Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Martes 23 de mayo de 2017
    
    

Última actualización: Abril 2017
Última revisión: Abril 2017

Sesión Plenaria - Diario de los Debates
LXII
              Legislatura
3er
Año
Búsqueda:

DIARIO DE LOS DEBATES

DE LA CÁMARA DE SENADORES
DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS


AÑO III                                             LXII Legislatura                       Sesión Núm. 1

Presidente de la Mesa Directiva
Sen. Raúl Cervantes Andrade

Junta Previa Celebrada
en la Ciudad de México, el 31 de Agosto de 2014

SUMARIO                                              


Versión para descarga
Imprimir Vesrión Estenográfica  







 

PRESIDENCIA DEL C.SENADOR
RAUL CERVANTES ANDRADE

APERTURA

El C. Presidente Raúl Cervantes Andrade: (18:25 horas) Solicito a la Secretaría informe a la Asamblea el resultado del cómputo de asistencia de los señores Senadores, para conocer si existe quórum reglamentario.

La C. Secretaria Lilia Guadalupe Merodio Reza: Honorable Asamblea, de acuerdo al sistema electrónico de asistencia, informo que se encuentran presentes 82 ciudadanos Senadores.

En consecuencia, hay quórum, señor Presidente.

El C. Presidente Cervantes Andrade: En cumplimiento del artículo 61, párrafo quinto de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, se abre la Junta Previa del primer período de sesiones ordinarias del tercer año de ejercicio de la LXII Legislatura de la Cámara de Senadores.

El Orden del Día está disponible en el monitor de sus escaños, con lo cual se informa de los asuntos que corresponden a la agenda de hoy.

Compañeros Senadores, les informo que la Mesa Directiva aprobó un acuerdo para la presentación de actividades y resultados del segundo año de ejercicio de la LXII Legislatura, durante la Junta Previa de este día.

Solicito a la Secretaría le dé lectura.





 

MESA DIRECTIVA

- La C. Secretaria Merodio Reza: Doy lectura al Acuerdo.



Es todo, señor Presidente.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: En consecuencia, conforme al Acuerdo de la Mesa Directiva, solicito a la Secretaría dé lectura a la comisión de cortesía que se integró para recibiry acompañar a los invitados que acuden y que darán testimonio del informe de actividades del Senado de la República.

- La C. Secretaria Merodio Reza: Informo que se designó a los Senadores Ana Lilia Herrera Anzaldo, Javier Lozano Alarcón, Lorena Cuéllar Cisneros, María Elena Barrera Tapia y Carlos Alberto Puente.

Es todo, señor Presidente.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Solicito a las Senadoras y Senadores cumplir su mandato, por favor.

(La comisión cumple)

- La C. Secretaria Vianey Mendoza Mendoza: Les rogamos Senadoras y Senadores que ocupen sus lugares, vamos a continuar con la sesión.

A nuestros invitados les rogamos tomar asiento, sean ustedes bienvenidos.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Gracias.

Doy la bienvenida a los invitados a esta Junta Previa que se convoca antes de iniciar cada año de ejercicio legislativo y que en esta ocasión es propicia para la presentación formal del informe de actividades y resultados del Senado de la República que concluye hoy en su encargo del segundo año de ejercicio de esta LXII Legislatura.

Agradezco la presencia del Diputado José González Morfín, Presidente de la Cámara de Diputados, sea usted bienvenido.

Al Doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Relaciones Exteriores.

Al Doctor Agustín Carstens Carstens, Gobernador del Banco de México.

Al Doctor Miguel Angel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Al Doctor Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Al Doctor Lorenzo Córdova Vianello, Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral.

A la Doctora Ximena Puente de la Mora, Presidenta del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos.

Al Maestro Gabriel Oswaldo Contreras Saldívar, Comisionado Presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

A la Maestra Alejandra Palacios Prieto, Comisionada Presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica.

Al Licenciado Felipe Solís Acero, Subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos de la Secretaría de Gobernación.

Al Magistrado Marco Vinicio Martínez Guerrero, Presidente del Tribunal Superior Agrario.

A la Doctora Teresa Bracho González, Consejera del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y al representante de la Conferencia Permanente de los Congresos Locales.

Reconozco y agradezco la presencia de los señores integrantes de la Administración Pública Federal y de los órganos constitucionales autónomos que nos acompañan y que nos honran con su testimonio en la presentación del informe de actividades del segundo año de ejercicio de la LXII Legislatura del Senado de la República.

Senadoras y Senadores, con el permiso de ustedes, hago uso de esta tribuna, por ocasión última en mi calidad de Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, en el Segundo Año de Ejercicio Constitucional de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión. Y lo hago principalmente con el propósito de dar cumplimiento, de forma institucional y republicana, a dos principios constitucionales que hoy más que siempre debemos entender, promover y cumplir: la transparencia y la rendición de cuentas.

La democracia constitucional se basa en la representación política y, como régimen representativo, se basa a su vez en la voluntad popular. Junto a ella, para el adecuado funcionamiento de los parlamentos, son indispensables la democracia argumentativa y la democracia deliberativa, como prácticas permanentes, como forma de trabajo diario, para que la representación política sea auténtica y eficaz en un órgano plural en el que se debaten posiciones e ideas diferentes entre sí, pero igualmente válidas, en tanto manifestaciones todas ellas, de los legítimos representantes de la sociedad.

