Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Sabado 29 de abril de 2017
    
    

Última actualización: Abril 2017
Última revisión: Abril 2017

Sesión Plenaria - Diario de los Debates
LXIII
              Legislatura
1er
Año
Búsqueda:

DIARIO DE LOS DEBATES

DE LA CÁMARA DE SENADORES
DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS


AÑO I                       Primer Periodo Ordinario                       LXIII Legislatura                       Sesión Núm. 5

Presidente de la Mesa Directiva
Sen. Roberto Gil Zuarth

Sesión Pública Solemne Celebrada
en la Ciudad de México, el 08 de Septiembre de 2015

SUMARIO                                              


Versión para descarga
Imprimir Vesrión Estenográfica  




 

PRESIDENCIA DEL SENADOR
ROBERTO GIL ZUARTH

APERTURA

El Presidente Senador Roberto Gil Zuarth: Con fundamento en lo dispuesto por el artículo 56, fracción III del Reglamento del Senado, se abre la sesión solemne para recibir la visita del señor Luis Almagro Lemes, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos.

A fin de introducirlo al salón de sesiones, esta Presidencia designa a las Senadoras y a los Senadores: Marcela Guerra Castillo, Mariana Gómez del Campo Gurza, Luz María Beristain Navarrete, María Elena Barrera Tapia, David Monreal Ávila y Laura Angélica Rojas Hernández.

Asimismo, se designa a las Senadoras y a los Senadores Juana Leticia Herrera Ale, Fernando Salazar Fernández e Iris Vianey Mendoza Mendoza, para que reciban a la licenciada Vanessa Rubio Márquez, Subsecretaria para América Latina y El Caribe, quien asiste en representación de la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Igualmente, se designa a las Senadoras y a los Senadores, María del Rocío Pineda Gochi, Sonia Rocha Acosta y Angélica de la Peña Gómez, para que reciban a la Diputada María Bárbara Botello Santibáñez, Vicepresidenta de la Cámara de Diputados, quien asiste en representación del Diputado José de Jesús Zambrano Grijalva, Presidente de nuestra Colegisladora.

Solicito a las comisiones designadas se sirvan cumplir con su encargo.

Haremos, en consecuencia, un receso para esperar la llegada de nuestros visitantes e invitados.

(Las comisiones cumplen)

(Receso)





 

VISITA DEL SEÑOR LUIS ALMAGRO LEMES, SECRETARIO GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS

El Presidente Senador Roberto Gil Zuarth: Se reanuda la sesión.

Solicito a las comisiones designadas acompañen a nuestros invitados a su entrada al salón.

(Las comisiones cumplen)

La Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos expresa la más cordial bienvenida al señor Luis Almagro Lemes, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos.

También doy la bienvenida a la licenciada Vanessa Rubio Márquez, Subsecretaria para América Latina y El Caribe, quien asiste en representación de la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

A la Diputada María Bárbara Botello Santibáñez, Vicepresidenta de la Cámara de Diputados, quien asiste en representación del Diputado José de Jesús Zambrano Grijalva, Presidente de nuestra Colegisladora.

Nos acompañan también en esta sesión solemne el doctor Francisco Guerrero Aguirre, Secretario de Asuntos Políticos de la Organización de los Estados Americanos.

El Embajador Emilio Rabasa Gamboa, Representante Permanente de México ante la Organización de los Estados Americanos.

El Embajador Aníbal Enrique Quiñonez Abarca, Representante de la Organización de los Estados Americanos en México.

Doctor Luis Almagro Lemes, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, sea usted bienvenido al Senado de la República.

Honorable Asamblea:

La aspiración de los Estados americanos es un orden de paz y justicia para la región, desde esa aspiración nuestras naciones se constituyeron en un organismo regional para la observancia y defensa de los derechos humanos; para la vigilancia de la democracia representativa, las libertades políticas y el pluralismo; para velar por la seguridad común en un marco de colaboración entre distintas soberanías; para alentar la prosperidad y el desarrollo de nuestras naciones.

