Senado de la República.
Senadores.
Sabado 21 de abril de 2018
Intervenciones de la Senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo
    
    
Grupo Parlamentario del Partido
Revolucionario Institucional


Senadora Electa por Representación Proporcional Basado en el Capítulo II, Sección I Artóculo 56
de la CPEUM
Suplente: Ofelia Socorro Jasso Nieto
Av Paseo de la Reforma No. 135,
Edif. del Hemiciclo Piso 04
Oficina 21, Col. Tabacalera,
Del. Cuauhtémoc, Cd. de México,
C. P. 06030, Tel: 53-45-30-00
Ext. 3309, 3410
E-mail: diva.gastelum@senado.gob.mx
Listado de Intervenciones
Jueves 08 de marzo de 2018
Intervención

Sesión Solemne .

Intervenciones de Grupos Parlamentarios para referirse a la entrega del reconocimiento “Elvia Carrillo Puerto”.

La Senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo: Muy buenas tardes a todos.

Quiero hacer los comentarios antes de iniciar, primero, Presidente, agradecerle mucho la apertura que tuvo para que los grupos parlamentarios al interior de este Senado pudieran hacer uso de la palabra, muchísimas gracias por esto.

(Aplausos)

Y como esta sesión es sesión solemne, pero yo no puedo dejar de ser Diva, mi estilo tiene que estar ahí, entonces, discúlpenme, pero puedo pedir permiso doble.

Chapa, te queremos.

(Aplausos)

Te queremos Chapa.

(Aplausos)

Así o más igualada, Chapa, te queremos, yo uso dos, solamente con dos personas este título de matriarca.

Ser matriarca es ser madre de muchas de las que estamos aquí, y tú, eres madre de nosotras, muchísimas gracias María Elena por todo esto, pero María quiero decir algo.

Si tú revisas, yo he estado varias veces aquí, las grasas, si, nunca se llenan, y además de ser madre, eres taquillera, muchísimas gracias por todo esto.

(Aplausos)

Quiero saludar con mucho aprecio la presencia del Secretario de Gobernación, un hombre con el que construimos muchas cosas, cuando fuimos compañeros, y todavía me acuerdo cuando luchamos tanto por una reforma constitucional para el tema de trata, y la ley general, así es, el secretario de Gobernación, nos faltan cosas que hacer  juntos, Secretario, violencia política no se puede quedar así, no se puede quedar así.

(Aplausos)

Y lo digo porque lo hemos trabajado junto con ustedes, aquí está el maestro Solís, y no se puede quedar así, la violencia política goza de cabal impunidad; cabal impunidad es que nadie la toca, es libre y soberana, y la tenemos que parar.

La violencia política no puede seguir en este país, permeando y parando el máximo éxito que hemos tenido, que es la paridad y la democracia paritaria.

Si la democracia paritaria no está blindada con la legislación constitucional, y las cinco  leyes que tiene que ver con esto, no caminamos, las mujeres no somos  números, somos seres humanos,  jóvenes, adultas que sentimos y queremos que nos respeten; ser candidata no puede significar estar propensa al asesinato o a la inseguridad como persona.

Por eso, secretario, qué grato es que esté usted aquí.

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Ya me voy a mi rollo.

Hoy en la mañana recibí muchas llamadas diciéndome: felicidades Diva, y no los culpo, la ignorancia a veces parece ser conocimiento,  me regalan un kleenex, por favor.

(Aplausos)

Y luego me mandaron flores, lo peor del caso es que no tiene tarjeta, y yo espero que no tenga problema, yo.

Y, es que el problema más serio que hay aquí, es que el 8 de marzo no es comercial, señoras, señores, no es 10 de mayo, no es 10 de mayo, pero además de eso, no es un festejo.

Y hoy en la mañana si traigo un serio problema, qué ropa me iba a poner, que cómo me ponía, que, no, pues este no es un festejo.

Lo hemos convertido en una conmemoración institucional, que tampoco lo es ¿eh? Tampoco lo es una conmemoración institucional, disculpen ustedes.

Pues porque entonces tenemos dos fechas al año, el 8 de marzo. ¡Ah! bueno el 10 de mayo, y el 25 de noviembre.

Y ser mujeres en México es más que dos fechas.

Por eso el 8 de marzo, en este contexto del asesinato de 146 mujeres, y cuando yo leo y releo esto que se ha hecho forma de vida, qué increíble que lo mismo que les pasó a ellas nos esté pasando ahorita igual a nosotras, igualito.

Ellas se salieron a la calle a gritar las miserias laborales por las que pasaban, porque eran miserias, en Nueva York, primera potencia. Pero saben qué, la violencia no respeta si eres de Estados Unidos, o eres del Caribe, aquí está Belén, de Naciones Unidas, y lo sabe, que no respeta la violencia ni estratos sociales.

Y lo que es más, el 8 de marzo ha servido para echarnos un rollo largo, largo, largo, largo, largo; no, no saben, y sacamos, pero no pasa de ahí, de discursos muy bien argumentados, escritos, que deben de trascender el dicho para ir a la realidad.

Por eso en este momento yo quiero felicitar mucho a la Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres por la valentía que ha tenido de enfrentar. ¡Qué cosa! Siete mujeres al día mueren.

¿Ya oyeron? Siete mujeres al día mueren.

