+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Iniciativas de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Cámara de Diputados Ficha Técnica

De los diputados Irineo Molina Espinoza y Ana Priscila González García, de los Grupos Parlamentarios Morena y de Movimiento Ciudadano respectivamente, con proyecto de decreto que reforma los artículos 272 Bis 1 y 272 Bis 2 de la Ley General de Salud.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA COMISIóN DE SALUD DE LA CáMARA DE DIPUTADOS.


DIPUTADO PORFIRIO MUÑOZ LEDO,
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DEL
CÁMARA DE DIPUTADOS.
PRESENTE.

HONORABLE ASAMBLEA:

Los suscritos Diputados Irineo Molina Espinoza integrante del Grupo Parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional y Ana Priscila González García integrante del Grupo Parlamentario del Partido Movimiento Ciudadano de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 71, fracción II y 73, fracción XVI de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 6, numeral 1, fracción I, 77, 78, y demás relativos y aplicables del Reglamento de la Cámara de Diputados, presentamos ante esta Honorable Soberanía, la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 272 BIS 1 Y 272 BIS 2 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, al tenor de la siguiente:

PROBLEMÁTICA

El propósito de la presente iniciativa radica en corregir la denominación de actos quirúrgicos que se mencionan en los artículos 272 bis 1 y 272 bis 2 de la Ley General de Salud, toda vez que el nombre correcto de los mismos, cuyas técnicas y marco teórico corresponden a la subespecialidad derivada de la Cirugía General y cuyo objeto es la corrección y mejoramiento de anormalidades de origen congénito, adquirido, tumoral o de proceso involutivo que requieren reparación o reposición de la forma corporal o de la funcionalidad son actos que corresponden a la Cirugía Plástica y Reconstructiva y no así con el nombre que fueron señalados en dichos preceptos normativos identificándolos como “cirugía plástica, estética y reconstructiva”.

Los artículos que planteamos reformar fueron adicionados a la Ley General de Salud mediante un decreto que reforma y adicionaba diversos artículos de la Ley General de Salud y que fueron publicados en el Diario Oficial de la Federación el primero de septiembre de 2011.

Esta reforma fue impulsada por el Gobierno del entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa con el falso estandarte de que supuestamente fomentarían una mayor profesionalización y exigencia a los médicos que pretendieran cursar una especialidad así como para garantizar una mejor atención médica a los pacientes, objeto que hasta la presente fecha no se ha alcanzado, ya que siguen registrándose situaciones de mala praxis, no se ha fomentado una real capacitación y aumentado el número de expertos médicos y además cometió la aberración de que se le otorgaran a una asociación civil denominada Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas y a los Consejos de Especialidades Médicas que pertenecen al mismo el privatizar, monopolizar y limitar el desarrollo de las especialidades médicas en México, situación que debe corregirse a la brevedad. 

Los efectos de las citadas reformas han generado más vaguedad, suspicacias y opacidad a causa de su deficiente técnica legislativa, siendo ejemplo de esto el hecho de integrar a la Ley General de Salud en los artículos 272 bis 1 y 272 bis 2 un denominación de ciertos actos quirúrgicos que no corresponde con la denominación de los planes y programas de estudios de las instituciones educativas públicas y privadas en donde se enseñan las técnicas de dichos actos quirúrgicos y que se encuentran registrados ante la Dirección General de Profesiones dependiente de la Secretaría de Educación Pública y ante autoridades de la Secretaria de Salud, además de que en el Sistema Nacional de Residencia Médicas sólo se encuentra registrada como subespecialidad la Cirugía Plástica y Reconstructiva.

La mención de Cirugía plástica, estética y reconstructiva contenida actualmente en los artículos 272 bis 1 y 272 bis 2 genera un sinfín de confusiones, errores de interpretación y de aplicación que afecta el cumplimiento de la ley por parte de las autoridades sanitarias, toda vez que estos preceptos normativos están relacionados con el artículo 272 Bis y que en conjunto integran el Capítulo IX Bis denominado Ejercicio de la Cirugía del Título Décimo Segundo de la Ley General de Salud.

