+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Iniciativas de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Cámara de Diputados Ficha Técnica

Del Dip. Ricardo de la Peña Marshall, del Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social, con proyecto de decreto que adiciona la fracción IV Ter del artículo 33 y se modifican los artículos 38 y 41 de la Ley General de Educación.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA COMISIóN DE EDUCACIóN DE LA CáMARA DE DIPUTADOS.


INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL CUAL SE ADICIONA LA FRACCIÓN IV TER DEL ARTICULO 33 Y SE MODIFICAN LOS ARTICULOS 38 Y 41 DE LA LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.

El que suscribe, Diputado Federal Ricardo de la Peña Marshall, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo establecido en el artículo 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; así como del artículo 55, fracción II, del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a consideración de esta soberanía la presente Iniciativa con proyecto de Decreto por el cual  se adiciona la fracción IV Ter del articulo 33 y se modifican los artículos 38 y 41 de la  Ley General de Educación.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

La protección de los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes que viven en circunstancias de vulnerabilidad y en riesgo de discriminación, violencia escolar, exclusión social y académica, ha sido una constante en el trabajo legislativo en nuestro país, en la última década.

En la actualidad el sistema educativo nacional carece de acciones, programas e incluso normatividad expresa, para orientar los esfuerzos de las instituciones en todos los niveles a la adecuada atención de la población infantojuvenil escolarmente vulnerable por presentar riesgo psicosocial, Necesidades Educativas Especiales (NEE) con y sin discapacidad, entre ellos el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad  (TDAH) así como con Capacidades y aptitudes sobresalientes, con situaciones socioemocionales, contextos familiares disfuncionales, problemas con las áreas relacionales, con bajo rendimiento académico y con riesgo de deserción escolar, los cuales, en su mayoría, son identificados y atendidos por servidores públicos del sistema escolar durante el proceso de enseñanza o aprendizaje sin bases metodológicas, capacitación o norma alguna determinada, por la Secretaría de Educación Pública.

Es necesario reconocer que el desarrollo científico y tecnológico ha generado una serie de cambios y desafíos que no han sido necesariamente un beneficio en un desarrollo paralelo de competencias, habilidades, valores e instancias orientadas a favorecer una convivencia social más justa y armónica. Desde este nuevo paradigma la capacidad de establecer vínculos interpersonales, constituye un elemento muy importante en esta época particular.

La escuela viene a ser el primer espacio  público de aprendizajes de códigos de vida comunitaria fuera de la familia; probablemente es el espacio en el cual las relaciones humanas ahí experimentadas se transforman en modelos de convivencia social. Por lo tanto, si en el contexto escolar se privilegia la transmisión de contenidos en demerito de las otras dimensiones de la experiencia humana que igualmente se viven en la escuela, no se generarán experiencias de convivencia sanas, enriquecedoras y aportadoras para el desarrollo personal y para una convivencia escolar y social democrática en el marco del desarrollo socioemocional. [*]

Por lo que es factible observar en las escuelas muchas conductas antisociales, agresivas y de baja adaptación social en contraste con pocas conductas de consideración hacia otros, de autocontrol, sociales, asertivas, pasivas, así que visualizar la perspectiva relacional fundada en valores, en el asesoramiento escolar es una oportunidad para ir más allá del currículo y afrontar conflictos que acontecen en ella. Se trata de crear un ambiente de relación y comunicación asertiva con valores que permitan, a través del diálogo, analizar la vinculación de cada docente con el proyecto educativo de la escuela que permita ayudar a tomar decisiones coherentes y constructivas.

La escuela y la familia son los dos ambientes de aprendizaje más importantes para el niño, adolescente y joven [*] . Las habilidades que resulten de este aprendizaje pueden promover un desarrollo sano o enfermo. Por esto, es importante que los maestros aprovechen las grandes ventajas que tiene la escuela para enseñar habilidades socioemocionales fundada en valores donde se practique y difunda la actuación con dignidad manifestada en el trato que se le da a los demás lo que lleva a valorar, reconocer, apreciar y considerar a todo ser humano, a no abusarlo ni física ni emocionalmente sin distinción de edad, sexo, religión e ideología; la actuación con integridad manifestada en la honestidad al comunicarse de manera transparente, sin nada que esconder, con la armonía entre lo que se es y lo que se hace y la actuación con libertad manifestada en la responsabilidad social, el convivir en paz con los demás, actuar de manera correcta y el respetar a la autoridad.

