Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Miércoles 13 de diciembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 24 de Mayo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-7/71348
Miércoles 24 de Mayo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPR-7/71348

De la Sen. Rosa Adriana Díaz Lizama, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con proyecto de decreto que adiciona un tercer párrafo al artículo 60 del Código Penal Federal.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE JUSTICIA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS DE LA CÁMARA DE SENADORES.

Sen. Rosa Adriana
Díaz Lizama

La suscrita Senadora ROSA ADRIANA DÍAZ LIZAMA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en la LXIII Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, con fundamento en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 55, fracción II, del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que se refiere al funcionamiento de la Comisión Permanente, así como por los artículos 164, 169, 172 y demás del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente INICIATIVA QUE ADICIONA UN TERCER PÁRRAFO AL ARTÍCULO 60 Y EL ACTUAL TERCERO SE RECORRE PARA PASAR A SER EL CUARTO PÁRRAFO Y SUBSECUENTE DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

En últimas fechas los accidentes automovilísticos con motivo de conductores en estado de ebriedad o bajo el influjo de alguna droga han tomado relevancia, es decir, ya no son noticia del otro día, sino que cualquier accidente por más simple que sea, es visto casi al momento en que ocurren, gracias a las redes sociales.

Guiar un vehículo implica realizar una actividad lícita, sin embargo, aunque en materia de transportes, el riesgo que engendra dicho manejo es conocido, tolerado y aceptado por el Estado, sólo puede atribuirse responsabilidad culposa cuando se han abandonado las precauciones normalmente tomadas con relación a esta actividad y que, como consecuencia de ello, se cause daño.

El reconocimiento de un delito culposo se funda en la consideración de que todo hombre tiene el deber de obrar con la adecuada diligencia o cuidado, para que, con su conducta no cause daños a los demás integrantes de la sociedad.

En atención al último documento publicado por la Organización Panamericana de la Salud, en 2013, México ocupaba el séptimo lugar mundial en muertes por accidentes de tránsito, según este estudio, “24 mil personas mueren al año en nuestro país en accidentes de tránsito relacionados con el consumo de alcohol”.

Ahora bien, en las entidades federativas de nuestro país, se ha implantado programas y operativos de diversa índole con la finalidad de aminorar los homicidios imprudenciales cometidos por conductores bajo el influjo del alcohol (alcoholímetro,inter alia), con resultados positivos. Algunos de esos programas u operativos que la autoridad ha implementado, consisten en restringir los horarios de funcionamiento de los centros de diversión o bares, hasta las tres de la mañana, y la autorización para vender alcohol hasta una o dos horas antes de cerrar, esto es, a la una o dos de la madrugada; ello con la finalidad de permitir que los consumidores recurrentes a este tipo de centros, permanezcan en los mismos sin continuar consumiendo bebidas alcohólicas; así, una vez que se retiren del establecimiento, su estado de conciencia, les permita llegar con bien a sus lugares de habitación, por cualquier medio de transporte, y que por ello no se ponga en peligro tanto a los bienes materiales, como a la integridad física de los integrantes de la sociedad, incluso, algunos otros conductores haciendo uso de las redes sociales esquivan el alcoholímetro gracias a la información en Twitter, creyéndose muy astutos.

Por señalar algunos de los casos recientes que más ha llamado la atención de la sociedad y lesionado a sus integrantes, es el de “el BMW”, en Paseo de la Reforma, en el que, por el actuar imprudente de su conductor, fallecieron cuatro personas, dañando de esa manera el bien jurídico protegido de mayor valía que es la vida de las cuatro personas que “no conducían” el vehículo, siendo su conductor el único que sobrevivió; hecho que tocó fibras sensibles en todos los integrantes de la sociedad, quienes de alguna manera potencialmente somos susceptibles de vernos involucrados en una situación como la que se comenta.

Es del conocimiento público que, aun cuando, un buen número de personas son detenidas y enviadas al Centro de Sanciones Administrativas y de Integración Social (torito), otras logran evadir los operativos “antialcohol” en sus puntos de revisión; cuando lo que se tiene que tener en cuenta es, el riesgo que implica manejar en estado de ebriedad o bajo el influjo de alguna droga, más aún abordar el vehículo conducido por un conductor en estado de ebriedad o bajo el influjo de alguna droga, el cual, aunque es un despropósito, es uno que los integrantes de la sociedad no obstante las sanciones establecidas, tanto de carácter administrativo como penal cometen de manera recurrente.

Es por eso que, debemos hacer conciencia del peligro que conlleva no sólo para el conductor y sus acompañantes, sino para otros conductores y peatones, inclusive, para los agentes de la autoridad y auxiliares encargados de los puestos de revisión, respecto de conductores ebrios o que bajo el influjo de alguna droga no quieren ser sometidos a dicha revisión, en la intención de evadirlos.

Las anteriores situaciones se han dado al interior de las ciudades, pero que decir con lo que ocurre en las carreteras federales de todo el país, en donde miles de ciudadanos, por diversos motivos se trasladan y confían su vida e integridad personal en los conductores de los vehículos que ya sea de manera personal o con motivo del servicio que prestan, hacen uso de esas vías, que no obstante ese solo hecho ya constituye una situación de riesgo, este se incrementa cuando lo hacen en estado de embriaguez o bajo el influjo de alguna droga; por ello, es necesario se tomen medidas además de las existentes, que tratándose de los delitos culposos, se inhiban esas conductas de riesgo, que tanto afectan a la sociedad, a fin de que las personas que se ubiquen en esa calidad, se les sancione severamente, no solo con la suspensión temporal de la licencia para conducir, sino con la suspensión definitiva de esa licencia, porque no obstante la primera, ésta no ha logrado inhibir ese tipo de conductas ni reducir el daño que se causa a la sociedad, por el contrario lo ha incrementado.