Nuestras ideas son valiosas, por principio de cuentas, porque representan la forma de pensar de algún sector de la población. De ahí la importancia del respeto, pues faltar a las ideas de alguno de nosotros es faltar a las ideas de algunos de los mexicanos. Y todos sin distingo, están y deben estar representados en esta Soberanía.

Los trabajos de este segundo año de ejercicio se llevaron a cabo en un ambiente de diálogo, entendimiento, tolerancia y racionalidad, el cual configuró el marco político idóneo para el desarrollo ordenado e institucional de las amplias discusiones y de los intensos debates sobre los temas de interés nacional de los que se ocupó este órgano. El respeto al derecho a disentir y a la decisión de la mayoría, fortalece nuestra vida democrática como sociedad y nuestra democracia constitucional como Nación.

Estos dos principios son connaturales a los órganos representativos y constituyen a su vez, su razón de ser y su justificación. En una democracia decide el pueblo, a través de sus representantes, a veces por consenso, a veces por mayoría, pero siempre sobre la base de que todas las voces tienen que ser escuchadas y deliberadas porque todas son igualmente representativas.

Estos principios no son antagónicos, ni irreconciliables, sino claramente compatibles, porque se basan en otro elemento igualmente esencial de las democracias constitucionales y de sus instituciones, que es el respeto a la pluralidad política. La observancia permanente de este principio, a lo largo de nuestros trabajos legislativos, nos ha caracterizado como cuerpo deliberativo y nos ha fortalecido como órgano del Estado.

A pesar de nuestras diferencias ideológicas, estoy convencido de que cada Senadora y cada Senador somos intérpretes de lo que quieren nuestros compatriotas y de lo que México necesita. Por eso, nuestras coincidencias son mucho más amplias que nuestras divergencias y se basan en una visión de Estado que nos mueve a analizar propuestas y a debatir ideas, pensando siempre en el progreso de nuestro país y en el bienestar de todos los mexicanos.

Lo que hemos pretendido, y estoy seguro que lo estamos logrando, es crear un marco constitucional y legal para contribuir a la construcción de una sociedad más justa e igualitaria enla que todos vivamos mejor, para lo cual es imprescindible el pleno ejercicio de nuestros derechos humanos, para cuya eficaz realización corresponde al Estado crear las condiciones legales y materiales indispensables para que esto pueda ocurrir en la realidad.

Las Senadoras y los Senadores queremos lo mismo: su progreso, su desarrollo y el pleno cumplimiento de los fines superiores descritos en la Constitución. Por eso, si acaso, y no siempre, ni sistemáticamente, podemos diferir en los medios o los procedimientos para lograrlo, pero nunca en los propósitos, ni en los objetivos que animan nuestros esfuerzos y nuestras decisiones como integrantes de este órgano representativo.

Las democracias se enfrentan al juicio y a la evaluación que hacen de ellas los ciudadanos representados en sus órganos constitucionales. Nadie pone en duda la importancia y la vigencia de la forma de gobierno representativa, no obstante lo cual, la representación política en el mundo moderno resulta insuficiente por sí misma, sino viene acompañada de la colaboración de la sociedad civil para lograr los resultados tangibles que satisfagan las expectativas de la población.

Nosotros estamos trabajando por México y por los mexicanos. La parte del compromiso con México que ha tocado realizar al Congreso de la Unión, en general, y al Senado de la República, en particular, implica hasta el momento, un intenso y cuidadoso trabajo legislativo sin precedentes en nuestro país en los últimos tiempos. Las reformas constitucionales y legales, así como la expedición de diversas leyes, entre otras, en materia educativa, de competencia económica, de transparencia, de telecomunicaciones, fiscal, de justicia penal, político-electoral y energética, representan un nuevo marco normativo, idóneo para el diseño y la aplicación de políticas públicas y de acciones de gobierno que hagan posible el logro de lo que todos los mexicanos esperan de sus órganos de gobierno y de nuestra democracia constitucional: resultados.

Las trascendentes modificaciones constitucionales y legales que hemos aprobado, inciden directamente en el capítulo de los derechos humanos contenido en nuestra ley fundamental. El Senado de la República, en su ámbito competencial, ha contribuido a la trasformación del marco normativo indispensable para impulsar el crecimiento económico y el desarrollo social de nuestro país, en tanto son condiciones necesarias para que el respeto y la protección de los derechos humanos pasen de nivel declarativo, al de su concreción y aplicación eficaz en la realidad, a partir de la responsabilidad común de todos los órganos del Estado en el proceso de construcción de una sociedad basada en la libertad, la igualdad y la justicia social.

Los derechos humanos constituyen el eje de la construcción de la agenda legislativa del Senado de la República, en el ejercicio de nuestras atribuciones ocupa un lugar privilegiado el ser humano y sus derechos fundamentales, cuya protección está prevista en nuestra ley fundamental a partir del principio pro persona y de los de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

Este órgano representativo ha trabajado intensamente a favor de la igualdad de derechos, de la equidad, de la tolerancia, de la no discriminación, de la proscripción de la tortura, y ahora, debe hacerlo en aras del que he denominado el "principio pro mujer", el cual representa un paso adelante y un estadio superior en la concepción y el respeto de los derechos fundamentales.