Cuando se detecta un "problema" en el alumnado se hace el esfuerzo por tratarlo a él solo; sin embargo, hay evidencia suficiente que una sola parte de la triada conformada por el estudiante, maestro y padres, no favorece la solución de la problemática. Para ello es necesario involucrar al maestro regular, a las familias y obviamente al “síntoma” para poder converger en una solución eficaz.

Dentro del salón de clases cuando existe un conflicto entre alumnos, los profesores pierden tiempo en la solución del mismo y también en la atención a las conductas que dificultan impartir la catedra. De igual manera, muchos profesores se sienten impotentes frente a los factores que hay fuera del colegio, pero las investigaciones demuestran que los niños de alto riesgo que viven en condiciones adversas, han tenido una fuerte conexión con al menos una persona que no es familia. [*]

En muchas ocasiones estas personas estabilizadoras, eran sus maestros de la escuela [*] . Mediante la capacitación mandatada de los profesores y también de los padres de familia, tendrán la seguridad de que sí pueden hacer una diferencia y ser un gran apoyo para sus hijos y alumnos al desarrollar sus competencias, habilidades y valores. Esto se verá reflejado en una mejor conducta, manejo de sus emociones, formación armónica de su ser, capaces de expresar y brindar afecto, tolerancia, entender sus sentimientos, comprender los sentimientos de los demás, desarrollo del área socioemocional y mejorar su rendimiento académico ya que los alumnos aprenderán ser autónomos en resolución de sus problemas. [*]

Así mismo identificar las  conductas precursoras y el desarrollar las estrategias para enseñar proactivamente las habilidades emocionales, relacionales y sociales en etapas tempranas del desarrollo, permite a los profesores tener un impacto en la conducta del alumno. Al igual que el involucramiento de la comunidad educativa donde se recibe ayuda de los otros alumnos, al servir como tutores.

Al respecto Linares plantea que las relaciones nutricias, que idealmente se debiera dar de padre a hijos, son básicas para la convivencia de las personas,  son el motor que rige  la construcción de la personalidad, en el niño y en el adulto; estas relaciones van desde el sistema familiar pasando por el escolar, hasta el laboral e institucional donde también se recibe información que retroalimenta. El autor supone que "El amor complejo es un proceso relacionalmente nutricio, que, lejos de consistir en un fenómeno puramente afectivo, posee ingredientes cognitivos, emocionales y pragmáticos. Hay, pues, un pensar, un sentir y un hacer amorosos”. Linares advierte que para sentirse importante, existan tres componentes: el reconocimiento, la valorización, el cariño y la ternura. [*]

El reconocimiento no es más que la aceptación de la existencia del otro que se demuestra con el respeto de los deseos de la otra persona, se atiende a su necesidad y significado sin contaminarlo con la insuficiencia propia. Esto tiene que ver con la aceptación y reconocimientos del “yo propio” pues de suceder lo contrario se niega a la otra persona, no se percibe su existencia en términos relacionales.

En lo que se refiere a la valorización, este componente cognitivo del amor, consiste en apreciar las cualidades del otro, aunque sean distintas de las propias, sin descalificar, es decir, faltar a la valorización, manifestada en actitudes como el racismo, donde el desprecio al diferente parece ser condición necesaria para autoafirmarse.

Por último, dentro de la perspectiva de Linares, el cariño y la ternura, son “componentes emocionales” que sustentan la nutrición relacional más importante en el contexto parento-filial. Bloquear estos sentimientos puede dar lugar a indiferencia. Sin embargo, el efecto péndulo puede conducir a emociones inversas: "del amor al odio sólo hay un paso". [*]

En referencia a la familia se puede apuntar que la mayoría de los padres preocupados por la movilidad social, procuran que sus hijos "no pasen las privaciones que ellos pasaron" así que, para aumentar los ingresos, ambos se incorporan al ámbito laboral dejando a cambio una ausencia de autoridad, lo mismo pasa con la familia monoparental, el motivo laboral obliga a dejar solos, mucho tiempo, a los hijos, lo que ha permitido que haya una tendencia a desconfiar y no tomar en cuenta al adulto, a una transformación de valores, a burlar la prudencia, a hacer locuras, en fin, una juventud en la búsqueda de su autonomía, que cuestionan las reglas, los valores y límites para crear las propias, en la búsqueda de sus vulnerabilidades y fortalezas. Por lo anterior, sin tutela, hay una exposición a  riesgos, conductas o actitudes potencialmente peligrosas dentro del entorno social y personal del educando y que lógicamente causan disturbios en la propia estabilidad del aula o del centro educativo y en el núcleo familiar, sin tener claro las protecciones.

