Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Sabado 23 de septiembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 21 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-15/72262
Miércoles 21 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-15/72262

De los Senadores Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Diva Gastélum Bajo, Cristina Díaz Salazar, Itzel Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu, Anabel Acosta Islas, Blanca Alcalá Ruiz, Yolanda de la Torre Valdez María Elena Barrera Tapia y Roberto Albores Gleason, con proyecto de decreto que reforma diversas disposiciones de la Ley de Ciencia y Tecnología y la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA DE LA CÁMARA DE SENADORES.

Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Lilia Guadalupe
Merodio Reza
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo
Sen. María Cristina
Díaz Salazar
Sen. Itzel Sarahí
Ríos de la Mora
Sen. María Hilaria
Domínguez Arvizu
Sen. Anabel
Acosta Islas
Sen. Blanca María del Socorro
Alcalá Ruiz
Sen. Yolanda
de la Torre Valdez
Sen. María Elena
Barrera Tapia
Sen. Roberto Armando
Albores Gleason

SEN. PABLO ESCUDERO MORALES
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DE LA COMISIÓN PERMANENTE

P R E S E N T E

HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA, LILIA GUADALUPE MERODIO REZA, DIVA HADAMIRA GASTÉLUM BAJO, MARÍA CRISTINA DÍAZ SALAZAR,  ITZEL SARAHÍ RÍOS DE LA MORA, MARÍA HILARIA DOMÍNGUEZ ARVIZÚ,  ANABEL ACOSTA ISLAS,BLANCA MARÍA DEL SOCORRO ALCALÁ RUIZ, Y YOLANDA DE LA TORRE VALDEZ,  Senadoras integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, y  MARÍA ELENA BARRERA TAPIA, Senadora Integrante del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, con fundamento en lo dispuesto en la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y de los artículos 8, numeral 1, fracción II, 164, 169 y demás aplicables del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Soberanía, la Iniciativa con proyecto de decreto que reforma diversas disposiciones de la Ley de Ciencia y Tecnología y la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para cambiar de denominación del Sistema Nacional de Investigadores a Sistema Nacional de Investigación, e incluir un lenguaje neutral y no sexista, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El lenguaje es un reflejo de las concepciones con las que se construye la realidad. Buena parte de los estudios lingüísticos y la filosofía del lenguaje en el siglo XX constató que la percepción de diversos fenómenos sociales tiene gran carga lingüística. Esta manera de aproximarse a los acontecimientos constituyó el llamado “giro lingüístico” y ha tenido repercusiones en las ciencias, el arte y las humanidades.

El análisis del lenguaje ha indicado que el pensamiento se ajusta a lo que conoce mediante las palabras. Esto se traduce en la máxima del filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein “Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. Por esa razón aquello que no se nombra no se conoce, y en consecuencia no existe.

Dentro de los estudios feministas y el deconstructivismo, se ha asegurado que la construcción del lenguaje está en función de los sesgos de dominación y hegemonía. En particular, una de las estructuras de dominación con mayor presencia es el machismo. Muestra de ello es el idioma español que está lleno de referencias androcentristas, como denominar las generalizaciones en género masculino. Así, la palabra “todos”, en el inconsciente colectivo hace referencia tanto a hombres como a mujeres.

La Real Academia de la Lengua Española ha explicado este fenómeno de la siguiente manera:

En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañía. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muchos gatos (de la referencia no quedan excluidas ni las mujeres prehistóricas ni las gatas). Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas. A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96). Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y debió— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos. [*]

Pero dicha explicación es insuficiente para poder dar cuenta de la gran complejidad que tiene el lenguaje. Al respecto es importante la reflexión siguiente:

[…] el sector masculino ha asumido como un derecho incuestionable el asumirse como el único referente y el único modelo de la ciencia, el único sujeto de derecho en las leyes, el único sujeto pensante capacitado para tomar las decisiones de un gobierno, y el único al que valía la pena reconocerle su obra, y, por tanto, el único que merecía ser nombrado, práctica que aún se percibe como “lo correcto” o “lo normal”. En suma, cada una de estas prácticas, en lo privado y en lo público, han contribuido a que la población masculina se adjudique la condición de ser el representante de la humanidad. [*]

