Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Sabado 23 de septiembre de 2017
    
    

Última actualización: septiembre 2017
Última revisión: septiembre 2017

Sesión Plenaria - Versión Estenográfica

SESIÓN ORDINARIA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES,
CELEBRADA EL JUEVES 23 DE MARZO DE 2017.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
PABLO ESCUDERO MORALES.

ÍNDICE

ORDEN DEL DÍA

ACTA DE LA SESIÓN ANTERIOR

COMUNICACIONES DE CIUDADANOS SENADORES

Una, del Senador Jesús Priego Calva, con la que remite el Informe de sus actividades como integrante de la mesa de trabajo denominada “Intercambio y aplicación de prácticas exitosas legislativas y de política en materia de salud, educativa, cultural y deportiva”, de la XVI Reunión Interparlamentaria México-Cuba, celebrada del 16 al 18 de febrero de 2017, en Mérida, Yucatán

Una, de la Senadora Alejandra Barrales Magdaleno por la que informa su reincorporación a sus actividades legislativas

COMUNICACIONES Y CORRESPONDENCIA
AGENCIA DE NOTICIAS DEL ESTADO MEXICANO

Oficio con el que remite su Informe Anual de actividades correspondiente al ejercicio 2016.

CÁMARA DE DIPUTADOS

Oficio con el que remite proyecto de decreto por el que se adiciona una fracción IX al artículo 2 de la Ley de Ciencia y Tecnología

Oficio con el que remite proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 25 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

ACUERDO DE LA MESA DIRECTIVA

Uno, para normar la sesión solemne en la que se recibirá la visita del Presidente de la Cámara de los Comunes de Canadá, el martes 28 de marzo de 2017

INICIATIVAS

Del Senador Miguel Romo Medina, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto por el que se reforma el Artículo Segundo de las disposiciones transitorias de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación del Decreto por el que se expide la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales; y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, publicado en el Diario Oficial de la Federación el veintitrés de mayo de dos mil catorce.

De la Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza del Grupo Parlamentario del partido Acción Nacional, y a nombre de diversos Senadores, con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 74 fracción IV y 76 fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

De la Senadora Ana Gabriela Guevara, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 12 de la Ley Federal de Derechos

Del Senador Rabindranath Salazar Solorio, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y del Código Penal Federal

PRONUNCIAMIENTO DEL SENADO DE LA REPÚBLICA EN REALCIÓN A LOS ATENTADOS EN EL PARLAMENTO BRITANICO

MINUTO DE SILENCIO

INTERVENCIÓN DE LA SENADORA GRACIELA ORTIZ DOMÍNGUEZ EN RELACIÓN AL ASESINATO DE LA PERIODISTA MIROSLAVA BREACH EN EL ESTADO DE CHIHUAHUA

INTERVENCIONES
Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza
Senadora María Lucero Saldaña Pérez
Senadora Diva Hadamira Gastelum Bajo
Senadora Angélica de la Peña Gómez
Senador Juan Gerardo Flores Ramírez
Senador Patricio Martínez García

MINUTO DE SILENCIO

DICTÁMENES DE PRIMERA LECTURA

De las Comisiones Unidas de Fomento Económico y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 2; 3, fracción XIV; 11, fracción VII; y 14, fracción III de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional

De las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, el que contiene proyecto de decreto por el que el Honorable Congreso de la Unión declara el 26 de octubre de cada año, como el "Día Nacional de Prevención de Quemaduras”

De las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, el que contiene proyecto de decreto por el que el Honorable Congreso de la Unión declara el 29 de noviembre de cada año, como “Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer de Próstata”

DICTÁMENES A DISCUSIÓN Y VOTACIÓN

De las Comisiones Unidas de Asuntos Fronterizos, Norte; de Asuntos Fronterizos, Sur; y de Estudios Legislativos, Segunda, en relación con el proyecto de decreto para expedir la Ley General de Fronteras y con el proyecto de decreto para expedir la Ley para el Impulso y Desarrollo de las Fronteras. (Dictamen en sentido negativo)

De las Comisiones Unidas de Fomento Económico y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 2; 3, fracción XIV; 11, fracción VII; y 14, fracción III de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional

INTERVENCIÓN
Senador Jesús Priego Calva

VOTACIÓN

De las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, el que contiene proyecto de decreto por el que el Honorable Congreso de la Unión declara el 26 de octubre de cada año, como el "Día Nacional de Prevención de Quemaduras”

INTERVENCIÓN
Senadora María Lorena Marín Moreno

VOTACIÓN

De las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, el que contiene proyecto de decreto por el que el Honorable Congreso de la Unión declara el 29 de noviembre de cada año, como “Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer de Próstata”

VOTACIÓN

PROPOSICIONES

Del Senador Juan Gerardo Flores Ramírez del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, con punto de acuerdo por el que se solicita la opinión de la Conferencia Nacional de Gobernadores en relación con las iniciativas en materia de seguridad interior

INTERVENCIONES
Senador Manuel Bartlett Díaz
Senador Fernando Torres Graciano
Senadora Layda Sansores San Román
Senador Miguel Ángel Chico Hernández
Senadora Angélica de la Peña Gómez
Senador Luis Humberto Fernández Fuentes
Senador Manuel Cárdenas Fonseca
Senadora María del Pilar Ortega Martínez
Senador Marco Antonio Blásquez Salinas
Senador Héctor David Flores Ávalos
Senadora Dolores Padierna Luna
Senadora Angélica del Rosario Araujo Lara
Senador Fidel Demédicis Hidalgo
Senador Roberto Gil Zuarth
Senador Mario Delgado Carrillo
Senador Carlos Alberto Puente Salas
Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez
Senadora María del Rosario Guzmán Avilés
Senador Armando Ríos Piter
Senador Enrique Burgos García
Senador Manuel Bartlett Díaz
Senadora Adriana Dávila Fernández
Senador Roberto Gil Zuarth
Senadora Layda Sansores San Román
Senadora Luisa María Calderón Hinojosa

VOTACIÓN

CITA


SESIÓN ORDINARIA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES,
CELEBRADA EL JUEVES 23 DE MARZO DE 2017.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
PABLO ESCUDERO MORALES.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales (11:37 horas): Solicito a la Secretaría informe a la Asamblea el resultado del cómputo de asistencia de los señores Senadores.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Con gusto, señor Presidente.

Honorable Asamblea, conforme al registro de asistencia se han acreditado 81 ciudadanas Senadoras y Senadores.

En consecuencia, hay quórum, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Se abre la sesión del jueves 23 de marzo correspondiente al Segundo Período Ordinario de Sesiones del Segundo Año de Ejercicio de la LXIII Legislatura.

El orden del día está disponible en el monitor de sus escaños, con lo cual se informa de los asuntos que corresponden a la agenda de hoy.

El acta de la sesión anterior se encuentra publicada en la Gaceta de este día.

En consecuencia, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el acta referida.

Quienes estén por la afirmativa, sean tan amables de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se aprueba el acta referida, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Pasamos al siguiente asunto.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Se recibió una comunicación suscrita por el Senador Jesús Priego Calva, con la que remite el Informe de sus actividades como integrante de la mesa de trabajo denominada “Intercambio y aplicación de las prácticas exitosas legislativas y de política en materia de salud, educativa, cultural y deportiva”, de la XVI Reunión Interparlamentaria México-Cuba, celebrada del 16 al 18 de febrero pasado, en Mérida, Yucatán.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: La Asamblea ha quedado enterada.

Pasamos al siguiente asunto.
La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: También el día de hoy se recibió una comunicación suscrita por la Senadora Alejandra Barrales Magdaleno, por la que informa su reincorporación a sus funciones legislativas.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: La Asamblea ha quedado enterada.

Se tiene por reincorporada a la Senadora Alejandra Barrales Magdaleno, a partir de esta fecha.

Bienvenida, Senadora Alejandra Barrales.

Pasamos al siguiente asunto.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Se recibió de la Agencia de noticias del Estado mexicano su Informe Anual de actividades correspondiente al ejercicio 2016.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Remítase dicho informe a las Comisiones de Gobernación y de Comunicaciones y Transportes.

Pasamos al siguiente asunto.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Se recibió de la Cámara de Diputados un proyecto de decreto por el que se adiciona una fracción IX al artículo 2º de la Ley de Ciencia y Tecnología.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Túrnese a las Comisiones Unidas de Ciencia y Tecnología y de Estudios Legislativos, Primera.

El siguiente asunto.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: También de la Colegisladora se recibió un proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 25 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Túrnese a las Comisiones Unidas para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, Segunda.

Compañeros Senadores:

Los integrantes de la Mesa Directiva suscribimos un acuerdo que normará la sesión solemne para recibir la visita del Presidente de la Cámara de los Comunes de Canadá, el próximo martes 28 de marzo.

El documento está disponible en el monitor de sus escaños, por lo que solicito a la Secretaría dé cuenta de los resolutivos.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Doy cuenta de los resolutivos del acuerdo.

Primero.- El martes 28 de marzo del 2017, a las 13:00  horas, el Senado de la República realizará sesión solemne para recibir en Pleno la visita del señor Geoff Regan, Presidente de la Cámara de Comunes de Canadá.

Segundo.- Durante su presencia en el salón de sesiones de este órgano legislativo, el Presidente de la Cámara de Comunes del Canadá, se le asignará un escaño en el presídium.

Tercero.- Se enviará invitación al Presidente de la Cámara de Diputados, para que asista a la sesión solemne y se le asignará un lugar en el presídium.

Cuarto.- La sesión solemne se realizará conforme al formato que a continuación se indica.

Inciso a).- El Presidente de la Mesa Directiva dirigirá un mensaje de bienvenida al Presidente de la Cámara de Comunes de Canadá y a su comitiva.

Inciso b).- El señor Geoff Regan, dirigirá un mensaje a la Asamblea.

Quinto.- En esta sesión solemne únicamente tendrán lugar las intervenciones señaladas en el texto del presente acuerdo.

Sexto.- En reconocimiento a la alta investidura del visitante, la Presidencia de la Mesa Directiva, designará a las comisiones del ceremonial a que se refiere el artículo 289 del Reglamento del Senado de la República.

Séptimo.- Se instruye a las Secretarías Generales a hacer las gestiones necesarias y cumplir con las tareas de logística que requiere el recinto de la Cámara de Senadores para la organización y durante el desarrollo de la sesión solemne.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Se encuentra a discusión.

Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el acuerdo.

Quienes estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se aprueba el acuerdo, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Ha sido aprobado el acuerdo para normar la sesión solemne en la que se recibirá la visita del Presidente de la Cámara de los Comunes de Canadá, el martes 28 de marzo de 2017.

Comuníquese.

Pasamos al apartado de presentación de iniciativas.

Tiene el uso de la palabra el Senador Miguel Romo Medina, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, para presentar un proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 2º de las disposiciones transitorias del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 23 de mayo de 2014, en materia electoral.

El Senador Miguel Romo Medina: Muchas gracias, señor Presidente.

Desde el inicio de los trabajos de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, ha sido notoria la voluntad política de los diferentes grupos parlamentarios para generar un marco jurídico acorde a las circunstancias y necesidades de los mexicanos.

Con la expedición de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales, la reforma y adición de diversas disposiciones de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación, en materia electoral, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, mismas que fueron publicadas el 23 de mayo de 2014, en el Diario Oficial de la Federación, se estableció que dos salas regionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, comenzarían sus actividades en el mes de septiembre del presente año.

Es importante destacar que en un análisis responsable y cuidadoso, en este órgano colegiado, así como en la Cámara de Diputados, consideramos de gran importancia el incluir en el artículo segundo transitorio de las disposiciones del mencionado decreto la puesta en marcha de dos salas regionales adicionales a las ya existentes con la finalidad de aminorar la carga de trabajo que actualmente acumulan.

En ese contexto, sin dejar de reconocer que la decisión legislativa de su instalación obedeció a criterios objetivos y eficaces para su adopción, esencialmente por las cargas de trabajo de las salas regionales actuales, y el inicio del proceso electoral ordinario federal, 2017-2918, mediante el cual se dará la renovación del titular del Poder Ejecutivo Federal de ambas Cámaras del Congreso de la Unión, así como 30 elecciones locales, es importante también reconocer el profesionalismo y vocación con la que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desempeña su alta encomienda.

Sin embargo, considerando la complejidad que representa el contexto económico por el que atraviesa el país, todos los órganos del Estado mexicano, sin distinción, debemos dar respuestas proporcionales, adoptando políticas públicas que favorezcan la optimización de recursos a partir de la orientación de objetivos institucionales en aras de seguir atendiendo las necesidades básicas, y por ello, imprescindibles para la sociedad.

Con base en su labor, consideramos que es posible, con la actual infraestructura, que se pueda garantizar de manera eficaz la tutela judicial efectiva en materia electoral en todas las circunscripciones del país. Lo anterior, hasta que las condiciones económicas de la nación permitan concretar la materialización de los nuevos órganos jurisdiccionales.

Por las razones anteriores someto a consideración de esta soberanía la siguiente iniciativa.

Artículo Único.- Se reforma el artículo segundo de las disposiciones transitorias de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, del decreto por el que se expide la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, así como de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 23 de mayo de 2014, para quedar como sigue.

Disposiciones transitorias de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

Segundo.- La Comisión de Administración del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a propuesta de la Sala Superior, determinará, ponderando la viabilidad presupuestal, el inicio de las funciones de las salas regionales que se crean con motivo de la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

Es cuanto, señor Presidente.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senador Miguel Romo.

Túrnese a las Comisiones Unidas de Reforma del Estado; de Gobernación; de Justicia; y de Estudios Legislativos, Segunda.

Déjenme darles la bienvenida por parte de esta Mesa Directiva a varios grupos de estudiantes.

Al primero, de la escuela Sierra Nevada, Campus Interlomas, invitados por la Senadora Lisbeth Hernández Lecona, agradecemos su presencia en el Senado de la República.

(Aplausos)

También a un grupo de alumnos de la Universidad Autónoma Metropolitana Campus Cuajimalpa, invitados por el Senador Alejandro Encinas.

Muchas gracias por estar aquí.

(Aplausos)

Y también a un grupo de mujeres de las colonias Las Joyas, de León Guanajuato, invitados por la Senadora Pilar Ortega Martínez.

Sean bienvenidas también.

(Aplausos)

Se concede ahora el uso de la palabra a la Senadora Mariana Gómez del Campo, para presentar a nombre propio y de los Senadores Fernando Herrera, Jorge Luis Lavalle, Francisco López Brito, Patricia Leal y Rosario Guzmán, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, un proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 74 y 76 constitucionales.

La Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza: Con su venia, Senador Presidente.

A lo largo de la historia la construcción de muros fronterizos representa una medida extrema tomada por un Estado con el objeto de defender su territorio frente a las hostilidades de otra nación.

Existen casos emblemáticos a nivel mundial como la construcción de la Gran Muralla China, una fortificación que tuvo más de 21 mil kilómetros y que fue levantada con la intención de detener ataques de guerreros nómadas contra las comunidades al norte de China.

Otro ejemplo histórico es el levantamiento del Muro de Berlín, una acción desesperada que dividió a una ciudad por la mitad y que se justificaba como una medida de protección frente al fascismo, pero que sólo se convirtió en una forma de fragmentar a una nación por conflictos ideológicos que no representaban el pensamiento de la sociedad alemana y que permanecen en la historia como un ejemplo de cómo la influencia de unos pocos puede subyugar la voluntad de todos.

Quisiera resaltar que existen tres rasgos fundamentales con respecto a los muros, existen cuando se da un problema diplomático, un problema político o militar entre naciones, cuando no hay cooperación real en ningún tema o problemática común y el comercio bilateral también es limitado.

La situación en la frontera entre Estados Unidos de América y México es muy diferente, pues un espacio dinámico de relaciones políticas, económicas y sociales que vinculan estrechamente a ambas naciones.

Datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores nos dicen que el flujo de bienes entre nuestros países tiene un valor aproximado de 1.5 mil millones de dólares diariamente, el 80 % del comercio bilateral fluye por la vía terrestre y ferroviaria lo que la convierte en una de las fronteras con mayor dinámica comercial del mundo, pese a ubicarse entre dos naciones tan económicamente asimétricas, también la región fronteriza genera el 21 % del PIB de nuestro país.

La comunidad mexicana en Estados Unidos también es un importante recurso para la economía de nuestro país vecino, pues el 8 % del PIB de Estados Unidos lo aportan los más de 11 millones de mexicanos que viven en territorio estadounidense, según datos oficiales.

Lo hemos dicho una y otra vez, los mexicanos que han migrado hacia el norte no son hombres malos, como lo afirma la Casa Blanca, son mujeres y hombres trabajadores todos los días que con sus actividades enriquecen no solamente la economía de las comunidades donde viven, sino también la cultura y a la sociedad que los ha recibido.

Construir un muro en toda la frontera norte representa en sí mismo un acto hostil del gobierno de los Estados Unidos no sólo para México, sino para todo el continente americano.

Y es pese a todas las razones con las que se quiera justificar un atentado contra las libertades fundamentales y la democracia a nivel global.

En este sentido estamos presentando el día de hoy dos iniciativas de ley para reformar el artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para que se establezca la prohibición de que la Cámara de Diputados apruebe un Presupuesto de Egresos de la Federación que contemple alguna partida destinada a proyectos de infraestructura en la frontera norte con fines de regulación o de control de flujos migratorios, que atenten contra el derecho internacional, el interés nacional y los principios normativos de política exterior enumerados en la fracción X del artículo 89 de la Constitución.

Proponemos, además, una reforma al artículo 76 constitucional donde se establece que el Senado de la República no podrá aprobar tratados internacionales en cuyo contenido se contemplen acciones o medidas que impliquen la participación técnica, económica o financiera del Estado mexicano en proyectos de infraestructura en la frontera norte con fines de regulación o control de flujos migratorios.

Esta segunda iniciativa reforma el artículo 1° de la Ley sobre Celebración de Tratados; y el artículo 3° de la Ley sobre Celebración de Tratados Internacionales en materia económica, a fin de establecer la prohibición de celebrar tratados internacionales que implican la participación del Estado mexicano en la construcción de un muro en la frontera norte.

Como Senado de la República, es nuestra obligación defender el interés nacional frente a toda hostilidad contra México y contra el pueblo de México. No es tiempo de quedarnos con los brazos cruzados, tenemos que actuar, exigirle al gobierno federal a tomar en todo momento posiciones firmes y decididas, cumplir también con la responsabilidad que como Jefe de Estado tiene el Presidente de nuestro país para defender los intereses de México y de los mexicanos.

Es cuanto.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senadora Gómez del Campo.

Ha presentado las dos iniciativas de una vez ¿verdad?

La Senadora Mariana Gómez del Campo  Gurza: Sí, así es.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Hagamos dos turnos entonces.

El proyecto de reformas constitucionales, se turna  a las Comisiones Unidas de Puntos  Constitucionales; de Relaciones Exteriores, América del Norte; y de Estudios Legislativos, Primera.

Respecto a la segunda iniciativa, que es un proyecto que reforma diversas disposiciones con relación a proyectos de infraestructura en la frontera norte, que pretende tener los flujos migratorios, vamos a turnarlo a Comisiones Unidas de Asuntos Fronterizos Norte y de Estudios Legislativos.

Muchas gracias, Senadora Mariana Gómez del Campo.

Tiene ahora el uso de la tribuna, la Senadora Ana Gabriela Guevara, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar un proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 12 de la Ley Federal de Derechos.

La Senadora Ana Gabriela Guevara Espinoza: Gracias, Presidente.

Muy buen día, Honorable Asamblea.

Hoy vengo a presentar esta iniciativa, con proyecto de decreto, por la que se reforma el artículo 12 de la Ley Federal de Derechos.

Como ha sido del conocimiento en los últimos días, de todos ustedes, y de lo que ha acontecido en los últimos meses, relativo a la relación de nuestro país con los Estados Unidos y que ha tomado auge el tema migratorio, esta iniciativa que ya tiene varios meses de trabajo y de consulta con el propio Instituto Nacional de Migración, que nos había llevado a hacer un análisis profundo de cuáles eran las necesidades reales que se tenían que plantear y enfrentar México, ante este fenómeno migratorio que hoy solamente lo que vemos es que ha recrudecido, no estamos descubriendo nada nuevo.

Entrando a la materia, y que somos nosotros parte actores y actrices de esta arista, que repito, lo que buscamos es encontrar soluciones que resuelvan la problemática migratoria.

En ese sentido, les comparto que el Instituto Nacional de Migración sufre una de las mayores crisis económicas. La asignación de recursos que tiene el Instituto en el vigente ejercicio fiscal, no satisface las necesidades de operación que en el contexto de que la migración siendo un factor de interés nacional crucial, por lo que es menester de reconsiderarse, cómo esta asignación presupuestaria vaya en beneficio del migrante y del propio Instituto Nacional de Migración, como en el Presupuesto de Egresos que fue en 2016 y contempla un decremento del 76.30 % con respecto al año anterior en el 2015. Y el asignado para este año contempla cero pesos.

De tal suerte que el Instituto Nacional de Migración sólo sobrevivirá con los recursos autogenerados. Esta dependencia en la actualidad carece de suficiencia en sus activos monetarios, como se observó en el análisis del estatus financiero realizado por el Instituto Politécnico Nacional.

Desde el año 2014 denota la falta de dichos recursos para una eficiente operación de cada uno de sus programas en los que se encuentran los oficiales de protección infantil, que han sido recurrentemente nombrados acá, los de repatriación, los grupos beta, y el Programa Paisano, los cuales son fundamentales para la protección de las personas migrantes y que han hecho un esfuerzo normativo para poder atender este sector tan vulnerable de la sociedad y del continente.

Ejemplo de ello lo encontramos en el acuerdo por el que se reforma y adiciona la circular referente a los documentos migratorios y los formatos de solicitud de trámite y estadísticos del propio Instituto Nacional de Migración, que incluye el formato de salida de menores, señalado en el artículo 42 del Reglamento de la Ley de Migración.

Con el objeto de brindar a estos que viajan solos a extranjeros y a fin de evitar que sean extraídos ilegalmente del país, es fundamental el incremento de recursos destinados al Instituto, ya que en esta institución es vital para la seguridad humana.

En razón de lo anterior, se realiza un cobro por la prestación de los servicios migratorios en aeropuertos a pasajeros de vuelos internacionales que abandonan el territorio nacional. Sin embargo, lo asignado en el Presupuesto de Egresos de la Federación representa la tercera parte de lo que se recauda por servicios migratorios de salida y aun así, la suma de ambos no cubre el gasto de repatriación, y poniendo en riesgo totalmente la operación del Instituto Nacional de Migración.

Bajo este mismo contexto, se requiere realizar una transformación de la institución, acorde a las exigencias y los servicios migratorios y la nueva política migratoria en la que se incorpora en la participación de todos los sectores, ya que administrar y atender la migración desde y hacia México requiere del gobierno de la República exigencias y oportunidades cada vez mayores y cada vez más demandantes, implica coordinar esfuerzos a través de una política integral, que considere las múltiples dimensiones del fenómeno migratorio, que busca aprovechar su potencial para el desarrollo nacional, y minimizar en la medida, la posibilidad de los costos que esto conlleva.

En consecuencia, resulta muy necesario robustecer la coordinación intersectorial como institucional para el otorgamiento de apoyos a los connacionales repatriados, fortalecer el apoyo de las repatriaciones de mexicanos a grupos vulnerables, como enfermos, adultos mayores, menores de edad, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.  Asimismo, fomentar la cultura de regulación migratoria con países centroamericanos que propicie un flujo migratorio documentado, ordenado y seguro hacia sus países de retorno.

En suma, la atención del fenómeno migratorio debe ser humana, eficaz y más moderna, e ir más allá de las acciones unilaterales, sumando esfuerzos con los distintos actores involucrados en el fenómeno migratorio y para ello requerimos de mayores ingresos con los cuales se puedan dotar de dicha infraestructura, tecnología y movilidad de los servidores públicos responsables de proporcionar dicho servicio migratorio.

En general, a mejor calidad integral de los servicios que presta el órgano administrativo desconcentrado y que por ende reforzar con ello los derechos humanos de los migrantes, por lo que es menester fortalecer el Instituto Nacional de Migración.

Y como ya referí, en este año su decremento fue totalmente del 100 %, y por otro lado, la cantidad captada por personas que realizaron el pago de derechos en el año 2016, llegó a ser muy superior de lo que se está cobrando como una cuota y que al aumentar esta cuota por el servicio migratorio, a 140 pesos de lo que se está cobrando actualmente, que son 68 pesos, el ingreso permitiría cubrir la mayor parte de las necesidades que el Instituto, además de que contaría con mayor presupuesto para la adquisición de tecnología, de propia infraestructura de mobiliario, y en general la calidad de sus servicios migratorios que presta dicha institución.

Por lo anteriormente expuesto, se propone reformar el primer párrafo del artículo 12 de la Ley Federal de Derechos, para quedar como sigue:

“Por la prestación de servicios migratorios en aeropuertos, a pasajeros de vuelos internacionales que abandonen el territorio nacional, se les cobrará la cuota de 140 pesos”.

Creo que ante la situación que vivimos en el país, es importante que tomemos en cuenta esta propuesta, no va a haber recursos, y está claro que dentro del presupuesto no está contemplado desde hace muchos años, el incremento para atender este fenómeno en México, y tenemos que buscar la manera de poder recaudar fondos que fortalezcan la institución, y entonces poner a responder lo que está demandando este flujo migratorio y esta demanda que no merma y que no va a cesar en los siguientes años, al contrario, creo que se va a recrudecer cada vez más.

Entonces pongo a consideración esta propuesta-iniciativa y ojalá que logremos fortalecer primeramente el Instituto Nacional de Migración y entonces poder empezar a jalar una política y entonces poder empezar a meterle mayor énfasis a las necesidades que tiene la propia Ley de Migración.

Muchas gracias, Presidente.

Y muchas gracias por su atención.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Don Víctor, quiere suscribir la iniciativa, la Senadora Calderón en el mimo sentido.

Muy bien.

Servicios Parlamentarios pase, Senadora Barrón también.

Se hace el turno a la Cámara de los Diputados y tiene el uso de la palabra ahora sí el Senador Rabindranath Salazar Solorio, del Partido Revolucionario del Partido de la Revolución Democrática, para presentar un proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

El Senador Rabindranath Salazar Solorio: Muy buenos días, compañeras y compañeros Senadores.

Con el permiso de la Mesa Directiva.

La confianza y la credibilidad son dos elementos indispensables de la democracia de nuestro país, pues nos sirven para evaluar diversos aspectos de las instituciones, entre ellos, la eficacia y su funcionalidad, y en los casos de los cargos de elección popular, medir con objetividad que lo que se ofreció durante la campaña se cumpla durante el encargo.

Aunque las instituciones públicas son las que padecen en mayor medida el desprestigio y la ausencia de credibilidad, y esto lo podemos ver en estos momentos con las campañas que se empiezan a desarrollar en el Estado de México, donde solamente en momentos electorales es donde se ve la visita de prácticamente todos los secretarios de Estado.

Volcados hasta esta entidad federativa están, desde el Secretario de Comunicaciones y Transportes; la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles; el Secretario de Educación, Aurelio Nuño; el del ISSSTE; el Comisionado Nacional de Seguridad Pública, Renato Sales; el Secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda; en fin, todos los secretarios repartiendo a diestra y siniestra desde despensas, computadoras, techos, en fin, en estos momentos se aparecen para poder ofrecer, como lo hacen cada 3 o cada 6 años una serie de prebendas a cambio de comprar la voluntad popular.

Eso es muy lamentable y es, precisamente, lo que ha venido dando, con la falta de credibilidad y con la falta de participación de parte de los ciudadanos.

Sin embargo, también tenemos que agregar que son los partidos políticos los que a lo largo de estas últimas décadas han padecido con mayor fuerza la reacción y rechazo social, de acuerdo a una encuesta realizada por el Latinobarómetro, actualmente, los partidos políticos en nuestro país ocupan el número 13 de un ranking de 20, que mide el grado de desconfianza institucional.

En esta encuesta levantada, el 70 % de los mexicanos tiene poca o ninguna confianza en los partidos políticos, sólo el 4 % de la población mexicana, confía en los partidos; el 52 % de los ciudadanos está poco o nada satisfecho con la actual democracia de México; el 49 % opina que en el país estamos más cerca de un gobierno que se impone, que de uno que resulta de la consulta con la ciudadanía.