Ese anhelo se ha materializado en un potente andamiaje de reglas, principios e instituciones. La cooperación no sólo ha estrechado los lazos políticos y culturales, sino que ha fomentado el desarrollo integral y fortalecido las capacidades de los Estados miembros.
La democracia, como forma de organización social, se ha expandido en el hemisferio a pesar de las latentes y persistentes tentaciones a las regresiones autoritarias.

Las tenciones entre las naciones han encontrado una solución pacífica antes que una represalia bélica. La paz regional es, sin duda, resultado de la prevención en las causas de los conflictos y del diálogo como instrumento de encuentro.

Debemos reconocer que el anhelo de desarrollo con justicia y equidad está aún muy lejos, la desigualdad social es la estampa de buena parte de las naciones del sur. No hemos encontrado un modelo de desarrollo que genere oportunidades iguales para todos y garantice a cada uno el acceso a los bienes y servicios públicos.

En nuestras sociedades unos pocos tienen mucho y los muchos tienen muy poco.

No hay justicia en las carencias y en la ausencia de los satisfactores básicos; en el desplazamiento de las familias; en las miles de personas que sufren vejaciones por la sencilla razón de emigrar hacia un destino menos oprobioso.

La realidad nos ha revelado que no basta con el tránsito democrático, con la apertura de mercados o con el redimensionamiento de las funciones económicas del Estado. El Estado omnipresente ha fecundado arbitrariedades, pero también la mano invisible del mercado salvaje, terribles injusticias.

El reto por venir es impulsar un orden que promueva las libertades y que, al mismo tiempo, sea capaz de corregir las desigualdades.

Un orden en el que cada persona pueda salir adelante con su propio esfuerzo, pero que también encuentre la solidaridad de otros para alcanzar objetivos vitales cada vez más altos.

Un orden común para enfrentar los problemas desde sus raíces y causas como la migración, que no se limite a paliativos coyunturales de contención.

Un orden capaz de proteger a los ciudadanos de la violencia, de esa violencia política que sigue viva en los resabios autoritarios y de esa violencia criminal que ejercen los delincuentes.

Un orden de convivencia que asume como razón única de actuación el respeto irrestricto de los derechos humanos.

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos es hoy una de las realidades más esperanzadoras del arreglo regional que nos hemos dado. Ha servido para visibilizar las injusticias, para cerrar círculos de impunidad, para enmendar la complicidad o la negligencia de las autoridades estatales.

Se ha convertido en el instrumento para pacificar a nuestras sociedades a fuerza de buscar la verdad material de reparar el daño causado y evitar la repetición del hecho generador.

Es, sin duda, la caja de resonancia de miles de víctimas que no tuvieron voz en la tierra en la que nacieron o en el espacio al que pertenecieron.

Cruel paradoja, el drama humano del caso Ayotzinapa nos ha recordado la enorme valía de esa construcción.
Como país, como sociedad, debemos reconocer al grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que han revisado la investigación sobre la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, Guerrero.

Su participación en la revisión de los hechos y las conclusiones puede evitar una nueva experiencia de impunidad. Se ha generado la oportunidad para corregir la doble victimización de aquellos que no encuentran a los suyos, y a los que, además, se les ha denegado la justicia.

El Estado mexicano tiene una deuda con los estudiantes y sus familias, y por tanto, está obligado no sólo a reconducir la investigación y atender las recomendaciones de ese grupo de expertos, sino fundamentalmente a generar capacidades institucionales para que nunca más se repita una tragedia como ésta.

El Estado mexicano en su conjunto, empezando por el ejemplo responsable del Congreso para generar soluciones a nuestras crónicas debilidades.

Para reducir la violencia criminal en nuestras naciones, el foro de Estados Americanos debe impulsar el diálogo sobre la política con relación al tráfico, comercio y consumo de drogas.

