Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Viernes 23 de junio de 2017
    
    

Última actualización: Junio 2017
Última revisión: Junio 2017

Sesión Plenaria - Versión Estenográfica

SESIÓN ORDINARIA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES, CELEBRADA EL JUEVES 19 DE MARZO DE 2015.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
MIGUEL BARBOSA HUERTA

ÍNDICE

Apertura de la sesión.

Acta de la sesión del 18 de marzo de 2015.

CÁMARA DE DIPUTADOS

Visita de los Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe.

INICIATIVAS

DICTÁMENES A DISCUSIÓN Y VOTACIÓN

Fundamentación del dictamen.

Posicionamientos de los grupos parlamentarios.

Discusión en lo general.

Votación nominal.

ACUERDOS DE LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA

Turno a comisiones de las iniciativas y proposiciones que cumplen hoy su segunda inscripción.

EFEMÉRIDES.

CITA.


SESIÓN ORDINARIA DE LA H. CÁMARA DE SENADORES, CELEBRADA EL JUEVES 19 DE MARZO DE 2015.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
MIGUEL BARBOSA HUERTA

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: (12:27 horas) Solicito a la Secretaría informe a la Asamblea el resultado del cómputo de asistencia de las señoras y los señores Senadores .

La Secretaria Senadora Martha Palafox Gutiérrez: Honorable Asamblea: Conforme al registro de asistencia se han acreditado 66 ciudadanas Senadoras y Senadores.

En consecuencia, hay quórum, señor Presidente.

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: Se abre la sesión del jueves 19 de marzo, correspondiente al segundo periodo ordinario de sesiones del tercer año de ejercicio.

El Orden del Día está disponible en el monitor de sus escaños, con lo cual se informa de los asuntos que corresponden a la agenda de hoy.

El acta de la sesión anterior se encuentra publicada en la Gaceta de este día.

En consecuencia, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba.

La Secretaria Senadora Martha Palafox Gutiérrez: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el acta referida. Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque se rechace, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Aprobada el acta, señor Presidente.

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: Pasamos al siguiente asunto.

La Secretaria Senadora Martha Palafox Gutiérrez: Se recibieron comunicaciones de la Cámara de Diputados, por la que nos informan sobre los siguientes asuntos:

De la elección del Diputado Julio César Moreno Rivera, como Presidente de la Mesa Directiva, de los Diputados Martín Alonso Heredia Lizárraga y Lizbeth Eugenia Rosas Montero, como Vicepresidentes y del Diputado Luis Antonio González Roldán, como Secretario de la misma, para el tercer año de ejercicio de la actual Legislatura.

De la aprobación de la prórroga al nombramiento del ciudadano Alejandro Romero Gudiño, como titular de la Unidad de Evaluación y Control de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, por un periodo de cuatro años, comprendido del 1 de mayo de 2015 al 30 de abril de 2019.

Y de la modificación en la integración de Diputados ante la Unión Interparlamentaria Mundial.

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: La Asamblea ha quedado debidamente enterada.

Señoras y señores Senadores: Destaco la presencia en este Pleno, del señor Mario Casillas, Presidente de la Asociación Nacional de Intérpretes; del señor Eric del Castillo, Vicepresidente de la ANDI; del señor Memo Ríos, comediante; del señor Luis de Alba, comediante; y del señor Rogelio Guerra, actor. Nos visitan en este Pleno, bienvenidos todos ustedes, de verdad, nos sentimos honrados con su presencia.

(Aplausos)

También nos acompaña el señor Abel Marín, bienvenido, don Abel.

(Aplausos)

No los invito a tomar tribuna, porque nos desplazarían muy fácilmente.

Gracias, señores.

Compañeras Senadoras, compañeros Senadores: Se encuentran de visita en el Senado, una delegación del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe, que acuden al Senado para conocer el proceso de armonización de la normatividad en materia de protección a niños migrantes.

Nuestros visitantes se encuentran en el salón anexo y desean ingresar a este recinto, para recibir el saludo del Senado y que se le permita a su Presidente pronunciar un mensaje a nosotros.

Solicito a las Senadoras y Senadores: Armando Ríos Piter, Salvador López Brito, Gerardo Flores, Pilar Ortega y Ana Gabriela Guevara, es la anfitriona, también ayúdanos, ya está Gerardo Sánchez nombrado, para que incorporen a este recinto a nuestros visitantes.

Les pido, por favor, cumplan con la comisión.

(La comisión cumple)

Honorable Asamblea, damos la bienvenida a los Diputados que integran la delegación del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe.

Les pido a las y los señores Senadores ocupemos nuestros escaños; les pido a las y los asesores puedan incorporarse en un sitio que no altere el orden de esta sesión, se los ruego.

Se encuentran con nosotros el Diputado Sigfrido Reyes, Presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador. Él es el Presidente del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe.

(Aplausos)

Está con nosotros la Diputada Lorelly Trejos Salas, de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

(Aplausos)

El Diputado Manuel Elpido Báez, de la Cámara de Diputados de la República Dominicana.

(Aplausos)

La Diputada Karina Sosa, de la Asamblea Legislativa de El Salvador.

(Aplausos)

El Diputado Jean Paul Briere Samayoa, del Congreso de la República de Guatemala.

(Aplausos)

El Diputado Miguel Edgardo Martínez Pineda, Vicepresidente del Congreso Nacional de Honduras.

(Aplausos)

El Diputado Carlos Emilio López Hurtado, de la Cámara de Diputados de Nicaragua.

(Aplausos)

La Diputada Kensa El Ghali, de la Cámara de Diputados de Marruecos.

(Aplausos)

Está también presente el señor Carlos Antonio Ascencio Girón, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de El Salvador en México.

(Aplausos)

Saludamos la presencia de la Diputada Amalia García Medina, que participa en los trabajos de FOPREL. Bienvenida, Amalia.

(Aplausos)

Asimismo, saludo la presencia de la comitiva que acompaña a nuestros invitados.

Expreso a todos la bienvenida a nombre del Senado de la República y nos congratulamos por su presencia en esta sesión del Pleno.

Solicito al Diputado Sigfrido Reyes, Presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador y Presidente de este Foro, haga uso de la tribuna para dirigir un mensaje a este Pleno.

El Diputado Sigfrido Reyes: Distinguido Senador Miguel Barbosa Huerta, Presidente del Senado del Congreso de la República Mexicana; distinguidos miembros de la Mesa Directiva; distinguidos Senadores y Senadoras; colegas Diputados, Diputadas de los Congresos miembros de FOPREL; estimada Diputada Amalia García, de la Cámara de Diputados de México; estimado Embajador Carlos Ascencio:

Realmente constituye un gran honor para mí estar ante la Cámara de Senadores, en esta casa de la democracia mexicana, en este recinto donde se vive el espíritu y la herencia de hombres y mujeres que forjaron la patria mexicana, el espíritu de Hidalgo, de Morelos, de Allende, de los Niños Héroes de Chapultepec, de Juárez que nos dice que “entre los hombres y las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, donde se vive el espíritu de los grandes luchadores de la Revolución, de Villa, de Zapata.

Y me complace particularmente este día estar acá en México representando, junto con mis colegas, a sus hermanos centroamericanos y caribeños, un día después que se haya celebrado el día histórico en que México nacionalizó su petróleo, por el Presidente Lázaro Cárdenas, que fue ese hombre que le heredó a la Nación mexicana ese recurso que por derecho le corresponde.

Venimos de Centroamérica, de naciones hermanas, de naciones con las que tenemos con México una tremenda identidad cultural, como lo subrayaba el Presidente Barbosa Huerta esta mañana en la inauguración de nuestro evento.

Hace cientos de años, pueblos mexicas emigraron al sur y constituyeron lo que ahora son naciones como Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Guatemala, El Salvador; por eso somos hombres y mujeres de maíz, por eso compartimos con la Nación mexicana rasgos tan esenciales como el idioma náhuatl, como la tortilla, como nuestras tradiciones culturales.

Por eso estar aquí, esta mañana, nos llena de una gran emoción.

Con México compartimos el ideal de construir sociedades prósperas, sociedades democráticas, sociedades seguras, estados donde se respete la ley, donde se protejan los derechos humanos de cada uno de los habitantes.

Sociedades donde se abra cada vez más la participación a los ciudadanos, donde la transparencia en la gestión de los asuntos públicos sea la nota del día.

Felicito al Senado de la República Mexicana porque hemos sabido que, el día de ayer, han aprobado una importantísima ley, como es una ley para favorecer la transparencia, algo que las sociedades modernas reclaman.

Algunos de nuestros países hemos tomado pasos similares en años recientes, y yo les puedo decir que eso sólo trae cosas positivas.

En el caso de mi país, El Salvador, el Congreso, la Asamblea es la institución que más requerimientos recibe de los ciudadanos para saber qué hacen sus diputados, a dónde viajan sus diputados, en qué proyectos están trabajando y así en todo el Estado.

Nosotros promovemos, desde nuestras instancias democráticas legislativas, una mayor cercanía con la gente.

También nos une con la Nación mexicana el anhelo de preservar nuestra independencia, de reforzar nuestra soberanía y tener un espacio digno en el concierto de naciones.

Hoy en día, América Latina y El Caribe vivimos momentos excepcionales, pasos que hemos dado para fortalecer nuestra integración, nuestra unidad, el haber construido esa comunidad de Estados latinoamericanos y caribeños es un paso fundamental en esa ruta. Sin embargo, hay que decir que esos valores sagrados de soberanía, de autodeterminación, de no injerencias, encuentran frecuentemente amenazas, encuentran frecuentemente riesgos.

No puedo dejar de mencionar, en este foro, que una nación latinoamericana, la República Bolivariana de Venezuela, ha sido declarada por el gobierno de Estados Unidos como una amenaza; y muchos nos preguntamos, ¿qué amenaza puede ser Venezuela para los Estados Unidos de América, la mayor potencia militar y económica del mundo? O, ¿qué amenaza pudo haber sido Cuba en su momento?

Celebramos esa decisión de Cuba y Estados Unidos de caminar hacia una normalización de relaciones, pero nos preocupa y rechazamos la pretensión de una potencia de inmiscuirse en los asuntos internos de un país latinoamericano, como lo condenaríamos si fuese México o fuese cualquier país de nuestra región, es inaceptable.

(Aplausos)

Es inaceptable que en pleno siglo XXI, se violente de esa manera el Derecho Internacional y los principios básicos que le dan sustento, y que el Estado mexicano ha sido en eso ejemplar en el concierto de naciones cuando ha tenido que defender su autodeterminación.

Con México, las naciones de Centroamérica y El Caribe tenemos relaciones que yo considero no sólo saludables, sino también cada vez más profundas y más fructíferas.

Tenemos un diálogo político del más alto nivel, y en ese sentido, los congresos, los parlamentos, los senados estamos haciendo lo que nos corresponde, abordando la problemática común en materia de desarrollo económico; en materia social; educación; salud; en aspectos productivos, como la integración de nuestra infraestructura; la energía; la ciencia y la tecnología; la preservación del ambiente y la cultura.

La relación creo que está en un momento excepcional, y yo llamo a mis amigos, colegas Senadores y Senadoras, a que continuemos en esa ruta. La diplomacia parlamentaria se ha constituido en el mundo moderno en una herramienta excepcional, valiosísima para superar escollos que a veces los Poderes Ejecutivos no logran superar, y el diálogo parlamentario franco, directo, amistoso, nos ayuda a encontrar rutas y soluciones que a veces los Poderes Ejecutivos tienen más dificultades.

Hoy estamos convocados, y gracias a la hospitalidad del Senado de la República, a discutir un tema que es absolutamente relevante: la problemática de nuestros migrantes, de nuestros hombres y mujeres migrantes, pero sobre todo de nuestros niños y niñas migrantes que por circunstancias del destino tienen que viajar, muchos de ellos, sin un acompañamiento de un adulto responsable, de su padre, de su madre, y son sometidos a condiciones sumamente violatorias de sus derechos humanos.

México enfrenta ese problema, las naciones centroamericanas y caribeñas enfrentamos ese problema, y este encuentro que ha sido promovido por el Senado, y quiero destacar en ello el rol muy especial del Vicepresidente José Rosas Aispuro, de la Senadora Gabriela Cuevas, de la Senadora Ana Gabriela Guevara y con la cooperación muy cercana de la Diputada Amalia García, nos está sirviendo para discutir esa problemática.

México es una nación emisora de migrantes, pero también es una nación de tránsito de migrantes y, en tal sentido, queremos reconocer los avances legislativos que ha tenido México en los últimos tiempos.

En particular agradecer que ya en la República Mexicana, la migración indocumentada ya no es ni puede ser considerada como un delito. La migración, al final de cuentas, viene explicada por razones estructurales; en nuestras sociedades tenemos problemas graves de desempleo, problemas sociales graves, problemas que no se van a resolver de la noche a la mañana.

Coyunturalmente también estamos sufriendo el impacto de la violencia criminal generada por grupos del crimen organizado, que se ensañan con nuestra gente inocente; grupos que se lucran del tráfico de drogas, del tráfico de armas, del tráfico de personas, y los niños y niñas son seres excepcionalmente vulnerables ante eso.

Y, por otro lado, tenemos miles de familias, particularmente en los Estados Unidos, que quieren ver a sus hijos, que quieren ver a sus niños y niñas, ¿cómo darle solución a eso?

México, como Nación de tránsito, ha mejorado en los últimos años el tratamiento a los migrantes y nosotros queremos reconocer ese avance.

Pero al mismo tiempo reconocer que hay retos, que hay desafíos, sobre todo con los migrantes más vulnerables: los jóvenes, los adolescentes, las mujeres, los niños y las niñas, y que se debe de procurar perseguir y sancionar ejemplarmente a los autores de delitos contra esta gente inocente.

Al mismo tiempo, venimos a proponerle al Senado que creemos un frente común para enfrentar a aquellos que al norte de la frontera mexicana todavía ven al migrante como una amenaza, como un ser ilegal.

Nosotros proclamamos, ante el mundo, que no hay seres humanos ilegales; hay seres humanos que, motivados por circunstancias económicas o de su propia seguridad personal o comunitaria, han tenido que abandonar sus comunidades, pero no es aceptable, en pleno siglo XXI, que consideremos que hay seres humanos ilegales.

Hay una coyuntura muy especial en los Estados Unidos, donde sectores progresistas se han atrevido a dar pasos para defender a nuestra comunidad de migrantes.

Nosotros tenemos que buscar un acercamiento con nuestros sectores, para que lo poco que se ha avanzado no tenga retroceso y que aquellos sectores más radicales, más recalcitrantes contra nuestros migrantes, no tengan éxito.

En fin, señor Presidente, esta ocasión nos sirve para reanudar y reforzar este diálogo político entre nuestros congresos, pero nos debe de servir también para construir propuestas comunes, una agenda común.

Los migrantes, a la hora de defender sus derechos, no podemos andar distinguiendo si son mexicanos, si son nicaragüenses o son dominicanos, son nuestros migrantes y sus derechos no pueden ser conculcados.

Llamo al Senado, a mis colegas, a nuestros congresos, a que reforcemos esa cooperación, ese diálogo y propongamos legislación común, instrumentos internacionales de refuerzo a la protección de los derechos humanos de los migrantes.

Y al Senado de México nuestro agradecimiento por su hospitalidad y nuestros brazos extendidos para que sigamos fortaleciendo la cooperación, la integración y la unidad de nuestros pueblos.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: Agradezco la intervención del Diputado Sigfrido Reyes.