Estos cambios estructurales no hubieran sido posibles sin el compromiso, la visión y el oficio político de los coordinadores de los grupos parlamentarios, que constituyen la base de la organización política de esta Casa del Pacto Federal. Por ello mi respeto y reconocimiento a los liderazgos del Senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, por su permanente invitación e impulso para la construcción de acuerdos y consensos; del Senador Manuel Bartlett Díaz, por su invariable respeto a la conducción de los trabajos del Pleno y por su contribución a la gobernabilidad; del Senador Jorge Emilio González Martínez, por su disposición para promover y alcanzar los acuerdos necesarios para el cumplimiento de nuestras tareas; del Senador Miguel Barbosa Huerta, destacado legislador y líder de su grupo parlamentario, preocupado siempre por el respeto del procedimiento legislativo y de las normas reglamentarias; del Senador Emilio Gamboa Patrón, político respetuoso, atento y amigo de todos en su condición de gran líder de la mayoría parlamentaria. Su papel no sólo fue determinante para alcanzar los resultados comprendidos en el Informe que el día de hoy me permitiré entregar, sino también lo es, y lo subrayo, para la gobernabilidad y el funcionamiento de este Pleno, requisitos previos sin los cuales lo otro no sería posible. Enhorabuena.

Durante el año legislativo que concluye, mantuvimos una relación institucional estrecha y cordial, la cual agradecemos, siempre en un marco de estricto respeto a la división de poderes, especialmente con la Cámara de Diputados, con cuyos integrantes de su respectivo órgano de gobierno alcanzamos importantes acuerdos para hacer más eficiente nuestro trabajo común, pero también con el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial; así como con los congresos locales las entidades federativas; con los organismos constitucionales autónomos; con representantes de los tres órdenes de gobierno; con la ciudadanía, y la sociedad civil organizada. Esto toda vez que el Senado de la República forma parte de un Poder cuyo funcionamiento no puede lograrse de manera adecuada sin la comunicación, coordinación y colaboración entre todos.

Como todos ustedes saben, durante la actual Legislatura, en el Senado mexicano hemos adoptado el modelo de Parlamento Abierto a la sociedad. Este esquema implica el cumplimiento de una serie de medidas, entre las que se encuentran: promover la cultura de la transparencia a través de la legislación; involucrar a los ciudadanos y a la sociedad civil; intercambiar buenas prácticas; proporcionar información de forma oportuna; informar a los ciudadanos con respecto a la agenda parlamentaria; publicar actas de deliberaciones plenarias; publicar informes, y garantizar la accesibilidad en todo el país. Dichas medidas, así como el resto de las establecidas en la Declaración sobre la Transparencia Parlamentaria, las hemos adoptado.

Una muestra de ello han sido los procesos deliberativos no solamente en este crisol plenario, sino al interior de las comisiones, los cuales han incluido una gran cantidad de foros, paneles y audiencias públicas, en las que se ha escuchado la voz de expertos, representantes sociales y de la sociedad civil organizada, muchas organizaciones no gubernamentales, cuyas aportaciones han sido de gran valor para hacer corresponder las reformas y las nuevas leyes con la realidad actual, en todas y cada una de las actividades del Senado de la República, a efecto de cumplir con el principio esencial del parlamento abierto que es el de la Colaboración.

Una de esas estrategias que dicta el instrumento rector en materia de transparencia al que me he referido, la de "garantizar la accesibilidad en todo el país", así como nuestro compromiso indeclinable con la vigencia de la inclusión social, nos han llevado a desarrollar una estrategia innovadora para difundir las actividades y los resultados de este Informe. Hemos echado mano de los avances de la tecnología para, mediante la puesta en operación de una herramienta que combina Internet, democracia y desarrollo sustentable, llegar a la mayor cantidad posible de mexicanas y mexicanos.

Hace unos momentos presenté ante los representantes de medios de comunicación que cubren la fuente del Senado de la República la aplicación digital por medio de la cual, quienes estén interesados, podrán conocer el trabajo en general de este año legislativo, así como la labor llevada a cabo por cada uno de los grupos parlamentarios, las comisiones, las Senadoras y los Senadores. Estamos rompiendo esquemas con el propósito de colocarnos a la altura de las nuevas generaciones de mexicanos. Mediante esta aplicación, el informe no contendrá una sola visión, de quien lo elaboró, sino que se nutre con todas las visiones de los Senadores que conforman este Pleno.

Un ámbito de gran trascendencia para el Senado de la República, es el las relaciones internacionales. Corresponde a esta soberanía la importante atribución de analizar la política exterior del gobierno federal, con base en los principios establecidos en nuestra Constitución, así como las relevantes facultades de aprobación de los tratados internacionales firmados por el Jefe de Estado y de los nombramientos de representantes diplomáticos de nuestro país ante otras naciones. El respeto de las normas internacionales, la observancia de las resoluciones de los organismos previstos en ellas y la diplomacia parlamentaria son algunos de los instrumentos que contribuyen al adecuado cumplimiento del papel que corresponde desempeñar al Senado en este sentido.

México ha ocupado tradicionalmente una posición muy significativa en la región geográfica a la que pertenece, la cual ahora se ha reforzado en la trascendental vertiente de la protección y garantía de los derechos humanos. La constante vinculación de los integrantes del Senado mexicano conlos representantes diplomáticos de diferentes países en el nuestro, su participación en foros y encuentros internacionales, así como el intercambio de las mejores prácticas parlamentarias, han sido una prioridad. La visita de importantes mandatarios y personajes políticos a nuestro país y a este recinto, durante el Segundo Año de Ejercicio de la LXII Legislatura, como los señores Francois Hollande y Shimon Peres, constituyen pruebas inequívocas de la importancia que se concede en el mundo al Estado mexicano y un compromiso ineludible de este órgano representativo, el cual debe seguir contribuyendo en su ámbito competencial, al desenvolvimiento exitoso y productivo de nuestras relaciones internacionales.

