Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Sabado 25 de marzo de 2017
    
    

Última actualización: Marzo 2017
Última revisión: Marzo 2017

Sesión Plenaria - Versión Estenográfica

SESIÓN SOLEMNE DE LA H .CÁMARA DE SENADORES,
CELEBRADA EL MARTES 13 DE SEPTIEMBRE DE 2016.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
PABLO ESCUDERO MORALES

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: (12:22 horas) Con fundamento en lo dispuesto por el artículo 56 fracción III del Reglamento del Senado y en el acuerdo aprobado el pasado martes 6 de septiembre, damos inicio a la Sesión Solemne para recibir la visita del señor Stanislaw Tillich, Presidente del Bundesrat  de Alemania, a fin de introducirlo al salón de sesiones.

Esta Presidencia designa a los Senadores Oscar Román Rosas González, Ernesto Cordero Arroyo, Luis Sánchez Jiménez, Jorge Aréchiga Ávila, Teófilo Torres Corzo y Juan Carlos Romero Hicks, así como al Senador Fernando Herrera.

Asimismo, se designa a las Senadoras y los Senadores Lisbeth Hernández Lecona, Andrea García García, Luis Humberto Fernández Fuentes y María Elena Barrera Tapia, para que reciban a la Diputada Sharon Cuenca Ayala, quien asiste en representación del Diputado Edmundo Javier Bolaños Aguilar, Presidente de nuestra Colegisladora.

Y se designan a las Senadoras Angélica Araujo Lara, Luisa María Calderón Hinojosa y Alejandra Roldán Benítez, para que reciban al Embajador Miguel Ruiz Cabañas Izquierdo, Subsecretario para Asuntos Multilaterales, quien asiste en representación de la maestra Claudia Ruiz Massieu, Secretaría de Relaciones Exteriores.

Solicito a las Comisiones designadas se sirvan cumplir con su encargo.

(Las comisiones cumplen)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Se reanuda la Sesión Solemne para recibir la visita del Presidente del Bundesrat de Alemania.

La Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos expresa la más cordial bienvenida al señor Stanislaw Tillich, Presidente del Bundesrat de Alemania.

A la Diputada Sharon Cuenca Ayala, Vicepresidenta de la Cámara de Diputados.

Al Embajador Miguel Ruiz Cabañas Izquierdo, Subsecretario para Asuntos Multilaterales de la Secretaria de Relaciones Exteriores.

Doy también la bienvenida al señor Ludger Siemes, Encargado de Negocios de la Embajada de Alemania en México.

A la doctora Ute Rettler, Subsecretaria General, Directora del Bundesrat Alemán.

Al Embajador Francisco Eduardo del Río López, Director General para Europa de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Asimismo, saludo la presencia de la distinguida comitiva que acompaña al señor Stanislaw Tillich, sean ustedes bienvenidos al Senado de la República.

Acudimos a esta Sesión Solemne que se realiza con motivo de la importante visita del señor Stanislaw Tillich, Presidente del Bundesrat de Alemania, y en la que el Senado Mexicano tiene particular interés por tratarse de una ocasión para el intercambio de ideas entre parlamentarios y el fortalecimiento de las relaciones de las respectivas asambleas.

Es un gran honor para mí presidir esta Sesión Solemne para dar la bienvenida a quien encabeza los trabajos del Consejo de los Estados Federados Alemanes y que hoy nos honra con su visita.

No hay precedentes de una visita de un Presidente de la Cámara Alta del Parlamento Alemán a nuestra sede del Senado de la República y, por tanto, tenemos la firme convicción de que será un parteaguas en nuestra relación de intercambios de experiencias legislativas y en la historia de nuestra diplomacia parlamentaria.

Su visita a nuestro país y al Senado de la República, señor Tillich es una gran noticia, especialmente en el marco del fortalecimiento de la alianza para el futuro que nuestra comisión binacional ha establecido como guía y orientación primordial de  nuestras relaciones bilaterales.

Asimismo, es un aliciente extraordinario para fortalecer la cooperación de ambas naciones en el marco de la celebración del año dual Alemania-México 2016-2017.

En el contexto del año dual que tiene por objeto construir una alianza para el futuro, resulta importante resaltar lo que hasta hoy nuestros países han construido juntos como resultado de una relación diplomática binacional, sólida y fructífera que se remonta a los inicios de México como un país independiente.