Señores Parlamentarios, integrantes de este Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe: El Senado de la República en México, se siente honrado con su presencia y, desde luego, sabemos del éxito que se encontrará en los trabajos que se desarrollarán el día de hoy en este foro; el tema, es un tema que a todos nos duele: la fragilidad jurídica para los niños migrantes, los niños migrantes no acompañados.

Pero quiero destacar el papel de los congresos en Centroamérica.

Consideren a México un país que cada vez voltea más al sur, voltea más a Latinoamérica, somos pueblos que tienen un mismo origen.

Hablábamos, en la mañana, del color de nuestra piel. Hoy estamos aquí reunidos parlamentarios con el mismo color de la piel.

Si camináramos por el mundo nos podrían identificar como México-centroamericanos o centroamericanos-mexicanos.

Ese es el valor fundamental también de esta reunión, de que entre líderes parlamentarios, como lo son ustedes, podamos encontrar, con los líderes parlamentarios y los parlamentarios de México, la construcción de soluciones comunes.

Los problemas que ustedes tienen son también nuestros problemas, y el esquema de poder entenderlos tiene los mismos elementos que se encuentran en nuestro país.

En nuestro país estamos haciendo esfuerzos institucionales para crear andamiajes legales para resolver los problemas que enfrentamos.

Somos parte de una pluralidad política que se expresa acá en el Senado de la República y que resuelve los temas de su competencia con procedimientos legales.

Entendemos cuál es la problemática y la asumimos, tenemos una posición crítica.

Les he dicho, por la mañana, que nuestra sociedad, la sociedad de los países de Centroamérica y México ya cambió. Quien tiene que cambiar es la política.

Hoy le toca a la política cambiar y nos toca a nosotros, como integrantes de los Parlamentos, provocar esos cambios a través de la ley.

Hagamos del propósito de las leyes el bien común, no podemos encontrar otro propósito en el desempeño de nuestras funciones constitucionales.

Los líderes parlamentarios, aquí presentes, que están en sus escaños, por mi conducto, les dan un saludo. El Senador Emilio Gamboa, el Senador Fernando Herrera, el Senador Manuel Bartlett, el Senador Carlos Alberto Puente y su servidor, nos sentimos honrados y complacidos con su presencia, es una reunión de mexicanos-centroamericanos y de centroamericanos-mexicanos y caribeños.

Gracias por su presencia.

Felicito a las Senadoras de la Comisión de Relaciones Exteriores: a Ana Gabriela Guevara, a José Rosas Aispuro, a la Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, América Latina y El Caribe, por el desarrollo del trabajo de este foro.

Bienvenidos, amigas, amigos, hermanos centroamericanos y del Caribe.

Gracias.

(Aplausos)

Para significar su visita a esta Asamblea, solicito a las Senadoras Secretarias impongan a nuestros distinguidos invitados el distintivo que los acredita como Senadoras y Senadores Honorarios de esta Cámara.

(Las Secretarias colocan distintivo)

El Presidente Senador Miguel Barbosa Huerta: También a nombre del Senado se entregará un regalo al Presidente del Foro. Gracias.

Agradezco la visita que nos hacen los integrantes de la Delegación del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe.

Les deseo que su visita al Senado de la República, estoy seguro de ello, será exitosa y de utilidad para sus trabajos parlamentarios.

Solicito a la comisión designada acompañe a nuestros visitantes cuando deseen retirarse del salón.

Esta Presidencia da la más cordial bienvenida a un grupo de alumnos de la Universidad Anáhuac del Norte, Campus Estado de México, invitados por la Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza.

Bienvenidos alumnos de la Universidad Anáhuac, Campus Estado de México.

También saludamos y damos la más cordial bienvenida a un grupo de alumnos de la carrera de derecho del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Hidalgo, invitados por el Senador Juan Carlos Romero Hicks, por el Senador Omar Fayad y por el Senador David Penchyna.

También saludamos a estudiantes y profesores del Instituto de Ciencias Jurídicas y de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, invitados por el Senador Manuel Bartlett.

(Aplausos)

Me congratulo con su presencia, paisanos y paisanas.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
JOSÉ ROSAS AISPURO TORRES

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: En el apartado de iniciativas, se le concede, en primer término, el uso de la palabra a la Senadora Mely Romero Celis, para presentar, a nombre propio y de diversas Senadoras del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, un proyecto de Decreto que reforma el párrafo tercero del artículo 147 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, relativa a la no obstrucción de espacios asignados para personas con discapacidad.

En el uso de la palabra, Senadora.

La Senadora Mely Romero Celis: Muchas gracias, Senador Presidente.

Efectivamente, a nombre propio y de diversas Senadoras de la República, es que presentamos esta iniciativa de reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Es una modificación al artículo 47 para que se puedan emitir lineamientos a los gobiernos subnacionales y también al gobierno del Distrito Federal, en materia de desarrollo territorial y de bienes inmuebles, todo esto con el fin de que se garantice el respeto a los espacios asignados a las personas con discapacidad; y en función de ello, por supuesto, se garantice y se respeten los derechos humanos a la accesibilidad y movilidad en las vías públicas.

Y es que en México existen 5.7 millones de personas que poseen alguna discapacidad, 3.3 específicamente presentan discapacidad motriz, y en general 58 de cada 100 personas tienen alguna dificultad para moverse.

Lamentablemente este tipo de discapacidad afecta en mayor medida a los adultos mayores. El 71 por ciento tienen una discapacidad motriz o tienen dificultad para desplazarse.

La discapacidad en México está ligada precisamente al fenómeno del envejecimiento poblacional. Este escenario significa un reto en materia social y en materia sanitaria para el país, ya que se prevé que para las próximas décadas, la población con discapacidad crecerá entre un 10 y un 15 por ciento.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, la del 2010, alude a que el 34 por ciento de las personas encuestadas opinan que no se respetan los derechos de las personas con discapacidad. Esto significa que una gran cantidad de personas, o siente que no se respetan los derechos de las personas con discapacidad a plenitud, o en algún sentido o en alguna medida.

Hay una situación en particular que está sucediendo en nuestro país y que tiene que ver con el hecho de que no se permite el libre tránsito a las personas que tienen discapacidad por las vías públicas, y es que hay, por otro lado, un derecho que estamos buscando garantizar y de hecho hemos legislado en este Senado de la República, que tiene que ver con el poder dar la posibilidad a las personas a que accedan a las tecnologías de comunicación y de información.

Así hay muchas empresas prestadoras de los servicios de telefonía fija, de telefonía celular, de Internet y de televisión que instalan infraestructura en los diferentes espacios, que se les permite una gran cantidad de estos espacios, resultan ser banquetas, calles o espacios, pues, que son para el disfrute de las personas en general, como lo pueden ser parques, plazas o jardines.

En este sentido, sí se está buscando garantizar el derecho a las tecnologías de la comunicación, pero por otro lado, cuando alguna infraestructura está instalada de manera que obstruye el paso de las personas, entonces se violenta ese derecho de accesibilidad y movilidad para muchos millones de mexicanos.

Así lo han señalado, de hecho, algunas autoridades a nivel local y estatal.

El 8 de marzo de este mismo año, el titular del Instituto Colimense para la Discapacidad, en Colima, el maestro Pérez Medina, hizo pública su propuesta de solicitar que se retiren las cabinas telefónicas, específicamente de las vialidades, de las banquetas, en razón a que son un obstáculo para las personas con discapacidad.

En diciembre del año pasado, el Secretario del Ayuntamiento de Cuernavaca, Morelos, también manifestó que en los primeros meses del 2015, se llevaría a cabo la reubicación de casetas telefónicas localizadas en el primer cuadro de la ciudad, porque se colocaron de manera indiscriminada y sin la autorización correspondiente para su colocación.

En el año del 2013, también en el ayuntamiento de Puebla, el cabildo se pronunció por reubicar un total de 70 de las más de 7 mil casetas telefónicas que están instaladas en ese municipio, porque también obstruían la vialidad de las personas con discapacidad.

Esto es una vulneración, pues, a sus derechos, sí de accesibilidad y de movilidad, pero además, es una situación que pone en riesgo la vida misma de las personas que transitan por la calle y que, al existir un obstáculo, tienen que bajar al espacio donde transitan los vehículos. Se pone en riesgo su vida, se pone en riesgo su integridad personal y, por supuesto, se vulneran los derechos que están tutelados en los artículos 4o. y 5o., de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, de la cual el Estado mexicano forma parte desde el año de 1981.

Así pues, es un propósito fundamental de esta Soberanía, así como del Estado mexicano, garantizar todos los derechos de los ciudadanos y ciudadanas mexicanas, y cumplir con lo estipulado en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Lo que estamos proponiendo, pues, es una modificación al artículo 147 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, como una medida legislativa para asegurar, promover y proteger los principios a los que hace alusión la Convención sobre las Personas con Discapacidad.

Se trata de que se puedan establecer lineamientos específicos para la instalación de este tipo de infraestructura: casetas, postes, antenas, todo lo que tiene que ver con los esquemas de las telecomunicaciones, tiene que haber lineamientos para la autorización de la instalación de las mismas.

Y si bien es cierto que, hoy en día, son los municipios quienes tienen la facultad de autorizar la instalación, tiene que haber lineamientos que sean homogéneos a nivel nacional, que vayan acordes con las mismas especificaciones de todo lo que concierne a las telecomunicaciones para que se busque garantizar, vaya, todos los derechos, tanto en materia de comunicación como de accesibilidad y movilidad.

El proyecto de Decreto, pues, consiste en modificar el artículo 147, para quedar de la siguiente manera:

“Artículo 147.- El Ejecutivo Federal, a través del INDAABIN, establecerá las condiciones técnicas, económicas, de seguridad y operación que posibiliten que los inmuebles de la Administración Pública Federal; los derechos de vía de las vías generales de comunicación; la infraestructura asociada a estaciones de radiodifusión, las torres de transmisión eléctrica y de radiocomunicación; las posterías en que estén instalados cableados de distribución eléctrica; así como los postes y ductos, entre otros, estén disponibles para el uso y aprovechamiento de todos los concesionarios sobre bases no discriminatorias y bajo contraprestaciones que establezcan las autoridades competentes en cada caso.

El Ejecutivo Federal, a través de la Secretaría, emitirá recomendaciones y lineamientos a los gobiernos estatales, al gobierno del Distrito Federal y gobiernos municipales, para el desarrollo de infraestructura y obra pública, así como de desarrollo territorial, bienes inmuebles, que garanticen el respeto a los espacios asignados para las personas con discapacidad y a partir de ello se garantice su accesibilidad y movilidad en las vías públicas; así como fomentar la competencia, libre concurrencia y cobertura del servicio de telecomunicaciones. En particular, el Ejecutivo Federal promoverá activamente, dentro de sus potestades legales, el uso de los bienes a los que hace referencia este capítulo para el despliegue de redes de telecomunicaciones.

Ningún concesionario de redes públicas de telecomunicaciones podrá contratar el uso o aprovechamiento de dichos bienes con derechos de exclusividad.”

Es cuanto, Senador Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Mely Romero Celis. Túrnese esta iniciativa a las Comisiones Unidas de Comunicaciones y Transportes; y de Estudios Legislativos.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Francisco Salvador López Brito, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, para presentar proyecto de Decreto por el que se adiciona la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la Ley de Ciencia y Tecnología.

En el uso de la palabra, Senador.

El Senador Francisco Salvador López Brito: Con el permiso de la Presidencia. Compañeras y compañeros Senadores. Muy buen día.

Me presento ante esta Asamblea, para poner a su consideración un proyecto de Decreto por el que adiciona el Capítulo V, denominado: “Estímulos Fiscales a la Investigación y Desarrollo de la Ciencia, Tecnología e Innovación”, al Título VIII, el artículo 190 Bis de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, y se reforma el artículo 29 de la Ley de Ciencia y Tecnología, con el objetivo fundamental de incidir positivamente en los temas importantísimos de competitividad, impulso a la investigación y a la educación, a la innovación, a la creatividad y al desarrollo tecnológico de México.

Nuestro país necesita ser más productivo para poder crecer más, generar mayor riqueza y empleo; para ello, debemos invertir más en ciencia y tecnología e inducir a las empresas a realizar proyectos que incrementen su calidad, competitividad e innovación en este tema.

Actualmente, destinamos tan sólo el .56 por ciento del Producto Interno Bruto, el cual no es suficiente, como tampoco cumple con lo que dispone el artículo 9 Bis de la Ley de Ciencia y Tecnología, que señala que se destinará al menos el 1 por ciento del PIB en el tema de investigación científica y desarrollo tecnológico.

Desde hace décadas, el país invierte en el conocimiento científico y tecnológico menos del .5 por ciento del PIB, como lo comenté; mientras que en otros países, por ejemplo en Finlandia, se destina el 3.96 por ciento; Japón, el 3.44; los Estados Unidos de América, el 2.79 por ciento, según indicadores que tenemos a nuestra mano.

Al respecto, el Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C., junto con otras organizaciones e instituciones, han demandado el incremento del presupuesto federal para la ciencia, de modo que se pueda resarcir la pérdida de escaños en el ranking mundial de productividad del Foro Económico Mundial, en el cual México ocupa el lugar número 61.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, señala que los países que registran mayor inversión en investigación y desarrollo, se debe a que sus gobiernos han mantenido su apoyo a través de diversos instrumentos y objetivos; de manera que el volumen total del apoyo público otorgado a las empresas, es una combinación de subvenciones directas, financiación de deuda, compras públicas y estímulos fiscales, en su mayoría los apoyos con dinero público fluctúan en un 10 a un 20 por ciento.

Al respecto, esta misma organización recomienda intervenir para mitigar efectos adversos de fallas de mercado, y destacada la importancia de contar con ecosistemas más productivos, por lo que es necesario existan políticas públicas para incentivar que las grandes, medianas y pequeñas y micro empresas inviertan parte de sus utilidades en la generación de nuevos conocimientos.

En México, aun cuando el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología aumentó su presupuesto para el Programa de Estímulos a la Innovación, de mil 663 millones de pesos, en el 2009, a 2 mil millones, en el 2014, dista mucho de las necesidades que se tienen.

Cabe destacar que desde 2001 a 2008, estuvo vigente un programa que otorgaba estímulos fiscales a las empresas que invertían en ciencia y tecnología, en términos del artículo 219 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, y que presentaban proyectos ante CONACYT y que eran dictaminados por expertos del registro de evaluadores acreditados y, en su caso, aprobados por un comité integrado por CONACYT y las Secretarías de Economía, Educación y Hacienda y Crédito Público. Sin embargo, estos apoyos fueron sustituidos por apoyos directos complementarios a empresas mexicanas.

Por lo anterior, esta iniciativa pretende, además de modificar el artículo 29 de la Ley de Ciencia y Tecnología, a la vez adicionar el artículo 190 Bis de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, para incorporar estímulos fiscales a las personas físicas y morales que se asocien con universidades o centros de investigación para realizar tareas de investigación y desarrollo.

De esta manera, el incentivo tributario que se otorgue permitirá a las empresas utilizar cuando menos un 20 por ciento de los recursos o el dinero que habitualmente pagan como impuesto a sus utilidades, para invertirlo en este tema.

Por lo anterior es que presento ante ustedes este proyecto de Decreto que consta de los siguientes numerales:

Artículo Primero. Se adiciona el Capítulo V denominado: “De los estímulos fiscales a la investigación y desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación”, al título VIII; y el artículo 190 Bis de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

Además, se propone reformar el artículo 29 de la Ley de Ciencia y Tecnología, para que utilice estos recursos a través de incentivos fiscales que vayan a apoyar la ciencia, la tecnología e incentive, como les comenté, la competitividad, el desarrollo, la investigación, la creatividad y la educación en nuestro México.

