+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Cámara de Diputados Ficha Técnica

De la Dip. Verónica Beatriz Juárez Piña, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo que exhorta a los titulares de la Secretaría de Salud; y de la Secretaría de Educación Pública para que, en el ámbito de sus competencias, implementen las acciones necesarias para colocar de manera gratuita despachadores de toallas sanitarias en las escuelas de educación básica, media y media superior de todo el país.

SE DIO TURNO DIRECTO A LA SEGUNDA COMISIóN.


PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE COMISIÓN PERMANENTE DEL CONGRESO DE LA UNIÓN EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LOS TITULARES DE LA SECRETARIA DE SALUD Y DE LA SECRETARIA DE EDUCACIÓN PUBLICA PARA QUE, EN EL ÁMBITO DE SUS COMPETENCIAS, IMPLEMENTEN LAS ACCIONES NECESARIAS PARA COLOCAR DE MANERA GRATUITA DESPACHADORES DE TOALLAS SANITARIAS EN LAS ESCUELAS DE EDUCACIÓN BÁSICA, MEDIA Y MEDIA SUPERIOR DE TODO EL PAÍS.

HONORABLE ASAMBLEA

La suscrita, DIPUTADA VERÓNICA BEATRIZ JUÁREZ PIÑA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, de la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en los artículos 58 y 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, bajo el supuesto de urgente y obvia resolución, presenta a esta H. Asamblea, la siguiente proposición con punto de acuerdo, al tenor de las siguientes

C O N S I D E R A C I O N E S

A los niños les gustan los coches y a las niñas las princesas. Los niños pueden estudiar y las niñas hacen las tareas domésticas. Estos son sólo algunos de los estereotipos de género que se introyectan en la infancia, fomentados por padres, madres, profesores, compañeros y la sociedad en general, y que se pueden volver dañinos cuando el menor comienza la adolescencia -sobre los 10 años-.

Lo anterior es una de las conclusiones a las que llegó el estudio Global Early Adolescent Study, elaborado en 15 países por la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de John Hopkins (Baltimore, Estados Unidos).

Dicho estudio también indica que, se ha encontrado que las niñas y niños a muy corta edad -desde en las sociedades más liberales hasta en las conservadoras- interiorizan muy pronto el mito de que las niñas son “vulnerables” y los chicos son fuertes e “independientes”, durante la adolescencia, el mundo se expande para los niños y se contrae para las niñas, asegura en un comunicado Robert Blum, director del estudio y asentado en la Universidad Johns Hopkins.

En el mundo, tanto niñas como niños están atados a restricciones de género a muy temprana edad que pueden tener graves consecuencias en su vida, siendo peores en las niñas. Los estereotipos femeninos basados en “protegerlas” las hacen más vulnerables, enfatizando el afán de vigilarlas y sancionándolas físicamente cuando rompen las normas. Lo que les lleva a padecer más abandono escolar, casarse a muy temprana edad, embarazos precoces, infectarse por VIH u otras enfermedades de transmisión sexual.

Los riesgos en la salud de las y los adolescentes están influidos muchas veces por roles de género establecidos, ya desde los 11 años de edad. Por ello, cuando vemos cómo muchos países gastan millones en programas de salud que dan comienzo cuando las personas a las que van dirigidos cuentan ya con los 15 años, consideramos que se trata de recursos que pudieran ser invertidos en etapas más tempranas, previniendo estas problemáticas de manera más efectiva ya que, probablemente, sea muy tarde para poder generar en ellas y ellos la gran diferencia en la construcción de una sociedad con mayor igualdad.

Entre los numerosos obstáculos que impiden a las niñas y mujeres el ejercer su derecho a estudiar, obtener un diploma y beneficiarse de la educación, se encuentran; la pobreza, el aislamiento geográfico, la pertenencia a una minoría, la discapacidad, el matrimonio y el embarazo precoz, la violencia de género y las actitudes tradicionales relacionadas con el papel de las niñas y mujeres.

Particularmente la violencia contra las niñas y mujeres es una lacra global que no conoce fronteras geográficas o culturales, y afecta a las féminas en situación de exclusión, encontrando entre ellas a las niñas y mujeres pobres, que son el colectivo más vulnerable a padecer este tipo de violencia, a menudo a manos de sus padres, maridos o parejas.

Quienes cometen este tipo de ataques creen que la violencia contra las niñas y mujeres es normal y constituye una conducta socialmente aceptable. Creen que pueden infligir violencia con impunidad, todo lo contrario: es la mayor violación de los derechos humanos y tiene devastadores efectos a largo plazo en las vidas de las niñas y mujeres afectadas, sus comunidades y la sociedad en general.