En el ámbito comercial industrial el intercambio de mercancías entre Hamburgo y Veracruz, inició en 1825, cuando en el puerto mexicano se abrió el primer consulado general de Hamburgo en el país.

A partir de ese momento nuestras economías se han ido complementando. Hoy  nuestro intercambio comercial tiene buenos resultados y un enorme potencial.

En un contexto internacional especialmente desafiante y proteccionista, Alemania y México mantenemos una vocación de apertura al mundo que constituye un ejemplo a seguir en  nuestras respectivas regiones geográficas y que se ha traducido en un intercambio comercial creciente entre ambas economías.

Alemania, líder de la Unión Europea es el socio comercial más importante de México en Europa y el quinto en el ámbito global. Más de la mitad de los bienes que nuestro país importa de Alemania son insumos intermedios que contribuyen decisivamente a la competitividad de la industria mexicana.

Por su parte, México exporta a Alemania principalmente bienes manufacturados, especialmente automóviles, autopartes y  maquinaria, así como minerales y energéticos.

Alemania es el sexto mayor inversionista extranjero en México, y México es el principal socio comercial inversionista latinoamericano de Alemania.

Las más de 1800 empresas con capital alemán en México dan testimonio de que invertir en nuestro país resulta muy productivo para los países más desarrollados.

La inversión extranjera directa de Alemania a nuestro territorio se traduce en oportunidades de trabajo formal y organizado para los mexicanos, pero igualmente contamos con una amplia presencia de empresas mexicanas en Alemania, con la destacada labor que realiza Pro México y la Cámara Mexicana Alemana de Comercio-Industria para fomentar las relaciones comerciales entre ambos países.

En materia educativa, científica y cultural nuestra cooperación ha sido también amplia y fructífera, la visión de Alexander von Humboldt,  quien planteó fortalecer los intercambios binacionales en este rubro, es hoy una realidad con amplio potencial.

Nuestros vínculos culturales, artísticos y científicos se enriquecen  constantemente; es notable el trabajo cotidiano que realizan nuestros aliados como el Instituto Goethe, que cumple 65 años de su fundación, al que cada año ingresan 6 mil mexicanos para aprender el idioma alemán.

También resalta la labor de las fundaciones alemanas en México que han contribuido notablemente a la generación de ideas para la construcción del México moderno, así como la participación de nuestra Secretaría de Cultura y nuestro Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que junto con el Servicio Alemán de Intercambio Académico han contribuido para la firma de múltiples convenios de colaboración binacionales que permiten un importante intercambio de artistas e intelectuales en ambos países.

En materia de política exterior, Alemania y México convergen en varios temas. Resalta la gestión que ambos países hacemos en favor del mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, la prevención de conflictos, el desarme y el control de armamentos, la reforma al Sistema de Naciones Unidas, la protección de los derechos humanos y la apuesta por una ambiciosa agenda multilateral para el desarrollo y el combate al cambio climático.

Somos también aliados alrededor de valores comunes. El ejemplo de Alemania en el manejo de los asuntos migratorios y de protección de refugiados debe de ser un ejemplo para México y para todo el mundo.

Alemania y México pensamos de la misma manera. No es con muros, ni con vallas, como se resuelven los problemas comunes.

No es con discursos de intolerancia y xenofobia como se construyen las relaciones de los países.

No es con ocurrencias electorales que nada abonan a la búsqueda del bienestar de las naciones.

Se debe entender la movilidad humana como una oportunidad, más que como un problema, para el desarrollo y la prosperidad de los pueblos.

México y Alemania tenemos puentes, valoramos la aportación que los migrantes y hacemos un llamado conjunto a entender que no es con muros como tenemos que enfrentar los desafíos del Siglo XXI.

No cabe duda que las relaciones bilaterales gozan de su mejor momento histórico. Nos percibimos mutuamente como socios y aliados, con ventajas competitivas complementarias y como actores con responsabilidades de la mayor importancia para la gobernanza global.

Hacia el futuro, Alemania y México, podemos continuar construyendo una sólida relación que nos permita ampliar y perfeccionar la colaboración en las áreas ya señaladas, pero también a explorar nuevas avenidas de cooperación, como puede ser el ámbito políticos.

Ambos países nos regimos bajo un esquema de pacto federal que permita la amplia discusión de ideas y esquemas para fortalecer el federalismo.