Le pido a la Mesa Directiva, que el texto íntegro de esta iniciativa esté en el Diario de los Debates, y además agradecer al Senador Luis Armando Melgar Bravo, que me está solicitando sumarse a esta Iniciativa.

Por su atención, muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Francisco Salvador López Brito.

Desde luego, como usted lo ha solicitado, pido a la Secretaría que esta propuesta suya se inserte de manera íntegra en el Diario de los Debates.

El Senador Ernesto Ruffo Appel: (Desde su escaño) Pido la palabra, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Sonido en el escaño del Senador Ernesto Ruffo, ¿para qué asunto?

El Senador Ernesto Ruffo Appel: (Desde su escaño) Señor Presidente, para solicitar al Senador López Brito, si me permite adherirme a su Iniciativa.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Senador López Brito.

El Senador Francisco Salvador López Brito: (Desde su escaño) Con todo gusto, señor Senador.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Con gusto.

El Senador Armando Neyra Chávez: (Desde su escaño) Pido la palabra, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: ¿Para qué asunto, Senador Neyra?

El Senador Armando Neyra Chávez: (Desde su escaño) Para el mismo asunto.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Para el mismo efecto.

Pido a la Secretaría que tome nota de ello, igualmente el Senador Luis Armando Melgar Bravo. Con gusto.

Túrnese esta iniciativa a la Cámara de Diputados.

A continuación, se le concede el uso de la palabra a la Senadora Dolores Padierna Luna, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para presentar proyecto de Decreto por el que se reforman diversos artículos de la Ley del Seguro Social y el artículo 43 de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

En el uso de la palabra, Senadora.

La Senadora Dolores Padierna Luna: Con su venia, señor Presidente.

A 17 años de la reforma del sistema de pensiones que se vendió como la gran promesa de futuro y como un modelo justo.

A 10 años de la reforma que prometió un ISSSTE con servicios de calidad, y a poco más de 2 años de la reforma laboral, la realidad es que la gran mayoría de las y los mexicanos no tienen garantizado un retiro, ni para la sobrevivencia, y que los servicios médicos a los que acude el grueso de la población siguen siendo deplorables.

En una reciente evaluación de la reforma laboral, el propio Secretario del Trabajo reconoció que esta no creó los empleos prometidos; 57 por ciento de los mexicanos siguen en la economía informal y el desempleo y la subocupación siguen siendo el destino de millones.
Tenemos frente a nosotros una bomba que estallará en manos de éste o el gobierno que le siga, aunque en contraste contemos con un conjunto de normas, incluyendo convenios internacionales que garantizan empleo decente, salario remunerador y el derecho a la salud, normas que son letra muerta para millones de personas.

La seguridad social está prevista en el artículo 123 constitucional. Consagra el derecho de toda persona a un trabajo digno y socialmente útil, así pues, constitucionalmente la seguridad social protegerá a los trabajadores frente a accidentes, enfermedades, cubrirá maternidad, jubilación, invalidez y muerte.

En la realidad tenemos a millones de trabajadores condenados a recibir pensiones muy pequeñas, y a muchos más sin ningún tipo de garantía de retiro.

En lo que hace a los servicios de salud, la obligación del Estado ha sido cubierta. Si exceptuamos al ISSSTE y al IMSS, pues con programas más bien propagandísticos que en los hechos, ni dan medicinas, ni atienden enfermedades graves, como si los más pobres no las padecieran.

Según las leyes, el Sistema de Seguridad Social en México debe ayudar a garantizar el derecho a la salud, la asistencia médica, la protección de los medios de subsistencia y los servicios sociales necesarios para el bienestar individual y colectivo.

He aquí la importancia de que el Estado asuma verdaderamente su responsabilidad social como garante del derecho de los ciudadanos a una seguridad social y a un empleo digno.

La inestabilidad en el mercado laboral, ahora con la ayuda de los recortes presupuestales en marcha, tiene sobre sus funestas consecuencias que millones de trabajadores desempleados queden sin la protección de la seguridad social durante periodos prolongados.

Según diversos estudios de opinión, al quedar sin empleo, un trabajador mexicano tarda un promedio de 6 meses en encontrar un nuevo empleo, aunque en muchos casos la búsqueda se prolonga hasta durante un año.

Durante este periodo, además de no tener ingresos, que de por sí ya es una tragedia para los millones de trabajadores y sus familias, pierden también el derecho vital a la salud.

Cuando leemos que 75 por ciento de las pequeñas empresas, que son las que más empleos dan, cierran antes de cumplir cinco años de vida, entendemos que, la mayoría de los casos, la separación laboral ocurre por razones ajenas a la voluntad del trabajador.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, al cuarto trimestre de 2012, la cobertura de seguridad social de la población ocupada era de 36 por ciento, muy similar a la del 2010. El porcentaje decreció para el tercer trimestre de 2014, cuando el porcentaje de población ocupada con acceso a la seguridad social fue de 35 por ciento, según datos del INEGI.

En las últimas tres décadas de neoliberalismo, el PIB por persona ha crecido a una tasa de 0.6 por ciento anual, y el PIB total en 2.2 por ciento. Es decir, tres veces menos de lo que necesita el país para satisfacer su demanda de empleo.

Aunque oficialmente se reconocen alrededor de 2.7 millones de desocupados, la realidad es que existen 9 millones de desempleados; en términos porcentuales, la tasa real de desempleo en el país es de 14.9 por ciento, tres veces mayor a la desocupación oficial, que es cercana al 5 por ciento.

Una tasa de desempleo de 14.9 por ciento, implica tres veces más millones de trabajadores y sus familias sin acceso a la seguridad social.

Aunque la reforma laboral no ha creado los empleos prometidos y sí ha apuntalado la arbitrariedad patronal para facilitar los despedidos, las cifras del informe de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, de la CONSAR, señala que para 2012, el 84 por ciento de quienes aportaban cuotas al IMSS y tenían cuenta individual en alguna AFORE, habían cotizados durante 9.6 años, es decir, 40 millones de cuentas cotizaron al menos 10 años consecutivos. El 69 por ciento, hasta por 5.6 años; el 44.3 por ciento, casi la mitad de la población, habían cotizado por dos años.

Estos indicadores demuestran la alta frecuencia con la que un trabajador en México, puede entrar y salir del mercado de trabajo.

El salario promedio de los trabajadores es pequeño. En suma, para abreviar, contamos con 9 millones de trabajadores desempleados, que viven periodos hasta de un año buscando trabajo sin encontrarlo. Esto hace de México uno de los mercados laborales más inestables del mundo y con mayor empobrecimiento de millones de familias.

De aquí la importancia de esta iniciativa que hoy presentamos, que consiste,en que el Estado siga brindando seguridad social a una persona que haya perdido su trabajo, ampliarlo de dos meses, como está hoy, ampliarlo a seis meses. Y que el Estado siga brindando seguridad social por la mitad del tiempo cotizado al IMSS o al ISSSTE, lo que le convenga más al trabajador, según sea el caso.

Ello implica que el trabajador no pierde su cobertura de seguridad social, estará sin empleo, pero al menos tendrá seguridad social, y ya que lo encuentra, podrá seguir teniendo seguridad social. No perderá, tampoco, sus años de cotización, ni perderá su historial médico. El trabajador puede optar también al régimen de cotización voluntaria y así no perdería su cobertura de seguridad social en ningún momento.

Esto significa que aun habiendo perdido su trabajo, el trabajador conservará su derecho a tener acceso a atención médica, a maternidad, a atención quirúrgica, hospitalaria y farmacéutica. Se está modificando el artículo 109 de la Ley del Seguro Social.

El artículo 43 de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, o sea del ISSSTE, se modifica para ampliar el periodo de conservación del derecho a recibir atención médica y de maternidad quirúrgica, farmacéutica y hospitalaria.

También se modifica el artículo 242 de la Ley del Seguro Social.

Y con estas modificaciones, podríamos decir, dada la realidad que estamos viviendo hoy en México de pobreza, sería la hora de enderezar el rumbo, porque estos problemas tarde que temprano estallarán en las manos de este gobierno o del que le sigue.

Es muy importante tomar en cuenta estas sugerencias.

Gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Dolores Padierna Luna. Túrnese esta iniciativa a las Comisiones Unidas de Seguridad Social; y de Estudios Legislativos.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador David Monreal Ávila, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar proyecto de Decreto por el que se adiciona el artículo 127 constitucional.

En el uso de la palabra, Senador.

El Senador David Monreal Ávila: Con su permiso, señor Presidente.

México se ha convertido en un país de privilegios para unos cuantos y de carencias para millones. El sistema político e institucional implementado busca, en gran medida, privatizar los beneficios y socializar las desventajas.

Continuar con esta forma de gobierno, solo evita alcanzar una verdadera democracia o estado de derecho, puesto que en México no existe austeridad en el gasto público, y legislar en esta materia es una necesidad para reivindicar al servicio público.

El artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece que corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable, que fortalezca la Soberanía de la Nación y su régimen democrático, y que mediante la competitividad, el fomento del crecimiento económico y el empleo y una más justa distribución del ingreso y la riqueza.

Este artículo demanda la necesidad de aplicar el modelo de austeridad, como criterio rector del servicio público, y reducir los altos costos del gobierno, mediante acciones y políticas que acaben con los privilegios de la alta burocracia.

La población no está obligada a mantener al gobierno, al contrario, éste debe fungir como el órgano operador que sirva para la economía y sanear las finanzas públicas del Estado.

Ante este argumento, es pertinente preguntar, ¿qué lugar ocupan en el sistema jurídico mexicano las pensiones que se otorgan a los ex Presidentes de este país?

La Constitución Política, en su artículo 127, fracción IV, establece que no se concederán, ni cubrirán jubilaciones, pensiones o haberes de retiro, ni liquidaciones por servicios prestados, como tampoco préstamos o créditos, sin que éstas se encuentren asignadas por la ley o Decreto legislativo.

Se entiende entonces que, no existiendo una disposición vigente o Decreto emitido por el Congreso de la Unión, no pueden gozar de compensaciones persona alguna que haya terminado de desempeñar sus funciones como servidor público de la Federación.

El rubro de la compensación mientras vivan para quienes desempeñaron el cargo de titular del Ejecutivo Federal, quedó estipulado concretamente en el Acuerdo número 2763 Bis de fecha 31 de marzo de 1987, con los siguientes lineamientos: monto equivalente al salario de un Secretario de Estado con cargo al erario federal; seguro de vida y gastos médicos mayores; en el caso de fallecimiento del ex Presidente, los beneficiarios serán la viuda y sus hijos, por tiempo limitado y con porcentajes específicos; además dispone la asignación adicional de 25 empleados de la federación, quienes estarán a su servicio directo; entre ellos debe haber directores generales, de área, subdirectores, jefes de departamento, Secretarias, técnicos, choferes y administrativos.

Por tal motivo, resulta importante señalar que el régimen de percepciones, compensaciones y apoyos de quienes han desempeñado el cargo de titular del Ejecutivo Federal en los Estados Unidos Mexicanos, se encuentra establecido de manera muy somera en dos Acuerdos Presidenciales: Uno de 1976 y el otro de 1987, y en el Presupuesto de Egresos de la Federación a partir del ejercicio fiscal de 2001.

Las compensaciones a los ex titulares del Poder Ejecutivo Federal dañan al erario público de manera gravosa y es un insulto para el pueblo de México.

Se requieren medidas impostergables para edificar una sociedad más igualitaria y justa que obligue a los Poderes de la Unión, a los órganos autónomos y demás entes federales, a reglas y principios estrictos de austeridad presupuestal, de manera de generar un equilibrio y justicia en la sociedad; recae también en la responsabilidad que se adquiere como legislador promoviendo políticas de mayor igualdad salarial entre los sectores del país.

Los sueldos, percepciones, bonos y compensaciones que recibe la alta burocracia en el país no se apegan al criterio económico de mercado ni al principio de equidad social, ni al de honrosa medianía económica.

Con las pensiones de los ex Presidentes, trabajar 6 años y obtener una pensión mensual por 205 mil 122 pesos, sólo ocurre en México, pero no para toda la población.

Mientras los ex Presidentes de la República reciben al mes pensiones que superan 200 mil pesos, un trabajador afiliado al Seguro Social apenas alcanza 2 mil pesos, 5 mil pesos o algo más, dependiendo del salario que perciba, y para alcanzar esta cifra de pensión debió haber trabajado hasta 65 años.

Durante el año 2014, la Federación erogó cerca de 5 millones de pesos en el pago de pensiones de los ex Presidentes; y por tal motivo, esta reforma constitucional responde a la demanda de una sociedad por lograr ahorros significativos que se apliquen, en todo caso, a la inversión de proyectos productivos, rescate del campo, soberanía alimentaria, salud pública y educación.

Si bien es cierto que la Constitución Política Federal establece las facultades y obligaciones del Presidente en turno, también lo es que en ninguna de ellas se faculta a conferir apoyos, pensiones o compensaciones a quien haya ejercido dicho cargo, o a sus beneficiarios, después de su periodo de gestión.

La cuestión que queda en el aire es, ¿cuál es la razón por la que se garantiza una pensión de por vida a los ex mandatarios, incluyendo a sus beneficiarios?

No existe una clara motivación ni fundamentación jurídica que permita explicar que dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación, en el apartado del Ramo Administrativo, referente al de la Oficina del Presidente de la República, haya una partida presupuestaria que, desde el año 2001, incluya las pensiones y beneficios de los que gozan quienes se hayan desempeñado en el cargo del titular del Poder Ejecutivo.

Y aún existiendo dicha disposición legal que faculte una partida presupuestal para las compensaciones o pensiones de los ex titulares del Poder Ejecutivo, no sería moral y ética dicha disposición ante la lamentable situación por la que atraviesa el pueblo de México.

Se atentaría contra el principio de igualdad que rige al estado de derecho para la población, a sabiendas que los sistemas de pensiones no son equitativos respecto a las compensaciones que gozan los ex titulares y sus beneficiarios.

Por lo anterior, se propone adicionar un segundo párrafo a la fracción IV del artículo 127 constitucional, en el que se establece que no existirán compensaciones para quienes hayan desempeñado el cargo de titular del Ejecutivo Federal, o a falta de éste, a quien en términos de las disposiciones aplicables pudieran ser sus beneficiarios.

Por lo anterior, resulta incongruente la existencia de estas compensaciones contrarias a la Constitución Política Federal, para quienes se han desempañado en el cargo de Ejecutivo Federal, pues son marcados los contrastes entre las retribuciones de los servidores de alta jerarquía y los ingresos de la inmensa mayoría de la población.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador David Monreal Ávila. Túrnese esta iniciativa a las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Gobernación; y de Estudios Legislativos, Segunda.

Sonido en el escaño del Senador Javier Lozano Alarcón, ¿para qué asunto?

El Senador Javier Lozano Alarcón: (Desde su escaño) Simplemente para pedirle que verifique usted que hay quórum en esta sesión, porque creo que no llegamos ni cercanamente a la mitad de los Senadores.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Con gusto. En cuanto terminemos la ronda de iniciativas iniciaremos las votaciones y obviamente habremos de verificar el quórum. Con mucho gusto.

El Senador Fernando Enrique Mayans Canabal: (Desde su escaño) Señor Presidente, le está pidiendo un Senador que verifique el quórum.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Senador, le pido que me permita desahogar las iniciativas e inmediatamente después vamos a verificar el quórum.

Se le concede el uso de la palabra a la Senadora Mónica Arriola Gordillo, para presentar proyecto de Decreto por el que se modifica el Código Penal Federal.

