Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Martes 22 de agosto de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 14 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-13/72184
Miércoles 14 de Junio de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-13/72184

De los Senadores Hilda Esthela Flores Escalera y Roberto Albores Gleason, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que reforma el artículo 5 de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y los artículos 5, 21 y 36 de la Ley de Ciencia y Tecnología.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA DE LA CÁMARA DE SENADORES.

Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Roberto Armando
Albores Gleason

SEN. PABLO ESCUDERO MORALES
PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DE LA COMISIÓN PERMANENTE
P R E S E N T E

HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA, Senadora integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo dispuesto en la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y de los artículos 8, numeral 1, fracción II, 164, 169 y demás aplicables del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Soberanía, la Iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 5 de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y los artículos 5, 21 y 36 de la Ley de Ciencia y Tecnología en materia de igualdad de género, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El género es una construcción social que asigna roles a los hombres y las mujeres, de tal manera que normaliza conductas acordes con lo femenino y lo masculino. La dicotomía arraigada en el género impide el libre desarrollo de la personalidad, puesto que desde una edad temprana se interiorizan los modelos que socialmente son aceptados, al mismo tiempo que rechaza otros modelos de percepción interna.

Uno de los espacios en los que más se perciben los roles de género es en la educación y en la generación de conocimiento. La educación formal, como parte del espacio público, tiende a rechazar a las mujeres, ya que no se les considera como personas capaces de entender las ciencias. Y si una mujer accede a la educación, se le relaciona en disciplinas que tienen que ver con la crianza, la administración del hogar o el esparcimiento, que son vistas como materias “irrelevantes”; en tanto que las disciplinas, artes u oficios que requieren capacidad de abstracción e innovación como las ciencias exactas, las ingenierías o la tecnología, se le vincula con lo masculino y se tiene una mejor estima social.

Las preconcepciones anteriores repercuten de forma negativa en el desarrollo de las personas, ya que impiden que mujeres y hombres decidan libremente sobre su educación. Muestra de ello es un estudio realizado en 2010 por la Universidad Nacional Autónoma de México, en el cual advirtió que en las licenciaturas de Ciencias Físico-Matemáticas e Ingenierías impartidas por esta institución, sólo el 26% eran mujeres. Mientras que en el área de Ciencias Biológicas y de la Salud, el porcentaje de mujeres era del 65.9%. Las licenciaturas con mayor presencia femenina eran Pedagogía (84.8%), Enfermería (81.5%) y Trabajo Social (79.6%). Por otra parte, las carreras con menos porcentaje de alumnas eran Ingeniería Mecánica Eléctrica (7.2%), Ingeniería Mecánica (7.9%), Composición (10.2%), Ingeniería Eléctrica y Electrónica (11.2%) e Ingeniería de Minas y Metalurgia (11.9%). [*]

De acuerdo a datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en México existe igualdad de género en el número de estudiantes de grado. La brecha se amplía con las estudiantes de doctorado, en el que existen 47% de mujeres y 53% de hombres. Y entre los investigadores e investigadoras, sólo son el 32% son mujeres. [*] A nivel regional destacan en el porcentaje de investigadoras: Venezuela (56%), Bolivia (56%), Argentina (53%), Uruguay (49%) y Cuba (48%). Y por debajo se encuentran Chile (32%), Colombia (38%), Guyana (38%), Perú (38%), Surinam (38%), Canadá (38%) y Estados Unidos (38%).

Para enero de 2016, se encontraban dentro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) 9,081 mujeres, que representan el 36% del padrón. Y en los niveles que concede el SNI, baja progresivamente la participación de las mujeres. En el nivel III, que es el máximo, sólo 22% son mujeres. Lamentablemente las áreas de Ciencias exactas tienen una menor participación de mujeres. Para contrarrestar esta tendencia el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) entregó 28,007 becas a mujeres para estudiar. Adicionalmente, el CONACyT cuenta con programas para Jefas de Familia y apoyos para mujeres indígenas. [*]

Pese a esos esfuerzos, la inclusión de las mujeres en la ciencia tiene diversas resistencias. Al respecto, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas ha reconocido la importancia de la participación de las niñas y las mujeres en la ciencia, ya que a su consideración pueden contribuir decisivamente en mejorar las condiciones de vida y encontrar soluciones a las problemáticas que enfrenta el planeta. En consecuencia, refirió lo siguiente:

[…] el acceso y la participación plenos y en condiciones de igualdad en la ciencia, la tecnología y la innovación para las mujeres de todas las edades son imprescindibles para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, y subraya que para hacer frente a los obstáculos que impiden la igualdad de acceso de las mujeres y las niñas a la ciencia, la tecnología y la innovación se requiere un enfoque sistemático, amplio, integrado, sostenible, multidisciplinario y multisectorial, y a este respecto, insta a los gobiernos a que incorporen una perspectiva de género en la legislación, las políticas y los programas [*]

Por esa razón, el 11 de febrero de cada año fue declarado como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia a partir de la resolución 70/125 de la Asamblea General.