De las manifestaciones machistas en el lenguaje se encuentra el androcentrismo de las profesiones de prestigio. Existen algunas actividades que tienen gran prestigio social como la medicina o la construcción, por ello, en el campo de la salud se nombran médico o doctor a quienes ejercen esta profesión sin importar si es hombre o mujer. Y, por otra parte, la actividad de la enfermería se caracteriza por predominar las enfermeras e invisibilizar el trabajo masculino en esta área, ya que no tiene tanta relevancia en la sociedad. Ejemplo de ello es el día de la enfermera, conmemorado cada 6 de enero, y que hasta hace poco se le ha denominado “día de la enfermera y el enfermero”.

En el ámbito de las ciencias, las mujeres históricamente han tenido una participación muy baja. Las actividades intelectuales han gozado de gran prestigio social, y quienes representan a estas disciplinas son hombres. En contrapartida, las mujeres han tenido diversas barreras, incluso jurídicas, para acceder a la educación y a las ciencias. La marginación de las mujeres en la ciencia se ve, incluso, en la poca resonancia de sus atribuciones.

En los premios Nobel, que sirven para reconocer las contribuciones a distintos campos del conocimiento desde 1901, sólo cuarenta y ocho mujeres han obtenido el galardón, en contraste con 822 hombres. Pero si se restan trece de la categoría de literatura y dieciséis ganadoras del premio Nobel de la paz, se reducen drásticamente los premios en las áreas científicas. Sólo once en fisiología o medicina, cuatro en química, dos en física y una en economía. [*]

En México la tendencia es similar. Los premios de investigación de la Academia Mexicana de Ciencias, entregados desde 1961, han condecorado a 37 mujeres, frente a 179 hombres.
El Premio Nacional de las Ciencias y Artes, que es el máximo galardón del gobierno mexicano, y es entregado desde 1945, sólo ha reconocido a dos mujeres en la categoría de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales: Linda Silvia Torres Castilleja, en 2007, y Estela Susana Lizano Soberón en 2012, mientras que, en la categoría de Tecnología y Diseño, se ha otorgado el reconocimiento a las tres mujeres siguientes: María Mayra de la Torre Martínez en 1988, María Luisa Ortega Delgado en 1996, y María de los Ángeles Valdés Ramírez en 2008.

Por otra parte, el Sistema Nacional de Investigadores es un programa que aglutina a todas las personas dedicadas a la investigación del país. Su propósito es promover la actividad creativa y aumentar la calidad de sus trabajos. En 2014 había 21,358 integrantes del SNI, de los cuales 65% eran hombres y 35% mujeres. Esta baja presencia denota los retos para la inclusión de las mujeres en la ciencia. [*]

En razón de lo anterior, es necesario fortalecer la investigación en el país y promover la inclusión de más mujeres. Una de las maneras de eliminar las barreras socioculturales de la participación de las mujeres en la ciencia es reivindicar su papel y evitar los estereotipos en las instituciones.

La presente iniciativa tiene como finalidad principal modificar el nombre del Sistema Nacional de Investigadores por el Sistema Nacional de Investigación. Esta adecuación no sólo es gramatical, sino que constituye un cambio de concepción en la ciencia y tecnología en el país. Al cambiar el nombre se reconoce que el Sistema promueve la actividad que hacen las personas, distinto a encumbrar a un sector de la población.

El objetivo secundario es cambiar las referencias hacia los investigadores a personal de investigación para incluir un lenguaje neutral y no sexista que tenga como finalidad reconocer las labores de las investigadoras. En suma, esta iniciativa no se limita a cambiar denominaciones, sino que es parte de la reivindicación simbólica de la lucha de las mujeres.

Con base en lo anteriormente, se solicita respetuosamente a esta Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión que sea turnada la presente Proposición con:

PROYECTO DE DECRETO

PRIMERO. Se reforman los artículos 2 fracción I, 4 fracción XIV, 12 fracciones V y XVIII, 21 fracción II inciso b, 22, 24 fracción V, 25 segundo párrafo de la fracción V, 30, 35 tercer párrafo de la fracción VI, 36 fracción II y párrafo segundo de la fracción V, 43, 45, 50 fracción IV, 51, 52, 56 fracciones I, X, XVII y XVIII, 64, 67 y 69 de la Ley de Ciencia y Tecnología, para quedar como sigue:

Artículo 2.