Informo a la Asamblea que en 10 minutos habremos de verificar el quórum, como lo ha solicitado el Senador Javier Lozano Alarcón.

La Senadora Mónica Tzasna Arriola Gordillo: Con la venia de la Presidencia. Compañeras y compañeros Senadores:

Cuando uno hace referencia a un perjuicio ocasionado a la reputación o la integridad emocional de una persona, generalmente el hecho es tratado con indiferencia, inclusive desdén. Claro, hasta que se sufre en carne propia.

Como Senadora de la República, tengo el firme compromiso y absoluta convicción de velar por la total integridad de mis representados, y para lograrlo he asumido un enfoque exhaustivo de la esfera de derechos a los que estamos obligados a garantizar.

Es muy importante destacar que la iniciativa que someto a consideración de esta Honorable Asamblea, el día de hoy, no tiene una víctima específica, lesiona a ambos géneros, aunque debido al contexto y condiciones que requiere la comisión, las mujeres han sido señaladas como el porcentaje más alto en su afectación.

Ignorar este fenómeno implicaría la indiferencia ante un delito que contiene características de violencia sexual y dolo para perjudicar. Esto significa un alto costo social que como sociedad no nos podemos permitir.

El apoyo a la presente iniciativa debe reflejar la responsabilidad con los valores que como sociedad nos une y lo que estamos dispuestos a hacer para protegerlos.

Con estas palabras quiero transmitirles las graves consecuencias psicológicas y emocionales de la conducta que busco tipificar, con el objeto de resguardar la parte más íntima de la vida de las personas y eliminar un abuso grave a la confianza y a la privacidad.

Debemos comprender que el atropello a la privacidad va en incremento a nivel mundial, países que han decidido estar a la vanguardia legislativa han empezado a diseñar un marco jurídico que castigue este fenómeno, principalmente desde la materia penal. Es momento de que nuestro país, que esta Cámara de Senadores emprenda acciones de prevención y que no esperemos a que este fenómeno se extienda más.

No necesitamos organizaciones que presionen el trabajo legislativo para demostrar que la innovación a favor de las y los mexicanos está presente en nuestro trabajo diario.

No necesitamos que nuestro país se encuentre en situaciones críticas para responderle a la sociedad.

Se estima que para este año 2015, los dispositivos online alcanzarán los 15,000 millones, una cantidad extraordinaria, se prevé que las máquinas notebooks, smartphones y tablets duplicarán a la población mundial; la tasa del crecimiento del tráfico de Internet entre dispositivos, según estudios, crecerá hasta una tasa del 258 por ciento.

La apertura de este mundo informático nos regaló una de las sorpresas ecualizadoras más importantes de los últimos años: las redes sociales.

Mediante éstas, las personas ejercen derechos humanos que de otra manera no pudieran ser aprovechados en todo su potencial, principalmente la libertad de expresión y el acceso a la información.

Imaginémonos solamente que en un solo día se generan más de 250 millones de tuits y 800 millones de actualizaciones en Facebook; imaginémonos que estas cifras cobran relevancia por el surgimiento de un nuevo fenómeno social, al que hoy hago referencia, y que ha afectado de manera grave a un porcentaje importante de personas alrededor del mundo vulnerando sus derechos humanos.

Imaginen que una pareja emocionalmente unida con una relación sana decide captar por cualquier medio, fotográfico o grabado, la imagen de su pareja en un contexto de intimidad, posteriormente llegan a separarse y estas imágenes son compartidas por Internet, sin el consentimiento de la o el sujeto que aparece retratado.

Estas imágenes son compartidas en todos los espacios de la vida de la persona, alcanzando su trabajo, a su familia, a sus amigos.

Me es imposible comunicarles con absoluta precisión, compañeras y compañeros, lo grave que sufre en la conmoción esta persona.

En febrero de este año, el gestor de una de las redes más conocidas de “porno venganza” o “porno vengativo”, en la que los usuarios pueden publicar fotos íntimas de sus ex parejas, fue considerado culpable por un tribunal de California y podría ser condenado hasta 20 años de prisión.

Israel, Filipinas, Japón y más de 15 entidades de los Estados Unidos han emitido ya disposiciones legislativas penalizando esta conducta.

Como derecho humano contemplado en diversos tratados internacionales, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y su reputación.

El derecho a la integridad personal como derecho humano exige el respeto a la vida y sano desarrollo de ésta.

El ser humano, por el hecho de ser tal, tiene derecho a mantener y conservar su integridad física, psíquica y moral.

Los Estados Parte de estos tratados internacionales, nuestro país siendo uno de ellos, tienen la obligación de garantizar que toda persona tenga el derecho a la protección de la ley en contra de estas injerencias o ataques.

Se preguntarán, ¿por qué existe legislación tan limitada con respecto a la pornografía no consensual?

Existe una serie de factores como la falta de comprensión acerca de esta gravedad, el alcance y la dinámica del problema, la indiferencia histórica y hostilidad a la autonomía de la mujer, concepciones contradictorias de privacidad contextual y malentendidos de la doctrina.

Al igual que la violencia doméstica y el asalto sexual, las víctimas de estos actos sufren consecuencias negativas en su psicología.

Al publicar imágenes desnudas junto a la información de contacto de una persona, a menudo alienta a extraños confrontar a la persona fuera de línea. Muchas víctimas de la pornografía no consensual se ven acechadas por la realización de llamadas anónimas y correos remitentes que implican demandas sexuales. El miedo en las víctimas puede ser profundo; no existe seguridad al abandonar su hogar.

Las víctimas luchan especialmente con ansiedad y algunas sufren pánico. La anorexia nerviosa y la depresión son enfermedades comunes para personas que sufren de este tipo de acoso.

Las víctimas tienen dificultad para tener pensamientos positivos y realizar su trabajo.

La reforma en materia de derechos humanos del 10 de junio de 2011 incluye un párrafo transcendental como la columna vertebral de nuestro sistema protector: “Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley”

Es en este tenor, donde someto a su consideración la adición de dos artículos al Código Penal Federal, para sancionar con una pena de 2 a 5 meses de prisión y una multa de hasta 100 días, por el delito de abuso por divulgación, a toda persona que fotografíe o grabe mediante cualquier método la imagen desnuda, parcial o total, de una persona, y subsecuentemente distribuya la imagen a cualquier medio virtual o impreso de divulgación pública sin su consentimiento.

Paralelamente, la persona que sin haber capturado la imagen la distribuya a cualquier medio virtual o impreso de divulgación pública sin el consentimiento previsto, será considerada victimaria.

Dentro de este articulado, considero indispensable establecer que el medio virtual o impreso de divulgación pública que publicare dichas imágenes, deberá removerlas de forma inmediata a petición de la víctima y, de no hacerlo, se le impondrán 300 días de multa.

Como legisladores es nuestra obligación estructurar un marco jurídico que impida la violación de los derechos contemplados en nuestra Constitución y los tratados internacionales, y otorgar a los mexicanos recursos judiciales eficaces para poder resolver las controversias necesarias.

Compañeras y compañeros Senadores: Tenemos una obligación como legisladores, estar a la vanguardia legislativa en los temas culturales que los tiempos modernos nos demandan y que pudieran afectar a la sociedad.

Los avances tecnológicos, la conducta de las personas y la legislación deben ir siempre de manera paralela, a efecto de que el surgimiento de nuevos fenómenos sociales no nos tome desprevenidos y menoscaben el desarrollo de nuestra población.

Agradezco personalmente al Senador Roberto Albores, quien suscribió esta iniciativa, y se suma al esfuerzo para hacer efectiva la protección a un derecho fundamental.

Por nuestro deber, por las y los mexicanos, luchemos por la integridad de cada persona en nuestra sociedad.

Les agradezco y también me hubiera encantado que hubiera más quórum, porque al final los Senadores votamos estas iniciativas.

Muy amable, gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Mónica Arriola Gordillo.

Sonido en el escaño del Senador Patricio Martínez, ¿para qué asunto?

El Senador Patricio Martínez García: (Desde su escaño) Para solicitarle me permita incorporarme al proyecto.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Senadora Mónica, ¿acepta la incorporación al proyecto del Senador Patricio Martínez?

Pido también a la Secretaría tome nota de las Senadoras y Senadores que se están manifestando: Senadora Margarita, Lisbeth, Rocío Pineda, la Senadora Laura Rojas; tome nota la Secretaría, por favor.

Sonido en el escaño de la Senadora Adriana Dávila, ¿para qué asunto?

La Senadora Adriana Dávila Fernández: (Desde su escaño) Para ver si es posible que esa iniciativa sea turnada al Comisión Contra la Trata de Personas. Por lo que estoy revisando del contenido, puede también tratarse de explotación de la pornografía y pueda tener vínculos con el asunto de trata de personas.

Yo le pido que pueda ser turnada también a esta comisión.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Con mucho gusto, la vamos a turnar con opinión de la Comisión de Trata, desde luego. Entonces, se turnaría a las Comisiones Unidas de Justicia; y de Estudios Legislativos, con opinión de la Comisión Contra la Trata de Personas.

Informo al Pleno que, a juicio de esta Directiva, hay quórum, pero pregunto al Senador Javier Lozano Alarcón, si mantiene su propuesta de que se verifique el mismo.

El Senador Javier Lozano Alarcón: (Desde su escaño) Hay quórum.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias. Continuamos con la sesión.

A continuación, tenemos la segunda lectura de un dictamen de las Comisiones Unidas de Fomento Económico; de Comercio y Fomento Industrial; y de Estudios Legislativos, Primera, con la opinión de la Comisión Especial de Productividad, que contiene proyecto de Decreto por el que se expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, y se adiciona el artículo 21 Bis de la Ley de Planeación.

Debido a que este proyecto se encuentra publicado en la Gaceta Parlamentaria de este día, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se omite su lectura.

La Senadora Secretaria María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se omite la lectura del dictamen. Quienes estén porque se omita, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se omita, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Si se omite la lectura, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Secretaria. En consecuencia, iniciamos el posicionamiento de las comisiones dictaminadoras sobre este dictamen.

En primer término, se le concede el uso de la palabra al Senador Luis Armando Melgar Bravo, para hablar a nombre de la Comisión Especial de Productividad.

En el uso de la palabra, señor Senador.

El Senador Luis Armando Melgar Bravo: Muchas gracias, señor Presidente. Con su venia.

Antes que nada, compañeras y compañeros Senadores, quisiera, desde esta tribuna, hacer un reconocimiento a quienes de manera muy precisa, muy puntual, pero sobre todo muy clara, trabajaron en la elaboración de este dictamen.

Quiero agradecer a mi compañero Senador Ricardo Urzúa Rivera, Presidente de la Comisión de Fomento Económico, por su participación.

Quiero agradecer al Héctor Larios, Presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial.

Quiero agradecer al Presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Primera, a Raúl Gracia.

Y también al Senador Octavio Pedroza, que tuvo una participación relevante en la elaboración de esta iniciativa.

Compañeras y compañeros: La productividad es hacer más con menos o más con lo mismo, ésta refleja el cambio en la eficiencia, las economías de escala y la variación en la utilización de la capacidad de la producción de una economía.

Nuestro país, desde hace décadas, se encuentra en un dilema: no puede ser que seamos la economía número doce del mundo y que no estemos creciendo económicamente; y no solamente no crecemos económicamente, sino que somos menos productivos cada año, una economía que no solamente no está creciendo, repito, sino que estamos siendo menos productivos cada año.

La Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, va a ser un instrumento mediante el cual el Poder Ejecutivo Federal promoverá, en forma permanente, la competitividad, el incremento continuo de la productividad, para que esto se refleje de manera transversal en los sectores y en las regiones de nuestro país.

Como la propia ley lo señala, se trata de impulsar la concurrencia y la concertación de acciones con la participación de los sectores público, social y privado, esto en el seno del Comité Nacional de Productividad.

La ley prevé que la política nacional de fomento económico contará con un programa especial para la productividad y la competitividad, un programa que estará a cargo del Ejecutivo Federal, con la opinión de este comité.

Se plantea fortalecer las cadenas productivas y elevar el contenido tecnológico y el valor agregado en la economía, así como el desarrollo económico y el impacto en las diversas regiones el país.

Por otra parte, permítame señalar que la visión, el espíritu y los objetivos de esta ley, sin duda constituyen el marco privilegiado de otro planteamiento sustantivo, formulado en los pasados meses por el Ejecutivo Federal, y me refiero a la propuesta de creación de zonas económicas especiales para impulsar el crecimiento y el desarrollo económico y social en la región sur del país, concretamente en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Al respecto, lo que ha planteado el titular del Ejecutivo Federal es una propuesta inédita en la historia de las políticas públicas del país, es la creación de tres zonas económicas especiales en las regiones, que permitan crear un corredor industrial interoceánico en el Istmo de Tehuantepec, que permitan que se cree la zona económica especial de Puerto Chiapas, y que también permita que los municipios colindantes al puerto de Lázaro Cárdenas, de Guerrero y de Michoacán, se constituyan también como una zona económica especial.

Como parte de este mismo compromiso y de la estrategia, el Ejecutivo plantea la necesidad de diseñar y establecer políticas diferenciadas para reconocer que estas regiones, que estos puntos del país necesitan tener una atención especial.

El propósito radica, de manera muy sencilla, en reducir la brecha entre los estados con mayor crecimiento y desarrollo, y aquellos como los del sur-sureste que presentan rezagos importantes.

En otras palabras, se trata de un planteamiento estratégico para combatir la pobreza y la marginación. De esta manera se va a saldar una deuda histórica con los estados del sur en términos de equidad, de igualdad y de justicia social.

Compañeras y compañeros legisladores: México necesita, con urgencia, crecer a tasas aceleradas y poder hacerlo incluso ante un contexto internacional adverso como el que hoy vivimos.

Países como China, regiones como Europa, países como Japón, son hoy motores que están apagando, son motores que ya no están creciendo a la misma velocidad que venían.

Estados Unidos, si bien presenta un dólar fortalecido, podría también ver mermada su capacidad de crecimiento, lo cual no podría y no sería suficiente para que nuestro país crezca.

Justo por eso resulta indispensable fortalecer nuestras capacidades internas y ser más autosuficientes y atractivos en materia de inversión y de desarrollo.

En este sentido, la ley que nos ocupa es en efecto un paso para adelante, uno muy importante, pero que no podemos concebir como un destino, como un proyecto acabado que resolverá todas nuestras deficiencias que por hoy tenemos.

Por eso es indispensable que vayamos todavía más allá y que comencemos a diseñar el siguiente avance indispensable a nivel nacional, y me refiero, por ejemplo, a una nueva forma de integrar y de dirigir el gasto público, incluso estableciendo a nivel de nuestra Carga Magna la necesidad y la enorme necesidad de trabajar en un presupuesto base cero.

La Constitución es muy clara, necesitamos un estado mexicano que crezca, que cuente con todas las herramientas y esta es una que, sin duda, en este momento es necesaria.

Señoras y Señores legisladores: Desde luego son más las aportaciones que podemos y debemos hacer desde el Legislativo, pero en definitiva la ley para impulsar el incremento sostenido de la productividad y la competitividad de la economía nacional es un gran avance.

Décadas de rezago en materia de productividad nos demandan acciones concretas, acciones prontas. Por eso desde la Comisión Especial de Productividad damos nuestro visto bueno a esta iniciativa y les damos las gracias a todos aquellos que participaron en su elaboración nuevamente.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuanto, señor Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Luis Armando Melgar Bravo.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Ricardo Urzúa Rivera, para presentar el dictamen a nombre de la Comisión de Fomento Económico, en los términos de lo dispuesto por el artículo 196 de nuestro Reglamento.