La falta de participación de las mujeres en la ciencia es multifactorial. Las dificultades más claras son las socioculturales, ya que usualmente las mujeres invierten más tiempo en otras actividades como la crianza o el trabajo en el hogar, respecto al que destinan a su formación. Además, para ingresar a una institución que lleve labores de investigación se requiere contar con trabajo previo, como la formación de recursos humanos o la publicación de investigaciones. Aunado a lo anterior, la evaluación para ingresar, permanecer o ascender en el sector de la investigación (concursos de oposición o ingreso al SNI), la realizan hombres. [*]

Por esa razón, la inclusión de la mujer en la ciencia no sólo debe centrarse apoyos diferenciados o en mejora de las condiciones socioculturales, sino que debe promoverse su participación en los órganos de decisión. En México, las instituciones que diseñan e instrumentan de las políticas en la materia, de conformidad con la Ley de Ciencia y Tecnología son: el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación; el Foro Consultivo Científico y Tecnológico; y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Con la finalidad de contrarrestar la baja participación de las mujeres en la ciencia, esta iniciativa propone la inclusión de mujeres en los citados órganos, y con ello se garantizará que se tenga presencia en las decisiones más importantes de política pública. De esta manera de abonará a la presencia de las mujeres en la ciencia, así como asegurar que haya mujeres para la ciencia.

Sobre el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación, de acuerdo al artículo 6 de la Ley de Ciencia y Tecnología, es la instancia encargada de establecer el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación. En este instrumento se realiza la planeación de la política pública que involucra a todos los órganos de gobierno. También puede definir prioridades y criterios para la asignación del gasto público federal a las áreas estratégicas y prioritarias, así como establecer los lineamientos a los que sujetará la ciencia y tecnología.

De acuerdo al artículo 5 de la citada Ley, se integra de las siguientes personas:

I. El Presidente de la República, quien lo presidirá;

II. Los titulares de las Secretarías de Relaciones Exteriores, de Hacienda y Crédito Público, de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Energía, de Economía, de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, de Comunicaciones y Transportes, de Educación Pública, y de Salud;

III. El Director General del CONACyT, en su carácter de Secretario Ejecutivo del propio Consejo General;

 IV. El Coordinador General del Foro Consultivo Científico y Tecnológico;

V. El Presidente de la Academia Mexicana de Ciencias;

VI. Un representante de la Conferencia Nacional de Ciencia y Tecnología;

VII. Tres representantes del sector productivo que tengan cobertura y representatividad nacional, mismos que serán designados por el Presidente de la República a propuesta del Secretario de Economía, y se renovarán cada tres años;

VIII. Un representante del Sistema de Centros Públicos de Investigación, y

IX. El Secretario General Ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

Asimismo, el Consejo General contará con la participación a título personal de dos miembros que se renovarán cada tres años y que serán invitados por el Presidente de la República, a propuesta del Secretario Ejecutivo. Estos miembros tendrán derecho a voz y voto y podrán ser integrantes del sector científico y tecnológico. Para formular dichas propuestas, el Secretario Ejecutivo llevará a cabo un procedimiento de auscultación, conjuntamente con el Coordinador General del Foro Consultivo, de tal manera que cada una de dichas personas cuente con la trayectoria y méritos suficientes, además de ser representativos de los ámbitos científico o tecnológico.

El Presidente de la República podrá invitar a participar a las sesiones del Consejo General a personalidades del ámbito científico, tecnológico y empresarial que puedan aportar conocimientos o experiencias a los temas de la agenda del propio Consejo General, quienes asistirán con voz pero sin voto.

Los miembros del Consejo General desempeñarán sus funciones de manera honorífica, por lo que no recibirán remuneración alguna por su participación en el mismo.