El mencionado artículo 272 Bis establece que para realizar actos quirúrgicos de especialidad se debe contar con cédula de especialidad y un certificado vigente de especialista, por lo que al relacionar dicho precepto con el enunciado normativo que integra el artículo 272 Bis 1, se entiende que la cirugía plástica, estética y reconstructiva está relacionada con cambiar o corregir el contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara y del cuerpo, situación que no puede considerarse como una definición de los actos y técnicas que corresponden a esta especialidad y que tampoco podría exigirse que la misma se realice en establecimientos o unidades médicas atendidos por profesionales de la salud especializados en dichas materias, toda vez que solo existe la especialidad o subespecialidad denominada Cirugía Plástica y Reconstructiva.

El error de denominación se replica en el artículo 272 Bis 2,  ya que exige que en la oferta y publicidad que se realice de los servicios de cirugía, plástica, estética y reconstructiva que se realicen en medios informativos, impresos, electrónicos o de otro tipo, se deben contener los requisitos de los artículos 83, 272 Bis y 272 Bis 1, es decir que los mismos sean realizados por un médico especialista con certificación vigente. 

Los artículos 272 Bis 1 y 272 Bis 2 exigen que dicho especialista tenga una cédula y un certificado con una denominación incorrecta al mencionar cirugía plástica, estética y reconstructiva, ya que esta especialidad no está registrada ante las autoridades educativas, lo que incluso genera una usurpación de profesión, ya que tanto el Código Penal Federal, como la Ley y el Reglamento que regulan el Ejercicio de las Profesiones a nivel federal que abarca licenciaturas y especialidades exigen que para que alguien pueda ejercer una profesión de médico especialista debe contar con autorización legal sobre la materia o materias de dicha especialidad y que sea emitida por la autoridad respectiva a través del título y cédula profesional de posgrado, que en el presente caso es el documento que acredita estudios de especialidad en Cirugía Plástica y Reconstructiva sin señalar la materia estética.

Se hace notar que actualmente no existe registrada ante la Dirección General de Profesiones la especialidad o subespecialidad en Cirugía Estética o la especialidad o subespecialidad denominada como Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, además de que la cirugía estética no pertenece al Sistema Nacional de Residencias Médicas y esto se debe a que dichos actos quirúrgicos pertenecen a la llamada Medicina Voluntaria que atiende a personas zonas que no cuentan con enfermedades y que quieren someterse a los mismos por razones de mejor su apariencia física.

Ante dicho error de denominación, resulta imprescindible su corrección, además de dotar de precisión los conceptos referentes a actos quirúrgicos plásticos y reconstructivos y a la clarificación de sus alcances, precisiones que debieron tener desde su redacción primigenia.

Una vez que se ha señalado la problemática que se propone solucionar con la presente iniciativa damos paso a la siguiente:     

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Una de las principales funciones que tenemos los legisladores, es precisamente la de legislar, entendiendo este concepto como el acto de hacer o establecer leyes, no sólo en un sentido restringido, sino como atribución que emana de los cuerpos legislativos, incluyendo aquellos preceptos dictados por la autoridad competente.

El Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española define legislar como dar, hacer o establecer leyes . En nuestro país está actividad de legislar a nivel federal ha tenido una evolución y crecimiento desde 1994, ya que a partir de ese año se registraron cambios en la integración de las cámaras del Congreso de la Unión a consecuencia de que el partido en el poder dejo de tener hegemonía porque ya no contaba con mayoría en dichas cámaras.

Por ello, la actividad que desarrollan las Cámaras que integran el Congreso de la Unión se ha incrementado desde hace más de veinte años, toda vez que se han fortalecido y muchas de las atribuciones que antes eran exclusivas del Ejecutivo Federal pasaron a ser revisadas y convalidadas por el Senado de la República o por la Cámara de Diputados, con ello, dichas cámaras dejaron de ser simples ratificadoras de las iniciativas de ley que les enviaba el Presidente de la República, y a partir de ese momento tomaron un papel protagónico en la emisión de leyes, así como en la reforma y adición del marco jurídico nacional, situación que prevalece hasta nuestros días.

Actualmente tenemos más de 300 leyes generales y federales, eso sin contar los cientos de leyes expedidas por los congresos locales y cientos de reglamentos administrativos de los tres niveles de gobierno, lo que dificulta que una persona pueda conocer todas ellas, además de que las mismas deben ser objeto de revisión constante por parte de los legisladores federales y de aquellos que integran los congresos locales para comprobar su efectividad y sobre todo, para que abarquen o resuelvan situaciones actuales.

