Senado de la República.
Senadores.
Martes 19 de junio de 2018
Intervenciones de la Senadora María Lucero Saldaña Pérez
    
    
Grupo Parlamentario del Partido
Revolucionario Institucional


Senadora Electa por el Principio de Mayoría Relativa
Suplente: Minerva Ronquillo Onofre
Av Paseo de la Reforma No. 135,
Edif. del Hemiciclo Piso 5
Oficina 14, Col. Tabacalera,
Del. Cuauhtémoc, Cd. de México,
C. P. 06030, Tel: 53-45-30-00
Ext. 3588, 3141
E-mail: lucero.saldana@senado.gob.mx
Listado de Intervenciones
Jueves 08 de marzo de 2018
Presentación de Iniciativa

De la Sen. Lucero Saldaña Pérez, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones del Código Penal Federal.

La Senadora María Lucero Saldaña Pérez: Muchas gracias, Presidente.

En un día en donde mundialmente se conmemora el Día Internacional de las Mujeres, no es una dádiva, no es un regalo, es recordar la lucha, el esfuerzo porque sean reconocidos los derechos humanos de las mujeres.

Y es por ello que, conociendo la gravedad del fenómeno del feminicidio en México, es que presento esta iniciativa que reforma el Código Penal Federal, para que ya siendo delito el feminicidio pueda no prescribir.

Nuestro país se ha consolidado como una nación que constantemente aspira a establecer un marco en donde se ejerza plenamente los derechos de las y los mexicanos.

En este pacto social está la base fundamental en el respeto a los derechos humanos, en donde la igualdad entre mujeres y hombres es un principio, un derecho y también un valor para la convivencia armónica equitativa.

En este sentido tenemos que caminar en dos vías: Por un lado, construyendo la igualdad sustantiva real, efectiva; y por el otro lado, de construyendo las discriminaciones contra mujeres y niñas, así como las desigualdades de género que representan una expresión extrema en los actos cotidianos y sistemáticos de violencia, y constituyen, a su vez, una falta grave de los derechos humanos.

Reconocer la situación por la que atraviesan las mujeres en nuestro país, representa un reto que debe ser atendido en aras de proteger y dar garantías a estos derechos.

Resulta innegable que el feminicidio en México se ha convertido en un problema grave, que urge ser atendido de manera clara, firme y focalizada.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública en materia de Género, el año 2017, a nivel nacional, se especifica que las mujeres constituimos el    32 % del total de víctimas de algún delito.

2 mil 585 mujeres fueron presuntamente víctimas de un homicidio doloso, delito que va en aumento al registrarse en el 2015 un total de un mil 755 casos, y 2 mil 210 en el siguiente año 2016. La constante es: cifras en incremento.

En lo que hace a los feminicidios se contabilizaron 671 presuntos delitos de feminicidio en todo el país. Nuevamente el delito al alza, ya que en el 2015 se contabilizaron 399 casos, y en el 2016, 580.

Destacan tres entidades con mayor número de presuntos delitos de feminicidio: En el Norte, Sinaloa; en el Centro, Veracruz y Oaxaca, pero esto no significa que no esté en algún municipio o localidad de cualquier otro estado.

Este fenómeno preocupa y ha movilizado a la sociedad civil, desde donde se exige una respuesta más efectiva para la protección de la vida de las mujeres y niñas y una contundente respuesta para combatir la impunidad.

La iniciativa que hoy presento tiene como objetivo atender la problemática del feminicidio en México al reformar el Código Penal Federal con cuatro objetivos concretos:

El primer objetivo es que se perfeccione el tipo penal. El tipo penal del feminicidio, en lo que hace a las conductas que expresan por razones de género. Esta modificación se consideró a partir de que actualmente el código refiere en plural algunas conductas, lo que genera una confusión para el juzgador, y la propuesta es eliminar el uso plural de las palabras para reconocer que la acreditación de una sola de esas manifestaciones violentas es suficiente para considerar feminicidio. Una letra, una “s” pueda ser el cambio para evitar la impunidad.

