Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Lunes 20 de agosto de 2018
    
    

Última actualización: julio 2018
Última revisión: julio 2018

Diario de los Debates
LXIII
              Legislatura
3er
Año
Búsqueda:

DIARIO DE LOS DEBATES

DE LA CÁMARA DE SENADORES
DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS


AÑO III                       Primer Periodo Ordinario                       LXIII Legislatura                       Sesión Núm. 21



Presidente de la Mesa Directiva
Sen. Ernesto Javier Cordero Arroyo

Sesión Pública Ordinaria Celebrada
en la Ciudad de México, el 26 de Octubre de 2017

Versión para descarga
Imprimir Vesrión Estenográfica  



PRESIDENCIA DEL SENADOR
ERNESTO CORDERO ARROYO

APERTURA

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: (17:39 horas) Solicito a la Secretaría informe a la Asamblea el resultado del cómputo de asistencia de los señores Senadores.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Le informo, señor Presidente, que conforme al tablero electrónico, tenemos 75 Senadores y Senadoras en el Pleno.

Por lo tanto, hay quórum.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Se abre la sesión vespertina del jueves 26 de octubre, correspondiente al primer periodo ordinario de sesiones del tercer año de ejercicio de la LXIII Legislatura. El Orden del Día está disponible en el monitor de sus escaños, con el cual se informa de los asuntos que corresponden a la agenda de hoy.






ACTA DE LA SESIÓN ANTERIOR








ASISTENCIA DE LA SESIÓN ANTERIOR



El acta de la sesión matutina del 26 de octubre se encuentra publicada en la Gaceta Parlamentaria de este día. En consecuencia, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se aprueba el acta de la sesión anterior. Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Aprobada el acta, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Aprobada el acta.






En la sesión anterior dimos la primera lectura a un dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público; y de Estudios Legislativos, Segunda, que contiene proyecto de Decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2018.

DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY DE INGRESOS DE LA FEDERACIÓN PARA EL EJERCICIO FISCAL DE 2018

(Dictamen de segunda lectura)



Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se dispensa la lectura del dictamen y se pone a discusión.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Por instrucciones del señor Presidente, consulto a la Asamblea, en votación económica, si se dispensa la segunda lectura del dictamen. Quienes estén porque se omita su lectura, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se omita su lectura, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Le informo, señor Presidente, que sí se omite la segunda lectura del dictamen.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, señora Secretaria.

Se concede el uso de la palabra al Senador José Yunes Zorrilla, Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, para presentar el dictamen a nombre de las comisiones en término de lo dispuesto por el artículo 196 del Reglamento.

El Senador José Francisco Yunes Zorrilla: Con su permiso, señor Presidente.

Agradeciendo la atención de las señoras Senadoras, de los señores Senadores.

Quiero poner a consideración de este Pleno el dictamen con la minuta que contiene el proyecto de Decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal del 2018.

Quiero que las primeras palabras destaquen los trabajos de las comisiones unidas a través de las cuales se dictaminó, y aun cuando hubo posiciones fijas y firmes, contrarias a lo que la mayoría aprobó en ese espacio, todos los Senadores y todas las Senadoras cumplieron dándole trámite legislativo a este instrumento de política económica fundamental, indispensable para darle viabilidad macroeconómica al país.

Yo quiero destacar el compromiso de quien presidió y copresidió con su servidor estos trabajos desde la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda.

Saludo y reconozco el trabajo del Senador Benjamín Robles Montoya, que aún con una posición diferente a la de la mayoría, dio cabalidad, trámite, al proceso legislativo para que este Senado pueda cumplir con sus obligaciones en tiempo y forma.

Yo quiero reconocer también ese espíritu y ese ánimo en todas las Senadoras y en todos los Senadores integrantes de esas comisiones.

Quiero comentarles que la Ley de Ingresos prevé por ingresos presupuestarios la cantidad de 5 billones 279 mil 667 millones de pesos, de los cuales 3 millones 584 mil 918.4 millones de pesos corresponden a los ingresos del gobierno federal; 1 billón 193 mil 373.1 millones de pesos a los ingresos de organismos y empresas; y 500 mil 375.5 millones de pesos a los ingresos derivados de financiamiento y, en consecuencia, estima el monto de recaudación federal participable en 2 billones 902 mil 721.9 millones de pesos en beneficio de entidades federativas y de municipios.

Es de todos conocido que la iniciativa que presentó el señor Presidente de la República, a través del Secretario de Hacienda, el 8 de septiembre a ambas Cámaras, sufrió modificaciones en la Colegisladora, la minuta nos observa modificaciones que permite incrementar en 43 mil 291.4 millones de pesos los ingresos del gobierno federal, y esto se logra con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria adecuando y actualizando los precios promedios del barril de petróleo que se estima a la alza de 46 dólares a 48.5 dólares por cada barril, y de la misma manera siguiendo las proyecciones del mercado hay una modificación en la estimación del tipo de cambio en un incremento de 30 centavos, de 18.10 pesos por cada dólar a 18.40 pesos por cada dólar. De la misma manera hay en términos de eficiencia un mejoramiento tributario en los ingresos tributarios y en los no tributarios.

Está a consideración del Pleno este dictamen, es un instrumento responsable con el país que permite dotar de ingreso a las condiciones de desarrollo que demanda nuestra sociedad, que es consecuente en términos de responsabilidad con el compromiso de bajar los montos de endeudamiento y que genera condiciones favorables para promover el crecimiento económico, el desarrollo social y la convivencia en este país.

En este sentido, está a discusión y queda a sus órdenes el dictamen que presentamos.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Muchas gracias, Senador Francisco Yunes.

Hemos recibido el voto particular del Senador Benjamín Robles Montoya, tiene el uso de la tribuna.

El Senador Benjamín Robles Montoya: Compañeras Senadoras y compañeros Senadores:

Presento ante ustedes este voto particular en contra del dictamen que se ha presentado hace un rato por el Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, que en Comisiones Unidas ciertamente se trabajó con la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, presentamos este voto particular en contra, insisto, respecto de la totalidad de un proyecto de Ley de Ingresos, que como se dijo en comisiones, es insuficiente.

La iniciativa original, enviada al Congreso por el Ejecutivo, preveía, como seguramente algunos habrán leído, no creo que todos por las prisas que parece hoy corren en el Senado, preveía ingresos para el próximo año por un monto de 5 billones 236 mil 375 millones 600 mil pesos, y eso se planteó así, se dice, con el propósito de asegurar mayores ingresos que se nos ha dicho serán destinados a la reconstrucción de los sismos sufridos el mes de septiembre en diversas regiones del país, y con ese propósito, insisto, se nos dijo se incrementó el monto original del presupuesto en 43 mil 291 millones 400 mil pesos para dar un monto total, un monto nuevo total de 5 billones 279 mil 667 millones de pesos.

Para lograr esto, se movieron, como lo acusamos y señalamos en comisiones, se movieron los valores de las dos variables macroeconómicas más importantes utilizadas para armar todo el paquete económico, es decir, el tipo de cambio y el precio de crudo de exportación.

Y esto en relación con el tipo de cambio, como algunos podrán recordar si es que lo llegaron a leer, los criterios generales de política económica, establecían en 18 pesos con diez centavos el precio promedio del dólar en el 2018 y tipo de cambio promedio que fue modificado a 18 pesos con 40 centavos.

En el caso del precio de la mezcla mexicana de exportación, los criterios generales de política económica, originalmente establecían un precio de 46 dólares por barril, cifra, que ante el ajuste de la Colegisladora, se quedó en el precio de 48 pesos y medio de dólares por barril.

Nosotros dijimos en comisiones, y hoy lo hacemos ante el Pleno, es muy cuestionable, Senadoras y Senadores, la viabilidad de las medidas de ajuste adoptadas a estas variables macroeconómicas, hay varias razones, pero revisemos números, por ejemplo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos, acaba de anunciar que la producción petrolera registró una caída de 10 por ciento en septiembre de 2017, la producción nacional de petróleo se ubicó entonces en un millón 732 mil barriles diarios, mientras que en el mes anterior, se produjeron un millón 932 mil barriles diarios, lo que insisto, representa esa disminución del 10 por ciento.

Es así que en el marco macroeconómico, que forma parte del paquete económico, remitido por el Poder Ejecutivo para su discusión, diagnostica una plataforma de producción petrolera de un millón 983 mil barriles diarios de petróleo, es decir, de entrada, nos estamos quedando cortos con 251 mil barriles diarios de petróleo a la baja, menos pues, situación que forzosamente, y lo digo para que lo tomen en cuenta a la hora de tomar sus decisiones de voto, pues tendrá que pegar en las metas de recaudación.

Si los ajustes realizados, Senadoras y Senadores en el precio del dólar y el precio del barril, así como de la producción diaria de petróleo fuesen certeros como lo plantean los documentos, de acuerdo a lo aprobado por la Colegisladora, pues entonces tendríamos un ingreso diario por esta vía de 96 millones 175 mil dólares.

Sin embargo, y llamo la atención de todos ustedes, si la producción diaria de Pemex continua igual, y el precio del dólar se mantiene en el pronóstico original de 18 pesos con 10 centavos por dólar es lo que, insisto, lo quiero subrayar, es lo más viable que ocurra salvo que los Estados Unidos abandone el TLC, lo cual es claro, que puede ocurrir el dólar se dispararía a un rango seguramente de entre 22-25 pesos y entonces tendremos ingresos diarios por la vía del petróleo de 79 millones 672 mil dólares diarios, lo que representaría un ingreso menor anual, con un tipo de cambio de 18.10 pesos por dólar. De esos 109 mil 27 millones de pesos.

Con esta cantidad, compañeras y compañeros, no se alcanzan a cubrir los ingresos adicionales para la reconstrucción, como lo ha planteado la minuta que llegó hoy convertida ya en dictamen a este Senado respecto de la Ley de Ingresos, no alcanzarían a cubrir los ingresos adicionales para la reconstrucción y además harían falta 65 mil 735 millones de pesos del presupuesto originalmente planteado.

Y entonces aquí empiezan a subir las preguntas, ¿cómo solucionaría este déficit el gobierno federal? Y la respuesta ha estado en boca de quienes hemos estado debatiendo este tema, pues de la misma forma en que se han solucionado los déficit que año con año han ocurrido durante el presente sexenio, el sexenio con el mayor endeudamiento registrado en los últimos tiempos.

Porque hay que decirlo con esa claridad, el crecimiento de la deuda con Enrique Peña Nieto es el más grande de los últimos tiempos y prácticamente, aunque pareciera que pocos se sorprenden de ello, prácticamente duplicó la deuda, rosando ya los 10 billones de pesos, 10 billones de pesos de deuda, esto en específico para el ejercicio 2018 solicitó originalmente, también hay que recordarlo, un endeudamiento por 405 mil 152 millones de pesos, mismo que la Colegisladora modificó llegando a una propuesta de 505 mil 224 millones 700 mil pesos, es decir, poco más de 100 mil millones de pesos.

Si estas metas de tipo de cambio, compañeras Senadoras, compañeros Senadores, si estas metas también de producción diaria de petróleo no se alcanzan, lo que pareciera volverá a suceder, estaremos viendo a finales del próximo año, del 2018, el endeudamiento, entonces habrá crecido en esos 109 mil 27 millones de pesos anteriormente mencionados para ser un total de 614 mil 251 millones de pesos más de deuda.

Y entonces lo quiero subrayar e insistir, habremos repetido la misma película de cada año, contratación de deuda, por arriba de lo autorizado para cubrir altísimos déficit mientras se pregona la ficción de operar con déficit cero en este país.

Senadoras y Senadores, la mecánica de trabajo de los paquetes económicos y de sus respectivas leyes de ingresos, requiere, y tenemos que reconocerlo, modificaciones urgentes que permitan una mayor precisión respecto de lo que realmente se recauda y de esta manera, el Poder Legislativo pueda tomar medidas más precisas de ajuste.

Por ejemplo, del ingreso esperado por el Impuesto sobre la Renta, que es de un billón 566 mil 186 millones 800 mil pesos, serán descontados, de acuerdo con el presupuesto de gasto fiscal, por lo menos 120 mil 771 millones en Impuesto Sobre la Renta de empresas y otros 217 mil 917 en Impuestos Sobre la Renta de personas físicas, y en los hechos reales se estará recaudando de un billón 227 mil 448 millones de pesos.

Pero eso no es todo, por el Impuesto Especial a la Producción y a los Servicios, los llamados IEPS, IEPS a los combustibles, se estima, según este dictamen, recaudar 231 mil 250.3 millones de pesos, pero el presupuesto de gasto fiscal considera descontar 10 mil 570 millones de pesos de exenciones, y de esta manera el ingresos real por el IEPS rondará entonces en los 220 mil 680.3 millones de pesos.

Y entonces, vuelvo a llamar la atención de ustedes, lo cuestionable es que no se tiene la certeza de quienes están siendo los verdaderos beneficiarios, los beneficiarios reales del presupuesto del gasto fiscal.

En este contexto, el paquete económico 2018, lo que viene a ser es a desnudar el fracaso del gobierno de Enrique Peña Nieto, pues la totalidad de las metas planteadas en materia económica, en el propio Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, a estas alturas hay que declararlas ya como incumplidas. Y esto, esto, lo que exhibe es la total incompetencia del Presidente, de su gabinete económico, y demuestra que no están dispuestos a cambiar el rumbo de la política económica, hecho que lo que viene a hacer en la realidad es hundir, garantizar el hundimiento de la economía nacional, la agudización de la pobreza y de los propios conflictos sociales.

Para decirlo con claridad, Enrique Peña Nieto concretó todas las reformas relevantes con el apoyo de muchos de ustedes, argumentando que mejorarían la economía del país, pero el resultado es distinto, tenemos un crecimiento promedio anual de 2.1por ciento del PIB, resultado a todas luces mediocre, no se puede calificar de otra forma, es más, ni siquiera podemos afirmar, pudo lograr el 3 por ciento mínimo de crecimiento, que según, sus propias palabras se debió haber alcanzado aún sin las reformas.

Reitero, el gobierno de Enrique Peña Nieto es uno de los más grandes ejemplos de desequilibrio de la hacienda pública, y lo que menos existe es una política de balance fiscal cero, y prácticamente, lo subrayo para que todos lo memoricemos, ha duplicado la deuda llegando a los 10 billones de pesos, lo que representa ya el 50 por ciento del Producto Interno Bruto.

Es decir, por donde se le mire, un gobierno que es un rotundo fracaso en política económica y un país que paga las consecuencias, es lo que nos ha dejado la administración de estos cinco años de Peña Nieto y su administración.

Por lo tanto, nuestra reiterada reclamación, propuesta, es que es urgente la necesidad de abandonar este modelo neoliberal porque desde que se sentaron las bases de dicho modelo en 1994, desde entonces a la fecha el país promedia un crecimiento anual raquítico de 2.6 por ciento del Producto Interno Bruto.

Insisto, crecimiento a todas luces insuficiente y muy lejano a las necesidades del país que nos demanda crecimiento sostenido de al menos 6.5 por ciento anual del PIB y como resultado de esta política, pues el resultado es claro, México no ha podido avanzar en la eliminación de la pobreza.

Señor Presidente, compañeras y compañeros, este modelo neoliberal debe ser sustituido por una nueva política basada en un nuevo modelo de desarrollo sustentado, entre otras cosas, en el relanzamiento agropecuario industrial impulsado por un Estado que sí quiera que este país salga adelante y en función de la construcción de un mercado interno fuerte.

Por lo tanto, insistimos, es imperativo también parar el endeudamiento del país, disminuir el servicio de la deuda, reducir significativamente el gasto del gobierno federal sin sacrificar el gasto social y trabajar con ese famoso déficit cero.

Recordemos, al inicio de la presente administración federal la deuda ascendía a 5.3 billones de pesos, lo que entonces representaba el 31.8 por ciento del PIB, y al cierre del segundo trimestre de este 2017 la deuda supera ya los 9.1 billones de pesos, alcanzando en este momento el 44.5 del PIB.

La administración presente lo que ha provocado es un crecimiento de la deuda del orden del 71 por ciento, y ese endeudamiento anual del país, con el que el actual gobierno ha venido, insisto, creciendo a un ritmo de un millón de pesos por año, jamás en la historia reciente de México se había endeudado el país de esta forma.

Insistimos, le urge a México sanear las finanzas públicas, y dentro de este esquema de revisión, que forzosamente tendrá que hacerse, nosotros hemos planteado en comisiones, y lo hacemos en el Pleno, deberán considerarse rescates como el Fobaproa y el IPAB, y otros rescates carreteros que desde hace 20 años todavía seguimos pagando, y que de seguir en ese esquema actual, pues lo que sucederá es que seguiremos pagando hasta la eternidad, y nuestra propuesta es eliminar ya esa sangría a nuestras finanzas públicas.

Sólo recordemos que el rescate autorizado al Fobaproa e IPAB, hace 20 años, era del orden de los 562 mil 642 millones de pesos y, sin embargo, hoy el saldo, a mitad del 2017, ha aumentado y se deben ya 866 mil millones de pesos.

Esa cantidad es una falta de respeto al pueblo de México porque, además, tiene el agravante, que durante estos mismos 19 años, a esos que se han estado rescatando, a los bancos, ellos han obtenido ganancias por arriba de un billón 144 mil millones de pesos; es decir, dos veces el monto del rescate bancario original del IPAB.

Este rescate autoritario, insisto, también se viene haciendo desde hace años al Fideicomiso de Apoyo para el Rescate de Autopistas Concesiones, que fue originalmente de 57 mil millones de pesos, pero al cierre del 2017 el adeudo suma ya los 226 mil millones de pesos; es decir, durante todos estos años se han pagado puntualmente los intereses de estos rescates.

Es decir, se nos ha hecho costumbre justificar los aumentos a impuestos amagando con reducir el gasto social y, sin embargo, jamás se han puesto en la picota el por qué seguimos pagando estos rescates, estos endeudamientos.

Y por eso el reto para el próximo sexenio es desconocer el pago de estos endeudamientos partiendo de que, de un principio, de que el país ya ha cubierto el monto de los mismos, con productos financieros mucho más que generosos.

En otras palabras, y para que se escuche con claridad, proponemos no pagar ni un peso más para estos mal llamados rescates; es decir, primero el interés de México en su desarrollo económico y social y, por supuesto, se debe hacer una investigación profunda de los beneficiarios reales de estos pagos a lo largo de estos años.

No podemos, Senadoras y Senadores, seguirle haciendo el juego a unos cuantos que se siguen enriqueciendo bajo un mecanismo que constituye un atraco financiero y moral al pueblo de México.

Señor Presidente, y concluyo, sistemáticamente se señala en los paquetes económicos que se seguirá una política de déficit y no endeudamientos, compromiso que ya se hizo norma, porque ahora la norma es violar, porque al final de los ejercicios fiscales encontramos siempre que la situación de las finanzas ha empeorado.

Y por eso nuestra propuesta, señor Presidente, todavía tenemos tiempo legal para discutir esto, es regresar a comisiones y analizar con responsabilidad y no en fast track, no sobre las rodillas, y lo digo con respeto porque estoy seguro que los Senadores, como el Senador Daniel, no ha leído ni siquiera los criterios, menos el dictamen que hoy se va a votar.

Es cuanto, señor Presidente.

Voto particular



El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, Senador Benjamín Robles.

Está a discusión en lo general. Informo a la Asamblea que para la discusión en lo general de este dictamen se han inscrito los siguientes oradores: Senador Mario Delgado Carrillo, en contra; Senador Luis Armando Melgar Bravo, a favor; Senador Víctor Hermosillo y Celada, en contra; Senador Isidro Pedraza Chávez, a favor; Manuel Bartlett Díaz, en contra; Héctor David Flores Ávalos, a favor; Juan Carlos Romero Hicks, en contra; Gerardo Sánchez García, a favor; Dolores Padierna Luna, en contra. Si alguien más desea anotarse, favor de hacerlo.

Tiene el uso de la tribuna el Senador Mario Delgado Carrillo, en contra.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Gracias, señor Presidente, con su venia.

Estamos ante un paquete económico completamente inercial, flojo, es la continuación del modelo económico de esta administración, caracterizada principalmente por un bajo crecimiento económico, un alto endeudamiento y un gasto insostenible, un gasto despilfarrador.

Al inicio de la administración, el Presidente Peña prometió un crecimiento económico por encima del 4 por ciento, hasta del 5 por ciento para los dos últimos años, 2017 y 2018, si se hacían las reformas estructurales.

Apenas y a partir de la información y de los supuestos de este paquete fiscal, apenas vamos a llegar al 2 por ciento en promedio, 1 por ciento per cápita en esta administración.

Si se continuara con esa tasa de crecimiento, el país tardaría 70 años en duplicar su ingreso, su nivel de vida o tardaría más de un siglo en alcanzar el nivel de vida que el Banco Mundial califica como de ingresos altos.

El paquete económico 2018 confirma el ciclo de más bajo crecimiento en tres décadas, desde la administración de Miguel de la Madrid, y el de mayor endeudamiento en más de 30 años, más de 3 décadas desde la administración de López Portillo, 12 puntos del PIB ha tomado Enrique Peña Nieto, y además en deuda, y además han aumentado los ingresos tributarios, producto de la reforma fiscal.

Han habido ingresos como nunca antes en el país, producto de la deuda, producto de la reforma fiscal.

Sin embargo, no vemos un aumento en la inversión pública, un gasto público de calidad.

