Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Sabado 23 de septiembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 7 de Septiembre de 2017
Gaceta: LXIII/3PPO-3/75006
Jueves 7 de Septiembre de 2017
Gaceta: LXIII/3PPO-3/75006

De los Senadores Martha Palafox Gutiérrez e Isidro Pedraza Chávez, con punto de acuerdo por el que se solicita a comparecer al titular de la Comisión Nacional del Agua a fin de que informe la situación actual de los Consejos de Cuenca.

SE TURNó A LA COMISIóN DE RECURSOS HIDRáULICOS.

Sen. Martha
Palafox Gutiérrez
Sen. Isidro
Pedraza Chávez

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE SOLICITA A COMPARECER AL TITULAR DE LA COMISIÓN NACIONAL DEL AGUA A FIN DE QUE INFORME LA SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CONSEJOS DE CUENCA.

Los suscritos, Martha Palafox Gutiérrez e Isidro Pedraza Chávez, Senadores de la República a la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276, numeral 1 del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración del pleno la siguiente proposición con punto de acuerdo, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

México cuenta con una Ley General de Cambio Climático (LGCC), un Programa Especial de Cambio Climático 2014 – 2018 (PECC), y una Estrategia Nacional de Cambio Climático: Visión 10 – 20 – 40.  En sus diversas disposiciones, los documentos de referencia hacen explícita alusión a la necesidad de atender con atingencia y visión preventiva la conservación de los recursos hídricos del país y, en ello, promover la participación de la sociedad conforme las disposiciones indicadas en el marco jurídico nacional.

Por su parte, el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales 2013 – 2018, señala como prioridad detener y revertir la pérdida de capital natural y la contaminación del agua, así como (…) desarrollar, promover y aplicar instrumentos de participación para fortalecer la gobernanza ambiental[1] .

La multidimensionalidad del cambio climático, obliga a un enfoque de carácter transversal, intersectorial e intergubernamental en el que los recursos hídricos se constituyen en factor de alta prioridad toda vez que previsiblemente aumentará el contraste en las precipitaciones entre las regiones húmedas y secas y entre las estaciones húmedas y secas con todas las implicaciones que esto significa para la seguridad de la población, de la infraestructura urbano industrial y de servicios públicos.  En observancia a las reiteradas recomendaciones contenidas en diversos instrumentos internacionales vinculantes[2] , el Programa Nacional Hídrico 2014-2018,  señala que: “La visión del Estado Mexicano en relación con el agua ha sido gradualmente articulada (…) con el medio ambiente, biodiversidad, ordenamiento territorial, energía, clima, agricultura, uso del suelo y desarrollo económico.[3]

El concepto de seguridad hídrica está indisolublemente ligado al tema de la seguridad climática. Se trata de un concepto que corresponsabiliza obligadamente a las instituciones de gobierno y a la sociedad en los objetivos a cumplir y en los esfuerzos compartidos y complementarios que se demandan para darle viabilidad a las estrategias nacionales en materia de adaptación y mitigación al cambio climático.

Los Consejos de Cuenca (CC) son órganos colegiados de integración mixta que se constituyen cómo instancia de coordinación y concertación, apoyo, consulta y asesoría entre la Comisión Nacional del Agua y las instancias del ámbito federal, estatal  y municipal, los representantes de los usuarios del agua y las organizaciones de la sociedad. Por ello, los Consejos son un instrumento de gestión social e institucional de la mayor relevancia para la seguridad climática y la seguridad hídrica del país.

Los Consejos de Cuenca tienen fundamento jurídico en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Ley de Planeación, Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente Ley General de Cambio Climático y de manera explícita y directa en la Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento[4] .

Los Consejos de Cuenca y la CONAGUA son entes pensados para ser funcionalmente complementarios. Su coordinación es fundamental para avanzar en la gestión integrada de los recursos hídricos a nivel nacional, regional, estatal, municipal y local. Sus funciones, como puede apreciarse reiteradamente en el articulado de la actual Ley de Aguas Nacionales, es de primera importancia para la planeación, prospección, desarrollo, implantación y evaluación de la política hídrica nacional, regional y local. Sus potencialidades hacen de los Consejos de Cuenca un eficaz instrumento de control y vigilancia de programación y ejercicio presupuestal para el sector.

Es de la mayor relevancia entender que sólo con el adecuado funcionamiento de los Consejos de Cuenca se podrá gradualmente revertir de manera consistente las negativas y persistentes tendencias de los indicadores más sensibles  en el sector y con ello, avanzar en los propósitos y objetivos de la Estrategia Nacional de Cambio Climático.

La plena operación de los Consejos de Cuenca exigirá a la autoridad en la materia compatibilizar y precisar escalas de planeación, orientar programas y presupuestos a prioridades técnicas y socialmente consensuadas y someterse a permanente escrutinio público, transparencia, rendición de cuentas y en consecuencia a la eficiencia y eficacia gubernamental. Igualmente obligará a la institución al pleno alineamiento y coordinación interna y externa para proporcionar un mejor servicio a la sociedad y a la nación.