El Senador Ricardo Urzúa Rivera: Muy buenas tardes, con su venia, señor Presidente. Compañeras y compañeros legisladores:

La Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, que hoy nos ocupa, reviste una trascendencia singular para nuestro país, ya que pone acento en el problema del crecimiento económico nacional y del bienestar de las familias mexicanas.

Cabe señalar que en las últimas tres décadas, la economía mexicana creció menos del 3 por ciento en promedio anual, cifra por debajo de los niveles históricos registrados.

La brecha entre nuestro PIB per cápita respecto a otros países, como Estados Unidos, Corea, inclusive Chile, se ha ampliado gradualmente. La inversión total nacional descendió en casi cinco por ciento y aunque las divisas por concepto de inversión extranjera directa y las exportaciones han aumentado, no se han traducido en un mejor desempeño económico ni en la mejora de la economía familiar.

También cabe señalar, que de acuerdo con el informe anual de competitividad global del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, 2014-2015, México se ubica en el lugar 61 de 144 economías analizadas, considerando el Índice Global de Competitividad basado en 12 indicadores que determinan el nivel de productividad el país.

Sin duda, este mal desempeño de la economía nacional está asociado directamente con una baja productividad, mientras que en el periodo 1950 y 1980, nuestra productividad se multiplicó por 2.5 y crecimos a tasas de 6 por ciento anual.

Durante los últimos 30 años, la productividad decreció en 0.2 por ciento anual, y el PIB creció en un solo 2.4 por ciento. Entonces, la trascendencia de la ley para impulsar el crecimiento sostenido de la productividad y competitividad de la economía nacional.

La ley reglamentaria de los artículos 25 y 26 constitucionales, que pone sobre la mesa la principal problemática de la economía nacional, la baja productividad, y como su mismo nombre lo indica, reconoce que la productividad es el sustento de la competitividad.

El propósito central de esta ley es implementar una política nacional de fomento económico orientada a impulsar el crecimiento sostenido de la productividad y la competitividad, potenciar la inversión, promover cambios de la estructura productiva hacia sectores económicos de elevada productividad y competitividad.

Fortalecer las cadenas productivas, así como elevar el contenido tecnológico y de valor agregado a la economía nacional y al desarrollo económico del empleo.

La política nacional del fomento económico contará con un programa especial de productividad a la competitividad, el cual será elaborado en términos por lo previsto en la presente ley, la Ley de Planeación, el Plan Nacional de Desarrollo y demás disposiciones aplicadas deberán considerar políticas de carácter transversal, sectorial, regional, cada uno de los objetivos específicos definidos.

Lo anterior solo es posible mediante la concurrencia y concertación de acciones entre los sectores público, social y privado, a través de un Comité Nacional de Productividad y demás mecanismos institucionales, el cual funcionará como un órgano consultivo auxiliar del Ejecutivo Federal y de la planta productiva para la concertación de acuerdos, y la formulación y el seguimiento de la política nacional del fomento económico del programa especial para la productividad y competitividad. Además de consensuar y coordinar los objetivos, estrategias, metas, políticas y acciones del Estado para poder cumplir con los fines de esta ley.

Otro aspecto fundamental de la ley, que hoy planteamos, se trata de impulsar una nueva visión política pública que integre a toda la economía en un proyecto de nación de largo plazo.

Para tal efecto el Ejecutivo Federal incluirá como parte del Plan Nacional de Desarrollo una visión de la política nacional de fomento económico activa, con objetivos y metas hasta 20 años, otorgándole la certidumbre de las decisiones públicas y privadas de inversión, así como mejoras, expectativas para la mayoría de los mexicanos.

El grupo parlamentario del PRI estamos convencidos de la necesidad que México cuente con una ley para impulsar el incremento sostenido de la productividad y competitividad de la economía nacional.

Sin duda, estamos sentando las bases para impulsar una auténtica política de Estado, en materia de productividad y competitividad, para que permita atraer inversiones, crecer, generar empleos, pero sobre todo beneficios para la mayoría de las familias mexicanas, este es el verdadero espíritu de la ley.

Estamos convencidos que esta ley coadyuvará a un crecimiento sostenido de la economía mexicana al ser más competitivos y generar riqueza de los empleos formales que demandan los mexicanos.

Quiero agradecer muy sinceramente el impulso decidido de nuestros compañeros legisladores, de la Comisión de Competitividad de la Cámara de Diputados, así como las aportaciones de las dependencias federales, órganos internacionales, instituciones de educación superior y del sector privado, y por supuesto a mis compañeros Senadores integrantes de las Comisiones de Comercio y Fomento Industrial, de Estudios Legislativos, Primera, y de Productividad.

Quiero también hacer un gran reconocimiento a todos los secretarios técnicos de dichas comisiones, que tuvieron a bien darnos toda la información correspondiente para esta ley.

Por todo lo anterior, los invito a que continuemos logrando los acuerdos y consensos necesarios para aprobar leyes, como la que ahora se presenta, y que contribuya en el crecimiento económico y a mejorar el bienestar de las familias mexicanas, nuestro país lo necesita.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuanto, señor Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Ricardo Urzúa Rivera.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Octavio Pedroza Gaitán, para hablar a nombre de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial.

Esta Presidencia aprovecha este momento para saludar a un grupo de integrantes del Colegio de Contadores Públicos de México, invitados por la Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván.

Sean ustedes bienvenidos.

(Aplausos)

En el uso de la palabra, Senador Octavio Pedroza Gaitán.

El Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Muchas gracias. Con su anuencia, señor Presidente. Apreciables compañeras y compañeros Senadores.

Antes de iniciar esta intervención, es menester hacer un reconocimiento a todas y todos los Senadores integrantes de las comisiones dictaminadoras.

El día de hoy, esta Soberanía votará una reforma que, en primer lugar, abona al fortalecimiento del marco jurídico vigente en materia de planeación de las políticas de productividad y competitividad. Es un proyecto construido y consensuado desde hace más de dos años por diversos sectores, el público, el privado, el social, que busca crear una política de fomento económico con visión de largo plazo que impulse un cambio estructural hacia actividades económicas más productivas.

Han quedado establecidos a nivel constitucional los términos competitividad y fomento al crecimiento económico entre los factores para garantizar el desarrollo nacional integral y sustentable, a fin de fortalecer la soberanía y el régimen democrático del país.

Asimismo, se determina que la competitividad se entenderá como el conjunto de condiciones necesarias para generar un mayor crecimiento económico promoviendo la inversión y la generación de empleo.

Aunado a lo anterior, quedo registrado que el estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional, que imprima solidez, dinamismo, competitividad, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la nación.

Una de las principales coincidencias y acuerdos de las comisiones dictaminadoras, sobre la justificación de esta ley, se basa en el crecimiento económico insuficiente que ha tenido nuestro país en los últimos años, lo que propicia un círculo vicioso que nos impide salir de los niveles de pobreza y el déficit en la generación de empleos formales.

También existe coincidencia en que una de las causales de este bajo crecimiento es la contracción de la productividad, lo que provoca que no sean aprovechados los recursos de nuestra economía de una manera eficiente.

Es incuestionable que la productividad va íntimamente vinculada con la competitividad, por lo que se concluye que si nuestro país estructura políticas públicas efectivas, que eleven su productividad, esto nos llevará a escenarios de franco desarrollo en la competitividad global.

Como integrante de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, pero también desde la óptica de la Comisión de Desarrollo Municipal que me honro en presidir, me permito hacer énfasis en las propuestas que contiene este proyecto, para otorgar mayor participación a los municipios en materia de planeación e impulso a las políticas de productividad y competitividad.

Otorga participación a los municipios en el establecimiento de los mecanismos institucionales y de coordinación para acordar compromisos e indicadores de desempeño en los programas.

Toma en cuenta los municipios en la formulación e instrumentación de una política nacional de fomento económico y del Comité Nacional de Productividad, quien dará seguimiento al Programa Especial para la Productividad y la Competitividad, emitirá recomendaciones a los municipios respecto al diseño, ejecución y evaluación de las políticas, programas, reglas de operación, proyectos y cambios regulatorios; para potenciar la productividad y competitividad, debemos de desregular.

Estos planteamientos son de mayor relevancia debido a la gran diversidad que prevalece entre las regiones que integran el país, y con mayor razón, ante los más de 2 mil 440 municipios en los que se divide actualmente el territorio nacional.

Si bien refleja una gran riqueza cultural, también pone de manifiesto la enorme brecha de desigualdad que existe en materia, tanto económica como social, entre las comunidades de nuestro país.

Por lo que a partir de la instrumentación de este nuevo marco jurídico, se permitirá a las entidades federativas y, por ende, a los municipios, ser más competitivos y atractivos para la inversión.

De acuerdo con el Índice de Competitividad Estatal 2014, emitido por el Instituto Mexicano de Competitividad, en términos generales, existen rezagos en cuanto a incrementar los ingresos propios de los estados, mejorar la calidad de su información presupuestal y su eficiencia administrativa; así como la necesidad de establecer incentivos para mejorar el entorno de negocios.

Según estos resultados, las entidades federativas más competitivas fueron: el Distrito Federal, Baja California Sur, Aguascalientes, Nuevo León y Querétaro, y a contrario sensu, las menos competitivas fueron: Durango, Tlaxcala, Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Así pues, el dictamen que nos ocupa, pretende implementar una política nacional de fomento económico, con la visión de promover el incremento sostenido de la productividad y la competitividad. Las bondades de este dictamen son claras, y aquí han sido expresadas de manera precisa y contundente.

Sólo me resta decir que este es un tema de la más alta prioridad en la presente Legislatura.

Si bien, ni la productividad, ni la competitividad se logran por Decreto, sólo el trabajo, más trabajo, será lo que permita a nuestro país alcanzar los niveles a los que aspira en la competencia, en el concierto de las naciones.

Compañeras y compañeros Legisladores: Valoremos este esfuerzo y no desperdiciemos los Acuerdos que hemos alcanzado en esta materia, y a nombre de los Senadores integrantes de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, y del grupo parlamentario de Acción Nacional, les pedimos su voto a favor de este proyecto de dictamen.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Octavio Pedroza Gaitán.

Esta Directiva saluda la presencia de alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, invitados por el Senador Ernesto Gándara Camou, quienes asisten al Senado para presenciar el desarrollo del proceso legislativo.

¡Sean ustedes, bienvenidos!

A continuación, iniciamos el posicionamiento de los grupos parlamentarios, y en primer término, se le concede el uso de la palabra a la Senadora Martha Palafox Gutiérrez, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

La Senadora Martha Palafox Gutiérrez: Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

Como integrante de la Comisión de Productividad y como integrante del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, quiero participar de mi voto a favor de esta minuta por la que se expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional y se adiciona el artículo 21 Bis a la Ley de Planeación.

Es imprescindible la implementación de una política nacional de fomento económico que impulse el desarrollo industrial, que incluya vertientes sectoriales y regionales. El crecimiento económico de nuestro país, en los últimos 34 años, ha sido solamente de un 2.7 por ciento en promedio.

De la misma forma, la inversión total nacional, ha descendido en casi 5 por ciento, así como la inversión pública ha tenido un marcado descenso en ese mismo periodo.

Se ha mencionado que la baja productividad, es causa fundamental del mal desempeño de la economía mexicana, ya que existe una gran desigualdad de los niveles de productividad por tamaño de las empresas, por sectores y por regiones del país.

No podemos posponer más la productividad, hagamos una reflexión o recuento, pues en el campo, el minifundio ha sido olvidado y es la base del cimiento, del engranaje de la productividad.

Los programas sólo han sido una mera pose publicitaria de una institución cara, obsoleta e ineficiente, como es la SAGARPA.

La reforma a los artículos 25 y 26 constitucionales, establecen que la competitividad es el conjunto de condiciones necesarias para generar un mayor crecimiento económico, promoviendo la inversión y la generación de empleo.

En esta ley que hoy discutimos y votaremos, se están impulsando los cambios en la estructura productiva del país hacia sectores económicos de elevada productividad y competitividad para fortalecer las cadenas productivas, elevar el contenido tecnológico y el valor agregado en la economía nacional.

Se pretende la creación de empleos formales, tan necesarios para la población, así como para su capacitación.

Incrementar la inversión tanto pública como privada y social en infraestructura, capital humano, la formación de competencias, de emprendedores y trabajadores, así como impulsar la integración de cadenas productivas de mayor valor agregado, en especial de las micro, pequeñas y medianas empresas, hacer crecer la economía, aumentar el ingreso de los trabajadores y reducir la pobreza.

La creación de fondos de desarrollo y zonas económicas estratégicas, como es mi estado Tlaxcala, creo que nos permitirá abatir la desigualdad regional, basadas en ventajas competitivas, dinámicas; y en las zonas más rezagadas, promover polos de desarrollo concentrando infraestructura física y logística, incentivando la instalación de grandes empresas para el desarrollo de capacidades tecnológicas.

Es importante que en el Comité Nacional de Productividad, órgano consultivo y auxiliar del Ejecutivo y de la planta productiva para la concertación de Acuerdos, la formulación y seguimiento de la política nacional de fomento económico, no sólo participe el Titular del Ejecutivo y los titulares de las Secretarías competentes, sino también el Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y representantes de las organizaciones de trabajadores, de las instituciones académicas y de capacitación para el trabajo, y todos los que tengan este deseo de participar.

Las funciones a desarrollar por este comité son muy amplias, esperando que las cumplan por el bien de nuestro país, que requiere que la mejora de la economía beneficie a nuestra población que lo necesita urgentemente y terminar, o cuando menos iniciar por trabajar para erradicar la desigualdad social y regional de nuestro país.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Martha Palafox Gutiérrez.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Jorge Aréchiga Ávila, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, para fijar el posicionamiento de dicho grupo parlamentario.

En el uso de la palabra, Senador.

El Senador Jorge Aréchiga Ávila: Con su venia, Senador Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

La productividad y la competitividad son conceptos económicos complejos, cuya materialización depende de la combinación de un conjunto de realidades políticas, sociales y económicas.

Certeza jurídica, niveles altos de educación y bajos índices de inseguridad y corrupción, son algunas de las circunstancias que hacen posible la confianza de los inversionistas para que vengan a emprender los negocios que requieren los mexicanos.

Precisamente en esto radica la importancia de la ley que el día de hoy se somete a nuestra consideración, pues contribuirá a crear las condiciones para que nuestro país produzca más, y que esos bienes y servicios compitan en igualdad de circunstancias en el mercado internacional con la calidad que caracteriza lo hecho en México.

La Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, tiene por objeto establecer mecanismos para la promoción permanente de la competitividad, el incremento continuo de la productividad y la implementación de una política nacional de fomento económico que impulse el desarrollo industrial.

En este sentido, esta ley contempla enfoques sectoriales y regionales en atención a las características particulares de los diferentes aspectos de la economía nacional y de las diversas zonas del país, con la finalidad de combatir las desigualdades y el rezago que persiste en algunas regiones.

Asimismo, destaca la creación del Comité Nacional de Productividad, ya previsto en la legislación vigente en materia laboral, pero que se recoge como órgano consultivo de la política nacional de fomento económico.

La importancia de este órgano radica en que participará en la elaboración, implementación y seguimiento del programa especial para la productividad y competitividad, además de que podrá emitir recomendaciones vinculantes sobre la política nacional de fomento económico garantizando la participación de todos los sectores interesados.

Compañeras y compañeros Senadores:

Probablemente la mayoría de los mexicanos no conocen la complejidad de los conceptos de productividad y competitividad, pero sí conocen muy bien las necesidades, carencias y de las dificultades que representa administrar el poco o mucho dinero que todos llevamos en los bolsillos.