No obstante que los mexicanos pagan el doble de impuestos de lo que pagaban del 2012, estos mayores recursos no se han traducido, no se han dedicado a un gasto de alto valor agregado que mejore los servicios públicos; no tenemos mejor salud, no tenemos mejor educación, no tenemos mejor seguridad pública, tampoco tenemos mayor inversión que aumente la productividad del país, y que este endeudamiento, este sacrificio al que está sometiendo Peña Nieto a ésta y las siguientes generaciones se vayan a traducir en un mayor crecimiento potencial en el futuro.

Paradójicamente estamos llegando a la relación deuda PIB más alta de la historia, y estamos teniendo las cifras más bajas de la historia de inversión pública como proporción del PIB.

Desde que se tiene registro de este indicador que data de los años 40, desde 1942, a pesar de que nuestro país ha tenido momentos en materia económica muy difíciles, muy complicadas, las crisis económicas, nunca el país había invertido tan poco.

Lo que sí ha aumentado es el pago de las obligaciones financieras, la deuda tarde o temprano nos tenía que alcanzar, y el mayor rubro de los mayores incrementos que hay en el gasto público para el 2018 es el costo financiero de la deuda.

Pagamos ya tantos intereses de deuda, que este país destina más a ese rubro, a pagar intereses que a todo el sistema de Salud.

Pagamos más intereses que el monto dedicado a la inversión pública; bueno, pagamos tantos intereses que el monto de la deuda que está pidiendo el Presidente Peña para el 2018 no alcanzaría a pagar los intereses que tiene que pagar en 2018.

Como resultado tenemos un balance, un superávit primario simulado, porque efectivamente es positivo, pero no es un balance primario, positivo resultado de que tengamos finanzas públicas equilibradas y en buena salud.

Es que estamos renunciando a que este país pueda tener mayores tasas de crecimiento, producto de una inversión pública que genere mayor competitividad, mayor productividad que estimule a la inversión privada, y porque también estamos renunciando a revisar el gasto público y orientarlo hacia aquellas actividades que generen mayor valor agregado.

Lo mismo que estamos renunciando a mejorar la calidad de vida de las siguientes generaciones vaciando por completo el fondo mexicano del petróleo.

De tal manera que es un paquete económico que bajo el argumento de la responsabilidad fiscal esconde detrás una gran irresponsabilidad social, porque la falta de crecimiento significa que la concentración del ingreso no se va a detener y seguirá aumentando el número de pobres.

También se presume mucho en este tema específico, de los ingresos, que es un paquete que fortalece nuestras finanzas. No, la fortaleza de las finanzas está en duda, lo señalan las calificadoras, la sustentabilidad del ritmo de endeudamiento y del nivel de gasto y productividad hacen que las finanzas públicas estén muy comprometidas. A pesar de la Reforma Fiscal y a pesar de los montos de deuda que está teniendo el gobierno, los ingresos públicos, como porcentaje del PIB son menor para 2018 que para 2013.

Y todo esto lo hemos visto durante cinco años, prácticamente ha sido una constante con las mismas características, los mismos criterios que se han seguido. Pero este año es distinto, 2018 va a ser muy distinto, porque vamos a enfrentar, ya lo sabemos, un año con mucha inestabilidad, empezando por factores externos, como la renegociación del Tratado de Libre Comercio, que sabemos, que aunque no depende de nosotros, una posible cancelación del mismo, calificadoras como Moody´s, señalan que tendríamos una potencial recesión de hasta 2 puntos del PIB.

También sabemos que hay una discusión importante en los Estados Unidos, sobre su sistema fiscal, que ante un movimiento allá en las tasas, México se vería prácticamente obligado a modificar las suyas, pegándole directamente a los ingresos tributarios.

Sabemos también que se tiene que hacer un esfuerzo extraordinario en materia de gasto para orientarlo a las víctimas de los sismos. Y sabemos también, como cada seis años, que el ciclo político va a terminar contaminando la economía.

¿Y qué se propone para esto?

¿Qué se propone para el 2018?

Tendríamos que haber organizado, el gobierno, tendría que haber hecho una propuesta orientada a mitigar esos riesgos, a darle certidumbre, a cuidar que la economía quede blindada ente estos riesgos. Pero no, hay muy pocos márgenes y se está planteando más de lo mismo. Se renuncia a la posibilidad de tener un crecimiento económico, se sigue con un nivel muy alto de endeudamiento y habrá más pobreza.

Vamos a hacer varias reservas, las menciono rápido señor Presidente, y con esto terminaría.

Vamos a presentar algunas reservas donde vamos a recordar lo que ocurrió aquí el año pasado, precisamente en la discusión de Ley de Ingresos en sus artículos transitorios, donde lo advertimos aquí delante de todos, para que no hubiera sorpresas, que estaban aprobando el mayor gasolinazo de la historia, desafortunadamente un año después se tuvo la razón.

Pero había muchos compañeros, y prácticamente de todos los partidos que se sintieron agraviados, se sintieron arrepentidos. Le dijeron a la gente que querían que eso no volviera a ocurrir, pues llegó el día, vamos a tener hoy la oportunidad de aquellos que fueron sorprendidos el año pasado, tengan la oportunidad de corregir.

Hoy entre tantas malas noticias puede ser el día, y es una oportunidad para que terminemos con el gasolinazo, así vamos a proponer las reservas y vamos a ver de verdad quiénes fueron los arrepentidos o quiénes hipócritamente engañaron una vez más a la población.

Muchas gracias.

PRESIDENCIA DE LA SENADORA
GRACIELA ORTIZ GONZÁLEZ

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Mario Delgado Carrillo.

Tiene la palabra el Senador Héctor David Flores Ávalos, del Partido Acción Nacional, para hablar a favor del dictamen.

El Senador Héctor David Flores Ávalos: Muchas gracias, señora Presidenta. Compañeras y compañeros Senadores:

Vengo a hablar del tema que nos ocupa en este momento, que es la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018.

El paquete económico que se discute en estos días es el último que habrá de realizar la actual administración del Presidente Peña Nieto, pues el próximo año tendremos evidentemente un nuevo Presidente de la República y un nuevo Congreso de la Unión.

Conviene hacer una reflexión, no sólo en la ley que se discute en estos momentos, sino en la evolución de la economía y de las principales variables del sexenio en esta materia.

Como ya se dijo aquí, el Presidente de la República le ofreció al país, al inicio de su gestión, que la economía crecería aproximadamente al 4 por ciento anual después de la aprobación y de la ejecución de las reformas estructurales que este Congreso desde luego conjuntamente con las iniciativas del Presidente le permitieron al país.

Este gobierno ha sido el que más recursos ha tenido en la historia de nuestro país. En esta Cámara, con diferencias producto de la convicción política de cada grupo, han sido aprobadas todas y cada una de las reformas que se han presentado, aún la Fiscal, a la cual nos opusimos en el PAN. Pero aun así, nuestro país ha sido incapaz de superar la barrera de crecimiento del 2.8 por ciento anual.

Las variables macroeconómicas que nos expone el Ejecutivo Federal son las    siguientes:

Un rango de crecimiento entre 2 y 3 por ciento; un nivel de inflación cercano al 3 por ciento anual, y un tipo de cambio, que en el mejor de los casos y en el mejor de los escenarios, dada la incertidumbre generada por la negociación o renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, rondará los 18 pesos con 40 centavos por dólar.

Si bien son cifras relativamente razonables, Acción Nacional seguirá poniendo el dedo en el renglón en algo que nos parece que no debe perderse de vista.

Este gobierno ha endeudado a los mexicanos de manera significativa e irresponsable. Insistimos en ello no como parte de un discurso exclusivamente político, sino como parte de una postura responsable con nuestra economía y con la economía de las generaciones futuras.

Al inicio de este sexenio, los requerimientos financieros del sector público rondaban el 38.7 por ciento del PIB; y en 2016, estos mismos indicadores llegaron al 50 por ciento como proporción de todo lo que producimos.

En este año tampoco podremos olvidar que se atentó contra el bolsillo de los mexicanos al liberar el precio de los combustibles en un momento, en que evidentemente, el precio se detonaría a la alza.

Las evidencias demuestran, en la opinión del grupo parlamentario del PAN, que lamentablemente este gobierno no ha sabido o no ha querido escuchar.

También hemos señalado, en repetidas ocasiones, que los ingresos excedentes, ya sea por remanentes de operación del Banco de México o por recaudación superior a la estimada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, han sido muy elevados.

De acuerdo con la información de la cuenta pública, desde el año 2013 a 2016, este gobierno ha contado con más de 1.6 billones de pesos por ingresos excedentes, mientras que la población realmente no ha percibido una mejora sustantiva en su nivel de vida.

Lo anterior se debe, en gran medida, a que la mayoría de estos recursos se ha utilizado para pagar los intereses de una deuda, que a todas luces ha sido completamente improductiva para el país.

Compañeras y compañeros Senadores, el nivel de deuda que están proponiendo va a generar necesariamente una baja en la calificación crediticia de México.

Tendremos, pues, no sólo más deuda, sino una deuda más cara. Por ello, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional presentará reservas sobre este tema.

Acción Nacional siempre se ha caracterizado por votar responsablemente en los asuntos de mayor importancia para la nación, particularmente en los de carácter económico. En esta ocasión no será la excepción.

Por ello votaremos a favor del presente dictamen en lo general, pero advertimos que presentaremos reservas sobre el manejo de la deuda y no quitaremos el dedo del renglón en señalar el enorme riesgo que esto representa y en proponer un cambio urgente en la política fiscal que ha inhibido el crecimiento y la competitividad del país.

Seguiremos velando porque los habitantes de nuestro país, de nuestro querido México tengan cada vez un mejor nivel de vida, y pugnaremos por mejores niveles de gestión y transparencia gubernamentales.

Nos comprometemos, igualmente, a seguir luchando contra lo que consideramos impuestos excesivos y gasto improductivo.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Flores Ávalos.

Tiene la palabra el Senador Víctor Hermosillo y Celada para hablar en contra.

El Senador Víctor Hermosillo y Celada: Con el permiso de la Mesa Directiva, que me la dejaron muy sola.

Siempre he votado contra la Ley de Ingresos debido a que el endeudamiento desmedido ha sido continuo.

En lo que va de la presente administración, la deuda se ha incrementado en 3.9 billones de pesos, es decir, que aumentó 75 por ciento.

En este sexenio, a cada mexicano el gobierno lo endeudó con 32 mil pesos. ¿Para qué sirve el gobierno? Para endeudar a los ciudadanos, y por otro lado cobrar y cobrar impuestos a los que tiene cautivos, pues, entonces, digo, pues este gobierno es muy ineficiente.

La Cámara de Diputados aprobó la ley con 43 mil millones de pesos adicionales, moviendo el precio del petróleo y moviendo también el tipo de cambio. Dos variantes que no puede controlar nuestro país, no los puede controlar.

¿Quién nos dice que eso va a suceder en el mundo como se encuentra? Cuando ya se dice que va a haber más producción de los países de la OPEP.

Si bien, el incremento del tipo de cambio aumentan los ingresos petroleros. No podemos pasar por alto que también va a subir la deuda que está en dólares.

Entonces ¿cómo es posible hacer cuentas rápidas y ligeras, si sube el tipo de cambio, pero sube la deuda que ya es tremenda?

El chiste, dicen que hay muchos problemas, bueno ¿por qué no hay una disminución de gasto?

Hace poco, que ya se nos olvidó con el temblor, dijimos que los partidos podían bajar a cero su subsidio. Se van a morir de hambre.

Y por otro lado, también dijimos nosotros que vamos a ganar mucho dinero y, pues ¿Dónde está? Sí se puede bajar, sí hay voluntad, pero no hay ninguna voluntad de bajar el gasto.

Dicen que han tenido un superávit primario, pero la realidad es que no se contabilizan los intereses de la deuda, y ese es un gasto, un gasto que no podemos evitar, lo tenemos que pagar.

Los ciudadanos están cansados del abuso, un claro ejemplo es el gasolinazo, ya lo dijeron, no es posible, mientras que en el mundo se observan precios bajos con la caída del petróleo, en México disminuye el costo, la gasolina sube.

Yo soy fronterizo, y la gasolina está más barata en Estados Unidos y a parte nos dan litros de a litro, y de buena calidad. Es imposible que nos encontremos en esta situación.

La realidad también es que, hemos perdido competitividad, porque con estas situaciones, pues, hay incertidumbre, y con la incertidumbre, pues, no hay emoción para invertir.

Otra cosa es que las estimaciones de ingresos están lejos de la realidad. Los superávit de impuestos suben, ya lo dijeron anteriormente otros de los compañeros, pero estos, cuando se asignan no pasan por el Congreso, los gastan a discrecionalidad los excedentes, entonces, y son graves, deberían pasar por el Congreso, quieren seguir endeudándonos con una cantidad muy importante, son 535 mil millones de pesos, eso es una cosa de locura; además, otra cosa, no toman en cuenta que las pensiones son una bomba de tiempo y ya empiezan a dar signos de alerta, se gasta cada día más y más en pensiones, al igual que el costo financiero de la deuda.

La actual administración afirma que las finanzas públicas se han manejado responsablemente, que el gasto se ha bajado y que la política fiscal se ha convertido en un instrumento de impulso a la actividad económica, pues han subido tremendamente los impuestos a las empresas, debemos de gastar eficientemente, dicen de por sí dedican poco dinero a la infraestructura, y de ese poco dinero la mitad se queda con moches, se queda con alcahuetería con las empresas, entonces, no podemos desarrollarnos.

El país no está quebrado, el gobierno es el que está quebrado, el gobierno es el 25 por ciento de la economía y el 75 por ciento no está mal, pero como sanguijuela el gobierno cada día de los que producen le quita más y más dinero, porque el gobierno sí está quebrado.

Se dice aquí que el sistema no ha funcionado, que el sistema económico, digo, a mí el sistema no se me hace malo, se me hace malo lo que los operan, es como si en un negocio, que eso sucede muy común, ustedes saben, un padre no educa bien a sus hijos y luego les da el mando de los negocios, la mayoría de las veces los quiebran, ¿por qué? Porque no saben precisamente manejar negocios, eso es lo mismo lo que le sucede al gobierno.

Hay una cosa muy grave en el Senado, aquí no hay empresarios, hay burócratas y políticos profesionales, y les voy a decir una cosa, no es culpa de ustedes, es culpa del empresariado que no le gusta meterse en la política porque no es fácil estar en la política y ver las cosas que yo he visto a través de tantos años aquí, verdaderamente a veces me da pena lo que representamos aquí y lo mal que nos compartamos con la ciudadanía.

Aquí se muestra lo que dijo Hobbes que "el gobierno es el gran Leviatán, el que da coletazos y el que le pega a los que producen".

Señores, el gobierno no produce, el gobierno distribuye, y este gobierno a los que producen les está, cada día, apretándoles más el buche y el gobierno no se aprieta el cinto. Las cosas no pueden seguir así, por eso yo voto en contra de todo el paquete, y para qué pongo yo situaciones, para que se estudien porque cualquier cosa que vayamos a presentar la van a batear, de seguro la van a batear, entonces, qué caso tiene si no se discuten las cuestiones financieras que puedan presentar los grupos de oposición si aquí el gran Leviatán va a batear todo y se va a quedar con este programa y este proyecto económico de ingresos que es verdaderamente lamentable.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Víctor Hermosillo y Celada.

Tiene la palabra el Senador Isidro Pedraza Chávez, del PRD, a favor.

El Senador Isidro Pedraza Chávez: Gracias. Compañeros:

Esta tarde, este día, ha sido un día accidentado en estas discusiones, precedido de métodos atropellados y estamos aquí discutiendo este último proyecto de la Ley de Ingresos de la Federación, con uno de los temas más relevantes para los mexicanos que tiene que ver con las finanzas públicas, en este proyecto se revisa cómo y a quién le vamos a cobrar impuestos.

Hay aspectos positivos de la reforma que hemos de reconocer, donde la Cámara de Diputados blindó las finanzas públicas frente a la caída de los ingresos petroleros e inició la despetrolización de las finanzas públicas.

Quedan temas pendientes que no pueden ser superados en este momento, dado que esta Ley de Ingresos es técnicamente igual a la del año pasado, a pesar de la tormenta que se constituye para el año 2018 para la economía mundial, la política fiscal se mantiene en su mayor atributo de dotar fuerzas, finanzas estables, pero queda como una camisa de fuerza que no logró detonar el crecimiento tan prometido por el gobierno federal.

Llegamos a esta discusión y aprobación de la Ley de Ingresos de la Federación con la frase "finanzas públicas sanas" que llegó hasta el punto de sonar tan repetitivo en comisiones por parte de los funcionarios de Hacienda, que esta condición de estabilidad macroeconómica olvida lo siguiente, hay un exiguo crecimiento económico y los millones de mexicanos que aún viven en la pobreza, un país con 55 millones de pobres y donde la política social poco o nada ha logrado para abatir sustancialmente la pobreza.

Nos mantenemos como un país de tradición campesina, pero que importa alimentos de primera necesidad desde los Estados Unidos, una política fiscal que poco o nada contribuye para mejorar la distribución de la riqueza, sino perpetuar la pobreza de millones de personas.

Pareciera ser que la política de gastos fiscales y de condonación de deudas está hecha para las grandes empresas o contribuyentes asociados a las campañas presidenciales, un tema pendiente y de responsabilidad del Senado de la República, tiene que ver con el diseño anquilosado de nuestro federalismo y el excesivo poder que ha concentrado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, luego a veces es el gran legislador, establece proyectos que luego supera en el presupuesto.

Con todo respeto y asumiendo la responsabilidad en la materia, existe un debate que evitamos en la discusión de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, de ese gran pastel de dinero del fondo general de participaciones que la Federación reparte a estados y municipios, de conformidad con la Ley de Coordinación Fiscal, a través del Fondo General de recaudación participable y de los fondos etiquetados, salud, seguridad, educación, entre otros, a cambio de ello los estados han limitado su potestad tributaria y han dejado en la Federación toda responsabilidad, el actual esquema de coordinación fiscal ha fomentado la partida y la dependencia de los estados y municipios que solamente esperan el dinero de la Federación y se les dará y ha creado un todo poderoso gobierno federal.

Como dato, de los 32 gobernadores que han administrado el país a la par del sexenio del Presidente Peña Nieto, sólo entre ellos, 22 que son priistas, han desviado alrededor de 258 mil 829 millones 185 mil pesos de los recursos públicos, de acuerdo esto con denuncias penales y en resultados de Auditoría Superior de la Federación.

Ahí están esos datos, un poco o nada se discutió sobre los gasolinazos o las disposiciones para incentivar la importación de biodiesel, y aún a pesar del fracaso de la reforma energética en 2016, México es el segundo importador de gasolina en el mundo con un costo para el 2015 de 12 mil 500 millones de dólares.

El país importa al menos el 50 por ciento del total de la gasolina que consume y a precios superiores que en el resto del mundo.

Terminamos el sexenio con un doble discurso, por un lado los beneficios de la estabilidad de las finanzas públicas y por otro, la negación absoluta de las limitaciones de las políticas económicas y el fracaso eminente de las reformas estructurales.

Este es el saldo económico, aunque se niegue mil veces y traten de hacerlo parecer contrario.

Este dictamen de la minuta de Ley de Ingresos para 2018 se sube al orden del día, bajo la presión de ser aprobado inmediatamente, esa es la prueba final que se pone a diferencia, las limitaciones del actual andamiaje institucional, de pesos y contrapesos entre el Poder Legislativo con el Ejecutivo, y como legislador, yo les digo que esto es inaceptable.

El manejo de ventanillas diferenciadas, por un lado se aprueban los ingresos públicos, pero no contamos con la garantía de que la parte presupuestal, ni en el largo ni en el ejercicio del gasto público puede ser aplicada, o sea, se aprueban recursos y se tardan una eternidad para aplicarse y no hay certeza de que lleguen oportunamente a su destino.

El doble papel que desempeña actualmente el Secretario de Hacienda, como responsable de las finanzas públicas y virtualmente candidato presidencial del partido en el gobierno, ausente en los trabajos de comisiones, estoy convencido que la confrontación y la presentación de argumentos es vital para fortalecer nuestra democracia.

Llegamos a un punto donde no discutir y exponer a los aspirantes presidenciales, se convirtió en un principio de buena conducta en el Senado, y en eso, pues no estamos de acuerdo.

El ejercicio de diálogo, tiene que ser permanente con la Secretaría de Hacienda, sobre todo frente a las demandas ciudadanas y del sector privado, a lo largo del ejercicio fiscal, particularmente en un escenario donde la presente administración pública federal, estatal y municipal se encuentra cuestionada por actos de desvío de recursos públicos.

Por lo anteriormente expuesto, y dejando en claro nuestra posición crítica, en el PRD daremos el apoyo al dictamen de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018, porque por lo menos garantizan el blindaje financiero para el siguiente año.

Nuestro voto no es un cheque en blanco, es un voto condicionado para mantener un diálogo permanente y constructivo en materia de seguimiento del desempeño de las finanzas públicas.

Estamos en nuestro derecho y el Ejecutivo en su obligación de cooperar y hacer de este diálogo un pilar de confianza frente al compromiso que asumimos de cara a la nación.

Es cuanto, compañeros Senadores.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Isidro Pedraza.

Tiene la palabra la Senadora Dolores Padierna Luna, del PT, para hablar en contra.

La Senadora Dolores Padierna Luna: Con su venia, señora Presidenta.

Pues estamos aquí con otro procedimiento, que no logramos admitir ni aceptar que se violenten de esta manera los acuerdos que tomamos con el Presidente de la Comisión, tan amable, tan simpático y siempre ha cumplido su palabra.

No me explicó por qué hoy no cumple su palabra, Presidente, quedamos de revisar en la tarde todos los artículos reservados y mañana con mucha calma y claridad ante la gente, explicar todo, pero como estamos aquí a mata caballo, voy a hablar de varios temas.

