Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Sabado 23 de septiembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 16 de Agosto de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-32/74353
Miércoles 16 de Agosto de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-32/74353

Del Sen. Manuel Bartlett Díaz y del Dip. Cuitláhuac García Jiménez, con proyecto de decreto que reforma el artículo 38 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales.

SE TURNó A LAS COMISIONES UNIDAS DE GOBERNACIóN Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA DE LA CáMARA DE SENADORES.

Sen. Manuel
Bartlett Díaz

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO QUE PRESENTA EL SENADOR MANUEL BARTLETT DÍAZ A NOMBRE DEL DIPUTADO FEDERAL CUITLAHUAC GARCÍA JIMÉNEZ QUE ADICIONA UN PÁRRAFO SEGUNDO AL ARTÍCULO 38 DE LA LEY SOBRE EL ESCUDO, LA BANDERA Y EL HIMNO NACIONALES

El que suscribe, el Senador Manuel Bartlett Díaz, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, a nombre del Diputado Federal Cuitláhuac García Jiménez, integrante del Grupo Parlamentario del Grupo Parlamentario de morena en la LXIII Legislatura, en ejercicio de la facultad conferida en el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 55, fracción II del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos en lo que se refiere al funcionamiento de la Comisión Permanente, somete a consideración de esta asamblea, iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 38 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, al tenor de la siguiente

Exposición de Motivos

El 23 de noviembre de 1983, el Ejecutivo Federal presentó la Iniciativa de Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales.

El 8 de febrero de 1984, se publicó el Decreto del Presidente Miguel de la Madrid Hurtado mediante el cual se expide la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales.

La Iniciativa fue motivada para renovar y engrandecer el culto a los símbolos patrios ratificando una firme adhesión a los principios superiores de la Nación Mexicana. La iniciativa estableció como antecedente la Ley del 17 de agosto de 1968, misma que regulaba las características y uso de la Bandera, el Escudo y el Himno, pero consideraba que era necesario reforzar en el ámbito normativo, la devoción por los símbolos patrios que representan dentro y fuera de nuestro país, aspectos fundamentales de la identidad y nuestra historia nacional a partir de los símbolos patrios, punto de afinidad indiscutible.

El Ejecutivo Federal planteó que en los valores de nuestra cultura está la esencia de  nuestro ser como país, en donde se reafirma lo mexicano como la voluntad de soberanía que ratifica nuestra devoción por cuanto nos es exclusivo y propio. Que ese nacionalismo no constituye una manifestación de xenofobia. Por el contrario, hay un principio de universalidad asociado con los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los seres.

Señalaba el Presidente de la República, que la ley que se abrogaría con la iniciativa que presentaba, ya no respondía a las circunstancias de aquel entonces. La anterior ley había sido modificada para evitar el uso indiscriminado de los símbolos patrios. Para evitarlo, se habían establecido prohibiciones que convirtieron a los símbolos en objetos distantes de nuestra vida cotidiana. Gracias a ello, se les rescató de un proceso de vulgarización que en nada contribuía a su culto. Dicho de otra forma, la iniciativa de ley del Presiente de la Madrid pretendía ser más flexible para acercar a los ciudadanos a los elementos que deberían ser los factores de identidad nacional. Para ello, la iniciativa estableció tres diferencias sustanciales.

“La primera sustituir un criterio restrictivo que tenía la ley anterior, por uno extensivo. Lejos de limitar el uso de los símbolos en cuanto a las personas y a las ocasiones, se propone que los mexicanos todos, y en cualquier momento, puedan identificarse con sus símbolos sin, por ello, incurrir en contravenciones legales. 

La segunda diferencia importante radica en reemplazar el concepto pasivo de la Ley, consistente en la enunciación de todo lo que no se puede hacer y de lo poco que sí se puede, por una idea promovedora, que estimule a todos los mexicanos a conocer y difundir el significado de los símbolos patrios, a participar en el culto que se les debe y a incorporar a la vida cotidiana del individuo y del grupo social la presencia inspiradora del Escudo, de la Bandera y del Himno.

La tercera gran diferencia reside en el énfasis centralista de la Ley y en el tono descentralizador de la iniciativa. Si bien, y para conservar criterios homogéneos, se deja en el Ejecutivo Federal la responsabilidad de verificar el cumplimiento de la Ley, se adscriben facultades diversas a las entidades federativas y a los municipios, y se propone que los ayuntamientos funjan como coadyuvantes en la aplicación de las normas aquí propuestas.

En la exposición de motivos, se señaló que había ya un especial cuidado en no alterar las características que se contemplaban en la ley en ese entonces vigente, pero que la iniciativa procuraba mejorar la redacción para aclarar y precisar las características de los símbolos patrios.