El fortalecimiento institucional mediante la capacitación de las Senadoras y los Senadores, de los servidores públicos que aquí laboran, así como a través de la modernización de procesos y el perfeccionamiento de prácticas, ha sido otra de las prioridades a lo largo de este año. Para ello ha resultado fundamental la firma de una serie de convenios de colaboración con instituciones de educación superior, con agrupaciones de la sociedad civil, con otros órganos y dependencias del Estado, y con una serie de organizaciones, cuya experiencia, infraestructura y prestigio potencian la capacidad del Senado de la República.

Estas acciones han tenido como punto de partida el interés, la iniciativa y el respaldo de los integrantes de la Junta de Coordinación Política y de la Mesa Directiva, con quienes he tenido la fortuna de transitar en el camino de los doce meses de la honrosa responsabilidad que presidir este órgano representativo.

La toma de decisiones para el ejercicio de las atribuciones que competen a la Mesa Directiva, se inspiró, de manera permanente, en el respeto a los principios democráticos del derecho a disentir y de la libertad de expresión amplia de las diversas posiciones que cada Senadora y cada Senador quisieron discutir ante esta asamblea. La aplicación de la ley y de nuestro reglamento se sustentaron, invariablemente, en la prevalencia de los intereses del Senado de la República y en el respeto de los derechos de cada Senador y de todos los grupos parlamentarios; cuidando escrupulosamente la legalidad en nuestros pronunciamientos, nuestras posturas y actuaciones, sin inclinaciones partidistas ni mucho menos de índole personal. Esto es así toda vez que la misión de dirigir los trabajos del Senado de la República es de un alto honor y exige celosamente apego a los principios constitucionales y a los criterios jurisprudenciales vigentes en nuestro país.

Todos los grupos parlamentarios buscamos respetar los principios fundamentales que deben regir la discusión y el debate legislativo que le dan asertividad a los trabajos de los parlamentos democráticos contemporáneos, tales como: la participación de todas las fuerzas políticas en condiciones de igualdad; el respeto a las reglas de las votaciones requeridas y el quorum necesario para la aprobación de las normas; la publicidad y la equidad en la deliberación, privilegiando la interpretación jurídica basada en los principios constitucionales y criterios jurisprudenciales en beneficio de la función legislativa.

Así como ya expresé mi reconocimiento a los integrantes de la Junta de Coordinación Política, no puedo dejar de hacerlo en cuanto la Mesa Directiva que tuve el honor de presidir, cuyos miembros hicieron posible los resultados que se reflejan en este informe. A los vicepresidentes Ana Lilia Herrera Anzaldo, José Rosas Aispuro Torres y Luis Sánchez Jiménez; y a las secretarias, las Senadoras: Lilia Merodio Reza, Adriana Díaz Lizama, Iris Mendoza Mendoza, María Elena Barrera Tapia y Martha Palafox Gutiérrez. De todos ellos destaco su profesionalismo, sensibilidad y disponibilidad.

En la conducción de nuestros debates siempre se privilegiaron criterios democráticos e incluyentes, propios del parlamentarismo abierto, para lo cual construimos los acuerdos necesarios que permitieron el desarrollo equitativo, plural y ordenado de las deliberaciones, conforme a nuestras normas y procedimientos internos y a partir del permanente respeto de la expresión libre de todas las ideas, así como de los principios constitucionales y las tesis jurisprudenciales que rigen el trabajo legislativo y le dan asertividad a sus resultados.

Si bien en el Senado hemos tenido éxito en nuestro propósito de acercarnos a los postulados de la teoría parlamentaria contemporánea, debemos seguir esforzándonos para lograr que nuestros trabajos correspondan cada vez más a sus principios y a sus buenas prácticas. Esto implica la eficiencia en el ejercicio de nuestra competencia, la eficacia en el desempeño de nuestras facultades de control inter-orgánico, la capacidad de interpretación del mandato que nos ha sido conferido y la permanente disposición para alcanzar consensos y construir acuerdos, buscando siempre el mayor beneficio social, por encima de aspiraciones de otro tipo.

El parlamentarismo del siglo XXI, abierto y participativo, debe atender la impostergable necesidad de abrir las puertas de las asambleas para que sean cada vez más incluyentes en su integración y toma de decisiones; de promover la transparencia de los trabajos y las prácticas parlamentarias; de incorporar a la sociedad civil en el desempeño de sus tareas; de racionalizar los procesos internos, sin perder profundidad, ni acuciosidad en su desarrollo; de cumplir las funciones de supervisión y control que le competen; de impulsar la interacción con otros parlamentos y otros gobiernos para resolver las necesidades comunes; de aprobar y aplicar puntualmente códigos de ética y de prácticas parlamentarias, y de fortalecer la confianza de la sociedad civil y de los gobernados en quienes los representan.

Hemos contado con la decidida colaboración de todos los grupos parlamentarios para avanzar en el perfeccionamiento de los procedimientos de nombramiento y ratificación de funcionarios públicos, de lo cual es un claro ejemplo, entre muchos otros, el de la designación de los integrantes del nuevo órgano garante previsto en el artículos sexto constitucional, el cual es una muestra fehaciente de racionalización y transparencia en el ejercicio de nuestras atribuciones.