Estos no pueden ser patrones de educación y crianza: sobreprotección con manifestación de ansiedad (por la creación de sentimientos de culpa) la cual limita la necesidad de independencia y mutila el libre desarrollo de la personalidad (manifestada con rebeldía y enfrentamientos con la figura autoritaria y pérdida de la comunicación con los padres); agresión física y verbal que menoscaba la integridad, la autoimagen y dificulta en gran medida la comunicación familiar que propicia la adopción de conductas inadecuadas por carencia de límites claros; autoridad dividida: que no permite claridad en las normas y reglas de comportamiento, y provoca la desmoralización de las figuras familiares responsables de la educación; ambiente frustrante cuando nos encuentran adecuadas manifestaciones de afecto, hay censura inmotivada y frecuente hacía su persona se  reciben constantes amenazas, castigos e  intromisiones en su vida privada y se aprecia un disentimiento  y alejamiento de las problemáticas que presenta la sexualidad mal orientada,  existen prejuicios en relación con los temas sexuales, la comunicación queda restringida y se busca por otros medios, no siempre los idóneos, las respuestas e informaciones. En muchos casos mantienen grandes lagunas que le acarrean grandes problemas por el desconocimiento, la desinformación y la formación de juicios en relación con la sexualidad.

Por factores sociales y ambientales: inadecuado ambiente familiar, la familia no cumple con sus funciones y no cumple sus necesidades básicas, no quedan claros las reglas y roles familiares, lo que dificulta el libre y sano desarrollo de la  personalidad; pertenencia a grupos antisociales por satisfacción de la necesidad de autoafirmación y la necesidad del seguimiento del código grupal; la promiscuidad, que puede ser motivo de embarazos y enfermedades de transmisión sexual propicia una autovaloración y autoestima negativos que puede deformar la personalidad del niño, adolescente o joven; abandono escolar y laboral lo cual provoca que se desvincule de la  sociedad, y no se encuentre la posibilidad de una autoformación positiva, al disminuir las posibilidades de comprobar sus destrezas para enfrentar los problemas y asumir responsabilidades, lo cual resquebraja su autoestima, la  confianza en sí mismo y en sus medios de desarrollo social dando así bajo nivel escolar, cultural y económico; elementos protectores del hecho que presentar un déficit en ellos le impide un enfrentamiento adecuado a las situaciones de conflicto.

Los factores anteriormente descritos pueden provocar cutting, abuso de sustancias adictivas, alcoholismo, violaciones, hasta intentos de suicidio, así como bajo rendimiento escolar, riesgo de deserción, discriminación, violencia escolar, exclusión social y académica.

En lo que respecta a quienes presentan capacidades y aptitudes sobresalientes, es decir, aquel capaz de destacar significativamente del grupo social y educativo al que pertenece, en uno o más de los siguientes campos del quehacer humano: científico- tecnológico, humanístico-social, artístico  o más de una  de ellas puede que muestren dificultades significativas en su desarrollo educativo, como puede ser bajo rendimiento escolar, problemas de conducta, dificultades para la socialización, desmotivación u otros, debido muchas veces a la incomprensión del sistema escolar ya que requieren de un contexto facilitador que les permita desarrollar sus capacidades personales y satisfacer sus necesidades para su propio beneficio y el de la sociedad. La atención a un alumno sobresaliente implica despertar en los profesores y en las autoridades educativas la necesidad de propiciar mejores condiciones escolares, estimulación de intereses del alumno para su pleno desarrollo ya que todo trabajo al respecto supone un beneficio tanto para el alumno como para la sociedad en que vive.