En diez años han muerto casi 24 mil.

Lorena, mi respeto y admiración por el trabajo que has hecho en el Instituto Nacional de las Mujeres, generando políticas públicas y haciendo un gran trabajo.

(Aplausos)

Este recuento macabro tiene que acabar, ya le buscamos por todos lados. Lo primero que tenemos que hacer es hacer conciencia.

Y agradezco mucho la presencia aquí de la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, una gran aliada, Martha Tamayo.

De la Presidenta de la Jucopo, que desde que llegó muchas cosas cambiaron.

Y quiero agradecer mucho al Presidente Cordero que hoy se animó a ponerle a este Senado de la República tolerancia cero en acoso y hostigamiento. A eso se le llama ser valiente, no golpear a una mujer, ser valiente es ser eso.

Felicidades, Presidentes, tanto a Ana Lilia como al Presidente Cordero, porque no podemos ser candil de la calle y oscuridad de tu casa. O sea, que aquí pase de todo, pero… ¡No! Aquí no, ni aquí ni en ninguna parte.

Hemos hecho muchas leyes, es verdad.

Y alguien me decía: “¿Para qué sirven las leyes? Pues nada más para reprimir; no le pego a la mujer, porque me mandan a la cárcel”.

Lo que tenemos que luchar es la conciencia que tenemos que tener del derecho a las libertades y el derecho a los derechos que tenemos las niñas y mujeres de este país.

Esto ya se volvió un problema sistemático y sistémico, sí o no.

Sistemáticamente hay acoso, hay hostigamiento, hay asesinatos, y nos volvemos estadística en rojo, pero hoy al reconocer a una mujer que tiene muchos pantalones. Permítanme, ya sé que me van a decir por qué, y muchas faldas, tiene las dos cosas.

María Elena Chapa es tan determinada que ahorita me decían: “Oiga que la vaya”. “No, no, váyanse ustedes y déjenme aquí a mí”. Tiene tanta determinación de hacer valer lo que es una mujer, que nos enseñó y nos inyectó esa idea de seguir luchando.

Y quiero llamar la atención en la Chapa.

Nosotros estamos terminando una Legislatura, tenemos que ser muy autocríticas.

¿Cuánto hicimos aquí por el tema de las mujeres?

¿Qué tanto nos involucramos en el tema de las mujeres?

¿Cuántas acciones afirmativas hicimos?

Porque María Elena me lo preguntaba.

Tenemos que ser muy autocríticas.

Hemos venido a las Cámaras sí con un tema que traigo conmigo, pero también con la causa de las mujeres, que no la podemos dejar de lado; no la podemos dejar de lado, somos producto de una lucha, una lucha que María Elena Chapa ha dado siempre.

Yo estoy en un grupo, y la leo mucho, mujeres en plural.

Y María Elena Chapa todos los días nos da una lección.

Por eso hoy la vida de Elvia Carrillo Puerto y María Elena Chapa se juntan, primero, en un reconocimiento emblemático y en un reconocimiento de vida como es María Elena Chapa.

Fue por unanimidad, todo mundo estuvo de acuerdo.

Sí, sí trae colores María Elena, pero saben ¿qué? tiene tatuada la lucha de las mujeres por siempre.

María Elena eres un gran referente histórico, te lo digo desde ahorita.

Eres un gran referente.

Es una gran inspiración para muchas mujeres que salimos de un pueblo, de un rancho, a venir a la capital y luego a esta capital, tú nos enseñaste qué se tenía que hacer para seguir luchando y poniendo eslabones y ponerle punto final a esto que tanto nos ha ofendido, como es la violencia en contra de las mujeres.

Estamos cerrando una Legislatura.

Yo le quiero agradecer desde aquí al Presidente Enrique Peña Nieto por la democracia paritaria que decían que iban a pasar 80 años para que se diera. Ya se logró.

Pero tenemos pendientes, en pocas sesiones, violencia política, tiene que salir como debe de salir, sin quitarle ni ponerle. No tengamos temor, el que nada debe nada teme. No podemos seguir regateándole la seguridad a las mujeres que se la juegan por un partido, como fue el caso de Chilapa, en una semana asesinaron a dos, de dos partidos distintos; y en esta semana renunciaron dos de dos partidos distintos. Quiere decir que la violencia política no tiene que ver con partidos, tiene que ver con esa misoginia que campea y que nos ofende.

Y no ofende solamente a las mujeres, ofende también a los varones, ofende también a la sociedad.

Yo estoy muy contenta de terminar una Legislatura, me voy satisfecha de una lucha que dimos todas, todas las Senadoras de la Repúblicas, de todos los partidos, todos los días.

Y quiero agradecerle mucho a los coordinadores, perdón, unos más, otros menos, pero nos apoyaron.

Y permítanme agradecerle mucho a Emilio Gamboa Patrón, que debo de traerlo hasta aquí, pero él sabe muy bien que la democracia de este país no se escribe sin nosotras, él sabe muy bien que si no entregamos buenas cuentas antes de irnos, la historia nos va a alcanzar.

¡Y saben qué! Nosotras vamos a escribir la historia.

Cero violencia política en contra de las mujeres, ese es el mandato y vamos por él.

¡Arriba la Chapa!

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=8&sm=1&mn=1&id=621&tp=13854