La administración de Enrique Peña Nieto concluirá con un crecimiento mediocre de 2.2 por ciento promedio anual.

En el paquete económico que nos entrega el gobierno, a ese pobre desempeño le llama "un importante logro".

Las administraciones pasadas achacaban el pobre desempeño económico a la falta de reformas estructurales, al eliminarse este pretexto, Peña Nieto ha recurrido a otros pretextos para justificar su fracaso económico, una economía basada en el sector externo, exclusivamente ahora con Donald Trump y la crisis del TLCAN le llaman choques externos, se encuentran en un verdadero problema.

Ante ello dicen que el mercado interno ha venido mejorándose y que ahora la economía depende del mercado nacional, lo cual no se sostiene ni con sus propias cifras.

En 2016, ciertamente hubo una ligera mejoría en el consumo, pero no tiene la suficiente fortaleza como para que esa mejora se sostenga durante el 2017-2018, el consumo está muy lejos de convertirse en el motor principal y ser la palanca de desarrollo nuevo, como lo señala este paquete económico, para hacerlo tendrían que aumentarse los salarios en el país, tendría que aumentarse el volumen de empleos formales, la seguridad social y mejorarse los ingresos de toda la población.

Lo que sí es muy decepcionante es el manejo de la inversión, ya que este gobierno, en 2015, después de las reformas estructurales, tiene una formación bruta de capital fijo, lo que es la inversión que sólo creció en 0.4 por ciento en 2017, y se va a mantener estancada en 2018, que sólo crecerá 1.8 por ciento de acuerdo a estos criterios generales de política económica.

Dijeron que las reformas estructurales atraerían una enorme cantidad de inversiones y hasta el momento esto no ha ocurrido, ni ocurrirá en el 2018, según lo afirman los criterios generales de política económica.

La falta de inversión no sólo provoca un freno al crecimiento en el corto plazo, sino que impacta en el mediano y en el largo plazo.

En el paquete económico 2018, la Secretaría de Hacienda festina la estabilidad macroeconómica y la ubica en que se ha prolongado esta estabilidad y se ha logrado porque tenemos una inflación controlada, lo cual es completamente falso dado que en 2017 la inflación se encuentra desbordada y el sector privado la ubica incluso en 6.2 por ciento.

El tipo de cambio dicen que se revaluará, pero mientras ya se alargó la renegociación del Tratado de Libre Comercio hasta el primer trimestre de 2018, el peso seguirá devaluándose.

En relación a los ingresos públicos, el porcentaje de los ingresos se reducirán al más bajo nivel de toda la administración de Peña Nieto y alcanzarán un retroceso muy grave hasta los ingresos que había en el 2005.

Obviamente que esta caída de ingresos presupuestarios se debe a la reducción de los ingresos petroleros y se confirma lo que dijimos en los debates de la reforma energética, que la privatización del petróleo implicaría la caída de los ingresos presupuestarios en cantidades irreparables.

La reforma fiscal de 2014 trató de compensar ese hoyo fiscal con un aumento de impuestos inadmisible y estos aumentos incrementaron los ingresos tributarios del 10.5 por ciento al 14 por ciento en 2016.

Pero ahora se nos informa en los criterios generales de política económica que para el cierre de 2017, y durante todo el 2018 bajarán al 13 por ciento, lo que significa que la reforma fiscal tuvo efectos menores y transitorios; dicho de otra manera, que dada la reforma energética también se muestra la reforma hacendaria.

Por otro lado, no dejo de subrayar el tema de la deuda porque este gobierno duplicó el porcentaje de la deuda en este sexenio, la recibió en 5.5 billones y la va a dejar en casi 10 billones de pesos, significando 52 por ciento del Producto Interno Bruto.

En 2017 el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público disminuye al 48 por ciento, y el gobierno se llena la boca diciendo que está bajando el porcentaje de la deuda, lo cual es completamente falso. Esta ligera disminución obedece a la disponibilidad de los remanentes de operación del Banco de México, que se trata de recursos extraordinarios por única ocasión y no son recurrentes, por lo tanto no se pueden programar como lo están haciendo en este documento.

En el 2018, la Secretaría de Hacienda estima una disminución al 47.3 por ciento, pero porque va a reducir el gasto público, y el gasto público lo va a reducir en desarrollo económico principalmente.

Rubros, los rubros más afectados son comunicaciones, que se cae 26.1 por ciento; agricultura, 15.2 por ciento menos; transporte, menos 12.4 por ciento; turismo, menos 10.8 por ciento; minería, menos 5.9 por ciento; ciencia, tecnología e innovación, menos 3.9 por ciento; y algo que hay aquí, que se llama otros asuntos económicos, se cae 74.4 por ciento. Esperemos que describan en qué consiste.

Decía yo que esta deuda al estar en el límite, entonces está programando este recorte al gasto público.

Pero quisiera volver a los ingresos.

Dentro de los ingresos presupuestarios destaca la reducción de 4.6 por ciento en términos reales de los ingresos petroleros, no obstante que el precio del petróleo se incrementa de 43 dólares por barril a 48 dólares por barril; y la plataforma de producción también aumenta de un millón 944 mil barriles de petróleo diario a un millón 983 millones de barriles al día.

A pesar de todo esto, de todas maneras, la reducción de los ingresos presupuestarios es muy grave, el comportamiento a la baja de los ingresos petroleros muestra que para 2018 no se cumplirá ninguna de las promesas de Peña Nieto que él ofreció en todos sus spots si se votaba a su favor la reforma energética.

El gobierno, además, en este paquete económico nos entrega perspectivas económicas del 2019 hasta el 2023, y ahí pronostica el gobierno que los ingresos petroleros se mantendrán a la baja como porcentaje del Producto Interno Bruto en términos reales, habla que en 2019 serán de 3.6 por ciento, y así va bajando, bajando hasta extinguirse tanto del presupuesto como de la economía.

Es la privatización total del petróleo que se entrega de un recurso nacional que antes entraba al presupuesto público o a la economía, ahora entra a los bolsillos de unas cuantas petroleras privadas, cuatro de las cuales son de los más millonarios que concentran el 10 por ciento del Producto Interno Bruto.

Se estima, la producción de petróleo va a pasar de, fíjense, de un millón 983 barriles diarios en 2018 a 2 millones 593 mil en 2023, cuando la oferta de la reforma energética era que en el 2018 alcanzaríamos la producción de 3 millones de barriles diarios de petróleo, no hasta el 2023, sino en este año que estamos aprobando.

Otra enorme mentira del gobierno; de acuerdo a la Secretaría de Energía, la mayor parte del incremento a la producción de petróleo será aportada por los contratistas privados, dice aquí, lo cual resulta completamente falso porque de acuerdo al propio gobierno federal, los ingresos petroleros sin Pemex, es decir, los privados se mantendrán en 1.8 por ciento del PIB, lo que demuestra que los contratos privados no aportarán recursos adicionales al erario, y que se está faltando a la constitución que dijeron ustedes respetar, los ingresos tributarios.

Llama la atención el impuesto sobre la renta, donde la recaudación del impuesto varía apenas un 0.1 por ciento en términos reales; siendo que la economía aumenta al 2.2 por ciento, normalmente el IVA y el Impuesto sobre la Renta caminan en sintonía de la economía porque se derivan de ella, nos explica entonces por qué el impuesto sobre la renta y el IVA están muy por debajo del pírrico, de por sí, pírrico crecimiento económico.

El impuesto sobre la renta y el IVA aportan el 83 por ciento de los ingresos tributarios, y es costumbre de la Secretaría de Hacienda subestimarlos cada vez que presenta un paquete económico.

Quiero referirme a los ingresos de Pemex, porque Pemex tendrá 6.3 por ciento menos de ingresos.

Los ingresos de Pemex se mantendrán en una tendencia hacia la baja que se ha dado en toda la administración de Peña Nieto producto de la importante reducción de sus actividades tanto de exploración como de explotación de petróleo, así como de transformación industrial.

Todo lo que dijimos en la reforma energética está dándose y está documentándose por el propio gobierno.

En los criterios generales de política económica se estima que entre 2019 y 2023 los ingresos se van a mantener a la baja hasta que se extingan.

Esto dicho de otra manera es lo que dijimos en la reforma energética, se perderá toda la renta petrolera, y todo el recurso de nuestro país se entregará a manos privadas.

Ante la caída de los ingresos presupuestarios como porcentaje del Producto Interno Bruto y en la reducción del déficit, el gasto total se reduce en 24 por ciento.

Están los temas, pero nada más digo dos cosas más, señora Presidenta.

En el 2018 el Instituto Nacional Electoral, está solicitando 25 mil 15 millones de pesos. Un 66 por ciento más que en 2017, de los cuales el 72.9 por ciento del gasto total será ejercido directamente por el INE para la operación y supervisión de las elecciones.

Para qué gastar tanto, si están programando con todas las votaciones que están teniendo aquí, violentando las normas, para qué darle tanto dinero al INE, y un 27.1 por ciento restante que son 6 mil 789 millones, se entregarán a los partidos políticos.

Yo también me sumo a que estos gastos sean públicos y se entreguen en la mitad a los damnificados, porque si no lo damos nosotros, el gobierno solamente está endeudando con el pretexto del sismo, está tomando mucho dinero, que, por cierto no está llegando a las personas damnificadas.

No puedo terminar sin hablar de las gasolinas, y, bueno, mejor en los artículos reservados hablaré sobre el Impuesto sobre la Renta, de las gasolinas, del IEPS y otros artículos que me voy a reservar.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senadora Padierna Luna.

Tiene la palabra el Senador Gerardo Flores Ramírez, del Partido Verde Ecologista de México, para hablar a favor.

El Senador Juan Gerardo Flores Ramírez: Gracias, señora Presidenta, con su venia.

Buenas tardes compañeras, compañeros Senadores. El día de hoy se somete a nuestra consideración el dictamen de la minuta de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2018, que fue remitida por la Cámara de Diputados la semana pasada.

En su calidad de garante de la estabilidad social el Estado requiere allegarse de los recursos necesarios para proveer seguridad, obras públicas, salud, educación y demás bienes y servicios que requiere el país para su adecuado desarrollo.

Este es el espíritu de la Ley de Ingresos pues en ella se ven reflejadas las contribuciones que pagamos todos los ciudadanos como integrantes de este gran pacto social llamado México.

Sin duda alguna, esta Ley de Ingresos fue aprobada con gran responsabilidad, privilegiando la estabilidad macroeconómica y atendiendo a las necesidades de nuestro país.

Me gustaría dirigirme a los ciudadanos para que tengan certeza sobre dos aspectos fundamentales de esta Ley de Ingresos:

En primer término, deben saber que no hubo creación de nuevos impuestos ni incrementos a los ya existentes en beneficio de los bolsillos de todos los mexicanos.

De esta forma se da cabal cumplimiento a la promesa del gobierno de la República de no afectar a los contribuyentes con nuevos impuestos.

A la promesa de respetar el acuerdo de certidumbre tributaria.

En segundo término, debe destacarse que la lógica que ha permeado en la aprobación de esta Ley de Ingresos es contar con recursos suficientes para la reconstrucción de las zonas afectadas por los fenómenos, por los sismos registrados el mes pasado.

La coyuntura de adversidad económica que enfrentó nuestro país desde el inicio del presente año se ha visto aún más afectada por los fenómenos naturales que padecimos el mes pasado y que desafortunadamente golpearon de manera significativa el centro del país, pero sobre todo a dos de los estados más vulnerables como lo son Oaxaca y Chiapas.

Por ello, resulta de la mayor relevancia que existan recursos suficientes para que las familias afectadas tengan una vivienda digna, gracias al análisis y discusión que se dio en la Cámara de Diputados se hicieron ajustes a las expectativas de producción petrolera y el tipo de cambio, lo que se traduce en un monto total de ingresos superior al originalmente estimado en el paquete enviado al congreso.

Hoy en día es posible advertir una evolución favorable de la reforma hacendaria emprendida por la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, gracias a la cual se ha logrado la trayectoria de consolidación fiscal, a partir de un incremento en la recaudación, una mayor base de contribuyentes y una simplificación tributaria.

En este contexto a pesar de que algunos se empeñen en describir un desempeño económico adverso o cuesta arriba para nuestra economía, nadie puede atreverse a reconocer que la administración del Presidente Enrique Peña Nieto es la única en la época moderna en la que no se ha presentado un solo trimestre de crecimiento negativo.

De la misma forma que nadie puede dejar de reconocer un exitoso desempeño en materia de generación de empleos, un desempeño considerado como histórico, pues se han creado a lo largo de esta administración 3 millones de empleos. Así que es muy falto de objetividad quien venga a esta tribuna a hablar de crecimiento mediocre.

Por ello, la presente Ley de Ingresos viene a fortalecer esta dinámica de responsabilidad hacendaria, consolidando así los fundamentales macroeconómicos que permitirán que las inversiones y el empleo se sigan detonando en nuestro país.

En resumen, nos encontramos ante una ley que no sólo propone supuestos prudentes y realistas para las estimaciones de ingresos, sino que mira más allá y orienta la política hacendaria hacia objetivos de sustentabilidad y de crecimiento económico, por lo cual los Senadores del Partido Verde votaremos a favor del presente dictamen.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Gerardo Flores.

Tiene la palabra para hablar en contra, el Senador Juan Carlos Romero Hicks, del PAN.

El Senador Juan Carlos Romero Hicks: México está en crisis. México quiere esperanza, México quiere resultados, resultados y más resultados. Voltea a sí mismo y lo que encuentra es la descalificación, cuando lo que requiere es la reflexión. Voltear a ver el alma interior y eso pasa por el tema de las finanzas públicas.

¿En finanzas públicas cuáles son las realidades?

El precio de la paridad cambiaria ha cambiado de 13 a 19.2 pesos en relación al dólar estadounidense, hemos perdido casi la mitad, el 48 por ciento.

En el caso de los ingresos, desde que llegó el gobierno federal las familias pagan más del doble de los impuestos; el impuesto mensual por familia es más de 8 mil pesos, las familias que menos tienen están soportando una carga innecesaria.

Y luego viene el tema de la deuda. El señor Presidente Peña prometió déficit cero en 2012. ¿Cuál es la realidad? Pasamos del 34.3 por ciento, al 49 por ciento de déficit en materia en relación del Producto Interno Bruto.

El gobierno, entonces, está hipotecando al país, y el gasto hoy no es mejor, ni es más estratégico, ni se dirige a la inversión, se ha incrementado el gasto corriente.

Hoy vengo a argumentar con mucho pesar, porque me hubiera dado mejor actitud el poderle decir a mis hijos y a mis nietos que tenemos un mejor país, lamentablemente no lo tenemos.

Hay cinco razones que nos mueven en este momento para votar en contra:

La primera. Esta propuesta de un balance de cinco años es limitada, no hay un balance entre ingreso y gasto. Desde hace décadas el problema de finanzas públicas es que los ingresos no cubren el gasto del sector público, y hasta este momento no se plantea una reestructuración del ingreso.

Segunda. La gran carga es la deuda, y en materia de deuda los incrementos son inciertos y no son debidamente justificados.

Por otro lado recibimos en tercer término de la Legisladora, un cambio en libros para poder incrementar el ingreso en 43 mil millones de pesos, sobre especulación de dos variables que no podemos controlar, ni predecir. El cambio y la paridad cambiaria, y el cambio que tiene que ver con el precio del petróleo.

El peso de todo esto es la cuarta razón, es que lamentablemente no hemos encontrado los caminos para tener mejores acuerdos fiscales.

Ayer los Subsecretarios, que el año pasado no estuvieron presentes y que en esta ocasión por fortuna sí estuvieron, Vanessa Rubio y Miguel Messmacher y que son estudiosos y diligentes, tecnócratas, sin baño de pueblo, nos decían que estos acuerdos son necesarios, sólo que en este momento no se puede hacer una modificación.

Nos quieren vender el asunto de que como no hay cambios en el Impuesto sobre la Renta, como no hay cambios en el Impuesto al Valor Agregado, y no hay cambios a los impuestos a productos servicios especiales esto ya no merece una modificación. No, esto sería una visión micro reduccionista de una macro problemática que no hemos sabido enfrentar.

Ciertamente también hay que reconocer qué significa el tema de la deuda.

La palabra deuda no es mala, si alguien tiene deuda lo tiene que hacer con sentido de visión de futuro estratégico, con gasto de inversión, con gasto que tiene un sentido público y social. El problema es que lamentablemente tenemos un gobierno ineficiente, un gobierno que tiene como práctica el subejercicio y que en algunas ocasiones, hoy a nivel de escándalo, tenemos un gobierno corrupto y corruptor.

Frente a todo esto, nosotros tenemos que levantar la voz. No puedo en conciencia votar a favor, porque hoy las finanzas públicas no son mejores, las preguntas son muy concretas.

¿México hoy es mejor? No.

¿Tiene mejor transparencia? No.

¿Tiene legalidad de Estado de derecho? No.

La política económica adoptada a planes y proyectos de desarrollo no ha dado mejores condiciones. Lo que debiéramos tener que reconocer es que hoy en día, lo que requerimos son aspectos muy puntuales, y esos aspectos puntuales pasan por tener que decir:

Primero.- Que hay que identificar fuentes de ingreso y su posible mejoría.

Segundo.- Que las estimaciones deben ser más profesionales.

Tercero.- Que hay que mejorar el ejercicio del gasto, y finalmente, que hay que conocer las necesidades de la población, una población que hoy tiene condiciones que no han sido debidamente atendidas.

Por último, lo digo con mucho pesar, en el diálogo republicano ha habido una falta de respeto.

El Secretario de Hacienda no vino a presentar el paquete fiscal.

El oficio sensible de un político se da en el uso de su tiempo, no me imagino qué tareas más importantes tenía qué hacer que venir a presentar el paquete fiscal.

Un hombre que hasta hace poco había sido prudente, sensible y honesto, hoy no lo está demostrando.

Necesitamos volver a recuperar este diálogo republicano, civilizado, ético, crítico y propositivo para poder decir de cara y de frente a México: "Que hoy, lamentablemente, no tenemos rumbo, no tenemos liderazgo, no tenemos ética, y las finanzas públicas están cada vez más quebrantadas".

No puedo votar a favor.

Es cuanto.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Romero Hicks.

Tiene el uso de la palabra el Senador Gerardo Sánchez García, del PRI, para hablar a favor del dictamen.

El Senador Gerardo Sánchez García: Con su venia, señora Presidenta. Compañeras y compañeros legisladores:

El tema que nos convoca el día de hoy es de la mayor relevancia para el desarrollo nacional y el mejoramiento del bienestar de las familias mexicanas.

En tal virtud, la discusión de la Ley de Ingresos debemos hacerla con la responsabilidad y compromiso que merece, ya que se trata, simple y llanamente, de dar certidumbre al futuro económico del país.

Las medidas de política económica instrumentadas por el gobierno federal, aunadas a los beneficios tangibles de las reformas estructurales, han coadyuvado a la estabilidad macroeconómica, uno de los pilares del gobierno de la República desde el inicio de la actual administración.

Gracias al conjunto de estas acciones, la economía mexicana está creciendo de manera sostenida, atrae cada vez más inversiones, genera empleos formales como nunca en la historia del país, aumenta el consumo privado y el crédito en beneficio de las empresas y las familias, entre otros resultados positivos.

En efecto, México ha registrado un buen desempeño reflejado en 30 trimestres consecutivos de crecimiento anual.

Ha permitido crear más de 3 millones de empleos permanentes y bien remunerados en lo que va del actual gobierno.

En esta dirección apuntan las medidas expresadas en la ley que hoy discutimos, por tanto, me gustaría abundar en los beneficios que representa.

Con las modificaciones a variables fundamentales con el precio del petróleo y el tipo de cambio, se prevé un total de ingresos de poco más de 5.2 billones de pesos, lo que significa un aumento en los ingresos totales del sector público de 43 mil 291 millones de pesos más, con respecto a la iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación; recursos, que como se ha dicho sobradamente, orientados a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre, y la reconstrucción.

Se cumple el compromiso con la estabilidad de las finanzas públicas, porque lo que se busca concluir el 2018 la exitosa trayectoria de consolidación fiscal de los últimos cuatro años, a fin de garantizar la continuidad de la estabilidad lograda.

En esta tesitura, se plantea un marco macroeconómico con estimaciones realistas y prudentes que permiten ejecutar una política fiscal responsable, así como tomar medidas efectivas y oportunas dado el entorno externo, complejo y con alta volatilidad.

El Acuerdo de Certidumbre Tributaria establecido en 2014, se respeta, pues, no se incluye en miscelánea fiscal, no se modifica el régimen tributario, ni se proponen nuevos impuestos.

En general, la Ley de Ingresos que está a discusión refleja los resultados positivos de las reformas institucionales, por lo que es fundamental continuar potenciando sus beneficios para consolidar un México próspero, con desarrollo social.

Compañeras y compañeros legisladores, en el grupo parlamentario del PRI, coincidimos en que gracias a las bases sólidas con que cuenta nuestra economía, se ha podido hacer frente a la complejidad y volatilidad del escenario internacional.

El balance económico a cinco años de gobierno es favorable, vamos por la ruta correcta para seguir construyendo un mejor país y la Ley de Ingresos que hoy discutimos constituye un instrumento fundamental para lograrlo.

Por estos motivos, nos pronunciamos a favor de la presente minuta, convencidos de que se traducirá en beneficio de la economía de las familias mexicanas y de la economía nacional.

Es cuanto, señora Presidenta.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Muchas gracias, Senador Gerardo Sánchez.