Ante esta exigencia, en el presente caso nos enfocaremos en actualizar y mejorar la Ley General de Salud, haciendo notar que dicha ley se integra por más de 482 artículos, muchos de ellos cuentan con artículos que repiten su número y ha sido objeto de por lo menos 114 reformas o adiciones desde su publicación en el Diario Oficial de la Federación el 7 de febrero de 1984.

A manera de corolario, la Ley General de Salud que tiene en vigor 35 años, regula una variedad extensa de rubros que van desde derechos subjetivos de pacientes; regulación del Sistema Nacional de Salud; competencias de autoridades aplicadores de normas de salud; la prestación y prestadores de los servicios de salud; atención médica; salud aplicada a prevenir y atender diversos trastornos mentales y físicos; protección social en salud; recursos humanos para los servicios de salud; investigación para la salud; genoma humano; prevención y control de enfermedades y accidentes; derechos de enfermos en situación terminal; programas contra adicciones; control sanitario de productos y servicios; ejercicio especializado de la cirugía; productos biotecnológicos; donaciones de órganos; trasplantes; perdida de la vida y sanidad internacional.      

Como se puede apreciar, se han incluido en la Ley General de Salud temas médicos que se han desarrollado por el avance tecnológico y por los nuevos descubrimientos de la ciencia, por ello, las disposiciones que se contengan en la misma deben de tener racionalidad lógico jurídica y cumplir aspectos que faciliten su acatamiento y observancia, además de contar con completitud, claridad, buena redacción, estar acorde con el momento y para regular actos el casos futuros dichas situaciones, aspecto que se logra haciendo uso de una buen técnica legislativa aplicada en el diseño de los enunciados normativos que se contienen en los artículos que integran una ley o una reforma o adición que se vaya a integrar a la misma.

Como lo establecimos en el apartado en que se especifica la problemática a resolver con la presente iniciativa que reforma los artículos 272 bis 1 y 272 bis 2 de la Ley General de Salud, proponemos modificar los enunciados que componen dichos preceptos al cambiar el termino: cirugía plástica, estética y reconstructivay el tipo de actos quirúrgicos que atiende, toda vez que en México no existe registrada la Especialidad o subespecialidad en “Cirugía Estética”, ni Residencias Médicas, ni práctica de actos quirúrgicos estéticos en Instituciones Públicas de Salud, por lo que los médicos cuando están estudiando la especialidad en Cirugía General y la subespecialidad en Cirugía Plástica y Reconstructiva no los pueden practicar en dichas instalaciones hospitalarias, toda vez que los actos quirúrgicos estéticos se aplican en personas sanas que sólo quieren modificar su apariencia mediante el uso de técnicas quirúrgicas con objetivos exclusivamente estéticos o cosméticos.

Es importante recalcar que la Cirugía plástica y reconstructiva se aplica cuando se sufre un accidente, un trauma, quemaduras, una enfermedad o una malformación con posibilidades de tener como consecuencia serios impedimentos o déficits en diversas áreas partes del cuerpo.

EXPERIENCIA INTERNACIONAL.

La cirugía plástica y reconstructiva fue desarrollada en el Siglo XIX por el cirujano alemán Karl Ferdinand Von Gräfe, quién publicó en 1818 su texto: Rhinoplastik, sobre la cirugía para reparar los daños causados por el cáncer de la nariz.

En España la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética en el Manual de Cirugía Plástica determina las características de la Cirugía Plástica siendo las siguientes:
"...la Cirugía Plástica y Reparadora (CPL) se define como una rama de la cirugía que se ocupa de la corrección quirúrgica de todo proceso congénito, adquirido, tumoral o simplemente involutivo que requiera reparación o reposición de estructuras superficiales que afecten a la forma y función corporal, estando sus técnicas basadas en el trasplante y movilización de tejidos. Para esto se emplean injertos, plastias e implantes de material inerte”.
En Italia, el Doctor Cirujano Luigi Donati estableció la siguiente definición de cirugía plástica :
“Cirugía Plástica: es aquella parte de la cirugía reconstructiva que se propone dar integridad anatómica y funcional a quién le falta por causas diversas como: enfermedades deformantes, mutilaciones, intervenciones quirúrgicas de gravedad mayor, o accidentes”.