A nombre del grupo parlamentario del Partido Verde, me dirijo a esos ciudadanos para asegurarles que esta ley constituye un esfuerzo emprendido por el gobierno del Presidente Peña, que el día de hoy concluirá su proceso legislativo en el Congreso de la Unión, con la finalidad de crear círculos virtuosos entre gobierno, industria y particulares, que generen las condiciones necesarias para el crecimiento de la economía nacional, pero sobre todo para que sus beneficios sean realmente percibidos por las familias mexicanas.

Es cuanto, Senador Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Jorge Aréchiga Ávila.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Benjamín Robles Montoya, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

En el uso de la palabra, Senador.

El Senador Ángel Benjamín Robles Montoya: Muchas gracias, Senador Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

Como todos sabemos, la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional, es reglamentaria a la reforma constitucional, en materia de competitividad, aprobada el 15 de mayo del año 2013, y tiene, como aquí se ha expresado ya, por objeto expedir la normatividad enfocada a la promoción permanente de la competitividad, al incremento continuo de la productividad y la implementación de una política nacional de desarrollo industrial, y lo quiero subrayar, que incluya vertientes sectoriales y regionales.

Varios, como aquí se han expresado también, son los puntos a destacar, aspectos, sin duda, positivos, y que con mucho gusto también vemos con agrado en el grupo parlamentario del PRD, por su carácter innovador, y aunque sin duda pueden ser perfectibles, creo que vale la pena mencionarlos.

Según la minuta que nos llega de la Cámara de los Diputados, el Ejecutivo Federal se encargará de implementar una política nacional de fomento económico en concertación con los sectores privado y social, en coordinación con los estados, con la participación de los municipios y, en su caso, con órganos autónomos.

Esta política habrá de efectuarse a través de un programa especial para la productividad y la competitividad, y deberá enlistas los aspectos, pero también los objetivos que deberán considerarse en el programa referido en materia, insisto, de políticas transversales, sectoriales y regionales. Y repito, políticas regionales, algo que vale la pena repetir, porque viene a romper paradigmas.

Sí, compañeras y compañeros, nuevos, modernos e innovadores polos de desarrollo regional es lo que necesitamos en México, y particularmente en las zonas más atrasadas del país.

Por ello, implica concebir eso, las actividades económicas de polos de desarrollo, como demanda el potencial de bienes y servicios, que puedan reactivar e integrar los potenciales productivos y regionales, detonarlas a favor de la creación de empleos y lograr aprovechar los recursos productivos disponibles.

Debemos superar, así lo vemos en el PRD, debemos superar las limitadas experiencias nacionales de polos de desarrollo industrial como el de Lázaro Cárdenas o el de las Bahías de Huatulco, o el de las maquiladoras de la frontera norte del país.

Sí, compañeras y compañeros, aunque algunos actores políticos les cueste trabajo entenderlo, el esquema de desarrollo a partir de maquiladoras ha sido un fracaso, sueldos de hambre, sin detonar el desarrollo regional, ni mejorar las condiciones de vida de las comunidades donde estas se ubiquen.

Eso, lo único que ha significado eso, es lo único que ha significado la maquila en el norte del país.

Para nosotros estas experiencias fallidas, que hoy tratamos de superar con instrumentos como los que se proponen en esta ley, tuvieron, reitero, escasos impactos regionales positivos, ya que dependen de las importaciones extra regionales, y creo que esta minuta que estamos a punto de votar, va en ese sentido, y nosotros lo celebramos, celebramos además que esta ley parte de un análisis serio, de un análisis frío y objetivo, ajeno a subjetividades, a consideraciones, inclusive a prejuicios personales.

Por eso sostenemos, compañeras y compañeros, que resulta fundamental desarrollar un nuevo instrumento de política industrial, lo insistimos para detonar el desarrollo regional, especialmente en zonas como la sur-sureste del país.

Así lo reiteramos nosotros y también varios Senadores de esta región.

Pero, compañeras y compañeros, no nos equivoquemos. Aquí no hay diferencias en materia de productividad, en materia de competitividad, hay que reconocerlo con firmeza, todo el país está reprobado. El norte y el sur.

Y hay que ser muy claros, la diferenciación económica y social que puede existir entre el norte y el sur del país, presente, por cierto, en muchos otros países también, no responde de ninguna manera a vicisitudes locales o regionales.

No es resultado de características orográficas o condiciones estipuladas por la misma naturaleza y mucho menos, es producto del carácter de la población de uno o de otro lugar.

Las razones, compañeras y compañeros, que actualmente explican los altos índices de pobreza y marginación en el sur del país, son, ante todo, corolario de la errada estrategia de desarrollo regional; un esquema, que por cierto, ha sido particularmente injusto con nuestras culturas originarias, me refiero, al México profundo y que actualmente sitúa a varias entidades federativas en un claro estado de postración económica.

Es por eso, compañeras y compañeros Senadores, que estamos a favor de esta ley, porque para nosotros significa un buen primer paso hacia el cambio de paradigma que todos buscamos. Es tiempo, lo queremos subrayar, de que veamos a México en su justa dimensión, aunado a la unidad nacional, a partir de un progreso incluyente, es decir, un progreso para todos.

No olvidemos, compañeras y compañeros legisladores, que el proyecto original de la discusión de la reforma constitucional en la materia, se basó, precisamente, en la construcción de una nueva política industrial, para un mundo globalizado, señalando claramente, así se dijo entonces, que la competitividad es el conjunto de condiciones necesarias, para generar un mayor crecimiento económico, promoviendo la inversión y la generación de empleo.

Y esta ley, sin duda, para nosotros, honra el espíritu original de esta reforma constitucional. Algo, reitero, que nosotros en el grupo parlamentario del PRD, vemos con mucho agrado y es la clara motivación de crear polos de desarrollo o zonas económicas estratégicas.

Siento, Senador Presidente, compañeras y compañeros, siento que éste es el enfoque adecuado para disminuir la desigualdad regional, a partir de estrategias regionales que se basen en ventajas competitivas dinámica, promoviendo polos de desarrollo en las zonas más rezagadas, concentrando infraestructura física y logística; incentivando la instalación de empresas para el desarrollo de capacidades tecnológicas.

Insisto, éste es un primer momento, así lo entendemos, y así lo celebramos. Después, espero que muy pronto, vendrá la Ley de las Zonas Económicas Especiales, iniciativa, por cierto, que hemos presentado ya varios Senadores de diversos grupos parlamentarios.

Compañeras y compañeros, creo que hoy, pues, tenemos ante nosotros un buen producto legislativo. Quizá no uno perfecto, claro, porque quizás eso no existe, pero sí un buen producto. Algo que también quiero señalar antes de dejar la tribuna, Senador Presidente, algo sumamente importante, más allá de que el Programa Especial para Productividad y la Competitividad contará con un mecanismo concreto de seguimiento y evaluación del impacto en competitividad y en productividad de las políticas públicas del gobierno, es el hecho de que varias recomendaciones del Comité Nacional de Productividad serán de carácter vinculatorio.

En fin, compañeras y compañeros, este dictamen para nosotros es también muy importante, porque aspira, ni más ni menos, a cimentar una política de Estado que realmente contribuya al incremento de la productividad, al incremento de la competitividad nacional, algo que con urgencia necesita el país entero.

Felicito realmente el esfuerzo que estamos haciendo todos en este sentido.

Es cuanto, Senador Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Benjamín Robles Montoya.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Francisco Búrquez Valenzuela, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

Antes, por favor, permítame Senador.

Sonido en el escaño del Senador Patricio Martínez.

El Senador Patricio Martínez García: (Desde su escaño) Gracias, señor Presidente.

Solamente para rectificación de hechos.

Deseo expresar mi apoyo y mi coincidencia con lo expresado por el Senador Benjamín Robles Montoya.

Solamente quiero señalar, que no comparto los conceptos que ha vertido sobre la industria maquiladora.

Me parece que es necesario hacer un análisis de lo que ha sido el norte, su desarrollo industrial y el desarrollo de sus recursos humanos, que han sido capacitados y que se han elevado por encima de su circunstancia de estudio, a circunstancias de alto nivel tecnológico, precisamente por la llegada de empresas con tecnología y que, por lo mismo, se han constituido en una riqueza humana, por la capacitación que han dejado.

Si las zonas económicas especiales que se están promoviendo no llevan precisamente este capital tecnológico de las empresas para los recursos humanos, me parece, entonces, que no tendría sentido el desarrollo de estas zonas económicas.

Que por otra parte, se han pedido por algunos Senadores, pero las hemos pedido desde hace años, desde la campaña, de hace tres años, para el establecimiento en diversas zonas del país.

Hago esta rectificación de hechos, porque no creo que la industria maquiladora merezca esas descalificaciones que se han vertido; y por el contrario, merece el aliento, el apoyo y la adecuada reconducción que los tiempos marquen.

Muchísimas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Patricio Martínez.

Continúa en el uso de la palabra el Senador Francisco Búrquez Valenzuela…

El Senador Benjamín Robles Montoya: (Desde su escaño) Señor Presidente, por alusiones.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Senador, le informo que no estamos en la discusión de este dictamen. Usted subió a dar el posicionamiento y por respeto di la palabra. Cuando entremos a la discusión del dictamen, usted tendrá el derecho de hacer uso de la palabra.

Continúa en el uso de la palabra el Senador Francisco Búrquez Valenzuela.

Le pido nada más que respetemos el propio Reglamento. Estamos en este momento en el posicionamiento de los grupos parlamentarios. Usted subió a fijar el posicionamiento de su grupo y no hay lugar a discusión.

Por eso le pido que me permita continuar con el desahogo del posicionamiento de los grupos parlamentarios, y una vez que iniciemos la discusión, en lo general, usted tendrá, y cualquier otro Senador, el derecho de poder hacer los comentarios.

Lo anoto para darle la palabra en cuanto iniciemos la discusión en lo general, si usted así lo decide.

En el uso de la palabra, Senador Búrquez.

El Senador Francisco Búrquez Valenzuela: Con su permiso, señor Presidente.

Quiero felicitar al Senador Héctor Larios, al Senador Melgar, al Senador Urzúa, al Senador Robles, y a todos los que colaboraron y trabajaron para darle vida a esta ley, para impulsar el crecimiento económico sostenido de la productividad y la competitividad

Claro que estamos tocando un tema fundamental, y poniendo el dedo en la llaga. Una llaga muy dolorosa de un país que se acerca a 50 años de bajos crecimientos. De crecimientos insuficientes.

Un país que exporta millones de mexicanos, a encontrar oportunidades en el norte, que no encuentra en su propia casa.

Esta legislación, entre otras cosas, toca el tema de la Ley de Planeación. Se modifica ésta, reconociendo la necesidad urgente de tener una visión de largo plazo, que queda pendiente modificar no solamente para el tema económico, como en este caso, sino para el resto de los temas tratados en el Pan Nacional de Desarrollo, porque los Planes Nacionales de Desarrollo son programas de gobierno, los Planes Municipales de Desarrollo son programas de gobierno con una visión de 3 años, y de 6 años en los estados y en la Federación.

Y México no debe de guiarse por los periodos de gobierno, México tiene que tener una visión de mucho más largo plazo, porque los mexicanos aquí viven y aquí permanecen y aquí hacen sus actividades, es un reto seguir con las modificaciones de esta Ley de Planeación.

Productividad y competitividad son los dos temas que nos ocupan.

Productividad tiene que ver más hacia el interior de las personas. Competitividad tiene que ver con el entorno sobre el cual se desarrollan estas personas, los mexicanos, las empresas y la actividad económica, por eso yo prefiero centrarme en el tema de competitividad.

En ese entorno que le debemos de dar a los mexicanos para que esta economía desarrolle y genere los empleos y los ingresos que necesita nuestra gente. Poder desarrollar esos talentos, esa energía creadora que todo mexicano tiene.

¿Cuál es causa? ¿Cuál es efecto? Yo lo en lo personal pienso que la competitividad es la causa, el otro es efecto. ¿Qué es primero, el huevo o la gallina?

La competitividad es la capacidad que tienen los países para atraer inversiones, para retener inversiones, para promoverlas, y sólo con inversiones pequeñas, grandes, producto del autoempleo, de medianas o grandes empresas, es como se forma el empleo, no hay de otra, es con inversión, por eso es fundamental la competitividad.

Para mí es tan importante la competitividad que podríamos decir que podría ser esta la única política industrial, la política económica que necesita un país. Si en el país le damos competitividad a los agentes económicas va haber crecimiento, van a ganar mercados, van a competir contra los mejores del mundo.

¿Y en México qué ha pasado históricamente? Que el gobierno ha sido el rector de la economía y que ha inventado muchas políticas públicas, y los resultados son mediocres, ya lo decía, casi 50 años con crecimientos insuficientes.

Por lo tanto, pues si el gobierno ha sido el rector de la economía ha sido muy mal rector, por eso el recto de la economía tiene que ser cada mexicano, cada ciudadano velando por lo que le corresponde. Por eso cuando el gobierno toma esa función impone modelos y sistemas que no funcionan, máxime en un mundo con tantos cambios, con tanta evolución, con tanta diversidad.

Y yo me preguntaría, y digo con esta legislación, porque una legislación no cambia la competitividad, es una intención, y muy importante la intención. Yo me preguntaría si estamos dispuestos a romper con los viejos paradigmas, con esos sectores rentistas, vividores del presupuesto público, vividores de lo ajeno, con esos modelos impuestos desde el Estado que están sirviendo como una camisa de fuerza al desarrollo de este país.

¿Estamos dispuestos a elevar la competitividad? Si estamos dispuestos tendríamos que cuestionar el modelo económico de la prehistoria que priva en nuestro país, en donde trata a todos los mexicanos como si fuéramos una manufactura de producción en serie, un modelo educativo que lo que logra es preservar el atraso de nuestros jóvenes y de nuestros niños.

Estamos dispuestos a elevar la competitividad fiscal haciendo correcciones a la reforma fiscal, que hicieron que perdiera México en competitividad 50 lugares en la escala del The World Economic Forum, de competitividad entre los países, y donde nos fuimos al lugar 110 de 144 países.

No basta la buena voluntad, se necesita valentía y se necesita una buena visión. Estamos dispuestos a atender la falta de competitividad en el sistema de justicia y en la seguridad, ese es el entorno en que se mueve la economía, ese es el entorno que se necesita para que se desarrollen los mexicanos y la función básica de este país está abandonada.

No recuerdo ahorita el lugar en que nos encontramos, pero, por supuesto, en el tema de seguridad y justicia nos encontramos muy atrás del resto de los países con los cuales competimos.

Estamos dispuestos a deslegislar, a quitar muchas legislaciones que obran en contrario de la competitividad, que le quitan flexibilidad a los agentes económicos para organizar la producción como más la juzguen y la crean conveniente.

En el PAN estamos comprometidos con el progreso de México, y en el PAN estamos dispuestos, y lo hemos estado y lo hemos comprobado con hechos, que le queremos brindar al Ejecutivo todas las herramientas que nos solicite para activar la economía. Pero necesitamos la voluntad política de la acción.

Por eso yo hago votos de que esta legislación nos ponga a todos en la mesa para ahora sí tomar decisiones en el rumbo correcto. México no crece porque se le ha puesto una camisa de fuerza a cada uno de los mexicanos.

Hay que quitárselas y liberar esas energías creadoras que cada mexicano talentoso tiene.

Muchas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Francisco Búrquez Valenzuela.

Se le concede el uso de la palabra al Senador Braulio Fernández Aguirre, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

En el uso de la palabra, Senador.