Tiene el uso de la palabra el señor Manuel Bartlett Díaz.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Con su venia, señora Presidenta.

En los últimos días hemos tenido las comparecencias del Secretario de Relaciones Exteriores, del Secretario de Hacienda, del doctor Narro, hicimos un análisis de lo que dijeron y la conclusión es muy sencilla, han venido aquí a mentir, han venido aquí a manejar todo un sistema de imposturas porque lo que está pasando en México es totalmente diferente a lo que nos vienen a decir, impostores, sí, mentiras, engaños, con la connivencia de los medios de comunicación electrónicos y las prensas, salvo raras excepciones que ya vimos hoy, hace un momento, como le regalan a las televisoras, aquí representadas, a la radio, el acabar con todos los derechos de la audiencia.

Porque lo que esté ahí se señala muy bien, lo que este gobierno cuida son los intereses de la oligarquía y hay que apoyar para que la libertad de expresión, como le llaman los medios de comunicación, esté al servicio de esta impostura, de los impostores que dicen que este México ha crecido, que las finanzas están bien, que la deuda todavía no pasa del no sé cuánto del PIB, ¡mentiras!

La economía es, se dice, la política concentrada, se lo dijimos a uno de los impostores más destacados, la economía es la política y la política es el gobierno de la comunidad, de toda la comunidad, y lo que ha hecho Peña Nieto y su grupo de impostores es gobernar para la oligarquía, es la impostura, decía, Rousseau.

Y tomábamos la palabra para encontrar cómo podíamos calificarlos, la mentira es la manera de engañar al pueblo y aquí vivimos un régimen de impostura absoluta, ya les dará las gracias y su pago a las televisoras para que acaben con los derechos de la audiencia. Es lo que hicieron hace un rato, es una Ley Televisa, Trece, los conozco muy bien.

Pero son útiles para mantener la impostura, para mantener la mentira, para engañar al pueblo de México, este gobierno está dejando a México en ruinas, no puede decirse otra cosa, y este nuevo instrumento de mentiras que es la ley que hoy se está analizando, es en realidad la última fechoría de Peña Nieto, es, diría yo, el epitafio. El epitafio es lo que se pone encima de un muerto, ya se va perseguido por sus pecados, haciendo tropelía y media, ayudado por este Senado de la República.

No, señores, las cifras que aquí se han dado, quienes han utilizado la tribuna para decir la verdad, nos reflejan precisamente lo que estoy diciendo, Peña Nieto está dejando a México en ruinas, lo está dejando endeudado, brutalmente endeudado, ha generado una política económica falsa.

Se decía, hace un momento, que esta cuestión de los impuestos, ya lo he tratado, los impuestos no han crecido, dice no, son los mismos, la población mexicana paga cada vez más impuestos, es un atraco a la población, a las clases medias, a los pobres ya ni les llega. Este país es un país roto, es un país que tiene el 50 por ciento de pobres. Cómo pueden decir que ha ido muy bien y hay crecimiento cuando hay más pobres que cuando empezó Peña Nieto con sus programas, éstos, que para lo único que sirven es para manipular las elecciones.

Y lo acabamos de ver en el Estado de México clarísimo, este país ha sufrido una dictadura que se dice neoliberal y que no es más que un gobierno rapaz y corrupto, disfracemos con palabras y términos, terminajos tecnocráticos. La realidad se ve, el campo está en la miseria, por ahí lo dijeron; importamos todo lo que comemos. ¡Ah! exportamos, dicen exportamos mucho, exportan las trasnacionales coludidas con los intereses norteamericanos.

Las ciudades son hacinamiento de miserables, los campesinos huyen del campo, se refugian en las ciudades, en tugurios cada vez más grandes, abandonan el campo, no pueden competir con esta brutalidad de importar todo a los Estados Unidos con la connivencia de este gobierno y de la oligarquía que ellos alimentan y de la cual son parte integrante, ¡impostores!, ¡sí, son unos impostores!, México en ruinas, México en pobreza.

Dicen en sus términos, éstos, tecnocráticos, que son verdaderamente puros enfermizos y mentiras, dicen: "dos pilares sostienen a esta iniciativa y a esta ley; uno, es la estabilidad; dos, es la certidumbre". Esos son los dos pilares de esta ley, dice el dictamen.

¿Estabilidad? Estabilidad que le venden a quienes tienen una posición estable; estabilidad, díganle a los pobres; estabilidad, díganle a los hambrientos; estabilidad en la guerra brutal, ésta ordenada por los Estados Unidos, de la guerra contra las drogas, que lo único que hace es defender sus empresas porque su policía, pero mata, asesinan y mantienen al país en una violencia creciente, los muertos, los desaparecidos, los desplazados son el doble o el triple de los que había cuando Calderón inició esa batalla brutal en contra del propio México.

Las reformas estructurales es una entrega de país, además de ruinas, deja al país entregado.

Dicen por ahí muy preocupado el Secretario de Energía: "No se puede modificar nada, eh". Como ya oyen pasos en el tejado y saben que van a perder, ahora dicen: No, no, no se puede tocar nada, eh.

Lo entregamos, dice este Secretario de Energía: "Ya está entregado eh y ya saben que los tribunales internacionales van a estar muy pendientes".

¿Y saben qué le entregaron? El petróleo mexicano a las empresas transnacionales. Ese es un robo, además en una red de corrupción, en todos estos contratos leoninos contra México, aparecen funcionarios mexicanos, aparecen ex directores y ex funcionarios de los gobiernos panistas y priistas, es una entrega del petróleo, pero con un moche brutal para la clase ésta, la clase rapaz gobernante.

Las reformas educativas, es el fracaso total. Yo no sé cómo pueden hablar de la reforma educativa, que es un desastre; hubo que parar ese joven que salió muy macho, muy valiente, con las policías ahí, y terminó transando y ya acabó el sistema educativo, ¿pero que de la Constitución?

Este país está en la más profunda desigualdad, por lo tanto, se gobierna en beneficio de los iguales.

Señora Presidenta, no pone orden allá, por esta cúpula que ahí se pone a chacotear.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Solicitamos a las compañeras y compañeros Senadores prestar atención al orador.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Muchas gracias.

El tema es la ruina, el tema es un gobierno rapaz, corrupto; el tema es que la mitad de la población está en pobreza.

Cómo vienen a decir, este proyecto, esta nueva ley va a mantener el crecimiento, ¿cuál crecimiento?

El empleo, no los oí bien, si quieren hablen más claro, si quieren hablen más claro, ya sé que las niñas aquí están muy calladitas.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: No se permiten lo diálogos, señor Senador.

Adelante.

El Senador Manuel Bartlett Díaz: Es esa, la ley, el epitafio de Peña Nieto, el epitafio decía yo que es lo que se pone encima del muerto. Bueno, dejémoslo morir, no lo protejamos, dejen que los fiscales y la justicia opere, ya, ya se acabó, éste es el final, uno de los peores gobiernos que ha tenido México, con una fachada falsa y con su grupo y su magia de impostores.

No se puede votar a favor de ésto, más que si están comprometidos, silenciados ahí, capaces de reaccionar, que no representan ustedes, no representan ustedes a este país, si ven lo que está ocurriendo en sus estados.

¿Creen ustedes que la economía ha funcionado? ¿Creen que pueden tragarse esta última proyección económica? ¿Creen que lo puedan hacer? ¿Creen ustedes, Senadores y Senadoras, que van a votar por esto? ¿Están realmente defendiendo a sus conciudadanos?

¡No!, están defendiendo el robo, la corrupción, la violencia, el asesinato, la entrega de este país a los intereses extranjeros, en todo.

México es un país ocupado, saben ustedes que la economía se maneja desde la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos, como México subsiste con la inversión extranjera volátil y especulativa, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos les dice a los secretarios, a esos secretarios de Hacienda, a todos, a ese maravilla, joven, que le dice, hace poco, Rector de la Universidad, Narro, otro impostor, dice: "Este es el más fuerte ya tendiéndose a acomodar".

Y sí, el Secretario de Hacienda es parte de esta tragedia de México, son los que han hecho estas mentiras, son los que han saqueado al país con una gran elegancia y un lenguaje incólume.

¡No, señores!, Peña Nieto y su pandilla están dejando a México en ruinas, en la pobreza, sin empleo, sin esperanzas, eso es este documento, es la continuación de la explotación de México, de la tragedia, de la tragedia de este país.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Bartlett Díaz.

Tiene la palabra el Senador Fidel Demédicis Hidalgo, del PT, para hablar en contra.

El Senador Fidel Demédicis Hidalgo: Compañeras Senadoras y compañeros Senadores. Con su venia, señora Presidenta.

En todas las leyes de ingresos que hemos analizado, que hemos discutido y que se han aprobado en este Senado de la República, no hay una sola, no hay una sola en la cual no se venga a esta tribuna de parte de los afines al ciudadano Presidente con la misma cantaleta, a decirle al pueblo de México que la ley que se está discutiendo será por fin la ruta que andaba buscando el gobierno, el ciudadano Presidente Enrique Peña Nieto, para resolver los terribles dolores que tiene nuestro pueblo por la pobreza que se extiende y cabalga sin control a lo largo y ancho de México.

¿Cuál es el resultado de cinco años de gobierno?

Ojalá y los que han venido a hablar aquí, a decir cosas como, a pesar de que algunos se empeñan en presentar un crecimiento adverso en el sexenio del Presidente Peña Nieto, nosotros observamos lo contrario, y esta ley que estamos discutiendo en este momento tiene el sustento matemático, el sustento científico, el sustento lógico a partir de analizar todas y cada una de las variables económicas que influyen para crear una Ley de Ingresos.

Por supuesto que mienten, el compañero que vino a decir textualmente eso aquí, miente, y lo digo respetuosamente, es porque es afín al ciudadano Presidente.

"Las mentiras de las leyes de ingresos", así se va a titular cada una de las leyes que se han analizado en estos cinco, seis, ya ésta es la última Ley de Ingresos que nos toca analizar a nosotros, y que tiene sumido al país en condiciones infames de vida.

Se requieren, escúchenlo bien, se requieren más de cien años para que, al ritmo de crecimiento que ha generado el gobierno en turno, la población alcance el nivel de vida que el Banco Mundial califica como de ingresos altos, ¡más de cien años!

Compañeras Senadoras, compañeros Senadores, la gran discusión se ha dado en torno a la proyección del precio del petróleo y al cambio del peso frente al dólar.

Todos los analistas económicos sostienen que no hay posibilidades de que lo que aquí se plantea se alcance. Y si tuvieran la confianza, fíjense bien, si el gobierno del ciudadano Presidente Peña Nieto tuviera la confianza, no hubiese presentado un presupuesto en donde se afecte de manera sustancial a los más pobres de México.

En el 2018, en el Presupuesto de Egresos, se reduce el 6 por ciento el presupuesto rural, en términos reales.

El presupuesto de la Sagarpa, que es la Secretaría que produce los alimentos en México, se le reducen 6 mil 532 millones de pesos en su proyección, equivalente al 14.83 por ciento en términos reales.

El Programa de Apoyo a Pequeños Productores, con una reducción de 2 mil 273.4 millones de pesos, equivalente a un 27 por ciento, en donde se impactan proyectos productivos como el Arráigate, con 263 millones de pesos; los Fapas, con 289 millones de pesos; Procafé, 146 millones de pesos; PIMAF, 934 millones de pesos; El Campo en Nuestras Manos, 226 millones de pesos; Extensionismo y Desarrollo de Capacidades, 275 millones de pesos.

En infraestructura para el campo, construcción de caminos rurales, se eliminan 3 mil 463 millones de pesos; mantenimiento de caminos rurales, mil 662 millones de pesos; infraestructura hidroagrícola, mil 400 millones de pesos; las instituciones financieras reducen todos sus presupuestos en 26.5 por ciento.

¿En dónde está el impacto favorable para los pobres de México?

¡Puros cuentos chinos!, ¡puros cuentos chinos!

Esta ley es una falacia, esta ley es una cadena de mentiras y es una ley que no va a servir para lo que aquí se ha venido a decir.

Datos muy concretos, somos el primer lugar en diabetes infantil en el mundo. La OCDE ha señalado de manera insistente que el 50 por ciento de las escuelas de este país están en condiciones no aptas para el proceso de enseñanza- aprendizaje, y después del sismo, la tragedia educativa, es una realidad desnuda frente a los ojos de las mexicanas y los mexicanos.

Más del 70 por ciento de la infraestructura del estado de Morelos está en condiciones inservibles, más de un mes que los niños de Morelos no tienen clases porque el gobierno no tiene la capacidad de reacción frente a este tipo de acontecimientos y aquí no se plantean cuestiones especiales para atender ese tipo de problemas.

Compañeras Senadoras y compañeros Senadores, si la Ley de Ingresos es una falacia, el bienestar del pueblo, desde esta visión, también es una falacia, por eso mi voto será en contra de esta Ley de Ingresos.

Por su atención, muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Demédicis Hidalgo.

Tiene el uso de la palabra el Senador Alejandro Encinas Rodríguez.

El Senador Alejandro Encinas Rodríguez: Muchas gracias, señora Presidenta. Compañeras y compañeros Senadores:

Yo voy a ser muy breve porque comparto muchos de los argumentos que aquí mis compañeras y compañeros Senadores han expresado en contra de esta Ley de Ingresos.

Y quisiera solamente compartir con ustedes dos reflexiones en torno a la misma:

La primera, es que estoy convencido que esta Ley de Ingresos está fundada en una economía ficción, con la estimación de indicadores sin fundamentación económica consistente, con una gran arbitrariedad en la definición de algunos restos, y ahora sí que tenemos una Ley de Ingresos a ojo de buen cubero, pero también tenemos una Ley de Ingresos con una buena dosis de demagogia.

Voy a poner los ejemplos muy puntuales:

En primer lugar, la Cámara de Diputados, sin explicar con precisión cuáles fueron los fundamentos que llevaron a tomar estas decisiones, estimó que el precio del dólar va a oscilar entre los 18.10 pesos y los 18.40 pesos por dólar en nuestro país.

¿Cuándo hemos visto a lo largo de los últimos meses, de los últimos años, que la fluctuación del tipo de cambio supera los 19 pesos por dólar?

Consideró también un incremento al precio del barril del petróleo de 46 a 48.5 dólares por barril, cuando los precios de las ventas a futuro no indican ningún incremento en su precio, y al mismo tiempo, como aquí se ha dado a conocer, la Comisión Nacional de Hidrocarburos ha reconocido una caída hasta del 10 por ciento en la producción de petróleo en nuestro país el mes pasado.

Y, al mismo tiempo, autorizó un endeudamiento ya por 500 mil millones de pesos adicionales al país, con lo cual ya estamos por encima de los 9.6 billones de pesos que representan cerca del 48 por ciento del Producto Interno Bruto nacional.

Es el nivel de endeudamiento más alto que hemos tenido en la historia del país, y así hemos visto, como lo señalé en la comparecencia del Secretario de Hacienda, que la deuda pública ha crecido a una velocidad de cinco veces mayor que el crecimiento de la economía y tres veces más que la observada en los ingresos presupuestarios.

Y no toman en consideración en ningún momento la caída en la inversión extranjera. Aquí vino el Senador Gerardo Sánchez a decir que estaban llegando grandes montos de inversión extranjera, cuando la inversión extranjera directa en nuestro país ha caído en 8 por ciento en los últimos años y al mismo tiempo hemos tenido un muy endeble crecimiento económico que difícilmente rebasa el 2 por ciento anual.

Ahora bien, con estas modificaciones han estimado que se tendrá un ingreso adicional superior a los 43 mil millones de pesos que van a utilizarse para la reconstrucción, o al menos eso esperamos.

Yo espero que no vayan a engrosar el famoso Ramo 23, donde están todos los moches de los Diputados, en lugar de canalizar estos recursos a un fondo de reconstrucción, donde por cierto, aquí en el Senado diversos Senadores y Senadoras presentamos iniciativas para la creación de un Fondo Nacional para la Reconstrucción que pudiera no solamente integrar en un fondo los recursos del Fonden, los bonos catastróficos del Banco Mundial, las donaciones que han hecho gobiernos, organismos multilaterales, particulares para la reconstrucción de nuestro país, sino también que puedan incorporarse estos 43 mil millones de pesos que hoy están en incertidumbre, en donde no solamente no hay ninguna certeza de si se etiquetarán para la reconstrucción o se dejarán al libre manejo discrecional de la propia autoridad.

Y aquí paso a la buena dosis de demagogia.

Evidentemente, los sismos hicieron evidente, valga la redundancia, la vulnerabilidad a la que estamos expuestos en nuestro país.

Las cifras oficiales, el dato que ha dado el propio gobierno federal es que los sismos y los huracanes que se han vivido este año han costado la vida de 481 mexicanas y mexicanos.

Quiero decirles que éste no es un fenómeno nuevo, estos sismos dieron mucha visibilidad, pero la vulnerabilidad de nuestro país y la falta de políticas de prevención en materia de desastres naturales cobra cada año más víctimas que las que se han registrado este año por los sismos y los terremotos.

Les pongo, como ejemplo, pongo un dato de Cenapred donde señala que solamente entre los años 2000 y 2015 los desastres naturales cobraron la vida de 7 mil 684 personas, y hemos tenido desastres naturales que, por ejemplo, en el año 2006, son datos oficiales, cobraron la vida de 708 mexicanos; en el 2012, de 623; en el 2013, de 635, todo lo que hace que en promedio, en nuestro país pierden la vida, resultado de los desastres derivados de fenómenos naturales, 480 personas anualmente.

Y lejos de enfrentar en serio esta situación, se oculta y minimizan los daños que causan y no se toman, en ningún momento, las medidas preventivas para evitar esto que significa un enorme costo de recursos al país, porque esos desastres no solamente son los 48 mil millones de pesos de este año, en promedio representan 25 mil millones de pesos anuales, los gastos que derivan en la reconstrucción, los cuales, por cierto, no se atienden ya que, por ejemplo, los desastres naturales de 2010 requerían de una inversión superior a los 92 mil millones de pesos que nunca llegaron, lo cual ya va creando un rezago que incrementa la vulnerabilidad en la población más pobre del país y lejos de incrementar los recursos en materia de prevención, que permitiría el hecho de que por cada peso que se invierta en materia de prevención pudiéramos ahorrarnos 9 pesos en la reconstrucción, han disminuido de manera significativa. Ya que en nuestro país, en promedio, son 21 veces más los recursos que se invierten en reconstrucción que en materia preventiva solamente entre el 2000 y el 2012 los recursos del Fonden y del Fondo para la Prevención de Desastres Naturales van en picada.

Yo creo que es muy importante que este Senado pueda intervenir más allá de la discusión de esta Ley de Ingresos, en la discusión, en serio, de crear un fondo nacional para enfrentar la emergencia del país que tiene un rezago acumulado muy importante. Sé que no nos corresponde el tema presupuestal al Senado, pero sí tenemos presencia para la emisión de Decretos particulares que permitan etiquetar a estos recursos, crear mecanismos de fiscalización y de control social para evitar lo que hemos vivido siempre, más allá de la rapiña gubernamental, el hecho que estos recursos se utilicen para hacer muchos negocios, pero no para resolver la situación de emergencia y la tragedia en que viven miles, decenas de miles de mexicanas y mexicanos.

Por eso votaré en contra de esta Ley de Ingresos.

Muchas gracias.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Encinas Rodríguez.

Tiene el uso de la palabra el Senador Armando Ríos Piter, en contra.

El Senador Armando Ríos Piter: Con su permiso, señora Presidenta. Compañeras Senadoras y compañeros Senadores:

Vengo a posicionar mi voto en contra de esta propuesta fiscal, en una reflexión de lo que han sido las votaciones de los paquetes fiscales de los últimos seis años.

Este es el último Paquete Fiscal que habremos de votar en esta Legislatura y en las Legislaturas que hemos estado, y me parece que no es un voto en específico por este paquete, sino por todo lo que ha ocurrido a lo largo de estos últimos, por lo pronto, cuatro años, desde que se votó en el 2013 la reforma hacendaria.

Yo siempre he pensado, amigos y amigas, que la forma en la que se deciden los paquetes fiscales, de acuerdo a nuestro diseño constitucional, está mal, lo he dicho en varias ocasiones aquí en la tribuna.

Es ya anacrónico que los Senadores solamente votemos la Ley de Ingresos y que los Diputados tengan esa facultad exclusiva de la parte presupuestal, porque en realidad lo que termina uno haciendo como Senador, es, en cierto sentido, darle un aval a la Cámara de Diputados y, por lo tanto, al Ejecutivo de cómo se gasta en el país.

Y ése es el punto nodal hoy en la discusión de este Paquete Fiscal y en la revisión de lo que fue la reforma hacendaria, de lo que han sido, por lo menos, los últimos cuatro paquetes de ingresos y lo que hoy estamos por votar.

En el 2013, cuando se planteó la necesidad de fortalecer las finanzas públicas en un contexto donde se requería despretrolizar la economía, era un contexto donde las finanzas mexicanas, en materia de ingresos, siguen hasta la fecha siendo débiles, pequeñas respecto a otros países de iguales dimensiones económicas que nosotros o incluso menores.

La reforma hacendaria lo que buscaba era eso, tener más capacidad por parte del Estado mexicano para gastar o invertir en infraestructura, en educación, en fin, en las tantas necesidades que tiene nuestra economía.

A cuatro años, lo que tenemos es un terrible dispendio en el gasto y lo que hemos tenido es no solamente ineficiencia en cuanto al gasto público, sino terribles casos de corrupción que están plenamente documentados.