En Estados Unidos los Doctores Diane Gerber D. y Czenko Kuechel M. (2004) , señalaron que la Cirugía plástica parte de estructuras anormales, alteradas o dañadas en su forma y/o función por accidentes, enfermedades, malformaciones genéticas, etc., lo que la diferencia de la cirugía estética que parte de estructuras normales en personas sanas, y es buscada por estas con el propósito de mejorar la apariencia y la autoestima en algunos casos.
También en Estados Unidos los cirujanos McLatchie G.y Leaper D. (2006) al hablar sobre los principios de la Cirugía plástica, traen a colación las palabras de Sir. Harold Gillies (pionero de la Cirugía plástica), en las que se refiere tanto a la Cirugía reconstructiva como a la Cirugía estética: “la cirugía reconstructiva es un intento de devolverle al individuo lo normal, y la cirugía estética intenta mejorar lo normal”.
En el vecino país del norte, la American Board of Cosmetic Surgery señala las características de la Cirugía Plástica de acuerdo al siguiente criterio:
La cirugía plástica se define como una especialidad quirúrgica dedicada a la reconstrucción de defectos faciales y corporales debidos a trastornos de nacimiento, traumas, quemaduras y enfermedades. La cirugía plástica está destinada a corregir áreas disfuncionales del cuerpo y es de naturaleza reconstructiva. Si bien muchos cirujanos plásticos optan por completar una capacitación adicional y realizar una cirugía estética, la base de su capacitación quirúrgica sigue siendo la cirugía plástica reconstructiva. De hecho, en 1999, la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos y Reconstructivos cambió su nombre a Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos para comunicar con más fuerza el mensaje de que “los cirujanos plásticos y reconstructivos son iguales”.

NECESIDAD DE LA SEPARACIÓN DE LOS ACTOS QUIRÚRGICOS PLÁSTICOS Y RECONSTRUCTIVOS DE LOS ESTÉTICOS.

Como lo hemos podido establecer en párrafos anteriores, la Cirugía Plástica y Reconstructiva y la Cirugía Estética han sido diferenciadas y separadas en todos los países que pueden considerarse como potencias médicas, que están a la vanguardia en investigación científica y en avances médicos estableciendo la necesidad de que sean diferenciadas en cuanto a sus procesos y fines, ya que ambas ramas de la medicina tienen ámbitos y técnicas de intervención muy diferentes, situación que ha sido pasada por alto por las autoridades sanitarias mexicanas.

La especialidad en Cirugía General es una especialidad considerada como troncal y de ella se derivan subespecialidades también llamadas de entrada indirecta que para poder cursarlas requieren haber estudiado uno o dos años e incluso los cuatro años de la especialidad troncal, como ejemplo de ellas tenemos a la Angiología y cirugía vascular, Cirugía cardiotorácica, Cirugía oncológica, Cirugía pediátrica, Cirugía plástica y reconstructiva, Coloproctología, Neurocirugía y Urología.

Para que un licenciado en medicina pueda cursar tanto la especialidad en cirugía general y las subespecialidades que de ella se derivan en instituciones de salud que funcionan con campos clínicos y en donde se imparten los cursos de las facultades o escuelas de educación superior que avalan los planes y programas de estudio de especialidad, primero debe aprobar el Examen Nacional de Residencias Médicas lo que le permitirá tener una beca económica durante el tiempo que duren dichos estudios, lo que lo obliga a dedicar todo su tiempo a las asignaturas de su plan o programa de estudio, pero si tomamos en cuenta que en las instituciones hospitalarias donde realiza dicha residencia medica no permiten realizar practica quirúrgica estética por limitaciones presupuestales y porque la misma atiende a personas sanas, nos obliga a pensar que un cirujano plástico puede tener muchas horas de teoría en dicha rama quirúrgica, pero poca o nula práctica durante su especialización en cirugía estética, situación que no se debe pasar por alto para evitar mala praxis que pueda derivar en afectaciones a la salud, integridad e incluso que puede poner en peligro la vida de personas que recurran a que un cirujano plástico les realice cirugías estéticas.

La Cirugía Plástica y Reconstructiva constituye una subespecialidad que atiende de manera integral a pacientes enfermos con lesiones congénitas o adquiridas craneofaciales y de mano, deformidades como labio y paladar hendido, a través de procedimientos de microcirugía en la reconstrucción de extremidades, reimplantes, reconstrucción mamaria secundaria a cáncer de mama, quemaduras en diversas partes del cuerpo y el uso de injertos en éstas, además de atender otras lesiones como amputaciones.