El Senador Braulio Manuel Fernández Aguirre: Con su venia, señor Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

El Plan de Desarrollo de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, tiene como objetivo general llevar a México a su máximo potencial, para cumplirlo contiene 5 metas nacionales: un México en Paz, un México Incluyente, un México con Educación de Calidad, un México Próspero y un México con Responsabilidad Global.

Además, el documento consigna 3 estrategias transversales: democratizar la productividad, un gobierno cercano y moderno y una perspectiva de género.

Es en el primer punto, en la democratización de la productividad, donde se inserta esta nueva normatividad, el dictamen sobre la minuta que expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional y adiciona el artículo 21 Bis a la Ley de Planeación, busca continuar con la política del Poder Ejecutivo Federal, de fomentar la productividad y la competitividad en sectores y regiones para mejorar las condiciones de vida de las y los mexicanos.

Esta normatividad, como ya se ha comentado, está enfocada en la promoción permanente de la competitividad y el incremento continuo de la productividad, y a la implementación de una política nacional de fomento económico que impulse el desarrollo industrial, que incluya vertientes sectoriales y regionales.

Hemos escuchado con atención la intervención de los Senadores de las comisiones involucradas y hemos revisado el dictamen, y ya conocen ustedes el detalle del mismo. Implementación de una Política Nacional de Fomento Económico en concertación con los sectores privados y sociales, en coordinación con los estados, con la participación de los municipios y, en su caso, con los órganos autónomos.

Un progreso especial para la productividad y la competitividad, políticas transversales, sectoriales y regionales, funcionamiento del Comité Nacional de Productividad, del Programa Especial para la Productividad y la Competitividad. Visión a largo plazo, una visión de 20 años de la política nacional de fomento económico por medio del Plan Nacional de Desarrollo, entre otros.

Para el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en el Senado de la República, apoyar esta iniciativa del Poder Ejecutivo es un acto de justicia hacia los mexicanos, y es un compromiso que muchos hicimos en campaña pensando en transformar a México, ahora lo estamos moviendo desde nuestras trincheras.

Nuestro grupo parlamentario votará a favor del dictamen, porque creemos en las bondades de esta nueva ley, principalmente creemos en la búsqueda de impulsar la democratización de la productividad, en términos territoriales, promoviendo y estableciendo polos de desarrollo en las regiones más rezagadas, como ya lo planteó el Presidente Peña Nieto para Guerrero, Oaxaca y Chiapas, y que eventualmente disminuyan la brecha de la desigualdad, sobre todo en el sur del país.

Por eso, invitamos respetuosamente a nuestros hermanos y hermanas Senadoras y Senadores de las distintas fuerzas políticas a votar a favor del dictamen.

Compañeras y compañeros Senadores: todas y todos nosotros actores políticos en nuestras respectivas entidades federativas somos testigos de las difíciles condiciones que existen para que nuestra gente trabajadora y de esfuerzo noble tenga prosperidad.

Como ya se dijo en Cámara de Diputados, México necesita un gran impulso a través de políticas de fomento económico y con visión de largo plazo, que promueva modificaciones estructurales hacia las actividades económicas más productivas. Esta ley que votaremos, implica establecer una política moderna del desarrollo productivo no sólo para el ámbito industrial, sino también para el comercio, los servicios, el sector primario y el turismo.

El fomento a la productividad y a la competitividad es tema de todos nosotros.

Compañeras y compañeros: Por eso el grupo parlamentario del PRI refrenda su apoyo a esta iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto, pues confiamos en que esta ley se convierta en un instrumento jurídico que abone con plenitud al bienestar de las y los mexicanos.

Muchas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Braulio Fernández Aguirre.

Informo a la Asamblea que hemos concluido el posicionamiento de los grupos parlamentarios, por lo que iniciaremos la discusión en lo general, y también les comento que hay 8 oradores inscritos, todos a favor. De acuerdo al Reglamento, cuando sólo están inscritos en un sentido, ya sea a favor o en contra, serían sólo dos participaciones; en aras de escuchar las diferentes voces, sólo les rogaríamos que en vez de cinco minutos, pudiesen hablar tres minutos para que escuchemos a todas y a todos los que deseen hacer uso de la palabra sobre este tema, donde, reitero, hay 8 oradores inscritos.

Pero antes, para hechos, se le concede el uso de la palabra al Senador Benjamín Robles Montoya.

Sonido en el escaño del Senador Robles Montoya.

El Senador Ángel Benjamín Robles Montoya: (Desde su escaño) Gracias, Senador Presidente.

Primero quiero reiterar mi más absoluto respeto al Senador Patricio, se lo he dicho muchas veces.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Permítame.

Pido, por favor, a las Senadoras y Senadores, que permitamos el desarrollo de manera normal de la sesión y que escuchemos con atención a los oradores, por lo cual les pido que guardemos silencio.

El Senador Ángel Benjamín Robles Montoya: (Desde su escaño) Le decía que primero quiero dejar claro el respeto que tengo por el Senador Patricio, y como lo decía ayer en el debate en la sesión de comisiones unidas, siempre habré de defender el derecho de cualquier Senador de expresarse, según sea su punto de vista.

Pero pareciera que desde ayer hay un diferendo que nada tiene que ver aparentemente con lo que hoy estamos discutiendo.

Y yo respeto su visión, pero para mí es muy claro lo que he dicho, las maquiladoras en el norte han representado un verdadero fracaso, y eso todos debiésemos de aceptarlo.

Le estoy enviando al Senador Patricio, y a quien guste también lo puedo hacer, un documento muy ilustrativo que generó la Canacintra, y que entre otras cosas, en una lámina que a mí me pareció de verdad muy ilustrativo, plantea si México fuera el mundo, qué estados, a qué estados se compararía la República de acuerdo a las naciones.

Pues resulta que Chihuahua se parecería a Barbados, y si vemos los otros estados del norte, andamos igual, por eso sostengo que el tema de la productividad y competitividad en el norte y en el sur es un total fracaso, y que eso es lo que debiésemos estar revisando.

Ayer, él a lo mejor quiso dar a entender otra cosa, pero apuntaba los usos y costumbres, que respetamos mucho en el sur-sureste del país, particularmente en mi estado, Oaxaca, y quizás por eso hoy tuvo deseos de romper el Reglamento; ayer le decía que tenía que leer la ley, hoy le digo que lea el Reglamento y que pida la palabra cuando debe hacerlo; usted tuvo el error de dársela, bueno, ni hablar, yo lo acepto, no tengo ningún inconveniente en discutir estos temas con él de manera personal, porque no tengo diferencia personal con él, y quizás puntos de vista sí, que estoy seguro que en lo que se refiere a esta ley, no son materia de debate, porque creo, como él lo ha expresado, que todos estamos aquí listos para votar un documento, que pasó dos años discutiéndose en la Cámara de Diputados y que ha llegado muy enriquecido por el trabajo de ellos.

Es cuanto, Senador Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Benjamín Robles Montoya.

Iniciamos, reitero, la discusión en lo general, y en primer término se le concede el uso de la palabra a la Senadora Mely Romero Celis, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Le rogaría que las intervenciones fuesen hasta por tres minutos, para poder escuchar a todas y a todos, y no aplicar necesariamente el Reglamento en el sentido de que cuando todos son a favor, con dos participaciones sería más que suficiente.

La Senadora Mely Romero Celis: Muchas gracias, Senador Presidente.

Todos sabemos y hemos escuchado esta tarde, de manera reiterada, que México es un país en el que en los últimos años el crecimiento económico ha estado por debajo de su potencial, 2.7 por ciento en promedio. Esto por supuesto ha dificultado mejorar la calidad de vida de millones de mexicanos y generarles las oportunidades que se merecen.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, nuestro país tiene tres décadas de rezago en productividad, a pesar de que se laboran 500 horas más al año que en el resto de los 34 países que integran esta organización, con 1,776 horas en promedio.

El Institute for Management Development, en su informe de 2014, revela que México ocupa la posición 47 de 60 en productividad y eficiencia.

El Informe Doing Business, de la Corporación Financiera Internacional y del Banco Mundial para 2015, señala a México ubicado en la posición 39 de 185, y el Foro Económico Mundial señala a México en la posición 61 de 144.

Es decir, indicadores que no nos hacen sentir orgullosos como mexicanos, que nos están señalando que hay una realidad latente que debemos atender.

Y bien, esta ley que estamos el día de hoy discutiendo, y seguramente estaremos aprobando, ley para impulsar el incremento sostenido de la productividad y la competitividad precisamente viene a atender lo que se nos ha señalado pero de una manera muy puntual con un mecanismo muy concreto que nos garantiza el logro de los objetivos que nos hemos planteado: incrementar la productividad y la competitividad.

Productividad. Sí, es entendida como la relación existente entre la cantidad de bienes y servicios producidos, y la cantidad de insumos utilizados.

Competitividad. Es el conjunto de condiciones necesarias para generar un mayor crecimiento económico promoviendo lo que precisamente necesitamos: la inversión y la generación de empleo.

Con este crecimiento es que tenemos el sustento para la productividad en todos los factores.

Ahora bien, entender estos dos conceptos: productividad y competitividad, sí es fundamental, lo valoramos aquí en el Senado de la República; sin embargo, no es suficiente. No es suficiente que desglosemos los conceptos en el Poder Legislativo, que se entiendan en un escritorio de gobierno o en un aula universitaria.

Para que efectivamente logremos incrementar la productividad y la competitividad, necesitamos que se entiendan allá afuera en el campo, en la fábrica, en el pequeño negocio, en los hoteles, en las ferias, en cada actividad productiva.

Necesitamos que estos conceptos tengan significado para las mujeres y para los hombres mexicanos que todos los días batallan por salir adelante, que llevan a cabo una actividad productiva con su sentimiento, con su entendimiento, pero necesitando muchos otros instrumentos de apoyo y de impulso para que puedan salir adelante.

Lo que quisiera señalar, que es lo más valioso de esta nueva legislación, es la creación de un comité nacional de productividad, sí con integrantes que vienen del gobierno, de las instituciones privadas, de los organismos sociales, de la academia y, por supuesto, de los sindicatos, pero, además, es un comité nacional que tiene objetivos muy precisos, que tendrá mecanismos de seguimiento y de evaluación para que podamos precisamente lograr que se dé el desarrollo pleno como lo necesitamos, así, tal como es nuestro país, con la diversidad y con la riqueza que existe a lo largo del territorio nacional.

En el norte podrá impulsarse en mayor medida la industria.

En el sur podremos lograr que nuestro campo mexicano produzca y comercialice y transforme y exporte todo lo que podemos producir en esa tierra que tanto vale.

En el centro potenciando los servicios.

En el Pacífico aprovechándonos del lugar estratégico que tenemos para el intercambio comercial de mercancías.

Es decir, México tiene potencial en diferentes sentidos.

Con esta nueva ley reconocemos la diversidad cultural, la diversidad en infraestructura y la identidad territorial que tenemos en nuestro país.

Con esta nueva ley estaremos alcanzando el progreso económico, según las capacidades y el potencial, a la vez cuidando el medio ambiente de todo el territorio mexicano.

Este y otros beneficios son los que nos motivan a votar a favor de esta nueva Ley de Competitividad y Productividad a favor del crecimiento nacional, reitero, con mecanismos muy concretos que son los que efectivamente ayudarán a los mexicanos a salir adelante.

Es cuanto, señor Presidente.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Mely Romero Celis.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Zoé Robledo Aburto, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para hablar a favor del dictamen.

Les pido que ojalá y podamos ajustarnos al tiempo que hemos comentado. Gracias.

El Senador Zoé Robledo Aburto: Con gusto, Senador Presidente.

Creo que, y yo nunca voy a compartir aquella visión del Senado que limita el diálogo y la discusión, pero intentaré y haré un esfuerzo por apegarme a la regla de los tres minutos.

Creo que desde ayer, que estábamos en la dictaminación, se ha ido generando este debate, justamente porque estamos hablando de productividad y competitividad para todo el país, y un debate que tiene que ver justamente con uno de nuestros problemas más arraigados que es el de la desigualdad entre las regiones, la disparidad que existe entre el norte, el centro y el sur de nuestro país, y esta idea preconcebida de simplemente conocimiento popular que decía antes: “el norte trabaja, el centro gobierna y piensa y el sur descansa”.

Es más falso que nada, no creo que deba de ser la visión que tengamos que tener, ni en la discusión de esta ley, ni por supuesto en el Senado de la República, sería verdaderamente vergonzoso que un Senador así pensara.

Justamente para buscar argumentos que arrebatan esa equivocada idea, hace dos años invitamos al Senado a este autor, a James Robinson, de la Universidad de Harvard, para presentar este libro: “¿Por qué fracasan las naciones?”

La lógica de Robinson es que todos aquellos que piensan que el fracaso o el éxito de una nación tiene que ver con su geografía, con la etnia a la que pertenece la gente, con una cultura laboral diferente, simplemente se equivocan. Que las naciones prosperan o fracasan a partir solamente de una variable: la existencia o no de instituciones extractivas e instituciones inclusivas.

Las instituciones inclusivas son todas aquellas que crean incentivos justamente para promover la creatividad y el espíritu empresarial, mientras que las extractivas no.

Cuando estuvo James Robinson aquí, en el Senado, en la Comisión Sur-Sureste, le preguntamos una cosa que seguramente muchos se preguntarán: ¿si este modelo de instituciones extractivas e inclusivas podría aplicarse a las regiones de un mismo país, en este caso a las regiones de México?

Y la respuesta que nos daba era: “que sí”.

Y además entregó un ensayo que ha publicado ya el Senado, que seguramente muchos de ustedes han tenido oportunidad de leer, en el que plantea que si bien el promedio de los países que fracasan tienen instituciones extractivas, dentro de un mismo país puede haber instituciones más extractivas en regiones específicas, y que así ha ocurrido históricamente en el sur, por una razón.

El sur, en particular Oaxaca y Chiapas, y también Guerrero, tuvo una relación muy diferente respecto al movimiento revolucionario y, en ese sentido, en todo el momento histórico de la postrevolución no había necesidad de pacificar una región.

¿Qué es lo que ocurrió?

Se pacífico el norte del país, se resolvieron problemas agrarios del norte del país, entregando dotaciones de tierra en el sur.

Esa es una economía extractiva, esa es una institución totalmente extractiva.

En ese sentido es que creemos que en la discusión de esta ley debemos de ver, uno, a la región sur-sureste como estratégica, no como especial. Es equivocada la visión de que el sur debe de tener un trato especial, debe de tener un trato estratégico; y, dos, que los problemas del sur son problemas de toda la nación, no son problemas nada más de nuestra región.

Por eso bien creo que es un ordenamiento adecuado, sí creo que la mejor forma para que esta ley sea positiva y realmente ayude a igualar a las regiones de nuestro país, debe de ser a partir de dos palabras: “voluntad política”.

Esa voluntad política que recibe siempre un rechazo y una resistencia, no sólo en discursos de Senadores, sino muchas veces del gobierno federal.

Con esa óptica va a haber zonas económicas, pero no va a haber intercambios comerciales.

Como lo hay en mi estado: aeropuertos sin aviones, puertos sin barcos, la biblioteca sin libros.

No caigamos en ese error, para eso necesitamos la visión del sur-sureste como una incorporación de gente que está trabajando y que quiere trabajar, y que quiere igualarse a los estados del sur.

Es cuanto, muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Zoé Robledo Aburto.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador David Monreal Ávila, a quien, desde su escaño, pido que se le dé sonido, por favor.