Señor Presidente Tillich.

La celebración del Año Dual México-Alemania 2016- 2017, que se desarrollará hasta junio del año entrante, ha puesto el acento en seis ejes temáticos sobre los que se debe construir lo que bien se ha titulado como una alianza para el futuro.

La ciencia, la cultura, la educación, la innovación, la movilidad y la sustentabilidad, todos ellos hacen referencia al imperativo de estrechar nuestra cooperación para conocernos mejor y poner las bases de una nueva etapa de profundo entendimiento mutuo.

Le pedimos especialmente que trasmita a su gran nación una visión de un país democrático, moderno y una potencia emergente, innovadora y dinámica que enfrenta retos en múltiples rubros, pero que se encuentra en la ruta hacia un pleno desarrollo sostenible con igualdad en donde exista justicia y equidad.

Los mexicanos, los mexicanos somos un pueblo amigo, hospitalario, comprometido y patriota, que realiza su trabajo con especial esfuerzo y dedicación cotidiana.

Por nuestra parte, reiteramos nuestra admiración al progreso y calidad que ha alcanzado Alemania.

Hoy en el mundo, Made in Germany, resume la calidad, la innovación, la puntualidad, la seriedad, la confianza, la dinámica, la tecnología de punta y otros adjetivos positivos que el pueblo alemán valora e incorpora en sus actividades cotidianas.

Con estos valores, ambos países podemos siempre beneficiarnos del intercambio binacional.

Por eso, señor Presidente, esperamos que esta visita contribuya a ambas partes para imaginar y diseñar un futuro compartido, que honre en nuestra larga amistad y nuestras perspectivas comunes sobre un mundo de libertades, responsabilidades globales y prosperidad.

Bienvenida una vez más, señor Presidente, a esta casa del Pacto Federal mexicano, que es también su casa.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Conforme al acuerdo aprobado por esta Sesión Solemne, se concede el uso de la palabra al señor Stanislaw Tillich, Presidente del Bundesrat de Alemania.

Tiene la palabra, señor Presidente.

(Aplausos)

El Sr. Stanislaw Tillich, Presidente del Bundesrat Alemán(Interpretación): Muy estimado señor Presidente de la Mesa Principal, Senador Escudero Morales; muy estimada Senadora Blanca Alcalá Ruiz; muy estimados miembros de la Mesa Principal del Senado; muy estimados Coordinadores de Grupos Parlamentarios; Fernando Herrera; muy estimado Presidente de la Junta de Coordinación del Grupo Parlamentario del PRI, señor Emilio Gamboa Patrón; del Senador Miguel Barbosa Huerta, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrático; muy estimado señor Senador Carlos Alberto Puente Salas, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México; muy estimado señor Senador Manuel Bartlett Díaz, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo:

Agradezco muy profundamente esta invitación a este honorable Recinto.

Alexander von Humboldt, el gran investigador trotamundos, muy emocionado por esta región, en algún momento dijo: “Si un solo lugar de este maravilloso mundo se pudiera calificar de paraíso, tendría que ser México”.

Alexander von Humboldt fue una persona que había viajado mucho y lo podía evaluar muy bien.

Me da mucho gusto por consiguiente estar hoy aquí y tener la oportunidad de hablarles desde el Bundesrat en Alemania al Senado de México.

Me da un especial gusto estar hoy aquí y junto con ustedes, como ya dije, buscar ese diálogo en mi calidad de Presidente del Bundesrat quisiera relatarles, contarles un poco acerca del federalismo en Alemania.

El federalismo en Alemania tiene una muy larga tradición: se remonta hasta el medioevo. Después de la Segunda Guerra Mundial, con la que Alemania provocó un sufrimiento inconmensurable sobre el mundo, las fuerzas aliadas querían muy conscientemente posibilitar un nuevo comienzo descentralizado, porque habían sido muy devastadoras las experiencias en el Estado totalmente centralizado de los nacional-socialistas.

Con la fundación de la República Federal de Alemania, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia apostaban por una estructura federalista que limite el poder centralista.

También los miembros del Consejo Parlamentario encargado de la elaboración de una nueva Constitución, lo que se cometió en un Bundesrat la Constitución Alemana, después de la guerra ponían de relieve para el nuevo orden de Alemania que en el futuro, la responsabilidad y el poder se tenía que dividir en un nuevo estado federal, no solamente con una división de poderes entre los órganos constitucionales, sino también entre la Federación, los Estados Federados y los Municipios.

