Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Sabado 19 de agosto de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 14 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-13/72337
Miércoles 14 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-13/72337

De la Dip. María Cristina Teresa García Bravo, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores a solicitar al gobierno de los Estados Unidos de América la atención al problema de la venta ilegal de armas de fuego que ingresan a nuestro país.

Se turnó a la Segunda Comisión.

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN EXHORTA RESPETUOSAMENTE AL TITULAR DE LA SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES, PARA QUE SOLICITE AL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, LA ATENCIÓN AL PROBLEMA DE LA VENTA ILEGAL DE ARMAS DE FUEGO QUE INGRESAN A NUESTRO PAÍS, PUES ELLO PERMITIRÁ BAJAR LOS ÍNDICES DE HOMICIDIOS EN MÉXICO CAUSADOS POR LA DELINCUENCIA ORGANIZADA

La suscrita, DIPUTADA FEDERAL MARÍA CRISTINA TERESA GARCÍA BRAVO integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática de la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en el Artículo 78 fracción III de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el Artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, presenta a esta Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión, la siguiente proposición con punto de acuerdo, al tenor de las siguientes:

C O N S I D E R A C I O N E S

“La violencia acostumbra a engendrar más violencia”: Esquilo. El flujo de armas a México que entran de manera ilegal por la vía del “mercado negro”, desde el comercio instalado en los estados de la frontera sur de los Estados Unidos de América (EUA), armas de todos los calibres que vienen a parar a las bandas del crimen organizado particularmente a los carteles de las drogas, contribuyen a generar mayor violencia y pérdidas de vidas humanas.

Claro está que para los EUA, como fabricante y principal proveedor de armamento de todos tamaños y calibres en el mundo, le reditúa enormes ganancias por dos vías: la formal y la ilegal.

  • La primera, la “legal”, es parte de los negocios entre los países que adquieren armamento con fines de preservar y “proteger” su seguridad nacional. Un tema que viene creciendo desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, y México es parte de ese negocio de EUA, a través de las compras que a últimas fechas realiza la instancia autorizada, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Un ejemplo de dicha “legalidad” es el acuerdo del presidente estadounidense Donald Trump con Arabia Saudí, para la adquisición de 110 mil millones de dólares en armas.
  • La segunda, una actividad floreciente del “mercado negro”. Equivalente a la venta de armas que no respeta fronteras, acuerdos, regulaciones y se efectúa mediante negociaciones “oscuras” o “secretas” entre vendedores y compradores “anónimos” y de manera ilegal.

El asunto es grave, sobre todo por las transacciones billonarias de compra-venta que se realizan en el “mercado negro”. Pero es todavía más peligroso, porque se suma a programas como el de “Rápido y Furioso”, que ocurrió entre los años 2009 y 2014 a sugerencia de instituciones de EUA como la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF). Y eso multiplica los asesinatos en México, al tiempo que se acrecienta el negocio de las drogas.

Sabemos que la ATF rastreó 21 mil 783 armas de fuego en México, de las cuales 14 mil 604 provenían del país del norte. Y entre 2009 y 2014 dicha oficina reconoció que en este país el 70% de las armas de fuego eran de manufactura estadounidense. Al igual que la Universidad de San Diego realizó en 2013 un informe en donde estimó que 253 mil armas de fuego son traficadas desde EUA a México cada año, el equivalente a 693 por día.

Poco antes, en noviembre de 2008, el “Informe Tráfico de Armas México-USA”, determinó que: “El tráfico de armas se ha convertido en el segundo delito en importancia cometido por el crimen organizado. El tráfico y el uso de armamento exclusivo de las fuerzas armadas, representa actualmente el 15 por ciento de los delitos federales cometidos en todo el país. Lo anterior, equivale a un promedio de mil 200 ilícitos relacionados con tráfico o posesión de armas” (reporte para el estudio de la PGR). De las cuatro rutas de flujo Norte-Sur (las otras son Pacífico, Centro y Sur), la del “Golfo es la más activa (ingreso Acuña y Piedras Negras, y Nuevo Laredo y Miguel Alemán, Reynosa y Matamoros, en Tamaulipas). Asimismo, las propias autoridades federales calcularon más de 15 millones de armas ilegales circulando en las 32 entidades del país.