Y lo quiero decir porque en aquélla ocasión varios de mis compañeros Senadores del sur, planteamos que apareciera la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria un ambicioso plan para Oaxaca, para Veracruz, para Chiapas, para el estado de Guerrero, para una parte de Michoacán, inversiones que quedaron comprometidas que llegarían después no solamente de la Ley de Zonas Económicas Especiales, sino presupuestos del gobierno federal, específicamente etiquetados para poder revertir la terrible marginación de estas entidades.

De manera particular, en Guerrero había ocurrido, como ahora es el caso de Oaxaca y de Chiapas, un terrible desastre natural, el huracán "Ingrid", el huracán "Manuel" había dejado a su paso una secuela de 25 mil viviendas destruidas, más de 150 tramos carreteros y puentes que se habían caído.

Y el compromiso del gobierno de Enrique Peña Nieto no solamente era recuperar la infraestructura que se había caído y que se había perdido, era invertir de manera decidida para lograr que las entidades del sur tuvieran un horizonte distinto y gran parte de los recursos de esa reforma hacendaria tenían el objetivo de buscar un mayor equilibrio entre las regiones del país.

Hay que decirlo ahora que está terminando este gobierno. Las inversiones no llegaron para Acapulco, que le dieran más competitividad. No han llegado las inversiones para el Puerto Lázaro Cárdenas, para Salina Cruz, para Coatzacoalcos o incluso para el Puerto Chiapas, dinero por el que se votó en el 2013, dinero que Enrique Peña Nieto y su gobierno no invirtieron.

Sí invirtieron, por ejemplo, en la Autopista del Sol, 2 mil y tantos millones de pesos en ese tramo carretero que después de tres meses de inaugurado, terminó con un enorme socavón y dos personas, padre e hijo muertos por asfixia, debido a la corrupción de estas inversiones federales.

Otro dato, de 2013 al 2016, la inversión del gobierno del Presidente de la República y su Administración de 36 mil millones de pesos solamente para comunicación social. Ésa es la realidad del gasto público que ha promovido este gobierno.

No puedo votar a favor de un dispendio que ha generado un circuito que no solamente ha implicado ineficiencia en el gasto público, sino terribles ejemplos de corrupción a nivel federal y a nivel de los gobiernos de los estados que no tuvieron la supervisión del gobierno federal.

De tal manera, compañeras y compañeros, que cerraré con un voto en contra de esta Ley de Ingresos, no sin antes destacar que la gran necesidad que tiene nuestro país es tener un nuevo acuerdo fiscal.

No podemos seguir siendo un país de mentiritas en términos fiscales. Necesitamos finanzas públicas robustas, necesitamos garantizarle ingresos al Estado, pero necesitamos garantizar que el gasto sea eficiente, que el gasto sea honesto y que el gasto, verdaderamente, le llegue a la gente, es la gran reforma y tendríamos que apuntarle a que a partir de 2018 ésa sea la gran discusión de nuestro país.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Ríos Piter.

Tiene ahora el uso de la palabra la Senadora Lorena Cuéllar Cisneros, en contra.

La Senadora Lorena Cuéllar Cisneros: Con su permiso, señora Presidenta. Compañeras y compañeros Senadores:

Estamos ante la discusión de uno de los instrumentos esenciales de la política económica en nuestro país, una Ley de Ingresos que contempla poco más de 5.2 billones de pesos para nuestro ejercicio fiscal de 2018.

Es clara la inercia en el manejo de nuestra economía por parte del gobierno federal que se empeña, irresponsablemente, en difundir falsedades y ocultar una realidad alarmante que atraviesa nuestro país a causa de la imposición selectiva de tasas tributarias y el mal manejo de nuestros recursos.

Nuestra población no está de acuerdo con un modelo marcado por el crecimiento de la deuda. El recorte a la inversión pública y el despilfarro del gasto público.

Aunque el gobierno de Enrique Peña Nieto lo niegue, en su gobierno la deuda ha crecido a un ritmo descomunal, llegando a crecer en promedio durante el periodo 2012 a 2017, la deuda interna, mil 508 millones de pesos; la deuda externa, 39.5 millones de dólares, dando un total de 2 mil 992 millones de pesos al día.

Si tomamos en cuenta que el PIB de nuestro país asciende a 20 mil 730 billones de pesos, al cuarto trimestre de 2016 tendríamos que el endeudamiento total representa el 47.4 por ciento del PIB.

La pregunta lógica de la ciudadanía es: ¿Qué hizo Peña Nieto con casi 3 mil millones de pesos al día en los últimos cinco años?

Es preocupante que a pesar de estos montos continúa al alza nuestra dependencia con el exterior. Nuestra moneda está debilitada y devaluándose como nunca, situación que ejerce una presión adicional sobre las finanzas públicas.

Por otra parte, este proyecto de Ley de Ingresos supuestamente busca mayores recursos para la reconstrucción de los desastres causados por los sismos. Sin embargo, la disposición de esto se condiciona al ajuste del tipo de cambio y al nivel de precios del petróleo.

Ya comentaba el Senador Ríos Piter: "Que nunca llegó el recurso presupuestado para ese estado y que finalmente, pues, las personas afectadas nunca fueron ayudadas".

Como bien sabemos, ambas variables son sumamente volátiles. En consecuencia, es muy cuestionable que puedan alcanzarse estas metas económicas.

¿De dónde vamos a sacar recursos para atender la emergencia del sismo? Seamos realistas, sin duda será el pretexto perfecto para continuar endeudándonos y para agregarnos otro gasolinazo, así como el gas y la electricidad que nos dijeron que iba a bajar y fue mentira.

Además, el entorno mundial no es favorable, particularmente, por los problemas en la negociación del Tratado de Libre Comercio.

Debemos modificar nuestros esquemas de tributación. Es urgente cambiar la lógica neoliberal de nuestra economía.

Este gobierno ha tenido recursos como nunca y nos está dejando en la completa ruina y endeudamiento.

Peña Nieto comenzó su sexenio diciendo: "Que con sus reformas creceríamos a tasas del 5 por ciento". Hoy apenas y llegamos al 1.8 por ciento, por eso me siento orgullosa de haber votado todas las reformas en contra. Esto afirma el crecimiento más mediocre desde Miguel de la Madrid.

A pesar del sustantivo aumento de los ingresos tributarios, hoy pagamos el doble de lo que pagábamos en 2012.

Más ingresos no se ven traducidos en un incremento a los sistemas de salud, mejoramiento a los esquemas de seguridad social o en educación.

Lo único que ha aumentado es el costo de nuestra deuda. Hoy cada mexicano debe un poco más de 87 mil 500 pesos, un 60 por ciento más que al inicio del sexenio.

Esa es la marca del gobierno actual, un desastre económico completo, arrogante e insensible ante los problemas que enfrenta nuestra gente.

De tal manera, que mi voto será en contra por este atropello a la economía de nuestro país.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senadora Lorena Cuéllar Cisneros.

Se ha agotado la lista de oradores.

Esta Presidencia recibe el texto de la participación, en contra del dictamen, del Senador David Monreal Ávila, así como de parte del Senador Benjamín Robles Montoya, ambos textos se integrarán al Diario de los Debates.

El Senador David Monreal Ávila: Intervención. Con el permiso de la Presidencia.



El Senador Benjamín Robles Montoya: Intervención. Con el permiso de la Presidencia.



La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Se inserta intervención de la Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza.

La Senadora Mariana Gómez del Campo Gurza: Intervención. Con el permiso de la Presidencia.



La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Solicito a la Secretaría consulte a la Asamblea, en votación económica, si el asunto se encuentra suficientemente discutido en lo general.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se considera este dictamen lo suficiente discutido. Quienes estén por la afirmativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén por la negativa, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Se encuentra suficientemente discutido en lo general, señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias. Se abre el registro para reservar artículos o para presentar adiciones.

Informo a la Asamblea que han quedado reservados los siguientes artículos:

Por el Senador Francisco Búrquez, los Artículos 1o. y 2o. y la adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, Artículos 1o. y 2o.

Senador Isidro Pedraza Chávez, Artículo 1o. y adición de los Artículos Vigésimo Segundo y Vigésimo Tercero Transitorios.

Senadora Dolores Padierna Luna, Artículos 1o., 3o., Décimo Sexto, Décimo Séptimo y Décimo Octavo Transitorios.

Senador Rabindranath Salazar Solorio, Artículos 6o., 11, 16, 19, 26 y 27, y adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

Senador Mario Delgado Carrillo, Artículo Primero Transitorio, y la adición de los Artículos Vigésimo Primero y Vigésimo Segundo Transitorios.

Senador Fidel Demédicis Hidalgo, Artículo Segundo Transitorio.

Senador Benjamín Robles Montoya, adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

Senador Fernando Mayans Canabal, adición de un Artículo Vigésimo Cuarto Transitorio.

¿Alguien más desea hacer alguna reserva?

De no ser así, háganse los avisos a que se refiere el artículo 58…

La Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván: (Desde su escaño) Pido la palabra, señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Sonido en el escaño de la Senadora Silvia Garza.

La Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván: (Desde su escaño) Sí.

Ya envié mi propuesta, es para el Artículo 2o., por favor.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Artículo 2o. Senadora Silvia Garza. Queda reservado.

Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 del Reglamento para informar de la votación. Ábrase el sistema electrónico por tres minutos para recoger la votación nominal del proyecto de Decreto en lo general y de los artículos no reservados.



La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Doy cuenta con la votación. Se emitieron 90 votos a favor, 29 en contra y cero abstenciones.

En consecuencia, señor Presidente, le informo que queda aprobado en lo general y los artículos no reservados del proyecto de Decreto de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
ERNESTO CORDERO ARROYO

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, señora Secretaria. Queda aprobado en lo general y los artículos no reservados del proyecto de Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018.

Se concede la palabra al Senador Francisco Búrquez Valenzuela, del grupo parlamentario del PAN, para presentar sus propuestas de modificación a los artículos 1o. y 2o. y la propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

El Senador Francisco de Paula Búrquez Valenzuela: Con su permiso, señor Presidente.

Todos los años esta administración presenta ante el Congreso la misma receta, más impuestos para seguir engordando el bolsillo de los políticos.

Desde que inició este gobierno, cada familia paga más del doble de impuestos, como decía mi compañero Juan Carlos Romero Hicks, más de 8 mil pesos mensuales paga cada familia mexicana para mantener a este gobierno, cantidad que año con año sigue aumentando.

A lo largo de la historia el gobierno ha hecho pensar a los ciudadanos que sabe gastar mejor su dinero. Sí Chuy, como dicen en Sonora, que ellos mismos que son quienes lo ganan los ciudadanos, ésta es una excusa para arrebatarles su dinero; eso no es cierto, por eso urge que el trabajador tenga más libertad de disponer del dinero que produce, él sabe mejor que los políticos y burócratas cómo gastar su propio dinero, su dinero es para su familia, no para la clase política y todo el enjambre de intereses que la rodea, por eso debemos y los invito a apoyar la iniciativa de la sociedad civil, como en este caso la del IMCO, el Instituto Mexicano de la Competitividad, que se llama "Hacia un nuevo esquema del Impuesto Sobre la Renta".

Basado en ella, presento la propuesta para que ningún trabajador que gane menos de 10 mil 300 pesos mensuales pague Impuestos Sobre la Renta, y también para que se reduzca en mil 90 pesos mensuales el Impuesto Sobre la Renta para aquellos trabajadores que llegarían a ser entre todos, 20 millones de trabajadores formales, 13 mil pesos por año, que se evite ese grave y oneroso cargo, que yo podría decir, un robo en despoblado.

Se trata de regresarle a todos los trabajadores parte del dinero que le estamos quitando los que formamos parte de esta clase política, especialmente estamos hablando de los que menos ganan.

Así se estará depositando la confianza en cada trabajador, en cada ciudadano y en cada mexicano, como siempre debió haber sido, porque son ellos, desde sus respectivas trincheras, los que van a sacar adelante a este país, y para ello necesitan conservar el dinero que se les está quitando desproporcionadamente.

Esta propuesta no sólo permite que todos los trabajadores formales paguen menos impuestos, sino que facilitará a más de 30 millones de trabajadores informales, acceder con más facilidad a la formalidad.

Sí, secreto, el 60 por ciento de la población trabajadora está en la informalidad, porque si estuvieran en la formalidad se mueren, el costo de esa propuesta sería apenas, y digo apenas, para la proporción del tamaño de los demás de 5 billones, 5 millones de millones de pesos del presupuesto, 140 mil millones de pesos sería el costo, ni siquiera el 3 por ciento de ese presupuesto, pero imagínense los millones de trabajadores de este país que se verían beneficiados.

Un monto muy inferior a las subestimaciones que año con año tiene la Secretaría de Hacienda por la recaudación de impuestos.

Ese guardadito que se dejan, que después llega a 300 mil millones de pesos, esos otros, pues con la mitad de eso que de repente aparece y que no fue autorizado en el Congreso, en el Senado, en la Ley de Ingresos y en el Presupuesto de Egresos en el Congreso, con la mitad de eso, o sea, no existe un sacrificio que tendría que hacer para apretarse el cinturón que nunca se lo aprieta el gobierno.

No hay pretextos para seguir engordando los bolsillos del gobierno, quienes defienden que el gobierno tenga más recursos, no ven la otra cara de la moneda, cada peso que pasa al bolsillo del gobierno, es un peso menos en el bolsillo del ciudadano, y en estos cinco años hemos tenido de sobra este ejemplo.

Por eso, Senadoras y Senadores, los exhorto a reflexionar un momento su voto, ¿dónde queremos el dinero, en el bolsillo del gobierno o en el bolsillo del ciudadano?

Quedará en nuestra conciencia el saber que en la hora de la verdad, la hora de votar, si estamos con el gobierno por más impuestos, o del lado del ciudadano.

Repito, prestemos atención, porque esto es lo que vamos a votar y nuestro voto quedará registrado en el tablero.

Ningún trabajador que gana menos de 10 mil 300 pesos mensuales debe de pagar Impuesto Sobre la Renta, y que se reduzca en mil 90 pesos mensuales el Impuesto Sobre la Renta para los demás trabajadores, hablando de alrededor de 20 millones de trabajadores en este país beneficiados directamente.

Los ciudadanos sabrán de qué lado estamos cada uno de nosotros, sería un paso, aunque sea incipiente, para reconectarnos con la confianza perdida en los ciudadanos.

Aquí traigo, señor Presidente, una solicitud de respaldo por al menos cinco Senadores para que esta votación sea nominal, como lo marca el Reglamento, pública y transparente.

Llegó la hora de que la gente tome el poder que le corresponde y le fue arrebatado, para que por sí mismo salga adelante, nada de paternalismos, llegó la hora de que el ciudadano deje de ser dependiente y tenga libertad, que el trabajador deje de estar sometido como esclavo por el gobierno y se convierta en el verdadero motor de su propio destino, llegó la hora de que el mexicano pueda ser forjador de su propio futuro y no estar dependiendo de quién va a llegar a gobernar este país, llegó la hora del ciudadano, esta es la hora de México.

Muchas gracias.

Propuestas de modificación





El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Muchas gracias, Senador Búrquez.

Debido a la petición del Senador Búrquez, ábrase el tablero electrónico de votación para ver si se admiten a discusión las propuestas de modificación a los artículos 1o. y 2o. y la adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio. Ábrase el tablero electrónico por tres minutos.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Señor Presidente, se emitieron 49 votos a favor, 62 en contra y 1 sola abstención.

Por lo tanto, le informamos, señor Presidente, que no se admite a discusión.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Los artículos 1o. y 2o. se mantienen en sus términos, la propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio queda desechada.

Se concede la palabra al Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, para presentar sus reservas de modificación a los artículos 1o. y 2o.

Sonido en el escaño del Senador Pedraza, por favor.

El Senador Isidro Pedraza Chávez: (Desde su escaño) Pueden dar a saber la lista de los que van a hablar. La lista de los que les toca intervenir, para saber los turnos.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Se leyó hace un momento, Senador Pedraza, pero si tiene duda, con mucho gusto se la vuelvo a leer.

Tiene el uso de la tribuna el Senador Preciado, inmediatamente después el Senador Isidro Pedraza Chávez, la Senadora Dolores Padierna Luna, la Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván, el Senador Rabindranath Salazar Solorio, el Senador Mario Delgado Carrillo, el Senador Fidel Demédicis Hidalgo, el Senador Benjamín Robles Montoya y el Senador Fernando Mayans Canabal.

Adelante, Senador Preciado.

El Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez: Gracias, señor Presidente.

Vengo a esta tribuna a nombre de mis compañeros que la apoyan, el Senador López Brito, la Senadora Silvia Garza, el Senador Fernando Salazar, el Senador Daniel Ávila, el Senador José de Jesús Santana, la Senadora María del Rosario Guzmán Avilés, el Senador Coordinador Fernando Herrera, para presentar una modificación al Artículo 2o. inciso d) de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.

Cuando presenté esta reserva, el primer argumento que se me dijo fue: "no puedes reservar porque esta ley no se está modificando", y ese artículo, particularmente ese artículo no se está tocando, y la realidad es que por eso nos lo reservamos, porque no se ha tocado en los últimos años.

Y ese artículo tiene algo que ver con un tema que le duele al ciudadano, que le duele a los mexicanos, tiene que ver con algo que prometió el Presidente Enrique Peña Nieto durante su campaña electoral, que fue terminar con el gasolinazo.

Ya pasaron cinco años, y el ciudadano, cada Ley de Ingresos, sigue esperando que termine, que concluya, que se detenga, que desaparezca el famoso gasolinazo.

Y cada año salimos a la calle y le decimos a la gente: "ahora sí, en esta Ley de Ingresos te aseguramos que ya no va a existir ese mentado gasolinazo".

Y cada año se impone una mayoría en Cámara de Diputados; y se impone una mayoría del PRI en el Senado y vuelven a aprobar el gasolinazo y la gente se molesta, y a la gente no solamente le molesta porque paga cada día más cara la gasolina; le molesta porque el gobierno permite que se desvíe una gran cantidad de recursos; que se saqueen los ductos de Pemex.

Nada más los "huachicoleros" le causan al Estado más de 20 mil millones de pesos en pérdida, ¿y qué hace el Estado?, ¿qué hace para detener a esos que extraen de manera ilegal de los ductos, la gasolina de los mexicanos?

Es muy fácil detectar quién lo está haciendo, basta con hacer una mínima revisión a los ingenieros de Petróleos Mexicanos.

No es tan sencillo como llegar con un cincel y abrir un ducto de Pemex, tienes que saber por dónde pasa, qué tipo de gasolina, diésel, turbosina lleva ese ducto.

Hay información privilegiada que les permite detectar dónde y cuándo va a pasar la gasolina, y hay materiales que sólo puede importar Petróleos Mexicanos para que se pueda llevar a cabo esa extracción.

¿Dónde están las investigaciones del gobierno federal?

Entonces la gente no entiende cómo el gobierno permite que se extraigan 20 mil millones de pesos, y que esos 20 mil millones los tengan que pagar los ciudadanos a nombre del mentado gasolinazo.

El gobierno no entiende que el nivel de corrupción de Petróleos Mexicanos, que hoy es un gran tema en este Senado por el despido de Lozoya y su involucramiento en la corrupción de Odebrecht, la empresa brasileña que con sobornos lograba bastantes contratos en México.

La gente no entiende por qué ellos tienen que seguir pagando todos estos desfalcos a nombre del gasolinazo.

Yo creo que es un buen momento, compañeros, que podamos bajar al 50 por ciento lo que está estableciendo el Artículo 2o. inciso d), para que la gente deje de pagar, por lo menos un peso en IVA y dos pesos en Impuesto Sobre la Renta, y que permita que la gasolina, por primera vez, pueda bajar por lo menos tres pesos.

Es nuestra responsabilidad, a eso nos comprometimos, a eso se comprometieron muchos de los legisladores que en el año 2012 le prometieron al pueblo de México que iban a acabar con el gasolinazo, que aquí están y que hoy tienen la oportunidad de hacerlo.

Por primera vez creo que es una buena modificación que podemos consensar entre todos y que sea el pueblo de México quien vea y califique cómo votó cada uno de nosotros.

Por eso vamos a pedir la votación nominal todos los compañeros que me acompañan en esta reserva.

Y pedirle al pueblo de México, que si ante los oídos que no escuchan, de algunos compañeros que quieren seguir aplicándoles el gasolinazo, que le tomen la fotografía al tablero.

Los que voten porque se acepte esta reserva, son los que están a favor del ciudadano.

Los que voten de color rojo o colorado, son los que están en contra del pueblo de México.

Pero que se graben esos tres colores: el verde, el rojo y el blanco que van a aparecer en el tablero, y le pasemos la factura en este siguiente proceso electoral.

Aquel que vote por el gasolinazo, no es digno de recibir ni un voto más para que sigan gobernando.

Vean el tablero y júzguenlo ustedes mismos.

Vean el tablero y tomen una decisión.

Vean el tablero y nos dicen si quieren un minuto más de PRI.

Propuesta de modificación

 



El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Háganse los avisos para la votación nominal de la reserva presentada por el Senador Preciado, hasta por tres minutos.

Les recuerdo que estamos votando si se admite a discusión la reserva del Senador Preciado; voto en verde, quiere decir que se admita a discusión la propuesta del Senador Preciado. Voto en rojo, significa que no se admite a discusión.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación, señor Presidente. A favor 47 votos, 61 en contra y cero abstenciones.

Por lo cual, no se admite a discusión.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: El artículo 2o. se mantiene en sus términos y se reserva para su votación nominal con los demás artículos reservados; el artículo se mantiene en los términos del dictamen.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Solamente para que quede registrado, al final se animó el Senador Bartlett a favor, muy bien, ¿alguien más?