I. Incrementar la capacidad científica, tecnológica, de innovación y la formación de personas dedicadas a la investigación y desarrollo de tecnología para resolver problemas nacionales fundamentales, que contribuyan al desarrollo del país y a elevar el bienestar de la población en todos sus aspectos;

Artículo 4.

I. a XIII.
XIV. Diseminación, la transmisión de información científica, tecnológica y de innovación desarrollada por parte de las personas dedicadas a la investigación o especialistas a sus pares, y que utiliza un lenguaje especializado.

Artículo 12.

I. a IV.

V. Las políticas, instrumentos y criterios con los que el Gobierno Federal fomente y apoye la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación deberán buscar el mayor efecto benéfico, de estas actividades, en la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia y la tecnología, en la calidad de la educación, particularmente de la educación superior, en la vinculación con el sector productivo y de servicios, así como incentivar la participación equilibrada y sin discriminación entre mujeres y hombres y el desarrollo de las nuevas generaciones de personas dedicadas a la investigación y tecnología;

VI. a XVII.

XVIII. Se fomentará la promoción y fortalecimiento de centros interactivos de ciencia, tecnología e innovación para niños, niñas y jóvenes;

XIX. a XX.

Artículo 21.

I.
II.
a)
b) Formación e incorporación de personas dedicadas a la investigación, tecnología, así como profesionales de alto nivel,
c) a g)
III. a V.

Artículo 22.
Para la ejecución anual del Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación, las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal formularán sus anteproyectos de programa y presupuesto para realizar actividades y apoyar la investigación científica, el desarrollo tecnológico, la innovación, la competitividad y la productividad, tomando en cuenta las prioridades y los criterios para la asignación del gasto en ciencia, tecnología e innovación que apruebe el Consejo General, en los que se determinarán las áreas estratégicas, y los programas prioritarios de atención, y apoyo presupuestal especial, lo que incluirá las nuevas plazas para personal de investigación y la nueva infraestructura para la ciencia, la tecnología y la innovación, así como los temas de bioseguridad y biotecnologías relevantes. Con base en lo anterior, el CONACyT y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público consolidarán la información programática y presupuestal de dichos anteproyectos para su revisión y análisis integral y de congruencia global para su presentación y aprobación por el Consejo General. En el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se consignará el presupuesto consolidado destinado a ciencia, tecnología e innovación que apruebe el Consejo General.

Artículo 24.

I. a IV.
V. El objeto de cada fondo invariablemente será el otorgamiento de apoyos y financiamientos para: actividades directamente vinculadas al desarrollo de la investigación científica y tecnológica; becas y formación de recursos humanos especializados; realización de proyectos específicos de investigación científica, desarrollo tecnológico, innovación y modernización tecnológica; el registro nacional o internacional de los derechos de propiedad intelectual que se generen; la vinculación de la ciencia y la tecnología con los sectores productivos y de servicios; la divulgación de la ciencia, la tecnología y la innovación; creación, desarrollo o consolidación de grupos de investigación o centros de investigación, así como para otorgar estímulos y reconocimientos a quienes se dedican a la investigación y tecnología, en ambos casos asociados a la evaluación de sus actividades y resultados.

Artículo 25.

I. a V.
Para la evaluación técnica y científica de los proyectos se integrará una comisión de evaluación en la que participarán investigadores e investigadoras del ámbito científico, así como personas dedicadas al desarrollo de la tecnología del sector correspondiente designados de común acuerdo entre la entidad y el CONACyT.

Artículo 30.
El CONACyT promoverá la conformación y el funcionamiento de una Red Nacional de Grupos y Centros de Investigación. Dicha Red tendrá por objeto definir estrategias y programas conjuntos, articular acciones, potenciar recursos humanos y financieros, optimizar infraestructura, propiciar intercambios y concentrar esfuerzos en áreas relevantes para el desarrollo nacional, así como formular estudios y programas orientados a incentivar la profesión de investigación, fortalecer y multiplicar grupos de investigación y fomentar la movilidad entre éstos; proponer la creación de nuevos grupos y centros y crear redes en áreas estratégicas del conocimiento.