El 77 % consideran que el gobierno debe resolver los problemas de la sociedad, el      61 % piensa que los partidos son necesarios para el buen funcionamiento del gobierno, únicamente una tercera parte de los mexicanos  dijo interesarse mucho o algo en la política, la mayoría de los ciudadanos, que es el 66 % no confía en que las elecciones sean limpias.

Los datos anteriores nos permiten ver el panorama tan preocupante en el que se encuentran los partidos políticos en la actualidad, a pesar de que la legislación establece que los partidos son entidades de interés públicos, intermedios entre la sociedad y el Estado, éstos han venido colocando durante cada elección, en un segundo término las reivindicaciones sociales y las propuestas, para que la comisión de conductas que a lo largo de la historia se han vuelto un lenguaje común entre algunos lectores y candidatos que se prestan a prácticas de pedir y ofrecer.

Así, de forma habitual, a lo largo de las campañas,  ya sea en un recorrido o un mitin, en aras de la obtención del voto, el candidato ofrece maravillas, sin que exista la posibilidad de poderlas cumplir o las facultades que otorga el cargo no lo permite, ello deteriora la credibilidad institucional  como se mencionó en líneas anteriores y, por supuesto, la construcción de una verdadera cultura cívica.

Quiero platicarles una anécdota que me aconteció ya hace algunos años, una campaña política, donde algunos candidatos venían ofreciendo, siendo candidatos alcaldes venían ofreciendo la posibilidad de bajar, por ejemplo, el costo de los energéticos o algún candidato ofrecía el que no se cobrara el pasaje, el servicio público de transporte. Siendo que no es una facultad que le corresponde a un alcalde, sino en este caso a un gobierno del estado.

Ese tipo de propuestas  que engañan a la gente, porque no está en las facultades de un candidato, son las que una vez que se accede al cargo hace que se pierda la credibilidad de los partidos políticos y los políticos mismos, obviamente, porque ofrecen cuestiones a sabiendas de que no las van a cumplir.

La iniciativa que el día de hoy presento, considera que es fundamental diseñar el andamiaje jurídico electoral y se tipifique una figura que sancione a quien realice promesas de campaña que no se encuentran dentro de las facultades del cargo al que se aspira, esto porque cualquier candidato que incurre en esta práctica actúa con dolo y se aprovecha del desconocimiento de quien lo solicita para obtener un lucro  o beneficio electoral, encuadrando su conducta en la definición de fraude.

Por ello se propone  en primer término reformar diversas disposiciones de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales con la finalidad de establecer en el artículo 209 que la propaganda electoral deberá contener únicamente propuestas acorde al cargo de elección popular al que se aspira, está estrictamente prohibido y se considerará fraude político cuando los candidatos oferten o anuncien de manera directa o a través de ésta, acciones y políticas que no correspondan a las facultades del cargo al que se aspira.

A su vez,  se reforma el artículo 445 de la ley antes mencionada, con el objeto de adicionar como infracciones de los aspirantes, precandidatos o candidatos a cargos de elección popular el fraude político, mismo que se entenderá como la difusión por parte de los candidatos de propuestas que no son acordes al cargo al que se aspira y cuya naturaleza no corresponde a las facultades del mismo.

Dicha  conducta dará como resultado la pérdida del registro de los aspirantes, precandidatos o candidatos a cargo de elección popular.

De igual forma, se tipifica de conducta en el Código Penal Federal a efecto de que se sancione con 100 o 200 días de multa y prisión de uno a 6 años al funcionario partidista o al candidato que oferte, anuncie de manera directa o difunda  propuestas que no son acordes al cargo de elección popular al que aspira y cuya naturaleza  no corresponde a las facultades del mismo.

Lo anterior  propiciará que la ciudadanía o ciudadano que tenga conocimiento del hecho ilícito pueda denunciarlo directamente ante las autoridades correspondientes sin que sea necesaria la intervención  o participación de la autoridad electoral.

Con la iniciativa que el día de hoy presento, abonaremos en la construcción de una ciudadanía informada  y preparada para exigirles a sus autoridades y así erradicar la práctica electorera, que lamentablemente vemos que será cada 3 y cada 6 años quienes trafican con la necesidad de la ciudadanía y lo único que ha generado es inconformidad, decepción y una cada vez más baja participación de las y los ciudadanos en las elecciones.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias a usted, Senador Rabindranath Salazar Solorio.

Túrnese a las Comisiones Unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos, Primera.

Antes de entrar al apartado de dictámenes de primera lectura, Senador Rabindranath, si puede suscribir la Senadora Barrón con usted la iniciativa.

Con mucho gusto.

Servicios Parlamentarios recoja la firma, por favor.

Don Víctor, en el mismo sentido, Senador Rabindranath, don Víctor también desea firmar.

Servicios Parlamentarios. Gracias.

Túrnese a las Comisiones Unidas de Gobernación y de Estudios Legislativos, Primera.

Estimados Senadores:

La Mesa Directiva tiene un pronunciamiento respecto al atentado terrorista suscitado el día de ayer.

El Senado de la República condena enérgicamente el ataque terrorista perpetrado el día de ayer, miércoles 22 de marzo, en el Puente de  Westminster, así como en el Parlamento Británico.

Repudiamos este hecho suscitado en el centro de la Capital del Reino Unido, que sabemos es el lugar tradicional donde concluyen de manera cotidiana gente de todas las nacionalidades para celebrar los valores de la libertad, de la igualdad y la solidaridad sobre la que se sostienen nuestras democracias.

Ante estos reprobables y dolorosos hechos expresamos nuestra solidaridad a la primer ministra, Theresa May, a su gobierno y al pueblo del Reino Unido, en especial a los familiares de las víctimas de este ataque.

Lamentamos la pérdida de vidas y deseamos para los heridos su pronta recuperación.

Con profunda solidaridad los Senadores mexicanos anhelamos que, con la fortaleza que caracteriza al pueblo inglés, superen con prontitud estos terribles acontecimientos.

Hacemos votos porque reinicien sus importantes actividades, particularmente en estos momentos en los que se encuentran construyendo decisiones fundamentales para el futuro de esa nación, la definición de su relación con Europa y el reordenamiento de las relaciones internacionales en el mundo.

Convocamos a la comunidad internacional para que juntos generemos las condiciones que permitan contribuir ambientes de paz y tranquilidad social encauzados por el diálogo y no por la confrontación, reprobando de manera enérgica el uso de medios que generan muerte y terror.

Reafirmamos nuestra voluntad por profundizar la lucha contra el terrorismo preservando la paz y la seguridad internacional en el marco del Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos, y solicitamos un minuto de silencio.

Favor de ponerse de pie.

(Todos de pie)

(Se guarda un minuto de silencio)

Es cuanto.

Muchas gracias.

Sí, Senadora.

Tengo a la Senadora Graciela Ortiz, primero, y luego a la Senadora Yolanda.

¿Con qué objeto, Senadora?

Le dan volumen en su escaño, por favor.

La Senadora Graciela Ortiz González: (Desde su escaño) Si me permitiera hacer uso de la tribuna, brevemente, para en el mismo contexto de la violencia, la irracionalidad y la falta de respeto a la vida humana poder hacer una precisión sobre hechos terribles que sucedieron hoy en la mañana en mi estado, en el estado de Chihuahua.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Senadora, si los hace desde su lugar para dar le un poco de orden a la sesión.

¿Le parece bien?

La Senadora Graciela Ortiz González: (Desde su escaño) Con gusto, señor Presidente.

Se lo agradezco.

Hoy en la mañana una madre de familia, madre de dos hijos, salió por la mañana a dejar a su hijo a la escuela y a dejar a su hija a su trabajo.

Al regreso de su trabajo, de dejarlos en la escuela fue acribillada enfrente de su casa por personas desconocidas que huyeron del lugar.

Murió inmediatamente en virtud de los disparos que recibió.

Esta mujer, Miroslava Breach, periodista corresponsal de La Jornada, prestigiada periodista, destacadísima periodista en Chihuahua, pagó con su vida un problema que está azotando a mi estado, que es el de la violencia.

Yo quisiera, además de señalar quién era Miroslava Breach, de dejar aquí en la tribuna patente lo que fue la vida de una mujer íntegra, valerosa, que mucho le aportó en el estado de Chihuahua a la conformación de una democracia y de una construcción de una sociedad más justa a partir de su tarea periodística.

No entendemos, desde luego, qué fue lo que sucedió. No sabemos cuáles son las razones que llevaron a quienes decidieron este terrible hecho, a cegar la vida de Miroslava.

Pero la conocimos, la conocimos a lo largo de muchos años, la vimos siempre como una mujer íntegra, como una mujer dedicada a sus hijos, a Andrea, a Carlos Alberto; como una mujer dedicada a trabajar en pro de la sociedad; como una mujer crítica; como una mujer que siempre fue congruente con su pensar, con su decir y con su hacer, y que siempre observó una gran integridad en el desarrollo de su tarea periodística.

Y por esa razón, y desde luego porque se trata de la vida de un ser humano, por sus virtudes, por su desarrollo, por su trayectoria, no entendemos, no justificamos y no podemos dejar pasar un hecho tan terrible.

El estado de Chihuahua, lo sabemos todos, lo hemos dicho aquí en la tribuna en otros momentos, pasó, en etapas pasadas, por una ola de violencia que fue controlada, que pudo ser superada; y teníamos algunos años en una placidez social que permitía el desarrollo, el sano desarrollo de la sociedad.

Pero estamos preocupados, estamos consternados, estamos indignados y estamos dolidos por lo que es, el día de hoy, un asesinato artero que no tiene ninguna justificación, que no puede tener ninguna explicación y que debe de tener una respuesta inmediata del estado chihuahuense para que quienes cometieron este terrible crimen sean verdaderamente sancionados, y para que el estado de Chihuahua recupere la paz, la tranquilidad que ha venido perdiendo.

En esta tribuna, quienes somos Senadores por nuestro estado, quienes estamos hoy y quienes estuvieron ayer, fuimos muy claros siempre en el deseo permanente de lograr la recuperación de las condiciones de paz en Chihuahua.

Hoy, con este hecho tan terrible y tan lamentable, pedimos que esa recuperación se empiece a concretar, se empiece a reflejar, se empiece a ver en hechos y en respuestas de quienes tienen la responsabilidad de garantizar y velar por el bienestar y por la seguridad de los chihuahuenses.

Yo quisiera solamente dejar el testimonio de la vida de una mujer que mucho le dio a Chihuahua, que mucho le aportó, que deja a sus hijos solos, que deja a su familia en un luto y en un desconsuelo inaceptable; y que nos deja, a quienes fuimos sus amigos, a quienes la acompañamos en su vida, a quienes compartimos con ella sueños y proyectos, nos deja con la exigencia de que su muerte no quede impune.

Que hoy, como ayer, se restituyan las condiciones de seguridad en Chihuahua, se le dé certeza a los chihuahuenses, pero, sobre todo, que se le dé respuesta a su familia.

Si usted me lo permitiera, señor Presidente, yo quisiera pedirle también un minuto de silencio para Miroslava Breach, gran periodista chihuahuense que hoy se fue.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Con gusto la Asamblea toma conocimiento y estará atenta a las investigaciones.

Sí concedemos el minuto de silencio.

Tengo registradas a varias Senadoras, a ver si es en el mismo sentido.

A la Senadora Yolanda de la Torre, a la Senadora Saldaña, a la Senadora Diva y a la Senadora Mariana.

¿Es sobre el minuto de silencio y, además, quieren hacer uso de la palabra?

Qué les parece si entonces les doy el uso de la palabra y luego damos el minuto de silencio.

Tengo registrada a la Senadora Yolanda de la Torre.

¿Después de qué, perdón, Senadora Yolanda?

La Senadora Yolanda de la Torre Valdez: (Desde su escaño) Pido la palabra después de las compañeras Senadoras porque es otro tema.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Es otro tema.

Senadora Mariana Gómez del Campo.

La Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza: (Desde su escaño) Muchísimas gracias, Senador Presidente.

Por supuesto que el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, en el grupo parlamentario lamentamos profundamente lo ocurrido a una mujer periodista, una periodista valiente, una periodista que trabajaba todos los días, Miroslava Breach.

Y también este hecho, lo que ocurre en el estado de Chihuahua, pues como Senado de la República tenemos que hacer una reflexión sobre lo que se está dando en todo el  país.

Lamentablemente se ha dado un repunte de violencia, han crecido hasta en un 36 %  los homicidios, y creo que es un muy buen momento para reflexionar para hacer lo que está en  nuestras manos, incluso tenemos  temas pendientes en  materia de seguridad, en un rato se va a dar el debate al respecto, pero no podemos dejar sensibles ante lo que ocurre en Chihuahua y en varios estados del país.

Hoy hablamos de una periodista, una madre de familia, pero todos los días, en diferentes estados de la República se están dando muertes que no necesariamente se les da el seguimiento pertinente, y no necesariamente las autoridades están haciendo lo que les corresponde.

En hecho, y con este hecho por supuesto exigimos a las autoridades que trabajen de la mano gobierno estatal con la coordinación de autoridades federales, pero sí aprovechar, compañeras y compañeros para reflexionar sobre lo que está ocurriendo en  materia de inseguridad, en materia de violencia en todo el país.

Es cuanto, Presidente. Gracias.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias Senadora Mariana Gómez del Campo.

¿Senadora Saldaña con qué objeto?

La Senadora Lucero Saldaña Pérez: (Desde su escaño) El mismo, y gracias Presidente, por este espacio.

Creo que el testimonio que ha dado hoy nuestra compañera Chela Ortiz, originaria precisamente de Chihuahua.

Debe mover a que todos los grupos parlamentarios de este Senado podamos sumarnos en coincidencia por solicitar a que no solamente este respeto a la libertad de expresión que tiene que ver con consolidar nuestra democracia, sino por la violación a los derechos humanos de periodistas y de mujeres.

Entonces, nos estamos sumando para solicitar que este Senado pida precisamente esa investigación a la autoridad local, de qué es lo que pasó, y que se vaya a la justicia, obviamente y la reparación hacia las víctimas.

Además, del minuto de silencio, creo que lo importante es lo que sigue, y que el Senado se pronuncie en contra de este tipo de asesinatos.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias Senadora.

Y, sin duda, me parece que están en el mismo sentido las demás Senadoras y Senadores, podrían conformar, de manera rápida un punto de acuerdo, y con ese podríamos traerlo aquí para tener un pronunciamiento de todo el Senado.

Con qué objeto, Senadora Diva; me habían pedido allá la palabra, déjeme oír a los que tengo.

La Senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo (Desde su escaño): El mismo tema.

Gracias Presidente.

Yo creo que aquí son varios ingredientes los que tenemos que revisar, el de Miroslava, es una persona, como lo dijo Graciela, muy importante, y en el tema del periodismo, también lo es.

Y, retomo  las palabras que dijo Mariana, la violencia ha crecido exageradamente, Chihuahua ha tenido un repunte impresionante, le ha dado la vuelta al reloj de una manera impresionante, Tamaulipas, Veracruz; un asesinato de un  periodista también, hace unos días.

Pero creo que aquí en el caso de Miroslava es importante llamar la atención, ingredientes que tienen que ver con el feminicidio, que tiene que ver con el periodismo, que tiene que ver con el clima de violencia que tiene el estado.

Es muy valiosa la participación de Chela al pintar la vida de Miroslava, pero esto nos debe de llamar a reflexionar sobre todos los asesinatos de mujeres que tenemos todavía impunes y cómo tenemos que transitar en un problema tan serio donde  las mujeres seguimos siendo estadística en números rojos, por Miroslava, por muchas mujeres asesinadas, por la violencia exacerbada que tienen en estos momentos algunos estados, vale la pena que este Senado de la República se pronuncie y pongamos un alto a la violencia en contra de periodistas y de mujeres.

Muchas gracias.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias Senadora.

Le voy a dar el uso de la palabra a la Senadora De la Peña.

Déjenme hacerles una atenta suplica a todos los que me están pidiendo la palabra.

En unos momentos más tenemos registrado un punto de acuerdo que habla de seguridad interior, en donde me han hecho de su conocimiento algunos coordinadores y Senadores que están por darle la urgente resolución, donde se podrá hablar de seguridad interior, de seguridad pública de Estado, de encuestas y de números.

Les pido, ahorita, en este minuto de silencio que hagamos un breve apunte, va a haber el espacio para hablar de seguridad, seguridad interior y de todos los estados que quieran.

Tiene el uso de la palabra Senadora Angélica de la Peña.

La Senadora Angélica de la Peña Gómez (Desde su escaño): Gracias, Presidente.

Independientemente de que se dé la discusión de la seguridad interior, que me parece que es otro tema, un tema que tiene una característica totalmente distinta, independientemente que lo que la pretenda motivar pueda ser precisamente la situación de crisis que tenemos en el país.

Yo quiero expresar definitivamente mi solidaridad a la familia de la periodista Miroslava Breach que fue asesinada cuando ella abordaba su vehículo, ocho disparos le dieron, es algo verdaderamente terrible que suceda en cualquier lugar del país.

El problema de periodistas, hombres y mujeres en el país es un problema que está reconocido por todos los organismos internacionales de que México es un país inseguro para el trabajo de los medios de comunicación.

Es un asunto que compete al Estado mexicano, no solamente a las entidades federativas, y además, el problema de periodistas, hombres y mujeres, que incluso muchos de ellos, sobrevivientes que están al amparo del mecanismo de protección de periodistas y defensores de derechos humanos pues también se juntan con la crisis que tenemos contra los defensores y las defensoras de derechos humanos que están, insisto, articulados en el mismo mecanismo.

Anoche mismo, en la madrugada también tuvimos otro problema en Sinaloa, donde una defensora de derechos humanos salvó la vida, pero uno de sus escoltas fue muerto.

Entonces, la crisis del país es fuerte, yo creo que ahora tenemos que unirnos para un minuto de silencio a favor de la memoria de esta periodista importante de Chihuahua y que se ha hablado, los méritos que la distinguieron, quienes la conocimos, francamente estamos consternados que este tipo de situaciones se estén viviendo, es muy lamentable, pero me parece que el Senado de la República tiene que volver a insistir, como lo ha hecho en otras ocasiones en que las autoridades no solamente reciban una solicitud de nosotros o un punto de acuerdo en donde les exijamos que cumplan con su responsabilidad.

Yo creo, Presidente, compañeras y compañeros de este Senado, es necesario que les pidamos también cuentas, yo creo que ya es necesario que les pidamos cuentas, de qué es lo que están haciendo, cómo lo están haciendo, y cómo nos informan respecto de las estadísticas que, de veras, avergüenzan al Estado mexicano.

Es cuanto.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias Senadora.

Senador Flores, con qué objeto, ¿con el mismo?

Hemos hecho un amable exhorto a todos mis compañeros que podamos llevar eso a ese punto de acuerdo y, a ver, por qué no ampliamos el punto de acuerdo de seguridad interior, seguridad pública, de mando mixto, de agravio a periodistas, pero no voy a permitir aquí que se abra un debate sobre ese contexto, tiene el uso de la palabra, en este momento, pasamos después a un debate.

El Senador Gerardo Flores Ramírez (Desde su escaño): Claro que sí, señor Presidente.

Yo solo quiero hacer un comentario muy breve en torno a este tema muy particular, muy lamentable hecho ocurrido hoy en Chihuahua.

Es verdad que hay problemas de seguridad en varias regiones del país, pero creo que hoy no podemos soslayar una situación preocupante que es la que aqueja hoy en día a  la sociedad chihuahuense que creía vivir en la tranquilidad de haber superado los problemas de inseguridad que antaño se vivía en esa entidad, que lamentablemente se ha recrudecido de manera reciente, creo que es importante no pasar por alto eso y, desde luego, que debatiremos en el tema de seguridad interior con todo gusto.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Flores.

El último que tengo registro, Senador Patricio, con el mismo exhorto, y Senadora Calderón.

Entonces, les hago la misma súplica.

El Senador Patricio Martínez García (Desde su escaño): Gracias, señor Presidente.

He pedido la palabra, no para hacer polémica, no para estar estableciendo cifras, ni hacer comparativos de la geografía del crimen.

He pedido la palabra para honrar la memoria de una dama del periodismo profesional, que durante muchos años ejerció el periodismo y su profesión de madre con un gran nivel.

A mí me parece que hoy tomar la palabra no puede ser para otra cosa sino para rendir homenaje a quien supo llevar el periodismo con alta responsabilidad.

No era, de ninguna manera, una periodista que se entregara, así porque así a cualquier causa, lo hacía con una profunda convicción ideológica y de ética profesional.

Hoy, que de manera trágica ha partido, lo que quiero hacer es un recuerdo a una persona con la que tuve mucha convivencia profesional en las posiciones que ocupé en Chihuahua y en donde siempre estuvo ella en la fuente y en el frente de batalla por los derechos humanos.

Y quiero dejar establecido: Ningún derecho humano, ninguno tiene más valor que justamente el derecho a la vida, y ella fue privada de la vida de una manera tan injusta, que me parece indispensable que este Senado establezca de manera sólida, unida un frente en defensa de su mejor recuerdo.

Muchas gracias.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador.

Ahora sí pasamos al minuto de silencio, si son tan amables, por favor.

Todos de pie, un minuto de silencio.

(Todos de pie)

(Se guarda un minuto de silencio)

Es cuanto.

Muchas gracias.

Ahora sí, denle volumen al Senador Isidro.

Sí, Senador.

El Senador Isidro Pedraza Chávez (Desde su escaño): Me parece incorrecto que se trate de evitar que se expresen comentarios en este sentido cuando está a flor de piel un sentimiento de irritación en el país, en el mismo Pleno de este Senado frente a la ola de violencia que en el país se viene registrando.

Y creo que lo que menos podemos hacer es callar y tratar de callar esto que se vive. Entonces, me parece incorrecto que no se abra cauce a la discusión en ese sentido, si hay compañeros con la intención de manifestar y proponer su preocupación en ese sentido.

Yo sí llamo, respetuosamente, a que en ese sentido revisen y no vayamos amordazando esa posibilidad de discutir en temas que nos están doliendo como sociedad.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador.

Hay un orden del día, y el tema se va a discutir, así ha sido la intención que me han manifestado los señores coordinadores.

Tenemos un orden del día al cual estamos dando cumplimiento, y tomamos nota del comentario.

En otro apartado de nuestra agenda, tenemos dictámenes para primera lectura. Dé cuenta la Secretaría con ellos.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Doy cuenta.

Tenemos los siguientes dictámenes para primera lectura.

1.- De las Comisiones Unidas de Fomento Económico y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 2, 3, 11 y 14 de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional.

2.- De las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, con los siguientes proyectos de decreto:

El que declara el 26 de octubre de cada año, como “Día Nacional de Prevención de Quemaduras”.

Y el que declara el 29 de noviembre de cada año, como “Día Nacional de la Lucha Contra el Cáncer de Próstata”.

Son todos los dictámenes, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Se encuentran publicados en la Gaceta, y con fundamento en lo dispuesto por los artículos 193 y 195 del Reglamento, han quedado de primera lectura.

Informo a la Asamblea que el dictamen de las Comisiones Unidas de Radio, Televisión y Cinematografía y de Estudios Legislativos, con proyecto de decreto por el que se declara el 15 de agosto de cada año, como “El Día Nacional del Cine Mexicano”, inscrito para su discusión y votación en esta sesión, se retira de la sesión para quedar inscrito el próximo martes 28 de marzo.

Pasamos a la discusión de un dictamen, en sentido negativo, de las Comisiones Unidas de Asuntos Fronterizos Norte; de Asuntos Fronterizos Sur; y de Estudios Legislativos, Segunda, en relación con el proyecto de decreto para expedir la Ley General de Fronteras y con el proyecto de decreto para expedir la Ley del Impulso y Desarrollo de las Fronteras.

El dictamen se encuentra publicado en la Gaceta de este día.

En consecuencia, se encuentra a discusión.

En virtud de que no hay oradores registrados, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el dictamen que propone desechar el proyecto de decreto.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el dictamen que desecha el proyecto de decreto ya descrito.

Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque se rechace, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Es aprobado, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias.

Aprobado el acuerdo.

Comuníquese.

Se instruye a la Secretaría Parlamentaria descargar el asunto de sus registros, darlo por concluido e informar al promovente.

Hace unos momentos dimos la primera lectura al dictamen de las Comisiones Unidas de Fomento Económico y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 2, 3, 11 y 14 de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, en materia de actualización de la denominación de la Ciudad de México.

Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se dispense la segunda lectura del dictamen y se ponga a discusión de inmediato.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si autoriza que se dispense la segunda lectura del anterior dictamen y se ponga a discusión de inmediato.

Quienes estén porque la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se dispensa la segunda lectura, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias.

¿Hay algún orador que desee intervenir?

En la discusión en lo general, el Senador Jesús Priego Calva.

Adelante, Senador.

El Senador Jesús Priego Calva: Gracias, señor Presidente. Con su permiso.

Compañeras y compañeros del Senado:

El dictamen que hoy discutimos tiene como objetivo medular armonizar la reforma constitucional que transformó el Distrito Federal de la Ciudad de México con la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, ambas aprobadas por el Congreso de la Unión.

En este sentido propone reformar los artículos 2, 3, 11 y 14 de dicha ley para incluir el cambio de denominación del otrora Distrito Federal por el de la Ciudad de México, otorgando la certeza jurídica respectiva.

Establecido por dichos artículos es a todas luces fundamental para impulsar el crecimiento sostenido de la economía mexicana en donde la productividad y la competitividad son elementos claves, establecen la necesidad de proponer los mecanismos institucionales y de coordinación entre los diversos sectores de las entidades federativas con la participación que corresponda a los municipios y demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, y otros actores económicos, sociales, para:

a). La formulación de instrumentos de una política nacional de fomento económico.

b). Acordar compromisos e indicadores de desempeño para materializar y cumplir con los objetivos, estrategias, metas y acciones que se adopten en el marco del Comité Nacional de Productividad.

c). La suscripción de convenios respecto al diseño, ejecución y evaluación de políticas, programas, reglas de operación, proyectos y cambios regulatorios necesario para potenciar la productividad y competitividad principalmente.

Desde el inicio de la actual administración el gobierno de la República planteó una estrategia económica, uno de cuyos ejes centrales es el impulso de la competitividad y la productividad.

Las reformas estructurales implementada se materia económica han centrado las bases para avanzar en el crecimiento sostenido de la economía al generar las condiciones y dar certidumbre para las inversiones nacionales y extranjeras, generar empleos y contribuir al crecimiento y progreso nacional.

Los resultados de estas reformas ya son tangibles para millones de mexicanas y mexicanos, de ahí la idoneidad del dictamen que hoy deliberamos.

Compañeras y compañeros legisladores:

No hay que perder de vista que un país competitivo es aquel que genera riqueza, crecimiento económico sostenido, que brinda un clima propicio de certidumbre para los negocios que redunda en más y mejores empleos.

En el grupo parlamentario del PRI estamos a favor de consolidar las actuales fortalezas económicas del país y que estas se traduzcan en el mejoramiento sistemático del bienestar y la calidad de vida de las familias mexicanas.

Por lo anterior, los invitamos a votar del presente dictamen.

Muchas gracias.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, estimado Senador.

Al no haber más oradores registrados en la discusión en lo general, consulto a la Asamblea, si existe interés en reservar algún artículo del proyecto de decreto.

En virtud de que no hay otros oradores registrados ni artículos reservados, ábrase el sistema electrónico, por tres minutos, para recoger la votación nominal en lo general y en lo particular del proyecto de decreto.

Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 del Reglamento.

(Se abre el sistema electrónico de votación)

(Se recoge la votación)

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Señor Presidente, conforme al tablero electrónico, se emitieron 80 votos a favor; cero en contra y cero abstenciones.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Se encuentra aprobado en lo general y en lo particular el decreto por el que se reforman los artículos 2° y 3°, fracción XIV; 11, fracción VII; y 14, fracción III, de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional.

Se remite al Ejecutivo Federal para los efectos del artículo 72 constitucional.

Pasaríamos a la discusión de un dictamen de las Comisiones Unidas de Salud y de Estudios Legislativos, con proyecto de decreto por el que se declara el 26 de octubre de cada año como el “Día Nacional de Prevención de Quemaduras”, al cual dimos primera lectura hace unos momentos.

Consulte la Secretaría, en votación económica, si se autoriza que se dispense la segunda lectura del dictamen y se ponga a discusión de inmediato.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si autoriza que se dispense la segunda lectura del anterior dictamen.

Quienes estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se dispensa la segunda lectura, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Informo a la Asamblea que el dictamen que nos ocupa consta de un solo artículo, por lo que esta discusión se hace en lo general y en lo particular en un solo acto, se encuentra a discusión.