En referencia al término Necesidades Educativas Especiales, en contexto, es un constructo pedagógico que hace referencia a aquellas "Necesidades educativas individuales que no pueden ser resultados a través de los medios y los recursos metodológicos que habitualmente utiliza el docente para responder a las diferencias individuales de sus alumnos y que requieren para ser atendidas de ajustes de carácter extraordinario, distintas a las que requiere una mente a diferencia de la mayoría de los estudiantes”

Regularmente con este término se refiere a que alumno, incluido en la escuela regular, que representan mayores dificultades que los demás , ya sea temporal o permanente , y por causas  multietiológicas, para acceder a los aprendizajes que corresponden a su edad; así que hay un desfase con relación al contenido curricular a adquirir, razón por la cual necesita, para progresar, en su aprendizaje, de medios extraordinarios, adaptaciones curriculares, adecuaciones en el contexto educativo y/o en la organización del aula, así como de servicios de apoyo especial. Después se le agregó con y sin discapacidad para ampliar más el horizonte del término ya que un alumno con trastorno en la lectoescritura tiene una NEE pero no tiene discapacidad y un alumno con ceguera tiene una discapacidad aunado a una NEE debido al uso del sistema braille como parte de su aprendizaje o medios electrónicos en el mejor de los casos.

Dentro de este conjunto, idealmente, caben tres  trastornos mentales de inicio, en la infancia, la niñez o adolescencia (retraso mental), trastornos de las habilidades motoras, trastornos de la comunicación, trastornos generalizados del desarrollo, trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador, trastorno o déficit de atención con hiperactividad, trastornos de la ingestión y de la conducta alimentaria de la infancia o de la niñez, trastornos de tics,  trastornos de la eliminación, trastorno de ansiedad, trastorno depresivo, mutismo selectivo. Trastorno reactivo de la adolescencia, trastorno reactivo de la vinculación de la infancia o la niña y trastorno de movimientos estereotipados; enfermedades infantiles y las discapacidades: discapacidad intelectual, discapacidad y déficit visual, discapacidad y déficit auditivo y la discapacidad y déficit motriz.

En cuanto al TDAH según datos del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales por sus siglas en inglés DSM-V. El término se utiliza para describir una situación del comportamiento con manifestaciones según la edad y la educación recibida; implica una dificultad para mantener la atención  y una actividad motriz excesiva. Secundariamente se manifiesta, desobediencia, distracción, inquietud continua, irreflexión e impulsividad, escaso autocontrol, problemas de coordinación motriz, problemas de socialización, variación de las emociones y suelen tener bajo rendimiento académico. [*]

EL TDHA es considerado una patología psiquiatría crónica, con la cual se nace, vive y muere, afecta a un porcentaje importante de escolares entre un 4% y un 15% (Según datos de la Secretaria de Salud) [*] . Es importante mencionar que la ineficacia en el comportamiento de los niños y niñas hiperactivos no está asociada a un déficit de inteligencia, sino al déficit de atención sostenida que en el peor de los casos lleva consigo un déficit en calidad o eficacia atencional. Es la falta de atención, motivada por su condición biológica, la principal responsable de su falta de eficacia, su torpeza académica y social, ya que retrasa la adquisición de habilidades de reflexión: análisis de situaciones y toma de decisiones.

El TDHA conlleva una falta de actitudes expresadas básicamente por un déficit de habilidades, déficit de atención, problemas de memorización o retrasos del lenguaje, falta de conducta de estudio, adquirida a través de un proceso inicial de éxito escolar que soporta aprobación social y otras consecuencias valoradas como deseables por el escolar. El hábito de estudiar se adquiere según los principios de adquisición de cualquier otro hábito instrumental; esto es, según las leyes del efecto de la Práctica y de la Disposición. Tal situación lleva al niño al fracaso escolar, se instaura la desmotivación, el desinterés y la pérdida de autoestima.

La “atención como proceso biológico" se ha confundido con la "conducta atencional". De este modo, se ha considerado que un alumno que manifiesta “conducta atencional" tiene "buena atención” y al contrario, quien “no atiende" es porque “no quiere". Este error, posiblemente ha estado justificado por la ausencia de métodos e instrumentos de evaluación de la capacidad atencional suficientemente válidos y fiables de ahí que en el escaso rendimiento escolar se explica por falta de interés, motivación, problemas emocionales o por la baja autoestima del alumno.

Un alumno con TDHA se considera de riesgo debido a la correlación con eventos criminales tal como lo mostró el estudio de realizado en Cuba [*] , donde se encontró con antecedentes penales  positivos de comisión del delito en la mitad de la población con TDHA estudiada. Se concluyó que el  TDAH es una condición predisponente para la comisión de hechos delictivos.