Artículo 35.

I. a VI.  

Para la evaluación técnica y científica de los proyectos se integrará una comisión de evaluación en la que participarán personas representantes del sector científico y tecnológico preferentemente de la entidad correspondiente designados de común acuerdo entre la entidad y el CONACyT.

VII.

Artículo 36.

I.
II.        Estará integrado por personas dedicadas al desarrollo de la ciencia y tecnología, del sector empresarial y por representantes de las organizaciones e instituciones de carácter nacional, regional o local, públicas y privadas, reconocidas por sus tareas permanentes en la investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, quienes participarán, salvo en los casos previstos en esta Ley, de manera voluntaria y honorífica;

III. a IV.

V.

Los otros tres integrantes, quienes actuarán a título personal, serán personas dedicadas a la investigación, representantes uno de ellos de las ciencias exactas o naturales, uno de las ciencias sociales o humanidades y uno de la ingeniería o tecnología. Estos integrantes se renovarán cada tres años y serán seleccionados por los propios miembros del Sistema Nacional de Investigación, a través de convocatoria que expidan conjuntamente el CONACyT y el Foro Consultivo, la que cuidará se logre un adecuado equilibrio regional.

VI. a VIII.

Artículo 43.
Con el objeto de integrar investigación y educación, los centros públicos de investigación asegurarán a través de sus ordenamientos internos la participación de sus investigadores en actividades de enseñanza. Las instituciones de educación superior promoverán, a través de sus ordenamientos internos, que su personal académico y de investigación participen en actividades de enseñanza frente a grupo, tutoreo de estudiantes, investigación o aplicación innovadora del conocimiento.

Artículo 45.
Los estímulos y reconocimientos que el Gobierno Federal otorgue al personal académico por su labor de investigación científica y tecnológica, también propiciarán y reconocerán la labor docente de quienes los reciban.

Artículo 50.

I. a III.

IV. El objeto del fondo será financiar o complementar financiamiento de proyectos específicos de investigación, de desarrollo tecnológico y de innovación, la creación y mantenimiento de instalaciones de investigación, su equipamiento, el suministro de materiales, el otorgamiento de becas y formación de recursos humanos especializados, la generación de propiedad intelectual y de inversión asociada para su potencial explotación comercial, la creación y apoyo de las unidades de vinculación y transferencia de conocimiento, el otorgamiento de incentivos extraordinarios al personal de investigación que participen en los proyectos, y otros propósitos directamente vinculados para proyectos científicos, tecnológicos o de innovación aprobados. Asimismo, podrá financiarse la contratación de personal por tiempo determinado para proyectos científicos, tecnológicos o de innovación, siempre que no se regularice dicha contratación posteriormente. En ningún caso los recursos podrán afectarse para gastos fijos de la administración de la entidad. Los bienes adquiridos, patentes, derechos de autor y obras realizadas con recursos de los fondos formarán parte del patrimonio del propio centro. La contratación de las adquisiciones, arrendamientos y servicios con cargo a los recursos autogenerados de los fondos, será conforme a las reglas de operación de dichos fondos; a los criterios, procedimientos y mecanismos que en estas materias expidan los órganos de gobierno de los centros, así como a las disposiciones administrativas que, en su caso, estime necesario expedir la Secretaría de la Función Pública o la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en el ámbito de sus respectivas competencias, administrando dichos recursos con eficiencia, eficacia y honradez, para satisfacer los objetivos a los que estén destinados y asegurar al centro las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes.

V. a VI.

Artículo 51.
Las instituciones de educación, los Centros Públicos de Investigación y las entidades de la administración pública que realicen actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación promoverán conjuntamente con los sectores público y privado la conformación de asociaciones estratégicas, alianzas tecnológicas, consorcios, unidades de vinculación y transferencia de conocimiento, nuevas empresas privadas de base tecnológica y redes regionales de innovación en las cuales se incorporarán los desarrollos tecnológicos e innovaciones realizadas en dichas instituciones de educación, Centros y entidades, así como del personal académico, de investigación y especializado adscrito a la institución, Centro o entidad, que participen en la parte sustantiva del proyecto.




