+  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta de la comisión Permanente Gaceta de la Comisión Permanente
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobadas
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Gaceta de la Comisión Permanente



Proposiciones de Ciudadanos Legisladores

Estado Actual: Aprobada Ficha Técnica

De la Dip. Claudia Rocío Villa Oñate, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con punto de acuerdo que exhorta al titular del Ejecutivo Federal a instrumentar acciones de prevención y atención al suicidio como problema de salud pública.

SE TURNÓ A LA SEGUNDA COMISIÓN.


PUNTO DE ACUERDO POR EL CUAL SE EXHORTA AL TITULAR DEL EJECUTIVO FEDERAL PARA QUE, A TRAVÉS DE LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA Y DE SALUD,  INSTRUMENTE ACCIONES DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN AL SUICIDIO COMO PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA; EN LAS QUE SE INCORPOREN ESTRATEGIAS PARA LA ORIENTACIÓN, CAPACITACIÓN E INCLUSIÓN DE LOS PADRES Y MAESTROS; COMO SUJETOS DE SOPORTE PARA LA REDUCCIÓN DE LA PREVALENCIA DE LA INTENCIÓN SUICIDA ENTRE LOS JÓVENES.

Los que suscriben CLAUDIA ROCÍO VILLA OÑATE Y JUAN PABLO ADAME ALEMÁN, Diputados Federales de la LXII Legislatura, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 78 constitucional y 58, 60, 171, 175, 176 y demás aplicables del Reglamento del Gobierno Interior del Congreso General, somete a consideración de esta soberanía la siguiente proposición con punto de acuerdo, con base en las siguientes:

CONSIDERACIONES

La Organización Mundial de la Salud define al suicidio como “Todo acto por el que un individuo se causa a sí mismo una lesión o un daño con un grado variable de la intención de morir, cualquiera sea el grado de intención letal o de conocimiento  del verdadero móvil".

El comportamiento suicida ocurre en todos los grupos sociales, niveles económicos, niveles educativos, independientemente de creencias y valores filosóficos, políticos o religiosos.

Los datos que se tienen sobre el suicidio son alarmantes, según expertos del Instituto Hispanoamericano de Suicidiologia cada segundo, un ser humano trata de suicidarse en algún país del mundo. Y cada 40 segundos, un suicida cumple su propósito.

Casi un millón de personas se quitan la vida al año, ni la suma de homicidios y guerras superan las muertes anuales debido al suicidio.

Podemos afirmar que el suicidio constituye un problema de salud pública grave que provoca casi la mitad de todas las muertes violentas y se traduce en casi un millón de victimas al año provocando unos costos económicos cifrados en miles de millones de dólares.

No se dispone de datos sólidos, pero se calcula que por cada muerte atribuible a esa causa se producen entre 10 y 20 intentos fallidos de suicidio que se traducen en lesiones, hospitalizaciones y traumas emocionales.

En nuestro país, la situación es igualmente alarmante, el suicidio es la cuarta causa de muerte en adultos. La tasa anual de suicidios consumados es del 5.7 por ciento y de seguir la situación igual,sin tomarse medidas preventivas,las cifras aumentaran.

Pese a las diferencias y carencias de las diversas fuentes de información, se ha identificado al grupo poblacional de 15 a 24 años residentes de zonas urbanas como el de mayor riesgo suicida llegando a ser en este sector la segunda causa de muerte, superando a los homicidios. Algunos especialistas aseguran que esta tendencia es el resultado de las transiciones demográficas sociales y económicas, que ha vivido México en las últimas décadas, mismas que provocan que nuestro país llegue al tercer milenio con un incremento en los números absolutos de jóvenes, quienes tienen pocas oportunidades de educación y empleo.

Las cifras oficiales con las que contamos en México sobre intentos de suicidio y suicidios son generadas por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) cuyos datos se recogen de las 32 entidades federativas. Cabe destacar que fue hasta 1995 cuando el INEGI publicó el primer cuaderno temático con información estadística de intentos de suicidio y suicidio consumado, hasta antes de esta fecha solo existían datos aislados y poco regulares y faltos de consistencia. Esto implica que la información estadística no sea suficiente y sea difícil conocer con detalle el comportamiento de este fenómeno.

En el informe publicado del 2007, se registraron 394 intentos de suicidio ocurridos en México.

De acuerdo con la frecuencia mensual en que ocurrieron los intentos en 2007, el mes más sobresaliente fue Abril.

En promedio sucedieron 25 intentos por mes, casi un intento al día, sin embargo hay que tomar en cuenta que las cifras “negras” son mayores según calculan la mayoría de los autores e investigadores.