Entonces, nuevamente damos cuenta, son 48 votos a favor y 61 en contra.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Repito, el artículo 2o. se mantiene en sus términos y se reserva para su votación nominal con los demás artículos reservados. El artículo 1o. se mantiene en los términos del dictamen.

Se concede la palabra al Senador Isidro Pedraza Chávez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para presentar su propuesta de modificación al artículo 1o. y la propuesta de adición de los Artículos Vigésimo Segundo y Vigésimo Tercero Transitorios.

El Senador Isidro Pedraza Chávez: Gracias, señor Presidente.

Presenté una reserva para el artículo 1o. de la Ley de Ingresos, porque hemos hecho un análisis para proponer una mayor recaudación del ISR por impuesto a la importación por un monto de hasta 60 mil millones de pesos.

De forma reiterada, la presente administración ha sobreejercido el gasto público y evidentemente lo ha dirigido discrecionalmente a las áreas supuestamente prioritarias.

Desde 2013 se ha ejercido el 7.5 por ciento en promedio del gasto público respecto a lo aprobado en la Cámara de Diputados, llegando incluso a un monto de 14 por ciento de sobreejercicio en 2016.

En la medida en que ajustemos la recaudación establecida en el artículo 1o. de la Ley de Ingresos, la Colegisladora podrá aprobar un Presupuesto de Egresos que impida el uso indiscriminado del gasto.

El análisis de los montos de recaudación expresados en el dictamen presenta una subestimación importante significativa y reiterada en al menos dos rubros: uno, Impuestos Sobre la Renta, y dos, impuestos a la importación.

El Impuesto Sobre la Renta ha presentado una subvaluación, promedio anual durante la administración de 9 por ciento respecto a lo recaudado.

Para el ejercicio fiscal 2018 se estima un crecimiento real de 4.8 por ciento, sin embargo, al evaluar la tendencia de la recaudación de los últimos cinco años, una proyección nos acercaría a 8.3 por ciento en términos reales el incremento generado, ingresos excedentes por 49 mil 339 millones de pesos.

Los impuestos a la importación han sido sistemáticamente subestimados los últimos años, se ha recaudado al menos 1.2 veces sobre lo aprobado. Consideramos previsible para el 2018 un incremento del 14 por ciento en términos reales. Esto en vista de que las importaciones de China, que representan el 18 por ciento del Producto Interno Bruto, no tienen trato preferencial, por lo tanto, se pueden esperar ingresos excedentes por impuestos a la importación por 13 mil 295 mil millones de pesos.

Con esta modificación se puede evitar la discrecionalidad del gasto en 62 mil millones de pesos, el 140 por ciento del costo estimado de la reconstrucción en año electoral, toda vez que este recurso quede especificado en la Ley de Ingresos 2018. Se podrá etiquetar su uso en el Presupuesto de Egresos para temas prioritarios del desarrollo del país, sin perjudicar el déficit presupuestal, ni los montos de deuda y limitando la discrecionalidad del gobierno federal.

Este monto de recursos representa el 140 por ciento del costo de la reconstrucción por los sismos.

Tengo, además, dentro de esto que se ha proyectado de incremento de los 43 mil millones de pesos en la Ley de Ingresos para 2018, se plantea que este dinero sea destinado a la reconstrucción y costeo de los daños ocasionados por los sismos ocurridos los días 7 y 19 de septiembre de 2017.

El proceso de reconstrucción es sobre la base de la desconfianza. En otros rescates ha pasado que se pierde el dinero y no llega a los beneficiaros, y la sombra de la corrupción siempre va a estar presente y sobre todo ahora más que estamos en vísperas del proceso electoral en este año que viene, 2018. Por lo que es indispensable que el Congreso de la Unión responda a la población con la correcta fiscalización de estos recursos y el orden jurídico bajo el cual se va a regular dicha tarea.

Las necesidades económicas que se requieren para la reconstrucción de comunidades afectadas son grandes y la opacidad también, así como la falta de reglas de operación de los programas sociales en México, principal fuente de desvío de recursos públicos.

Como respuesta a lo antes mencionado, es indispensable la creación de un padrón único de damnificados como instrumento de control que permitirá dar certeza a los ciudadanos afectados por los sismos y de que recibirán apoyo por parte del gobierno a través de un conjunto de reglas y sistemas claros que permitan la identificación, caracterización e integración del padrón.

La reconstrucción y el ejercicio de los recursos debe ser con la mayor transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana y atención a la población damnificada de manera coordinada entre los tres órdenes de gobierno.

Estamos convencidos que la sociedad demanda mayor certidumbre y transparencia con el objeto de evitar cualquier abuso de funcionarios públicos frente a flujo de recursos para la atención de damnificados, por lo que hoy nos corresponde atender debidamente y particularmente este tema.

Esta reserva es una oportunidad para reconstruir la confianza entre los ciudadanos y las instituciones del Estado que el día de hoy vive uno de sus momentos más críticos por la falta de confianza que se han ganado a pulso ante los ojos de la población.

Y luego, finalmente, traigo, éste es en el Transitorio Vigésimo Segundo, y traigo aquí en la última propuesta, que es la cancelación de un crédito fiscal, también conocida como la condonación fiscal, implica que la autoridad tributaria abandone la recaudación de un adeudo y suspenda las acciones de cobranza con la finalidad de no destinar más recursos en perseguir deudas que le resultarían muy costosas de recuperar o que difícilmente podrán ser pagadas para mejorar así su eficiencia recaudatoria y dirigir sus esfuerzos hacia la recuperación de otros adeudos.

Señor Presidente, quisiera pedirles a ustedes que también guarden compostura, porque el ruido de ustedes y el de enfrente, pues evita que se transmita correctamente esta idea. Por favor.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Tiene usted razón Senador, ya lleva siete minutos, le sugiero acelere. Gracias.

El Senador Isidro Pedraza Chávez: No puedo. La condonación o cancelación de créditos fiscales es una práctica recurrente que se lleva a cabo en la sombra de la discresionalidad, y sin controles que garanticen que este tipo de servicios no sean otorgados a favor de quienes mantienen mayores adeudos o a quienes hayan sido ya beneficiados.

De acuerdo con información de la organización Fundar, el monto agregado de condonación o cancelación de créditos fiscales de 2008 al primer semestre de 2016, fue de 593 mil 448 millones de pesos, equivalente a todo el gasto ejercido en la educación en México durante 2015.

La aplicación de una cancelación fiscal debe ser un evento extraordinario y un mecanismo tributario que debería utilizarse únicamente cuando el Estado compruebe la auténtica necesidad de apoyar económicamente o para motivar a los contribuyentes incumplidos a que paguen sus adeudos a cambio de regularizar su situación fiscal.

Ante tal situación, se debe obligar al Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a enviar al Congreso de la Unión un informe detallado de beneficiarios y monto sobre los créditos fiscales que ha otorgado desde 2007 a 2017, al cierre de este ejercicio.

Lo anterior es un ejercicio básico y elemental de rendición de cuentas del destino de los recursos de los contribuyentes, y esto está sugerido para que se pueda atender en el Transitorio Vigésimo Tercero, que está aquí planteado y que con oportunidad he entregado a esta Mesa.

Por su atención, muchas gracias, y pidiéndoles que me apoyen cinco compañeros para que esta votación también se haga en un sentido electrónico. Ahí hay uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, señor Presidente.

Propuestas de modificación







El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Señor Senador, con mucho gusto.

Ábrase el tablero electrónico de votación hasta por tres minutos para registrar la votación correspondiente.

Les recuerdo, voto a favor de que se discuta la propuesta del Senador Pedraza, es en verde. Voto en contra de que se admita a discusión la propuesta del Senador Pedraza, es en rojo.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación. A favor 38 votos, en contra 61 y 1 sola abstención.

Por lo tanto, no se admite a discusión, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: El artículo 1o. se mantiene en sus términos.

Las propuestas de adición de los Transitorios Vigésimo Segundo y Vigésimo Tercero quedan desechadas.

Se concede la palabra a la Senadora Dolores Padierna Luna, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar sus propuestas de modificación a los artículos 1o., 3o., Décimo Sexto, Décimo Séptimo y al Décimo Octavo Transitorios.

La Senadora Dolores Padierna Luna: En efecto, señor Presidente, en una sola intervención voy a explicar mis propuestas de esos artículos.

Bueno, el primero, quisiera también referirme al tema de las gasolinas, porque la liberación anticipada del mercado de gasolinas, según el gobierno federal, tendría el objetivo de ejercer mejores precios, ofrecer mejores precios para los consumidores y terminar con los gasolinazos, como se decía aquí por el Senador Preciado. Sin embargo, no ha ocurrido esto.

Peña Nieto ha decidido una estrategia de ir aumentado el precio de las gasolinas en forma gradual. En enero de este año fue un gasolinazo fuerte, y después cada mes fue aumentando.

La Secretaría de Hacienda consideró que los precios vigentes en 2016 ya no eran funcionales para la liberalización y decidió un importante aumento al precio de las gasolinas a partir de enero de 2017, los precios aumentaron sustancialmente, por ejemplo, el precio promedio de la gasolina Magna aumentó 14.4 por ciento en lo que va de este año.

Este importante incremento, junto con la devaluación del peso, produjo una inflación que se desborda más allá del 6.7 por ciento, cuando el límite máximo debiera ser, a lo mucho, el 4 por ciento.

El gobierno de Peña Nieto dice que, según la última estimación del Coneval, en 2016 habría 1.9 millones menos de pobres que en 2014. Esta ligera mejoría que se observa en el 2016 se debió fundamentalmente a que el ingreso promedio de los hogares aumentó 2.2 por ciento con respecto a 2014, pero aumentó porque la inflación se mantuvo relativamente baja en niveles no superiores al 4 por ciento.

Pero desde el primer semestre de 2017, el ingreso de la población ocupada aumentó muy por debajo de lo que costó la canasta básica que fue 6.2 por ciento, por lo que el poder adquisitivo volvió a perder 1.4 por ciento a partir de este año, ello nos permite suponer que la causa por la cual las cifras dicen que disminuyó la pobreza eran realmente fugaces y la pobreza no sólo disminuye, sino que viene en aumento.

Además, en 2014, el 48 por ciento de las ventas internas de gasolinas se abastecían con importaciones, pero ahora este porcentaje aumentó en forma preocupante al 71 por ciento, dicho de otra manera, estamos importando el 71 por ciento de las gasolinas, y por lo tanto, el costo de la gasolina importada influye para presionar los precios de las gasolinas hacia arriba, y lo que espera son aumento de precios, y ahorita voy a explicar la propuesta.

El gobierno, para evitar incrementos mayores y que se sientan en estos tiempos electorales por la población, ha venido ocupado el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios para las gasolinas y el diésel reduciéndolo a la baja, por ejemplo, la Magna era de 4.3 pesos por litro en octubre y la Secretaría de Hacienda decidió bajarlo a 2.29 para que los precios no se desborden, autorizó, por lo tanto, para la Magna un subsidio de 46.8 por ciento, este estímulo ha ido creciendo, en enero fue de 26.1; en agosto de 46.8, la Premium fue de 21.4, y el diésel de 54.6 por ciento, el problema es que es por los tiempos electorales, pasando la elección, el IEPS regresará a lo que marca la ley y los precios, más la presión de los precios de las gasolinas importadas traerá nuevos gasolinazos, por ello la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a gasolinas y diésel entre enero y agosto de este año se redujo en 40 mil 272 millones de pesos con respecto al 2016, lo que significa una disminución del 25.2 por ciento en términos reales.

El panorama futuro es incierto, ya que los precios al público dependen de los costos de importación y de los impuestos, estas variables son las que están determinando los precios de las gasolinas, entiéndase bien, y no la liberación del mercado de combustibles.

En materia de precios de gasolinas a los consumidores, la Reforma Energética resultó un total engaño, mi propuesta es que se mantenga el subsidio del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a lo largo de todo el año y no sólo sea por mientras pasa la elección.

Pasando a otro tema, dentro de los ingresos tributarios, destaca un aumento que no se explica, por 3 mil 989 millones de pesos en la recaudación del Impuesto Sobre la Renta, y digo que no se explica porque en lo que sí se refiere al Impuesto sobre la Renta, aunque no hay cambios en la ley, en el 2018 aplica una modificación que establece el artículo 152 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta y el artículo 96 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta que se refieren a la inflación.

Si la inflación crece en un periodo determinado más allá del 10 por ciento, entonces, el Impuesto Sobre la Renta a personas físicas debe disminuir, y en efecto, si uno aplica esta disminución, dado que en enero de 2017 la inflación acumulada desde diciembre de 2013, cuando se hizo la última actualización, fue de 11.7, rebasando el 10 por ciento que establece la ley, por lo tanto, procede la actualización de los valores monetarios a la tabla que se utiliza para aplicar. Para determinar este impuesto, dichos valores monetarios son los límites inferior y superior de cada rango de ingreso, y la cuota fija a cada rango.

Por ejemplo, una persona que tiene un ingreso de 10 mil pesos, tiene que tener una reducción en el Impuesto Sobre la Renta de menos 8.4 por ciento; una persona que gana 20 mil pesos tiene que reducirse su impuesto en menos 3.1 por ciento; 30 mil pesos de ingreso debe reducirse el impuesto en 1.9 por ciento; un ingreso de 40 mil pesos se reduce en 1.4 por ciento, y así toda la tabla, hasta quien gana 5 millones de ingreso tiene que reducirse el impuesto en menos 0.8 por ciento, es decir, para todos los niveles de ingreso habrá una reducción de impuesto, lo cual implicará una menor recaudación, entonces, no se explica cómo va a aumentar la recaudación del Impuesto Sobre la Renta en 4 mil millones, si se está aplicando la metodología o qué metodología están usando, porque cuando se hace la aplicación de los artículos 152 y 96 tiene que bajar el impuesto, por lo tanto, debe de reducirse la recaudación.

¿De dónde salen los 4 mil millones? No explican la metodología que se utilizó para aumentar este Impuesto Sobre la Renta.

Pasando a los desastres, porque el dictamen señala que considerando que son los artículos 16, 17 y 18 de la Ley de Ingresos, el dictamen señala que: considerando la situación que prevalece a consecuencia de los fenómenos naturales ocurridos en todo el territorio nacional, parte de los ingresos de 2018 podrán coadyuvar, lo digo textual, "podrán coadyuvar a las acciones de reconstrucción y de atención a la población afectada en las zonas de desastre, previstas en las declaraciones correspondientes conforme a la Ley General de Protección Civil.

Pero este señalamiento hace suponer que los 43 mil 292 millones de pesos adicionales que autorizó la Cámara de Diputados se aplicarán para las acciones de reconstrucción, que de ser cierto serían suficientes para financiar la última estimación del costo de reconstrucción que dio el gobierno, que dio Peña Nieto, que ascienden a 48 mil millones de pesos; sin embargo, en el artículo no se establece que este dinero vaya a aplicarse a los damnificados, esto importa mucho y va ligado al artículo 3o. que se refiere a la deuda del Distrito Federal o de la Ciudad de México, y los explicaré juntos.

Se incrementa el monto de la deuda de la Ciudad de México de los 4 mil 500 millones de pesos propuestos por el Ejecutivo, a 5 mil 500 millones, y se dice que los mil millones de pesos adicionales a la deuda son para aplicarse en la reconstrucción. La deuda, se nos dice, es para la infraestructura afectada por los sismos, ayer nos dijo eso la Subsecretaria de Hacienda; sin embargo, es la misma razón que nos da la Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, que dice que el Fonaden, es decir, el Fondo de Atención a los Desastres Naturales de la Ciudad de México, que asciende a 9 mil 700 millones, ella dice que 3 mil millones se están aplicando en la infraestructura afectada en la capital, o sea, 3 mil millones más mil millones son 4 mil millones de deuda aplicada para arreglar la infraestructura afectada por los sismos.

Aquí la pregunta es, ¿cómo se va a atender a las personas afectadas? Porque lo único que se ha dicho aquí es el Bono cupón cero, que ese es un inmenso negocio para unos pocos, se muestra una enorme insensibilidad decirle a las familias que perdieron todo, que no hay para ellos nada que no sea un crédito a una tasa de interés del 9 por ciento, dos puntos superiores a la tasa que recibe el gobierno, haciendo un negocio con los damnificados.

¿Cuál es la solución que se le ofrece a los damnificados?, que se endeuden por 20 años pagando, por 2 millones, 15 mil pesos mensuales, ganan 10 mil, ¿cómo van a pagar un crédito de 15 mil? Esto es lo que yo llamo insensibilidad. En concreto, no hay recursos en la Ciudad de México aplicados para los damnificados, que no sea este negocio a través de los Bonos cupón cero.

Y como el gobierno de la Ciudad de México ha dado una batalla loable para aumentar los salarios en el país, es que está consciente de que los salarios en México, son de los más bajos del mundo y está consciente entonces que no pueden pagar este crédito, porque con su salario no se podría pagar este crédito.

¿Cuál es la propuesta? Que dejen de hacer demagogia, que dejen de hacer negocio con los damnificados, que cumplan con la responsabilidad que les obliga la Ley de Protección Civil y que abran programas específicos con recursos fiscales para la reconstrucción de las viviendas en la Ciudad de México.

Y hay otro tema importantísimo, que se refiere a los donativos y a las ayudas que se han recibido con motivo de los desastres naturales.

¿Cuánto es?

¿Quién los dio?

¿Dónde están?

Porque esto ha sido en total opacidad, y yo creo que es mucho dinero y todos estos recursos públicos y privados deben de ser para lo que fueron destinados, para los damnificados. Están siendo manejados con total opacidad.

Propuesta para los artículos 16, 17 y 18, que se transparente el uso de todos los recursos públicos y privados dedicados a la reconstrucción, tanto del gobierno federal como del gobierno de la Ciudad de México.

Gracias.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
CÉSAR OCTAVIO PEDROZA GAITÁN

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Muchas gracias, Senadora Dolores Padierna. Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se admiten a discusión las propuestas de la Senadora Dolores Padierna, a los artículos 1o., 3o., Décimo Sexto, Décimo Séptimo y Décimo Octavo Transitorios.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si se admiten a discusión los artículos referidos. Quienes estén porque se admitan, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Quienes estén por la negativa, porque no se admitan, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Le informo, señor Presidente, que no se admiten a discusión.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senadora Secretaria. Los artículos 1o., 3o. y Décimo Séptimo y el Décimo Octavo Transitorios, se mantienen en sus términos y se mantienen para su votación nominal con los demás artículos reservados. El Artículo Décimo Sexto Transitorio se mantiene en sus términos.

Se concede la palabra a la Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, para presentar su propuesta de modificación al artículo 2o.

La Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván: Gracias. Con su permiso, señor Presidente. Compañeros Senadores:

Veo de suma importancia que podamos hacer algunas modificaciones al proyecto de la Ley de Ingresos de la Federación, con el objeto de impulsar, efectivamente, el desarrollo de nuestro país y aliviar la enorme carga financiera que se está heredando a esta generación.

Una Hacienda Pública se mide por los resultados que se obtienen en materia de bienestar y desarrollo que genera y no de la capacidad de obtener y refinanciar deuda que subsane la incapacidad de generar riqueza por la vía de inversiones e innovación.

En el proyecto de la Ley de Ingresos de la Federación de 2018, que se nos ha presentado en el Senado, no hay indicios de un cambio efectivo en la forma en que se administran las finanzas públicas del país.

Cómo competir en el mundo con un país que tiene hipotecado su futuro, cómo pensar que se puede crear bienestar cuando los ingresos presentes y futuros de los mexicanos están comprometidos.

Por ello tenemos la responsabilidad de hacer algo con los que menos tienen, por las clases medias que luchan por sobrevivir y por las pequeñas y medianas empresas que viven en un país que ha hipotecado sus finanzas nacionales en los mercados financieros internacionales, o las grandes empresas de nuestro país que tienen el riesgo de una Hacienda Pública expuesta al vaivén del tipo de cambio que afecta su capacidad de inversión y de proyección futura.

De la minuta de Decreto en este proyecto de la Ley de Ingresos de la Federación, pido, se autoricen los montos de endeudamiento que se soliciten, bajo condición de que sea exclusivamente para canje de deuda externa por deuda interna.

Asimismo, que los endeudamientos netos adicionales en que pudiera incurrir Pemex, sean sólo en función de canjear externa por interna, hablo de deuda, que este proyecto de ley cumpla verdaderamente con las obligaciones de la Hacienda Pública para fomentar el desarrollo del país.

Es cuanto, señor Presidente.

Propuesta de modificación



El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Muchas gracias, Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván.

Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de admitirse a discusión la propuesta de la Senadora Garza al artículo 2o.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si es de admitirse a discusión la propuesta al artículo 2o. Quienes estén porque se admita, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se admita, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Le informo, señor Presidente, que no se admite a discusión.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, señora Secretaria. El artículo 2o. se mantiene en sus términos, se reserva para su votación nominal en conjunto con los demás artículos reservados.

Corresponde el uso de la tribuna al Senador Rabindranath Salazar Solorio, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar sus propuestas de modificación a los artículos 6o., 11, 16, 19, 26 y 27, y la propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

El Senador Rabindranath Salazar Solorio: Muchas gracias, señor Presidente.

Le solicito amablemente que pueda ser integrado en el Diario de los Debates, completo, las modificaciones que estamos planteando, ya que lo haré solamente en una exposición la totalidad de los artículos.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Así se hará, Senador Salazar.

El Senador Rabindranath Salazar Solorio: Muchas gracias. Compañeras y compañeros Senadores:

La primera pregunta que debemos hacernos es, ¿más ingresos para qué?, ¿más ingresos para qué?

