Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Viernes 20 de julio de 2018
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Gaceta: LXIII/3PPO-68/77880
Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Gaceta: LXIII/3PPO-68/77880

Del Sen. Jesús Casillas Romero, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que reforma el artículo 3o. de la Ley del Servicio Militar.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE DEFENSA NACIONAL Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

Sen. Jesús
Casillas Romero

SENADOR ERNESTO JAVIER CORDERO ARROYO.
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DEL SENADO DE LA REPUBLICA.
LXIII LEGISLATURA.
P R E S E N T E.

HONORABLE ASAMBLEA:

El suscrito, Senador Jesús Casillas Romero, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en esta LXIII Legislatura del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, con fundamento en los artículos 4, 8, fracción I y 164 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta honorable Cámara Legislativa, la Iniciativa con Proyecto de Decreto que REFORMA EL ARTÍCULO 3º DE LA LEY DEL SERVICIO MILITAR para incluir en la instrucción militar la relativa a la materia de protección civil y el servicio a la comunidad; de conformidad a la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El Servicio Militar Nacional en México, se puede definir coloquialmente como la instrucción militar obligatoria que todo mexicano debe conocer para cumplir cabalmente con su papel de ciudadano, el cual se debe efectuar entre los 18 y 45 años de edad.

Hasta el año de 2003 esta obligación era exclusiva para los ciudadanos varones, pero de esta fecha en adelante se permite con el carácter de opcional que mujeres cumplan con el servicio, con la finalidad de otorgarle un escenario de equidad e igualdad de derechos y obligaciones en materia de género.

El Servicio Militar tiene como antecedente histórico, que a raíz del inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 y su escalamiento en magnitud, se tuvo la necesidad de incrementar las fuerzas ordinarias del Ejército Mexicano con base en el reclutamiento masivo de civiles, lo cual implicaba el entrenamiento masivo de personal civil, lo que en tiempos de guerra sería muy problemático y poco eficaz. Por esto y con la experiencia que se tenía en la Guardia Nacional en México y en otros países, se instituyó el Servicio Militar Nacional, promulgándose la Ley del Servicio Militar en el año de 1940.

Dicho servicio de las armas tiene fundamento constitucional en lo dispuesto en el artículo 5º y fracción II del artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que señalan que será obligatorio, en los términos que establezcan las leyes en la materia, el de las armas y por ende, el asistir en los días y horas designados por el Ayuntamiento del lugar en que residan, para recibir instrucción cívica y militar que los mantenga aptos en el ejercicio de los derechos de ciudadano, diestros en el manejo de las armas, y conocedores de la disciplina militar.

Así, en base a la referida legislación, el servicio de las armas se debe prestar por un año en el Ejército activo a quienes tengan 18 años de edad, con la salvedad de que la clase exceda del llamado al activo de acuerdo al artículo 15 de la misma Ley del Servicio Nacional, o los casos de excepción también previstos en la misma.

Puede decirse que este servicio nacional, tiene como finalidad contar con reservas para cuando alguna situación del país demande fuerzas superiores a los efectivos, como lo señala dicha ley, de pie de paz.

Sin embargo, no es la única manera de servir a la patria, pues recordemos que las fuerzas armadas tienen entre sus misiones las siguientes:

- Defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación;

- Garantizar la seguridad interior;

- Auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas;

- Realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país; y

- En caso de desastre, prestar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio a las personas y sus bienes y la reconstrucción de zonas afectadas.

Esto es, uno de los grandes apoyos de las fuerzas armadas se han mostrado en la ayuda prestada en casos de desastres, como los que hemos presenciado en nuestro país a causa de eventos climatológicos graves, con inundaciones y otros desastres naturales, como los terremotos que han azotado nuestro territorio nacional.

Por ello, el adiestramiento o instrucción de quienes prestan el servicio militar no debe circunscribirse solamente a la disciplina militar y el uso de las armas; pues acorde a la finalidad de las fuerzas armadas, la materia de protección civil es una de las principales formas de servir a la población. De tal suerte, que el servicio nacional militar debiera, por disposición legal, incluir este tipo de instrucción, como lo es, la relativa a la materia de protección civil.

Al respecto, es de destacar que los estragos del cambio en el sistema climático ocurren en todo el mundo con eventos meteorológicos extremos, por lo que se hace necesario además de las medidas de mitigación y adaptación, las relativas a la resiliencia, entendida ésta como la capacidad de un sistema, humano o natural, para resistir, asimilar y recuperarse de los efectos de las amenazas de manera oportuna y eficiente, manteniendo o restituyendo sus estructuras básicas, funciones e identidad esenciales. (Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres UNISDR, 2009. Terminología: términos básicos de la reducción del riesgo de desastres.)

Para lograr el objetivo de la susodicha resiliencia, es necesario estar preparados, entre otras tantas, para brindar atención y estar en capacidad de recuperación durante y después de un desastre y restaurar rápidamente los servicios básicos a la población. Aquí, definitivamente la materia de protección civil resulta indispensable y en vía de consecuencia, necesaria para brindar el apoyo necesario a nuestra población, como las fuerzas armadas han estado siempre prontas a realizarlo.