La era punitiva ha sido la era de los mercados negros, y por tanto, la era de los mercados de violencia.

El debate se ha abierto inevitablemente en las recientes políticas de descriminalización del consumo de marihuana, en Uruguay, su país, y en algunos estados de la Unión Americana.

También, con los programas que sustituyen la cárcel por tratamientos u otras medidas de control social y de disuasión menos invasivas y perjudiciales para los entornos familiares y sociales, entre ellas, los ensayos de excarcelación o reducción de sentencias a mujeres que participaron sin violencia y por necesidad en delitos contra la salud en pequeña escala.

Tenemos que reconocer que la gran mayoría de las mujeres presas en América Latina están ahí por participar en la cadena de tráfico y que cada madre en prisión es una familia destrozada.

La Organización de los Estados Americanos ha contribuido gradualmente a asentar el enfoque de salud pública en aproximación política al fenómeno de las drogas.

Los tribunales o cortes de tratamiento de adicciones que se han implementado gracias al auspicio de la Organización, representan un cambio de paradigma que poco a poco ha ganado legitimidad como mecanismo de solución al consumo de drogas y, en consecuencia, a la violencia asociada a este consumo.

Estos modelos parten de la premisa de que como reza el reciente informe de evaluación sobre el caso mexicano, cada vez es más evidente que el encarcelamiento no disuade la reincidencia y hasta puede resultar perjudicial para los infractores, sus familias y, en el largo plazo, para la comunidad.

Han demostrado que bajo ciertas condiciones alternativas no punitivas permiten romper círculos delictivos, brindar segundas oportunidades a infractores y humanizar los sistemas de justicia.
Son ejemplos de que el trato digno y de respeto son mejores incentivos a los comportamientos conforme a la ley, que las penas o sanciones, especialmente severas.

De cara a la sesión especial de la Asamblea de Naciones Unidas a realizarse en 2016, la Organización de los Estados Americanos como foro de diálogo debe articular el consenso hemisférico e influir de manera mucho más decisiva en la política global sobre drogas.

Las transiciones democráticas en la región fueron posibles gracias al impulso político, la cooperación técnica y la observancia electoral de la Organización.

El cambio político mexicano es impensable sin su asistencia; de hecho en la última misión de observación para la elección de 2015, se señaló un pendiente de urgente atención en nuestra institucionalidad electoral. Se nos ha advertido que el régimen de comunicación política vigente, si bien es un esfuerzo encaminado a propiciar la equidad, entraña riesgos de restringir los espacios de expresión necesarios para la conducción de un debate político intenso, dinámico y democrático.

Debemos actuar en consecuencia para armonizar la equidad en la competencia con la vigencia de las libertades en la atención a esta recomendación, porque la observación electoral no es un pretexto para la intervención extranjera o para la vulneración de la soberanía de nuestras naciones, sino una palanca para el mejoramiento de nuestras rutinas democráticas.

La Organización de los Estados Americanos debe redoblar esos esfuerzos para evitar precisamente que vuelvan los tiempos de la exclusión política o de la restricción de libertades de asociación, expresión y de sufragio.

Debemos insistir ahí donde las puertas se le han cerrado por ostracismo defensivo en que su intervención no es amenaza sino derrotero de credibilidad y de legitimidad políticas.

Convocar a otros en la presión respetuosa pero firme, y liderar los esfuerzos por el sostenimiento y expansión de la democracia, y sin duda, la Organización debe abrir una nueva era en la cooperación y ampliar su presencia como lo ha hecho desde siempre en lo electoral y en la defensa de los derechos humanos hacia el combate a la corrupción y a la impunidad políticas tal y como vimos recientemente en el verano guatemalteco.

Señor Secretario General, señoras y señores legisladores: Nuestras sociedades están en la búsqueda de un futuro seguro y próspero, el viejo sueño de los Estados Americanos sigue latente entre nosotros, vive en la esperanza y la solidaridad de pueblos que a lo largo de la historia se han hermanado.