Es de considerar que si el profesional docente cuenta con un diagnóstico diferencial de los alumnos escolarmente vulnerables, cambiaría su actitud, se tomara un poco de tiempo para conocerlos mejor, asumiera su responsabilidad en su rendimiento académico, sería posible la disminución de un fracaso escolar que podría evitarse si se visualizara al alumno no como un lastre al que hay que sobrellevar sino como un reto al que hay que afrontar dentro de un sistema escolar que solo parece rechazarlos y tratarlos con medidas punitivas y de acción reiterada encaminadas a alejarlos de las escuelas. De ahí la importancia de una detección temprana, con medidas multidisciplinarias eficaces que auguren éxito en contraste al diagnóstico tardío que busca medidas paliativas para la inadaptación social y el deterioro de la salud mental, en la mayoría de los casos.

Si bien es cierto que en educación básica (solo preescolar, primaria y secundaria ya que este servicio todavía no llega a educación media superior aunque ya forma parte de la educación básica) funcionan las Unidades de Servicio de Atención a la Escuela Regular (USAER) que es la instancia técnico pedagógico que brinda apoyos teóricos, técnicos y metodológicos, para atender a los alumnos con NEE con o sin discapacidad, en el ámbito de la escuela regular este equipo de profesionales se ocupa más de la educación especial: discapacidad, perspectiva pedagógica, la evaluación psicológica y los estudios socioeconómicos de los padres dejando a un lado aquellos que atraviesan  un riesgo psicosocial debido a situaciones socioemocionales, sólo de bajo rendimiento académico, riesgo de deserción escolar, contexto familiares disfuncionales y problema con las áreas relacionales.

Es de notar que las USAER cuentan con profesionales que atienden a la educación especial en el área de problemas de aprendizaje, trabajo social, psicología y problemas intelectuales, visuales, motrices, audición y lenguaje que conjuntamente ofrecen sus servicios en la escuela regular, al alumno incluido, programas de orientación a padres de familia y asesoría a maestros frente a grupo que cuentan con población con alguna NEE en aras de coadyuvar a la inclusión educativa desde un sentido colaborativo, que propicie un conjunto de esfuerzos que redunden el bienestar de los educandos.

Sin embargo es precioso apuntar que las USAER todavía tienen problemas de cobertura; de acuerdo a diapositivas [*] . En San Luis Potosí se atiende solamente al 1%, en Colima al 41% y en Tabasco el 22% estos dos estados representan el mínimo y máximo de cobertura lo que implica que un 59%, en el mejor de los casos, y un 99% en el peor no tiene el servicio; mientras que en Tabasco el 78% de planteles de educación básica carece del servicio así que la atención, en la mayoría, está en manos de los maestros regulares que no cuentan con el servicio de USAER por lo que es posible visualizar el impacto de dicha situación en aquel alumno escolarmente vulnerable, cuyo augurio de triunfar depende de la sensibilidad de un maestro que no tiene ningún incentivo más que el reto que representa realizar una propuesta curricular adaptada a las necesidades específicas del alumno en cuestión; con el inconveniente que esto constituye un doble esfuerzo y por ende una mayor carga de trabajo para él.

A diversas asociaciones  civiles como por ejemplo  la asociación civil Ayudándoles a Triunfar, han llegado diversos casos de segregación escolar siendo de mayor incidencia el de rotación de escuelas, de un alumno, por expulsión: dicho fenómeno es frecuente debido que a la escuela le es más fácil “deshacerse” del problema que enfrentarlo con todo lo que ello conlleva. Por otra parte, algunas escuelas, sobre todo particulares, tienen la exigencia de condicionar la inscripción sobre un promedio superior a ocho (no es raro que a la mayoría de población referida es difícil alcanzarlo) y lo que es más alarmante no hay educación para que tanto los alumnos como padres de familia acepten a alguien que “perturbe la paz de sus hijos”.  Cabe decir que hay ciertos valores que, si no lo respetan los adultos, muchos menos el sector infantil, por eso insertar a un alumno que es rechazado, no es sano para la salud del impúber.

Es impresionante el costo  que supone el retraso en la identificación de estos alumnos. Por otra parte, el fracaso escolar de bastantes de estos alumnos podría evitarse, así la gente preparada para aportar a la sociedad se elevaría.

El interés y la motivación se reducen de manera progresiva después de constatar fracasos periódicos. La autoestima de deteriora a través de las verbalizaciones menospreciativas y desvalorizantes que los padres y educadores suelen dirigir de  manera habitual al escolar que no alcanza los objetivos que se le proponen. Finalmente, una situación de frustración crónica, acompañado de castigos, críticas y comentarios menospreciativos que suele llevar a una crisis emocional en los niños, y en el peor de los casos delincuentes precoces.