El Senador David Monreal Ávila: (Desde su escaño) Señor Presidente, para desistir de mi participación en tribuna, toda vez que es también en sentido positivo, a favor, y pedirle se inscriba el texto de mi participación en el Diario de los Debates.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Con gusto lo haremos, Senador David Monreal Ávila.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Isaías González Cuevas, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, para hablar en pro del dictamen.

El Senador Isaías González Cuevas: Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

Vengo a hablar a favor del dictamen por lo que se expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad.

Quiero comentarles que de 1990 al 2011, la productividad del sector comercio, que genera el 20 por ciento del empleo, disminuyó más del 15 por ciento, en manufacturas que genera el 15 por ciento del empleo, permaneció estancada menos punto 5 por ciento. Mientras que el sector primario disminuyó en 8.4, por ello estamos a favor de este marco jurídico para elevar la productividad en nuestro país.

De acuerdo al artículo 153 de la Ley Federal del Trabajo, que aprobamos en el 2012, se entiende por productividad, para efectos de esta ley, el resultado de optimizar los factores humanos, materiales, financieros, tecnológicos y organizacionales que concurran en la empresa, en el sector para la elaboración de bienes o la prestación de servicios.

La definición anterior nos propone para elevar la productividad, que debemos desarrollar con acuerdos de las partes, con sistemas inteligentes que nos permitan optimizar el uso de nuestros recursos y aprovecharlos al máximo con el mínimo costo material, financiero y humano.

Quiero comentarles, por último, que la experiencia que tenemos en el sector laboral es un tanto desigual en donde tenemos convenios de productividad, estos convenios de productividad permiten al trabajador tener mejores condiciones, un mayor nivel educativo y permanente, el mejor manejo de las tecnologías de la información y la comunicación, mejoramiento continuo de las tecnologías de las empresas que permiten a los trabajadores realizar con eficacia sus actividades.

Eleva el desarrollo económico y social de los trabajadores y su familia. La Ley Federal del Trabajo permite medir la productividad para que los beneficios lleguen a los trabajadores.

Comentarles que en las empresas a donde hay convenio de productividad, en la zona norte, en las empresas de manufacturas de exportación, ahí los salarios son por lo menos cinco veces salarios mínimos, y con prestaciones que van, los trabajadores tienen transporte desde su colonia hasta su centro de trabajo; tienen vales de despensa, tienen bonos de productividad, tienen becas para los hijos y tienen también bonos para los útiles escolares; por lo tanto, nosotros estamos a favor por esta ley y ojalá que también todas las Senadoras y los Senadores divulguemos el contenido de lo que significa la productividad, para que se haga una cultura de la productividad en México que tanto necesitamos, y democratizarla como pide el Presidente Peña Nieto.

Muchas gracias.

(Aplausos)

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Isaías González Cuevas.

Informo a la Asamblea que la Senadora Mónica Arriola Gordillo ha declinado su participación y hace llegar el documento de su participación, el cual se habrá de insertar de manera íntegra en el Diario de los Debates.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Mario Delgado Carrillo, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para hablar en pro del dictamen.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Gracias, buenas tardes, compañeras, compañeros, creo que no deberían celebrarse las declinaciones de participar, me parece que todo aquello que se dice en tribuna abona a lo que hace este Senado.

Bueno, me parece que es una ley la que está en discusión, conceptualmente correcta, todo lo que propone es deseable, sin duda que nadie pude estar en contra de que la competitividad y la productividad sean objetivos que se conviertan en metas específicas dentro del Plan Nacional de Desarrollo, que se convierte en algo que pretenda seguir la economía mexicana, y de hecho le hace falta.

Sin duda que las pequeñas y medianas empresas, enfrentan un entorno muy desfavorable en nuestro país, lo hemos discutido en varias ocasiones, son muy pocas las que acceden al financiamiento, son muy pocas las que pueden tener una existencia, un período de vida mayor a los dos años.

Tenemos estadísticas de que la gran mayoría de las empresas tienen un promedio de vida de menos de dos años, y terminan cerrando.

También los costos en materia de energéticos, hay una gran desventaja que enfrentan las empresas mexicanas, en materia de gasolina, en el caso de la gasolina, por ejemplo, está ya casi al doble que en los Estados Unidos, en energía eléctrica también está por encima de lo que se tiene en otros países como Estados Unidos, la tramitología que tienen que enfrentar las pequeñas y medianas empresas, pues está más allá de lo que enfrentan en otros países.

En comunicaciones estamos por encima del promedio de la OCDE. El INADEM, de casi 4.7 millones de empresas que hay en todo el país, apenas concursan 50 mil por los apoyos que ofrece el INADEM, nada más que tiene subejercicio, buena parte de los sectores económicos enfrentan mercados monopólicos como la tortilla, refresco, leche, carnes, pollo, huevo, medicamentos, transporte aéreo, electricidad, en fin, las empresas enfrentan un entorno de monopolios.

También un mercado interno muy debilitado por la caída del salario mínimo, prácticamente el poder adquisitivo de los trabajadores asalariados formales ha caído en un 75 por ciento y ya no les alcanza más de la mitad para comprar la canasta básica. Entonces, el sector formal tiene un poder adquisitivo muy bajo.

En materia de inseguridad, todas las empresas enfrentan costos muy importantes, casi 1.27 del PIB es el costo en materia de inseguridad.

En fin, es un entorno bastante complicado. Hay una concentración muy relevante en el número de empresas, apenas mil 127 empresas aportan el 45 por ciento de la producción nacional, lo cual nos habla de una concentración gravísima.

¿Qué me parece valioso de esta iniciativa que se está presentando? Que se genera un espacio donde de debatirán representantes del sector productivo, representantes de la academia y representantes de la Secretaría de Economía, de la Secretaría del Trabajo, de la Secretaría de Educación, de la Secretaría de Hacienda, para formar este Comité Nacional de Productividad. Me parece que este espacio de encuentro no existe y en esa medida es muy positivo.

También la posibilidad que desde este espacio se genera un programa especial para la producción de la productividad y la competitividad, que tenga indicadores de seguimiento. Pero además, que este comité pueda hacer recomendaciones, incluso, de carácter vinculatorio.

Me parece pues que poner en la mesa el tema de la competitividad y la productividad como uno de los objetivos a seguir dentro de las políticas públicas, es algo que debe apoyarse.

Lo que sí es que hay que estar muy conscientes que esta ley no va de repente a ser más competitivo, más productivo a nuestro país; hay mucho que hacer para que ello ocurra.

Quiero nada más recordar que cuando aprobamos la Ley del Órgano de Competencia Económica, se quedó un artículo transitorio en donde esta comisión, junto con el Senado, esta comisión se comprometía a enviar estudios de los distintos sectores de nuestra economía donde hay pendientes en materia de competitividad y donde hay todavía mercados monopólicos que a través de ese análisis el Senado pudiera, y el Congreso, por supuesto, pudiera revisar sector por sector, para entonces sí con políticas públicas, específicas, empezar a cambiar el entorno económico de nuestro país, y sí convertirlo en una economía más competitiva, donde los factores de la producción tengan un mejor rendimiento.

Creo que tenemos, además de aprobar esta ley, tenemos que retomar ese compromiso que hicimos con el órgano de competencia, pedirle que nos envíe estos estudios sobre los distintos sectores, y que podamos legislar en la materia.

Muchas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Muchas gracias, Senador Mario Delgado Carrillo.

A continuación, se le concede el uso de la palabra al Senador Armando Ríos Piter, del grupo parlamentario el Partido de la Revolución Democrática, para hablar en pro del dictamen.

El Senador Armando Ríos Piter: Con su permiso, señor Presidente.

La verdad es que me causa sorpresa que haya esta intención tan clara de tener que acabar un debate, que me parece importante y trascendente, tan rápido Seguramente o no leyeron la iniciativa o no están conscientes de la condición que enfrenta nuestra economía en los últimos, pues ya prácticamente, cuatro sexenios y la mitad del que va.

Recuerdo la frase que dijera Jaime Serra Puche, cuando dijo: “No hay mejor política industrial, que la que no existe”.

O también la posición de Vicente Fox Quesada, cuando planteaba que la mejor política económica tendría que ser la de la “changarrización”.

Yo estoy convencido de que esta iniciativa que estamos a punto de votar, y que votaré a favor, junto con mi bancada, sienta las bases para una nueva dinámica de diálogo. Solamente fíjense lo que acaba de pasar, el Senador por Chihuahua, Patricio Martínez y el Senador por Oaxaca, Benjamín Robles, discutiendo condiciones de desarrollo, competitividad, productividad, nivel de salarios en un mismo país. Tenemos un país que está totalmente dividido en cuanto a su escala económica. Yo represento al estado de Guerrero, y les puedo asegurar que la lógica de desarrollo de Guerrero es diametralmente distinta a la que tiene Tamaulipas o a la que tiene Sonora.

Por eso el diálogo que plantea esta iniciativa es importante.

Por eso el Comité Nacional de Productividad tiene que ser un foro en el que verdaderamente los mexicanos, las cadenas sectoriales, y sobre todo los territorios, puedan abrir un diálogo serio, franco, propositito de cómo vamos a garantizar, no solamente darle más competitividad al país, sino cómo vamos a garantizar que esa productividad se genere en condiciones de mejores empleos para las y los trabajadores.

Estoy convencido de que una discusión de este tipo, con los argumentos que se plantearon, con la visión que puede tener Chihuahua, planteando la maquila, tal vez como un área de oportunidad importante que lo ha sido en los últimos 20 años, pero que no ha significado en mucho para un estado como Oaxaca, un potencial de desarrollo, un potencial de crecimiento, sí, eso sí, un área de salida de trabajadores de Oaxaca para que encuentren malas condiciones de vida ahí en Chihuahua.

Ese es el diálogo que requiere este país en materia económica, compañeras y compañeros, y es el diálogo que se debería de estar dando aquí, en el Senado de la República, porque aquí representamos a los estados, aquí representamos a la región, aquí representamos al Sur, que en su marginación, hoy también tiene, y por eso quiero destacar la participación del Senador Búrquez, potenciales de oportunidad con las zonas económicas estratégicas.

Ya lo dijo en el decálogo Enrique Peña Nieto, va por zonas económicas estratégicas.

Compañeras y compañeros: Sé que ya se quieren ir, pero démosle dimensión, capacidad transformadora a ese diálogo, hoy un lugar como Guerrero, que tiene problemas de marginación, que tiene problemas de violencia, que tiene problemas de abandono, solamente puede salir adelante, si vemos la competitividad del sector de justicia, si vemos la competitividad de la burocracia, pero si vemos en las zonas económicas estratégicas, nuevos potenciales de inversión que permitan que el Estado mexicano no solamente piense en cachitos, sino piense en un todo.

Esta ley es buena, y compañeras y compañeros, les recomiendo, con todo el cariño que les tengo, que la lean.

Gracias, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Armando Ríos Piter.

A continuación, y para finalizar la lista de oradores, se le concede el uso de la palabra al Senador Miguel Ángel Chico Herrera, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, para hablar a favor del dictamen.

El Senador Miguel Ángel Chico Herrera: Con su permiso, señor Presidente.

Un país competitivo, además de generar las condiciones para generar riqueza y crecimiento económico, también debe contar con buen clima de negocios que genere empleos formales y un mayor flujo de financiamiento a proyectos con elevado potencial de crecimiento productivo, para generar beneficios concretos para las familias mexicanas.

Este, es justamente el objetivo de la ley para impulsar el incremento sostenido de la productividad y la competitividad de la economía nacional que hoy discutimos, y que estoy seguro se aprobará para beneficio de México y los mexicanos.

Asimismo, será posible impulsar la integración de las cadenas productivas de las pequeñas y medianas empresas con el mercado internacional, para incrementar el valor agregado nacional en las importaciones y fortalecer nuestro mercado interno.

Estoy seguro que tendremos un país más productivo, una política de fomento económico moderno, audaz y de avanzada.

Los Senadores y Senadoras del grupo parlamentario del PRI, votaremos a favor de esta iniciativa, porque constituye uno de los ejes rectores de la política pública del Presidente Peña Nieto.

Compañeras y compañeros Senadores: Esta ley representa un gran paso para continuar abatiendo las desigualdades y optimizando las capacidades que como país tenemos.

En mi grupo parlamentario, estamos comprometidos con las causas que benefician al país, y en eso hemos entrado a nuestros esfuerzos, y lo seguiremos haciendo.

Por todo lo anterior, aprobaremos la aprobación de esta Ley para impulsar el crecimiento sostenido de la productividad y la competitividad de la economía nacional.

Que no quede duda, esto es lo mejor para México y los mexicanos.

Es cuanto, señor Presidente, muchas gracias.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senador Miguel Ángel Chico Herrera.

Agotada la lista de oradores y en virtud de no haber artículos reservados, ábrase el sistema electrónico de votación por tres minutos para recoger la votación nominal en lo general y en lo particular del proyecto de Decreto. Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 de nuestro Reglamento para informar del resultado de la votación.

(Se recoge la votación nominal)

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Señor Presidente, conforme al conteo electrónico, se tienen un total de 88 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones.

VER DETALLE.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Secretaria.

En consecuencia, está aprobado en lo general y en lo particular el proyecto por el que se expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional y se adiciona el artículo 21 Bis de la Ley de Planeación.

Se remite al Ejecutivo Federal para los efectos del artículo 72 constitucional.

Compañeras y compañeros Senadores: Informo a ustedes que recibimos en la Mesa Directiva un Acuerdo suscrito por los integrantes de la Junta de Coordinación Política, que propone modificación en la integración de comisiones.

Este Acuerdo está disponible en el monitor de sus escaños, por lo cual solicito a la Secretaría dé lectura únicamente a sus puntos resolutivos.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Doy lectura a los resolutivos del Acuerdo.

Primero. Que el Senador Víctor Salinas Balam, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, se da de alta como Secretario de las Comisiones de Ciencia y Tecnología; Relaciones Exteriores, Europa, y Pesca y Acuacultura, y como integrante de la Comisión de Energía.

Segundo. Que el Senador Eviel Pérez Magaña, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, se da de baja en la Comisión de Reforma Agraria, y se incorpora como integrante de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Secretaria. En consecuencia, está a discusión.

No habiendo quién haga uso de la palabra, pido a la Secretaría que consulte a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el presente Acuerdo.

La Secretaria Senadora María Elena Barrera Tapia: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el Acuerdo. Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque se rechace, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Es aprobado el Acuerdo, señor Presidente.

El Presidente Senador José Rosas Aispuro Torres: Gracias, Senadora Secretaria. Aprobado el Acuerdo por el que se modifica la integración de comisiones.

Compañeras y compañeros Senadores: Hago de su conocimiento que en la reunión de esta mañana, la Mesa Directiva autorizó las siguientes ampliaciones y rectificaciones de turno respectivamente:

Al proyecto de Decreto por el que se expide la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista, para quedar en las Comisiones Unidas de Atención a Grupos Vulnerables; de Salud; y de Estudios Legislativos, Primera.

Y al punto de Acuerdo suscrito por las Senadoras Angélica de la Peña Gómez y Martha Elena García Gómez, relativo al presidente municipal de San Blas, Nayarit, para quedar en la Comisión Para la Igualdad de Género.

Les informo ahora que las iniciativas y proposiciones que cumplen hoy su segunda inscripción, se turnarán directamente a las comisiones correspondientes.

Por otra parte, los textos de las intervenciones del rubro de efemérides de nuestra agenda, se integrarán al Diario de los Debates.

Se levanta la sesión y se cita a la que tendrá lugar el próximo martes 24 de marzo a las 11:00 horas.

(Se levantó la sesión a las 15:56 horas)

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=15&id=1599