¿Acaso ha mejorado la seguridad en nuestro país?, ¿hay más apoyo para el campo?, ¿mejoró acaso la atención de la salud?, ¿tenemos cobertura para todos nuestros estudiantes?, ¿ha disminuido la pobreza?

La respuesta es muy clara, y la respuesta es contundente.

La respuesta es, por supuesto, que no.

Vivimos en un país cada día más violento.

Ha aumentado significativamente el número de personas en condición de pobreza y de pobreza extrema.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Senador Salazar, permítame un segundo.

Solicito respetuosamente a la Asamblea guardemos el silencio y la compostura pertinente para escuchar al orador.

El Senador Rabindranath Salazar Solorio: Compañeras y compañeros Senadores, por favor, yo sé que la verdad no peca, pero incomoda, así que, por favor.

Siguen los gasolinazos, importamos ya el 70 por ciento de las gasolinas.

Por ponerles un ejemplo, Noruega y México.

Noruega tiene un fondo derivado del petróleo, donde cada niño que nace, nace ya con mucho dinero en el bolsillo, está diversificado en metales preciosos, en las bolsas de valores, incluso tienen inversiones en nuestro país.

Y hablando del fondo, derivado del petróleo en nuestro país, ¿para qué se está destinando este recurso?

En primera instancia, para pagar a los extranjeros que han venido a invertir y, en segunda instancia, para nivelar las finanzas públicas, para eso sirve el fondo del petróleo en nuestro país.

Por eso a pesar de que somos el quinto país productor de petróleo en el mundo, seguimos importando combustibles cada día más.

El crecimiento de la deuda es exponencial, varios compañeros ya lo han referido con un crecimiento ya de un 75 por ciento en este periodo.

Se está hipotecando el futuro de nuestros hijos, de nuestros nietos. Estamos cansados de escuchar cifras alegres, que estamos bien en materia macroeconómica, que vamos por el camino correcto.

Compañeras y compañeros, preguntémosle al obrero que está esperando que mejore el salario mínimo; preguntémosle al campesino; preguntémosle a la ama de casa que no le alcanza para la Canasta Básica; preguntémosle al estudiante que no tiene para los útiles escolares, o bien, para el transporte.

Vivimos en un país surrealista, compañeras y compañeros, un país donde se despide a funcionarios que señalan casos de corrupción.

Entrando en el análisis particular y del estudio de este proyecto contenido en la minuta de Ley de Ingresos de la Federación, poco es rescatable, y al igual que millones de mexicanos seguimos esperando los resultados y beneficios económicos como consecuencia de las llamadas reformas estructurales.

Hace unos días diversos voceros del gobierno federal presumían que este es el sexenio de las grandes reformas; que de más de 700 reformas constitucionales, tan sólo en este periodo se realizaron más de 150, como si esto fuese un indicativo de progreso.

¿Para qué tantas reformas sin sentido?, tanto arreglo al texto constitucional bajo el argumento de crecimiento económico que se quedó en un catálogo de buenas intenciones.

Este dictamen, cuyo contenido legal establece las reglas jurídicas a las que el Ejecutivo deberá atenerse en materia de ingresos para el año 2018, tiene varios elementos de desaseo normativo que van desde la falta de pericia legislativa de quien lo elaboró, hasta aspectos que afectan sensiblemente las facultades del Congreso de la Unión.

En primer término, la Ley de Ingresos de la Federación es el dispositivo normativo al que se establecen las bases, mecanismos y reglas del ingreso a las que el Ejecutivo Federal debe sujetarse.

La primera reserva tiene por objeto subsanar una evidente violación al principio de supremacía constitucional y al respeto de división de poderes, ya que la minuta, en su artículo 6o., le otorga de manera constitucional la facultad al Ejecutivo Federal para fijar o modificar las compensaciones que deben cubrir los organismos descentralizados y las empresas de participación estatal.

Por tal motivo, proponemos una modificación que subsane la inconstitucionalidad planteada y que se encuentra contenida en los actuales artículos 6o. y 19 del presente dictamen, y se adicione al mismo, para efectos de disposición de las erogaciones adicionales referidas, que sea el Congreso de la Unión quien lo autorice.

En segundo lugar, ningún ente público puede establecer normas jurídicas de carácter general, si no transita por el camino del proceso legislativo, por tal motivo resulta un absurdo legal que en el dictamen que se nos presenta se establezca en el artículo 11 "que el Ejecutivo podrá fijar o modificar, de manera particular, las cuotas de los productos que pretendan cobrar las dependencias aun cuando su cobro se encuentre ya establecido en otras leyes".

Incluso el enunciado va más allá, y es una confesión expresa de violación legal en la frase "aún y cuando su cobro se encuentre previsto en otras leyes".

La tercera reserva consiste en eliminar una gravedad legal que violente el principio de competencia.

La pretensión establecida en los artículos 26 y 27 del dictamen busca otorgar facultades a dos órganos reguladores coordinados en materia energética.

Lo anterior constituye un grave desaseo legal, ya que la Ley de Ingresos de la Federación no es el dispositivo normativo para reformar las facultades y obligaciones de estas entidades por varias razones:

1.- No es materia de esta ley.

2.- Para eso tienen estos órganos reguladores, coordinados en materia energética, su propia ley.

3.- El que tuviese en su propia ley corresponde a un mandato constitucional.

4.- Se generaría un gravísimo precedente legislativo.

5.- Se vulnerarían los principios de legalidad, jerarquía y competencia normativa.

Y, finalmente, 6.- Se correría el riesgo de una inminente inconstitucionalidad por competencia de estos dos artículos.

Todos los aquí presentes hemos adquirido productos de la Canasta Básica en algún supermercado.

Y al momento de pagar en la caja, hemos observado a cientos de personas adultas mayores que prestan sus servicios como empacadores voluntarios.

Mismo que en el mejor de los casos reciben un salario mínimo, o bien, exclusivamente sobreviven de las propinas de los clientes, admitiendo este tipo de empleos por ser una de las pocas alternativas que existen.

A pesar de los esfuerzos por establecer condiciones de igualdad para los adultos mayores acordes a la realidad y sus necesidades, aunque se ría Lozano, existen temas como la falta de incentivos fiscales a empresas donde por razones culturales de idiosincrasia o hasta económicas generan la imposibilidad de que una persona adulta mayor continúe con una trayectoria laboral, motivo por el cual este grupo vulnerable ha tenido la necesidad de prestar sus servicios en empleos mal remunerados, ya que es su última forma de sobrevivir día con día.

Preocupado por dicha situación, proponemos incorporar una adición en la fracción X del artículo 16 de la Ley de Ingresos de la Federación del próximo año, a fin de otorgar estímulos fiscales a los contribuyentes, personas físicas o morales que contraten como trabajadores a personas adultas mayores.

Podrán, las empresas, deducir de los ingresos acumulables para efectos del Impuesto Sobre la Renta un monto adicional equivalente al 25 por ciento de los salarios pagados.

Por último, quisiera proponer a este Senado la adición de un artículo transitorio en el que se establezca un precio fijo a las gasolinas, a fin de eliminar los indiscriminados aumentos a la misma, en perjuicio de los mexicanos.

Escuchar el término gasolinazo se convirtió en un tema de cada mes para las y los mexicanos, debido a los constantes incrementos que vinieron desde el 2015, pese a que el Presidente Enrique Peña Nieto dijo que ya no los habría, gracias a la reforma energética y hacendaria.

Es decir, pareciera que en el actual gobierno no existe otra opción que perjudicar a los mexicanos más necesitados, ya sea afectando su nivel de bienestar y costo de vida por la vía del aumento a las gasolinas, o bien, limitando el gasto social, recortando los programas de apoyo y combate a la pobreza.

México paga una de las gasolinas más caras del mundo, con respecto al poder adquisitivo de cada uno de los habitantes; mientras que un trabajador en Noruega gana 466 pesos la hora, le bastan solamente tres horas y media en su jornada diaria para llenar un tanque de gasolina de 40 litros.

Por otro lado, un mexicano que gana el salario mínimo, requiere destinar el sueldo íntegro de ocho días de trabajo para llenar el mismo tanque de gasolina.

Lo que se menciona es, que estos aumentos son para que el gobierno federal cuente con mayores recursos para operar su enorme y obesa burocracia y para seguir tapando un hoyo financiero que ellos mismos crearon como consecuencia de un irresponsable manejo de la economía mexicana.

Por ello se propone, en un acto de justicia y de protección a la economía de los mexicanos, fijar en la Ley de Ingresos de la Federación el precio máximo de las gasolinas, a fin de que demos una muestra de verdadera solidaridad e interés, señales que hasta el día de hoy, lamentablemente no hemos visto por parte del actual gobierno.

Compañeras y compañeros Senadores, ¿más ingresos para qué?

Es cuanto, señor Presidente, y le solicito atentamente que la votación pueda ser de manera electrónica, para que pueda reflejarse el sentido del voto de los compañeros.

Propuestas de modificación











El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Deberé, señor Senador, solicitar cinco adhesiones a su propuesta. Están manifiestas.

En tal virtud, solicito se abra el tablero electrónico para registrar la votación de manera nominal, como ha sido solicitado por más de cinco Senadores de la Asamblea. El tablero se abrirá por tres minutos.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación, a favor 25 votos, y 66 registrados en el tablero, más 3 votos pedidos por los Senadores, da un total de 69 en contra y cero abstenciones.

Por lo tanto, no se admite a discusión, señor Presidente.

El Presidente Senador César Octavio Pedroza Gaitán: Gracias, Senadora Secretaria, en consecuencia, los artículos 6o., 11, 16, 19, 26 y 27 se mantienen en sus términos, y se reservan para su votación en conjunto con los demás artículos reservados.

La propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio queda desechada.

Se concede el uso de la palabra el Senador Mario Delgado Carrillo, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar propuesta de modificación al Artículo Primero Transitorio y propuestas de adición de dos Transitorios, Vigésimo Primero y Vigésimo Segundo.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Gracias, señor Presidente.

Les pido su tolerancia, voy a presentar tres reservas en una sola participación, empezando por un artículo transitorio que queremos modificar, porque encontramos una falta de rigor técnico en las modificaciones que hizo la Cámara de Diputados en el precio del barril de petróleo, incluso hay una falta de rigor desde la presentación que hace el propio gobierno en su Ley de Ingresos de la Federación, porque se les olvidó que la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece cómo calcular la fórmula del precio del petróleo que se utiliza para estimar los ingresos en esta ley.

Y lo que vemos, revisando lo que dice el Mercado de Futuros, el precio promedio para 2018 del West Texas, que es la referencia de la mezcla mexicana, está establecida en casi 50 dólares, 49.19. Por lo tanto, la mezcla mexicana más o menos es 85 por ciento del valor del WTI, lo cual esperaría que el precio promedio de 2018 fuera cercano a 41.81 dólares por barril, casi 7 dólares por debajo de lo que está establecido en esta Ley de Ingresos de la Federación.

Entonces, es muy vulnerable este cálculo, y lo hace más todavía la modificación de 2.5 dólares que hace la Cámara de Diputados para generar estos 43 mil millones, que es la diferencia entre el proyecto que presenta el gobierno y el dictamen que hace Diputados.

Pero si el argumento para hacer esto es obtener recursos para la reconstrucción, y dado que el Senado de la República no participa en el proceso de egresos, hemos encontrado la solución para etiquetar, en este artículo transitorio, que el diferencial de recursos entre la propuesta del gobierno y la minuta de la Cámara de Diputados sea destinado en su totalidad a rubros que vayan a la reconstrucción por las víctimas de los sismos, es un transitorio que hemos propuesto el Senador Gil y la bancada de PT-Morena, que sabemos, no podemos intervenir en los egresos, pero sí podemos etiquetar estos recursos adicionales para que no vayan a terminar en el Ramo 23, en el famoso ramo de los moches, que no vaya a terminar este esfuerzo de ingresos adicionales en el caño de la corrupción.

Ésa es la primera reserva.

La segunda tiene que ver con las gasolinas. Quisiera refrescar un poco la memoria.

Hace exactamente un año estábamos aprobando la Ley de Ingresos de la Federación de 2017, y con ello, como lo advertimos en esta tribuna, se estaba aprobando uno de los mayores atracos en contra de los mexicanos, el infame gasolinazo.

Los Artículos Décimo Primero y Décimo Segundo Transitorios de la Ley de Ingresos 2017, eliminaron de manera muy desaseada, muy tramposa la transición que estaba planteada en la Ley de Hidrocarburos, para que la apertura de las gasolinas en México fuera paulatina y ordenada.

Se eliminó también el requisito para que se atendieran las recomendaciones de la Comisión Federal de Competencia Económica dictaminaba si existían o no condiciones de competencia para liberar el precio y el mercado de las gasolinas, lo advertimos en aquélla ocasión, sería el mayor gasolinazo de la historia y desafortunadamente así ocurrió.

Los resultados están a la vista, son desastrosos, el costo social de esta medida ha sido dramático. La inflación alcanzó niveles no vistos desde hace 16 años, la Canasta Básica se ha incrementado en 8 por ciento, lo cual pega directamente en la población en pobreza.

El Coneval estima que esta inflación, por encima de la meta, dejará a por lo menos 3 millones de personas sin la posibilidad de comprar la Canasta Básica, es decir, en pobreza alimentaria.

La mayor inflación, combinada con una mayor depreciación del peso, obligó a que el Banco de México ajustara la tasa de interés en por lo menos 1.25 por ciento, lo cual ha contribuido a que la economía no crezca y también ha impactado en el costo financiero de la deuda en por lo menos 20 mil millones de pesos.

El abandono de las refinerías para beneficiar la importación de gasolina por parte de los privados, ha propiciado que el porcentaje de gasolina importado, en un año se haya incrementado 10 por ciento. En este mes pasado, de septiembre, alcanzamos un 73 por ciento, el más alto que hemos tenido en la historia.

Estas importaciones a su vez le están pegando al tipo de cambio, porque representan ya 2 puntos del PIB de presión en la cuenta corriente, estamos ya en un círculo muy lamentable para las finanzas públicas. Y la verdad es que la liberalización del precio ha sido una farsa.

En estos 10 meses la Secretaría de Hacienda ha modificado en 32 ocasiones el nivel de estímulo a las gasolinas. Es decir, sigue habiendo precios controlados. Y estos cambios le van a costar al erario en todo el año 71 mil millones de pesos, más de lo que se tenía estimado. Y al principio de año se decía que era imposible que se obtuvieran 200 mil millones, saquen la cuenta, el subsidio ha crecido 71 mil millones y el costo financiero, producto del gasolinazo, tasa-interés-inflación, por lo menos 20 mil millones de pesos adicionales, más presiones incalculables por el tipo de cambio. Qué caro nos ha salido el gasolinazo.

¿Y cuál precio libre? Si comparamos las zonas donde supuestamente es libre, donde tenemos precios máximos, la coincidencia es de 99 por ciento. Y lo peor, la gasolina en Texas, de donde la estamos importando, ha bajado en lo que va del año, y en México sigue subiendo, rompió su récord, por cierto, el pasado 13 de octubre cuando tuvimos la gasolina más cara de lo que va en este año. Incluso en julio el diferencial llegó a ser hasta 6 pesos por litro, Texas contra México.

Las temporadas abiertas, el prestar la infraestructura de Pemex para que los privados hagan uso de ella y generen un mercado competido de gasolinas en México, fracasaron, sólo se realizó una y las demás se cancelaron.

La inversión privada en este mercado ha sido menor de lo que se esperaba.

Está claro, la conclusión es que no se va a crear un mercado competido de la noche a la mañana, y menos aún por Decreto, y que no vale la pena este sobreprecio que se le ha impuesto a las familias mexicanas para que los privados tengan mayor rentabilidad. Estamos hablando del cuarto mercado más importante de gasolinas en el mundo, somos el cuarto consumidor.

No es necesario este beneficio dedicado a los privados para que tengan más rentabilidad y nos hagan el favor de traer sus inversiones.

Se han hecho varias propuestas. ¿Qué hacer con esto? ¿Modificar el IEPS? Aquí hay varias propuestas del artículo transitorio.

¿Qué proponemos?

Terminemos con la farsa de la liberación del precio de gasolinas, porque no tenemos un mercado competido, y atendamos las recomendaciones de la Cofece para transitar de manera ordenada y paulatina hacia un mercado competido, que tenga como resultado, sí, una baja en precios.

Entonces, regresemos temporalmente al esquema anterior y con ello se revertirá el gasolinazo.

No tendrá sentido ya que exista esta sobretasa, este gasolinazo para beneficiar a los privados.

Además, protegeríamos a los consumidores mexicanos de un año que se antoja muy difícil y muy inestable para el tipo de cambio.

Por último, quiero decir que quienes votan esta Ley de Ingresos de la Federación a favor, están votando a favor del mayor endeudamiento de la historia, en favor del peor estancamiento del PIB en tres décadas, en la mayor depreciación del peso desde la crisis del '95; de la mayor desigualdad y pobreza en México, desde que esta se mide, y que quede muy claro, quienes voten a favor, quienes votan a favor de esta Ley de Ingresos están ratificando el gasolinazo de 2007 y están dejando la posibilidad de que este sea cada vez mayor.

Quienes voten a favor no lo hacen por responsabilidad, lo hacen por complicidad. No es un voto de confianza, es un voto de convivencia, es avalar a un gobierno depredador que nos dejará en la orilla de una crisis sexenal.

Que no se vaya con el discurso del cambio, de la oposición, porque los votos, el día de hoy, ubican a cada fuerza política en su lugar, opositores o simuladores.

Después de la elección de 2018 vendrán nuevos gasolinazos.

PRESIDENCIA DE LA SENADORA
GRACIELA ORTIZ GONZÁLEZ

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Concluya, señor Senador.

El Senador Mario Delgado Carrillo: Me parece que por la votación del día de hoy, y con esto termino, señora Presidenta, con la votación del día de hoy queda claro que la única posibilidad del cambio del modelo económico será con Morena, lo demás no es oposición, es complicidad y es simulación.

Pronto Morena terminará con los gasolinazos.

Muchas gracias.

Propuestas de modificación



La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si se admite a discusión la propuesta de modificación del Artículo Primero Transitorio y las propuestas de adición de dos Transitorios Vigésimo Primero y Vigésimo Segundo, presentadas por el Senador Mario Delgado.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea si se admiten a discusión los artículos referidos.

El Senador Mario Delgado Carrillo: (Desde su escaño) Señora Presidenta.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Sí, Senador Delgado.

El Senador Mario Delgado Carrillo: (Desde su escaño) Solicitarle, de favor, la votación nominal. Me acompañan más de cinco Senadores.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Se abre el tablero para levantar la votación nominal.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación, a favor 22 votos, en contra 65 y 2 abstenciones, registrando finalmente un voto más, quedarían 65 votos en contra, 22 a favor y 2 abstenciones.

Por supuesto, informándole, señora Presidenta, que no se admite a discusión.

La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: El Artículo Primero Transitorio se mantiene en sus términos y se reserva para su votación en conjunto con los demás artículos reservados, las propuestas de adición de dos Transitorios Vigésimo Primero y Vigésimo Segundo quedan, por lo tanto, desechadas.

Se concede la palabra al Senador Fidel Demédicis Hidalgo, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar su reserva al Artículo Segundo Transitorio del proyecto de Decreto, hasta por cinco minutos.

El Senador Fidel Demédicis Hidalgo: Sí, señora Presidenta.

Sabia virtud de aprovechar el tiempo, cinco minutos.

Con su venia, compañera Presidenta; compañeras Senadoras y compañeros Senadores.

He estado siguiendo con atención las votaciones de todas las reservas que aquí se han hecho, y más que un Parlamento aquí parece la antítesis de un Parlamento, una sola discusión no se ha querido hacer de las propuestas que aquí se han hecho, aquí no debiera de llamarse Parlamento, se debiera de llamar el rincón de los mudos, porque no hablan; los que están votando para que no se discuta los he visto venir aquí cuando vienen a plantear sus temas, a desgarrarse las vestiduras y a decir que aquí no se discute, bueno, dependiendo del interés particular que se tenga, como dice un personaje de la televisión, una cómica: "como dicen una cosa, dicen otra".

Estamos fijando una posición sobre artículos que consideramos que debieran modificarse de la Ley de Ingresos, todas las propuestas que aquí se han hecho son propuestas que están fundadas y motivadas, se han argumentado y no ha habido uno sólo de los Senadores que han votado porque no se discuta que venga a debatir y a decir compañero Senador, compañera Senadora, no podemos votar a favor de lo que usted está planteando, y que sea la argumentación la que aquí se sostenga y no que sea el mayoriteo mecánico el que acabe con el espíritu de un Parlamento que es el debate de las ideas.

Estamos, voy a plantear una posición en el Artículo Segundo Transitorio, que tiene que ver con la actitud de Donald Trump que de manera reiterada ha venido sosteniendo que se va a salir del Tratado de Libre Comercio, y que si él hiciera efectivo su planteamiento o hiciera efectiva su amenaza, las finanzas públicas de este país se verían seriamente dañadas, se verían seriamente afectadas.

Quiero decirles que mi propuesta consiste en que se haga efectivo, durante el ejercicio 2018, el cobro de aranceles sobre las importaciones de productos que se realizará aplicando los montos establecidos por la Organización Mundial de Comercio, y que se reflejen como ingresos extraordinarios sobre lo establecido en la presente ley. Los recursos generados por este concepto serán incorporados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el Fondo para el Fomento a la Producción, integrado para tal efecto en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, deberá considerar el uso de los recursos adicionales que se generen para el concepto de cobro de aranceles y los supuestos para su aplicación.

