportaciones y re exportaciones a Cuba.

La ley de 1992, más conocida por el demócrata Robert Torricelli, su autor y promotor, como Ley Torricelli, para prohibir a subsidiarias de compañías estadounidenses en terceros países, comerciar con Cuba o nacionales cubanos.

En 1996 la Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubanas o Ley Helms-Burton, que igualmente debe su nombre a sus promotores, Jesse Hemls y Dan Burton, profundizó las disposiciones del bloqueo y amplió su alcance extraterritorial “mediante la imposición de sanciones a directivos de empresas extranjeras que realicen transacciones con propiedades estadounidenses nacionalizadas en Cuba y la posibilidad de demandas en tribunales de EE.UU.” [*]

Añádase a esta lista, la Sección 211 de la Ley de Asignaciones Suplementarias y de Emergencia de 1999, con la que se prohibió la posibilidad de que tribunales de Estados Unidos reconozcan derechos de empresas cubanas sobre marcas asociadas a propiedades nacionalizadas.

La Ley de Reforma a las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones de 2000 con la que se permitió la exportación de productos agrícolas a Cuba, condicionada al pago adelantado, sin financiamiento y en efectivo, por una parte, y por otra, estableció una definición de “actividad turística” que a fines prácticos tiene el efecto de prohibir los viajes de estadounidenses con fines turísticos a la isla.

Las últimas, disposiciones que completan un panorama de apremio que nos impele a llamar la atención con carácter urgente: la aplicación de los apartados III y IV de la Ley Helms-Burton en mayo de este año.

Como lo explica Carlos Fazio:

“Durante 22 años, los gobiernos de Clinton, Bush, Obama y Trump mantuvieron suspendido el más escandaloso de los artículos de la Ley Helms-Burton: el Título III, que permite a los antiguos propietarios en la isla y sus herederos que posean la nacionalidad estadunidense, entablar demandas judiciales en tribunales de Estados Unidos. Pero a partir del 2 de mayo pasado, el Título III fue puesto en vigor por la administración Trump y los demandantes también podrán exigir compensaciones a empresas e inversionistas de terceros países cuyos negocios en Cuba utilicen (o ‘trafiquen’) inmuebles nacionalizados y expropiados por el gobierno cubano al amparo de la Constitución de 1940” [*]

En junio de este año, el gobierno cubano dio a conocer su informe 2019 sobre sobre la resolución 73/8 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. [*]

En este documento se compendia que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la isla, ha comportado violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos de las personas del pueblo cubano, quienes han quedado como rehenes de la política que atinadamente Fazio [*] nombra como “el castigo colectivo”, animada por la idea que formuló desde 1960, Douglas Dillon, entonces subsecretario de Estado, de que el pueblo era responsable del régimen y por lo tanto de debía castigarlo.

El estancamiento de la economía ha inhibido el desarrollo económico y social de la isla, que se refleja en la contracción económica del 1.2% respecto del periodo abril 2018 - marzo 2019, con impactos en insuficiencia alimentaria, inaccesibilidad a la educación, incremento de la tasa de enfermedades y elevación de la mortalidad.

El bloqueo económico afecta directamente en industrias clave para el mejoramiento de bienes y servicios, tales como la industria biofarmacéutica, el sector turístico -tras la emisión de la alerta de seguridad al nivel 2 por parte de Estados Unidos, que ha causado que menos personas visiten la isla y por lo tanto haya menor derrama económica por este concepto; el bloqueo que ahora se extiende también al flujo de información y al acceso a determinadas plataformas de Internet conculca el derecho a la información de los cubanos; otro sector fuertemente impactado es el industrial, por la escasez de materiales básicos para actividades secundarias.

En la siguiente tabla se muestran las pérdidas económicas y de materiales generadas por sector obtenidas del informe 2019 sobre sobre la resolución 73/8:


SECTOR

PÉRDIDA MDD

PÉRDIDA MATERIAL

Biofarmacéutica

 

Heberprot-P, Fenitoina inyectable 250mg/5ml, complejo vitamínico Nutriforte, sueros parenterales, foil aluminio impreso

Turismo

1,383

Licencias generales para los viajes educativos, negación de licencias a las aeronaves no comerciales y embarcaciones de pasajeros y recreativas en estancia temporal

Información

 

Negativa de acceso al servicio o de descarga de información, sitios de primera línea

Transportes

170

Reparación y mantenimiento de embarcaciones

Industria

49

Carburo de calcio, producción y servicios de equipos eléctricos y electrónicos, soluciones informáticas, medios, partes y piezas para las telecomunicaciones

Energía y minas

78 MDD 336 mil 424

Sulfuros de Níquel y Cobalto, motores BAZAN

La alimentación, la salud, energías, minas, telecomunicaciones e informática, agricultura, construcción e industria, son los principales flancos donde ha impactado la reforzada ofensiva norteamericana; estos sectores abarcan el 74,4% de los impactos, que se estiman en cerca de 121 millones 423 mil 969 dólares. [*]

Sólo a manera de ilustración, detallemos la merma de los sectores salud y alimentación. Por lo que toca al primero, el acceso a las tecnologías, material primario, reactivos, medios de diagnóstico, equipamiento, repuestos y medicinas se han visto limitado, debido a que las transacciones deben ser mediante intermediarios y esto incrementa el precio de los insumos.