La iniciativa estableció una apertura para el manejo de la bandera y el Escudo Nacional para flexibilizar su uso.

En el caso de Himno Nacional se incorporó la música y la letra en el cuerpo de la Ley, a fin de garantizar precisión y uniformidad en tormo a su canto, ejecución, reproducción y circulación. Y al respecto, el Ejecutivo señaló le iniciativa:

Con el propósito de propiciar una mayor difusión y conocimiento del Himno Nacional, se suprimen las prohibiciones de ejecutarlo en espectáculos y reuniones sociales que no sean cívicas y en toda clase de establecimientos públicos, previéndose solamente que su interpretación se haga siempre de manera respetuosa y en un ámbito que permita observar la debida solemnidad.

Otro aspecto que señaló la iniciativa en la justificación, es que se instituirían concursos nacionales sobre símbolos patrios y de manera muy especial un concurso anual de interpretación del Himno Nacional con la participación de niños de primaria y secundaria.

Es claro, después de analizar la iniciativa referida, que el Presidente de la República pretendía flexibilizar las disposiciones relacionadas con la Bandera, el Escudo y el Himno Nacional para hacer más accesible su uso en la población, toda vez que señaló “…pero deja un ámbito reservado a la adhesión espontánea de los mexicanos. En esta medida, es una iniciativa de ley para convocar al consenso.  Hemos de confiar en el poder conciliador de los símbolos, igual que creemos en el poder transformador de las ideas.”.

Sin embargo, actualmente hay contradicciones en la práctica por falta de precisión en la Ley, diferencias que son distintas al espíritu de la iniciativa.

La exposición de motivos señaló que para garantizar precisión y uniformidad, en tormo a su canto, ejecución, reproducción y circulación, se incorporó la música y letra. En la Ley anterior sólo se incluían las estrofas y se especificaba cuáles se cantaban, en qué circunstancias y el orden correspondiente. En la Ley actual se incluye la partitura y eso es a lo que se refiere el artículo 38 que señala:

ARTÍCULO 38.- El canto, ejecución, reproducción y circulación del Himno Nacional, se apegarán a la letra y música de la versión establecida en la presente Ley.

Como se señaló con anterioridad, flexibilizar la ley que rige el uso de los símbolos patrios buscaba fortalecer el factor de identidad, razón por la cual se eliminaron prohibiciones como el cantar el Himno Nacional en actos fuera de ceremonias cívicas como actualmente se hace y se llevan a cabo concursos anuales en escuelas de nivel básico y secundaria, en el entendido de que deberá conservarse la solemnidad y el estilo. Por ello, se estableció en el artículo 39 la restricción de llevar a cabo arreglos o alteraciones.

ARTÍCULO 39.- Queda estrictamente prohibido alterar la letra o música del Himno Nacional y ejecutarlo total o parcialmente en composiciones o arreglos….

Artículo que de alguna manera genera complicaciones a los maestros de música que tienen que cumplir las indicaciones de las autoridades educativas que deben cumplir con lo que dispone el artículo 54 que señala:

ARTÍCULO 54.- Las autoridades educativas dictarán las medidas para que en todas las instituciones del Sistema Educativo Nacional, se profundice en la enseñanza de la historia y significación de los símbolos patrios. Convocará y regulará, asimismo, en los términos del reglamento correspondiente, concursos nacionales sobre los símbolos patrios de los Estados Unidos Mexicanos.

Pero la ley no señala qué se debe hacer en caso de los concursos, ya que el artículo 40 sólo habla de las versiones diferentes en ediciones o reproducciones, espectáculos de teatro, cine, radio y televisión, así como las trasmisiones de radio y televisión:

ARTÍCULO 40.- Todas las ediciones o reproducciones del Himno Nacional requerirán autorización de las secretarías de Gobernación y de Cultura. Los espectáculos de teatro, cine, radio y televisión, que versen sobre el Himno Nacional y sus autores, o que contengan motivos de aquél, necesitarán de la aprobación de las Secretarías de Gobernación y Cultura, según sus respectivas competencias. Las estaciones de radio y de televisión podrán transmitir el Himno Nacional íntegro o fragmentariamente, previa autorización de la Secretaría de Gobernación, salvo las transmisiones de ceremonias oficiales.

Y se especifica qué hacer en caso de las diferentes ceremonias cuando el Himno es entonado, participan las bandas de música y bandas de guerra, lo cual con frecuencia no se cumple porque para mucha gente no es clara la diferencia que señala el artículo.