En diversas Instituciones Hospitalarias Públicas coordinadas por la Secretaría de Salud en las que se realiza la residencia de la especialidad en cirugía general y de la subespecialidad en Cirugía Plástica y Reconstructiva sólo se permite la realización de actos quirúrgicos derivados de la cirugía general y la cirugía plástica de tipo funcional con fines de rehabilitación, no permitiendo realizar actos quirúrgicos que tengan finalidad exclusivamente estética.  

El Plan Único de Especializaciones Médicas (PUEM) de la Universidad Autónoma de México sólo cuenta con la Especialidad en Cirugía General y la Subespecialidad de Cirugía Plástica y Reconstructiva, sin que cuente con una especialidad en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva o una en Cirugía Estética y esto se debe a que no se pueden realizar residencias médicas en cirugía estética, ya que está se enfoca en mejorar la apariencia de una persona, no tienen base médica para sanar una enfermedad o alteración funcional y la persona es candidata a este tipo de cirugía sólo si se encuentra sana, en buenas condiciones de salud física y psicológica, no así la Cirugía Plástica y Reconstructiva, que tiene como objetivo, corregir, aminorar, restituir la funcionalidad de un órgano, resolver traumas, accidentes, lesiones o defectos de nacimiento o por eventos como quemaduras.

Ante dichas características dicha rama quirúrgica atiende lesiones, incapacidades funcionales o deformidades congénitas, se encuentra registrada como “Cirugía Plástica y Reconstructiva”, y cuyos procedimientos o intervenciones quirúrgicas se relacionan con reducción de quemaduras, defectos congénitos, cirugía de mano, cirugía de la extremidad inferior, microcirugía, y cirugía craneofacial, este tipo de actos y de técnicas implican que las intervenciones de Cirugía Plástica y Reconstructiva sean de alta complejidad, a diferencia de los actos y técnicas propios de la Cirugía Estética.

Se tiene conocimiento de que en México por lo menos existen cuatro programas de estudio de especialización en Cirugía Plástica y Reconstructiva, impartidas por la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma Nacional de México, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad Autónoma del Estado de México, y la Universidad de Monterrey.

Los planes de estudios de las mencionadas instituciones educativas se basan en el Plan Único de Especializaciones Médicas de la UNAM que establece diversas vertientes para su comprensión y aplicación, por lo que en primer lugar señala que los conocimientos adquiridos por el estudiante se llevan a la práctica en lo que se denomina “Trabajo de Atención Médica” lo cual se encuentra visible en la página diecisiete del mismo documento que a la letra dice:

“…Trabajo de Atención Médica.

La modalidad de trabajo se centra en la participación del alumno en la prestación de atención médica de alta calidad a los individuos con problemas de salud propios de su ámbito específico de acción profesional, y en la reflexión inmediata acerca de los mismos con los miembros del equipo de salud con quienes interactúa. Sus propósitos didácticos generales son:
Ejercitar al alumno en la aplicación de conocimientos y en el desarrollo de los procedimientos profesionales, habilidades intelectuales y destrezas psicomotrices necesarias para el desempeño de las competencias específicas en los diversos campos de la práctica médica especializada.

Habilitar al alumno en la organización y puesta en práctica de estrategias de atención médica que le permitan abordar y resolver eficazmente la mayor parte de los problemas médicos propios de su especialidad”.

La adquisición de conocimientos se encuentra vinculada con lo que se denomina “Programas de Estudios del Seminario de Atención Médica”, visible de igual manera en la página diecisiete del PUEM, que a la letra dice:

“…Seminarios.

La modalidad Seminario se centra en el estudio e indagación individual y en la discusión analítica en grupos de pares, para la reflexión a posteriori acerca de problemas de conocimiento que se presentan cotidianamente al médico en el desempeño de sus funciones profesionales (atención médica, investigación y educación). Sus propósitos didácticos generales son:

Ejercitar al alumno en la búsqueda independiente de información y en su reflexión crítica para el estudio a fondo de un tema de conocimiento, así como en la exposición y confrontación sustentada de sus ideas y experiencias profesionales.

Propiciar la adquisición y aplicación de técnicas, procedimientos e instrumentos de investigación, así como de formas académicas de presentación de informes y resultados.

Desarrollar la disciplina (hábitos) del trabajo regular, constante y socializado, que responsabilice al alumno y propicie su iniciativa y creatividad, al situarlo como sujeto de su propio aprendizaje.