Para promover la comercialización de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las instituciones, centros y entidades, los órganos de gobierno o equivalente aprobarán los lineamientos que permitan otorgar al personal académico, de investigación y especializado que los haya generado hasta 70% de las regalías que se generen.

Artículo 52.
El personal de investigación de todos los centros públicos de investigación, tendrán entre sus funciones la de impartir educación superior en uno o más de sus tipos o niveles.

Artículo 56.

I. Aprobar y evaluar los programas, agenda y proyectos académicos, de investigación, desarrollo tecnológico e innovación a propuesta del director o su equivalente y del personal de investigación del propio centro;

II. a IX.

X. Establecer el sistema de profesionalización del personal de investigación con criterios de estabilidad y carrera en la investigación, dentro de los recursos previstos en el presupuesto;

XI. a XVI.

XVII. Establecer las bases y criterios generales que deberá observar el personal de investigación que concluya su empleo, cargo o comisión en los Centros, para el eventual uso y aprovechamiento de la información que éstos hubiesen conocido o generado durante o con motivo de su desempeño como personal de los Centros, en los casos en que una vez separados de los Centros, decidan colaborar en forma inmediata con otra dependencia o entidad, pública o privada.

XVIII. Definir la información que corresponda al centro público de investigación y que debe considerarse de carácter confidencial para efectos de apropiación, así como las bases y mecanismos para su uso, disposición, protección y resguardo por parte del personal de investigación, y

XIX.

Artículo 64.
El CONACyT diseñará e impulsará una estrategia nacional para democratizar la información Científica, Tecnológica y de Innovación, con el fin de fortalecer las capacidades del país para que el conocimiento universal esté disponible a los educandos, personas dedicadas a la enseñanza, la academia, la investigación, la ciencia, tecnología y población en general. La estrategia buscará ampliar, consolidar y facilitar el acceso a la información científica, tecnológica y de innovación nacional e internacional a texto completo, en formatos digitales.

Artículo 67.
El Acceso Abierto y el Acceso a la Información Científica, Tecnológica y de Innovación, tendrán la finalidad de fortalecer la capacidad científica, tecnológica y de innovación del país para que el conocimiento universal esté disponible, a texto completo y en formatos digitales a los educandos, personas dedicadas a la enseñanza, la academia, la investigación, la ciencia, tecnología y población en general.

Artículo 69.
El personal académico, de investigación, tecnólogo, y estudiantes de maestría, doctorado y posdoctorado, cuya actividad de investigación sea financiada con recursos públicos o que hayan utilizado infraestructura pública en su realización, por decisión personal podrán, depositar o en su caso autorizar expresamente el depósito de una copia de la versión final aceptada para publicar en Acceso Abierto a través del Repositorio Nacional, comprobando que ha cumplido con el proceso de aprobación respectivo, lo anterior bajo los términos que al efecto establezca el CONACyT.

SEGUNDO. Se reforman los artículos 2 fracciones II, VIII, XI, XIX, XX, XXV y XXVIII inciso C, 5, 6 fracción IV, 9 fracción IX, 13 fracción III de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para quedar como sigue:

ARTÍCULO 2.

I. …
II. Apoyar la investigación científica básica y aplicada y la formación y consolidación de grupos de investigación en todas las áreas del conocimiento, las que incluyen las ciencias exactas, naturales, de la salud, de humanidades y de la conducta, sociales, biotecnología y agropecuarias, así como el ramo de las ingenierías;

III. a VII.

VIII. La conducción y operación del Sistema Nacional de Investigación, y establecer sus objetivos, funciones y forma de organización en las reglas de operación y reglamentación interna.

IX. a X.

XI.
Para ello, el CONACyT deberá emprender acciones que fomenten y fortalezcan las actividades de divulgación científica entre el personal de investigación del país y las organizaciones de la sociedad civil. De igual forma, deberá incentivar la vinculación entre estos actores y las instituciones del sistema educativo nacional a fin de fortalecer la capacitación del sector educativo en materia de cultura científica y tecnológica;