Es decir, que el problema de la seguridad pública por la que está atravesando México, particularmente desde el 2008-2009 a la fecha, pasa por la violencia generada desde las bandas del crimen organizado que cuentan con las armas más sofisticadas hasta con la militarización como base de la llamada “guerra contra las drogas” que azuza la violencia en lugar de otorgar paz a la población.

Por otra parte, todos sabemos que en los EUA la llamada Asociación Nacional del Rifle es la principal organización del lobby de las armas de fuego —sus miembros realizan negocios millonarios—, que por los montos que maneja tiene el poder de financiar campañas electorales y hasta presionar al Congreso, para que los estadounidenses tengan el derecho de poseer cualquier tipo de armas. Últimamente, la ANR presiona para que los ciudadanos puedan ejercer desde prácticas de tiro hasta el “deporte” de la caza.

Sin duda, la resistencia de los vendedores tanto menudistas como mayoristas de armamento, a someterse al control de ventas, también cuando EUA es un gran exportador a nivel mundial, es una gran traba para que el problema del flujo de armas de manera ilegal hacia el vecino del sur pare cuanto antes, puesto que a ello se suma la demanda por el alto poder adquisitivo de los carteles mexicanos.

No obstante lo anterior, como legisladores comprometidos con la vida de los mexicanos y el derecho a vivir en un ambiente de total seguridad, debemos agotar todas las instancias tanto internas como externas para resolver el problema de fondo.

Como se sabe, el pasado 18 de mayo de 2017, los Secretarios de Estado y de Seguridad Nacional, Rex Tillerson y John Kelly estuvieron de visita en México, ambos funcionarios reconocieron que su país es parte del problema. “Como estadounidenses, debemos asumir este problema, es nuestro… Como estadounidenses, necesitamos aceptar que nosotros somos el mercado… Si los estadounidenses entendieran que pasárselo bien el fin de semana con unas drogas resulta en muertes en México, o en Colombia; si entendieran que eso provoca la muerte de periodistas y gente en toda la región, pero particularmente en México, eso reduciría significativamente la cantidad de drogas”, expresó Tillerson.

Ya agregó: “Hoy hemos identificado nuevas estrategias (contra los carteles del narcotráfico), con un énfasis particular en los flujos de efectivo. Atacaremos sus medios de producción, su flujo de efectivo y su producción de armas. Los esfuerzos del gobierno de Trump (…) no han hecho más que empezar”.

En tanto el Secretario Kelly dijo que su país es “un imán” para las drogas debido a la demanda de muchos adictos, a la vez que admitió: “(Son) nuestros amigos en México quienes más sufren el peso de la violencia” del crimen organizado. “Lo primero que tenemos que hacer, porque es la fuente de todos los problemas, es hacer frente a la demanda en Estados Unidos… Nunca llegaremos a cero, pero podemos reducir la cantidad de drogas que se consumen en Estados Unidos”.

Tomarles la palabra a los Secretarios Tillerson y Kelly corresponde al gobierno mexicano, y solicitarles eso que en otros años han llamado la “corresponsabilidad” en el tema de las drogas. Porque el problema es de ambos países, por no decir que tiene impacto internacional, puesto que igualmente lo posee. Fluyen drogas hacia el mercado estadounidense, ciertamente, pero al igual llegan ilegalmente armas a México.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración de esta soberanía, la aprobación de la siguiente proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta respetuosamente al Titular de Secretaría de Relaciones Exteriores, para que solicite al gobierno de los Estados Unidos de América, la atención al problema de la venta ilegal de armas de fuego que ingresan a nuestro país, pues ello permitirá bajar los índices de homicidios en México causados por la delincuencia organizada.

Suscribe,

MARIA TERESA CRISTINA GARCÍA BRAVO

DIPUTADA FEDERAL

Sala de sesiones de la H. Comisión Permanente, 14 de junio de 2017

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=72337