Lo siguiente de momento era el Federalismo. El resultado, el día de hoy, después de la reunificación de Alemania en 1990 es un estado federal con 16 estados federados.

Ustedes, muy estimados señoras y señores Senadores, saben, al igual que yo, que un reparto del poder, un reparto de las competencias, las atribuciones entre el nivel federal y los estados federados, no siempre es tarea fácil, hay muchas rivalidades, por lo general avanzamos por el  mismo camino hacia adelante, pero en ocasiones tenemos que constatar no todos van en el mismo momento hacia la misma dirección, y no tienen por qué hacerlo tampoco.

Sin embargo, el federalismo es una de las grandes fortalezas de nuestro país, porque representa estabilidad e identidad, sobre todo en tiempos de rápidas transformaciones.

Estas no son palabras mías, son las palabras de nuestra señora Canciller federal, la doctora Ángela Merkel, que como Jefa de Gobierno Federal no siempre la tiene fácil con nosotros los Länder, los estados federados.

Le doy la razón a la señora Merkel, tal vez precisamente dentro de esa variedad esté la verdadera oportunidad para conseguir una estabilidad y tal vez precisamente ese federalismo que, a pesar de toda la rivalidad, nos obliga a cooperar realmente.

Estas dos nociones describen muy bien estos dos polos entre los que estamos en nuestro federalismo: la rivalidad, la competencia y la cooperación; a la vez constituye una carga y una oportunidad.

Quisiera explicarles brevemente por qué es así.

Tenemos entonces una competencia, una rivalidad deseada entre los diferentes niveles, las atribuciones para los diferentes campos políticos están repartidas, algunas están en la Federación, como por ejemplo, la política exterior. Otras son competencia legislativa exclusiva de los estados federados, como por ejemplo la educación, pero también la seguridad interior.   Esto así está muy bien.

Solamente así la política se puede diseñar cerca del ser humano, solamente así se puede lograr crear leyes y condiciones marco, que los seres humanos necesitan y que fomenten la comunidad. Muy bien, hasta aquí. 

Pero también hay áreas políticas en las cuales la Federación y los estados, por buenas razones, tienen una responsabilidad compartida, comparten esas atribuciones con una así  llamada “legislación competida o concurrida”. Son sobre todo leyes que repercutan financieramente en la Federación y los estados y obviamente son muchas.

Es importante en ese contexto que la rivalidad no se convierta en disputa, si al final la pregunta es: ¿quién pagará qué?

Lo estamos viendo actualmente en  Alemania, por ejemplo en el ejemplo del enorme desafío de los muchos refugiados que están llegando, ¿quién les da refugio a esos refugiados? ¿Quién paga por su integración cuando se les concede asilo? Pero también aquí la Federación y los estados federados tienen que cooperar.  La cooperación mediante esa legislación concurrente también significa más.

Cada ley del Bundestag alemán, de la primera Cámara del Parlamento Federal, tiene que pasar por el Bundesrat, no pocas de esas leyes federales necesitan la confirmación, o sea la aprobación explícita por el Bundesrat. 

En el Bundesrat están representados los representantes de los gobiernos estatales, y ellos aportan la experiencia de los estados in situ.  De esa manera el Bundesrat garantiza que los estados federados sean escuchados en leyes para toda Alemania y que se tomen en cuenta sus ideas y visiones.

Otra misión de la Constitución es que en toda  Alemania haya una paridad en las condiciones de vida, para garantizarlo existe el instrumento de la así llamada compensación financiera entre los estados federados, eso es necesario para poder compensar la diferente fuerza económica y fiscal de los diferentes estados federados. Esta compensación financiera estatal significa concretamente que los estados federados más ricos en Alemania asumen más cargas financieras que los estados federados más pobres.

Este sistema desde 1969 ha dado muy buenos frutos, actualmente se trata de reorganizar esa compensación y las relaciones financieras entre los estados federados y el nivel federal. Bueno, se lo imaginarán, algunos dicen: “No queremos pagar más. Otros dicen: “Pero nos hace falta”.

Ahora la pregunta es, cómo esta compensación financiera puede ser más justa, una clave está en la Federación, porque los estados federados coinciden al 16 a cero y esto es muy poco frecuente en Alemania.