En consecuencia, uno de los principales problemas que enfrentan los maestros es el de la valoración en ambientes escolares o en el salón de clases para intervenir a favor de su adaptación al aula.

La Secretaria de Salud tiene un programa de atención a niños con TDAH pero solo es de manera médica, datos de la declaración de México en el trastorno de TDHA, aseguran que un tratamiento médico mínimo, acompañado de atención multimodal y multidisciplinaria es lo mejor para ayudar a este tipo de niños.

También aunque ya existen, manuales de  inclusión especial y tratamiento, estos solo cumplen con la función de un folleto informativo y no una forma de detección del mismo así como también las herramientas más adecuadas a cada caso particular.

Articulo 38 actual

Modificación al artículo 38 propuesta

Artículo 38.- La educación básica, en sus tres niveles, tendrá las adaptaciones requeridas para responder a las características lingüísticas y culturales de cada uno de los diversos grupos indígenas del país, así como de la población rural dispersa y grupos migratorios. Para el caso de los servicios educativos correspondientes a los tipos medio superior y superior, las autoridades educativas promoverán acciones similares.

Artículo 38.- La educación básica, en sus cuatro niveles, tendrá las adaptaciones requeridas para responder a las características lingüísticas, culturales, mentales y físicas de cada uno de los diversos grupos  vulnerables del país, así como de la población rural dispersa y grupos migratorios. Para el caso de los servicios educativos correspondientes a los tipos medio superior y superior, las autoridades educativas coadyuvaran con los Estados y Secretarías correspondientes para brindar una educación especial, multimodal, multidisciplinaria; con perspectiva de  género y erradicando toda forma de discriminación.

Artículo 41 actual

Modificación al artículo 41 propuesta

La educación especial tiene como propósito identificar, prevenir y eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, así como de aquellas con aptitudes sobresalientes. Atenderá a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, estilos y ritmos de aprendizaje, en un contexto educativo incluyente, que se debe basar en los principios de respeto, equidad, no discriminación, igualdad sustantiva y perspectiva de género.

Tratándose de personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, se favorecerá su atención en los planteles de educación básica, sin que esto cancele su posibilidad de acceder a las diversas modalidades de educación especial atendiendo a sus necesidades. Se realizarán ajustes razonables y se aplicarán métodos, técnicas, materiales específicos y las medidas de apoyo necesarias para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje de los alumnos y el máximo desarrollo de su potencial para la autónoma integración a la vida social y productiva. Las instituciones educativas del Estado promoverán y facilitarán la continuidad de sus estudios en los niveles de educación media superior y superior. La formación y capacitación de maestros promoverá la educación inclusiva y desarrollará las competencias necesarias para su adecuada atención. Para la identificación y atención educativa de los estudiantes con aptitudes sobresalientes, la autoridad educativa federal, con base en sus facultades y la disponibilidad presupuestal, establecerá los lineamientos para la evaluación diagnóstica, los modelos pedagógicos y los mecanismos de acreditación y certificación necesarios en los niveles de educación básica, educación normal, así como la media superior y superior en el ámbito de su competencia. Las instituciones que integran el sistema educativo nacional se sujetarán a dichos lineamientos. Las instituciones de educación superior autónomas por ley, podrán establecer convenios con la autoridad educativa federal a fin de homologar criterios para la atención, evaluación, acreditación y certificación, dirigidos a alumnos con aptitudes sobresalientes.

 La educación especial deberá incorporar los enfoques de inclusión e igualdad sustantiva. Esta educación abarcará la capacitación y orientación a los padres o tutores; así como también a los maestros y personal de escuelas de educación básica y media superior regulares que atiendan a alumnos con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de comportamiento o de comunicación, o bien con aptitudes sobresalientes.

Quienes presten servicios educativos en el marco del sistema educativo nacional atenderán las disposiciones en materia de accesibilidad señaladas en la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en la Ley General de la Infraestructura Física Educativa, y en las demás normas aplicables.

La educación especial tiene como propósito identificar, prevenir y eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, así como de aquellas con aptitudes sobresalientes. Se capacitará a los docentes para que estos atiendan a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, estilos y ritmos de aprendizaje, en un contexto educativo incluyente, que se debe basar en los principios de respeto, equidad, no discriminación, igualdad sustantiva y perspectiva de género, propiciando la adaptación al ambiente escolar.