Me ha pedido la palabra la Senadora Lorena, para intervenir en este dictamen, por favor, Senadora.

La Senadora María Lorena Marín Moreno: Con su permiso, Presidente.

Honorable Asamblea:

Las quemaduras son la segunda causa general de muerte en niños entre cero y 14 años, y corresponde al 12 % de todas las muertes en niños menores de 15 años.

De acuerdo con la información de la Secretaría de Salud, los accidentes infantiles por quemaduras en México representan ya un problema de salud con implicaciones de severas a graves, que impactan la calidad de vida de los niños afectados, y aquellas que sobreviven, presentan alguna discapacidad física o psicológica.

La misma dependencia señala que cada año más de 35 mil niños mexicanos sufren este tipo de lesiones, afectando principalmente a menores de cinco años.

Aproximadamente  96 mil niños mueren por causas de quemaduras alrededor del mundo, de los cuales decenas de miles necesitan asistir a terapias de rehabilitación, tras sufrir una lesión por quemadura.

Las lesiones por quemaduras de niños cuestan al año 492 millones de pesos, y existe una estrecha relación entre la situación socioeconómica desventajosa y el hecho de que los niños sufran lesiones mortales y no mortales, como son el nivel del ingreso familiar, el nivel educativo de la madre, madres solteras, hacinamiento y número de niños en el hogar.

En los hogares más pobres, hay  menor capacidad de cuidar a los infantes y se les deja solos con frecuencia, esto se convierte en una situación de alto riesgo para los menores.

Las lesiones por quemaduras aumentan en épocas decembrinas, ya que los menores están en contacto con juegos pirotécnicos y por ende expuestos a un alto riesgo de resultar con quemaduras si no cuentan con la supervisión correcta.

En los últimos seis años se ha registrado un promedio anual de 115 mil personas con quemaduras, de las cuales 13 mil requieren hospitalización y 6 mil presentan lesiones severas.

Del total, el 60 %, 60 mil, se presenta en menores de 15 años, concentrando una tasa nacional promedio de 107.26 quemaduras por cada 100 mil habitantes.

Ante esa problemática, es imperativo que la población en general y padres de familia conozcan y se sensibilicen sobre acciones básicas que ayuden a prevenir accidentes, pues es en el hogar donde ocurre el 90 % de los accidentes por quemaduras y en menores.

De ahí que establecer el “Día Nacional para la Prevención de Quemaduras”, no es sólo una evocación, es sensibilizar también a autoridades de los Poderes Ejecutivo, Legislativo, a los servidores públicos en el ámbito federal y local para la formulación de políticas y normas que mitiguen los factores de riesgo. Las quemaduras son siniestros, no accidentes, y son prevenibles.

Por eso hoy los invito a que demos este primer paso para que posteriormente en forma intersectorial se establezcan mecanismos de prevención y tratamiento de estos casos que en la mayoría se deben a factores como la falta de una cultura preventiva de toda la población, la pobreza, la falta normativa legal y a la falta de control de la violencia social.

Este paso significa también establecer la necesidad de interés público para la protección a la salud de toda la población, principalmente en niños, niñas, jóvenes y adultos mayores.

Por eso, compañeras y compañeros, quiero pedirles su voto a favor de este dictamen, pues aprobarlo significa mandar un mensaje claro a la sociedad, en el sentido de que estamos haciendo lo que nos corresponde.

Es cuanto Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senadora Lorena.

En virtud de que no hay más oradores registrados, ábrase el sistema electrónico, por tres minutos, para recoger la votación nominal en lo general y en lo particular del proyecto de decreto.

Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 del Reglamento.

(Se abre el sistema electrónico de votación)

(Se recoge la votación)

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Señor Presidente, conforme al tablero electrónico, se emitieron un total de 78 votos a favor; cero en contra y cero abstenciones.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Queda aprobado en lo general y en lo particular el proyecto de decreto por el que el Honorable  Congreso de la Unión declara el 26 de octubre de cada año, como el “Día Nacional de Prevención de Quemaduras”.

Se remite a la Cámara de los Diputados para los efectos del artículo 72 constitucional.

Hace unos momentos dimos la primera lectura al dictamen de las Comisiones Unidas de Salud y Estudios Legislativos, con proyecto de decreto por el que se declara el 29 de noviembre de cada año como el “Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer de Próstata”.

Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se autoriza que se dispense la segunda lectura del dictamen y se ponga a discusión de inmediato.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se autoriza que se dispense la segunda lectura del dictamen y se someta a discusión de inmediato.

Quienes estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se dispensa la segunda lectura, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Dispensada la segunda lectura, informo a la Asamblea que el dictamen que nos ocupa consta de un solo artículo, por lo que esta discusión se hace en lo general y en lo particular en un solo acto.

También informo que no tengo oradores registrados, por lo tanto ábrase el sistema electrónico, por tres minutos, para recoger la votación nominal en lo general y en lo particular del proyecto de decreto.

Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 del Reglamento.

(Se abre el sistema electrónico de votación)

(Se recoge la votación)

Esta Presidencia da la más cordial bienvenida a los alumnos del Centro Continental de Pachuca, invitados por el Senador Jesús Priego Calva.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

Y también le damos la más cordial bienvenida a los Diputados locales, presidentes de las Comisiones de Anticorrupción, de los 31 congresos locales y la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, quienes asistieron a la reunión de seguimiento de la implementación de los sistemas locales  anticorrupción, organizada por la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana que preside el Senador Héctor Yunes, bienvenidos también.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Señor Presidente, conforme al tablero electrónico, se emitieron un total de 89 votos a favor; cero en contra y cero abstenciones.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Queda aprobado en lo general y en lo particular el proyecto de decreto por el que el Honorable Congreso de la Unión declara el 29 de noviembre de cada año como “Día Nacional de la Lucha contra el Cáncer de Próstata”.

Se remite  a la Cámara de los Diputados para los efectos del artículo 72 constitucional.

El siguiente punto del orden del día es la presentación de proposiciones.

La Mesa Directiva acordó que el primer tema de este apartado  fuese la presentación de las proposiciones, por la que se necesita la opinión de la Conferencia Nacional de Gobernadores en relación con las iniciativas en materia de seguridad interior.

En consecuencia, se concede el uso de la palabra al Senador Gerardo Flores Ramírez, para presentar a nombre de los Senadores del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México,  para presentar el punto de acuerdo en referencia.

El Senador Gerardo Flores Ramírez: Buenas tardes, con el permiso de la Mesa Directiva.

Compañeros legisladores:

A nombre de los Senadores que integramos el grupo parlamentario del Partido Verde, hago uso de esta tribuna para referirme a uno de los remas que no sólo demanda la ciudadanía, sino que  preocupa a las instituciones del Estado mexicano, nos referimos a las diversas iniciativas en materia  de seguridad interior que buscan regular la actuación de las fuerzas armada en funciones de seguridad.

Si bien este tema, ha sido objeto de múltiples debates en el Congreso de la Unión, desafortunadamente no hemos logrado los acuerdos necesarios para aprobar la legislación que requiere nuestro país.

Sin lugar a dudas la seguridad  constituye una de las  responsabilidades del Estado más importantes, pues se trata de una condición indispensable para la gobernabilidad, la estabilidad social y sin duda alguna también para el crecimiento económico.

Además de ser la mayor preocupación de los mexicanos.

Basta mencionar que de conformidad  con la Encuesta Nacional de Victimización y percepción de la seguridad pública 2016, levantada por el Inegi, la percepción de inseguridad de la población de 18 años y más en las entidades federativas se ubicó  en 72.4 %.

Esto significa que casi tres cuartas partes de la población se siente insegura en nuestro país, lo cual resulta inadmisible, no sólo porque la seguridad es un derecho humano, sino porque representa un obstáculo para el desarrollo de las personas y para la estabilidad del Estado, y como lo dije hace un momento, para el desarrollo de las actividades económicas y en consecuencia el crecimiento de la economía.

No se debe perder  de vista que por mandato constitucional las funciones de seguridad son concurrentes, de tal suerte que la responsabilidad recae en los tres órdenes de gobierno.

Sin embargo, ante el incremento de los índices de  delincuencia y el rebase de las instituciones civiles de seguridad, principalmente de las entidades federativas y los municipios ha sido necesario  que las fuerzas armadas intervengan en tareas de seguridad.

Más allá de la eficacia en la actuación  de las fuerzas armadas, en el combate en el crimen  organizado y en la preservación del orden social y del Estado mismo, debemos  tener presente, que se trata de tareas que no corresponden a su ámbito de competencias.

Sin duda alguna,  todos los mexicanos respetamos y nos sentimos orgullosos de nuestro Ejército y Marina, con excepción, desde luego, de algunos muy pocos, y prueba de ello es que se trata de las instituciones  con los mayores índices de credibilidad y confianza en nuestro país. Por ello, cobra la mayor de las  relevancias analizar y aprobar a la brevedad posible la legislación en materia de seguridad interior, a fin de dar certeza jurídica a la intervención de las fuerzas armadas.

No sólo para proteger a dichas instituciones de posibles acusaciones sobre violaciones  a derechos humanos, sino para que la ciudadanía siga confiando en ellas.

Considerando que las funciones de seguridad  legalmente recaen en la Federación, las entidades federativas y los municipios y que materialmente requieren una alta coordinación entre dichos órdenes de gobierno para el cumplimiento de sus objetivos, se estima necesario en el debate que se genere al interior del Congreso de la Unión  sobre las iniciativas en materia de seguridad interior intervengan los gobiernos locales.

Por ello, mediante el presente punto de acuerdo, solicitamos el apoyo de este Pleno, de todos los grupos parlamentarios para que sea aprobado de urgente resolución un respetuoso exhorto a la Conferencia Nacional de Gobernadores para que participe activamente en el análisis de estas iniciativas, a fin de que el modelo de seguridad interior  que aprobemos lleve la visión de los diferentes órdenes de gobierno.

No debemos olvidar que la Conago constituye  un foro de deliberación en el que se encuentran representados los poderes ejecutivos  de las 32 entidades federativas y que, incluso, dicha instancia se  pronunció en febrero pasado sobre el tema,  al manifestar en primer lugar su reconocimiento y pleno respaldo al Ejército mexicano y a la Marina Armada de México por su actuación en defensa de la seguridad interior y su solidaridad permanente   con el pueblo mexicano, y en segundo término también cito, que la sociedad mexicana respalda la actuación de las fuerzas armadas expresando la necesidad de que el Congreso de la Unión discuta y apruebe un nuevo marco jurídico en materia de seguridad interior y humana para dar certidumbre a su actuación apegada al Estado de derecho y en plena observancia a los derechos humanos.

Las opiniones, comentarios y cualquier inquietud que recibamos en el Congreso de la Unión por parte de los gobiernos locales serán fundamental para el éxito de la legislación en materia de seguridad interior, pues, sin duda alguna, el Estado mexicano somos todos.

Finalmente, quiero recordar que las iniciativas en esta materia han sido presentadas por las diferentes fuerzas políticas, representadas tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, de tal suerte que no hay pretexto para seguir postergando la aprobación de la legislación en materia de seguridad interior.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senador Gerardo Flores.

Y con fundamento en lo dispuesto por el artículo 109 y 110 del Reglamento, le pido a la Secretaría consulte a la Asamblea, en votación económica, si el anterior asunto se considera de urgente resolución.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si el asunto que ha hecho referencia la Presidencia se considera de urgente resolución.

Quienes estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Sí se considera de urgente resolución, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

Se encuentra a discusión.

Y tengo ya registrados a 20 oradores. Al Senador Bartlett, a la Senadora Angélica de la Peña, a la Senadora Layda Sansores, al Senador Fernando Torres, al Senador Manuel Cárdenas, al Senador Enrique Burgos, al Senador Luis Humberto Fernández, a la Senadora María del Pilar Ortega, a la Senadora Dolores Padierna, al Senador Roberto Gil, al Senador Fidel Demédicis, a la Senadora Luisa María Calderón, al Senador Jorge Luis Preciado, al Senador Héctor David Flores, a la Senadora Rosario Guzmán Avilés, al Senador Mario Delgado, y los sigo registrando.

Les pido, por favor, que nos apeguemos al tiempo.

Al Senador Blásquez, regístrenlo también.

Por lo tanto, toda vez que hay más de 20 oradores, les pido que nos apeguemos al tiempo para que todos puedan participar.

Hasta por cinco minutos como lo manda el Reglamento.

Tendría el uso de la palabra don Manuel Bartlett, para hablar en contra.

Hasta por cinco minutos, don Manuel.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Con su venia, señor Presidente.

Ya resulta verdaderamente ridículo que esté Peña Nieto mandando a todo el que se deje a venir a presionar al Congreso.

Ya salieron todos los gobernadores, que ahora nos quieren traer aquí a decir que hay que aprobar la ley.

Ya salió hasta en la iniciativa privada.

Ahora el Verde viene a exhortarnos aquí a que ya esto se discuta.

El problema es que esas presiones de Peña Nieto, ayer íbamos a esperar al señor Senador Gil Zuarth, pero no vino, estaba planteando otra vez un predebate.

Señor Senador, esto es un predebate, no es más que una urgencia de Peña Nieto que está desesperado porque se está terminando el tiempo.

Miren ustedes, nosotros ya presentamos una iniciativa en contra de la de Gil Zuarth, de la del PRI y la de otras que hay por ahí, en contra de que so pretexto de una necesidad se le den facultades a las fuerzas armadas para actuar como policías en este país, eso es.

Esas iniciativas lo que están proponiendo es la militarización del país, y esa presión de Peña Nieto es porque lo regañan en otra dimensión.

Lo he dicho, la militarización del país es una presión de los Estados Unidos; la militarización del país es claramente una voluntad de los Estados Unidos de usar los ejércitos nuevos para defender a sus corporaciones y sus intereses en México y en América Latina en su conjunto.

Lo están ocultando, ¿verdad?

El Presidente Calderón es el iniciador de esta deformación abierta del sentido de las fuerzas armadas, y Peña Nieto es un seguidor de esta entrega y de esta inclinación y genuflexión frente al poder de los Estados Unidos.

No debemos permitir que por un mandato extranjero se militarice al país.

Yo les he dicho, cuando queremos llamar la atención a los Senadores y a las Senadoras que mediten lo que hacen porque están, yo, por ejemplo, ayer algún Senador estaba muy preocupado porque el desempleo en Campeche es tremendo y el desempleo en Tabasco también, y eso es lo que votaron, esa es la reforma energética.

Bueno, ahora les llamo la atención, señores Senadores, ¿quieren ustedes que sus hijos, que sus familias estén vigiladas por el Ejército Mexicano y la Marina y que tengan facultades, que les quieren conceder, para hacer espionaje en México?

¿Quieren ustedes que puedan establecer retener y les demos facultades para parar a los ciudadanos donde quieran?

¿Qué no han sabido lo que ha pasado con la militarización en América Latina y los peligros que esto significa?

Son iniciativas por un mandato norteamericano, abran los ojos, tenemos que tener soberanía y evitar que nos impongan la destrucción de todo el sistema constitucional mexicano.

Las fuerzas armadas deben de estar en sus cuarteles en tiempos de paz, y si se hace necesario se puede acudir a otra institución, que es la suspensión de garantías, que es lo que quieren huirle; quieren que pueda estar el Presidente con el Ejército el tiempo que se le dé la gana, y que le den facultades al Ejército para ejercer sus funciones de policía con todas las facultades de espionaje, dominio y dominio a la sociedad.

¿Quieren ustedes estar bajo ese dominio, Senadoras y Senadores? Porque se los pide a gritos y empuja Peña Nieto a que se vote esta absoluta loquera de establecer un régimen peligrosísimo de militarización en el país por mandato exterior.

Ahora, quieren que vengan los gobernadores.

Ya sabemos a qué vienen.

Que vengan, está bien.

Ya fueron a la Cámara de Diputados una delegación de la Conago a decir lo mismo, a servir de empleados del Presidente Peña Nieto.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Denme un minuto, don Manuel.

Senadores, si ponen atención al orador, a don Manuel, está por concluir, por favor.

Senadoras y Senadores, está por concluir don Manuel, si ponen atención, si son tan amables y si guardan silencio también.

Adelante, don Manuel.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Sí van a oír, pero con el entendimiento, van a lanzar a sus familias a vivir en un régimen militar, eso es lo que van a hacer ustedes si votan esto.

Es absurdo, es un golpe de Estado, no debemos permitirlo.

Bueno, los gobernadores van a venir, bien.

Los gobernadores son los responsables de la seguridad pública de sus estados. El pretexto que tienen, quienes están impulsando esta ley, es que los gobernadores no están a la altura de sus cargos y que no pueden, y ahora vienen, como perritos bailarines, a decir que sí, si los acusados son ellos, los gobernadores incapaces.

Osorio Chong, el primer policía de este país, está pidiendo que el Ejército se quede y lo ayude, cuando el fracaso de la seguridad en estos cuatro años se llama Osorio Chong, entonces es una cuestión en donde no hay ni siquiera dignidad.

Nosotros tenemos la iniciativa muy clara, si un gobernador no puede, pues que renuncie; y si un gobernador está desesperado, que avise al Ejecutivo para que se ponga en  marcha el único artículo que lo permite, la suspensión de garantías en el estado determinado.

Pero, ¿cuál es la diferencia de la suspensión de garantías frente a esa cuestión que están dándole al Ejército y al Ejecutivo?

¿La suspensión de garantías la da el Congreso?, ¿establece limitaciones?; y puede ordenar a que regresen a sus cuarteles o se acabe el sistema de garantías.

Y lo que están haciendo es algo que no tiene control alguno.

Los gobernadores que se sientan incapaces, porque ellos son los acusados, pues que renuncien, hombre. Quiere decir que no sirven para nada, un sistema de corrupción, una parte de la corrupción es que se presenten de candidatos a un puesto que no pueden realizar.

Yo fui gobernador ¡eh!, la responsabilidad del estado y de los ciudadanos del estado son de los gobernadores, y ahora vienen a pedir que se quede el Ejército; que renuncien, hombre, no sirven para nada; que, los que tengan miedo que corran, que se vayan a su casa o que se aplique el sistema de suspensión de garantías, bajo el control del Congreso; no en esa lideralidad que están manejando las iniciativas, que lo que están nada más ayudando a Peña Nieto, es que cumpla con los Estados Unidos.

Ya lo hemos dicho, son ellos los que tienen la prisa de que el Ejército mexicano se convierta en la policía para defender a sus petroleras, a sus mineras para servir  a los intereses de los Estados Unidos.

Ya el Ejército está en la OTAN, que nos debe de defender a nosotros, está en la OTAN en el mando, perdón, en el Comando Norte.

¿Hay que dejarse escuchar expresiones ridículas?

Vamos a discutir el asunto de verdad.

Cuáles son las facultades que da el Ejército, pero no estemos soñando, nos regaña el general Cienfuegos, qué manera tan torpe de Peña Nieto de manejar al Ejército, nos está enlodando.

El Ejército, les quiero decir.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Don  Manuel, si va concluyendo, por favor.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Las fuerzas armadas, termino, termino señor Presidente.

Las fuerzas armadas son instituciones como cualquier, y claro que se les puede criticar, que no nos vengan aquí, que es, es estar insultando al Ejército, no; cuando criticamos al Ejército, criticamos a Calderón, y criticamos a Peña Nieto, y criticamos a Cienfuegos que se dedica a amenazar a las Cámaras para que aprueben la ley que les garantice a ellos ser un ejército policíaco.

De manera que, qué bueno que adelantamos esto, qué bueno que vengan los gobernadores para que nos digan el miedo que tienen y que cómo van a cumplir las instrucciones que les dé sin ninguna limitación el Presidente de la República, que está, les recuerdo en 8 % de aprobación en el país, Peña Nieto.

Así es que los únicos que le van a hacer caso son  ustedes, si no oyen a su conciencia.

Gracias, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias don Manuel Bartlett.

Tiene el uso de la palabra el Senador Fernando Torres Graciano, para hablar a favor.

El Senador Fernando Torres Graciano: Gracias Presidente.

El día de hoy esta discusión nos tiene aquí y ocupa nuestra atención, no por una voluntad de Estado, no por una convicción de atender este tema de la seguridad pública, de la seguridad interior y del papel y el rol de las fuerzas armadas.

Sin duda que una de las razones que nos tiene el día de hoy aquí discutiendo este tema de la seguridad interior y del rol de las fuerzas armadas es, por un lado, el debate mediático que se ha provocado por las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador; declaraciones irresponsables, declaraciones falsas, y declaraciones tontas, hay que decirlo.

Pero no nos debe preocupar tanto lo que él diga o deje de hacer, de todos es conocido que López Obrador termina tropezándose con su propia lengua.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Perdón, Senador deme un segundito, Senador Bartlett, con qué objeto don Manuel, denle volumen, por favor.

El Senador Manuel Bartlett Díaz (Desde su escaño): Es que yo le quería pedir al orador que repita lo que dijo López Obrador,  y que no invente, que no invente.

¿Qué dijo López Obrador? Y es una pregunta.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: ¿Es una pregunta, don Manuel? Acepta una pregunta del Senador Bartlett.

El Senador Fernando Torres Graciano: Sí, si la acepto.

Muy bien, Senador Bartlett, solamente hay que leer los medios y hay que poner un poquito de atención a lo que ha venido diciendo Andrés Manuel López Obrador.

Y continúo si me permite. Insisto, las declaraciones mediáticas de López Obrador, lo que debe motivar el debate profundo. Nos debe de tener sin cuidado sus irresponsabilidades.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: (Desde su escaño): ¿Cuáles?

El Senador Fernando Torres Graciano: Nos debe tener sin cuidados sus irresponsabilidades.

El debate tenemos que filtrarlo en nuestra responsabilidad como legisladores para dar un marco jurídico a las fuerzas armadas; de dar una reglamentación a la fracción VI del artículo 89 de nuestra Constitución, que establece que es facultad y obligación del Presidente de la República preservar la seguridad nacional en los términos de la ley respectiva.

La propia fracción II del artículo 1º de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos dispone que dicha institución tiene como una de sus misiones generales garantizar la seguridad interior, eso es lo que nos debe de motivar.

También tenemos que reconocer que la discusión respecto al rol de las fuerzas armadas se motiva por la fallida política de seguridad pública del actual gobierno federal. Fue un error el haber desaparecido la Secretaría de Seguridad Pública y el haber concentrado esta función en la Secretaría de Gobernación.

Pero esto, pues ya ni para lamentarnos, finalmente nos queda claro que el actual gobierno ya no pudo con el problema de la seguridad de este país.

Por eso, nosotros venimos hoy a convocar a que realmente hagamos una reflexión seria y que podamos avanzar en lo que nuestra responsabilidad constitucional exige, ¿qué vamos a hacer con estas iniciativas?

Tenemos que seguir insistiendo en que las fuerzas armadas requieren de un  marco jurídico que les permita definir con toda puntualidad su actuación, los procedimientos, los protocolos con los que habrá de actuar.

Tenemos que definir quién es el responsable de solicitar la declaratoria para la pertinencia de la participación del Ejército mexicano, para qué va, a qué va, el espacio territorial, la temporalidad, sus obligaciones, su responsabilidad, el uso racional de la fuerza pública; esta discusión que es la que hoy tenemos que hacer y darnos; tenemos que actuar pensando en esta institución que hoy los mexicanos reconocen, que son las fuerzas armadas; pensando también en la protección, reconocimiento de los derechos humanos de los mexicanos, pensando también en la necesidad de seguir haciendo frente al crimen organizado, a la delincuencia, y a estos problemas de inseguridad que tenemos el país.

Hay diferentes iniciativas que se han presentado en el Senado y en Cámara de Diputados, la del Senador Gil, la del Senador Cárdenas, la del Senador Barbosa, la del Diputado Camacho, del Diputado Jorge Ramos, y en este conjunto de iniciativas se acordó por parte de la Mesa Directiva junto con Cámara de Diputados de que el dictamen o la dictaminación de ellas y de este tema iniciara allá, en Cámara de Diputados.

Pero también hemos solicitado que en Diputados a la par de que se discutan las iniciativas en materia de seguridad interior se discuta y se avance en la dictaminación de la  minuta que este Senado ya aprobó en lo relativo al mando mixto, en lo relativo a un nuevo modelo policial.  

No va a haber forma de retirar a las fuerzas armadas si no se atiende con toda responsabilidad y pertinencia el tema de la seguridad pública pasando por una reforma estructural, pasando por un nuevo modelo que realmente permita que los estados recuperen a través de sus corporaciones el fortalecimiento de la seguridad y de sus propias instituciones, su profesionalismo, que recupere la posibilidad de hacerse cargo de la seguridad pública de cada estado. Sin duda que esto es urgente.

Por eso hoy venimos a convocar a atender esa responsabilidad, a que podamos realmente iniciar el proceso de dictaminación y que podamos, con toda objetividad, con toda certeza lograr hacer de esta discusión una discusión abierta, Parlamento abierto, convoquemos a los especialistas, a la Comisión de Derechos Humanos, a los académicos, que se expongan todos los puntos de vista, pero hay que avanzar.

Convocamos a cumplir con nuestra responsabilidad en esta materia.

Convocamos a que la seguridad pública sea un tema de Estado, y no un tema de campaña política.

Convocamos a recuperar la seguridad para México, seguridad, ya, que es lo que nos exigen los mexicanos.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Fernando Torres Graciano.

Tengo registrada a la Senadora Layda Sansores San Román, para hablar en contra.

La Senadora Layda Sansores San Román: Presidente.

Compañeras y compañeros:

Hace 100 años, Francisco José Múgica, Constituyente de 1917, alertó sobre los peligros del militarismo en México.

Decía textualmente: “A primera vista no significa una amenaza a la tranquilidad pública, pero se convierte indefectiblemente en un desquiciamiento corriendo el tiempo, creyéndose privilegiados, el poder militar termina por despreciar al poder civil”.

Múgica era general y sabía de qué hablaba.

Peña no lee. Quien leyó bien a Múgica fue el general Cienfuegos, en el desayuno de fin de año con los comunicadores, dijo claro y de una manera inusual, pero necesaria:

“Nosotros, y apréndanselo bien…”

Miren, un tema tan importante y están en la chorcha, estamos hablando de esta ley que tiene hundido al país, y aquí se divierten platicando sus chistes.

Escuchen al general Cienfuegos, si no lo leyeron: “Nosotros no pedimos estar aquí, no estamos a gusto, no estudiamos para perseguir delincuentes, se está desnaturalizando nuestra posición. Estamos haciendo funciones que no nos corresponden”.

El balance reconoce es que un número importante de muertos ha habido que no debió suceder.

Y díganme qué, con esta Ley de Seguridad Interior, así como automáticamente por arte de magia, entonces quedarán capacitados.

¿Por qué insistir en una Ley de Seguridad Interior?

Señores, por dos cosas, y aquí lo decía el Senador Bartlett:

Una, es la respuesta inequívoca de un Presidente débil, arrodillado, rehén de la delincuencia y de su propia corrupción.

Y lo que hace, pues,  es cumplir con compromisos inconfesables que le dictan en inglés fuerzas extranjeras.

Cuando Calderón declaró una guerra que no pedimos, y esa sí es una falta de respeto, una falta de respeto al Ejército, porque los pusieron a hacer tareas de policías para lo que no estaban preparados y que no querían.

Cuando Calderón lanzó a las calles al Ejército, se dijo que era una medida temporal, y hoy vuelven a decir que será temporal.

Pero ¿De cuánto tiempo estamos hablando? Porque todo indica que para este gobierno la temporalidad es sideral, es acorde con el mundo de Peña Nieto, quien nunca pisa tierra y parece flotar entre los astros y las estrellas.

Además, pues, si es temporal ¿Por qué manosear la Constitución?

Aprobar una Ley de Seguridad Interior es legitimar un Estado de excepción, es sentar las bases para un proceso de militarización, es dotar de un marco legal a lo ilegal para justificar la actuación de soldados como policías, es darle un marco legal a la dictadura. Regístrenlo.

Se ha comprobado que donde intervienen las fuerzas militares aumenta la violencia.

Hay otros mecanismos para combatir el crimen organizado.

Ya lo dijo en su iniciativa el Senador Bartlett, hay que combatir la pobreza, la corrupción, y para mí, una parte importante de la respuesta está a la vuelta de la esquina, es abrir ya el debate a la legalización de las drogas.

Hoy ponen el grito en el cielo. Se persigna aquí el Senador que nos antecedió.