ARTÍCULO 43.- En el caso de ejecución del Himno Nacional para hacer honores al Presidente de la República, las bandas de guerra tocarán "Marcha de Honor"; cuando el Himno sea entonado, las bandas de guerra permanecerán en silencio, pero en el caso de honores a la bandera, la banda de música ejecutará el Himno y las de guerra tocarán "Bandera" simultáneamente. En ninguna ceremonia se ejecutará el Himno Nacional más de dos veces para hacer honores a la Bandera ni más de dos veces para rendir honores al Presidente de la República.

Inclusive suele suceder que para dar cumplimiento al artículo 44 las bandas de música no tocan el Himno Nacional porque llegan a confundir la diferencia entre la banda de guerra y la banda de música.

ARTÍCULO 44.- Durante solemnidades cívicas en que conjuntos corales entonen el Himno Nacional, las bandas de guerra guardarán silencio.

Muchos maestros de música, con el propósito de que los niños y jóvenes de las escuelas de educación básica y secundaria puedan interpretar el Himno Nacional en un registro vocal cómodo y afinado, realizan arreglos cambiando la tonalidad. Sin embargo, el jurado, en apego estricto a lo que dispone el artículo 39, contrario a la flexibilidad que argumentó el Ejecutivo Federal en la exposición de motivos, descalifica a los grupos argumentando que no obstante que la ejecución es impecable, afinada, solemne y apegada al estilo marcial que caracteriza al Himno, queda descalificado por cambiar la tonalidad de la señalada en el artículo 58 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, lo cual es frustrante para los maestros de música y, sobre todo, para los integrantes del coro participante que fue descalificado aunque la ejecución haya sido espléndida.

El problema se agudiza cuando las autoridades educativas tienen que cumplir con la disposición del artículo 46,

ARTÍCULO 46.- Es obligatoria la enseñanza del Himno Nacional en todos los planteles de educación preescolar, primaria y secundaria.

Cada año las autoridades educativas convocarán a un concurso de coros infantiles sobre la interpretación del Himno Nacional, donde participen los alumnos de enseñanza elemental y secundaria del Sistema Educativo Nacional.

ya que la tonalidad en que está escrito el Himno de acuerdo con lo que establece el artículo 58 es Do Mayor, tonalidad que no es favorable de ninguna manera al rango de voz de los niños. En consecuencia, aplicar el anterior artículo, implica necesariamente apegarse a lo que dispone a los artículos 38 y 39, lo que implica que deben cantar en la tonalidad que establece la música de la partitura del artículo 58.

Por su puesto que cuando se lleva a cabo el concurso, la afinación se complica porque es difícil entonar correctamente algunas notas, lo cual trae como consecuencia la desafinación.

Lo más grave del asunto es que una persona puede tener lesiones en el sistema fonador, laringe o cuerdas vocales, como consecuencia por forzar y cantar en una tesitura que no corresponde a su voz, situación que puede ser de gravedad en caso de los adolescentes ya que al estar cambiando de voz, una lesión podría generar daños irreversibles que le imposibiliten para el canto, como lo señalan las investigadoras de la Universidad de San Isidro Labrador en Costa Rica[*]

Sea cual sea la perturbación, puede llegar a una patología de la voz afectando así el comportamiento de una buena comunicación y afectando de una mala manera su organismo al no saberlo cuidar adecuadamente.

Muchas veces estas situaciones se dan por descuidos en los cuales se considera normal al hacer esfuerzos innecesarios de la voz, esto puede llegar en algún momento una alteración más grave o crónica.

Causas funcionales: se cuenta con un sistema fono-articulador aparentemente intacto; pero se da por uno inadecuado de la altura tonal de la sonoridad o del timbre de la voz.

Las causas funcionales se dan aun cuando se posea una laringe en buen estado, o físicos en general sanos, y la causa es por el mal uso que se le da al sistema fono-articulador, exponiéndolo en ambientes de contaminación, consumiendo alimentos inapropiados o utilizando un tono que no es adecuado provocando daños en la producción de voz.

Desde luego que cantar una sola vez el Himno Nacional en una tonalidad que obliga a los niños o adolescentes a forzar el sistema fonador, no es grave. Sin embargo, estudiar para un concurso implica muchos ensayos por días continuos, lo que sí podría provocar daños graves a la laringe. Por supuesto que la afinación sería muy importante, pero la salud de los niños y jóvenes es aún más importante.

Al respecto la maestra Inés Bustos Sánchez refiere:

Factores funcionales: la disfonía por mal uso vocal.  Cuando le pedimos demasiado a la voz entonces aparece el esfuerzo. Una buena parte de las disfonías se producen por la aplicación inadecuada de mecanismos de esfuerzo que inciden en la estructura muscular y cartilaginosa de la laringe.…  cuando el esfuerzo se cronifica (sic), las cuerdas vocales se defienden generando cambios en sus tejidos. Son las llamadas lesiones por hiperfunción:

  • Nódulos vocales bilaterales
  • Pseudoquiste seroso
  • Quiste mucoso por retención
  • Pólipo de cuerda vocal
  • Edema de Reinke

Todas estas lesiones, desde el punto de vista de su estructura celular muy diferentes entre sí, son el resultado de un esfuerzo vocal mal aplicado, en menor o mayor grado y durante un lapso de tiempo más o menos largo.