Señoras y señores, en este Informe que entregaré a los representantes de los Poderes y de los órganos constitucionales autónomos del Estado mexicano, al Archivo General de la Nación, así como el cual será depositado en la Biblioteca de este Senado de la República, se da cuenta de su trabajo durante el Segundo Año de Ejercicio Constitucional. De esta forma correspondemos el mandato otorgado, y contribuimos al perfeccionamiento de las instituciones, dejando un legado que servirá, además de informar, como punto de partida para continuar estableciendo y renovando las bases, el sistema jurídico mexicano, para el desarrollo de políticas públicas, programas y acciones que generen las condiciones materiales que en el día a día se requieren a efecto de que nuestros conciudadanos ejerzan plenamente los derechos humanos, sin discriminación, distinción ni limitación alguna, que lo puedan hacer por el simple hecho de ser humanos.

En este documento se detallan las 8 reformas constitucionales; 129 reformas legales; 22 nuevas leyes; 12 decretos; 416 puntos de acuerdo; 44 nombramientos; ratificaciones de 107 grados navales, 162 grados militares, 16 embajadores, 4 cónsules y un representante permanente y 21 nombramientos de personal diplomático; 24 instrumentos internacionales; 19 foros en México y 77 en el extranjero; y, en general, las actividades derivadas de las funciones ordinarias en las materias parlamentaria y administrativa.

Es meritorio, y por justicia elemental no puedo dejar de hacerlo, reconocer y agradecer el invaluable apoyo y trabajo de las áreas parlamentarias, administrativas, resguardo y mantenimiento. No se explican los resultados alcanzados sin el trabajo incansable de los secretarios generales de Servicios Parlamentarios y de Servicios Administrativos; de los titulares de todas las áreas; de los coordinadores, directores, subdirectores y jefes de departamento; de los asesores; secretarios técnicos; secretarios particulares; auxiliares; de secretarias; asistentes; recepcionistas; elementos de seguridad; personal de intendencia, y en general de todos los colaboradores de este Senado de la República. Ha sido un año de intenso trabajo, por ello, en nombre de todas mis compañeras y compañeros Senadores, les digo: muchas gracias, muchas gracias a ustedes y a sus familias, con su esfuerzo y sacrificio están contribuyendo a la transformación de México.

En el desempeño de la labor de la Mesa Directiva que he presidido en este segundo año de ejercicio constitucional se favoreció el fortalecimiento institucional con apego a la legalidad y a la interpretación jurídica del Reglamento, en el orden y respeto en las deliberaciones.

Para ello se promovió la tolerancia para que fluyera el diálogo aún en el disenso, pues existió la buena disposición de prestarle la razón al otro para poder entender cuál es la motivación, su vivencia y su línea de pensamiento y de esta manera poder tomar en consideración sus argumentos, lo que implica un trabajo intenso de diálogo que no compromete consensos unánimes sino el surgimiento de disensos que requieren que la toma de decisiones, en muchos asuntos, se realice por la mayoría como en todas las democracias auténticas del mundo y de la historia.

Es necesario realizar un esfuerzo honesto de hermenéutica jurídica en la aplicación de la Ley Orgánica del Congreso General y el Reglamento del Senado, bajo los principios de imparcialidad y objetividad, para presidir debates y votaciones y determinar el trámite de asuntos con apego a la Constitución, pues de esta manera pueden tenerse mejores prácticas parlamentarias a diferencia de si solamente nos constreñimos a la exegesis de la norma y perdemos la capacidad de interpretación.

En la actualidad, en nuestra sociedad democrática, no solamente importa el voto para elegir a los representantes sino igualmente trascendente es la participación ciudadana, de mecanismos de carácter indirectos, con estricto apego a la Constitución, puesto que es necesario que haya una auténtica participación ciudadana que le permita a los gobernados tener una persuasión y contribución más activa y eficaz en la toma de decisiones para la Nación, que finalmente resultan que tienen efectos en su esfera personal.

Hemos sabido dejar a un lado lo temporal y bueno para hacer lo mejor y permanente a favor de lo que requiere el país, ya que por opuestas que sean las ideas, las convicciones políticas, intrínsecamente ninguno de nosotros como legisladores tenemos el ánimo de perjudicar a México, sino por el contrario poseemos el vehemente deseo de lograr lo que sea más benéfico para el mayor número de personas posible y este sentimiento y pensamiento nos impulsa a asumir, en ocasiones, una noción distinta de la forma en que queremos lograrlo.

Señoras y señores legisladores, No existen palabras para describir el privilegio de dirigir y representar a la Casa del Pacto Federal. He puesto el mayor de los empeños para cumplir cabalmente la encomienda. Espero sinceramente haberlo logrado con la pulcritud, la rectitud y la eficacia que el cargo exige. Este Informe es de ustedes que han puesto su capacidad y trabajo para mejorar la vida de todos los mexicanos.

A las Senadoras y Senadores de todos los partidos políticos aquí representados, amigos míos, a ustedes sólo puede decirles ciento veintisiete veces "gracias", ciento veintisiete veces "muchas gracias" por la gran oportunidad de presidir el Senado de la República. Gracias por su confianza, gracias por su respaldo, gracias por su comprensión, gracias por su paciencia, gracias por su entendimiento, gracias por su colaboración permanente, pero sobre todo: ¡Gracias por trabajar por México!

Muchas gracias.

(Aplausos)

Mil gracias Senadoras, Senadores, invitados especiales. Reitero mi agradecimiento al Diputado José González Morfín por aceptar la invitación y asistir a este acto de rendición de cuentas, del informe del Senado de la República y su Mesa Directiva.