Los otros estados federados consideramos que la Federación si nos asigna más atribuciones, también nos tiene que compartir más de sus ingresos fiscales.

Todos los estados federados coincidimos en que esta compensación tiene que mantenerse como  una solidaridad federal viva y vivida, y esa solidaridad federal entre los diferentes estados federados y entre los estados y la federación es la condición básica para que cada nivel pueda asumir sus tareas y atribuciones.

Garantiza que las personas en cualquier parte del país estén a gusto, que encuentren trabajo y que puedan mantener a sus familias, garantiza que las personas puedan crear una identidad regional y que puedan vivir bien en sus regiones, que les pueda ser una verdadera patria, y por ejemplo, que puedan mandar a sus hijos a la escuela en caminos seguros. Ya lo dije, la educación y la policía en Alemania son atribuciones de los estados federados.

Como yo también soy primer Ministro del Estado libre de Sajonia, me llena de gran orgullo que Sajonia sea tan buena en la educación en Alemania, eso es bueno para las familias y para sus hijos, es una ventaja competitiva para el emplazamiento del estado libre de Sajonia, y también de eso se trata esa competitividad de los estados federados, se trata de recalcar e intensificar las fortalezas regionales y las peculiaridades de cada estado, lo que se aplica a la economía también se aplica a los estados, la competencia estimula el negocio.

Estoy convencido de que esa competencia entre los estados federados de  Alemania es algo positivo. Alemania y  Sajonia hoy son mi patria, no siempre fue así, seguramente saben, muy estimadas señoras y señores Senadores, que Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, durante más de 40 años estuvo dividida en dos países. El hecho de que hoy ya no sea así, el hecho de que Sajonia vuelva a ser un estado federado se lo agradecemos a la reunificación alemana.

Yo crecí en la parte oriente de  Alemania, en la ex RDA en un estado de organización autoritaria y centralista.  En 1951 la RDA eliminó los estados federados porque temían mucho las identidades regionales, pero eso no tuvo éxito.

Muchos se seguían sintiendo como sajones, como turingios o  con su identidad de Brandeburgo.

Hasta 1990, Sajonia nuevamente se está encaminando hacia uno de los lugares industriales tradicionalmente más fuertes de Alemania hacia un excelente paisaje de investigación y ciencia, y ya llegamos desde hace mucho a un equilibrio presupuestario.

La competencia aviva de los negocios y la cooperación garantiza la compensación necesaria. Estos son los dos polos en los que estamos en nuestro federalismo y tal vez también sea el éxito, el secreto de su éxito.

A veces puede ser pesado y lento, pero también las quiebras que uno encuentra en su camino pueden  servir a construir algo bonito. Eso por lo menos lo decía el escritor sajón “Erich Hesnar”.

Muy estimados señoras y señores: Me complace muy extraordinariamente que después de esta sesión, pueda viajar a uno de sus estados federados,  a Querétaro.

Ya siendo mucha curiosidad de tener una conversación con el gobernador y de poder conocer una parte del federalismo mexicano y de la convivencia  federalista, para el federalismo no es la única conexión entre Alemania y México, mi visita también es una contribución al Año Dual entre Alemania y México, que pretende forjar, crear una alianza para el futuro.

Eso es lo que yo deseo para la futura cooperación entre Alemania y México, una alianza de dos estados federales fuertes.

Muchas gracias por su atención.

(Aplausos)

El Presidente Senador Pablo Escudero Morales: Gracias por su mensaje, señor Presidente Stanislaw Tillich. Agracemos su visita al Senado de la República.

La interacción entre legisladores de las naciones amigas, fortalecen los trabajos de los parlamentos y animan a la relación entre los países.

Muchas gracias, señor Presidente.

También doy nuestro agradecimiento a la Diputada Sharon Cuenca Ayala. Al Embajador Miguel Ruiz Cabañas Izquierdo, por su asistencia a esta Sesión Solemne.

Igualmente, agradezco a los distinguidos invitados que nos han acompañado.

Solicito a las comisiones designadas, se sirvan acompañar a nuestros honorables invitados hasta las puertas de este recinto.

(Las comisiones cumplen)

Damos por finalizada la sesión solemne.

Y se solicita a los señores Senadores, permanecer en sus lugares para continuar con la sesión Ordinaria.

Se levantó la Sesión Solemne a las12:56 horas.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=15&id=1734