Así pues, la instrucción en materia de protección civil  debe ser un componente indispensable para la instrucción a través del servicio militar, a fin de contar con efectivos y población civil mejor capacitada para hacer frente a los embates de los desastres naturales y no tan naturales.

Por otra parte, es de destacar el apartado relacionado con las acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país, como las emprendidas en servicios en favor de la comunidad, en los que también, todos hemos atestiguado la intervención de nuestras fuerzas armadas.

Es este aspecto, el servicio militar debe y claro está, que forma parte importante para el logro del objetivo, por lo que también se propone incorporar a los contenidos de ley para el caso del servicio militar nacional.

La finalidad en este aspecto sería por partida doble. Me refiero adicionalmente a la motivación de los jóvenes a participar del servicio militar, considerándolo antes que el cumplimiento a la instrucción militar, como una oportunidad de servir a los demás.

A este respecto, es de destacar que, de acuerdo a datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) el enlistamiento al servicio militar por parte de los jóvenes ha ido decreciendo año con año. Por ello, es necesario renovarlo y darle nuevo auge, lo que se puede lograr a través de la motivación.

Dicho de otra forma, volverlo una oportunidad para canalizar la energía y buena voluntad de los jóvenes de ayudar a los demás, como una característica destacada de los jóvenes de la actualidad, mejor conocidos como millennials. A su vez, una oportunidad para renovar el servicio militar y motivar a hombres y mujeres a prestarlo.

El servicio de las armas, implica un deber y un orgullo patriótico para servir a la Nación, desde la invocada instrucción militar, la reserva de las fuerzas armadas, como en su servicio activo y retribuido por el Estado Mexicano.

En ese tenor, el cumplir con el servicio de armas o Servicio Militar Nacional, más que una obligación, debe ser considerado como una oportunidad de servicio a la patria, la cual atañe directamente a cada ciudadano, en una relación directa y personal, lo que puede ser complementado con la instrucción en materia de protección civil y el servicio a la comunidad, dando una nueva cara y formato al servicio militar nacional.

Así las cosas, se propone incluir estos conceptos, el de la instrucción en materia de protección civil y el servicio a la comunidad, mediante la adición de un párrafo al artículo 3º de la Ley del Servicio Militar.

Es dable destacar, que el invocado artículo 3º, en su texto actual,  hace una remisión a la fracción I del artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo, lo correcto es que lo hiciera a la fracción II, como se muestra enseguida:

Ley del Servicio Militar:

ARTICULO 3º.- La Secretaría de la Defensa Nacional prestará toda clase de ayuda a las autoridades educativas de los Estados en que no haya coordinación con la Federación en esta materia, para el cumplimiento de las funciones de instrucción militar a que se refiere la fracción I del artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de intensificar la eficacia de la instrucción, de unificar los sistemas para impartirla y de controlar los resultados.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

Artículo 31. Son obligaciones de los mexicanos:

I.     Hacer que sus hijos o pupilos concurran a las escuelas públicas o privadas, para obtener la educación preescolar, primaria, secundaria, media superior y reciban la militar, en los términos que establezca la ley.

II.    Asistir en los días y horas designados por el Ayuntamiento del lugar en que residan, para recibir instrucción cívica y militar que los mantenga aptos en el ejercicio de los derechos de ciudadano, diestros en el manejo de las armas, y conocedores de la disciplina militar.

Por lo tanto, ya que estamos ante una propuesta de reforma al referido artículo 3º, que se trate de una oportunidad de corrección su texto.

 En mérito de lo anterior, me permito presentar ante esta honorable Asamblea, la siguiente…

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO MEDIANTE LA CUAL SE REFORMA EL ARTÍCULO 3º DE LA LEY DEL SERVICIO MILITAR, PARA INCLUIR EN LA INSTRUCCIÓN MILITAR LA RELATIVA A LA MATERIA DE PROTECCIÓN CIVIL Y EL SERVICIO A LA COMUNIDAD.

ARTÍCULO ÚNICO.- Se reforma el artículo 3º de la Ley del Servicio Militar, para quedar como sigue:

ARTICULO 3º.- La Secretaría de la Defensa Nacional prestará toda clase de ayuda a las autoridades educativas de los Estados en que no haya coordinación con la Federación en esta materia, para el cumplimiento de las funciones de instrucción militar a que se refiere la fracción II del artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de intensificar la eficacia de la instrucción, de unificar los sistemas para impartirla y de controlar los resultados.

La instrucción cívico militar incluirá la materia de protección civil y las  actividades de servicio a la comunidad.

T R A N S I T O R I O

ÚNICO.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el “Diario Oficial de la Federación”.

A T E N T A M E N T E

SENADOR JESÚS CASILLAS ROMERO                                                                                  

Ciudad de México, a los 7 días del mes de diciembre del 2017.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=77880