Agradezco a todos y cada uno de los invitados especiales, al Jefe de Gobierno, al Canciller, al Gobernador del Banco de México, a los órganos autónomos de derechos humanos, telecomunicaciones, competencia económica, tribunal agrario, congresos locales, el electoral.

Agradezco mucho la presencia de los embajadores que hoy nos acompañan.

Les agradezco a las Senadoras y Senadores y le auguro un gran éxito a nuestro nuevo Presidente.

Gracias.

Y le pido a los Senadores que fueron designados, acompañen a nuestros invitados, haremos un receso para después pasar al segundo punto de este Orden del Día que es la elección de la nueva Mesa Directiva.

Mil gracias, buenas tardes.

(Aplausos)

(Receso)

(Se reanuda la sesión a las 19:24 horas)

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Continuaremos con nuestros asuntos del Orden del Día.





 

COMUNICACION

- La C. Secretaria Merodio Reza: Se recibió el informe de actividades de las Senadoras y Senadores integrantes de la Junta de Coordinación Política, correspondiente al segundo año de ejercicio de esta LXII Legislatura.

- El C. Presidente Senador Cervantes Andrade: Esta Asamblea ha quedado debidamente enterada, remítase éste y el informe de la Mesa Directiva al Archivo Histórico y Memoria Legislativa.





 

ELECCION DE MESA DIRECTIVA

A fin de dar cumplimiento a lo dispuesto por el párrafo quinto del artículo 61 de la Ley Orgánica del Congreso General, procederemos a la elección de la Mesa Directiva que conducirá los trabajos de la Cámara de Senadores durante el tercer año de ejercicio constitucional de la LXII Legislatura; solicito a la Secretaría se sirva llamar a los ciudadanos Senadores, por orden de lista, a efecto de que pasen a depositar su voto.

- La C. Secretaria Senadora Merodio Reza: Se solicita a los ciudadanos Senadores, al ser llamados por orden de lista, pasen a depositar su voto al ánfora; y al personal de apoyo proceda a repartir las cédulas de votación.

(Votación y escrutinio)

- La C. Secretaria Iris Vianey Mendoza Mendoza: Señor Presidente, se va a dar cuenta del resultado de la votación.

Se emitieron 85 votos, a favor de la siguiente planilla:

Presidente:

Senador Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta.

Vicepresidentes:

Senador José Rosas Aispuro Torres.

Senador Arturo Zamora Jiménez.

Senador Luis Sánchez Jiménez.

Secretarias:

Senadora Lilia Guadalupe Merodio Reza.

Senadora Rosa Adriana Díaz Lizama.

Senadora María Lucero Saldaña Pérez.

Senadora María Elena Barrera Tapia.

Se emitieron siete votos en favor de otras planillas.

Es cuanto, señor Presidente.

(Aplausos)

- El C. Senador Javier Corral Jurado: (Desde su escaño) Señor Presidente…

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Sonido en el escaño del Senador Javier Corral.

- El C. Senador Javier Corral Jurado: (Desde su escaño) Muchas gracias.

La secretaria ha dicho que hay siete votos a favor de otras planillas.

Pido a la Presidencia, conforme al Reglamento del Senado, que se diga a nombre de quién se han dado esos siete votos, a favor de qué otras planillas se han dado.

Y que se pueda leer los votos que se han emitido a favor de otras planillas.

Ese es el informe que se ha hecho, y queremos saber, no queremos saber quién voto por esas planillas; queremos saber qué planillas fueron propuestas.

Gracias, señor Presidente.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Secretaria.

- La C. Secretaria Merodio Reza: Tenemos tres votos por una planilla integrada solo por ocho Senadores:

Como Vicepresidente, Senador José Rosas Aispuro Torres.

Como Vicepresidente, Senador Arturo Zamora Jiménez.

Como Vicepresidente, Senador Luis Sánchez Jiménez.

Como Secretaria, Senadora Lilia Guadalupe Merodio Reza.

Como Secretaria, Senadora Rosa Adriana Díaz Lizama.

Como Secretaria, Senadora María Lucero Saldaña Pérez.

Y como Secretaria, Senadora María Elena Barrera Tapia.

Tres votos en favor de esta planilla.

Cuatro votos en contra de toda la planilla, sin ninguna otra propuesta.

Estos son los siete votos, de los que se mencionaron.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Sonido en el escaño del Senador Corral.

- El C. Senador Javier Corral Jurado: (Desde su escaño) Bien, en realidad, señor Presidente, no ha habido propuestas de otras planillas, en cuatro votos de ellos, de los que ha dicho la Secretaria, sólo se ha dejado de votar por el Presidente y en los otros tres también se ha dejado de votar por todas las planillas.

Es fundamental que cuando se informe a la Asamblea del resultado de una votación de Mesa Directiva no se trate de distorsionar el sentido y el voto de cualquier expresión contraria, así sea minoritaria.

Por eso he llamado la atención de esta forma de leer la votación.

Hay siete votos en contra, tres de toda la planilla y cuatro adicionales en contra de la Presidencia de este Senado de la República.

Muchas gracias, señor Presidente.

- El C. Presidente Cervantes Andrade: Gracias, señor Senador.

En consecuencia, esta Presidencia declara que la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores que conducirá los trabajos durante el tercer año de ejercicio de la LXII Legislatura, fue electa como sigue:

Presidente:

Senador Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta.

Vicepresidentes:

Senador José Rosas Aispuro Torres.