Tratándose de personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, se favorecerá su atención en los planteles de educación básica, sin que esto cancele su posibilidad de acceder a las diversas modalidades de educación especial atendiendo a sus necesidades. Se realizarán ajustes razonables y se aplicarán métodos, técnicas, materiales específicos, medidas de apoyo, terapias médicas y pedagógicas  necesarias para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje de los alumnos y el máximo desarrollo de su potencial para la autónoma integración a la vida social y productiva. Las instituciones educativas  y médicas del Estado promoverán y facilitarán la continuidad de sus estudios y tratamientos  en los niveles de educación media superior y superior. La formación y capacitación de maestros promoverá la educación inclusiva y desarrollará las competencias necesarias para su adecuada atención. Para la identificación y atención educativa de los estudiantes con aptitudes sobresalientes, la autoridad educativa federal, con base en sus facultades y la disponibilidad presupuestal, establecerá los lineamientos para la evaluación diagnóstica, los modelos pedagógicos y los mecanismos de acreditación y certificación necesarios en los niveles de educación básica, educación normal, así como la media superior y superior en el ámbito de su competencia. Las instituciones que integran el sistema educativo nacional se sujetarán a dichos lineamientos. Las instituciones de educación superior autónomas por ley, podrán establecer convenios con la autoridad educativa federal a fin de homologar criterios para la atención, evaluación, acreditación y certificación, dirigidos a alumnos con aptitudes sobresalientes, que posean una necesidad de educación especial (NEE) algún trastorno o discapacidad.

La educación especial deberá incorporar los enfoques de inclusión e igualdad sustantiva. Esta educación abarcará el fomento a una participación activa por los  padres o tutores  a través  de programas o talleres que se impartan; así como también a los maestros y personal de escuelas de los cuatro niveles de educación que atiendan a alumnos con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de comportamiento o de comunicación, o bien con aptitudes sobresalientes.

Quienes presten servicios educativos en el marco del sistema educativo nacional atenderán las disposiciones en materia de accesibilidad señaladas en la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en la Ley General de la Infraestructura Física Educativa, y en las demás normas aplicables.

CONSIDERANDOS

Que es importante se dé la detección temprana de niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDHA), algunas Necesidades Educativas Especiales (NEE) o con capacidades sobresalientes.

Que es importante que se siga dando la atención, ayuda y apoyo a alumnos de grado medio superior y superior.

Que los programas  que desarrolle cada Entidad Federativa, sea con la colaboración de la Secretaría de  Salud y la Secretaría de Educación Pública.

Que es importante que se tomen perspectivas de  género a la hora de aplicar terapias multimodal y multidisciplinarias.

Que se entiende como terapia multidisciplinaria para el TDHA aquella que involucra un pedagogo, medico, psicólogo y trabajador social.

Que es importante que se capacite a los profesores para que pueden detectar los problemas en su alumnado.

Es por lo anteriormente expuesto que se somete a esta soberanía el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE  ADICIONA LA FRACCIÓN IV TER DEL ARTICULO 33 Y SE MODIFICAN LOS ARTICULOS 38 Y 41 DE LA  LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.

Artículo 33.- Para cumplir con lo dispuesto en el artículo anterior, las autoridades educativas en el ámbito de sus respectivas competencias llevarán a cabo las actividades siguientes:

(…)

IV Ter.- Brindar las herramientas  y programas necesarios para la capacitación de docentes en Educación Especial, así como la detección de Trastornos, NEE y Aptitudes sobresalientes en los cuatro niveles de enseñanza

(…)

Artículo 38.- La educación básica, en sus cuatro niveles, tendrá las adaptaciones requeridas para responder a las características lingüísticas, culturales mentales y físicas de cada uno de los diversos grupos  vulnerables del país, así como de la población rural dispersa y grupos migratorios. Para el caso de los servicios educativos correspondientes a los tipos medio superior y superior, las autoridades educativas coadyuvaran con los Estados y Secretarías correspondientes para brindar una educación especial, multimodal, multidisciplinaria; con perspectiva de  género y erradicando toda forma de discriminación.

Artículo 41.- La educación especial tiene como propósito identificar, prevenir y eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, así como de aquellas con aptitudes sobresalientes.