Hay una caterva de aduladores que critican a López Obrador, pero no saben ni de qué lo critican, que por lo que dijo, pero no saben qué dijo.

Él habló, no contra el Ejército, que ha expresado sus respetos al Ejército como institución, habló de la violación a los derechos humanos que todos reconocemos y que aquí, cuando sale también en una campaña espectacular que se ha desatado, sale el encargado de los asuntos de derechos humanos en la Sedena, dice:

“Que le demuestren cuándo el Ejército no ha castigado a alguien que haya violado los derechos humanos”.

Pues, yo digo que vaya y le corrija la plana a la Comisión Interamericana, a la ONU, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, lo de Tlatlaya, las instituciones sumarias, los índices de calidad no tienen justificación.

Y en lo de Ayotzinapa, ahí sigue en pie. Claro que en Ayotzinapa tuvieron responsabilidad, antes, durante y después, y que me expliquen cómo es que la Sedena le regaló un terrenito al señor Abarca para que hiciera una plaza enfrente del Batallón 27.

Dijeron y mintieron que no habían salido a la calle, y no es cierto, estuvieron en el Hospital Cristina, y después ellos se hacen, controlan el C-4, el Centro de Inteligencia, pero no se dieron cuenta, ni dieron seguimiento a dónde llevaban a los jóvenes los policías y los criminales.

Nunca dijo López Obrador: “Que ellos mandaron a desaparecer a los jóvenes”.

¡No! se debe de investigar cuál es su actuación, porque hasta ahora han guardado un enorme hermetismo y no han permitido que el GIEI supiera de las declaraciones de gentes del Ejército.

Ya aquí para terminar, quiero decirles que cuidado, cuidado con que nosotros estemos aprobando esta ley que significa la claudicación del poder civil en México, que nos ha costado construir en tantas décadas de lucha, sería una subordinación vergonzosa del Congreso si se atreve a convalidarla, y ya espántense desde las declaraciones de Peña Nieto que ahora resulta que el Ejército es la institución de las instituciones, o es una expresión rastrera que ya no sabe qué decir, o que nos explique de qué se trata, quiere decir que ya desde ahora el Ejército está sobre los tres poderes, sobre esta división de poderes contemplada en la Constitución, y él es el Jefe de las Fuerzas Armadas, pues ya claudicó.

Y ya para terminar, dice un experto que cuando al Ejército se le entregan las calles estamos alimentando un monstruo y después no habrá manera de detenerlo dándoles de beber de nuestra propia sangre si queremos echar reversa sería el único camino, a eso se le llama guerra civil.

A ver si son tan irresponsables, porque eso sí es irresponsabilidad estar en este Senado haciéndola de paleros de la calle.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senadora.

Tiene el uso de la palabra el Senador Miguel Ángel Chico Herrera, para hablar a favor.

El Senador Miguel Ángel Chico Herrera: Gracias, Presidente. Con su permiso.

No se equivoquen, las fuerzas armadas nos han dado, buscado, la seguridad que tanto estamos persiguiendo en el país.

Yo vengo de un estado, Guanajuato, donde la inseguridad ha permeado de una manera alarmante y gracias a la intervención de las fuerzas armadas hemos podido mitigar ese grave mal.

Las fuerzas armadas son una de las instituciones más respetadas y admiradas por los mexicanos, tienen el compromiso permanente de ayudar a la población, lo mismo en una situación de desastre natural o en un contexto de inseguridad pública.

El Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea son instituciones que han contribuido a la estabilidad y al desarrollo de México, recorren millones de kilómetros en operaciones de patrullaje terrestre y aéreo.

Desde hace más de diez años han servido con lealtad a la sociedad mexicana en tareas de combate al crimen organizado.

Es mentira, es una falacia, que se busque militarizar al país, se está apoyando en las tareas de nuestras fuerzas armadas para regresar la seguridad y la paz a México.

Los restos actuales en materia de seguridad demandan el compromiso del Congreso de la Unión para replantear y dar certeza jurídica a la actuación de las fuerzas armadas y fortalecer las instituciones de seguridad del Estado mexicano.

Invitamos, hacemos un llamado respetuoso, pero urgente ya, a las fuerzas políticas del Congreso de la Unión a no posponer más la discusión y aprobar una legislación en materia de seguridad interior de vanguardia, que dé certeza a las fuerzas armadas en su actuación, ese es el debate, vamos a darle esa ley de seguridad interior que requiere las fuerzas armadas para una mejor realización de su trabajo, tenemos que reconocer en su justa proporcionalidad el servicio que brindan con lealtad y amor a la patria todos los días.

Los miembros de las fuerzas armadas no son ajenos a nosotros, surgen del pueblo para proteger al pueblo.

Tenemos el firme compromiso de alcanzar los acuerdos necesarios con las diversas fuerzas políticas que hagan posible actualizar el marco legal para encontrar el punto óptimo entre la plena protección de los derechos humanos y fortalecer el trabajo que realizan para salvaguardar la seguridad de los mexicanos.

La seguridad interior, como vertiente de la seguridad nacional, permite que el Presidente de la República disponga de las fuerzas armadas en los términos del artículo 89, fracción VI, de nuestra Constitución, para hacer frente a los fenómenos que atenten al Estado mexicano.

Estas acciones quedaron consagradas en el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2007-2012.

Si bien el ingreso del Ejército en el marco de la Defensa de la Seguridad Interior permitió estabilizar la situación del combate al crimen organizado, ésta se hizo sin un marco normativo específico que diera seguridad jurídica a las acciones de los militares.

Por ello, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, General Cienfuegos, reclamó y reclamó justamente la existencia de un vacío legal que no define la clara participación de los soldados en las tareas de seguridad.

La falta de un marco jurídico que regule las actuaciones de las fuerzas armadas y la Marina en el marco de sus atribuciones en el combate al crimen organizado propicia la violación de derechos humanos porque los militares no cuentan con normas que limiten y regulen su actuación.

A pesar de la falta de un marco jurídico, el trabajo actual de nuestras fuerzas armadas ha permitido disminuir las violaciones de derechos humanos cometidos por soldados.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el sexenio pasado se acumularon 9 mil 228 quejas por violaciones de derechos humanos por nuestras fuerzas armadas. Por el contrario, en la actual administración se registraron 2 mil 373 quejas para el 2015.

Que quede muy claro, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el sentir de las fuerzas armadas es por el bien de México, es por el bien de nuestra seguridad interior.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Miguel Ángel Chico Herrera.

Tiene el uso de la palabra, para hablar en contra, la Senadora Angélica de la Peña.

La Senadora Angélica de la Peña Gómez: Con su venia, Presidente.

Señoras Senadoras, señores Senadores:

¿Por qué estoy en contra del punto de acuerdo que presentó el colega del Verde?

Porque ya está prácticamente con este punto de acuerdo perfilando al Senado de la República a recibir, ojalá que no, una minuta de la Cámara de Diputados sobre la pretendida Ley de Seguridad Interior.

Me parece que lo que deberíamos de hacer es discutir los pendientes que tenemos derivados de las propias reformas que aquí impulsamos y discutimos mucho tiempo relacionados con mando mixto, que mandatan a hacer una Ley de Seguridad Pública, si es que realmente nos preocupan las policías, ahí es donde tenemos que discutir, con ese marco jurídico reformado en nuestra Constitución a partir de las discusiones que aquí vimos durante mucho tiempo para lograr que la Constitución nos permitiera tener una ley que orientara cómo deben trabajar las policías en los tres órdenes de gobierno y resolver un grave problema que tenemos en el país.

Nadie puede negar el grave problema, la crisis que tenemos de policías en el país desde hace mucho tiempo, no lo podemos negar y hay montones de ejemplos, todos y todas desde nuestras entidades federativas, el trabajo que realizamos, podemos llenar de ejemplos esta tribuna del desastre que tenemos de policías, en los tres órdenes de gobierno y en los estados es realmente patético.

Y entonces pedirles a los gobernadores de la Conago, a que vengan aquí y nos den su opinión, o que nos manden sus opiniones, sobre lo que piensan de la posible ley de seguridad interior, pues ya sabemos lo que nos van a decir.

También aquí vamos a tener, de veras, días y días nos llevarían hablando del desastre que tienen los gobiernos locales en la desatención de la seguridad pública, de la persecución de los malosos, de que no hay un Estado de derecho que garantice que la delincuencia organizada esté donde debe estar, frente a  los jueces, con sentencias cumpliendo una sanción de privación de libertad por la comisión de delito, que todos sabemos, existen en el país, y que hoy no podemos dar buenas cuentas.

Claro que los gobernadores están preocupados que el Ejército regrese a sus cuarteles, porque frente al no tener policías locales eficientes, la crisis de los policías municipales por supuesto hay que pedir ayuda al Ejército y a la Naval.

Y ahora el Ejército por cierto también tengo que decirlo, que ha estado en la mira de todo mundo, principalmente de los organismos internacionales, con recomendaciones a México, como Estado, que participa en Naciones Unidas le han recomendado que resuelva, entre otras cosas, por ejemplo la revisión del Código de Justicia Militar.

Y aquí reformamos el Código de Justicia Militar, y han tomado consideraciones en el Ejército, sí, en Sedena tienen programas importantes que yo reconozco, que conozco, hablan de derechos humanos, se esfuerzan, pero ahora el desastre por cierto también vean los periódicos, ahora se inclina hacia la Naval, el  Ejército se cuida más, y ahora la bronca de señalamientos de violaciones a los derechos humanos se van hacia la Naval, porque no ha hecho lo que ya empezó a hacer efectivamente el Ejército

Yo creo, si me permiten, quienes esgrimen, quienes invocan el artículo 89, fracción VI de nuestra Constitución, pues también tienen que hacerlo a la luz de lo que dice el artículo 129, ¿qué dice el 129? No voy a buscarlo acá, lo traje, aquí lo tengo apuntado.

“En tiempos de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”. Eso es lo que dice la Constitución.

Ya no abundo en las reformas al artículo 29, 115, 116, etcétera, que reformamos aquí, que estamos esperando que la Cámara de  Diputados dictamine para que siga el proceso en el Congreso Permanente.

Pero también es importante recordar que aquí discutimos ampliamente, bajamos tres veces de la Mesa Directiva, ya turnada para discusión, la ley reglamentaria del artículo 29 constitucional, para normar Estado de excepción, una reforma incluida en 10 artículos más en materia de derechos humanos del 11 de junio de 2011.

Y aquí discutimos largamente, sobre todo con las organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos humanos, atendiendo las preocupaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, etcétera, etcétera.

Yo creo, de veras, que lo que tenemos que hacer es voltear a lo que nos dicen y nos alertan quienes son especialistas en la materia, pero también Layda tiene razón, hay que leer bien al general Cienfuegos. Y el general Cienfuegos nos dijo, también antes de ese desayuno, en aquélla gran entrevista, emblemática: “Si me piden que levante una mano para preguntarme si quiero que regresen los militares, los soldados a sus cuarteles, no levanto una, levanto las dos”.

¡Por favor! Yo creo que lo que hay que hacer es atender también lo que él nos dijo. Nosotros estamos en las calles porque no hay policías confiables, y nosotros tenemos que suplirlas. Resuélvase el problema, atiéndase el problema por la autoridad civil.  Más claro, ni el agua.

Por eso no estoy a favor de este punto de acuerdo, porque es una maniobra de meternos a una discusión sobre seguridad interior, en vez de discutir lo que tenemos que discutir.

Que por cierto, señoras y señores, ya estaba perfilada la discusión, ya estaba perfilada, trabajemos en la Ley de Seguridad Pública, eso es lo que tenemos que hacer y consultemos a quienes están preocupados por lo que está pasando en el país.

No solamente los gobernadores, que por cierto hay que quitarlos de su comodidad, tiene una bronca y piden que el Ejército vaya y les resuelva el problema, en vez de resolver el problema de fondo, todos, todos los gobernadores de todos los partidos políticos.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias Senadora Angélica de la Peña.

Tiene el uso de la palabra para hablar a favor, el Senador Luis Humberto Fernández Fuentes.

El Senador Luis Humberto Fernández Fuentes: Con su venia, sus señorías.

Buenas tardes. 

Celebramos la realización de este debate y el punto de acuerdo sobre esta Ley de Seguridad Interior, y consideramos saludable que sea debatido en las más instancias posibles, por el tamaño del tema y las implicaciones que tiene.

Obviamente, y vale la pena acotarlo, este debate no sustituye nada, cuando venga la ley la debatiremos en forma, simplemente es un punto de acuerdo sobre la conveniencia de debatirlo en la Conago.

La conveniencia de contar con una Ley de Seguridad Interior creo que está más allá de cualquier duda, es necesario tener los elementos jurídicos, no sólo para regular la participación de las fuerzas armadas en acciones de seguridad, también son fundamentales para toda la acción gubernamental frente a diversas amenazas. Y estas circunstancias y en otras circunstancias a las autoridades municipales y estatales que se vean rebasadas, como pueden ser epidemias y catástrofes naturales.

Esto es, debemos de construir un proceso que permita la distribución y coordinación de competencias y responsabilidades a todas las autoridades y todos los niveles de gobierno.

Pero a pesar de la conveniencia, es necesario puntualizar que esta ley es la confesión de parte del Estado mexicano de que vivimos en la anomalía institucional, reconoce la incapacidad y la incompetencia y  la corrupción de muchas autoridades civiles en el desempeño de sus funciones, es reconocer una realidad, que México no cuenta con instituciones sólidas y confiables, que las policías están infiltradas y que muchos gobernadores han solapado y apoyado al crimen organizado, lo que ha obligado a la participación del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

Ésta es una nueva escena de una guerra insensata y perdida. Perdida porque es obvio que no cumplió los objetivos y sí profundizó la crisis. No lo afirmo como un juicio ligero, es una realidad que después de tantos años, tantos muertos y tanto dolor, no se ha fortalecido el Estado de derecho, ni tampoco disminuido la violencia.

Es el reconocimiento del fracaso del Estado mexicano para el control de la violencia, de la apropiación ilegal de los recursos ajenos y para establecer un mínimo de certidumbre jurídica de las personas, sus derechos y sus propiedades.

Sería tan injusto como irresponsable, culpar al Ejército de esta circunstancia, quien entró por instrucción y no por decisión, pero también hay que poner en la mesa las violaciones de derechos humanos.

Reconocemos que ha habido un esfuerzo importante para su protección, pero también hay muchos casos en los que sería conveniente darle mayor claridad.

El problema no admite versiones maniqueas, la realidad es que hay mucho dolor e injusticia, hay militares en la cárcel por hacer un trabajo que les es ajeno, pero también hay víctimas de abusos. Hay más militares sentenciados por violaciones de derechos humanos, que narcotraficantes con sentencia definitiva por delitos contra la salud. Esto nos hace obvio que esta estrategia no está funcionando.

Y la pregunta de fondo es si esta ley ayudará a pacificar al país o dará un marco adecuado a las fuerzas armadas, la verdad sea dicha es que no.

Lo afirmo lo primero, porque la ley en sí misma no ayudará a pacifica el país, se requiere de un paquete de leyes que dialoguen entre sí,  como podríamos hablar la legislación de mando mixto, la legislación sobre la Fiscalía General y otras que fortalecerían el Estado de derecho.

Tampoco se podrá pacificar al país si se sigue castigando la formación y la capacitación de policías.

En cuanto a la regulación de las fuerzas armadas, la ley por sí misma no va a alcanzar, se requerirá, si fuere el caso de modificar a la Constitución, pero en todo caso esta ley debe de apegarse a los principios constitucionales, esto significa que no tengamos que trabajar en esta ley, no, como lo comenté al principio, la ley es conveniente y tiene sus retos, pero es importante conocer los alcances posibles y los  límites que nos señala la Constitución.

Vivimos un estado disminuido que no sabe cómo administrar sus activos en materia de seguridad y esta ley puede ser útil  siempre y cuando se apegue y se respete a la Constitución.

En un ejercicio maduro podemos reconocer que las iniciativas presentadas tienen elementos positivos y valiosos, las de todos los símbolos políticos, pero también hay puntos que constituyen un riesgo para  la institucionalidad que no voy a abordar en este momento, pero que sí hay que estar atentos.

Los principales contenidos que debe tener esta ley, es que debe tener, y esto es irrenunciable, una ruta clara para el regreso de las fuerzas armadas a sus cuarteles, no creo que haya una intención militalizadora, pero hay que ser claros y contundentes para que no quede lugar a dudas, se debe establecer un retiro gradual, medible y con plazos definidos, bajo  ningún supuesto se debe aceptar el carácter de permanente  para la intervención de las fuerzas armadas, especificar  la actividad específica, la seguridad  interior no debe rebasar los límites que señala la Constitución y no se podrá, no se podrá en ningún momento utilizar a las fuerzas armadas en  movimientos o conflictos sociales, políticos o electorales.

El reto es hacer una ley coherente, respetuosa de la Constitución, que dialogue con las leyes necesarias, hacer una ley sobre la racionalidad  y la ciencia, basada en la observación y el análisis riguroso de la realidad, no en el dogma o en la conveniencia partidaria, entendemos la urgencia y el reclamo, en particular de las fuerzas armadas por un marco regulatorio adecuado, pero no se trata sólo de eso, se trata de las herramientas  institucionales para enfrentar las amenazas a la normalidad institucional y a la viabilidad del Estado mexicano.

Es cuanto, señor Presidente.

Muchas gracias.

El Presidente Senador  Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senados Luis Humberto Fernández.

Tiene el uso de la palabra el Senador Manuel Cárdenas Fonseca.

El Senador Manuel Cárdenas Fonseca: Con el permiso de la Presidencia.

Y para poder poner en contexto la discusión del tema que nos tiene en esta tribuna, le solicito que a su vez le pida respetuosamente a la Secretaría le dé lectura al punto de acuerdo único que pretende este punto de acuerdo.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Si es tan amable la Secretaría a dar lectura al punto único, si lo tienen a la mano, si son tan amables.

Con gusto, Senador, deme un minuto.

La Secretaria Senadora Ana Gabriela Guevara Espinoza:

Único.- El Senado de la República del Honorable Congreso de la Unión exhorta, respetuosamente, a la Conferencia Nacional de Gobernadores  a que remita a esta soberanía su opinión y observaciones en relación con las diversas iniciativas en materia de seguridad interior que se han presentado en el Poder Legislativo Federal.

Es cuanto.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senadora.

El Senador Manuel Cárdenas Fonseca: Como podrán ustedes observar, el sujeto pasivo no existe, legalmente no existe. 

Alguno de ustedes me puede enseñar el documento que le da vida legal a este grupo de poder fáctico denominado Conferencia Nacional de Gobernadores.

Nadie.

Entonces cómo este Congreso a través de su Cámara de Senadores le pide la inexistencia jurídica, se pronuncie, y luego por qué se ríen de nosotros en el extranjero, y luego por qué los europeos nos dicen que el riesgo país es enorme, y ya no se diga pues la prudencia de Canadá, pero no necesariamente de otros países en el continente americano respecto de nuestras interpretaciones a contentillo y de acuerdo a la hormona que traigamos, la mezcla de la andropausia con la menopausia.

Pero cómo el Senado va  a convocar a quien no tiene vida legal. Eso es lo primero que debieran de resolver.

Porque este grupo de poder fáctico convocado a cada rato por los distintos poderes, a que opine, a que determine a que sea dama de compañía para lo que se quiere probar, pero tapadera del ejercicio del gasto, pues es contrario al 117 constitucional, no da vergüenza eso. Esa es la parte primera que debiera resolverse en esta tribuna, en esta Cámara.

A cada rato, ustedes hablan con la inexistencia legal.

Qué pena me da eso, pero ciertamente, debemos pensar que la libertad de asociaciones están garantizadas en este país y no hay nada que pudiera impedir supuestamente de los gobernadores asociarse, pero estas asociaciones y en este caso en particular  no pueden representar a las entidades federativas.

Y el articulado legal define plenamente la escena competencial de cada orden de gobierno,  el querer venir a dar la interpretación, el permiso, maniquea,  quieren volver a hacer el ridículo como la Ley General de Víctimas, que no era competencia  del Congreso de la Unión legislar sobre la materia, ya ese sería un segundo tema, porque hasta de la revisión clara  y diáfana de la Constitución es absolutamente claro y definido el espacio competencial de cada orden de gobierno.

Si quieren respetar a las instituciones y a las fuerzas armadas que, para efectos en la Ley Orgánica de la Administración Pública, tienen el mismo rango como Secretaría que las otras dependencias, ya párenle a esta pachanga.

¿Cómo no va a estar ofendido la Secretaría de la Defensa, si para ellos es claro que desde hace más de diez años vivimos un Estado de excepción cotidiana en la práctica, en el día a día?

¿Qué no se acuerdan que en la Sexagésima Legislatura detuvieron una reforma al artículo constitucional para clarificar los estados de excepción?

Todo mundo entró en pánico, el Estado no está rebasado.

No, pues no pueden ver que está rebasado porque va años luz el que ya lo rebasó, ya su corta vista no le alcanza para ver la delantera que le lleva el que lo rebasó.

Y en esta banda de esfuerzo, en la que se la llevan discutiendo y no avanzan, ¿quién fue el que empezó la broma?

La Federación que se metió inclusive en la vida de los municipios, cuando es la entidad federativa la que debe resolver la materia, en su momento fue preclara la lección que le dio el entonces gobernador de Puebla a la Federación, a propósito ahora compañero Senador Bartlett, pero no, siguieron en esa insana costumbre de atropellarse entre órdenes de gobierno, que son pares como tales con esferas competenciales distintas.

¿Cuál de los gobernadores ahorita me puede presentar el convenio de coordinación porque tengo seis meses pidiéndolo? Entre las fuerzas federales y la entidad federativa, entre el orden federal de gobierno para ver el sustento legal bajo el cual inclusive la vergüenza que le hacen pasar, entre paréntesis, esto al general Secretario, el documento bajo el cual andan las fuerzas federales en las patrullas de la policía municipal o estatal.

Ya estuvo en Sinaloa el general Secretario, y estando el general Secretario allí, en la banqueta de las instalaciones de la policía, acribillan al comandante de la Policía.

¿Qué parte no entienden de la claridad con la que el Secretario les dijo que no están preparados, que no son aptos para desarrollar esas actividades?

¿Qué parte es la que no entienden que los titulares del Poder Ejecutivo de las entidades federativas tienen un mandato impositivo en la materia y que irresponsablemente se han alejado de él? Y revisen la estructura de gasto de cada una de las entidades que representan, revísenla a ver qué prioridad le dan a la materia.

Inclusive recuerden que en esta tribuna cuando discutimos la parte concerniente a lo carcelario no tenía fuente de financiamiento para las entidades federativas, y se los dije, y por eso iba en contra.

¡Ah! pero el transitorio dice: “con los tres fierros que tienes y los cuatro pesos con eso vas a atender y quedas obligado”.

Entiendo que la Mesa Directiva de la Presidencia aplique el tiempo, pero trataré de concluir, más en una cortesía parlamentaria por lo que he visto con otros.

Y después de discutir la ilegalidad o ausencia de legalidad de la Conago, vergonzosa, enfermiza, engalanan la voz cuando hablan, dilapidan el dinero de las entidades federativas en lugar de invertirlo, en tener el sistema carcelario como debe de ser. Son promiscuos al aceptar a reos del orden federal en centros de reclusión no aptos para ello.

Ahora, quieren ustedes que les preguntemos sobre una ley y otra de seguridad interior si no tenemos facultades para legislar sobre esa materia.

Preguntarles, por qué no mejor les preguntan en plan de cuates, de camaradas, pues total es una pachanga esto, ¿Oye, Conago, qué se siente que estés opinando a cada rato de cómo te gastas un peso más o cómo quieres que lo gastemos en lugar de mirarte hacia adentro y ver todo lo putrefacto que estás al no expresarte respecto de quienes, igual ahorita en el ejercicio del gasto, tienen un cochinero? Y ya no se diga a los que dándoles la tarjeta del club están siendo perseguidos por la ley.

No, señores, aquí el debate ahorita es a quién le vamos a preguntar, y mi pregunta es, ¿esta Cámara va a tener la desvergüenza de emitir un exhorto a quien legalmente no existe?

Es cuanto.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
CÉSAR OCTAVIO PEDROZA GAITÁN

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senador Cárdenas Fonseca.

Antes del siguiente turno, esta Mesa Directiva da la más cordial bienvenida a un grupo de estudiantes de la Universidad La Salle Noroeste, campus Ciudad Obregón, Sonora, invitados por la Senadora Anabel Acosta Islas, quienes asisten con la finalidad de presenciar el debate legislativo de esta Asamblea.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

Corresponde ahora el uso de la tribuna a la Senadora María del Pilar Ortega Martínez, del Partido Acción Nacional, para hablar a favor.

La Senadora María del Pilar Ortega Martínez: Gracias, señor Presidente.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Senadora, si me permite.

Quiero recordar a los oradores, a las Senadoras y Senadores, que el artículo 76 establece con toda puntualidad el plazo, el término de las intervenciones.

Esta Mesa Directiva ha sido flexible y tolerante.

También suplicamos el respeto de los oradores para los demás compañeros Senadores.

Muchas gracias.

La Senadora María del Pilar Ortega Martínez: Con su permiso, señor Presidente.

Señoras y señores Senadores:

Hoy se pone a discusión un punto de acuerdo que propone exhortar a la Conferencia Nacional de Gobernadores a que remita a esta soberanía su opinión, sus observaciones sobre las propuestas de ley de seguridad interior.

Yo creo que sí es importante saber cuál es la posición de los gobernadores, pero creo que es aún más urgente que se exhorte a la Colegisladora a que finalice la discusión sobre las reformas constitucionales en materia de seguridad pública que remitió ya  hace tiempo este Senado de la República.

Porque creo que es importante, sí, dar certeza en materia de seguridad interior a la actuación de las fuerzas armadas, pero es más urgente actuar en un tema de fondo que obedece a la situación de seguridad pública que enfrenta nuestro país.

Es fundamental que abonemos a la construcción de estas reformas que son urgentes y que tienen que ver con un diseño de estrategias orientadas a contrarrestar las debilidades que enfrentan hoy las instituciones policiales en los tres órdenes de gobierno.

La sociedad mexicana ha expresado claramente su desconfianza hacia las policías a nivel de percepción de corrupción policial se señala que un  89.7 % de acuerdo con INCIDE hay en las policías, ese decir, es este el grado de desconfianza que las mismas tienen.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública  de 2002-2016 señala que las policías son o siguen siendo las instituciones menos confiables.

Es importantísimo además, y ya no hablamos de los índices de violencia y de comisión de delitos en nuestro país.

No podemos dejar de lado la urgente necesidad de un rediseño institucional de la función de la policía en nuestro país. No podemos dejar a un lado esta discusión, y tampoco podemos dejar que se genere la percepción de que con una reforma en  materia de seguridad interior estaríamos tratando de suplantar lo que realmente urge, que es una reforma en materia de seguridad pública.

Sí, es necesario entrar al debate de seguridad interior y en su momento este debate se generará en el Senado.

Pero también con mucha responsabilidad en este Senado se trabajó por construir un andamiaje institucional en materia de seguridad pública que hoy está en la Cámara de Diputados. Por ello es necesario que avancemos en las dos vertientes, es necesario que atendamos el problema de fondo en materia de seguridad pública, es necesario que generemos un nuevo andamiaje institucional en esta materia para entonces, sí, ponernos a discutir lo que tiene que ver en materia de seguridad interior.

Y una vez que lleguemos al debate en materia de estas reformas que se están presentando en las dos cámaras en materia de seguridad interior tenemos que ser muy claros, y tenemos que decir, que hay iniciativas,  y que están presentadas hoy en la Cámara de Diputados por parte del Partido Revolucionario Institucional que señalan algunos temas que nos preocupan.

Por ejemplo, la definición de amenazas a la seguridad nacional que resulta muy subjetiva, se deja abierta la posibilidad de la actuación de fuerzas militares en cualquier tipo de diligencia.

Las acciones de orden interno desarrolladas se turnan son sumamente amplias y discrecionales; la definición de seguridad interior es sumamente amplia.

Resulta necesario además, que además de estas propuestas que hay de diversas fuerzas políticas tanto aquí en la Cámara de Senadores como en la de Diputados que prevén incluso normas en materia de uso ilegítimo de la fuerza, que esto no quede en estas previsiones en una Ley de Seguridad Interior o en reformas a la Ley de Seguridad Nacional.