El desarrollo de nuestras sociedades es tarea compartida que no admite pausa ni descanso.

Debemos recuperar el espíritu del Pacto Panamericano para enfrentar juntos los nuevos desafíos.

Renovemos con el sentido de una sola patria la permanente aspiración de una región en paz y con justicia.

¡Sea usted bienvenido a México y al Senado de la República Excelentísimo Don Luis Almagro Lemes!





 

Conforme al Acuerdo aprobado para esta sesión solemne, se concede el uso de la palabra al señor Luis Almagro Lemes, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos. Tiene la palabra el señor Luis Almagro Lemes.

El Señor Luis Almagro Lemes, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos: Solamente podemos pensarnos como políticos para llevar adelante los cambios necesarios para hacer mejor la vida de nuestras sociedades, para hacer nuestros los valores de la ciudadanía, para reemplazar la falsedad por la verdad, y por eso debemos ser consistentes a la hora de defender la verdad, para que nuestra política sea una práctica ética que vaya redimensionando y absorbiendo nuevos principios, nuevos valores, nuevas demandas de la ciudadanía en función de las necesidades que la sociedad nueva va planteando.

Debemos dar solución a los problemas de la gente; debemos atender la vida de las comunidades; debemos en instituciones como ésta o como la nuestra, trasladar los valores que siente el pueblo a nuestras instituciones, hacerlos nuestros, transformarlos en leyes o en regulaciones que permitan la solución a los temas sociales.

La evolución del pensamiento político ha necesitado de los políticos respuestas fuertes para que podamos o sigamos a resolver temas como el funcionamiento pleno de la democracia, temas como la discriminación o la desigualdad, a rechazar variadas formas de discriminación por género, raza o religión.

La desigualdad es causa de las fallas de nuestras democracias. Para hacer nuestras democracias más fuertes debemos construir equidad y acceso a derechos.

Una parte importante de nuestros derechos es como actuamos para evitar el sufrimiento de otros.

Las instituciones como este Senado representan todas las tendencias políticas, son por lo tanto el instrumento sustancial para construir cada día más democracia, cada día más igualdad, cada día más equidad, cada día más justicia.

Quizás en la política podemos medir lo que hemos perdido y lo que hemos ganado, pero ello no sirve de nada en la dimensión humana, social y política cuando el bien y los derechos de otros no son respetados.

Hacemos enorme daño a las dinámicas del cambio político. Debemos impulsar entonces motivar las nuevas soluciones, las que evitan el sufrimiento a la gente, el dolor o la muerte.

Debemos asumir la política con valentía, para llevar a adelante los cambios, porque para bien, debemos modificar nuestras sociedades para hacerlas más justas.

La incapacidad de trasladar los valores de nuestras sociedades y de resolver sus necesidades, nos deslegitima como políticos y en algunos casos nos hace fracasar. Todas las soluciones deben garantizar todos los derechos. Hasta la más ínfima minoría debe ser respetada en su opinión.

Nuestros progresos éticos hacen que nuestros juicios de valor tengan en cuenta nuevos componentes y características de la vida en sociedad, y por eso los avances que promovemos siempre en materia de derechos humanos, y por eso nuestra dimensión de un enfoque integral para el tema de las drogas.

La ruta social de la humanidad está plagada de formulaciones erróneas. Una de esas formulaciones erróneas fue una fórmula represiva que se repitió cien mil veces en el fracaso.

La práctica ética nos hace buscar nuevos consensos para poder construir nuevos pactos sociales y, atendiendo las diferentes dinámicas sociales, traer soluciones para nuestras comunidades.