La violencia de género en las escuelas, desde los abusos físicos y psíquicos hasta el acoso escolar, es también una violación a los derechos humanos y limita la participación y el acceso de las niñas a una educación segura y de calidad, incrementando las tasas de abandono y fracaso escolar.

Con frecuencia, este tipo de violencia proviene de causas estructurales con raíces muy profundas entre las que destacan la pobreza, la desigualdad y la discriminación. En algunas ocasiones se justifican por causas de moral o de honor, otras prácticas pueden encontrar justificaciones culturales o religiosas, reflejar prejuicios y creencias discriminatorias y perjudiciales hacia las niñas y niños.

La exposición prolongada de las niñas y niños a la violencia afecta a su desarrollo físico, emocional y social, puede alterar el sistema nervioso e inmunológico y provocar trastornos sociales, emocionales y cognitivos, además de conductas que causan enfermedades, lesiones y problemas sociales.

Cifras relacionadas con la problemática infantil, muestran una situación poco halagüeña, a saber;

  • Entre 500 millones y 1.500 millones de niños y niñas son víctimas de la violencia cada año, muchos de ellos dentro de las escuelas. 
  • En el mundo, unos 150 millones de niñas y 73 millones de niños han sufrido violencia sexual. 
  • Casi la mitad de las agresiones sexuales en el mundo se cometen contra niñas menores de 16 años. 
  • Los informes indican que niños y niñas de tan solo 6 años, son víctimas de violaciones y abusos. 
  • Alrededor de 126 millones de niños y niñas están involucrados en las formas más peligrosas de trabajo infantil.  
  • Se calcula que 1.2 millones de niños y niñas son víctimas de la trata de personas. 
  • Un 28% de las niñas nunca se siente segura en el camino al colegio, y una de cada cuatro niñas nunca se siente cómoda usando los aseos de las escuelas, según el estudio “Escuchad nuestras voces”. [*]  

Adicionalmente a ello, poco se habla de las dificultades que viven cientos de niñas, adolescentes y mujeres en el mundo por la menstruación. En la India, millones de ellas ni siquiera pueden estudiar porque les llega el periodo. ¿Por qué es tan grave esta problemática?, ¿Cómo es que un proceso natural aparta de la escuela a una considerable parte de la población femenina?

Todo se origina en un tema cultural que es poco discutido entre las madres e hijas. Esa falta de comunicación se traduce en pobres prácticas de higiene menstrual. En diversas regiones, las mujeres no suelen usar toallas higiénicas, bien sea porque les da pena comprarlas o porque son muy caras para la población más pobre.

Por otra parte, muchas mujeres del campo tienen una noción cultural que riñe con las buenas prácticas de higiene menstrual, se resisten a usar una toalla higiénica porque es difícil deshacerse de ella. La costumbre de buena parte de las mujeres es usar productos caseros, como trapos o trozos de camisas, para manejar el periodo.

Esto puede llevar a problemas de salud, desde infecciones en el tracto urinario hasta cáncer, y dos tercios de ellos se atribuyen a malas prácticas de higiene menstrual. A eso se le suma una precaria infraestructura en las instituciones educativas, donde 40% de todas las escuelas oficiales carecen de una adecuada zona sanitaria.

Como consecuencia, muchas niñas y jóvenes, prefieren cambiarse las toallas higiénicas (o las telas que improvisan) en su casa, aunque tengan que caminar largos tramos. No una, sino varias veces al día. O, sencillamente, abandonar la escuela.

Es notable que un programa consistente en llevar baterías sanitarias a las escuelas rurales de Bangladés, aumentara la participación de las jóvenes en un 11%.

En África también existe este problema, especialmente por las dificultades económicas de acceso a métodos de higiene menstrual. En Kenia, Ghana y Uganda, cerca del 50% de las niñas no tienen acceso a toallas higiénicas.

Un estudio en Etiopía encontró que la mitad de las estudiantes perdían entre uno y cuatro días de escuela al mes por la menstruación. De hecho, un reporte de la Unesco sugiere que una de cada 10 jóvenes en África Subsahariana pierde clases cuando les llega el periodo. [*]

En relación con el uso de los servicios sanitarios o aseos en las escuelas, no sólo en países africanos o asiáticos, sino también en México encontramos que el periodo menstrual es en algunos casos, una problemática de difícil resolución para las niñas y adolescentes particularmente las de escasos recursos económicos.