Es fundamental que avancemos en la construcción de una legislación especial en materia de uso legítimo de la fuerza de las instituciones de seguridad pública, desde la legislatura anterior a inicio de la legislatura anterior se presentaron varias iniciativas de ley en  materia de uso legítimo de la fuerza por parte de las instituciones de seguridad pública, y no es posible que hasta la fecha se haya generado esa ley, se haya aprobado, se haya si quiera discutido en las comisiones de seguridad pública, cuando hay observaciones, cuando hay recomendaciones internacionales en el sentido de que México tiene que generar este tipo de  legislaciones, es fundamental también para avanzar en la construcción de un mejor andamiaje en materia de respeto a derechos humanos en relación con las instituciones de seguridad pública.

Compañeras y compañeros Senadores:

La seguridad pública es la obligación primigenia de un Estado democrático de derecho, es la garantía fundamental de todo orden de gobierno para salvaguardar el libre ejercicio de los derechos de los ciudadanos.

Por ello, no podemos, no podemos dejar de lado nuestra obligación para avanzar en un marco adecuado  que resuelva la crisis que enfrentan las instituciones de seguridad pública en el país; no podemos renunciar simplemente a que se deje de discutir un marco que le dará mayor certeza a estas instituciones que homologará las reglas de selección, ingreso, formación, desarrollo, capacitación permanente de las policías, que establezca un nuevo marco regulatorio en materia de sus derechos laborales, que se establezca un nuevo servicio nacional profesional policial, que se establezca un sistema de certificación, de capacidades para el desempeño policial.

Es por ello, fundamental, y ya lo dijeron mis compañeros anteriormente, que se avance de manera urgente en la construcción de estas reformas que hoy están pendientes de discutirse cuando son de la mayor urgencia y de la mayor relevancia.

Es cuanto, Presidente.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias Senadora Ortega Martínez.

Esta Presidencia da la más cordial bienvenida a un grupo de estudiantes del Bachillerato “Sabes, San José”, de Celaya, Guanajuato, invitados por el Senador Gerardo Sánchez García, agradecemos su visita a este Senado de la República.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

Hace uso de la tribuna el Senador Marco Antonio Blásquez Salinas, del Partido del Trabajo, para expresarse en contra del presente punto de acuerdo.

El Senador Marco Antonio Blásquez Salinas: Muchas gracias, señor Presidente.

Con el permiso de la Asamblea.

Quisiera, en mi calidad de Senador, y también como periodista, manifestar, antes de entrar al tema mi  más sentido dolor por la pérdida de la compañera Miroslava Breach.

Creo que eventos como éste nos demuestran el nivel de impunidad que hay en este país; la intolerancia que existe en ciertos sectores, por supuesto sectores delictivos que no se atreven, que no entienden que la labor de un comunicador es precisamente informar. Las balas asesinas, criminales cegaron la vida  hoy de una compañera que, a lo largo de sus 54 años de vida había demostrado ser una persona capaz, una persona honrada, una persona honesta.

Este asesinato es, contamos el número 102, del 2000 para acá, y se cuentan 29 asesinatos durante la administración del actual régimen.

Cae en un estado, Chihuahua donde se cuenta una de las mayores dificultades para ejercer el periodismo.

Cae también este evento en un estado que ha cambiado recientemente de gobernador. De manera que quisiera pedir de manera atenta al Procurador General no ejercer la facultad de atracción de este evento para que sea el gobernador de Chihuahua, compañero Senador con licencia, periodista en funciones en algún momento, quien a través de su procuraduría integre esta averiguación.

Creo que en manos del gobernador Corral, reitero, un hombre que ha demostrado su capacidad no solo como parlamentario, sino que en un momento de su vida fue periodista, esta averiguación, creo que puede llegar a buen puerto.

Le exhorto de manera respetuosa y comedida al gobernador Corral que no deje pasar, que no deje sin investigar, y que no se vaya sin castigar este homicidio asqueroso en detrimento de la compañera Miroslava.

Hablando de estados donde es difícil ejercer el periodismo, ya decíamos, Chihuahua se cuenta, Veracruz, es el número uno en peligrosidad, Tamaulipas, Oaxaca y Guerrero.

Esos son los cinco estados donde la dificultad para ejercer el periodismo es mayor.

¿Y cuál es el denominador común de estos estados?

La colusión de los sectores delictivos de las bandas organizadas con el gobierno. Esa es, es el patrón de conducta, en donde los estados se convierten en generadores de impunidad.

Esto es, donde hay un gobierno débil, donde hay un gobierno que no investiga, que no persigue los delitos, obviamente se empoderan  las bandas delictivas y se genera que el periodismo sea de alta peligrosidad, pero, atención no sólo es para el periodista.

Cuando esta ecuación terrible se da, el peligro es para todos los ciudadanos que viven en esas entidades, no en balde Veracruz registra un número escandaloso de asesinatos. Es la cuna de las fosas comunes, Veracruz.

¿Y por qué doy este viraje al discurso? Porque creo que un gobierno que practica la impunidad, creo que un gobierno que no procura la justicia no puede tampoco enmendar la plana de lo que él mismo ha equivocado. Esto es: quien ensucia el espejo, no lo puede limpiar.

Entiendo los razonamientos del compañero Cárdenas, que son muy atinados, de ¿por qué tendríamos que estarle pidiendo al fantasma Gasparín, o sea, a la Conago, opiniones cuando nosotros tenemos un mandato constitucional que en muchas ocasiones toma para sí la Conago.

Muchas de las funciones fácticas de la Conago son nuestras, y sin embargo el mismo Presidente de la República se ha encargado, en ocasiones, de pedirle opinión hasta en materia de relaciones exteriores, casi equiparando su desconocimiento, las facultades, atribuciones de este grupo fáctico, bien llamado así, Conago, con esta Cámara, que es una Cámara constitucional.

Entonces, creo que este régimen no tiene la capacidad para limpiar un espejo que él mismo empañó.

Y digo: las administraciones del Partido Acción Nacional, y digo también las administraciones del Partido Revolucionario Institucional.

Aquí se tendrían que dar dos factores:

El primero. Que este poder bipartidista que trata de imponer esta ley, sumara las expresiones de otros sectores actuantes del país.

Tenemos un gobierno que está prácticamente en su recta final.

Tenemos un Poder Ejecutivo con una calificación famélica, bajísima.

Y tenemos, por otro lado, una expresión popular que reclama un cambio de régimen.

Tenemos liderazgos políticos que enarbolan y embonan a la perfección con esa demanda popular de un cambio de régimen.

Entonces, este interés por aprobar esta ley, tendría que considerar a estas nuevas expresiones de un cambio de régimen, y no creo que sea el caso, porque la torpeza es excluyente y la torpeza es arrogante. Y no creo que cuando salgan las propuestas de los sectores actuantes que tienen una visión diferente, pudieran ser adoptadas.

Y la otra sería, pues, abstenerse, abstenerse de generar estas reformas, estas aprobaciones, que mucho dañan al país.

Voy a concluir, señor Presidente.

Quiero agradecer el favor de su atención y señalar con toda claridad que no es el espacio, que no es el tiempo, que no es la coyuntura y que no es el gobierno éste el encargado de meter la mano a un tema tan trascendental en la vida de los mexicanos.

Es la cuenta, señor Presidente.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senador Blásquez Salinas.

Hace uso de la tribuna el Senador Héctor David Flores Ávalos, del Partido Acción Nacional, para hablar a favor.

El Senador Héctor David Flores Ávalos: Muchas gracias, Senador Presidente.

Compañeras y compañeros Senadores:

El problema de la presencia y la participación de las fuerzas armadas en México es un asunto que debe de ocupar con enorme interés a este Senado de la República.

Yo, por primera cuenta, celebro enormemente que estemos teniendo este debate. Estoy absolutamente convencido que la sociedad merece que sus representantes populares, que los Senadores de la República nos aboquemos con mucha seriedad a este asunto.

Lo primero que debe reconocerse, compañeras y compañeros Senadores, es que el país enfrenta, efectivamente, una serie de problemas graves y serios que lamentablemente no van a desaparecer de inmediato.

Si partimos de esa base, debemos también considerar que la mejor solución de le podemos dar al país es precisamente adentrarnos en un debate y en una discusión seria y responsable que le permita al país contar con el marco jurídico necesario para enfrentar esta problemática.

Aquí yo, quizás, discrepo de alguno de los compañeros Senadores que me han antecedido en el uso de la palabra, en decir que el proyecto de la Ley de Seguridad Interior o la Ley de Seguridad Interior en sí misma no constituye la totalidad del debate, es una pieza más en un andamiaje mucho más complejo, que desde luego debe ocupar a este Senado de la República y al Congreso de la Unión en su conjunto para dotar, como les decía yo, de un marco jurídico de referencia adecuado para la autoridad, para el Estado mexicano en sus tres órdenes de gobierno.

Desde luego, en ese andamiaje y en esa estructura destaca la Ley de Seguridad Interior, pero también está la reforma constitucional del mando mixto, también está, por ejemplo, la revisión conceptual de lo que se entiende por delincuencia organizada, entre otros aspectos, por mencionar sólo algunos.

Les decía yo, tenemos serios problemas y problemas que no van a desaparecer de inmediato.

Déjenme mencionar, por lo menos sólo dos:

La presencia del crimen organizado, auspiciado, crecido, no sólo frente a la incapacidad de la autoridad o de las fuerzas policiacas ordinarias para contenerlos, sino también, incluso, coludido y protegido por autoridades civiles corruptas. Esto es un problema grave, es un asunto que no tiene origen de partido, es un problema estructural del Estado mexicano, y es un problema, queridos colegas, que no va a desaparecer de inmediato.

El segundo problema es, precisamente, el de la incapacidad de la autoridad civil para combatir eficazmente estos núcleos de delincuencia organizada que se han venido reproduciendo sistemáticamente como una metástasis.

Este problema es igualmente grave, es una obviedad decirlo. La incapacidad referida está quizás predeterminada, sí, por aspectos que tienen que ver con presupuesto, quizás, también quizás con señalamiento de ciertas autoridades corruptas en ese sentido, que no han permitido un fortalecimiento adecuado de las instituciones policiacas, pero también hay que decirlo, esta incapacidad está auspiciada directamente por el actual modelo de intervención de las fuerzas federales que tenemos, y eso es algo que debemos de reconocer.

Los incentivos, en la opinión de un servidor, están indebidamente ordenados. Acción Nacional lo ha mencionado ya en varias ocasiones. La enorme discrecionalidad que hoy tiene el gobierno de la República, que lamentablemente ya ni siquiera estamos hablando del titular del Ejecutivo Federal, sino incluso ya es el Secretario de Gobernación quien acuerda directamente el desplazamiento de las fuerzas armadas, pues, evidentemente es una intervención tremendamente perniciosa, en términos de la estabilidad jurídica y de la certidumbre que debe de prevalecer en este tipo de situaciones, es una intervención que no está sujeta a causales, ni objetivos, ni plazos definidos, y esto, señores Senadores, debilita estructuralmente la obligación de la autoridad local para reasumir la responsabilidad de su función.

Debemos de reconocer que el actual modelo de disposición de las fuerzas armadas para el combate de este tipo de crímenes, lo que está generando es, les decía yo, un incentivo contrario y perverso al que debemos de buscar.

La autoridad local, en mi opinión, los gobernadores de cualquier partido político, hoy en día, frente a la debilidad estructural para combatir el crimen organizado apelan más a la intervención del gobierno federal y concretamente de las fuerzas armadas.

Y ese crecimiento en el desplazamiento y en la intervención de las fuerzas armadas necesariamente, necesariamente debilita al incentivo de la autoridad local para crear su propia fuerza en la manera en la que debe de  hacerlo.

(Aplausos)

Déjenme decirles, para finalizar mi participación, me parece que es muy importante destacar.

La propuesta de Acción Nacional es una propuesta en esta materia, en seguridad interior, sustantivamente distinta de la que ha presentado el Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, es sustantivamente distinta.

Lo que nosotros estamos proponiendo en síntesis, en la iniciativa que presentó el Senador Roberto Gil hace unos meses, es precisamente que se acote la discrecionalidad, que se actúe bajo un principio de subsidiariedad y, sobre todo, que haya condiciones de temporalidad en la intervención de las fuerzas armadas.

El Estado de excepción, compañeros, no es una salida seria para resolver estos problemas que, insisto, no desaparecerán en forma inmediata.

La crítica y la agresión irresponsable al trabajo de las fuerzas armadas tampoco abonan a la solución de este problema.

Muchas gracias, compañeros.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Héctor Flores Ávalos.

Corresponde ahora el uso de la tribuna a la Senadora Dolores Padierna Luna, del Partido de la Revolución Democrática, para hablar en contra.

La Senadora Dolores Padierna Luna: Con su venia, Presidente.

El discurso reiterado en los últimos meses en torno a la necesidad de un marco normativo que amplíe las facultades del Ejército en las labores de seguridad pública se viene realizando ya de manera cotidiana desde hace varios años.

Nosotros sostenemos que es un falso debate, ya que a la luz de los hechos y la realidad esas posiciones son insostenibles, los hechos, las estadísticas y el marco normativo internacional al que estamos sujetos como Estado mexicano demuestran que la estrategia militarista no dio resultados.

Las iniciativas que están en la Cámara de Diputados, próximas a llegar al Senado, no muestran datos ciertos ni verificables sobre el nivel de infiltración de los grupos delictivos en las policías de todos los municipios del país ni de todas las entidades federativas.

Lo muestran en sus exposiciones de motivos sólo de manera genérica y abstracta, pero nosotros tenemos estudios concretos.

El CIDE publicó un estudio sobre la operación de las fuerzas armadas en operativos de combate a la delincuencia y sobre la letalidad de sus actuaciones basado en información oficial de una muestra de 3 mil 327 combates registrados en el sexenio pasado, y estableció que 4 de cada 10 operativos o combates fueron eventos de letalidad perfecta, es decir, sólo se registraron muertos y ningún herido.

Los denominados eventos de letalidad perfecta incrementaron año con año, en 2007 hubo 15 eventos; en 2011 se registraron 451 eventos de letalidad perfecta, además, de que en dichos eventos se dio el 86 % de las 3 mil 413 muertes de presuntos delincuentes registradas en combate.

Estas cifras de muestran que lo que hubo fue una actuación sistemática de las fuerzas armadas para exterminar a los delincuentes, no para realizar labores de seguridad, de prevención o para reducir los índices delictivos, el estudio fue elaborado con una muestra de información oficial que de manera anónima fue entregada al CIDE, y así lo muestra el estudio, que son operaciones realizadas por las fuerzas armadas del 1° de diciembre de 2006 al 30 de noviembre de 2011.

Los índices de letalidad son muy superiores a los que se registran en guerras, por ejemplo, donde generalmente hay más heridos que muertos, pero en el caso mexicano, en el período analizado, se tuvo un comportamiento al revés, el Ejército es paradigma de conflicto armado y su uso debe de ser una excepción en un Estado democrático, no puede ser la norma.

Debe de ser de excepción porque está demostrado que el uso sistemático de Ejército en tareas de seguridad pública sólo aumenta la criminalidad, desde la visión o desde la formación de los militares la idea es comenzar con la fuerza para eliminar al enemigo, mientras que en un paradigma de derechos humanos y el de la aplicación de la ley por parte de los cuerpos policiacos se va graduando la fuerza conforme sea necesaria, y obviamente la fuerza es el último recurso, eso también lo dijo el relator de la ONU para ejecuciones extrajudiciales.

Por su parte el relator especial sobre la situación de personas defensoras de los derechos humanos de la ONU también afirmó que sería peligroso que con la Ley de Seguridad Nacional se faculte al Ejército a permanecer en las calles; el Ejército debe de quedarse en los cuarteles, puede intervenir en los casos de estado de emergencia, pero darle al Ejército la responsabilidad de mantener el orden público, es decir, el rol de policía me parece extremadamente peligroso.

Por ello, insisto, que la Ley de Seguridad Interior, que está a discusión, se basa en un falso debate, ni el Ejército ha ayudado a resolver el fenómeno delictivo de la delincuencia organizada, y tengo las cifras para demostrarlo, pero ya me mocionan en tiempo, pero el Ejército tampoco ha bajado los índices delictivos, por una parte, pero tampoco nosotros como legisladoras o legisladores podemos contravenir o legislar contraviniendo los estándares internacionales en materia de derechos humanos, los estándares internacionales, el marco normativo firmado por México a nivel internacional no está a debate, y de aprobarse sería una ley impugnada, pero, además, una ley violatoria de los derechos humanos que contravendría el 1° de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Muchas gracias, Senadora Dolores Padierna Luna.

Corresponde el uso de la tribuna a la Senadora Angélica Araujo Lara, del Partido Revolucionario Institucional, para hablar a favor.

La Senadora Angélica del Rosario Araujo Lara: Muchas gracias, Presidente.

Yo sé de su aprecio, eso me queda muy claro siempre.

Muchas gracias, Presidente.

Con su permiso compañeras y compañeros.

Vengo a hablar a nombre del grupo parlamentario del PRI a favor del presente punto de acuerdo ya que estamos convencidos de que la presencia de nuestras fuerzas armadas en labores de vigilancia se traduce en beneficios hoy tangibles para la sociedad mexicana en su conjunto.

Por ello, la discusión de fondo y aprobación de esta Ley de Seguridad Interior no puede seguir siendo postergada.

La intervención de las fuerzas armadas en materia de seguridad pública fue necesaria ante la escalada de violencia, como aquí se ha señalado, que se ha presentado durante los años anteriores frente a la debilidad institucional de la mayor parte de los cuerpos policiacos en el ámbito municipal y estatal.

Para comprender la relevancia de este asunto debemos destacar que el objetivo es dar un marco regulatorio para las actuaciones de nuestras fuerzas armadas, el momento que vivimos así lo exige y no podemos ni debemos ser omisos ante los retos actuales.

Que quede muy claro, la intención no es militarizar, ni establecer estados de excepción, por el contrario, lo que queremos es contribuir de manera determinante a garantizar la confianza, la certidumbre y la tranquilidad para la población mexicana. México es un país dinámico, por ello es fundamental que su orden jurídico responda a los momentos, a las coyunturas, a los desafíos del contexto en el que nos encontramos inmersos.

Lejos de fomentar divisiones, es momento de unidad y conducirnos bajo un enfoque constructivo, se trata de un asunto que ya lo señalaron muchos aquí, va más allá de partidos e intereses políticos.

A la par de la Ley de Seguridad interior es importante señalar que tenemos otros pendientes, pendientes por atender para brindar certeza jurídica a las fuerzas armadas en sus tareas de apoyo a las fuerzas civiles.

Destacan, por supuesto, relacionados diferentes aspectos, entre éstos, definir el tipo de armamento que pueden utilizar en tareas de seguridad pública, delimitar sus espacios de actuación, regular las actividades de inteligencia, entre muchos otros.

De igual forma es urgente avanzar en la puesta en marcha del mando mixto, para que las policías municipales y estatales cuenten con la preparación y recursos para hacer frente al crimen organizado.

Los legisladores del PRI reconocemos las acciones institucionales de nuestras fuerzas armadas y siempre vamos a señalar y condenar cualquier declaración sin sustento, que irresponsablemente acusen a las fuerzas armadas, de violentar los derechos humanos.

Todavía el día de ayer, compañeros de diferentes partidos políticos estuvimos con el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en un evento, y también en la rueda de prensa. Y él mismo señaló que el Ejército ha hecho grandes esfuerzos durante los últimos años y que cada vez más acepta, por supuesto, siempre las recomendaciones que le hace la Comisión, y que ha procurado apegarse a los lineamientos y que cada vez son menos los señalamientos que se tienen en un determinado caso con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Todos sabemos que el Ejército mexicano, en el cumplimiento de la encomienda de salvaguardar la soberanía nacional, la paz y la tranquilidad de los habitantes, siempre se conduce con la mayor honorabilidad y con mayor legalidad.

Las fuerzas armadas se han distinguido por su notable e inquebrantable honradez, por su valentía, por su empatía, por su solidaridad, así como por su disciplina, su compromiso y lealtad, siendo éstos los ejes rectores.

Compañeras y compañeros:

Las amenazas y peligros que actualmente enfrentamos han cambiado respecto a los de principios del siglo XX.  Pero el compromiso que se tiene con nuestro país y los mexicanos, sigue siendo el mismo.

En el grupo parlamentario del PRI, reconocemos la institucionalidad de nuestras fuerzas armadas, quienes de forma decidida han contribuido a subsanar las debilidades  institucionales en materia de seguridad pública que existen en las entidades y en los municipios.

Consideramos que aún no se cuenta con las condiciones que posibiliten que se les releve de sus funciones de seguridad interior, por lo que es apremiante darles un marco jurídico adecuado para su desempeño en estas funciones.

Escuché con atención todo el debate que hemos realizado, y yo quiero exhortarlos, hemos oído diferentes planteamientos, pero es conveniente que revisemos y que atendamos estos retos.

Se señaló que esta ley puede ser útil, siempre y cuando, por supuesto, se apegue a nuestra Constitución.

Trabajemos en lo que hoy todos quienes han pasado, hemos señalado que nos coincide de cada una de las propuestas que aquí se han presentado, y libremos las diferencias teniendo siempre como premisa máxima el bienestar de nuestro país.

Es cuanto.

(Aplausos)

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senadora Araujo Lara.

Corresponde el uso de la palabra al Senador Fidel Demédicis Hidalgo, a quien aprovechamos la oportunidad para felicitarlo porque en este día celebra su onomástico.

Felicidades a nombre de sus compañeras y compañeros Senadores, señor Senador.

(Aplausos)

El Senador Fidel Demédicis Hidalgo: Muchas gracias, compañeros. 

Se aprecia el cariño y fraternidad de mis compañeros Senadores.  Muchas gracias.

Primero decirles a los que han venido a hablar aquí de las declaraciones del compañero Andrés Manuel López Obrador, que se estén tranquilos, que se estén tranquilos. Todavía no metemos el acelerador a fondo, y ya les llevamos 10 puntos de ventaja. Están  nerviosos, y es normal.

Hoy ni todos juntos le van a ganar al compañero Andrés Manuel y al pueblo, porque el pueblo ya se dio cuenta de quiénes son un peligro para México; quiénes han sumido a este país en la pobreza; quién le da a este país pésimos servicios de salud, quién tiene al pueblo en la ignorancia; quién tiene al pueblo en la inseguridad, galopando sin control, junto con su hermana la impunidad a lo largo y ancho de México.

El pueblo ya ubicó quienes son un peligro para México y también ya ubicó que el compañero Andrés Manuel, junto con el pueblo, pueden salvar la República

Compañeras y compañeros:

La Litis de este punto de acuerdo, invitar a la Conago. ¿Por qué no cuando se hagan las audiencias públicas respectivas se le invita a la Conago?

¿Qué particularidad tiene ese órgano fáctico, ese poder fáctico? Para que de manera especial se le diga: “Por favor señores gobernadores, vengan a dar su opinión sobre las diferentes iniciativas que tenemos en el Senado de la  República, para que nos orienten la discusión, porque en el Senado estamos perdidos”

Compañeras, compañeros. ¡Éste es el extremo de los extremos!

Meter a discusión de manera callada, diciendo: “El exhorto es para la Conago. Ah, pero vamos a discutir cómo está el tema de la seguridad interior del país”.

Cuando sean las audiencias públicas hay que invitarlos. Yo no sé quién tuvo esa ocurrencia extraordinaria, de decir que de manera particular hasta exhorto les haga el Senado de la República. Revisemos quiénes son los gobernadores; revisemos cuál es la autoridad moral que tienen en materia de seguridad, ahí están sus estados.

Morelos. Morelos pasando por una de las peores crisis de seguridad en toda su historia, encabezada por un individuo que lo que menos le interesa es la seguridad del pueblo.

Ahora resulta que nos va a venir a orientar de cómo mejorar la seguridad a partir de mejorar el marco legal. ¿En qué cabeza cabe, en qué cabeza cabe, compañeros Senadores? Con todo respeto, imagínense que les venga a proponer al tal Capella, como jefe de la seguridad nacional. ¡Pobre México!

¿Por qué no invitamos a la Universidad Nacional Autónoma de México? ¿Por qué no la exhortamos a nuestra máxima casa de estudios?

¿Por qué no exhortamos a nuestras universidades?

¿Por qué no exhortamos a los conocedores en materia de seguridad pública a nivel nacional, qué opinen?

¿Por qué no invitamos al propio Ejército a que nos venga a dar su punto de vista sobre las iniciativas?

Y entonces sí le meteríamos responsabilidad y seriedad al debate, compañeros

Los que han venido aquí a ensalzar, cuando una cosa sirve, se evalúa. Revisemos qué pasó en el período de Calderón, cuando gobernaban los panistas, aquélla guerra inútil que encabezó Calderón, más de 100 mil muertos, y de esos muchos civiles.

¿Y cuál fue su explicación? “Ah es que son los daños colaterales de la guerra”.

Revisemos compañeros, revisemos. Miles de muertos, miles de desplazados, miles de desapariciones forzadas, el control de los criminales de muchas zonas en México. Categóricamente lo decimos, la guerra de Calderón se inició sin objetivos ni estrategias claras, y fue un Estado fallido.

Y si no veamos los resultados que le dejó Calderón a Peña Nieto y hoy Peña Nieto pues la tiene complicada y llegando al inicio de su gobierno nos plantea un cambio de paradigma, desapartemos la Secretaría de Seguridad Pública y vamos a hacer que la Secretaría de Gobernación, un súper hombre se haga cargo de la seguridad pública nacional, el Secretario de Gobernación.

Se cambió la estrategia, se cambió el paradigma,  pero lo que no cambió es el debilitamiento y la vulnerabilidad del Estado mexicano frente al crimen organizado, el gobierno ha fracaso en su estrategia contra la violencia en el país, producto del crimen y el narcotráfico,  63 mil 816 expedientes judiciales relacionados con muertes violentas en lo que va del actual sexenio contra lo que, más lo que hace falta para que concluya este sexenio.

Entonces, la pregunta es, ¿ha sido efectiva la participación del Ejército para la pacificación del país?

¿Ha sido efectiva la participación del Ejército para generar la gobernabilidad de México?

¿Ha sido efectiva la participación del Ejército para que los derechos humanos de las mexicanas y los mexicanos sean respetados?

La respuesta es, no.

Respetemos el marco constitucional, iba a leer el artículo 21, pero aquí hay juristas muy connotados que en lugar de que recomendemos que se respete el marco constitucional, recomiendan que se viole el marco constitucional.

El artículo 129 también es demasiado claro en ese asunto, ya mi compañera Angélica nos hizo favor de leerlo.

Yo les ruego a mis compañeros que son doctos en la materia, que ya no se burlen del Senado mexicano, ni se burlen de los mexicanos, respétennos, como institución y respeten al pueblo, está en el fondo del sufrimiento humano, producto de sus políticas de seguridad equivocada y producto de su incapacidad para atender el tema de la seguridad en México.

Reconózcanlo, tengan el valor de hacerlo, y si tienen  ese valor, pídanle perdón a la nación por tantos muertos y por haber sumido al país en una guerra sangrienta y por tenerlos en el fondo del sufrimiento humano.

Por supuesto que no estamos a favor de este punto de acuerdo.

La Conago, el Club de Toby, no sé cómo quieran decirle, que venga a las audiencias públicas  y que nos dé su opinión.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente Senador Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senador Demédicis.

Hace uso de la tribuna para hablar a favor el Senador Roberto Gil Zuarth, del Partido Acción Nacional.

El Senador Roberto Gil Zuarth: Ya se le olvidó a quien me antecedió en el uso de la voz, con quién se fotografiaba alegremente Andrés Manuel López Obrador, en el municipio de Iguala, Guerrero.

Ya se le olvidó también quién hacía campaña con el gobernador de Guerrero.

Y ya también se le olvidó  la gestión catastrófica en materia de seguridad que tuvo Andrés Manuel López Obrador como Jefe de Gobierno en la Ciudad de México, nunca antes había habido una manifestación ciudadana de tal tamaño en la Ciudad de México, que por cierto desestimó cuando hubo una crisis de secuestros, homicidios y de violencia en la Ciudad de México en el año 2004-2005.

Y se les olvidó que no formó policías, se les olvidó que no depuró a ministerios públicos, se le olvidó los altísimos índices de impunidad que dejó a su paso por esa lamentabilísima gestión al frente del gobierno de la Ciudad de México.

Los desaparecidos están en la conciencia del señor Andrés Manuel López Obrador que hacía campaña con el señor Abad.