Respecto a las causas se identificaron: el disgusto familiar en primer lugar, le siguió en orden de importancia las causas amorosas y en el resto no fue posible conocer las causas; aquí empiezan a surgir más preguntas que respuestas.

Respecto a los lugares de ocurrencia, el INEGI informa, que el 88.8% sucedió en la casa habitación, le sigue la vía pública y la cárcel en tercer lugar.

Los medios para efectuar el acto tuvieron una variable por género; las mujeres lo intentaron con mayor frecuencia intoxicándose con medicamentos, veneno y otros medios, mientras los hombres con estrangulación, arma blanca y venenos.

En cuanto a los suicidios consumados se obtuvieron las siguientes cifras:

En el año 2007, se registraron 3494 suicidios en el país incrementándose el número en34 puntos porcentuales.

Los 10 estados con mayor índice de suicidios registrados:

1. Jalisco 9.0%

2. Veracruz (de Ignacio de la llave). 7.4%

3. Distrito Federal 6.9%

4. Guanajuato 5.9%

5. Chihuahua 5.7%

6. Tabasco 5.7%

7. Sonora 5.2%

8. Nuevo León 4.65%

9. Yucatán 4.25%

10. San Luis Potosí 3.75%

Los principales motivos para cometer el acto suicida son el disgusto familiar, las causas amorosas y en tercer lugar una enfermedad grave e incurable. Pero en 6 de cada 10 suicidios consumados no fue posible conocer la causa que lo origino.

Respecto a los meses de ocurrencia, marzo y mayo son los de mayor número de suicidios. El registro fue contrario a lo que popularmente se ha creído sobre que son los meses de diciembre y enero los da mayor ocurrencia por ser tiempos de festividades.

El medio empleado con mayor frecuencia fue la estrangulación, en segundo lugar el arma de fuego y el tercer método fue ingerir veneno y por último la intoxicación por medicamentos.

El lugar de mayor ocurrencia es la casa habitación, vía pública como segundo lugar, el campo en tercer sitio y en cuarto lugar la cárcel.

Algunos datos relevantes de la población que intentó suicidarse son:

El mayor índice de intentos fue el de la mujeres con un 59% y el de los hombres correspondió al 40.1%.

Cuatro de cada diez intentos fueron realizados por personas solteras. Los casados con uno u otro sexo representaron el 32% de la población que intento su autodestrucción y en menor proporción se identificó a quienes declararon vivir en unión libre.

Las mujeres solteras que no poseían hijos constituyeron el 33%.

En cuanto al nivel de escolaridad se publicó que el 49.1% tenía secundaria, con nivel primaria el 25.4% y con preparatoria el 16.4%

De la población masculina que cometió suicidio se conoce que el mayor númeroeran artesanos y obreros, seguido por campesinos y oficinistas en tercer lugar.

Con respecto a la población femenina el 44.4% de las profesiones fueron diversas, el 38.8% oficinistas y el 16.7% trabajadoras domesticas.

Respecto a la población que consumó el suicidio se cuenta con la siguiente información:

Hay 2615 casos de hombres registrados y 545 de mujeres. Incrementándose en la población masculina, por cada mujer suicida se identificó a cinco hombres.

La mayor incidencia se dio en personas solteras, seguidas de casadas y por último en unión libre.

En cuanto a la escolaridad, el mayor índice es personas con instrucción primaria seguidas de secundaria y por último preparatoria. En la profesión no hubo diferencias significativas respecto a las de los intentos.

Un dato que llama la atención fue que los suicidios consumados eran de personas económicamente activas, contrario a lo que pudiese pensarse que la falta de trabajo e ingresos fuese ser un factor precipitante.

En 19 entidades federativas predominó la proporción de los suicidas que tenían como residencia habitual un área urbana y en las 13 restantes un área rural.

Finalmente y lo más preocupante que arrojan las estadísticas son las edades donde en mayor frecuencia fluctúan los suicidios consumados, que son para los hombres delos 20 a 29 años y en mujeres de los 15 a 24 años.

Si bien las cifras y números pueden ser fríos, poco precisos y hasta lejanos de la realidad nos sirven de base para hacer conciencia, cuestionamientos, propuestas y sugerencias respecto a cuales deben ser las mediadas y cual la ruta que guíe el trabajo con las personas de riesgo de suicidio.

Los números nos indican que la población más vulnerable a este grave problema es la  joven, estudiantes de zonas urbanas.

Por ello la necesidad de realizar para este grupo específico de personas acciones de prevención, investigación y tratamiento a ellos y sus familiares.

En otro orden de ideas, es de llamar la atención que a pesar de que en los últimos ocho años se registran “oficialmente” 3019 casos de suicidio, éste no es considerado un problema de salud pública. Y que siendo la Depresión la patología más asociada al suicidio ésta no se encuentra en la lista de enfermedades de mortandad en nuestro país.