El segundo objetivo establece agravantes al delito de feminicidio. La relevancia de esta modificación radica en que si bien el feminicidio es un delito grave, las distintas formas en las que se perpetra pueden suscitarse en circunstancias muy particulares y cada vez más graves, por lo que atendiendo esta diversidad considero que debe ser penalizado con distintos rangos penales.

En esta iniciativa se han sumado compañeras Senadoras, como Ana Lilia Herrera e Hilda Flores, del grupo parlamentario del PRI, y hemos atestiguado que los feminicidios de jóvenes embarazadas, madres de familia, en presencia de sus hijas e hijos menores, de edad, estudiantes, defensoras de derechos humanos, todas ellas en circunstancias distintas, pero con el factor común del daño y dolor excesivo hacia la sociedad.

Por tal motivo, se propone modificar el artículo 327 para establecer que las conductas que agravan el delito del feminicidio se destacan que sea cometido por dos o más personas; que se cometa contra una mujer embarazada, una menor de edad, adulta mayor o víctima que tenga alguna discapacidad, que se ha cometido en presencia de una o más personas con quienes la víctima tuviera vínculo de parentesco; que se ha cometido en vía pública, vehículo particular o transporte público. Sí, nos falta mucho que atender, y generalmente es la víctima persona conocida.

El tercer objetivo es determinar al feminicidio como un delito imprescriptible. Esto significa que la acción penal en contra de quien o quienes resulten responsables por un feminicidio, se pueda ejercer en cualquier momento y tiempo.

Lo anterior, está la reforma como propuesta con la plena convicción de atacar directamente la impunidad que en ocasiones caracteriza a este delito.

El cuarto objetivo es prever una reparación integral de los términos de la Ley General de Víctimas. En esos términos esta propuesta descansa en la consigna de brindar a las y los directamente afectados a que pueda y que cometan este delito, la reparación integral del daño en los términos previstos por la ley en la materia.

Estas propuestas de modificación pretenden realizar una correcta tipificación del feminicidio y abatir la impotencia, el coraje cuando la justicia no brinda una certeza en su acción.

La prioridad es salvaguardar a todas y cada una de las mujeres y niñas de nuestro país, pero en tanto lo logramos, debemos contar con un marco idóneo para establecer sanciones claras, que permitan brindar certeza jurídica y garantía a los derechos humanos de las mujeres. Con estas agravantes se podría incrementar la pena hasta 75 años.

Como Senadora he propuesto medidas contundentes contra la violencia hacia las mujeres, y en particular en mi estado, Puebla, todas ellas encaminadas a establecer en el respeto irrestricto a los derechos humanos de las mujeres.

Ha presentado seis puntos de acuerdo en los últimos dos años, así como una iniciativa para lo que los presuntos responsables de feminicidio les sea impuesta la prisión preventiva de manera oficiosa y que la Procuraduría General de la República tenga facultades en forma subsidiaria para perseguir e investigar este delito.

Alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres es una meta.

La equidad es un instrumento.

En un marco pleno de ejercicio de derechos humanos, es la finalidad que como sociedad buscamos día a día.

Agradezco nuevamente a mis compañeras y compañeros su respaldo, a la Senadora Hilda Flores Escalera, el  poder sumarse a esta iniciativa, y Ana Lilia Herrera, y cierro con esta frase.

Porque hay una deuda histórica que tenemos con las mujeres en el mundo, México no está exento, la igualdad  no es un concepto etéreo, no es algo que deberíamos estar luchando porque se reconociera, es una necesidad; la igualdad es  como el aire, como la igualdad, la necesitamos y necesitamos su respaldo para que esto se pueda hacer efectivo y podamos tener un México más justo en medio de tantos avances como que nos colocan a este Senado en un lugar donde aprobamos paridad política y ocupamos el sexto lugar en el ranking mundial de participación política de las mujeres.

Pero aún, todavía, estamos con grandes retos por avanzar, por su apoyo y su respaldo, muchas gracias.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=8&sm=1&mn=1&id=571&tp=13841