La dimensión de autoridad que podemos proponer, está en el deber ser, en las condiciones nuevas que nos imponen las relaciones humanas. La OEA está para aspirar a ese deber ser. Quizás podamos facilitar o mediar en algunas ocasiones, pero fundamentalmente debemos proponer a nuestra sociedad hemisférica el bien intrínseco en las relaciones entre los países; en las relaciones de los Estados con los diferentes actores sociales y políticos; las relaciones del sistema interamericano con toda la sociedad hemisférica, con los pueblos y con las personas; buscar una definición del bien protegiendo, promoviendo, defendiendo cada derecho.

Debemos procurar la justicia en nuestras sociedades, debemos procurar la felicidad de cada una de nuestras gentes.

La libertad de conciencia para ir resolviendo los problemas de las dinámicas sociales, nuestro compromiso ético con el progreso social, con el desarrollo humano, es hacer frente a los problemas evidentes para que podamos trabajar en la solución.

En América Latina y El Caribe las transiciones de la democracia significaron un paso esencial hacia la instalación de una forma de gobierno que respeta las libertades civiles y los derechos políticos de sus ciudadanos y ciudadanas.

México es un Estado miembro de la OEA que conoce profundamente lo que conlleva un proceso de transición democrática, porque México es un pueblo que ha luchado por instalar la democracia. Luchó en su momento a través de la vía de la Revolución por derrocar una dictadura, y luchó durante muchos años por instalar una democracia electoral.

Lo cierto es que la gradual transición a la democracia en este gran país se dio en parte por consensos alcanzados al más alto nivel y por la incansable lucha en pos del pluralismo y la competencia electoral por parte de la clase política.

Sin embargo, así como hay una lista respetable de logros, también es una realidad que existen temas pendientes en la agenda del fortalecimiento democrático.

Después de todo, la democracia es un proceso continuo que no tiene fin, cuya finalidad siempre puede mejorar. La democracia mexicana, así como otras jóvenes democracias de la región, enfrentan complejos desafíos para continuar enriqueciendo el sistema y hacerlo más receptivo de las demandas ciudadanas.

El campo de acción de nuestra Organización, derivado de un proceso realizado por los propios Estados Miembros, se concentra en cuatro pilares fundamentales: democracia, derechos humanos, desarrollo integral y seguridad multidimensional. Esta es una visión creada y aprobada por los Estados Miembros.

El trabajo realizado por el Embajador Emilio Rabasa al respecto, debe ser reconocido   por nosotros, y el paso adelante que dio nuestra Organización, redimensionándose estratégicamente para asumir nuevos compromisos en la globalidad mundial.
Estos cuatro pilares están estrechamente relacionados y se condicionan mutuamente, y debemos trabajarlos en conjunto. En otras palabras, sin respeto a la democracia, a el estado de derecho y a los derechos humanos, no puede concebirse una sociedad justa.

El desarrollo integral es condición básica y se ampara necesariamente en el respeto de los derechos humanos, siempre en el contexto de una sociedad democrática.

Finalmente la paz y la seguridad son condiciones previas, necesarias e imprescindibles para la subsistencia de la democracia, el pleno respeto a los derechos humanos y el desarrollo integral de las sociedades.

Aquí los viejos y los nuevos retos de la democracia se relacionan de una u otra forma a los pilares de la OEA. La desigualdad y la pobreza son retos viejos, pero apremiantes; son desafíos de desarrollos estructurales y persistentes, pero con complicaciones políticas y democráticas sustantivas.

A pesar de los avances en los últimos años en materia de reducción de la pobreza, una gran parte de las Américas es víctima de la exclusión. Son ciudadanos que no tienen acceso al sistema de justicia, a una educación de calidad, a un trabajo digno, a vivir sin miedo a la violencia. Por eso es importante redoblar esfuerzos para atender este desafío.

Además, los conflictos que se suceden dentro de la democracia, surgidos ante la desigualdad y ante la pobreza; ante la fragilidad de la clase media; deben ser el instrumento, deben ser lo que debemos absorber para generar las soluciones que nos pide la gente.