Tampoco hay campañas de prevención, y mucho menos programas a nivel nacional o estatalque atiendan este fenómeno, lo que es muy grave porque como ya se menciono, es la segunda causa de muerte en adolescente y la cuarta en adultos, no esperemos a que lleguen éstas a un primer lugar para atender tan grave situación.

Si bien no se pueden prevenir todos los suicidios, los especialistas nos dicen que sí la mayoría de ellos. Tanto a nivel local como nacional, se pueden tomar medidas para reducir el riesgo.

La familia, los maestros y los profesionales de la salud no están preparados para evitar las conductas suicidas. Tiene que haber una educación para identificar los síntomas de una persona suicida. El suicidio es parte de un proceso que arroja ciertas señales. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión.

Un estudio que se realizó en el estado de Jalisco arroja que alrededor de un 70 por ciento de las personas que se suicidaron, previamente habían pasado por manos de profesionales de la salud que no tuvieron la capacidad para detectarlas como suicidas, a pesar de que presentaban síntomas o señales de alarma. Los profesionales,  no las supieron motivar o canalizar a una institución para recibir atención.

Aunado a lo anterior hay que considerar que la problemática suicida en la población escolar tiende a subir, año con año, esto obliga a las autoridades escolares y de salud a buscar una atención apropiada para prevenirla y promover la salud mental de los estudiantes. Esto se vuelve de vital importancia si se considera que la escuela puede ser la principal aliada para referir a niños y adolescentes a los servicios de salud mental, además de ser el primer lugar en donde los padres de familia buscan ayuda.

Es necesario que las autoridades tomen medidas, la Organización Mundial de la Salud ha hecho recomendaciones muy específicas y claras que pueden guiar a los gobiernos en sus propuestas algunas de las sugerencias de la OMS son:

  • Rreducir el acceso a los medios para suicidarse (pesticidas, medicamentos, armas de fuego, etc.); 
  • Tratar a las personas con trastornos mentales, y en particular a quienes padecen depresión, alcoholismo o esquizofrenia; 
  • Seguimiento de los pacientes que han cometido intentos de suicidio; 
  • Fomentar un tratamiento responsable del tema en los medios de comunicación; 
  • Formar a los profesionales de la atención primaria de salud. 

Algunas otras propuestas hechas por expertos del Instituto Hispanoamericano de Suicidiologia para prevenir el suicidio son:

  • Atención del problema de intento de suicidio y el suicidio consumado en forma multi e interdisciplinariamente, integrada por psiquiatras, psicólogos, enfermeras, terapeutas familiares y tanatólogos.  
  • Creación de programas preventivos permanentes a nivel nacional  y estatal para la investigación, prevención y atención del suicidio y suicida.  
  • Capacitación al personal médico y paramédico sobre este fenómeno.  
  • Publicación de folletos, trípticos y manuales para saber qué hacer en un caso de urgencia por intento o de suicidio consumado.  
  • Hacer difusión a través de los medios de comunicación sobre el incremento de suicidios, sus causas y consecuencias cuanto se intenta o consuma el acto,  así como la intervención oportuna con un trato digno y de respeto a las personas que viven la frustración de su última decisión.  

Aunado a las propuestas anteriormente mencionadas, que sin duda abonan en gran medida a la prevención y tratamiento del problema, se debe considerar la educación de los padres de familia,  ellos como principales responsables de los hijos menores de edad, tienen que tener las herramientas suficientes para proteger a sus hijos de estas conductas.

Es por esto que se propone que las autoridades escolares, a principio de cada ciclo escolar, impartan a padres de familia y maestros una capacitación obligatoria sobre detección de conductas suicidas y problemas emocionales en niños y adolescentes.

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO. -PUNTO DE ACUERDO POR EL CUAL SE EXHORTA AL TITULAR DEL EJECUTIVO FEDERAL PARA QUE, A TRAVÉS DE LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA Y DE SALUD,  INSTRUMENTE ACCIONES DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN AL SUICIDIO COMO PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA; EN LAS QUE SE INCORPOREN ESTRATEGIAS PARA LA ORIENTACIÓN, CAPACITACIÓN E INCLUSIÓN DE LOS PADRES Y MAESTROS; COMO SUJETOS DE SOPORTE PARA LA REDUCCIÓN DE LA PREVALENCIA DE LA INTENCIÓN SUICIDA ENTRE LOS JÓVENES.

Dado en el Palacio Legislativo a 13 de mayo de.2015.

Atentamente

DIP. CLAUDIA ROCÍO VILLA OÑATE                   DIP. JUAN PABLO ADAME ALEMÁN