Se capacitara a los docentes para que estos atiendan a los educandos de manera adecuada a sus propias condiciones, estilos y ritmos de aprendizaje, en un contexto educativo incluyente, que se debe basar en los principios de respeto, equidad, no discriminación, igualdad sustantiva y perspectiva de género, propiciando la adaptación al ambiente escolar.

Tratándose de personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, se favorecerá su atención en los planteles de educación básica, sin que esto cancele su posibilidad de acceder a las diversas modalidades de educación especial atendiendo a sus necesidades. Se realizarán ajustes razonables y se aplicarán métodos, técnicas, materiales específicos, medidas de apoyo, terapias médicas y pedagógicas  necesarias para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje de los alumnos y el máximo desarrollo de su potencial para la autónoma integración a la vida social y productiva. Las instituciones educativas  y médicas del Estado promoverán y facilitarán la continuidad de sus estudios y tratamientos  en los niveles de educación media superior y superior.

La formación y capacitación de maestros promoverá la educación inclusiva y desarrollará las competencias necesarias para su adecuada atención.

 Para la identificación y atención educativa de los estudiantes con aptitudes sobresalientes, la autoridad educativa federal, con base en sus facultades y la disponibilidad presupuestal, establecerá los lineamientos para la evaluación diagnóstica, los modelos pedagógicos y los mecanismos de acreditación y certificación necesarios en los niveles de educación básica, educación normal, así como la media superior y superior en el ámbito de su competencia. Las instituciones que integran el sistema educativo nacional se sujetarán a dichos lineamientos.

Las instituciones de educación superior autónomas por ley, podrán establecer convenios con la autoridad educativa federal a fin de homologar criterios para la atención, evaluación, acreditación y certificación, dirigidos a alumnos con aptitudes sobresalientes, que posean una necesidad de educación especial (NEE) algún trastorno o discapacidad.

 La educación especial deberá incorporar los enfoques de inclusión e igualdad sustantiva. Esta educación abarcará el fomento a una participación activa por los  padres o tutores  a través  de programas o talleres que se impartan; así como también a los maestros y personal de escuelas de los cuatro niveles de educación que atiendan a alumnos con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de comportamiento o de comunicación, o bien con aptitudes sobresalientes.

 Quienes presten servicios educativos en el marco del sistema educativo nacional atenderán las disposiciones en materia de accesibilidad señaladas en la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en la Ley General de la Infraestructura Física Educativa, y en las demás normas aplicables.

Transitorios:

PRIMERO.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- Las leyes secundarias y locales, se reformarán para la adecuación de las reformas realizadas.

Palacio Legislativo de San Lázaro a  06 de mayo del 2019

Dip. Ricardo de la Peña Marshall


[*] Ministerio de Educación de Chile, Mineduc, Estudio sobre la infacia en aulas, 2003.

[*]   Weissberg, Roger, Caplan, Marlene, Harwood, Robin, Promoting Competent Young People in Competence-Enhancing Environments: A Systems-Based Perspective on Primary Prevention; 1992/01/01, Journal of consulting and clinical psychology, pág, 56.

[*] Bernard, ?. (1991). Fostering Resiliency in Kids: Protective Factors in the Family, school, and Community. San Francisco, CA: WestEd Regional Educational Laboratory.

[*] Haggerty, R. J., Sherrod, L. R., Garmezy, N., & Rutter, M. (Eds.). (1996). Stress, risk, and resilience in children and adolescents: Processes, mechanisms, and interventions. New York, NY, US: Cambridge University Press.

[*] Murray, Christopher & Greenberg, Mark. (2000). Children's Relationship with Teachers and Bonds with School An Investigation of Patterns and Correlates in Middle Childhood. Journal of School Psychology. 38. 423-445.

[*] Aurèlia Rafael Linares (2009), Desarrollo Cognitivo: Las teorías de Piaget y de Vygotsky, Universitat Autònoma de Barcelona, pág 36.

[*] IBID

James Morrison (2014), Interviewing Children and Adolescents “kills and Strategies for Effective DSM-5® Diagnosis”, New york, Guilford Press.

https://www.salud.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/se-fomenta-la-creatividad-de-ninos-con-deficit-de-atencion-e-hiperactividad

Hernández, P. & Jiméncz,J. E. (1983c): Intervención Psicoeducativa y Adaptación: Una alternativa de salud mental desde la escuela. Secretariado de publicaciones de la Universidad de La Laguna.

http://www.educacionespecial.sep.gob.mx/pdf/tabinicio/2012/Datos_pfeci_2012.pdf