Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Jueves 17 de agosto de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 4 de Abril de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-114/70071
Martes 4 de Abril de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-114/70071

Del Sen. Benjamín Robles Montoya, con punto de acuerdo que exhorta al Ejecutivo Federal a replantear la postura del Estado Mexicano en el marco de las discusiones sobre la situación en Venezuela, que tienen lugar al seno de la Organización de Estados Americanos.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE RELACIONES EXTERIORES, AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

Sen. Ángel Benjamín
Robles Montoya

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA AL EJECUTIVO FEDERAL A REPLANTEAR LA POSTURA DEL ESTADO MEXICANO EN EL MARCO DE LAS DISCUSIONES SOBRE LA SITUACIÓN EN VENEZUELA, QUE TIENEN LUGAR AL SENO DE LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS.

Los que suscribimos, Senadores BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, integrantes de la LXIII Legislatura del Senado de la República, de conformidad con lo establecido por los artículos 8 fracción II y 276 del Reglamento del Senado de la República, sometemos a la consideración de esta Soberanía la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

El pasado 14 de marzo, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, presentó ante el Consejo Permanente de ese organismo internacional, un informe relativo a la situación política y social de la República Bolivariana de Venezuela, en el que asegura, tal y como se señala en su comunicado de prensa C-014/17, que dicho Estado miembro “viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana”.

La presentación de dicho Informe fue el punto de partida para que catorce países miembros, entre los que se incluye México, firmaran una declaración conjunta en la que, entre otras cosas, se solicita la convocatoria a elecciones, la liberación de presos políticos, amén de que se deja abierta la posibilidad de imponer una suspensión a Venezuela.

Con motivo de ello, el Consejo Permanente del OEA dio a conocer que, con el fin de abordar este tema, celebraría sesiones extraordinariasen las que recibiría a la canciller de la nación sudamericana.

Durante su comparecencia, la canciller Delcy Rodríguez denunció acciones injerencistas del Secretario Almagro, así como de las catorce naciones que firmaron la declaración. En el mismo tenor se ha pronunciado ya el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro,quien además llamó a abrir el debate sobre la pertinencia de que su país siga formando parte de la OEA.

En lo que concierne a México, como uno de los países firmantes de la declaración, el Presidente Maduro le consideró como la punta de lanza de la agresión y el intervencionismo contra Venezuela e instó al gobierno mexicano a abandonar esa política en contra de su país, haciendo además un llamado al Presidente Peña Nieto para luchar conjuntamente por la defensa de los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Sin embargo, las tensiones entre las representaciones de ambos países han ido aumentando a lo largo del desarrollo de las sesiones extraordinarias, llegando incluso a la confrontación y señalamientos mutuos.

Muy ilustrativa resulta una de las intervenciones del Embajador de México ante la OEA, Luis Alfonso de Alba, cuando señaló que a pesar de la postura histórica de México como defensor del principio de no intervención en los asuntos internos de cada Estado, dicho principio no puede ni debe ser invocado para justificar o esconder alteraciones al orden democrático en el hemisferio y menos aún para eludir responsabilidades en materia de derechos humanos o de respeto al Estado de Derecho”; aseveraciones a las que el Embajador de Venezuela, Samuel Moncada respondió recordando la grave situación de los derechos humanos en nuestro país. Ello motivó que incluso el Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, calificara a los representantes mexicanos de falsos e hipócritas.

Es claro, pues, que la confrontación ha ido subiendo de tono.

Si bien coincidimos en la necesidad de que nuestro país desempeñe un papel más activo y relevante en el plano internacional, también estamos convencidos del valor del principio histórico de no intervención.

En ese tenor, resulta necesario cuestionar las razones por las que el Estado mexicano, al firmar junto con otros trece países la declaración sobre Venezuela, no solamente adoptó una postura de preocupación por la crisis del país sudamericano, sino que fue más allá y se sumó a la solicitud de convocar a elecciones y liberar presos políticos, lo que claramente contravienelos principios históricos de autodeterminación de los pueblos, no intervención, solución pacífica de controversias y demás principios que rigen la política exterior de México, consagrados en la fracción X del artículo 89 constitucional, amén de que constituye un prejuzgamiento sobre la situación en Venezuela, tal y como lo demuestra la intervención del Embajador Luis Alfonso de Alba antes citada.

Es claro también que la postura del gobierno mexicano nos ha llevado torpemente a una confrontación innecesaria, en la que ha quedado en entredicho la autoridad moral de nuestro país para enarbolar la bandera de los derechos humanos, cuando en el plano internacional hemos sido objeto de reiterados señalamientos por parte de la ONU, la CIDH (órgano perteneciente a la propia OEA), Human RightsWatch, Amnistía Internacional, entre otros.

Algunos de esos señalamientos, por cierto, han sido incluso motivo de respuestas iracundas por parte del gobierno mexicano, lo que le ha llevado a confrontarse con dichos organismos y sus representantes.

El Gobierno de México pareciera estar adoptando el papel de candil de la calle y oscuridad de su casa; por un lado condena la situación de Venezuela y le exige la adopción de ciertas medidas, mientras por otro enfurece y arremete contra los organismos internacionales que le señalan por la grave situación de los derechos humanos en su territorio.

Por ello, hacemos un llamado al Ejecutivo Federal, para que de manera urgente se evalúe y replanteé la postura del Estado mexicano en el marco de las sesiones extraordinarias para discutir la situación de Venezuela,que tienen lugar al seno de la OEA. 

Por lo antes expuesto, sometemos a la consideración de este Pleno el presente punto de acuerdo en los siguientes términos:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente al Ejecutivo Federal a que en apego al artículo 89, fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que consagra entre otros, los principios históricosde autodeterminación de los pueblos y no intervención, replanteé la postura del Estado mexicano en el marco de las discusiones sobre la situación en Venezuela, que tienen lugar al seno de la Organización de Estados Americanos.

SUSCRIBE

SENADOR BENJAMÍN ROBLES MONTOYA

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=70071