Algunas lesiones: los nódulos bilaterales, desaparecerán con la reeducación del hábito fonatorio, sobre todo en sus estadios iniciales. Pero el resto, en general, y a pesar de que la reeducación pueda ofrecer un aumento importante del bienestar y del rendimiento vocal, van a precisar una intervención de microcirugía endolaríngea para su total desaparición.  (Bustos, 2003. 76:79)[*]

Lo peor del caso es que en muchas ocasiones nunca se dan cuenta que el niño o el adolescente ha sufrido un daño permanente en la laringe o en las cuerdas vocales. Podrían suponer que repentinamente se quedó con la voz ronca pensando que es temporal por el cambio de voz o que ese cambio se dio de manera natural sin que jamás se atribuya a un abuso en el uso de la voz por cantar el Himno Nacional durante muchos ensayos para el concurso en un tono que le afectó físicamente por el resto de sus días.

La presente iniciativa debe tomarse muy en cuenta considerando los principios constitucionales señalados en la reforma constitucional del 29 de enero de 2016 a la fracción XXIX.P del artículo 73 que señala:

Artículo 73. El Congreso tiene facultad:

1 a XXVIII…

XIX-A a XIX-O…

XXIX-P. Expedir leyes que establezcan la concurrencia de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y, en su caso, las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia de derechos de niñas, niños y adolescentes, velando en todo momento por el interés superior de los mismos y cumpliendo con los tratados internacionales de la materia de los que México sea parte;

Cualquier maestro de música sabe perfectamente que cambiar de tonalidad el Himno Nacional, no sólo evitaría los daños a los que me he referido con anterioridad, sino que facilitaría la ejecución y permitiría además, dar cumplimiento a lo que señala el párrafo segundo del artículo 11 de la misma Ley

Artículo 11…

Las instituciones públicas y agrupaciones legalmente constituidas, podrán rendir honores a la Bandera Nacional, observándose la solemnidad y el ritual que se describen en esta Ley. En estas ceremonias se deberá interpretar, además, el Himno Nacional.

Así como la última frase del artículo 38.

Artículo 38… La interpretación del Himno se hará siempre de manera respetuosa y en un ámbito que permita observar la debida solemnidad

Por las razones anteriormente expuestas, someto a consideración del Senado de la República el siguiente

DECRETO QUE ADICIONA UN SEGUNDO PÁRRAFO AL ARTÍCULO 38 DE LA LEY SOBRE EL ESCUDO, LA BANDERA Y EL HIMNO NACIONALES

ARTÍCULO ÚNICO.- Se adiciona un párrafo segundo al artículo 38 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales para quedar como sigue:

Artículo 38.- El canto, ejecución, reproducción y circulación del Himno Nacional, se apegarán a la letra y música de la versión establecida en la presente Ley. La interpretación del Himno se hará siempre de manera respetuosa y en un ámbito que permita observar la debida solemnidad. 

Con el propósito de que la población en general interprete con el ritmo y afinación precisa para no desvirtuar involuntariamente la melodía original, al Himno Nacional se le podrá modificar la tonalidad original, quedando certeros de que la letra, la melodía y el ritmo sean respetados en todo momento,  con el fin de conservar la debida solemnidad. El arreglo correspondiente deberá ser autorizado por las Secretarías de Gobernación y de Cultura, en los mismos términos del artículo 40 de la presente Ley.

Artículos transitorios

Primero.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Segundo.- La Secretaría de Educación Pública deberá considerar esta reforma para la emisión de la Convocatoria del Concurso de Interpretación del Himno Nacional, que celebra anualmente en cumplimiento con el artículo 46 de la presente Ley. 

Dado en el Salón de Sesiones de la Comisión Permanente el 7 de agosto de 2017

 

Sen. Manuel Bartlett Díaz                                         Dip. Cuitláhuac García Jiménez

 

 

 


[*] Benavides Briones, Johanna; Cubero Madrigal Natalia y Ramírez Mora Roxana. El Cuidado de la voz. Capítulo II. Universidad San Isidro Labrador, Costa Rica. https://cuidadodelavoz.jimdo.comconsultado el 3 de agosto de 2017.

[*] Bustos Sánchez Inés, La Voz. La Técnica y la expresión. Paidotribo, Barcelona. 2003

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=74353