Las habilidades particulares que habrá de desarrollar el alumno en cada uno de los tres seminarios incluidos el Plan Único se precisan en seguida.

Seminario de atención médica.

Profundizar en el conocimiento multidisciplinario- clínico, biomédico, paraclínico, psicológico, socio médico, humanista- del objeto de estudio propio de la especialidad estudiada.

Consultar y recuperar con eficiencia la información bibliohemerográfica pertinente a las necesidades de conocimiento suscitadas por situaciones reales de la práctica médica relativas al diagnóstico, pronóstico, tratamiento, prevención y rehabilitación.

Analizar los criterios éticos que norman la prestación de servicios de salud y los dilemas a los que se enfrenta el médico en su desempeño profesional.”

Lo anterior tiene relación con las unidades didácticas a las que se refieren el PUEM en las páginas 43 a 47, pues si bien es cierto mencionan a la cirugía estética, sólo forman parte de la vertiente de seminario, que como ya se expresó tienen como finalidad la adquisición de conocimientos de manera teórica. Con independencia de lo señalado en este rubro se refieren a asignaturas que tienen que ver con la atención de pacientes que presentan necesidades de intervenciones plásticas o reconstructivas no así meramente estéticas (con el sólo fin de mejorar la apariencia del paciente).

La parte práctica, como ya se estableció, se contiene en las páginas 55 y 56, del PUEM al referir el trabajo de atención médica que lleva acabo el estudiante y de igual manera obedece a la corrección de diferentes áreas del cuerpo derivadas de problemas que comprometen la salud del paciente (actos quirúrgicos plásticos y reconstructivos).

Cabe señalar que en la normatividad médica federal las únicas referencias sobre la diferencia entre la cirugía estética y la cirugía plástica y reconstructiva se contienen en el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Prestación de Servicios de Atención Médica, en el artículo 95 Bis I se define a la cirugía estética o cosmética, como aquel de procedimiento quirúrgico que se realiza para cambiar o corregir el contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara o del cuerpo, con el propósito de modificar la apariencia física de las personas con fines únicamente estéticos, lo que presupone que el paciente que se somete a esta cirugía debe de encontrarse sano. El precepto referido que transcribe textualmente:
ARTÍCULO 95 Bis I. Para los efectos de este Reglamento se entiende por cirugía estética o cosmética, al procedimiento quirúrgico que se realiza para cambiar o corregir el contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara y del cuerpo, con el propósito de modificar la apariencia física de las personas con fines estéticos.

Por lo que hace la Cirugía Plástica y Reconstructiva el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Prestación de Servicios de Atención Médica reglamento establece en su artículo 135, fracción II, agrupa a este tipo de cirugía dentro de las medidas de rehabilitación encaminadas a mejorar la capacidad de una persona para realizar por sí misma, actividades necesarias para su desempeño físico, mental, social, ocupacional y económico. El precepto referido establece lo siguiente:

ARTÍCULO 135.- Para los efectos de este reglamento se entiende por:

II.- REHABILITACIÓN:El conjunto de medidas encaminadas a mejorar la capacidad de una persona para realizar por sí misma, actividades necesarias para su desempeño físico, mental, social, ocupacional y económico, por medio de órtesis, prótesis, ayudas funcionales, cirugía reconstructiva, o cualquier otro procedimiento que permita integrarse a la sociedad.

Por todo lo anterior se puede establecer que la cirugía estética o cosmética se realiza a un paciente sano que persigue cambiar zonas de su cuerpo únicamente con fines de belleza; mientras que la cirugía plástica y reconstructiva se enfoca en atender a un paciente que sufre las secuelas por un accidente, enfermedades y otras afecciones en su cuerpo principalmente visibles en donde los fines que se persiguen son la restauración del aspecto físico y de la función corporal.

En conclusión resulta necesario corregir la denominación de la especialidad que restaura la funcionalidad de partes del cuerpo que han sido afectadas por accidente, enfermedades y quemaduras e incluirla en los artículos 272 Bis 1 y 272 Bis 2 de la Ley General de Salud, lo que permitirá recalcar su importancia y evitar errores de interpretación y de sus efectos.

Se hace notar que las reformas planteadas no generan costos de implementación, ya que los planes y programas de estudios, así como los títulos y cédulas profesionales que expiden las autoridades educativas y de salud, están registradas y se emiten con la denominación correcta de “Cirugía Plástica y Reconstructiva”, por lo que la citada reforma no implica generar una carga administrativa o erogación para las autoridades aplicadoras de la Ley General de Salud.