XII. a XVIII.

XIX. Formular estudios, programas y promover, conjuntamente con las autoridades competentes, planes de carrera orientados a ofrecer incentivos para la profesión de investigador y tecnólogo, fortalecer y multiplicar grupos de investigadores y fomentar la movilidad de investigadores entre centros, constituir nuevos centros e instituciones, incluyendo aquellos orientados a la formación de recursos humanos de alto nivel y especialización en áreas científicas y tecnológicas y crear redes en áreas estratégicas de propuestas de conocimiento. Dichos planes de carrera comprenderán catálogos de puestos y tabuladores de sueldos para los centros públicos de investigación;

XX. Diseñar, organizar y operar programas de apoyo y un sistema nacional de estímulos e incentivos para la formación y consolidación de investigadores y grupos de investigadores en cualquiera de sus ramas y especialidades, así como promover el establecimiento y difusión de nuevos premios y estímulos;

XXI. a XXIV.

XXV. Promover las publicaciones científicas mexicanas y fomentar la difusión sistemática de los trabajos realizados por las personas dedicadas a la investigación, tanto nacionales como extranjeras que residan en el país, mediante la utilización de los medios más adecuados para ello, así como publicar anualmente avances relevantes de la ciencia y la tecnología nacionales, sus aplicaciones específicas y los programas y actividades trascendentes de los centros públicos de investigación;

XXVI. a XXVII.

XXVIII.
A. a B.

C. Fomentar programas de formación de recursos humanos de alto nivel y de intercambio de profesores, investigadores, técnicos y administradores, en coordinación con dependencias, entidades, instituciones académicas o empresas, tanto nacionales como extranjeras;

D. a E.

XXIX. a XXX.

ARTÍCULO 5.


Se invitará a formar parte de la Junta de Gobierno al Secretario General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, a un miembro del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, así como a dos integrantes del Sistema Nacional de Investigación en funciones, preferentemente de los dos niveles superiores y a dos representantes del sector productivo, los cuales serán propuestos por el Director General del CONACyT. Cada miembro propietario contará con un suplente.

ARTÍCULO 6.

I. a III. …

IV. Analizar y, en su caso, aprobar las reglas de operación y reglamentación interna del Sistema Nacional de Investigación que para tal efecto le presente el Director General;

V. a XVIII. …

ARTÍCULO 9.

I. a VIII.

IX. Presentar a la Junta de Gobierno para su aprobación, las reglas de operación y reglamentación interna del Sistema Nacional de Investigación, las cuales establecerán sus objetivos, funciones y forma de organización;

X. a XVII.

ARTÍCULO 13.

I. a II.

III. Los derechos de propiedad intelectual respecto de los resultados obtenidos por las personas físicas o morales que reciban ayuda del CONACyT, serán materia de regulación específica en los contratos que al efecto se celebren, los que incluirán las reglas y los porcentajes para la participación de regalías que correspondan a las partes, en los que se protegerán y promoverán los intereses del país, los del CONACyT, del personal de investigación y, en caso de que los hubiere, de otros aportantes.

TRANSITORIOS

PRIMERO. El presente decreto entrará en vigor el día de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología tendrá tres meses a partir de la entrada en vigor del presente decreto para realizar las adecuaciones reglamentarias que se ajusten a este decreto.
Salón de Sesiones de la Comisión Permanente a 13 de junio de 2017.



SEN. HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA

SEN. LILIA GUADALUPE MERODIO REZA

SEN.  DIVA HADAMIRA GASTÉLUM BAJO

SEN. MARÍA CRISTINA DÍAZ SALAZAR 

SEN. ITZEL SARAHÍ RÍOS DE LA MORA

SEN. MARÍA HILARIA DOMÍNGUEZ ARVIZÚ

SEN. ANABEL ACOSTA ISLAS

SEN. BLANCA MARÍA DEL SOCORRO ALCALÁ RUIZ

SEN. YOLANDA DE LA TORRE VALDEZ

SEN. MARÍA ELENA BARRERA TAPIA 


[*] “Género”, Diccionario Panhispánico de Dudas, Disponible en: http://lema.rae.es/dpd/?key=g%C3%A9nero

[*] Guichard Bello, Claudia, Manual de comunicación no sexista. Hacia un lenguaje incluyente, México, Instituto Nacional de las Mujeres, 2015, pp. 57 y 58.

[*] https://www.nobelprize.org/nobel_prizes/lists/women.html

[*] Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Informe general del estado de la ciencia, la tecnología y la innovación, 2014, p. 58.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=72262