“Más derechos para más personas” es más que un slogan, es una forma de pensar la democracia. Los retos de la democracia se vuelven y se resuelven con más democracia.

En el campo de los derechos humanos hay avances, pero queda camino por recorrer. La desigualdad de nuestro continente no está dada solamente por las condiciones de redistribución o distribución de la riqueza, sino están dadas por las condiciones de acceso a derechos y las diferencias que existen en nuestras sociedades para acceder a los derechos.

Desde la perspectiva de nuestra Organización, tenemos que lograr que se resguarden y protejan efectivamente los derechos humanos de la ciudadanía.

En algunos contextos como la protección de los derechos humanos, los defensores de derechos humanos, de periodistas, de migrantes, esto se vuelve una tarea cada vez más prioritaria.

Desde la perspectiva nuestra, debemos fortalecer el papel de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como órgano de promoción y protección de derechos humanos, y fortalecer el rol de la Corte como órgano jurisdiccional.

La gente que ha sufrido la desigualdad y la pobreza. Es muy difícil que no sienta la crueldad y la injusticia sobre sus hombros. La indignación es su expresión cuando falta la capacidad para acceder a los derechos en términos equitativos. Debemos ser capaces de levantar esas frustraciones.

Algunos de los nuevos retos han surgido del propio éxito de la democracia. Administramos aspiraciones más altas de la gente, del aumento de las demandas sociales, económicas, culturales, ambientales.

De la democracia esperamos más y exigimos más. Las ciudadanas y ciudadanos de las Américas quieren más transparencia, quieren menor corrupción.

En cada uno de estos temas debemos poner la impronta de la OEA para colaborar, para ayudar y para generar los espacios de justicia y verdad que se necesitan en cada país.

La democracia exige la mayor tolerancia política, implica pluralismo, la convivencia pacífica, diversidad de opiniones, diálogo, negociación y acuerdos. En este contexto la OEA tiene un lugar privilegiado como foro político hemisférico de promover una cultura de entendimientos y consensos, especialmente para desafíos internacionales compartidos, como la inseguridad y el combate al crimen organizado.

América Latina y El Caribe es la región más violenta del mundo. La tasa de homicidios per cápita es de 23.4 por cada cien mil habitantes, el doble que África. A América Latina y El Caribe corresponde sólo el 8 por ciento de la población mundial, pero el 31 por ciento de los homicidios ocurren en esta región. Hemos asumido responsabilidades en cuanto a esto, como las hemos asumido en cuanto al tema de las drogas.

Es importante destacar cada uno de los nuevos retos y cada uno de los nuevos problemas. Estamos en tiempos de una democracia digital, de la comunicación multidireccional y de los tweets o videos que se vuelven virales en minutos. A ellos apostamos para la participación política, para que nuestras comunidades políticas puedan ser más fuertes, se enriquezcan y tengan una ida y vuelta mucho más fluida para transitar los desafíos y los problemas del siglo XXI.

La OEA se propone tener un rol esencial para la promoción de la democracia. Ese es esencialmente nuestro trabajo.

Los espacios de diálogo, consenso, negociación; los foros plurales y deliberativos, constituyen el contrapeso central en el sistema político.

Uno de los principios básicos de los gobiernos democráticos es la separación de poderes.

Al mismo tiempo, para que este principio sea efectivo, es muy importante tener una rama legislativa que tenga la capacidad de representar genuinamente a los ciudadanos y al tiempo legislar de manera efectiva.

La OEA, desde 1990, viene trabajando permanentemente con los poderes legislativos, en leyes modelo y esquemas de trabajo, para lograr resultados en temas como la lucha contra la corrupción, el acceso a la información, la equidad y muy puntualmente trabajar de la mano en instituciones legislativas para revertir la actual desafección ciudadana hacia la labor parlamentaria.

Hemos tomado iniciativas en temas parlamentarios y acompañar los foros interamericanos de presidentes de poderes legislativos, foros de integración, foros parlamentarios.