Senador Arturo Zamora Jiménez.

Senador Luis Sánchez Jiménez.

Secretarias:

Senadora Lilia Guadalupe Merodio Reza.

Senadora Rosa Adriana Díaz Lizama.

Senadora María Lucero Saldaña Pérez.

Senadora María Elena Barrera Tapia.

Solicito a los Senadores que han resultado electos, acudan a este presidium para que rindan su protesta.

Solicito a los Senadores que se nombraron al inicio de la Junta Previa para recibir a nuestros invitados, acudan a la entrada de este recinto para recibir a quienes se les invitó para presenciar la protesta de la Mesa Directiva del tercer año de ejercicio.

Mientras tanto, se declara un receso.

(Receso)

PRESIDENCIA DEL C. SENADOR
LUIS MIGUEL GERONIMO BARBOSA HUERTA

- El C. Presidente Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta: Solicito a todos ponerse de pie para dar cumplimiento a lo que disponen los artículos 128 constitucional, 90 de la Ley Orgánica del Congreso y 33 del Reglamento del Senado.

¡Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República para el tercer año legislativo de la LXII Legislatura que se me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión. Y así no lo hiciere, que la Nación me lo demande!

(Aplausos)

Solicito a los presentes mantenerse de pie para el acto de toma de protesta de los integrantes de la Mesa Directiva, conforme a lo dispuesto por el artículo 62 de la Ley Orgánica del Congreso Generalde los Estados Unidos Mexicanos.

Ciudadanos Senadores José Rosas Aispuro Torres, Arturo Zamora Jiménez, Luis Sánchez Jiménez, Lilia Guadalupe Merodio Reza, Rosa Adriana Díaz Lizama, María Lucero Saldaña Pérez y María Elena Barrera Tapia:

¿Protestan guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Vicepresidentes y Secretarias de la Mesa Directiva del Senado de la República para el tercer año de ejercicio de la LXII Legislatura que se les ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión?

- Los CC. José Rosas Aispuro Torres, Arturo Zamora Jiménez, Luis Sánchez Jiménez, Lilia Guadalupe Merodio Reza, Rosa Adriana Díaz Lizama, María Lucero Saldaña Pérez y María Elena Barrera Tapia: ¡Sí, protesto!

- El C. Presidente Barbosa Huerta: Si así no lo hicieren, que la Nación se los demande.

Gracias.

(Aplausos)

- La C. Secretaria Barrera Tapia: Se solicita a los presentes continuar de pie para la declaratoria de instalación de esta Cámara.

(Todos de pie)





 

DECLARATORIA

- El C. Presidente Barbosa Huerta: En cumplimiento a lo que dispone el artículo 61 de la Ley Orgánica del Congreso Generalde los Estados Unidos Mexicanos, la Cámara de Senadores se declara legalmente instalada para el desempeño de sus funciones correspondientes al primer período ordinario de sesiones del tercer año de ejercicio constitucional de la LXII Legislatura.

(Aplausos)

- La C. Secretaria Barrera Tapia: Favor de tomar asiento.

- El C. Presidente Barbosa Huerta: Senadoras y Senadores, señoras y señores:

La LXII Legislatura del Congreso de la Unión inicia los trabajos de su tercer año de ejercicio.

Saludo el carácter republicano con el cual se ha incluido a la oposición en una de las responsabilidades del Estado mexicano durante la actual legislatura.

Han sido 2 años de un intenso trabajo que han ratificado a la Cámara de Senadores como uno de los pilares de nuestra estructura institucional.

Mi total reconocimiento a los Senadores y amigos:

Ernesto Cordero, Raúl Cervantes y a los integrantes de sus respectivas mesas directivas por la gran labor desempeñada.

(Aplausos)

El parlamento es la casa de las leyes. Lograr la buena ley constituye el reto de todo legislador, porque implica la alta responsabilidad de garantizar el bien común entre un mar de intereses, visiones y concepciones en muchas ocasiones contrapuestas.

Como en ningún otro de los poderes, el Legislativo condensa las demandas y aspiraciones de lo que llamamos pueblo en su dimensión social, histórica y política.

El parlamento constituye el lugar privilegiado para el debate y el consenso, debate porque en toda su magnitud y libertad de expresan los diversos puntos de vista de una sociedad en permanente cambio.

Consenso, porque todas las fuerzas políticas aceptan el gran acuerdo que significa la convivencia democrática, el reconocimiento a las mayorías y el respeto a las minorías.

En cualquier golpe de estado o establecimiento de un régimen autoritario, lo primero que atacan es el parlamento, porque este representa el corazón mismo de la democracia.

No fue casual que en los momentos más oscuros para nuestro país, visiones centralistas desaparecieran al Senado, y que sólo una generación de grandes estadistas como Juárez y Lerdo de Tejada lo restauraran para bien de la república.

No fue casual que Victoriano Huerta atacara con tanta furia al Congreso, y que figuras como la de Belisario Domínguez, el héroe civil, emergieran como gigantes.

Desde el inicio de su vida independiente, México se ha fijado la meta de ser una república federal, donde exista una clara división de poderes, tal y como lo expresa nuestra constitución y nuestras leyes.

En las últimas 2 décadas del Siglo XX se produjo un cambio significativo en la organización del Estado mexicano. El sistema se transformó, y se avanzó en materia de derechos políticos y civiles, lo que posibilitó el avance de la pluralidad en los espacios del poder público.