Actualmente hay en el país 26 Consejos de Cuenca y 215 Órganos Auxiliares. Su constitución ha sido un enorme esfuerzo social e institucional del país que es necesario evaluar, valorar y recuperar, 

La situación presupuestal de los Consejos de Cuenca:

Durante los últimos años los Consejos de Cuenca han tenido una aguda astringencia presupuestaria que no guarda correspondencia con las importantes funciones y responsabilidades que les mandata la Ley de Aguas Nacionales.

Presupuesto año fiscal

Proporción del gasto en Consejos de Cuenca vs Presupuesto total de la CONAGUA


 Presupuesto año fiscal

Total CONAGUA

(Miles de millones de pesos)

Asignación a Consejos de Cuenca

Recursos Federales

(Millones de pesos)

Porcentaje

2014

50.0

48.0

0.00000010%

2015

43.4

50.3

0.00000012%

2016

40.2

38.6

0.00000010%

2017

26.0

0

0%

Fuente: www.transparenciapresupuestaria.gob.mx

Los presupuestos asignados por CONAGUA a los Consejos de Cuenca –que por mandato de Ley estarían destinados al fortalecimiento de la política interna y que hoy día tendrían una trascendente tarea en el ámbito preventivo en impactos asociados al cambio climático y la seguridad hídrica-, anulan de facto cualquier posibilidad real de apoyo y aportación de éstos al cumplimiento de objetivos y metas del Programa Nacional Hídrico y otros objetivos nacionales igualmente trascendentes.

Contrasta el abandono presupuestario de la política hídrica interna –  los Consejos de Cuenca-, con los recursos destinados a tareas de escaso o francamente nulo interés público, como es el supuesto impulso y reforzamiento de la CONAGUA en foros internacionales que, por lo demás, no  han tenido impacto significativo alguno en la recuperación de un bien estratégico y de seguridad nacional y de los compromisos de México con la comunidad de naciones en materia de seguridad hídrica y climática.

El diagnóstico sectorial.

Los persistentes problemas que presenta el sector agua, han sido ampliamente documentados en cientos de investigaciones científicas arbitradas, evaluaciones, auditorías y referidos en por lo menos los últimos cuatro Programas Nacionales Sectoriales.  En este sentido, es de destacar que en el actual Plan Nacional de Desarrollo 2013 – 2018, se señala: “La problemática identificada – en el sector agua -, se concentra en tres aspectos: sobreexplotación, sobre-concesión y contaminación de los recursos hídricos. Existen aprovechamientos que carecen de títulos de concesión o asignación, la medición del agua extraída y la verificación de los aprovechamientos y descargas son bajas e insuficientes. En las zonas de libre alumbramiento no se tiene control de los aprovechamientos; además de que prevalece un incremento de obras que invaden zonas y cauces federales que generan riesgos a la sociedad.

En este mismo sentido destaca la reiterada, diversa e insistente intervención de la Auditoría Superior de la Federación en el tema que nos ocupa. En reciente documento[5] , haciendo referencia únicamente a la situación de las aguas subterráneas, el ente auditor señala:

“En la Ley de Aguas Nacionales (LAN) se establece que el agua es un recurso estratégico y de seguridad nacional, por lo que es conveniente implementar medidas para mejorar y fortalecer su administración, a fin de lograr su preservación, en cantidad y con calidad, para las generaciones presentes y futuras. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) es responsable de la protección y conservación de ese recurso y de atender la problemática de sobreexplotación y deterioro del agua, a efecto de garantizar su disponibilidad, mediante la gestión del vital líquido, en términos de la medición de la cantidad y la evaluación de la calidad de las aguas subterráneas, así como de la vigilancia de las extracciones y las visitas de inspección de las descargas de aguas residuales en acuíferos (…). La auditoría practicada a la CONAGUA respecto de la administración de las aguas subterráneas contenidas en los 653 acuíferos del país (…) evidenció que, en 2016, existieron deficiencias en la administración de las aguas subterráneas por parte de la Comisión (…) En 371 de los 653 acuíferos del país no se evaluó la calidad del agua, por lo que se desconoció la condición de esos cuerpos hídricos; se vigiló (…) sólo el 1.7 por ciento de los 275,300 concesionarios registrados y no se inspeccionaron las descargas de aguas residuales en 5 de cada 6 acuíferos.

Asimismo, la entidad implementó (…) proyectos de recarga artificial que fueron insuficientes para la atención de los acuíferos con escasez del recurso; no publicó 99 decretos de veda y 234 reglamentos para la protección de 333 cuerpos hídricos, por lo que no se logró el ordenamiento de los usos del agua; tampoco se consideró el establecimiento de declaratorias de rescate y reserva del recurso en los cuerpos hídricos que presentaron las condiciones para ese propósito (…) el número de acuíferos sobreexplotados pasó de 32 en 1975 a 105 en 2016. Este conjunto de factores (…) representan un riesgo para garantizar el vital líquido a los 119.5 millones de habitantes del país, en especial para los 60 millones de personas que se abastecen de los 105 acuíferos sobreexplotados, así como para las generaciones futuras. De persistir la problemática de sobreexplotación y deterioro de las aguas subterráneas, la – propia- CONAGUA prevé que en treinta años las dificultades para la extracción, tratamiento y traslado del agua aumentarán, debido a la creciente demanda y a la escasez del recurso (…)  Se estima que, para 2050, se dispondrán de 81.7 por ciento menos que la cantidad disponible en 1962. El acceso y la disposición de agua subterránea en forma suficiente y salubre están en riesgo. La ASF sugiere que en la asignación de recursos, en el PEF 2018, para la atención del problema del agua se tome en cuenta que el recurso hídrico es considerado como estratégico y está calificado como un asunto de seguridad nacional”.