Ya hemos asistido a reuniones también del Foro Interamericano de Jóvenes. Tenemos que seguir conduciendo propuestas también y recibiendo la dimensión representativa de ustedes en cuanto a su contacto directo de inmediato con la ciudadanía.

Debemos generar confianza ciudadana. Es uno de los retos que enfrentemos, no es propia de las Américas, es un fenómeno mundial. Tenemos la posibilidad de transformar a los parlamentos en mejores instrumentos al servicio de la ciudadanía, de hacer participé a los jóvenes, de convertir a la tecnología en una herramienta que incida positivamente sobre una mejor gobernabilidad democrática y rendición de cuentas y enlace entre gobernantes y ciudadanía.

La OEA tiene un firme compromiso en ese sentido.

La OEA tiene la capacidad para articular esfuerzos, somos facilitadores de soluciones a la medida de los países miembros.

En la OEA debe estar la fuerza de la democracia y la democratización a las libertades públicas, y debe mantener los estándares más altos en materia de derechos humanos, sin dobles estándares.

La OEA es su gobierno y oposición, como este Senado, tiene la voz del más débil, del más discriminado, del más pobre.

Esa construcción política es para absorber y trasladar valores en nuestra gente, en soluciones para ellos, a través de decisiones de gobierno, a través de nuevas leyes.

Nosotros, en ese sentido, proponemos trabajar conjuntamente en la dimensión de una escuela de gobierno para mejor capacitar y profesionalizar el trabajo parlamentario. Apoyarlos en temas de derechos humanos, apoyar también en la dimensión continental, trabajo respecto a la migración, con clave de derechos.

Proponemos, en ese sentido, la negociación de una Carta Interamericana de Migración. Y en cada caso debemos tener una opinión política fuerte, que no permita ni admita discursos contra migrantes, como el realizado por el precandidato norteamericano Donald Trump.

¡Sí a la inclusión y al respeto a los derechos humanos. No a la xenofobia!

La OEA hace uso del informe del grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Le hemos dado la bienvenida y creemos que el mismo es una importante contribución en la lucha contra la impunidad.

Saludamos al gobierno del Presidente Peña Nieto por asumir también este informe, por aceptar las recomendaciones y por ponerse al frente en la búsqueda de la justicia y la verdad.

Les agradezco a todos su atención.

El Presidente Senador Roberto Gil Zuarth: Gracias por su mensaje, señor Secretario General.

Señor Luis Almagro Lemes, agradecemos su visita a la Cámara de Senadores del Congreso de la Unión.

También damos el agradecimiento a la licenciada Vanessa Rubio Márquez, Subsecretaria para América Latina y El Caribe, y a la Diputada María Bárbara Botello Santibáñez, Vicepresidenta de la Cámara de Diputados, por su asistencia a esta sesión solemne.

Igualmente, agradecemos a todos los distinguidos invitados que nos han acompañado en esta ceremonia.
Voy a solicitar a las comisiones designadas, se sirvan acompañar a nuestros invitados hasta las puertas de este recinto.

Y antes de retirarse del salón, señor Luis Almagro Lemes, le solicito nos acompañe en la toma de la foto oficial de la sesión solemne.

(Se levantó la sesión a las 13:25 horas)

Directorio

DIARIO DE LOS DEBATES

de la Cámara de Senadores del Congreso
de los Estados Unidos Mexicanos

Director: Lic Arturo Domínguez Sarmiento

Av. Paseo de la Reforma 135,

Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc,

México, Distrito Federal

Teléfonos: 53-45-30-00
Exts. 5405/5408

Internet: http://www.senado.gob.mx
Correo electrónico: diario_debates@senado.gob.mx

Este Diario de los Debates es preliminar y de carácter informativo, como tal carece de valor oficial. Está a su disposición en la página electrónica del Senado.





 

 

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=13&mn=1&id=2752&lg=63&anio=1