Esta característica se expresa en varios ámbitos sociales: como la defensa de los derechos humanos, la transparencia, la rendición de cuentas y las reglas que regulan la competencia electoral.

A partir de 1988, el continuo avance de la pluralidad, la rendición de cuentas, la existencia de una sociedad más informada y con mayores niveles de participación, propiciaron que el Presidente de la República dejara de ser el principal legislador para convertirse en una de las partes de un proceso de generación de acuerdos.

Paulatinamente en la Cámara de Senadores se han experimentado transformaciones que la han colocado en un lugar protagónico.

No ha sido un proceso sencillo y simple, sino un paulatino y avance de construcción y aplicación de las mejores prácticas del trabajo parlamentario.

En este largo y complicado proceso, destacó el papel de la izquierda en la lucha social y enla transformación política de nuestro país, me refiero a los ideales, acciones y pensamientos de mujeres y hombres que lucharon por la igualdad los derechos y las libertades.

La izquierda apostó por la democracia, y esto abrió la puerta de los cambios políticos que han transformado el rostro del país.

Apostar por la democracia, como lo hace la izquierda, significa lograr que existan elecciones bajo principios que respeten la voluntad popular expresada en las urnas, lo cual constituye el cambio político más trascendente de nuestro país y de Latinoamérica en el último cuarto de siglo.

Apostar por la democracia significa fortalecer las instituciones del Estado por medio dela crítica constructiva; significa acompañar a la sociedad en sus luchas, demandas y anhelos y exponerlas con total libertad en ambas Cámaras del Congreso de la Unión.

Desde nuestra visión, el país necesita un Senado y un Congreso fuerte, que permitan hacer efectivo el equilibrio de poderes en beneficio de la democracia y el desarrollo político de la sociedad.

La Ley Orgánica del Congreso de la Unión establece que el Presidente de la Mesa Directiva expresa la unidad del Senado.

Como Presidente de este órgano de gobierno, actuaré con estricto apego a lo que la ley señala. Desde la izquierda actuaremos con responsabilidad.

Las relaciones del Senado de la República con los otros poderes de la Unión, con los poderes de los estados y del Gobierno del Distrito Federal; con la Cámara de Diputados y las propias de la democracia parlamentaria, se realizarán de manera institucional y republicana por parte de esta Presidencia.

Apego irrestricto a la ley; respeto a la pluralidad, al debate político y a las posiciones de las mayorías y de las minorías junto con un inquebrantable compromiso por México y el cumplimiento de los acuerdos, son las bases del comportamiento institucional que los integrantes de la Mesa Directiva tendremos en este año legislativo.

Conozco el significado y los alcances del acuerdo que hizo posible la elección que hoy realizamos.

Agradezco el voto de los integrantes de los grupos parlamentarios, la confianza de los coordinadores.

De manera respetuosa saludo al Senador Manuel Bartlett Díaz, del Partido del Trabajo.

Al Senador Jorge Emilio González Martínez, del Partido Verde Ecologista.

Al Senador Jorge Luis Preciado, del Partido Acción Nacional.

Y de manera muy especial y afectuosa, al Senador Emilio Gamboa Patrón, del Partido Revolucionario Institucional.

Agradezco el respaldo de mis compañeros, las Senadoras y Senadores del Partido de la Revolución Democrática.

Este espacio, a ustedes les digo, es producto del esfuerzo de todas y todos.

Valoro la fuerza política de donde provengo.

Reconozco la enorme responsabilidad que significa salvaguardar la pluralidad del Senado.

Señoras y señores, es un gran honor presidir esta Mesa Directiva. Tengan la plena seguridad que dedicaré todos mis esfuerzos y mi tiempo para honrar la palabra y para cumplir con la alta responsabilidad que hoy se me ha encomendado.

¡Que sea por el bien de la República!

Muchas gracias.

(Aplausos)

La Secretaría informará por escrito de la instalación de la Cámara de Senadores y la elección de su Mesa Directiva al titular del Poder Ejecutivo Federal; al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y a las legislaturas de los estados.

La Cámara de Diputados quedará debidamente notificada en la sesión de Congreso General del 1º de septiembre.

Pasamos al siguiente asunto.

- La C. Secretaria Barrera Tapia: Favor de ponerse de pie para entonar nuestro Himno Nacional.

(Todos de pie entonan el Himno Nacional)

Muchas gracias, favor de tomar asiento.





 

CITA

- El C. Presidente Barbosa Huerta: Se cita a la primera sesión de esta Cámara el miércoles 3 de septiembre a las 11:00 horas en este recinto del Senado, y se recuerda la cita a la sesión de Congreso General en el recinto de la Honorable Cámara de Diputados, el lunes 1º de septiembre a las 17:00 horas.

Se da por finalizada la Junta Previa.

(Se levantó la sesión a las 20:09 horas)

Directorio

DIARIO DE LOS DEBATES

de la Cámara de Senadores del Congreso
de los Estados Unidos Mexicanos

Director: Lic Arturo Domínguez Sarmiento

Av. Paseo de la Reforma 135,

Colonia Tabacalera, Delegación Cuauhtémoc,

México, Distrito Federal

Teléfonos: 53-45-30-00
Exts. 5405/5408

Internet: http://www.senado.gob.mx
Correo electrónico: diario_d@senado.gob.mx

Este Diario de los Debates es preliminar y de carácter informativo, como tal carece de valor oficial. Está a su disposición en la página electrónica del Senado.





 

 

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?watch=13&mn=1&id=2633&lg=62&anio=3