Qué bueno que don Manuel Bartlett hizo referencia y relación a la evolución de nuestras instituciones, porque esta es la tercera ocasión en la historia contemporánea que el Congreso de la Unión, que la política, abro una reflexión sobre la relación de las fuerzas armadas con los poderes civiles y sobre los alcances de su atribución en sus facultades.

La primera vez, al inicio del siglo XX, después del episodio revolucionario, a propósito de la profesionalización de las milicias con el objetivo fundamentalmente de pacificar la lucha entre las fracciones revolucionarias, fue la primera ocasión en la que hubo un esfuerzo del Estado mexicano por profesionalizar e institucionalizar las fuerzas armadas.

La segunda ocasión fue en la última etapa de los años 90’s y principios de los 2000, más o menos a partir de 1996, cuando se decidió que las instituciones, las fuerzas armadas formaran primero  parte del Sistema Nacional de Seguridad Pública, año de 1996 y después cuando se tomó la decisión de modificar la Constitución para incorporar la función de seguridad nacional en el artículo 89, fracción VI, una reforma constitucional que estaba motivada por la presencia cada vez más intensa del crimen organizado, que por cierto también se da en el contexto de otra decisión en materia de seguridad que es la federalización de la materia de delincuencia organizada.

Nos empezamos a dar cuenta como país que la delincuencia organizada, en aquel momento asociada a narcotráfico, era un problema de seguridad  que exigía una escala de respuesta mayor  que la distribución de competencias hasta entonces vigente que dejaba en manos de los estados la respuesta primaria del Estado mexicano.

Dijimos en los años 90’s, ya se imaginarán quién estaba en el gobierno, dijimos en los años 90’s, que la delincuencia organizada tenía que ser materia  federal, que las fuerzas armadas tendrían  que ser parte de ese esfuerzo, incorporamos al texto constitucional las función de seguridad nacional en sus dos dimensiones, seguridad interior, defensa exterior, hicimos una Ley de Seguridad Nacional  que, por cierto, don Manuel dictaminó como integrante de la Comisión de Gobernación del Senado de la República, que votó el PRD a favor tanto la reforma constitucional como la Ley de Seguridad Nacional y cuyo artículo 5º dice:

“Son amenazas a la seguridad nacional actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada y los actos pendientes a obstaculizar o bloquear operaciones militares o navales contra la delincuencia organizada”.

Desde 2004 y 2005  es una responsabilidad de las fuerzas armadas concurrir al esfuerzo del Estado mexicano para contener a la delincuencia organizada.

De ahí que no valga decir que son a ocurrencia de una administración sin un deber legal, que por cierto  los que entonces estaban en el PRI y los que entonces estaban en el PRD votaron a favor.

(Aplausos)

Pero también es cierto, a propósito y de racionalizaciones  institucionales que en el 2010 y en el 2011, el PRD votó a favor de una modificación a la Ley Orgánica de la Armada de México, y saben qué dice esa modificación a la Ley Orgánica, se le atribuye la función de policía marítima a las fuerzas armadas, y saben desde qué contenido constitucional se hizo esa reforma que pasó por unanimidad de la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores, bajo la responsabilidad de seguridad interior asociada a las amenazas de seguridad nacional previstas desde 2004 en esta ley.

No, señoras y señores Senadores, la delincuencia organizada jamás ha sido, desde que es un problema para el país, una responsabilidad primaria de los estados y los municipios.

Su responsabilidad primaria es la delincuencia común, su responsabilidad primaria es el carterista, su responsabilidad primaria es la disuasión de los robos en casa habitación, su responsabilidad primaria es que a la gente no le roben su cartera en el transporte público, su responsabilidad primaria son los homicidios, son las agresiones intradomésticos, esas son las responsabilidades primarias de los órdenes locales.

Delincuencia organizada desde los años 90 es responsabilidad federal, y por esa razón las fuerzas armadas han estado en este esfuerzo.

Es cierto, las fuerzas armadas no deben hacerse cargo de la seguridad pública, pero también es cierto que los órdenes locales no pueden, por capacidad propia, enfrentar el problema de la delincuencia organizada.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Senador Gil, permítame un segundo.

¿Con qué objeto, Senadora Gómez del Campo?

La Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza: (Desde su escaño) Gracias, señor Presidente.

Quiero ver si el Senador Roberto Gil me permite hacerle una pregunta.

El Senador Roberto Gil Zuarth: Con mucho gusto.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Adelante, Senadora.

La Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza: (Desde su escaño) Muchísimas gracias, Senador.

A mí me gustaría preguntarle ¿cómo le llamaría usted a esa circunstancia que se dio hace algunos años en la Delegación Tláhuac, en donde fallecieron tres policías, linchados por cierto, y provocó después la salida del Secretario de Seguridad Pública?

¿Le llamaría Estado de derecho, le llamaría seguridad pública eficaz y eficiente?

Y recordar también quién era el Jefe de Gobierno en ese momento.

Muchas gracias, por sus respuestas.

El Senador Roberto Gil Zuarth: ¿Puedo responder, señor Presidente?

Gracias.

Yo le llamaría indolencia criminal, porque, además, cuando fue cuestionado por esos actos lo que contestó prácticamente fue: “justicia a manos del pueblo es justicia”.

Justificó la masacre de policías federales que estaban intentando prevenir, contener un fenómeno criminal, que estaban tratando de liberar a una persona que había sido secuestrada en esa demarcación de la Ciudad de México.

Por eso no deben asumirse con legitimidad moral o política alguna para venir a dar lecciones sobre seguridad pública, ustedes han sido un verdadero desastre, si no es que parte del problema criminal que vive el país.

Concluyo, señor Presidente, tratando de precisar y aclarar de qué trata la Ley de Seguridad Interior.

Los supuestos de participación de las Fuerzas Armadas en tratándose de delincuencia organizada ya están en la ley, como hace un momento decía, desde 2004-2005.

Lo que no está en ninguna ley es el procedimiento para activar esa intervención, para fijar le objetivos, para fijarle metas, para fijarle plazos, para que haya corresponsabilidad local, eso no está en ningún lugar.

Lo que Acción Nacional pretende en sus iniciativas es establecer un procedimiento para hacer valer la responsabilidad federal en el combate y contención a la delincuencia organizada, de eso se trata la Ley de Seguridad Interior.

Porque desafortunadamente, desafortunadamente la presencia militar se ha multiplicado y se ha llevado hacia donde no deben estar, que es a hacerse cargo de la seguridad pública.

Voy a dar le dos datos simplemente: en 2012 había 75 bases de operación mixtas en materia de seguridad pública en el país, hoy hay 142; había mil 680 efectivos militares desplegadas en esas 75 bases mixtas, hoy hay poco más de 3 mil 386 personas, efectivos militares en esas bases mixtas.

Antes el despliegue militar estaba en cinco estados fundamentalmente, hoy está en 24, se está regulando por convenios que implican una contraprestación por parte de los estados y, lo peor, la iniciativa privada paga los cuarteles de los militares, y eso es lo que está pasando en nuestro país, por eso se tiene que racionalizar un instrumento que tiene el Estado mexicano, que son sus fuerzas armadas.

Nosotros estamos en el convencimiento, en la intención republicana de someter un poder público, las fuerzas armadas a la disciplina de la ley, de eso se trata nada más y nada menos la Ley de Seguridad Interior.

(Aplausos)

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Concluyó, señor Senador.

Sonido en el escaño del Senador Demédicis.

El Senador Fidel Demédicis Hidalgo: (Desde su escaño) ¿Ya concluyó el orador?

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Está en uso de la palabra el Senador.

Le suplico concluya, señor Senador, su intervención.

El Senador Roberto Gil Zuarth: Es que me había pedido usted, Presidente, que me quedara porque eran preguntas.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: No he abierto esa parte.

El Senador Roberto Gil Zuarth: De eso se trata la Ley de Seguridad Interior.

Y antes de que la crisis de seguridad siga creciendo en nuestro país y no haya, primero, respondientes, más vale que este Senado de la República y el Congreso de la Unión se haga cargo de una responsabilidad que, por cierto, no empezó hace diez años.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Deme un segundo, señor Senador.

¿Con qué objeto, Senador Bartlett?

El Senador Manuel Bartlett Díaz: (Desde su escaño) Para alusiones personales, señor Presidente.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Le concederé, con  mucho gusto, el uso de la palabra al término de la relación de oradores enlistados.

En este momento lo registro para el final de la lista.

Esta Presidencia da la más cordial bienvenida a un grupo de profesores y alumnos de la Escuela Libre de Negocios del estado de Querétaro, quienes asisten con la finalidad de presenciar el debate legislativo de esta Asamblea.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

Corresponde el uso de la tribuna al Senador Mario Delgado Carrillo, del Partido de la Revolución Democrática.

¿Con qué objeto, Senador Demédicis?

El Senador Fidel Demédicis Hidalgo: (Desde su escaño) Para hechos, señor Presidente.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Igual, lo enlisto al final de la relación de oradores que tenemos registrados.

Senador Jorge Luis Preciado, ¿con qué objeto?

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: (Desde su escaño) Yo considero que, de acuerdo con el Reglamento de la Cámara, sí es procedente las alusiones personales antes de agotar la lista de oradores, de lo contrario el debate perdería el contexto, por lo cual yo sí pediría que se diera la palabra a los compañeros que la han solicitado antes de quienes estamos en la lista.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Senador Preciado, atendiendo su sugerencia, reitero la propuesta de la Presidencia, continuaremos con la relación como está establecida.

En uso de la tribuna el Senador Mario Delgado Carrillo.

El Senador Mario Martín Delgado Carrillo: Muchas gracias, señor Presidente.

Sí, haciendo la llamada que el Reglamento dice, que en alusiones personales el turno inmediato es el Senador aludido, me parece que le correspondería el turno al Senador Bartlett.

De veras que se necesita mucho cinismo para venir a hablar de resultados aquí y defender la gestión de Calderón en esta tribuna en materia de seguridad pública.

Para aquellos que dicen o nos quieren recordar los resultados, aquí les traigo los resultados en materia de seguridad pública de la gestión de Andrés Manuel López Obrador, muy distintos, por cierto, a los que tuvo Calderón.

En el año 2000 la tasa de homicidios por 100 mil habitantes en la Ciudad de México era de 9; se cometieron en el año dos mil 807 homicidios. Para el año 2006 la tasa se había reducido a 7.2 por cien mil habitantes, hubo 649 homicidios.

Al inicio del año 2000 el Centro Histórico era el lugar con mayor número de delitos de todo el país, el Centro Histórico se convirtió en un polo de atracción de inversión privada que transformó por completo el patrimonio que es nuestro Centro Histórico.

Hubo una marcha, sí, como se menciona, pero hubo una reacción de ese tamaño por parte del gobierno. Le recuerdo que se inició la instalación de cámaras, se inició  una profunda reforma policial donde se empezó a cambiar poco a poco la policía, y se cambió un enfoque fundamental, que para tener resultados en materia de seguridad pública, hay que ir a las causas de las mismas, por eso, una gran inversión social que permitió recuperar la tranquilidad en la ciudad.

Se abrieron oportunidades para los jóvenes con la apertura de más de 12 preparatorias.

Aquél incidente de Tláhuac que ponen como ejemplo de símbolo de inseguridad, está equivocado, Senador, no había ningún secuestro;  me parece increíble que venga a sostener eso aquí; lo que ocurrió es que eran agentes federales haciendo  labor de inteligencia para tener una tesis más en contra de López Obrador, que no lo justifica, y es lamentable que ese hecho haya ocurrido y tuvo como sus consecuencias como aquí se ha mencionado.

Pero, mientras que en seis años López Obrador disminuyó la tasa de homicidios en la ciudad, en seis años Calderón la triplicó, no sabemos por qué Calderón decidió sacar al Ejército a las calles, cuando en 2006 se tuvo una de las tasas más bajas en materia de homicidios, 8.1; y en el 2012 era de 23.7.

De verdad que fue un desastre la política de seguridad, sabemos la cantidad de muertos, de desaparecidos y desplazados, hay que revisar  los números antes de venir a satanizar aquí lo que no se conoce.

Que no se nos olvide  que hasta hace muy poco, mientras el país era un infierno, sigue siendo un infierno en  materia de violencia, hasta hace muy pocos años, antes de esta administración la gente se venía a vivir a la Ciudad de México, porque era la única isla en  materia de seguridad que se tenía en todo el país, gracias a la estrategia fallida de Calderón, que por cierto, estas leyes lo que tratan de hacer es de legalizar.

El concepto de seguridad interior puede inventarse, puede definirse para darle la vuelta a la Constitución y tener la militarización del país.

Pero lo que tenemos que cuestionar en serio, es si este modelo de seguridad pública le está dando resultados a nuestro país, y ahí es donde se vuelve insostenible, por más que traten de darle la vuelta, este concepto de seguridad interior para  legalizar la presencia de los militares en la calle, la institución del Ejército no va a cambiar ni su formación, ni su objetivo, ni sus estrategias para atender esa ley.

Va a seguir siendo una institución inapropiada, como lo dice el propio secretario para atender labores de seguridad pública, vamos a seguir teniendo exactamente los mismos resultados, y si en verdad queremos proteger el prestigio de las fuerzas armadas, del ejército y de la marina, tenemos que programar su retiro para que no arriesguemos el prestigio de esta institución, poniéndolos a hacer tareas para los cuales ni están preparados, ni están entrenados.

Me parece que esta discusión tiene que ir al fondo, discutamos el problema de seguridad pública en el país, y también, qué necesitamos hacer para que después de 10 años no nos sigan con el cuento de que no hay manera de formar policías, los responsables de que no haya policías en este país ha sido el Presidente Calderón y el Presidente Peña, mismos que sostienen la actual estrategia de seguridad pública que ahora pretenden legalizar con argucias para darle la vuelta a la Constitución.

Muchas gracias.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias Senador.

Permítame un segundo, Senador Mario Delgado, el Senador Patricio Martínez, ¿con qué objeto, Senador?

El Senador Patricio Martínez García (Desde su escaño): Si me permite el Senador Mario Delgado.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: El Senador ha bajado de la tribuna, pero yo atenderé a su solicitud.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Adelante Senador, por favor.

El Senador Patricio Martínez García (Desde su escaño): He escuchado con atención su intervención señor Senador.

Sabe que admiro siempre sus conceptos y sus planteamientos, pero se tiene en el país la necesidad de hacer una serie de cambios, dada la inseguridad que se está viviendo.

Usted lo que pide es que el Ejército se vaya a los cuarteles, lo que se está planteando ahora es que haya una coadyuvancia y una participación de las fuerzas armadas.

Si va el Ejército a los cuarteles, en dónde va a aplicar la letra del Himno Nacional que hay que luchar contra el extraño enemigo.

¿Está en la inseguridad o vamos a esperar alguna otra invasión norteamericana?

Gracias.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Gracias Senador.

Yo creo que esa pregunta debe usted dirigírsela, con todo respeto, al Presidente de la República, porque sería bueno que la dijera, por qué no han hecho policías, en estos casi cinco años.

Por qué la primera petición del Presidente fue justamente un cambio en la Secretaría de Gobernación para que él fuera el jefe de la policía en este país.

La respuesta es que tenemos que formar policías, es algo de lo que se ha pospuesto, es lo más difícil, es muy costoso, pero hay que recordar que el detonante para sacar al Ejército a las calles fue una excusa que iba a ser temporal, y ya han pasado diez años, y estamos peor, y le ha costado la vida a más de 130 mil personas, y hay oficialmente más de 28 mil desaparecidos y hay más de 200 mil desplazados, y aunque no nos guste y no lo decimos nosotros, lo dice la Comisión de Derechos Humanos, ha habido un costo en materia de violación a derechos humanos.

¿Por qué?

Por la irresponsabilidad que tuvieron aquellos de mandar a una institución que no está preparada para tareas de seguridad pública, hacer tareas de seguridad pública.

La respuesta no se le puedo dar yo, sino quienes han tenido la responsabilidad de formar policías, y no lo han hecho.

Muchas gracias.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Concluyó su respuesta, muchas gracias, Senador Mario Delgado.

Antes de darle la voz al siguiente Senador en turno, esta Mesa Directiva da la más cordial bienvenida a un grupo de estudiantes de la Universidad Marista de Mérida, invitados por la Senadora Angélica Araujo Lara, y por el Senador Emilio Gamboa Patrón, agradecemos su visita a este Senado de la República.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

Corresponde el uso de la tribuna al Senador Carlos Alberto Puente Salas, del Partido Verde Ecologista de México, para hablar a favor.

El Senador Carlos Alberto Puente Salas: Gracias, con la venia de la Presidencia.

Compañeras y compañeros:

Quisiera comenzar esta intervención por remitirme al punto de acuerdo que hemos presentado a esta soberanía.

¿Para qué?

Para conocer la opinión de los gobiernos de los gobiernos de los estados, en este Senado de  la República en el marco del Pacto Federal…

Nosotros como representantes de las entidades federativas, debemos de estar abiertos a escuchar cuál es la opinión de los titulares de los ejecutivos de los estados.

Más allá de la conformación que ellos tengan en la Conago, legal o no, este Senado de la República ha trabajado en ese formato que nos hemos dado de Parlamento abierto, de escuchar la opinión de todas y todos los interesados, y estoy seguro y convencido de que nadie puede negar aquí que tenemos que escuchar la voz de los gobernadores, de la gobernadora, del sentir, de las necesidades y de los problemas que enfrentan en cada uno de los estados.

Es por ello que estamos nosotros pidiendo este punto de acuerdo para solicitar a través de la Conago conocer la opinión de las entidades federativas.

Para el Partido Verde, queremos mencionar, nuestro mayor reconocimiento y respaldo a las fuerzas armadas de nuestro país, quienes son y han sido un pilar fundamental para el desarrollo democrático de nuestro país.

Lealtad, amor y compromiso con México es lo que han demostrado de manera permanente. Siempre presentes en los momentos más difíciles y complicados de nuestro país, con una entrega total y poniendo en riesgo sus vidas diariamente.

Nosotros, nosotros sí los reconocemos, nosotros no los desprestigiamos y hacer el mayor reconocimiento a los marinos, a los soldados miembros del ejército, al general Secretario Salvador Cienfuegos y al Almirante Secretario Vidal Soberón, nuestro máximo reconocimiento desde este Senado de la República.

Aquí, aquí se dice que hay quienes han venido a mentir sobre los dichos de aquellos que descalifican a nuestras fuerzas armadas y que lo hemos dejado muy claro: no lo vamos a permitir.

Pero para el que se le olvidó, para el que se le olvidó, aquí estoy yo para recordárselo, don Manuel.

Mire, en la cuenta de twitter de Andrés Manuel, le leo: “La mayoría de los masacrados en Tepic, por la Marina, eran jóvenes”.

No le estamos inventado, estamos señalando el que se ha tratado de desprestigiar a las fuerzas armadas del país y eso no lo podemos permitir.

Pero el debate, el debate, con total transparencia hay que decirlo. En la experiencia de seguridad, ya aquí le recordaron los grandiosos números.

Decía alguien aquí: “Que habían sido nueve muertos”, hay que sumarle 43. 43 que respaldaron a los gobiernos de Iguala y al gobierno de Guerrero, y hay que señalar a los verdaderos responsables, porque ahora parece que ya se olvidaron de ello.

(Aplausos)

Aquí el debate, el debate es entrar al debate, verdaderamente de fondo, ir a la discusión.

¿Necesitamos una Ley de Seguridad Interior? estoy seguro y convencido que sí. Y hay que debatir para terminar con las mentiras que también se vienen a decir a esta tribuna, quien habla de la militarización y tratan de confundir a la ciudadanía. No es cierto, eso es totalmente falso.

Buscamos dar un marco legal para la actuación que hoy están dando en las calles las fuerzas armadas, para poderles permitir, y eso no lo queremos hacer los legisladores.

Las familias mexicanas que recienten la inseguridad en estados de toda la República, pero como hoy platicábamos de Chihuahua, de Michoacán o de otras entidades federativas, necesitan y sí nos piden que esté la presencia de las fuerzas armadas, porque son los que les han brindado seguridad, son aquellos que les han ido a apoyar, no lo digo yo, lo dicen miles y miles de familias mexicanas.

Hay que trabajar con responsabilidad. Tenemos que darnos a la tarea de cumplir con nuestro cometido.

La iniciativa y la discusión, es cierto, está en la Colegisladora, pero nosotros no podemos mantenernos al margen de los trabajos que se están llevando en la Cámara de los Diputados.

Por eso en este Senado de la República hemos venido a presentar este punto de acuerdo para conocer la opinión de primera mano y no a través de las síntesis, no conocer a través sólo de los medios de comunicación los sucesos y los hechos sobre lo cual tenemos que legislar y darle respuesta puntual a la ciudadanía.

Compañeras y compañeros:

Estamos próximos a culminar el debate en esta propuesta. Vayamos aprobado el punto de acuerdo para solicitar la opinión de los gobernadores, de los titulares del ejecutivo de cada entidad federativa para conocer su opinión, y en consecuencia, entremos al análisis, a la discusión, al debate y demos ese marco legal que se requiere para que actúen 100 % apegados a la legalidad en lo que se disponga desde el Congreso de la Unión, las fuerzas armadas en nuestro país.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuanto, Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senador Puente Salas.

Corresponde el uso de la tribuna al Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, del Partido Acción Nacional, para hablar a favor.

El Senador Isidro Pedraza Chávez (Desde su escaño): Presidente, pido la palabra.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: ¿Con qué objeto, Senador?

El Senador Isidro Pedraza Chávez (Desde su escaño): Pedirle que le pida al Secretario, alguno de los que no están ahí, que lea el artículo 76 del Reglamento, que tiene que ver con las alusiones, a ver en qué momento se permite.

Hoy, el orador que terminó en el uso de la palabra, acaba de dirigirse directamente a Manuel Bartlett, y lo citó. Y usted no le ha permitido, en ninguna de las dos ocasiones que lo han citado, hacer uso de la palabra.

Entonces, le pido que lo lean. Es el artículo 78.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Le informo, señor Senador, que el Senador Manuel Bartlett no solicitó la intervención en este momento procesal, y en cambio, y reconozco la gran generosidad de don Manuel, aceptó que se le registrara al término de la lista de oradores.

Muchas gracias, don Manuel. Atendida su solicitud.

Hace uso de la voz el Senador Jorge Luis Preciado.

El Senador Isidro Pedraza Chávez  (Desde su escaño): Presidente, le pido que lo lea, el artículo 78.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Al término de la intervención del Senador Preciado, concederemos con mucho gusto su solicitud en virtud de que en este momento los Secretarios no están presentes.

En un momento más concederemos esa petición.

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: Gracias, Presidente.

En primer lugar, celebro la posibilidad de poder intercambiar puntos de vista, aunque no tengamos coincidencias.

Pero como decía el gran poeta: “Así como la luz, sin dejar de ser luz, se descomponen siete colores, la verdad, sin dejar de ser verdad, se descomponen varios criterios”.

Yo quisiera cariñosamente decirle a mi paisano Mario Delgado, que ninguna fuerza política ha descalificado al Ejército, ni ha atacado el prestigio del Ejército, salvo aquellos que lo han señalado de ser los responsables de lo que pasó en Ayotzinapa, y salvo aquellos que lo han acusado de haber matado a menores cuando se capturó al H2 en Nayarit.

Fuera de eso, no he escuchado ningún otro agravio hace el Ejército, y ojalá, y ojalá, quienes hicieron ese señalamiento hagan una de dos cosas: o presenten las pruebas de su dicho o se disculpen públicamente con nuestras fuerzas armadas.

Lo segundo, yo sí recuerdo el caso de los tres agentes de la policía federal en Tláhuac. Estaban investigando la desaparición de niños cuando fueron atacados por la gente pensando que ellos eran los supuestos secuestradores.

Yo no creo que la teoría del complot, donde estos agentes de la policía federal andaban buscando indicios para atacar al entonces Jefe de Gobierno y posterior candidato del PRD, pero bueno, cada quien tiene su teoría, como lo mencioné al principio.

Yo creo que el debate debemos de centrarlo. No se trata de militarizar o no militarizar, es un hecho y la ley ya lo contempla desde el año 2004, que el Ejército puede participar en las labores de seguridad interior cuando se trate de delincuencia organizada.

Hoy tenemos un grave problema, y lo hemos tenido, cuando los grupos delictivos intentan estar por encima del Estado, y le voy a poner dos casos.

El caso Michoacán, donde 50 candidatos de los 113, incluyendo algunos Diputados, renuncian a sus candidaturas.

¿Por qué un candidato y de varios partidos renuncia a su candidatura? Por la presión del narcotráfico, porque era clara la infiltración y hoy por quien fue gobernador interino, Jesús Reyna, está en Puente Grande, el hijo del gobernador, “el Gerber”, también está en Puente Grande, y es claro que había una intervención por parte de la delincuencia organizada ya en gobiernos estatales, en gobiernos municipales y, por supuesto, había una infiltración muy importante en las policías estatales y en las policías municipales, y, por supuesto, el Estado mexicano tenía que tomar una decisión, y la decisión fue llevar el Ejército a las calles para cuidar a los ciudadanos.

Hoy las cosas no han mejorado, no han mejorado con aquellos que dijeron que lograrían disminuir la delincuencia en nuestro país, y llevan cinco años y no lo han podido hacer.

Las cosas no han mejorado y el Ejército sigue en las calles, y esto ha provocado dos cosas.

La primera, que haya un desentendido por parte de los gobiernos estatales y municipales para no capacitar a sus policías, para no depurar a las policías estatales y para no combatir el delito.

Es más fácil exigirle a la Federación que envíe al Ejército o a la Marina que profesionalizara sus cuerpos policiacos, eso es lo que estamos regulando.

El Ejército va a permanecer en las calles, sí, pero no para perseguir carteristas, no para perseguir a los que asaltan en el Metro, no para perseguir a los que se meten a las casas a robar, el Ejército sigue en las calles para cuidar y atender una de sus funciones que pusimos nosotros en la ley en el año 2004, que es la de seguridad interior y es combatir la delincuencia organizada.

¿Qué es lo que está planteando las iniciativas del PAN? Algo muy sencillo, que nos coordinemos con los gobiernos estatales y los municipales para que en los convenios que se establezcan con ellos a partir de una Ley de Seguridad Interior se diga en qué causas va a salir el Ejército.

¿Cuáles son las causalidades que llevarán al Ejército y a la Marina a estar en la calle?

¿Por cuánto tiempo van a estar ahí?

¿Con qué objetivos?

¿Cuánto dinero va a costar esa intervención?

¿Y cuáles son las metas que se van a perseguir?

Y que una vez que se establezcan estos objetivos y estas metas por parte de la presencia de las fuerzas armadas en la calle, esas se retiren una vez que el estado o los municipios profesionalicen su policía y combatan la delincuencia común.

Lo que no puede pasar es que hoy por hoy tengamos al Ejército en la calle patrullando las colonias donde hay un alto índice de robos, cuidando afuera de las discotecas para que no vaya a haber alguna riña menor.

No podemos tener al Ejército cuidando a los carteristas o cuidando las plazas, la ley es muy clara, se trata de dar seguridad a los ciudadanos y el Ejército está plenamente facultado para llevar a cabo la persecución y la atención del delito de delincuencia organizada.

Eso es lo que queremos regular, es si está o no está, va a estar, la ley ya se lo permite, lo que no queremos es que los gobernadores y los presidentes municipales se desentiendan de su función primigenia, que es brindar seguridad pública a los ciudadanos, y que la Federación asuma su facultad de combatir los delitos federales, entre ellos la delincuencia organizada con el apoyo del Ejército.

Si no regulamos esto, obviamente estamos frente a un falso debate que si deben de estar o no los militares en la calle, los militares van a estar en la calle, pero hay que ver para qué, por cuánto tiempo, bajo qué causas, cuáles son los objetivos, cuáles son las metas y cuándo se deben de retirar una vez que estos objetivos y metas se hayan conseguido.

Creo que vale la pena centrar el debate y de una vez por todas ponernos a discutir la Ley de Seguridad Interior y pedirle a la Cámara de Diputados que resuelva, lo mínimo que le podemos dejar al pueblo mexicano es una legislación que permita una adecuada regulación de las fuerzas armadas en el combate a la delincuencia organizada.

Es cuanto, ciudadano Presidente.

(Aplausos)

PRESIDENCIA DEL SENADOR
PABLO ESCUDERO MORALES

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senador José Luis Preciado Rodríguez.

Y con gran tristeza esta Presidencia participa a la Asamblea el lamentable fallecimiento del señor Sergio Fernández Hurtado, padre de nuestro compañero Senador Juan Alejandro Fernández Sánchez Navarro.