Para el Consejo se propone ampliar de dos a cuatro los miembros que son elegidos a título personal, y que al menos dos sean mujeres. Esta medida podrá ampliar las disciplinas representadas, y asegurar que la voz de las mujeres sea escuchada para la formulación de la política nacional en materia de ciencia y tecnología.

Respecto al Foro Consultivo Científico y Tecnológico, es un órgano autónomo y permanente de consulta del Poder Ejecutivo, del Consejo General y de la Junta de Gobierno del CONACyT. La mesa directiva se conforma de veinte integrantes, los cuales son los titulares de las siguientes organizaciones:

  • Academia Mexicana de Ciencias, A. C.  
  • Academia Mexicana de Ingeniería, A. C.  
  • Academia Nacional de Medicina, A. C.  
  • Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico, A.C.  
  • Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior;  
  • la Confederación Nacional de Cámaras Industriales  
  • Consejo Nacional Agropecuario  
  • Confederación Patronal de la República Mexicana  
  • Cámara Nacional de la Industria de la Transformación  
  • Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología, A.C.  
  • Universidad Nacional Autónoma de México  
  • Instituto Politécnico Nacional  
  • Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional  
  • Academia Mexicana de la Lengua  
  • Academia Mexicana de Historia  
  • Sistema de Centros Públicos de Investigación y el Consejo Mexicano de Ciencias Sociales  

Aunado a ellos, se eligen a tres investigadores: uno de ciencias exactas o naturales, uno de ciencias sociales o humanidades y uno de ingeniería o tecnología. La elección se lleva a cabo por miembros del Sistema Nacional de Investigadores, mediante una convocatoria emitida por el CONACyT y el Foro Consultivo. Esta convocatoria debe lograr un adecuado equilibrio regional

La presente iniciativa propone incluir el principio de equidad de género en la elección de estos tres miembros. Lo anterior podrá aumentar la participación de las mujeres en los órganos de decisión, ya que se mejorará la representatividad y podrán incluirse las preocupaciones de las investigadoras.

Y finalmente sobre el CONACyT, su órgano máximo es la Junta de Gobierno, que de acuerdo con el artículo 5 de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, se compone de los siguientes trece miembros:

  • Un representante de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público 
  • Un representante de la Secretaría de Economía 
  • Un representante de la Secretaría de Educación Pública 
  • Un representante de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales 
  • Un representante de la Secretaría de Energía 
  • Un representante de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación 
  • Un representante de la Secretaría de Salud.  
  • El Secretario General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior,  
  • Un miembro del Foro Consultivo Científico y Tecnológico 
  • Dos investigadores en funciones preferentemente de los dos niveles superiores del Sistema Nacional de Investigadores propuestos por el Director General del CONACyT 
  • Dos representantes del sector productivo, los cuales serán propuestos por el Director General del CONACyT  

Esta iniciativa también propone que de los dos integrantes que provienen del Sistema Nacional de Investigadores, al menos una sea mujer.

La inclusión de mujeres en los órganos de decisión no sólo es parte de una reivindicación histórica por la igualdad de derechos, sino que también constituye una obligación internacional en materia de derechos humanos. Al respecto, el artículo 4 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), obliga a los Estados a adoptar “medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer”.

Y como parte de los derechos que deben garantizarse en igualdad de condiciones a las mujeres está la de “[p]articipar en la formulación de las políticas gubernamentales y en la ejecución de éstas, y ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los planos gubernamentales”; de conformidad al artículo 7.b) de la CEDAW.

A consideración del Comité CEDAW, la eliminación de barreras jurídicas para acceder a puestos de decisión es necesaria, pero no es suficiente. De esa manera, se requieren distintas medidas diferenciadas de carácter temporal, como la asistencia financiera o la capacitación, para acelerar los procesos de eliminación de violencia de género. [*]

Ahora bien, por otra parte, la iniciativa que se propone a esta H. Soberanía incluye la obligación de incluir un apartado específico de inclusión de género, en el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación. Al respecto, el artículo 20 de la Ley de Ciencia y Tecnología establece la creación de un programa especial, que será actualizado cada tres años. Y el artículo 21 del mismo ordenamiento enumera las características de este instrumento de planeación.

Se propone agregar un inciso a la fracción II del artículo 21 de la Ley de Ciencia y Tecnología para incluir un diagnóstico, políticas, estrategias y acciones prioritarias en materia de inclusión de las niñas y mujeres en la ciencia, y la erradicación de estereotipos en esta área.