En consideración a  lo anterior y con fundamento en las evidencias e indicadores oficiales disponibles, se concluye que la CONAGUA no ha cumplido satisfactoriamente con el mandato de Ley para desarrollar el ciclo completo de la planeación sectorial, apoyándose para ello -en todas las etapas y escalas explícitamente referenciadas en la LAN como necesarias para lograr una adecuada gestión integrada de los recursos hídricos- en los Consejos de Cuenca y órganos auxiliares.

PUNTO DE ACUERDO

Primero.-  El Senado de la República cita a comparecer al titular de la Comisión Nacional del Agua ante esta soberanía  a fin de que informe la situación actual de los Consejos de Cuenca y su posible relación con el comportamiento de los indicadores sustantivos en el sector.

Segundo.- El Senado de la República, exhorta respetuosamente al Sistema Nacional Anticorrupción y cómo parte de éste a la ASF a revisar, evaluar y dictaminar sobre las funciones y atribuciones que asigna a los Consejos de Cuenca la Ley de Aguas Nacionales y su Reglamento y determinar su relevancia para lograr avanzar en la gestión integrada de los recursos hídricos y el cumplimiento de los propósitos, objetivos y metas del actual Programa Nacional Hídrico y los compromisos de México en materia de seguridad climática. 

Tercero.- El Senado de la república exhorta respetuosamente a la Comisión Nacional del Agua a revisar la correspondencia existente entre el mandato de Ley a los Consejos de Cuenca y los recursos presupuestarios asignados a éstos por la CONAGUA para el cumplimiento de sus propósitos, determinando las consecuencias que pudieran derivarse de la baja o insuficiente asignación presupuestaria y en consecuencia el bajo perfil operativo de los Consejos de Cuenca.

Cuarto.- El Senado de la República exhorta a la Comisión Nacional del Agua  a presupuestar recursos federales suficientes para que los Consejos de Cuenca puedan cumplir adecuadamente con sus funciones y responsabilidades.

Quinto.- El Senado de la república Solicita a la Auditoría Superior de la Federación realice un levantamiento de opinión - a cargo de entidad académica, acreditada y competente -, entre todos los Consejos de Cuenca y Órganos Auxiliares, a efecto de conocer a detalle la problemática aquí referida y posibles alternativas de solución.

Sexto.- el Senado de la república exhorta a la Comisión Nacional del Agua a fin de que se tomen las decisiones necesarias para la recuperación de los Consejos de Cuenca y su fortalecimiento, simplificación y plena operación a efecto de constituirlos en verdadero soporte y apoyos a la política hídrica y climática nacional.

Séptimo.- El Senado de la República exhorta a la Secretaría de Hacienda en función del mandato de Ley, se considere una reasignación presupuestaria suficiente que garantice para el ejercicio fiscal 2018, los recursos necesarios para su adecuado funcionamiento.


[1]   Ver: http://www.sectur.gob.mx/wp-content/uploads/2014/09/PECC-2014-2018.pdf

[2]   Ver:  https://www.gob.mx/inecc/acciones-y-programas/contexto-internacional-17057

[3]  Programa Nacional Hídrico 2014-2018, pp.14

[4]  El Capítulo IV de la LAN denominado “Consejos de Cuenca”, dedica íntegramente al tema los artículos, 13, 13 BIS, 13 BIS 1, 13 BIS 2, 13 BIS 3, y 13 BIS 4.  De manera complementaria hay diversas y sustantivas referencias a los Consejos de Cuenca en: Art. 3° fracc. XV, XXVIII, XXIX y XXXV.  Art. 5° Fracción I.  Art. 7° BIS fracc. II y X.  Artículo 9  Fracc. XXVIII y XLVII.  Artículo 11, Fracc. VII. Artículo 12 BIS.  Art. 12 BIS 1. Artículo 12 BIS 2. Artículo 12 BIS 6, Fracc. XV, XIX y XXI. Artículo 14 BIS 5 Frac. IV y VIII. Artículo 15, Frac. II y X segundo párrafo. Art. 22, 2°párrafo. En el Reglamento de la LAN, hay referencias a los Consejos de Cuenca en los  artículos: 15, 16, 21, 22, 25 y 73, 2° párrafo

[5]   Ver: Consideraciones para la labor legislativa, entrega de informes individuales. Cuenta Pública.  Auditoría Superior de la Federación, pp. 47, junio de 2016.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=75006