A nombre de la Mesa Directiva y del Pleno de esta Cámara, expresamos nuestras condolencias al Senador Juan Alejandro Fernández y a su familia.

Y por lo anterior les solicito que puestos de pie, guardemos un minuto de silencio.

(Todos de pie)

(Se guarda un minuto de silencio)

Es cuanto.

Tengo registrado al Senador Rosario Guzmán Avilés, pero antes…

¿Con qué objeto, Senador Mario Delgado?

El Senador Mario Delgado Carrillo (Desde su escaño): Alusiones personales, Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Lo apuntamos, con mucho gusto.

Pero antes…

¿Lo aludieron personalmente, dijeron su nombre?

Perdón, ya me estoy incorporando.

Tiene el uso de la palabra.

¿Sí es así, verdad, Senador Delgado? Esta Mesa actúa de buena fe, dijeron su hombre ahorita, verdad.

Con que ustedes nos digan, es suficiente, estamos actuando de buena fe, si dijeron su hombre adelante.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Entre colimenses actuamos de buena fe, verdad, paisano.

Sí, sí me mencionó.

Si tienes duda, pero sí me mencionó.

Gracias, Presidente.

Me parece que la exposición del Senador Preciado, mi paisano, justamente lo que hace es evidenciar que no se ha escuchado a las víctimas, a las víctimas de abusos de derechos humanos que han cometido desafortunadamente algunos malos elementos de estas instituciones.

Y no lo decimos nosotros, ayer estuvo por aquí el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de nuestro país, y él mismo lo dice que ha habido sentencias condenatorias por parte de la comisión de abusos y violaciones de los derechos humanos del Ejército y la Marina, incluso, en casos de tortura.

Usted habla de que si alguien ha desprestigiado.

No, lo que ha dicho Andrés Manuel López Obrador es lo que dijeron los investigadores, la Comisión de Investigadores Independientes de Organismos Internacionales sobre los 43.

Habría que preguntarle al Ejército, porque hay una base militar en ese lugar, evidentemente no se puede concluir una investigación tan cuestionada, tan manipulada por el gobierno, sin que se escuche al Ejército.

Usted es un joven Senador, no creo que esté por su edad impedido, a que sea usted un joven Senador colimense.

Y lo que condenó López Obrador, es la masacre que se ha venido utilizando como estrategia contra el crimen organizado.  Todos vimos las imágenes de ese operativo en Nayarit.

Si se tienen los recursos de inteligencia suficiente para identificar cierta casa en una ciudad que hay determinados personajes ahí, en lugar de utilizar esa inteligencia para tratar de tener otro tipo de operativos, llega y se masacra. Éste es el cuestionamiento.

Y hay un estudio por parte del CIDE, de los alarmantes índices de letalidad en  los operativos de la Marina.

No estamos discutiendo si ésta es una lucha igual o desigual, o que evidentemente están en riesgo nuestras fuerzas armadas cuando enfrentan este tipo de situaciones. Lo que se cuestiona es la estrategia de la masacre permanente, porque hay muchos, y hay la probabilidad de que haya personas inocentes, como hay muchos casos documentados, desafortunados, donde algunos elementos del Ejército han actuado más allá de lo que está permitido y ponen en mal a esta institución. Tiene que haber esa evaluación.

No podemos escudarnos en decir: “No podemos cuestionar al Ejército en su actuación”. No. Claro que sí podemos y es nuestra responsabilidad, hacerlo con mucha seriedad, porque también ha habido víctimas.

Pero la responsabilidad aquí mayor es quién pone al Ejército a hacer tareas que no le corresponden, que no están preparados y que evidentemente los ponen en riesgos a que haya este tipo de abusos o equivocaciones.

Ya el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, condenó estas iniciativas de seguridad interior.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Senador Mario Delgado, discúlpeme que lo interrumpa.

¿Con qué objeto Senadora?

La Senadora Adriana Dávila Fernández: (Desde su escaño) Si el Senador Delgado me permite hacerle una pregunta.

El Senador Mario Martín Delgado Carrillo: Al final de la intervención.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Adelante, Senador Delgado.

El Senador Mario Martín Delgado Carrillo: Y la única intención que hay en estas iniciativas, aquí no les preocupa la seguridad de la gente, porque legalizar la estrategia de seguridad pública que se sigue, va a tener los mismos resultados, el Ejército no va a cambiar su  naturaleza, ni su entrenamiento, ni su actuación. Si está temporal o no, si está legalmente o no, en propias palabras del Secretario de la Defensa ha dicho: “No queremos estar en esto”. Porque no están preparados para esto.

El debate debería ser cómo les damos seguridad a los ciudadanos, y ahí sí tendríamos que cambiar, es una contradicción que estemos discutiendo una Ley de Seguridad Interior, y estemos hablando sobre las facultades del Ejército, cuando deberíamos estar hablando de las policías.

Creo que la única seguridad que les  importa detrás de estas iniciativas, es la seguridad jurídica de la cadena de mando que ha llevado al Ejército a las calles.

Muchas gracias.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: ¿Acepta la pregunta Senador?

El Senador Mario Martín Delgado Carrillo: No.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: No aceptó.

Tengo registrados oradores. ¿Con qué objeto Senador Preciado?

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: (Desde su escaño) Alusiones personales, Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Pero no dijo su nombre, lo registro para hechos al final de esto.

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: (Desde su escaño) Dijo Senador Preciado, si hay otro Senador Preciado.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Lo registro para hechos, yo no voy a limitar el debate, para hechos.

Mire, desde hace rato también había pedido el uso de la palabra don Manuel Bartlett. Déjenos seguir con el debate y lo registro para hechos.

¿No prefiere que lo registre para hechos al final?

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: (Desde su escaño) Para alusiones, Presidente, lo hago desde mi escaño.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Adelante Senador.

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: (Desde su escaño) Gracias, Presidente.

Mire, yo ahora entiendo por qué nombraron al Senador Mario Delgado como vocero en el Estado de México, porque es muy claro venir a la tribuna y plantear algo muy sencillo.

Lo que López Obrador quiso decir fue lo que el compañero expuso, pero no fue lo que dijo. Pero fue muy claro, y dijo: “En la detención del H2 en Tepic, Nayarit, la mayoría eran menores de edad”.

Y lo que dijo en Nueva York, fue: “Pregúntenle al Ejército sobre la desaparición de los 43”.

A mí lo que me preocupa es que estemos cuestionando al Ejército, y no a quienes ordenaron la muerte de los 43, no estamos cuestionando al grupo de la delincuencia organizada, Los Rojos. No estamos cuestionando al Cártel de los Beltrán. No estamos cuestionando al Cártel del Pacífico. No se está cuestionando al Cártel de los Zetas que mataron a 26 en Veracruz, sino al Ejército.

Y yo creo que ése es el tema más delicado.

Yo no dudo que usted con todo el cuidado que preparó su discurso, lo mencione de esta forma, pero no es lo que quiso decir, eso es lo que dice usted. Lo que el señor dijo es: “Pregúntenle al Ejército sobre las desaparición de los 43”. No dio toda esa explicación que usted hoy considera, seguramente, o estaba muy molesto por ser cuestionado en el extranjero, o llevaba mucha prisa.

Entonces, yo sí creo que lo que tenemos que hacer es regular la intervención del Ejército en las calles para el combate a la delincuencia organizada y sacarlo de las tareas de seguridad pública, que son dos cosas diferentes.

Le enviaré la iniciativa para que pueda distinguir cuál es una, y que pertenece a las policías municipales, estatales y federal, y cuál es la otra que pertenece a las funciones del Ejército, y por supuesto a la Marina.

Es cuanto, ciudadano Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador.

Tiene el uso de la palabra la Senadora Rosario Guzmán Avilés.

Y he registrado para rectificación de hechos, al final de la lista a la Senadora Adriana Dávila.

Adelante Senadora Rosario Guzmán Avilés.

La Senadora María del Rosario Guzmán Avilés: Con su permiso, Presidente.

Compañeras y compañeros Senadores:

El día de hoy estamos tocando un tema sumamente importante que debe ser atendido con responsabilidad, pero también con mucho cuidado.

Quiero en primer lugar, reconocer este debate. Celebro que como cuerpo democrático llevemos  a cabo este intercambio de ideas, recordemos que el debate es la esencia de la democracia.

Reconozco también el trabajo de quienes han presentado las diferentes iniciativas en materia de seguridad interior.

Estoy convencida, que de las iniciativas presentadas lograremos obtener una sólida base para que podamos, como cuerpo legislativo, formar una ley que convenga a nuestra nación. La oportunidad que tenemos como Senado, no la podemos desperdiciar, al menos en lo personal, la quiero aprovechar.

Nuestras fuerzas armadas los últimos años han sido parte importante en el combate al crimen organizado, no lo podemos negar. Debido a su gran preparación han sido nuestro respaldo para buscar el restablecimiento de la paz en nuestro país.

Quiero exponer la situación de Veracruz como ejemplo, pues es una de las entidades federativas con mayores índices de delincuencia organizada y narcotráfico.

A causa de más de 12 años de gobiernos corruptos se permitió que los criminales se establecieran en Veracruz por ser, además de un estado geográficamente favorable para el crimen organizado, un estado a modo, donde operar criminalmente se convirtió en una tarea sencilla y no perseguible por las policías, que por demás está decir, tenían un alto índice de infiltración de grupos criminales.

Cuando nuestras fuerzas armadas han intervenido ha sido quienes en un trabajo por demás reconocible, combaten al crimen organizado y narcotráfico de manera frontal, de tal forma que han logrado, ante escenarios notablemente adversos, mantener la paz en aquellos lugares que se encuentran en alerta por la seguridad, estados que tienen la misma situación como Tamaulipas, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua, también han requerido constantemente la intervención de nuestras fuerzas armadas.

Lamentablemente, mientras  no intervinieron los ciudadanos fueron las víctimas directas de la delincuencia organizada, pues al no contar con suficientes cuerpos armados preparados para combatir a los criminales y delincuentes, la sociedad era víctima de la inseguridad que rebasó la capacidad  de los cuerpos locales.

Como ya se ha dicho aquí, la esencia de este debate, es solicitarle a la Conago su opinión, cosa que me parece sumamente importante y lógica, pues son los gobernadores los que tienen el contacto cercano  y directo diariamente por los actos criminales, y son ellos  quienes constantemente han solicitado al gobierno federal la intervención de nuestras fuerzas armadas, y no es cosa menor.

Escuchar a los gobernadores es una parte esencial, si no escuchamos su opinión, entonces pues a quien le preguntamos cómo se vive y cómo se está combatiendo la inseguridad en nuestros estados.

La multicitada ley guarda una importancia mayúscula sobre nuestra seguridad interior, sin embargo no debemos olvidar que tenemos más leyes pendientes en materia de instituciones policiales en todos los órdenes de gobierno, como ya lo dijo la Senadora Pilar Ortega.

Exhortemos a la Colegisladora para apresurar estas tareas, nuestra sociedad ya nos lo está exigiendo.

La Ley de Seguridad Interior debe ser un instrumento legal que no atienda a tintes políticos, algo que yo en este momento, en todo este debate, he escuchado a lo largo de todo este debate.

Debe ser una herramienta para regular que nuestros cuerpos policiacos y nuestras fuerzas armadas puedan mantener  un trabajo coordinado para combatir la inseguridad que requiere la intervención de ellas.

Debemos escuchar a la Conago, ese es mi punto de vista, atender mis inquietudes y plasmarlas en la ley, pero mantenernos como Senado, como una visión  de Estado, responsabilidad y sentido democrático. Esa es nuestra labor.

Seamos como Senado un órgano impulsador, ayudemos a los gobernadores, escuchémoslos para lograr una ley integral, una ley que contemple las inquietudes sociales, un ordenamiento legal, moderno y adecuado a la situación actual.

Somos los responsables de ello, actuemos como tal, es por el bien de México, por el bien de los ciudadanos, tenemos que reflexionar la ley, pero no por tanto tiempo, pues los secuestros y homicidios siguen aumentando.

Hagámoslo con responsabilidad y conciencia, hagámoslo por nuestra gente y por la paz de México.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senadora Rosario Guzmán.

Tiene el uso de la palabra el Senador Armando Ríos Piter.

El Senador Armando Ríos Piter: Con su permiso, señor Presidente.

Compañeras y compañeros:

He seguido el debate que han dado varios Senadores y Senadoras, y sinceramente me parece que es un debate que está a muy poco altura de lo que una discusión como la de seguridad interior requiere.

Y quiero sentir mi pesar porque el poder civil, la verdad es que en un debate tan pequeñito como el que he logrado escuchar, la verdad es que no logra dimensionar la coyuntura, la fragilidad institucional y la  debida preocupación que seguramente debe sentir la sociedad cuando escucha un debate entre precandidatos partidistas, entre quién fue mejor o peor  en la administración de seguridad, muy chiquito y muy pequeñito el debate pues cuando las representaciones son 200 mil muertos si sumamos los de Felipe Calderón con los que lleva Enrique Peña Nieto o con estar tratando de identificar con una posición de Estado, el resbalón de Andrés Manuel López Obrador.

Andrés Manuel López Obrador se debate en esas discusiones entre si es hombre de Estado o si es activista de chacaleo. Eso no le dice nada a la gente, y no le dice nada al futuro del país, y me preocupa que ese sea el tipo de debate que responde al poder civil a las fuerzas militares, al Ejército.

Y me explico, en Guerrero, mi estado, no hay policías, y tal vez alguien lo podría decir en otros rincones, tal vez alguien en Veracruz lo podría decir igual, o lo podríamos decir en Tamaulipas, o lo podríamos decir  en tantos lugares en donde las policías civiles son un verdadero fracaso.

¿Quién nos queda como país, quién? El Ejército, las fuerzas armadas, es el Ejército al que le hemos pedido que esté ahí presente,  es el Ejército llano, porque he hablado con los guerrerenses, que les da la mínima sensación de que su fragilidad y su vulnerabilidad tiene por lo menos a alguien del estado ahí presente.

¿Esto es falso? No, pregúntenselo a cualquiera, en su estado, ahí en donde están los militares hoy.

Esto significa que por esa presencia no haya violaciones a los derechos humanos, obviamente que las hay, están documentadas.

Entonces poner un planteamiento de blanco y negro frente a una discusión que tendría que ser del Estado mexicano y ridiculizarlo a ver qué es lo que opinó Andrés Manuel o qué es lo que opinó Felipe Calderón, pero de verdad que es muy chiquito, compañeras y compañeros, hay que tener visión de Estado, y hay que entender que en esta encrucijada, lo que está en el futuro es  que el poder civil  claudique o no, que el poder civil tenga la capacidad de decir: “Hemos perdido la oportunidad de darle seguridad  a la gente o no”. Esa es la pregunta que nos tenemos que hacer.

Yo escuchaba recientemente  a quienes decían: “Es que va a haber una prórroga de seis meses y después otros seis meses, y después otros seis meses, y después se le dan facultades de investigación al Ejército”.

¿Para qué pensamos, entonces, en una Fiscalía Autónoma?

¿Para qué seguimos pensando en esos absurdos?

O el discurso fácil de que regrese el Ejército a los cuarteles. Ambos son iguales de limitados y pequeñitos, ambos, porque no reconocen la legalidad  de violencia que hoy tiene la gente, y lo cual, el problema es que tenemos un poder civil que no se está respondiendo asimismo respecto a sus fallas.

Y eso lo ve el Ejército, eso lo escucha de Andrés Manuel, pero también lo doy del Partido Acción Nacional, o lo ve del PRI, una institución que es la  hoy más valorada del país de cómo el poder civil no tiene respuestas, respuestas constructivas, respuestas que nos permitan decir una ley que le dé un marco regulatorio al Ejército es un fundamental, es indispensable, porque hoy hemos pedido  como poder civil al Ejército que esté llevando actividades que el poder civil no ha podido desarrollar correctamente.

¿Cómo lo resolvemos, es la pregunta?

Y he escuchado alrededor de 15 planteamientos previos, “no hay una sola propuesta”.

Hay que escuchar a la Conago, sí, pero tal vez hay que preguntarle a la Conago ¿cómo funciona que el crimen organizado participe de manera compartida a veces en los municipios o incluso en los espacios de las gubernaturas con esos gobernadores? Hay que preguntarles eso.

Hay que preguntar ¿por qué el crimen organizado se vuelve parte de la toma de decisiones de seguridad? Esas son las preguntas que hoy tiene que responder México, y aquí representamos al poder civil, representamos un poder que hoy le está fallando a la nación.

Y creo que es indispensable que dialoguemos con el Ejército, no el discurso fácil de que vuelve el Ejército a los cuarteles, ni tampoco el discurso absurdo de pensar que una ley, que le de todas las capacidades al Ejército, sea lo que va a resolver el colapso que hoy tiene el poder civil en el país.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Armando Ríos Piter.

Tiene el uso de la palabra el Senador Enrique Burgos.

El Senador Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor Presidente.

Me parece que en uso del derecho que a cada una y a cada uno nos asiste, pues hemos aportado puntos de vista en algo así como una especie de predebate.

El tema que fue colocado inicialmente fue sobre una propuesta del Partido Verde Ecologista para convocar a los gobernadores de los estados justamente en el tema de la seguridad pública

Pero, claro, en uso del derecho y de un tema fundamental hemos participado exhaustivamente, con las razones que a cada quien correspondan.

Vale la pena mencionar que en este debate yo subrayaría tres o cuatro puntos de vista:

¿Cuál es el primer compromiso del Estado mexicano?, ¿cuál es la primera de las responsabilidades que tiene que asumir? Sin duda, la seguridad pública, la seguridad de las personas, de su patrimonio, de su integridad, primer compromiso del conjunto del Estado mexicano.

¿Quién es el Estado mexicano?

El Estado mexicano, en los términos del artículo 3º constitucional, es la Federación, los estados, los municipios y la Ciudad de México, ese es el conjunto del Estado mexicano, por lo tanto hay una vinculación natural entre uno y otro orden de gobierno, aun cuando sus competencias estén definidas en la Constitución somos integrantes de un Pacto Federal.

Así como los municipios recurren al gobernador o al gobierno del estado, el Estado miembro, la entidad federativa también recurre a la Federación.

Hemos mencionado los alcances y el concepto que deriva del artículo 89, en su fracción VI, “la responsabilidad de asumir la seguridad nacional, pero también la seguridad interior”, capítulo que no hemos regulado y que tiene que ser compromiso de este Senado y del conjunto del Congreso regularlo.

Compromiso también con los derechos humanos, obviamente que a la par de la seguridad personal, de la seguridad individual va también el compromiso del Estado mexicano de asegurar los derechos humanos, eso está fuera de discusión.

Parece que la realidad, mientras aquí discutimos, nos indica cosas graves, hay atentado contra las instituciones estatales o municipales, o incluso federales, hay ataque a las instituciones.

Y es compromiso de nosotros también que, independientemente de la percepción partidista o de la percepción de circunstancias, dejemos de lado lo que está en el fondo, se está agrediendo a las instituciones del Estado mexicano, o de las entidades federativas o de los municipios.

Por diversas razones hemos admitido, y lo discutimos muchísimo cuando se trató aquí el tema de la Ley de Seguridad que enviamos, por cierto, a la Cámara de Diputados. Hay, efectivamente, omisiones, hay limitaciones, o francamente insuficiencia en muchas de las policías municipales y en varios de los estados, eso es también una realidad.

Aquí, y no es una alusión personal, ni que así se tome, pero alguien mencionó: “Yo fui gobernador”. Yo también, yo también lo fui, y debo decirles que por testimonio propio, y hay varios gobernadores aquí, hay varios, por testimonio propio puedo decirles que en circunstancias complejas, en otro tiempo, pero complejas, siempre estuvo al lado el Ejército mexicano.

Invariablemente hubo lealtad, fidelidad institucional para, valga la redundancia, con las instituciones de los estados o de los municipios. No puede echarse por tierra la raíz ni histórica, ni de la evolución.

Desde el último de los vestigios de cacicazgo, que fue con Victoriano Huerta, había que dar un repaso desde el general Joaquín Amaro, y cómo han evolucionado el Ejército mexicano, ¿cuál es la condición que tiene el día de hoy, al igual que la Marina Armada de México?

Por eso vale la pena hacer un paréntesis y decir: “seamos cuidadosos, no dañemos instituciones de altísima calidad y fidelidad, como son nuestras fuerzas armadas, que no nos gane el sesgo partidista, o el sesgo circunstancial para demeritar lo que hoy en día se constituye en un valor fundamental; reconozcamos lo que significan nuestras fuerzas armadas, Ejército y Marina.

Y vale la pena también decirlo, y lo digo con toda propiedad: “los comandantes del Ejército y la Marina, el general Cienfuegos o el Almirante Soberón, tienen hoja de servicios, desde estudiantes hasta la condición actual, limpia, con claridad, y podemos decir que son comandantes patriotas que cumplen con su función, que son institucionales, y que en esa tarea sí tienen el compromiso y la obligación de atender la instrucción presidencial, la actual o la de la anterior administración.

En circunstancias excepcionales tiene que actuar el Ejército, no puede estar al margen de la protección y de las personas, ni de las instituciones.

Vale la pena, termino, señor Presidente, mencionar que el tema de la salvaguarda institucional es de primer orden.

Cuando se está en riesgo una institución, cuando hay agresión a las instituciones tenemos que poner especial atención.

No estamos fincando aquí, o estamos distrayéndonos con que si el Ejército hizo o no hizo, la delincuencia feliz de que estemos en lo nuestro, debatiendo esto, mientras ellos, ya se dijo aquí, mientras en la mañana, hoy, asesinan a una periodista; mientras ocurre en varios puntos del país agravios serios a nuestra sociedad.

Y ellos, la delincuencia: “ustedes en lo suyo, acá estamos campantes, acá seguimos trabajando con toda tranquilidad”.

Recordemos, y no por añeja deja de tener efectividad la referencia de Mariano Otero: “La validez, el valor y el tránsito para lograr la paz entre los mexicanos es respetar y fomentar las instituciones”.

Cuidado con el sesgo de por acciones electorales o acciones partidistas cuestiones el valor de las instituciones.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Enrique Burgos.

Tiene el uso de la palabra don Manuel Bartlett.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Con su venia, señor Presidente.

Es verdaderamente ridículo el manejo de esa interminable sesión, todo para criticar a Andrés Manuel López Obrador. Qué vergüenza, sí están muy asustados, y tienen razón, pero no por eso hagan el ridículo.

Desde la primera intervención, es Andrés  Manuel López Obrador; luego le atribuyen que Andrés Manuel López, no sé qué; luego que Abarca, luego que Figueroa,  luego que, en fin, se la han pasado asustados, eso es lo que ha sido para que los comentaristas, hoy en la noche, y mañana digan, y era claro que esto es obra de López Obrador.

Es una campaña vil, cuando le atribuyen cosas que no ha dicho, aquí uno de los Senadores no pudo decir, qué es lo que dijo; dicen, que dijo lo que quieren decir que dijo.

De manera que esa es una sesión perdida, una marrullería de adelantar el debate, porque el asunto está en cámara de origen, que es  Cámara de Diputados, porque inventar que queremos oír a los gobernadores, pues los oí allá, los gobernadores no pintan, hombre, los gobernadores dan vergüenza, ellos son los responsables.

Entonces, ya cálmense con López Obrador, hombre; les va a ganar, es un hecho.

Entonces, póngase con toda seriedad a trabajar cosas importantes.

Ya que adelantamos el debate por esta necedad, es decir, es que López Obrador.

Voy a hacer algunos comentarios.

Primero, qué bueno que  Burgos nos haya echado su tradicional discurso institucional, pero también se le fue la mano a Burgos. No, plata, queremos las instituciones.

No, señor. El Ejército es respetable, el Ejército ha hecho grandes tareas en beneficio del país;  los que no se merecen el respeto son los dos presidentes que lo han metido en el lodazal, no el Ejército, los soldados, eso, son pueblo, hombre, es esa necedad de  meter al Ejército a donde no debe de estar y poner en riesgo al país.

Yo le pido, señor Presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales y a todos que dictaminen; ya presentamos una iniciativa nosotros.

Luego acostumbran a no dictaminarlas, sino nada más echarla para un lado, dictaminen, seriamente, analicen, porque sí se va a militarizar al país, corriendo un riesgo que han corrido todos los países de América Latina,  menos nosotros, porque se logró un ejército civilista y destinado a sus tareas, después de grandes problemas.

Entonces, vamos a trabajar seriamente, por favor.

No sé si vayan a interpretar que si yo voy a contestar a Gil, entonces, Gil va a tener el derecho de contestarme a mí, porque entonces no, eso no vale, ya lo sabe usted, pero lo vamos a oír hasta la saciedad, usted está preparado para esto, desde hace como seis meses, es más, años.

Gil fue secretario particular de Calderón, por eso saber a lo que yo me refiero; sabe Gil que se trata de una imposición de los Estados Unidos, usted lo sabe, está firmado, se llama Plan Mérida.

Se dice, Calderón nos metió en una turbamunta ahí, y no sabía y venía y le pegó al avispero, no es cierto. Calderón cedió a los Estados Unidos, que son los que le ordenaron a Calderón meter al Ejército a una tarea que no es la suya, y lo he dicho mil veces, pero además no tengo que demostrarlo, el Plan Mérida firmado por Calderón, es en el comercio de Estados Unidos el que nos tiene controlados y nos revisan si lo hacemos bien o lo hacemos mal, y nos dan tres pepinos para que nosotros nos gastemos miles de millones comprándole armamento a los Estados Unidos, claro.

Entonces, hay que reconocer que, con toda lealtad, viene el señor Senador a defender a Calderón, pero, los miles de muertos, las pruebas de los desaparecidos, pero  las locuras que fue esa guerra, esa no la puede usted borrar, porque ha sido una tragedia humana, diciendo que, Andrés Manuel López Obrador le faltó el respeto porque se retrató con Abarca.

No pueden borrar. Las acciones de Calderón hundió a este país y al Ejército mexicano en una tarea que no le corresponde para favorecer a los intereses de los Estados Unidos, usted lo sabe porque estaba ahí en la puerta de Calderón.

Pero además un acuerdo que todos conocemos, se  llama el Plan Mérida, vienen y se vuelven a ir, así es que, no se preocupen, no van a borrar a miles de muertos, a miles de desaparecidos; no van a borrar todo esto que hizo Calderón.

Pero tampoco lo va a borrar el PRI, porque Peña Nieto siguió lo mismo, han seguido lo mismo, y entonces ahí tenemos a otro priista que saca una  ley igual que la de, y ahí se van las dos, porque son para defender herencias de terror que dejan Calderón y Peña Nieto en México. Ahora van a militarizar al país.

Torres Graciano nunca contestó los nombres, a lo mejor ya fue a preguntar a qué se refería.

Y toda esta serie, bueno el Verde, faltaba más, hombre, pues está listo para suplir a todos los priistas que se quieran esconder o no comprometerse.

Un asunto que sí le recomiendo al señor Senador Gil, ex secretario particular que anda buscando en la, rascando en la historia; yo sí conozco la historia, yo no dictaminé, yo no dictaminé, no señor, ese fue Jackson, de común acuerdo, y no fue mi comisión, fue otra comisión, bueno, conozco la historia; fue una comisión de Jackson vinculado a Calderón, vía Fernández Martínez y a Fox, también; no, yo no intervine, no va usted a encontrar mi firma, porque yo lo vi antes que usted pretendiera encontrarlo.

Pero yo no dictaminé eso.  Bueno dejemos.

Esa reforma, le recomiendo al analista, Senador panista y ex secretario particular, le recomiendo, le recomiendo que vea por qué llegó esa iniciativa que la impulsó Enrique Jackson en constante vinculación con el Senador Fernández de Cevallos, el que mandaba en un pri-panismo ahí, PRI y PAN.

Esa es una iniciativa que le recomendó a usted, una historia más allá afuera, le recomiendo que la vea. Es una iniciativa que viene de los Estados Unidos, la iniciativa ahí.

La historia la van a conocer cuando lean mi iniciativa, la historia es, después de las Torres Gemelas, Estados Unidos cambia su doctrina en seguridad y establece como principalísimo tema el terrorismo, que no tenemos, afortunadamente por ahora, el crimen organizado, otra frase de allá, la Patriot Act de los Estados Unidos se transfiere a toda América Latina, le  recomiendo que lean, hombre, la iniciativa, la iniciativa de nosotros, me va a permitir un poquito, Presidente, porque fueron muchas las acusaciones que me hicieron, y además ya estamos terminando.