Caso similar lo que sucede con la alimentación en donde la materia prima y fuentes de producción para la agricultura importadas han sido bloqueadas; así mismo el acceso y la continuidad de la educación ha sufrido diferentes trabas por el recorte a programas que dependían de países extranjeros, déficit de material y disminución del presupuesto para la realización de distintas actividades académicas.

En este mismo periodo, el mandatario estadounidense ha reducido su personal diplomático estadounidense en la embajada de Cuba, expulsó a 17 diplomáticos cubanos de la embajada de Washington y suspendió la entrega de visas a cubanos solicitantes.

La aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton amenaza a los países que traspasen, distribuyan, compren, reciban, inviertan y hagan arrendamientos con Cuba al referirse al supuesto de “tráfico” incluido en esta ley. Esta disposición agudiza la vulneración de Derechos Humanos del que ha sido objeto el pueblo cubano, afecta de manera directa la soberanía de los países involucrados debido a la intimidatoria sujeción económica con la que se amenaza a las empresas, su carácter extraterritorial violenta principios del Derecho Internacional sobre dominio de propiedad, libertad de financiamiento y jurisdicción; de es contraria al autogobierno de los pueblos, y a principios de la Carta a Naciones Unidas y acuerdos del sistema multilateral de comercio.

De facto, esta situación comporta una declaración unilateral de guerra económica total y permanente consistente con línea de asedio político-ideológico, económico y militar que ahora ya desde hace casi seis décadas sostiene la potencia contra la isla.

Vuelvo a seguir la reflexión de Fazio quien compendia de manera insuperable:

“Durante 58 años y doce sucesivas administraciones de demócratas y republicanos en la Casa Blanca –Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton, Bush hijo, Obama y Trump– la ‘amenaza cubana’ ha provocado una histeria y un fanatismo sin par en los planificadores imperiales.” [*]

Añadiría quizá que hoy, con Donald Trump, este fanatismo alcanza con frecuencia el paroxismo.

El asunto alcanza tal magnitud que incluso, países que otrora se mantuvieron neutrales, ya se han pronunciado; por parte de la Unión Europea, Federica Mogherini, Alta Representante para Asuntos Exteriores y Cecilia Malmström, Comisaria de Comercio; en España, Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores; en Canadá, Chrystia Freeland, canciller, y David Lametti, ministro de Justicia; se han manifestado expresando su condena, señalando el abuso, la arbitrariedad y su decepción.

En México, dentro del marco que nos brindan nuestros tradicionales principios de política exterior, es preciso sostener una postura clara de respaldo y solidaridad con nuestras hermanas y hermanos del pueblo cubano, reconocer su patriotismo y soberanía, y refrendar nuestro apoyo a la independencia de su gobierno.

Con base en lo anterior y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 28, fracción I, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, consideramos oportuno hacer un respetuoso exhorto a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que, en uso de su facultad para conducir la política exterior, formule y en su caso emita un pronunciamiento sobre esta situación.

Por lo expuesto y fundado, se sometemos a su consideración el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. La Cámara de Senadores hace un respetuoso llamado al Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, a formular un pronunciamiento con respecto de la situación que prevalece ante la continuidad del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América hacia Cuba, con especial definición sobre la decisión de autorizar la aplicación de los apartados III y IV de la Ley Helms-Burton tomada en mayo de 2019.

Dado en el salón de Plenos de la Cámara de Senadores del H. Congreso de la Unión el 17 de octubre de 2018.

Atentamente

Minerva Citlalli Hernández Mora
Senadora de la República

 

Gloria Sánchez Hernández
Senadora de la República


[*] Veiga, Gustavo, “EEUU-Cuba: Leyes viejas para una nueva política”, en CubaDebate, 16 de agosto de 2015, http://www.cubadebate.cu/especiales/2015/08/16/eeuu-cuba-leyes-viejas-para-una-nueva-politica/#.XacUuOZKhdh [consultado el 16 de octubre de 2019]

[*] EcuRed: Enciclopedia cubana, “Bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba”, https://www.ecured.cu/index.php?title=Bloqueo_econ%C3%B3mico_de_Estados_Unidos_contra_Cuba&oldid=3554761 [consultado el 16 de octubre de 2019]

[*] Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Informe de Cuba sobre la Resolución 73/8 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, junio 2019, p. 9 http://www.minrex.gob.cu/sites/default/files/2019-09/Cuba%20vs%20Bloqueo.pdf [consultado el 16 de octubre de 2019]

[*] Fazio, Carlos, “La Helms-Burton y el castigo colectivo”, Centro de Estudios Latinoamericanos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México CARICEN 16 | Septiembre-Octubre 2019, p. 6

[*] Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Informe de Cuba sobre la Resolución 73/8 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, junio 2019, http://www.minrex.gob.cu/sites/default/files/2019-09/Cuba%20vs%20Bloqueo.pdf [consultado el 16 de octubre de 2019]

[*] Fazio, Carlos, ídem.

[*] Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Íbid, p. 30

[*] Fazio, Ídem.