En días pasados, diversos medios de comunicación nos informaron que: “Adolescentes y niñas que viven en pobreza extrema no acuden a la escuela cuando están en su periodo menstrual porque, ante la falta de recursos, no pueden comprar toallas sanitarias o tienen miedo de manchar su ropa.” [*]

Así mismo, y de acuerdo con Lorena Vázquez Ordaz, Directora Ejecutiva de The Hunger Project México, en localidades como Chiapas, Oaxaca y la Huasteca Potosina, el problema se agudiza porque en las comunidades las familias no cuentan con sanitarios con todos los requerimientos para su adecuado aseo personal. [*] Además considera que quienes realzan las políticas públicas y quienes toman las decisiones, en su mayoría son hombres que no reflexionan sobre estos temas que son tan importantes para las niñas y adolescentes.

Abunda comentando que, en las visitas a comunidades marginadas han encontrado casos de jóvenes que fueron víctimas de abuso sexual durante el trayecto para ir al baño. Como las letrinas están fuera de la casa, las adolescentes tienen que salir durante la noche, a obscuras, y en ese momento es cuando sufren ataques sexuales. 

Considera además que un gran número de niñas y adolescentes no sabe que es la menstruación y menos como manejar esta situación.

Ante esta problemática de carácter mundial, la UNESCO y la marca Always® de Procter & Gamble presentaron la primera publicación de buenas prácticas y políticas sobre la educación a la pubertad y la higiene menstrual en Nueva York, coincidiendo con la reunión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la condición femenina.

Informan que, más de un tercio de las escuelas en el mundo no dispone de saneamiento adecuado, según el informe Agua potable, saneamiento e higiene en las escuelas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud. Los servicios básicos de higiene como el jabón están ausentes en casi la mitad de los centros de estudio, lo que afecta a 900 millones de niñas y niños.

Puberty Education and Menstrual Hygiene Management [Educación a la pubertad y gestión de la higiene menstrual] es la novena publicación de la colección de la UNESCO titulada Good Policy and Practice in Health Education [Buenas políticas y prácticas en la educación a la salud] cuyo objetivo es combatir la ignorancia y la vergüenza que padecen millones de niñas.

La pubertad es un periodo de transformación para todas las y los jóvenes, pero quizá más particularmente para las niñas, perturbadas por los cambios que afectan a sus cuerpos, y que pueden llegar a convertirse en un obstáculo para su educación.

Muchas niñas no están preparadas para la aparición de la menstruación, de hecho en algunas regiones dos de cada tres niñas no saben qué les está ocurriendo cuando tienen la primera regla. Esto puede tener efectos negativos en su desarrollo físico y emocional, en su autoestima y en sus resultados escolares.

Varios estudios, en particular los de la Universidad Oxford de Ghana, indican que el 95% de las niñas afirman faltar a veces a clase cuando tienen la menstruación. [*] Otro estudio realizado en Etiopía demuestra que 39% de las niñas atribuyen sus malos resultados escolares a esta misma causa. Ocurre a menudo que la falta de instalaciones sanitarias adaptadas unida al miedo y la vergüenza pueden ser causas de abandono escolar durante este periodo crucial de la vida de las niñas. [*]

Es así que el miedo a mancharse, a los malos olores, la marginalización social y las prácticas inadecuadas de higiene menstrual contribuyen al 40% de las ausencias en clase de las chicas en edad de menstruar.

Como coadyuvante para erradicar esta problemática, será necesario implementar campañas de información y educativas sobre el tema en todas las escuelas del país de educación básica, media y media superior como parte de una política pública del gobierno federal; asimismo la instalación de dispensadores de toallas sanitarias gratuitas en las escuelas de educación básica, media y media superior, en el ánimo de apoyar con este gasto a las niñas y adolescentes de menores ingresos.    

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración de esta soberanía, la aprobación de la siguiente proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a los titulares de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Educación Pública para que, en el ámbito de sus competencias, proporcionen e implementen las acciones necesarias para colocar de manera gratuita despachadores de toallas sanitarias en las escuelas de educación básica, media y media superior de todo el país.

Suscribe,

VERÓNICA BEATRIZ JUÁREZ PIÑA

DIPUTADA FEDERAL

Dado en el salón de sesiones de la Comisión Permanente el 29 de  mayo de 2019. 


[*] En,  glonaabot: eluniversal.com.mx, 2019-05-08

[*] Ibídem

[*] Scott L, Dopson S, Montgomery P, Dolan C and Ryus C (2009, draft) Impact of providing sanitary pads to poor girls in Africa. Universidad de Oxford

[*] Abera Y (2004) Menarche, menstruation related problems and practices among adolescent high school girls in Addis Ababa. Tesis de Maestría en Ciencias.