Después de las Torres Gemelas, cambian su doctrina de seguridad Estados Unidos y se lo imponen a toda América Latina, una rebelión de la OEA  que el señor Senador Gil Zuarth, vea usted que es la misma fecha de esa iniciativa, aquí sesionó la OEA, y a toda la OEA, a todos los países de América Latina, que ya he conocido un buen número de asaltos y de golpes de Estado, a todos les importa un cambio de los peligros para América Latina.

Ya no es un poder hegemónico. ¡No! ahí está la OEA.

No va a encontrar mi firma, no la siga buscando, yo no firmé eso. Pero sí puede encontrar usted que ese mismo día, Enrique Jackson y otro que hizo, era otra comisión.

Entonces, la Patriot Act, se les impone en la OEA, a todos, y de ahí surge esa reforma todavía disfrazada, ¿verdad? Y surge toda una serie de medidas como son el incrementar los delitos penales para defender a sus empresas, porque los Estados Unidos, y hay que saber, les digo yo, pues hay que saber geopolítica para venir a hablar aquí, porque si no sabemos qué pasa en el mundo ¿verdad?

La voluntad de los Estados Unidos es que los ejércitos de América Latina cuiden a sus empresas mineras, a sus empresas petroleras, a sus empresas eléctricas, y entonces han impuesto a quienes se sometieron a los Estados Unidos como Calderón cuando firmó con ellos el Plan Mérida. Es un hecho, no lo pueden negar, no lo pueden negar.

Entonces, busque los antecedentes de esa reforma de Enrique Jackson y Fernández de Cevallos, búsquela, ahí se va a dar cuenta que es ese recorrido de la Patriot Act y la creación del Coleman Security, que por cierto el de Coleman Security acordaba con Calderón.

Pero igual es Peña Nieto. Peña Nieto siguió sin mover un dedo a que lo regañaran, a que le exigieran rápidamente que hiciera tal cosa y tal otra, nos han colonizado, han convertido a nuestras honorables fuerzas nacionales, absolutamente respetables, en una maquinaria de matar, para eso están hechas.

Ahora bien…

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Don Manuel, ya estamos en el tiempo, por favor.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Le quiero decir que esta plática con Gil Zuarth, la vamos a tener otra vez.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Lo vuelvo a registrar, don Manuel, si quiere.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Van a volver a decir que López Obrador me mandó a mí a decir. No, no, nadie me mandó. ¡Eh! Nadie me mandó.

Dice el señor Senador: “Que esta Iniciativa de él no militariza al país”. Es para establecer ahí unos límites para que algún día se vayan.

Así como Calderón se comprometió a que se fueran y también Peña Nieto, no se van a ir nunca si no se cambia esto, y si ustedes aprueban esta ley, pues ya vamos a ser los reos de las fuerzas armadas.

Le voy a leer algunos comentarios de su iniciativa, Senador Gil Zuarth. La iniciativa de Ley, artículo 4º, fracción VII: “Las fuerzas armadas realicen, faculta, tomen nota, artículo 4º, fracción VII, porque no han leído nada, faculta a las fuerzas armadas a realizar cateos, arraigos e intervenciones en comunicaciones, fíjense, con la autorización de los jueces de control, que estarán debidamente controlados”.

Las atribuciones anteriores corresponden a policía y al Ministerio Público, y usted es un distinguidísimo y famoso abogado, las atribuciones son de la policía y del Ministerio Público con la autorización judicial y no deben ser usurpadas por las fuerzas armadas. Artículo 4º, fracción VII.

Ahí le va otra perla.

La fracción X del artículo 4º de la iniciativa del señor Senador Gil Zuarth, establece que el uso legítimo de las fuerzas por parte de las fuerzas armadas se puede emplear para controlar, repeler o neutralizar actos de resistencia no agresiva, claro, que quién decide qué es agresiva y quién no, lo que equivale a criminalizar cualquier manifestación y actos de protesta social no violento.

¿Esa es una ayuda?

¿Esa es una ayuda de las fuerzas armadas a combatir al crimen organizado?

Otra joya.

Artículo 6º de la iniciativa. “Entrañan la imposibilidad para el ejercicio de derechos humanos como el de manifestaciones, presión, reunión, protesta y resistencia civil pacífica con esta ley”.

¿Se quiere una ciudadanía inmovilizada, incapaz de rebelarse en contra de la presión, aunque sea por la vía pacífica?

¿Eso es para combatir el crimen organizado?

Otra perla.

Ya termino, Presidente, tengo tres perlas más y se acaba, es un collar de perlas el señor Gil Zuarth.

El segundo párrafo, del artículo 7 de la iniciativa trasgrede el principio de legalidad, porque en materia de seguridad interior queda excluida la aplicación de la Ley Federal del Procedimiento Administrativo.

Es decir, en las actuaciones de seguridad interior se separan y divorcian de los principios en debido proceso.

El Comité de Seguridad Interior, es sí, crean un comité ¡Eh! integrado por civiles y por militares, claro, un Comité de Seguridad Interior, ¿verdad? El propósito es impedir el control legislativo, señor.

El artículo que ordena la suspensión de garantías, ¿verdad? Establece un control del Congreso.

Le van a platicar a la Comisión Bicamaral, se lo voy a platicar, pero no tiene facultades más allá, es una argucia,  es dejar al Presidente y a su ejército libres sin ningún control.

El único mecanismo de control legislativo es esto. La Bicamaral no sesiona, no delibera y tiene obligación en secreto.

Las declaraciones de seguridad interior no siguen el procedimiento de suspensión de garantías en el artículo 29 constitucional, se publica en el Diario Oficial de la Federación y se notifican a la Comisión Bicamaral.

¿Eso es, eso es pedir la ayuda del ejército o convertirlo en una policía, una policía que tiene capacidad de espiar, de intervenir las comunicaciones? Esa es la militarización del país, con todo respeto, señor Gil Zuarth.

Está muy bonita su iniciativa, y yo entiendo que quieran justificar los seis años de desastre en la que usted fue el secretario particular, de muertos, desapariciones. Está bien, pero no a costa de militarizar el país. ¡Eh!

Y el PRI, pues qué les digo, que ya van en tercer lugar.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Don Manuel, necesito ya que concluya.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Muchas gracias, señor Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, don Manuel.

El Senador Roberto Gil Zuarth (Desde su escaño): Pido la palabra, señor Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: ¿Con qué objeto, Senador?

El Senador Roberto Gil Zuarth (Desde su escaño): Para alusiones personales.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Para alusiones.

El Reglamento manda que le tocaría a usted, esta mesa ha sido flexible. Si usted autoriza a esta mesa, lo registramos al final.

Gracias, Senador Gil.

¡Adelante, Senadora!

La Senadora Adriana Dávila Fernández: Muchas gracias, señor Presidente.

Muy amable, Senador Gil.

La verdad es que estos 18 minutos de telenovela contada aquí, fueron muy aleccionadores, porque evidencian justamente lo que no se sabe leer, y pareciera ser que estamos discutiendo los contenidos hoy de las distintas iniciativas que están respecto del tema de Seguridad Interior.

Y lo que estamos discutiendo sólo es un punto de acuerdo para pedir a los gobernadores que emitan una opinión al respecto, porque es obligación de este Senado discutir los temas que tenemos que discutir.

Yo he escuchado todo el tiempo a los López Obradoristas hablando de que deben debatirse los temas. Nada más que los temas que eligen, pues, son los suyos, no los del país. Pero, bueno,

Quisiera permitirse hacer primero una precisión. Como el Senador Mario Delgado aceptó primero la pregunta y luego ya rechazó que se la hiciera, pues nada más voy a platearla aquí, porque evidentemente mi cuestionamiento, pues, no vaya a ser que sea una alusión y luego diga que va a subir a tribuna para el tema de sentirse aludido. ¿No?

Lo cierto es que aquí hemos visto a dos oradores, que uno es un digno vocero o ambos dignos clones del señor López Obrador.

Ante lo que pudiera parecer cuestionamientos incómodos, la evasión, la evasión es siempre la respuesta.

Si se evidencia austeridad, pobreza oculta, son falsas esas aseveraciones, la respuesta es mejor pasarle los bienes a la esposa y a los hijos para que sean ellos los que en sus declaraciones no tengan obligación de darlas.

También es importante que cuando se evidencia el pasado priista, porque aquí todo mundo dice. “los priistas, los priistas, los priistas”. ¡Ay! Bueno, yo si mal no recuerdo algunos fueron gobernadores del PRI y pasaron aquí, nada más que negaron sus partidos ante la posibilidad de ir a otros lugares a conseguir otros espacios, pero esos pasados se purifican automáticamente, la purificación a la honestidad llega de inmediato cuando se convierten en seguidores de un nuevo partido político.

Es más, esta parte de la purificación pareciera ser que es un río, eres corrupto cuando estás en el PRI, cuando estás en el PAN, pero cuando llegas a Morena ya te purificaste en automático, ya no hay nada que perseguir, eres puro, eres honesto, eres honrado, nada más porque lo dicen algunos.

Si algún padre de un normalista desaparecido cuestiona, dice, señala y pregunta, la respuesta es: “No sea usted provocador, no me ande usted provocando”.

Esas son las respuestas que generalmente tienen algunos compañeros Senadores.

“Genio y figura hasta la sepultura”.

O también “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”.

Centrar el diálogo y más bien la discusión en este punto de acuerdo es decir qué estamos discutiendo, y lo que estamos discutiendo es saber si se les consulta a los gobernadores este tema, qué opinan, qué piensan; no es eso un debate, no eso es el tema, no se supone que aquí no estamos discutiendo todavía los contenidos de una ley, vaya, tal ignorancia aparece en esta tribuna que se le atribuye al Senador Gil una iniciativa que no es del Senador Gil y del PAN.

Quienes no leen son otros, quienes no revisan los puntos de acuerdo son otros, quienes no revisan qué estamos discutiendo son otros, quienes usan como campaña la victimización, pobrecito, son otros, porque les encanta el papel de mártires.

La verdad es que este Senado tiene obligación de discutir, podemos o no estar de acuerdo en el contenido de una u otra iniciativa, es más, presenten la suya, pero no, nada más que bajo ese esquema, en esas presentaciones, nada más debo decir que básicamente en la posición de algunos de ustedes el tema es que el gobierno es López Obrador, el Ejército es López Obrador, la institución es López Obrador, es más, el partido es López Obrador.

Vaya, cuando les den una patada a algunos de ustedes, no se sientan extrañados porque hay una sola voz que se escucha, que es la de López Obrador, la de la verdad absoluta, la que está todo el tiempo denostando a las instituciones.

Me extraña muchísimo que aquí se suban a decir cómo se puede ofender al Ejército, sin quien se la ha pasado ofendiéndolos son otros.

Cómo se puede demeritar a las instituciones, si el demérito de las instituciones viene de ciertos personajes, porque las instituciones son él, él y sólo él.

Están tan enganchados en el proceso electoral del siguiente año que lo único que les importa es saber cómo pueden denostar a las instituciones.

La discusión de iniciativas de este sentido, de esta naturaleza es una obligación del Senado hacerlas.

Señoras y señores:

El punto de acuerdo es sólo saber si aceptamos o no que se nos dé una opinión, no importa que haya una iniciativa en la Cámara de Diputados, u otra iniciativa en la Cámara de Senadores presentada por el Senador Roberto Gil y muchas otras, acá tenemos obligación de discutir, para eso nos pagan y nos pagan muy bien.

Aquellos que se quejan de las clases y de los privilegios que tenemos Senadores y Diputados, yo los exhortaría que presenten sus cartas, que renuncien a su sueldos, que se quiten de sus curules si de veras les molesta todo este tema, porque no hacen eso nunca, bien que reciben sus sueldos bien que reciben sus cosas, nada más que los demás son corruptos, los demás son rateros, sólo hay algunos que están purificados.

En este sentido, quisiera decir y señalar que es muy fácil subir a la tribuna para poder descalificar todo aquello que no coincida con la forma de pensar.

Ese es el signo de los gobiernos autoritarios.

Ese es el signo de los gobiernos cuya personalidad solar de sus líderes han llevado a la quiebra a países como Brasil o como Venezuela, o como Cuba.

Ese es el signo de muchas personas que ante las omisiones cuando fueron gobierno intentan justificar desde tribuna la falta de conocimiento, capacidad para discutir los temas que verdaderamente importan.

Abramos el debate cuando se discutan las iniciativas en las comisiones y aceptemos todos de dónde venimos, porque pase lo que pase el origen de cada uno de nosotros está más que definido por la historia.

Quienes fueron gobernadores del PRI ahí están, aunque ahora sean morenistas.

Quienes fueron Diputados, Senadores, o regidores, o alcaldes por el PRI, ahí están aunque ahora lo nieguen, el pasado siempre los va a alcanzar porque su pasado es su historia y es la historia que está aquí en este Senado.

Señoras y señores:

Aprobar este punto de acuerdo no nos va a generar problema, el problema va a ser de a de veras cuando entremos en una discusión que han evidenciado aquí algunos, que no tienen un solo fundamento para saber qué hacer para combatir la delincuencia organizada, porque aquí evidenciaron también que ni siquiera conocen las diferencias entre delincuencia organizada y delincuencia común, porque aquí lo que se leyó fue una iniciativa distinta a lo que el Partido Acción Nacional, en voz de otro compañero, en letra de otro compañero, está presentando.

La ignorancia, señores, también es peligrosa, lástima de muchos de los cargos que se obtuvieron, porque el tiempo que se pasa en los cargos es un tiempo perdido cuando no se sabe discutir, aceptar, dialogar, que se supone que es el signo de cualquier partido que se digne de ser demócrata.

Es cuanto, señor Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias, Senadora Adriana Dávila.

Tengo registrado al Senador Flores, para hechos, en el mismo supuesto.

Está el Senador Gil para alusiones y usted.

¿Le cede el turno o pasa usted?

Gracias.

Senador Gil tiene el uso de la palabra.

¿Sí, Senadora Sansores?

Denle volumen en su escaño.

La Senadora Layda Sansores San Román (Desde su escaño): Para hechos también, por favor.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Para hechos, la apunto, claro que sí.

El Senador Roberto Gil Zuarth: Sabe bien, don Manuel, lo que lo aprecio y lo que lo respeto.

Y yo lo que dije es que en los antecedentes parlamentarios aparece como integrante de la Comisión de Gobernación, en sesión, el día que se dictaminó la Ley de Seguridad Nacional y se incorporó al artículo 5°, los supuestos que tienen que ver con delincuencia organizada, y por cierto, en el Pleno no hubo votación en contra de ningún Senador del PRI. Por eso, insisto, o asumo, que usted, dado su pertenencia a la fracción y como integrante de la comisión, tenía conocimiento de lo que ahí se estaba discutiendo, analizando y decidiendo.

Yo le reconozco siempre la autoridad y el talante para controvertir a aquello en lo que no hubiera estado de acuerdo.

Me imagino que si usted no hubiera estado de acuerdo hubiera tomado la tribuna en aquella sesión de la Cámara de Senadores y hubiese dicho esto sobre el entonces Senador Enrique Jackson, pero como no lo vi, como no lo encontré en las discusiones parlamentarias, asumí que estaba usted de acuerdo.

Pero, mire, desde 1946 las fuerzas armadas participan en la tarea de la erradicación de cultivos.

El primer operativo militar en contra del narcotráfico data de 1969, se llama la “Operación Cóndor en Sinaloa”.

En los años 90’s eran recurrentes las operaciones militares en contra del crimen organizado para la contención de su expansión, incluso, para la detención de criminales vinculados al narcotráfico.

Le voy a decir qué es la utilización indebida de las fuerzas militares.

1989, la detención de un opositor político, porque al señor, La Quina, lo detuvo el Ejército mexicano en un operativo cuando se trataba únicamente de un objetor político.

Eso es la utilización indebida de las fuerzas armadas y utilizar como policías a las fuerzas armadas precisamente como un recurso político, cosa que no ha sucedido en administraciones anteriores.

Y se suele afirmar, y creo que está en la base del argumento, don Manuel, que la crisis de violencia asociada al crimen organizado apareció por arte de magia de un día a otro.

Ya se le olvidó a don Manuel, que por ejemplo en 1993 inició la rivalidad sangrienta entre Sinaloa y Tijuana, cuando Arellano Félix quiso matar a El Chapo, y El Chapo quiso matar a Arellano Félix.  Ahí empezó una primera rivalidad sangrienta entre dos cárteles muy importantes en nuestro país.

En 2004 viene una confrontación también durísima entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez, por el control de Ciudad Juárez, paso fronterizo hacia Texas.

También se le olvida que por ejemplo en 2004 se forman los Zetas, que eran el brazo militar del Cártel del Golfo, y entra en contradicción, entra en rivalidad con Sinaloa y con el  Golfo, y empieza a rivalizar por el control de ciertas, primero rutas, y después por ciertos territorios.

Y en 2006, antes de que entrara la administración del Presidente de Felipe Calderón, la Familia Michoacana desafía a los  Golfos y a los Zetas en Michoacán, y fue el gobernador de Michoacán, del Partido de la Revolución Democrática, quien le solicita al Presidente Felipe  Calderón, sí el partido en el que ustedes estaban, no se les olvide, ya no sé en qué partido están, pero en ese momento estaban en el PRD, y fue un gobernador del PRD, que en virtud de la confrontación entre dos poderosos y sangrientos cárteles, solicitó la presencia de las fuerzas armadas, y ahí constan los escritos de solicitud expresa del entonces gobernador Lázaro Cárdenas Batel.

Por eso, en 2006 se tuvo que actuar. Y en 2006 se tuvo que actuar porque la ley lo obligaba, y la ley no tiene duda, la delincuencia organizada es materia federal; la delincuencia organizada habilita la participación de las fuerzas armadas, en tanto instancias de seguridad nacional y la ley es absolutamente clara, tan es así que está en el Consejo de Seguridad Nacional y están también habilitadas legalmente para hacerlo.

Por eso, me sorprende, no sé qué iniciativa leyó don Manuel.  El artículo 4 que usted cita, es la definición de los juzgados de control, en mi iniciativa.

No sé de dónde usted sacó una habilitación a realizar cateos, detenciones. El artículo 4 es el artículo de las definiciones de las iniciativas. Y la fracción que citó, define los juzgados de control, que ya están definidos por la Constitución, don Manuel.

La fracción X del artículo 4 de la iniciativa que yo presenté es la definición de  los protocolos de uso de fuerza, no dice absolutamente nada sobre la utilización de fuerza letal contra resistencias agresivas o no agresivas, es el contenido mínimo de  los protocolos de uso de la fuerza, que por cierto están definidos en protocolos internacionales.

No sé qué iniciativa leyó, don Manuel. Pero lo convoco a que les diga a sus asesores que impriman la que es correcta.

Y sólo concluyo, porque usted hizo una referencia a la OEA.

Le voy  a citar lo que dijo el Comité Jurídico Interamericano, que por cierto es la instancia consultiva formal de la Organización de los Estados Americanos en el año de 2012.

“Es facultad de los estados, recurrir a las fuerzas armadas para resistir ciertas actividades especialmente invasivas sobre su convivencia”.

Y en esa misma opinión, don Manuel, el Comité Jurídico Interamericano descartó, por ser contrario al Derecho Internacional de los Derechos Humanos, la suspensión de garantías para tratar asuntos vinculados a delincuencia organizada.

Si usted cree que ésa es la solución, el Estado de excepción para combatir a los Zetas o a los Golfos, le tengo una mala noticia, está prohibido por los Tratados Internacionales.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senador Gil.

Senador Flores.  Con eso. Muy bien.

Senadora Layda  Sansores. Denle volumen en su escaño, si son tan amables.

La Senadora Layda Sansores San  Román: (Desde su escaño) Desde aquí Presidente.

Nada más para puntualizar y a ver si así rematamos.

Primero. Vea cuánto interés hay en este Senado, desde hace rato debió haber suspendido esta sesión, si tuviera lentes, porque aquí no hay más de  20 Senadores en este intenso debate.

Y mientras los priístas actúan con toda discreción, hoy el Verde, ya les digo, antes les llamaba los “chambelanes”, ahora son los “lacayos abiertos”, son los que la presentan, y aquí se envuelven en la bandera verde olivo los panistas, que tienen mucho qué ocultar, tienen mucho qué defender.

Porque como dijo claro el Senador Bartlett, el  Ejército es respetable, quienes lo expusieron, fueron tanto Calderón, como Peña Nieto, obligándoles a hacer acciones a las que no estaban preparados y que no querían. Y permitimos que se desvirtuara, y que esta institución fuera perdiendo prestigio, porque ¡por favor! son seres humanos, no son impolutos.

Y también hay infiltraciones en el  Ejército, cuando tenían funciones constitucionales muy claras.  Y en los 10 años no hicimos nada para capacitar a la policía, y que sí hay buenos policías, aunque digan que no, hubo una AFI, que Genaro García Luna la hizo y la deshizo a su antojo, porque la quería pasar ahora a seguridad, esa policía funcionó y ya nos olvidamos de ella, no cumplieron con lo ofrecido.

A mí me extraña, mi compañera Senadora muy apreciada, Adriana, que se está desviando el debate, pues quienes lo han desviado son ellos, tienen una obsesión ya compulsiva de López Obrador, se ve que les duele hasta el tuétano. Pero serenos, morenos, y ahí los veremos aquí en estas filas pidiendo chamba.

Pero miren, aquí lo que cuenta es que tenemos que tenemos que tomar con mucha seriedad el tema que viene, es de los temas más importantes que se van a decidir en este Senado. Y no podemos ser paleros de nadie, menos de un Presidente que en su debilidad se sacó de la manga, y claro en su debilidad se arrodilló ante los intereses extranjeros para hacer esta ley, como se arrodilló Calderón en su momento.

Al Senador Bartlett no le pudieron, porque aquí vienen especulaciones, asumen, y no le pudieron comprobar que había firmado tal iniciativa. Pero sí se le puede comprobar al Senador Gil, que él sí firmó el fatídico Plan Mérida, y eso es una vergüenza.

Entonces, creo que pongámonos a discutir, dejen en paz a López Obrador, sus bienes están a la vista de todos, y es el hombre más vigilado. Lo que él hereda a sus hijos es un departamento de 75 metros cuadrados. 

Entonces, no creo que haya sido una gran herencia, ya quisiera ver a los ricos, cuánto tiene ahí el señor Calderón y cuánto le dan de pensión y cuánto se gasta. Pero va a dar  un dinerito para juguetes para los pobres. Ahí son cínicos, eso es lo que aquí irrita.

Pongámonos ya a pensar, que la Ley de Seguridad Interior no puede pasar y que hay que escuchar también a los ciudadanos, a las organizaciones civiles y a las víctimas de los abusos que ha habido por parte de gente del Ejército, no del Ejército. Y volvamos a darle al Ejército toda la fuerza, la respetabilidad y el cariño que ha tenido de este pueblo, así que no se confundan.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senadora.

Senadora Calderón tiene el uso de la palabra. ¿Para hechos me la solicitó?

La Senadora Luisa María Calderón: (Desde su escaño)  Para hechos. Los panistas no tenemos nada que esconder, ni Felipe Calderón.

Vive en la misma casa de la que salió a la Presidencia de la República, la invito a que la conozca. Nada que esconder, ni vergüenza, ni siquiera debilidad. Tuvo la fortaleza de salir a atajar a la delincuencia organizada que era dueña de alcaldías y del gobierno del estado. A partir de la solicitud del gobernador del PRD, Lázaro Cárdenas, salió al estado de Michoacán a contener la delincuencia.

No es novedad que la delincuencia organizada estuviera por ahí, tenía décadas guardada. Y según el historiador Luis Astorga, había nacido desde la Revolución, y había estado sometida, extorsionada, permitida o combatida, mientras había un solo partido. Por cierto, su papá era de ese partido,  Senadora, cuando la delincuencia estaba sometida al gobierno único que existía.

No es cierto que en la Ciudad de México no haya delincuencia organizada. Hay por lo menos 85 mil niñas explotadas por la delincuencia organizada.

En Tepito se vende toda clase, toda clase de drogas. Es mucho más fácil quedarse calladito, no decir nada, dejar que pasen, dejar que se adueñen, dejar que vendan tachas y más tachas en los antros para llevar la fiesta en paz.

No es cierto que tenemos algo que esconder, lo que tenemos aquí, en este Senado y en los últimos 25 años es que no hemos querido dar nuestro brazo a torcer y entender que el problema es de México, del Estado mexicano,  y si no alguien que se fajó los pantalones, que acudió a la solicitud del gobernador perredista, porque la delincuencia organizada se adueñaba no de los partidos, no ni siquiera de la venta de drogas, sino de las alcaldías, y ahí tenemos a Ayotzinapa, y ahí tenemos un montón de casos  dolorosos.

Yo les puedo decir la alcaldesa de Huetamo, el Tiquicheo, un montón de alcaldes  que pensaron ya bien fácil negociar con el narco en la campaña y cuando llegaron al ayuntamiento, dijeron: “¿Qué cree? Nos tiene que pagar con su policía y con las rutas libres para que nosotros podamos llevar nuestra droga”.

No, no se trataba de ponerse débil, se trataba deponerse valiente frente a una delincuencia organizada que se adueñaba de los gobiernos municipales, de los gobiernos estatales y si no se ha detenido estaríamos hoy en otras condiciones, nada que avergonzarnos tenemos los panistas, nada que avergonzarse Felipe Calderón quien vive y va por la calle tan tranquilo, como seguramente  otras gentes no podrían ir. No hay nada que avergonzarnos.

Y, yo insisto en que aquí es hora de o someternos a la delincuencia organizada o ser cómplices de la delincuencia organizada o ponernos todos del mismo lado, esperando la opinión de los gobernadores, que seguramente están sufriendo amenazas de la delincuencia organizada por ponerse en orden y por eso aumenta la violencia, porque no se les someten, porque no se les cuadran, porque no los dejan pasar, porque no se guardan silencio y es hora de que todos nos pongamos del mismo lado y es del lado del Estado mexicano.

Dejémonos de echar las culpas, dejémonos de creer que la historia nació hace seis meses o hace ocho años, nació hace muchísimos más años y se desequilibró cuando vino la democratización. Usted está en el mismo barco, todos vivimos en este país, a todos nos ha dolido el secuestro, el degüello, la trata, la extorsión o la levantada de muchas gentes cercanas a usted.

Y también, seguramente que nos ha dolido la muerte de policías que fueron a hacer actos de inteligencia al estado de Michoacán y que fueron torturados, asesinados y dejados muertos  en un montón, porque había complicidades y silencios, porque cuando el Presidente Calderón iba a hacer un operativo, el gobernador Godoy les pasaba el pitazo y nadie aquí nos puede desmentir. Nada que esconder.

Cuando el Ejército tenía que salir, y esa es otra discusión que podemos dar, la Suprema Corte de Justicia ha sentenciado a favor de la intervención del Ejército  a las acciones de seguridad interior que tienen que ver con la delincuencia organizada, que también tiene que ver con la trata de personas y con la explotación de 85 mil niñas en la Ciudad de México, que gobernó su estrella.

Ojalá que no haya estrellas y que todos los mexicanos y los legisladores nos pongamos de este lado, y este lado se llama  darnos cuenta de que nos van a invadir, de que nos están invadiendo, y mientras sigamos  discutiendo, si empezó hace ocho, si empezó hace diez, o si tenemos algo que avergonzarnos de lo que no nos avergonzamos, pongámonos de este lado y pongámonos a trabajar sobre una estructura legal que permita que los mexicanos buenos estén  seguros y protegidos por instalaciones e instituciones que nosotros les demos.

Esa es nuestra única responsabilidad.

Gracias, Presidente.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias, Senadora.

Se consulta a la Asamblea, en votación económica, si el tema está suficientemente discutido.

Los que estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Los que estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

El tema ha sido suficientemente discutido.

Le pido a la Secretaría que consulte a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse la propuesta presentada.

Si se cumple lo que estipula el Reglamento, por favor, ábrase la votación nominal, hasta por tres minutos.

(Se abre el sistema electrónico de votación)

(Se recoge la votación)

La Secretaria Senadora Ana Gabriela Guevara Espinoza: Presidente, le informo que conforme al tablero electrónico, no hay quórum.

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Muchas gracias.

En virtud del resultado, se cita a la siguiente sesión ordinaria el próximo martes 28 de marzo, a las 11:00 horas.

La sesión solemne, ese mismo día, para recibir la visita del Presidente de la Cámara de los Comunes de Canadá.

Y se levanta la sesión.

Se levantó la sesión a las 17:09 horas

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=15&id=1782