Sí quisiera que cuando menos de todos los que van a votar, porque no se discute este asunto, vinieran a fundar y a motivar por qué no están de acuerdo en que tengamos una previsión en la Ley de Ingresos en caso de que Donald Trump cumpla su amenaza de retirarse del Tratado de Libre Comercio, solamente vamos a sentir el impacto, pero no tenemos cómo amortiguar, esta es la propuesta para amortiguar esa medida que nos puede venir a dañar.

Sinceramente espero que alguien me tome la palabra y si no que voten a favor para que se abra la discusión.

Por su atención, muchas gracias.

Y solicito que sea en el tablero electrónico para que se vea ahí quién está a favor de este país y quién, como diría Juárez: "con sus palabras nos ensalzan, pero con sus hechos traicionan este país".

Muchas gracias.

Propuesta de modificacion



La Presidenta Senadora Graciela Ortiz González: Gracias, Senador Demédicis Hidalgo.

Ábrase el tablero electrónico, por tres minutos, para recoger la votación de si se admite a discusión la propuesta del Senador Demédicis al Artículo Segundo Transitorio.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: 25 votos a favor, 62 votos en contra y una abstención.

Por lo tanto, no se admite a discusión, señor Presidente.

PRESIDENCIA DEL SENADOR
ERNESTO CORDERO ARROYO

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: El Artículo Segundo Transitorio se mantiene en sus términos y se reserva para su votación nominal con los demás artículos reservados.

Se concede la palabra al Senador Benjamín Robles Montoya, del Partido del Trabajo para presentar una propuesta de adición a un Artículo Vigésimo Primero Transitorio con la súplica de que se restrinja usted a sus cinco minutos. Tiene usted el récord de esta Asamblea, con 22 minutos la vez pasada, Senador.

El Senador Benjamín Robles Montoya: Muchas gracias, señor Presidente. Compañeras y compañeros Senadores:

La verdad es que todo ésto se puede plantear muy rápido, Enrique Peña Nieto ha fracasado como Presidente de la República, en materia económica está reprobado.

Pero déjenme explicar por qué lo expongo así, porque llegamos una vez más, compañeras y compañeros, a este punto como cada año y la verdad es que no podemos dejar de señalar nuestra preocupación, porque la realidad, compañeras y compañeros, es inobjetable, las cifras así lo indican, porque varios, estoy seguro que recordamos aquí, cómo esta administración al tomar el gobierno en el 2012, hacían un justo reclamo sobre el alto nivel de endeudamiento que tendrían que afrontar, muy alto endeudamiento sin duda alguna.

Pero la situación ahora, con sus propias acciones, es aún mucho peor; en el 2017 el gobierno federal pagó por concepto de deuda poco más de 568 mil millones de pesos, casi el 3 por ciento del Producto Interno Bruto, y en el 2015 se erogó por concepto de pago de deuda 408 mil 287 millones de pesos, mientras que en el 2016 el monto ascendió a 477 mil 700 millones. Es decir, y esto, compañeras y compañeros, por supuesto, que no tiene justificación alguna.

Los ingresos excedentes que ha tenido el Estado a partir de la reforma fiscal se han ido al pago de la deuda. Tan sólo de enero de 2004 a agosto de 2016, los causantes desembolsaron un billón 20 mil 240 millones de pesos adicionales en impuestos, respecto de los que pagaban previo a la reforma fiscal, hablo de un monto que se ha ido al pago de la deuda contratada por esta administración, y esto, como aquí se ha reiterado, esto no sólo es inaudito, sino que representa un agravio para el pueblo de México por parte del gobierno federal y algunos de sus nuevos aliados, urge reconocer simplemente que no ha existido la capacidad para dar resultados, y luego, por supuesto; está el hecho de que este año, pasará a la historia como el año del gasolinazo más grande, el año cuando más caro ha tenido que pagar la gasolina el pueblo de México.

Y nosotros, compañeras y compañeros, incluso hemos presentado, con el apoyo de la ciudadanía, una iniciativa ciudadana para situar el precio de la gasolina en 10 pesos el litro, con más de 230 mil firmas, logramos presentar, y que así fuera reconocida esta iniciativa ciudadana, y ante esto, no solamente existió silencio por una buena parte del tiempo esperando ver cómo se dictaminaba, sino que hubo omisión y luego falta de interés y, por supuesto, rechazo a apoyar al pueblo.

Bien decía hace un rato nuestro compañero y amigo el Senador Mario Delgado, que es en discusiones como ésta cuando los ciudadanos pueden realmente apreciar quiénes son unos hipócritas y quién realmente tratamos de cambiar el fallido, irresponsable y obtuso esquema gubernamental.

Ninguna otra administración ha tenido tantos recursos como ésta, ninguna; en ninguna se habían cobrado tantos impuestos, y el fracaso de Enrique Peña Nieto, hay que decirlo una y otra vez, resulta claro y evidente.

El hecho de que una vez más, a partir de arbitrarias modificaciones en los valores de las dos variables macroeconómicas más importantes, insisto, que son utilizadas para armar todo tipo de paquete económico, el tipo de cambio y el precio de crudo de exportación, se intente con eso llegar a metas ridículas.

Eso, compañeras y compañeros, es simple y llanamente una falta de respeto al pueblo de México.

Y vale la pena recalcarlo, si la producción diaria de Pemex continúa igual, que es lo más probable, y el precio del dólar se mantiene en el pronóstico original, tendríamos entonces ingresos diarios, como antes lo he señalado, por el orden de los 79 millones 672 mil dólares diarios, y con esa cantidad no se alcanzan a cubrir los ingresos adicionales para la reconstrucción tan necesaria, pero que posiblemente quedará como la supuesta reconstrucción, consecuencia de estos desastrosos sismos, que además hay que decirlo, desde ahorita lo hemos señalado, harían falta por lo menos 65 mil millones del presupuesto originalmente planteado por el Ejecutivo Federal.

Y por eso hoy le decimos a Enrique Peña Nieto: "la paciencia de la ciudadanía se está acabando, su tiempo se está acabando, y lo único que su gobierno ha aumentado es la corrupción y el endeudamiento", esos serán sus legados económicos.

Y por eso nosotros se lo recordamos y le pedimos que esta propuesta, esta reserva que he presentado pueda ser votada de manera nominal, donde planteamos que en tanto hay condiciones de competencia el precio del litro de la gasolina sea de 10 pesos considerando que producir un litro de gasolina en este país cuesta 5 cinco pesos con veinte centavos, todavía hay en el trecho de a 10 pesos recursos para los ingresos que también requiere la nación.

Es cuanto, señor Presidente.

Propuestas de modificación



El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, Senador Benjamín Robles.

¿Hay cinco legisladores que soporten la petición del Senador Robles Montoya?

Abrase el sistema electrónico de votación por tres minutos.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Pasamos a dar el resultado de la votación.

A favor 23 votos, en contra 64 votos en el tablero, más uno de la Senadora Ivonne Álvarez, son 65 votos en contra y cero abstenciones.

Por lo tanto, no se admite a discusión, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, señora Secretaria. Queda desechada la propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Primero Transitorio.

Se concede la palabra al Senador Fernando Mayans Canabal, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para presentar su propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Cuarto Transitorio.

El Senador Fernando Enrique Mayans Canabal: Gracias, señor Presidente.

La Arena México está acá, cerquita, amigos, no se confundan.

Digo, creo que no fue ningún legislador, como está lleno de asesores esto, no se puede ni caminar en los pasillos, con tal de que le estén quitando el sueño, pero si es temprano, son las diez de la noche, además van a tener el puente la próxima semana para caerse muertos. Así que tranquilos, hombre. No se exciten demasiado, serenos.

Y, por supuesto, que me dirijo al pueblo de México, con todo y respeto y cariño; a todos mis paisanos y compañeras y compañeros Senadores, sé de antemano que la intención pues es de no cambiarle ninguna coma al dictamen que vino de la Cámara de Diputados; los Diputados pues son magníficos legisladores y ustedes, los Senadores, están totalmente de acuerdo en no modificarle ni una coma.

Está bien, lo entiendo, por eso me dirijo al pueblo, para que haya constancia de lo que esta pasando aquí en la Cámara de Senadores. Además me recordaron la secundaria, todo mundo con el celular chateando, en la chorcha, en el cotorreo y nadie presta atención de nada.

Ya les dije, la Arena México está aquí a la vuelta y no espero votación a favor, por eso es con el pueblo, siempre con el pueblo, con el pueblo todo, sin el pueblo nada, así que les quede claro.

Y no del todo la norma, el derecho, la ley. En realidad me parece que el derecho que hoy hace la diferencia entre lo permitido y lo prohibido no es de hecho más que un instrumento del poder, en definitiva, bastante inadecuado e irreal y abstracto.

El problema fundamental es la miseria; cuando hablamos de lo económico, aquí hay que hablar de los pobres, de la miseria, que es la realidad del país a ras de suelo, no acá en las nubes que se pierde esa dimensión; el de la explotación económica, el de la formación de una riqueza, el del capital basado en la miseria de los mismos que producen la riqueza.

El problema es el exceso de poder del aparato del Estado, de la burocracia y de los individuos, unos sobre los otros.

Para decir las cosas con mayor simpleza y claridad, en el centro de los mecanismos problemáticos está el desempleo de la gente que carece de trabajo y de lo más mínimo indispensable, que emigra de un país a otro, que circula a través de todo el espacio social.

También de los campesinos empobrecidos, toda su gente constituye una población flotante, esto es una esquizofrenia verdadera, el tema está minado y es peligroso, y por eso les quiero decir que el 28 de julio el Secretario José Antonio Meade declaró que la presión que ejerce sobre el gasto público la necesidad de financiar el creciente déficit para el pago de pensiones, es uno de los factores que determinarán la magnitud de los recortes al gasto. Es decir, que pretende culpar las pensiones de los recortes futuros.

El equipo económico federal afirma, una y otra vez, que el gasto público enfrenta presiones financieras crecientes por los recursos destinados al pago de pensiones; que el pago de pensiones para 2018 será de 793 mil 700 millones de pesos, una erogación de 21.3 por ciento del gasto programable.

En realidad, las pensiones y jubilaciones a cargo del gobierno federal ascenderán a 523 mil 239 millones de pesos.

De acuerdo con el proyecto, de estos 523 mil millones, es decir, 91 por ciento, corresponden al costo fiscal de la fracasada reforma de pensiones del Seguro Social, del 95, 97 y del ISSSTE de 2007; es decir, del costo fiscal de la transición del sistema de pensiones, solidario al sistema de cuentas individuales vía Afore, en otras palabras, la presión financiera del gasto púbico proviene de esta costosa y fracasada reforma y su promesa de ofrecer pensiones dignas.

La inmensa mayoría de los trabajadores no tendrán derecho a una pensión, ya no digamos pensión digna.

El sistema de Afores, lo he dicho públicamente, es una máquina, es una fábrica de viejos pobres, eso es el sistema de pensiones mexicano, además con el aval del Estado.

Es fundamental ser serios y responsables, tenemos que atender con urgencia la revisión de esta fracasada reforma y de la problemática de las pensiones y jubilaciones en nuestro país.

Por ello una vez más propongo la instalación de una comisión asesora del Congreso de la Unión y del Ejecutivo Federal en esa materia.

Compañeros, vivimos un doble discurso del régimen presidencial, por un lado la centralización en materia de control de deuda pública a los estados a través de la Ley de Disciplina Financiera que emanó y una reforma constitucional que buscaba dar orden a los estados en sus exorbitantes endeudamientos, pero si comparamos, al final del sexenio, la misma enfermedad llamada endeudamiento y en mayor proporción llegó a las finanzas públicas federales quien opera con reglas diferentes con mayor discreción y no cuenta con ninguna obligación para garantizar que el endeudamiento sea destinado a la inversión productiva.

Compañeras y compañeros, en el horizonte de 2018 no sólo las tasas de referencia internacionales aumentarán, sino las locales, y con este monto de endeudamiento es un verdadero riesgo para la nación, así como se critica a los gobiernos populistas también los excesos y una visión estrictamente tecnócrata puede poner en riesgo nuestras finanzas públicas.

El saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, la medida más amplia de deuda pública asciende a 9.3 billones de pesos.

En la presente Administración creció 10 puntos porcentuales para quedar prácticamente en 50 por ciento del PIB en 2017, cuando crecimos en promedio 2 por ciento anual, es decir, la deuda creció 5 veces por encima del crecimiento económico del país.

En mayo pasado el 70 por ciento del remanente de operación del Banco de México se transfirió para reestructurar deuda pública, de lo contrario la deuda total habría representado un monto mayor de la economía mexicana.

Datos relevantes adicionales, la reforma fiscal aportó ingresos adicionales por 800 mil millones de pesos para compensar la despetrolización de las finanzas públicas, durante esta Administración Federal, la inversión pública como porcentaje del PIB se ha reducido de 4 a 2 por ciento, esto representa un alarmante recorte. En 2017 el Estado mexicano invirtió la mitad que en 2012.

Ante un escenario donde, por un lado, se incrementa la deuda y por el otro se destinan recursos para reestructurarla, la pregunta no es menor, ¿en dónde se ejercieron o designaron los recursos presupuestales de 10 por ciento del Producto Interno Bruto por concepto de deuda?

Ojalá y me entiendan, porque es un tema complejo, sé que no todos le saben, pero si no prestan atención menos van a saber.

Mientras, por otro lado, tenemos el abandono del sector salud, en el sector educativo, en inversión de capital. Tenemos por un lado el incremento de impuestos, mal gasto y todavía endeudamiento.

Y como Congreso de la Unión no tenemos claro dónde y cómo se está invirtiendo. Este problema es tan grande como el desafío que enfrentamos en pensiones.

No hay reforma tributaria que pueda enfrentar este nivel de endeudamiento en un sexenio.

Compañeros la resistencia a debatir el futuro será la semilla de la siguiente crisis de las finanzas públicas como otros países de América Latina y del mundo.

Por lo tanto, pedimos como representantes populares algo básico y sencillo y que fortalece la transparencia y rendición de cuentas de las acciones de nuestros funcionarios públicos, adicionar el Artículo Vigésimo Cuarto Transitorio, donde solicitamos a la Secretaría de Hacienda.

Si alguien de aquí tiene la información, lo retiro. Si no tienen esta información, pues les pido que sean congruentes y voten a favor, escúchenla, si alguien la tiene que levante la mano y yo la retiro. Si alguien no la tiene y no la conoce, les pido que sean congruentes y por convicción apoyen este punto.

Solicitamos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público enviar al Congreso de la Unión un informe donde detalle la fuente y el destino de la contratación de deuda pública de la Administración Federal, así como la información del tipo de operaciones y con qué empresas se realizaron las operaciones de contratación de cualquier tipo de compromiso financiero de la presente Administración.

Dicho informe deberá contar con el nombre y apellido de los funcionarios públicos que autorizaron dicha operación. Esto ya lo hemos solicitado por transparencia y nos dan atole con el dedo, no hay información, por eso les repito, si alguien de aquí tiene esta información, que levante la mano y yo retiro esto. Y si no, que vote congruente, porque no lo saben y van a votar que están en contra, cuando no tienen ninguno de ustedes esta información, y es vital, no para ustedes, es vital para el país, para la nación.

¿Ya leyeron? "¡La Patria es primero!".

No se les olvide, porque la historia nos va a juzgar a ustedes y a mí, compañeros.

Muchas gracias.

Propuesta de modificación



El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Senador Mayans Canabal, esa información está en los informes trimestrales de deuda pública que publica la Secretaría de Hacienda. ¿Retira su reserva? Cinco solidarios Senadores para ponerle al tablero.

Ábrase el tablero electrónico de votación hasta por tres minutos.

El Senador Fernando Enrique Mayans Canabal: (Desde su escaño) Señor Presidente, yo sostengo mi palabra, si usted me certifica que la tiene, retiro la votación y retiro el punto.

Yo respeto la palabra.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Se la mando. Ya estamos votando.

El Senador Fernando Enrique Mayans Canabal: (Desde su escaño) Retire la votación, no hay votación, retírela.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación. 23 votos a favor, 64 votos en el tablero, más un voto del Senador Gerardo Sánchez, nos dan 65 votos en contra y cero abstenciones.

Por lo tanto, le informo, señor Presidente, que no se admite a discusión.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: La propuesta de adición de un Artículo Vigésimo Cuarto Transitorio queda desechada.

Una vez agotadas las reservas, pasaremos a la votación de los artículos 1o., 2o., 3o., 6o. 11, 16, 17, 19, 26, 27 y los Transitorios Primero, Segundo y Décimo Octavo, en los términos del dictamen.

Háganse los avisos a que se refiere el artículo 58 del Reglamento para informar de la votación. Ábrase el sistema electrónico por tres minutos para recoger la votación nominal de los artículos 1o., 2o., 3o., 6o., 11, 16, 17, 19, 26, 27 y de los Transitorios Primero, Segundo y Décimo Octavo, en los términos del dictamen.



La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación: 68 votos a favor, 25 en contra y cero abstenciones.

Ese es el registro de la votación, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: En consecuencia, quedan aprobados los artículos 1o., 2o., 3o., 6o., 11, 16, 17, 19, 26, 27 y de los Transitorios Primero, Segundo y Décimo Octavo, en los términos del dictamen.

Está aprobado en lo general y en lo particular el Decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2018. Se remite al Ejecutivo Federal para los efectos del artículo 72 constitucional.






Compañeros Senadores, recibimos en la Mesa Directiva un Acuerdo que suscriben los integrantes de la Junta de Coordinación Política, por el que se modifican las comisiones del Senado.

Solicito a la Secretaría dé cuenta con el Acuerdo.

JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Doy lectura al Acuerdo.



Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Está a discusión el Acuerdo.

Tiene el uso de la palabra el Senador Miguel Barbosa Huerta.

El Senador Miguel Barbosa Huerta: (Desde su escaño) Desde mi escaño, señor Presidente.

Sólo para, bueno, no voy a expresarme en contra de mis compañeros, de nadie de ellos, sobre su incorporación a comisiones, sólo que de verdad se concluye este día con otro atropello.

Así es que de la Junta de Coordinación Política, ojalá hiciera un balance entre los grupos parlamentarios de cuál es su representación, cuál es su representación que corresponde en comisiones, sólo eso.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Gracias, Senador Barbosa Huerta.

No habiendo otro orador registrado, consulte la Secretaría a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el Acuerdo presentado.

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Consulto a la Asamblea, en votación económica, si es de aprobarse el Acuerdo anteriormente leído. Quienes estén porque se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea asiente)

Quienes estén porque no se apruebe, favor de levantar la mano.

(La Asamblea no asiente)

Aprobado el Acuerdo, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Sonido en el escaño del Senador Ríos Piter.

El Senador Armando Ríos Piter: (Desde su escaño) ¿Será posible que la votación sea nominal? Hay cinco Senadores que acompañan la propuesta.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Senador Ríos Piter, con todo gusto se la vamos a conceder, nada más le suplicaría que la próxima vez que quieran ustedes una votación nominal lo soliciten en tiempo, no que ya esté en curso la votación económica. Ábrase el tablero electrónico hasta por tres minutos.



La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Damos cuenta de la votación: 52 votos marcados en el tablero, más un voto del Senador Emilio Gamboa, 53 votos a favor y en contra 15 votos marcados en el tablero, más dos abstenciones.

Ese es el resultado de la votación, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Aprobado el Acuerdo por el que se modifica la integración de comisiones. Comuníquese.






Compañeras Senadoras y Senadores, recibimos en la Mesa Directiva un Acuerdo que suscriben los integrantes de la Junta de Coordinación Política, por el que se modifica el calendario de sesiones del periodo ordinario, para que se realicen sesiones los días lunes 30 y martes 31 de octubre.



Esta Asamblea queda debidamente enterada. Comuníquese el Acuerdo. Comuníquese a la Colegisladora.






Compañeros Senadores, daremos cuenta de las solicitudes de ampliaciones de turno que autorizó la Mesa Directiva en su reunión de esta mañana.

Solicito a la Secretaría dé cuenta.

MESA DIRECTIVA

La Secretaria Senadora Itzel Sarahí Ríos de la Mora: Doy cuenta.

Les informo que la Mesa Directiva, autorizó el retiro de comisiones del proyecto de Decreto que reforma diversos artículos de la Ley de Migración, presentado el pasado 19 de octubre.

Asimismo, autorizó la ampliación de turno al proyecto de Decreto que reforma la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley General de Protección Civil, presentado el 24 de octubre del año en curso, para quedar en las Comisiones Unidas de Protección Civil; de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia; y de Estudios Legislativos, Primera.

Es todo, señor Presidente.

El Presidente Senador Ernesto Cordero Arroyo: Esta Presidencia ratifica lo descrito por la Secretaría.






CITA

Se levanta la sesión y se cita a la siguiente sesión ordinaria el próximo lunes 30 de octubre a las 11:00 horas.

(Se levantó la sesión a las 22:42 horas)

Directorio

DIARIO DE LOS DEBATES

de la Cámara de Senadores del Congreso
de los Estados Unidos Mexicanos

Av. Paseo de la Reforma 135,

Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc,

Ciudad de México

Teléfonos: 53-45-30-00
Exts. 5405/5408

Internet: http://www.senado.gob.mx
Correo electrónico: diario_debates@senado.gob.mx

Este Diario de los Debates es preliminar y de carácter informativo, como tal, carece de valor oficial. Está a su disposición en la página electrónica del Senado.





 

 

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=13&mn=1&id=2949&lg=63&anio=3