Para fines didácticos se reproduce a continuación un cuadro comparativo de la redacción que actualmente tienen los artículos de la Ley General de Salud que se proponen reformar y de la redacción de las modificaciones que se pretenden incluir en dichos dispositivos:

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS  272 BIS 1 y 272 BIS 2 DE LA LEY GENERAL DE SALUD.

LEY VIGENTE

PROPUESTA DE MODIFICACIÓN

Artículo 272 Bis 1.- La cirugía plástica, estética y reconstructiva relacionada con cambiar o corregir el contorno o forma de diferentes zonas o regiones de la cara y del cuerpo, deberá efectuarse en establecimientos o unidades médicas con licencia sanitaria vigente, atendidos por profesionales de la salud especializados en dichas materias, de conformidad con lo que establece el artículo 272 Bis.

Artículo 272 Bis 2.- La oferta de los servicios que se haga a través de medios informativos, ya sean impresos, electrónicos u otros, por profesionistas que ejerzan cirugía plástica, estética o reconstructiva; así como, los establecimientos o unidades médicas en que se practiquen dichas cirugías, deberán prever y contener con claridad en su publicidad los requisitos que se mencionan en los artículos 83, 272 Bis, 272 Bis 1 y en lo previsto en el Capítulo Único del Título XIII de esta Ley.

Artículo 272 Bis 1.- La cirugía plástica y reconstructiva comprende procedimientos para el restablecimiento de la salud o para corregir, aminorar y resolver traumas, lesiones o accidentes que los pacientes hayan sufrido en algún órgano u órganos o parte del cuerpo, deberá efectuarse en establecimientos o unidades médicas con licencia sanitaria vigente, atendidos por profesionales de la salud especializados en dichas materias, de conformidad con lo que establece el artículo 272 Bis.

Artículo 272 Bis 2.- La oferta de los servicios que se haga a través de medios informativos, ya sean impresos, electrónicos u otros, por profesionistas que ejerzan cirugía plástica y reconstructiva; así como, los establecimientos o unidades médicas en que se practiquen dichas cirugías, deberán prever y contener con claridad en su publicidad los requisitos que se mencionan en los artículos 83, 272 Bis, 272 Bis 1 y en lo previsto en el Capítulo Único del Título XIII de esta Ley.

Por todo lo anteriormente expuesto, sometemos a la consideración de esta H. Soberanía, el siguiente:

ARTÍCULO ÚNICO: PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 272 BIS 1 y 272 BIS 2 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, PARA QUEDAR COMO SIGUE:

Artículo 272 Bis 1.- La cirugía plástica y reconstructiva comprende procedimientos para el restablecimiento de la salud o para corregir, aminorar y resolver traumas, lesiones o accidentes que los pacientes hayan sufrido en algún órgano u órganos o parte del cuerpo, deberá efectuarse en establecimientos o unidades médicas con licencia sanitaria vigente, atendidos por profesionales de la salud especializados en dichas materias, de conformidad con lo que establece el artículo 272 Bis.

Artículo 272 Bis 2.- La oferta de los servicios que se haga a través de medios informativos, ya sean impresos, electrónicos u otros, por profesionistas que ejerzan cirugía plástica y reconstructiva; así como, los establecimientos o unidades médicas en que se practiquen dichas cirugías, deberán prever y contener con claridad en su publicidad los requisitos que se mencionan en los artículos 83, 272 Bis, 272 Bis 1 y en lo previsto en el Capítulo Único del Título XIII de esta Ley.

TRANSITORIOS

ÚNICO. El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los cinco días del mes de agosto del año dos mil diecinueve.

Suscriben.

Dip. Irineo Molina Espinoza.                  Dip. Ana Priscila González García.

Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española versión electrónica de la Edición del Tricentenario, búsqueda del 6 de junio de 2019 a las 11:41 horas y que puede ser consultada en el siguiente link: https://dle.rae.es/?id=N4fyL6P

Donati Luigi (1988) La chirurgia estetica : indicazioni e limiti. Firenze: Giunti.

Gerber D. M.D., Czenko Kuechel (2004)  M. 100 questions and answers about plastic surgery. Jones & Bartlett Learning Inc. United States of America.

McLatchie G., Leaper D. (2006)Operative surgery. Oxford University Press Inc. United States of America.