Con base en lo anteriormente expuesto, me permito someter ante el pleno de esta H. Soberanía la siguiente Iniciativa con:

PROYECTO DE DECRETO

ARTÍCULO PRIMERO. Se reforma el artículo 5 de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para quedar como sigue:

ARTÍCULO 5. …

Se invitará a formar parte de la Junta de Gobierno al Secretario General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, a un miembro del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, así como a dos investigadores en funciones preferentemente de los dos niveles superiores del Sistema Nacional de Investigadores, de éstos al menos una será una mujer; así como a dos representantes del sector productivo, los cuales serán propuestos por el Director General del CONACyT. Cada miembro propietario contará con un suplente.

ARTÍCULO SEGUNDO. Se reforman los artículos 5, 21 y 36 de la Ley de Ciencia y Tecnología para quedar como sigue:

Artículo 5. …

Asimismo, el Consejo General contará con la participación a título personal de dos miembros que se renovarán cada tres años y que serán invitados por el Presidente de la República, a propuesta del Secretario Ejecutivo. Estos miembros tendrán derecho a voz y voto y podrán ser integrantes del sector científico y tecnológico. Para formular dichas propuestas, el Secretario Ejecutivo llevará a cabo un procedimiento de auscultación, conjuntamente con el Coordinador General del Foro Consultivo, de tal manera que cada una de dichas personas cuente con la trayectoria y méritos suficientes, además de ser representativos de los ámbitos científico o tecnológico. Al menos uno de estos miembros deberá ser mujer.

Artículo 21.

El Programa deberá contener, cuando menos, los siguientes aspectos:

I. …

II. Diagnósticos, políticas, estrategias, indicadores y acciones prioritarias en materia de:

a) a e)…

f) Inclusión de las niñas y mujeres en la ciencia, tecnología e innovación, así como la erradicación de los estereotipos dentro de estas áreas;

g) Descentralización y desarrollo regional, y

h) Seguimiento y evaluación.

Artículo 36. …

I. a II. …

III. En su integración se observarán los criterios de pluralidad, de renovación periódica y de representatividad de las diversas áreas y especialidades de la comunidad científica y tecnológica y de los sectores social y privado, así como de equilibrio entre las diversas regiones del país y equidad de género;

V. …

V. …

Los otros tres integrantes, quienes actuarán a título personal, serán investigadores, representantes uno de ellos de las ciencias exactas o naturales, uno de las ciencias sociales o humanidades y uno de la ingeniería o tecnología. Estos integrantes se renovarán cada tres años y serán seleccionados por los propios miembros del Sistema Nacional de Investigadores, a través de convocatoria que expidan conjuntamente el CONACyT y el Foro Consultivo, la que cuidará se logre un adecuado equilibrio regional y equidad de género.

VI. a VIII. …

TRANSITORIOS

PRIMERO.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO.- Los nombramientos vigentes al momento de la publicación de este decreto en el Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación; el Foro Consultivo Científico y Tecnológico; y en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, permanecerán en su encargo hasta que termine el periodo que fueron nombrados.

SEN. HILDA ESTHELA FLORES ESCALERA


[*] Buquet, Ana, et. al., Intrusas en la Universidad, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2013, pp. 194.

[*] http://www.uis.unesco.org/_LAYOUTS/UNESCO/women-in-science/#details!lang=es®ion=40520&view=map&country=MEX&panel=pipeline

[*] http://www.conacyt.mx/index.php/comunicacion/comunicados-prensa/677-reafirma-el-conacyt-su-compromiso-con-la-integracion-de-las-mujeres-y-ninas-en-la-ciencia-tecnologia-e-innovacion

[*] Asamblea General, A/RES/68/220, Párr. 6.

[*] García Batiz, María Luisa, “Reflexiones sobre los retos para ingreso, permanencia y promoción en el SNI de las investigadoras”, en Mendieta Ramírez, Angélica (coordinadora), ¿Legitimidad o reconocimiento? Las investigadoras del SNI. Retos y propuestas, Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2015, pp. 33-34. Disponible en: http://www.inb.unam.mx/historias_noticias/2015/sni_retospropuestas_15.pdf

[*] Comité CEDAW, Recomendación General No. 23 (16º periodo de sesiones, 1997), Vida política y pública, párr. 15.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=72184