Por tanto, si el inculpado abandona esas precauciones, es evidente que incrementa el riesgo que la falta de precaución, previsión, reflexión y la violación al deber de cuidado en la conducción de un vehículo automotor que por elemental prudencia se aconseja hacerlo con la debida atención a fin de evitar cualquier conducta que atente contra terceros o contra uno mismo, dando lugar a conductas culposas, cuanto más en un estado de conciencia que le permita no sólo realizar una conducción prudente, sino que además hacer frente a la situaciones que en cualquier momento se le puedan presentar en la conducción de vehículos, tomando en cuenta el bien jurídico protegido por la norma penal consistente en la vida.

En esa tesitura resulta apremiante adicionar en la aplicación de sanciones a los delitos culposos en el Código Penal Federal, que, tratándose de conductores en estado de embriaguez o bajo influjo de alguna droga les sea suspendida definitivamente la licencia de conducir, esto independientemente de la sanción que le corresponda por la privación de la vida que haya causado.

En mérito de lo expuesto, someto a consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente:

INICIATIVA QUE ADICIONA UN TERCER PÁRRAFO AL ARTÍCULO 60 Y EL ACTUAL TERCERO SE RECORRE PARA PASAR A SER EL CUARTO PÁRRAFO Y SUBSECUENTE DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL.

ARTÍCULO ÚNICO. Se adiciona un tercer párrafo al artículo 60 y el actual o pasar a ser el cuarto párrafo y subsecuente del Código Penal Federal, para quedar como sigue:

Artículo 60.- En los casos de delitos culposos se impondrá hasta la cuarta parte de las penas y medidas de seguridad asignadas por la ley al tipo básico del delito doloso, con excepción de aquéllos para los que la ley señale una pena específica. Además, se impondrá, en su caso, suspensión hasta de tres años de derechos para ejercer profesión, oficio, autorización, licencia o permiso.

Las sanciones por delitos culposos sólo se impondrán en relación con los delitos previstos en los siguientes artículos: 150, 167, fracción VI, 169, 199 Bis, 289, parte segunda, 290, 291, 292, 293, 302, 307, 323, 397, 399, 414, primer párrafo y tercero en su hipótesis de resultado, 415, fracciones I y II y último párrafo en su hipótesis de resultado, 416, 420, fracciones I, II, III y V, y 420 Bis, fracciones I, II y IV de este Código.

Cuando el homicidio se cometa culposamente con motivo del tránsito de vehículos y el agente conduzca en estado de ebriedad o bajo influjo de alguna droga, se impondrá además de las penas previstas en el párrafo primero del presente artículo, la suspensión definitiva de la licencia para conducir.

Cuando a consecuencia de actos u omisiones culposos, calificados como graves, que sean imputables al personal que preste sus servicios en una empresa ferroviaria, aeronáutica, naviera o de cualesquiera otros transportes de servicio público federal o local, se caucen homicidios de dos o más personas, la pena será de cinco a veinte años de prisión, destitución del empleo, cargo o comisión e inhabilitación para obtener otros de la misma naturaleza. Igual pena se impondrá cuando se trate de transporte de servicio escolar.

La calificación de la gravedad de la culpa queda al prudente arbitrio del juez, quien deberá tomar en consideración las circunstancias generales señaladas en el artículo 52, y las especiales siguientes:

I.- La mayor o menor facilidad de prever y evitar el daño que resultó;

II.- El deber del cuidado del inculpado que le es exigible por las circunstancias y condiciones personales que el oficio o actividad que desempeñe le impongan;

III.- Si el inculpado ha delinquido anteriormente en circunstancias semejantes;

IV.- Si tuvo tiempo para obrar con la reflexión y cuidado necesarios, y

V.- El estado del equipo, vías y demás condiciones de funcionamiento mecánico, tratándose de infracciones cometidas en los servicios de empresas transportadoras, y en general, por conductores de vehículos.

VI.- (Se deroga).

Transitorio

Único. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Senado de la República, a los diecisiete días del mes de mayo del año dos mil diecisiete.

_________________________

Con relación a lo anterior, se han implementado los operativos llamados “Conduce sin Alcohol”, también conocido como “alcoholímetro” que funcionan de las veintidós horas a las cuatro de la mañana, los cuales son colocados en puntos estratégicos de las ciudades con la finalidadde determinar si una personaexcedió el nivel de alcohol de 0.40 mg/L en el consumo de bebidas alcohólicas, es decir, el alcoholímetro, es un aparato que sirve para determinar si una persona se excedió en la bebida, este aparato determina la concentración de alcohol en el organismo, esto se usa como una medida de prevención de accidentes de tránsito, así poder detener a aquellas conductores que manejan bajo los influjos del alcohol, personas que en muchas ocasiones cuando son bajados de su automóvil apenas pueden mantenerse en pie.

Recibe el apode de “Torito” ya que se construyó en el terreno que previamente ocupaba el rastro de Tacuba. Tiene una capacidad para 124 personas, 72 hombres y 52 mujeres. Las mujeres tienen un espacio separado que se conoce popularmente como “La Vaquita”.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=71348