Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Domingo 28 de mayo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 14 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-100/69610
Martes 14 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-100/69610

De las Senadoras Martha Elena García Gómez, Diva Gastélum Bajo, Angélica de la Peña Gómez, Pilar Ortega Martínez, Yolanda de la Torre Valdez y Lucero Saldaña Pérez, con punto de acuerdo por el que el Senado de la República manifiesta su absoluto rechazo a la realización de concursos como el de “Mini Belleza Latina”, por ser una clara violación a los derechos humanos de las niñas y adolescentes y promover la violencia de género en su contra.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE LOS DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES.

Sen. Martha Elena
García Gómez
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo
Sen. Angélica
De la Peña Gómez
Sen. Ma. del Pilar
Ortega Martínez
Sen. Yolanda
de la Torre Valdez
Sen. María Lucero
Saldaña Pérez

Las suscritas, Senadoras Martha Elena García Gómez, Diva HadamiraGastélum Bajo, Angélica de la Peña Gómez, María del Pilar Ortega Martínez, Yolanda de la Torre Valdez y Lucero Saldaña Pérez, integrantes de los Grupos Parlamentarios del PAN, del PRI y del PRD de la LXIII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8, numeral 1, fracción II, y 276 del Reglamento del Senado de la República, sometemos a la consideración del Pleno de esta Soberanía, la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo a través del cual el Senado de la República manifiesta su absoluto rechazo a la realización de concursos como el de “Mini Belleza Latina”; por ser una clara violación a los derechos humanos de las niñas y adolescentes y promover la violencia de género en su contraal tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

La construcción social del género comprende una red de creencias, actitudes, conductas y rasgos de la personalidad que se esperan de la persona de acuerdo con el sexo biológico al que pertenece. Esta construcción establece la femineidad y la masculinidad basadas en contextos culturales de lo que se espera “ser mujer” o “ser hombre”.

La división entre el sexo y el género fue impulsada en los años cincuenta por la filósofa francesa Simone de Beauvoir en su libro “El Otro Sexo”. Libro que declara que las mujeres "no nacen como mujeres sino que se les hace mujeres" y a partir del cual se realiza la distinción entre lo que es el cuerpo físico y el rol social de género creado en base al sexo. Su intención a través del estudio de la diferencia entre el sexo y el rol social era rechazar argumentaciones como que las mujeres son responsables del trabajo reproductivo por razones biológicas. Algunos estudios relacionados con el género coinciden en que: El cuerpo biológico está relacionado con el comportamiento que la sociedad espera de una mujer y de un hombre, por lo que se va descubriendo que se trata de un proceso no natural, sino aprendido [*] .Es así que, “cualquier generalización en términos de identidad, sobre la vida de las niñas y de los niños, puede no ser cierta para alguna de ellas y de ellos, ya que las personas son el resultado de su propia circunstancia, y pueden o no apegarse a las normas sociales” [*] .

La identidad de las niñas se construye en relación con las demás y de ahí se establecen rasgos acordes a la femineidad: por ejemplo el deber ser madres, el deber ser tiernas, el deber ser bellas y compasivas así como todo lo relacionado con la estética del cuerpo, entre otras. Esta identidad no resulta inmóvil sino que se transforma de manera constante y se encuentra relacionada con características sociales, corporales y subjetivas que refrendan la idea de lo femenino.

A partir de la segunda ola del feminismo en los años setentas, se habla del concepto de la cosificación de la mujer, el cual se refiere al acto de representarla como un objeto y más concretamente, la cosificación sexual que consiste en representarla como un objeto sexual, ignorando sus cualidades y habilidades intelectuales y personales reduciéndolas a instrumentos sexuales. Esta cosificación se vuelve más relevante en una sociedad patriarcal en la que prevalece el consumismo y donde las mujeres se convierten en una mercancía para el deleite de algunas personas, en especial de los hombres. La cosificación es una forma de violencia simbólica, que resulta casi imperceptible en virtud de que se somete a las mujeres a una constante discriminación a través de la publicidad, las series de televisión, las revistas, las películas y todas aquellas situaciones que las enfrentan a seguir un rol específico impuesto socialmente por el simple hecho de ser mujeres, a partir de los cuales se refrendan los estereotipos de género, los cuales, se refieren a las creencias sobre cómo deben ser y comportarse las personas. Los estereotipos de género generan una dicotomía por tratar a los sexos como opuestos, por lo que llegan a convertirse en una ideología tan fuerte que termina por creerse como algo natural.

Con fecha 6 de marzo de 2017, el periódico “El Universal” publica la nota “Rechazan concursos de belleza para niñas en Hidalgo” [*] , en la cual se establece el rechazo de instituciones como el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (sipinna), el Instituto Nacional de la Mujeres (inmujeres) y el Sistema Nacional DIF, a través de la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes por la realización del concurso denominado Mini Belleza Latina México, en el estado de Hidalgo. El pronunciamiento de las autoridades engloba la necesidad de erradicar la cultura social que permite expresiones, costumbres, tradiciones, estereotipos y roles de género que perpetúan las desigualdades a través de la cultura misógina que prevalece.

Señala la fuente que el concurso se ha difundido a través de las redes sociales con imágenes de niñas hipersexualizadas, a través de erotización de posturas y vestimentas que no van acorde con su edad, mostrando además su rostro, lo que puede representar una violación a su derecho a la intimidad. Puntualiza que esta práctica, además de promover los estereotipos de género y recrudecer las violencias a las que se enfrentan las mujeres cotidianamente, podrían incurrir en conductas calificadas como delitos relacionados con la explotación sexual u otros relacionados con la trata de personas.

Desde el enfoque del feminismo, los concursos de belleza representan escenarios de discursos subyacentes y superpuestos que expresan ideologías excluyentes o discriminatorias hacia las mujeres. Estas prácticas se encuentran asociadas a industrias como el modelaje y la publicidad (el uso del Photoshop en las revistas y en la publicidad, la selección de modelos hiperdelgadas en las pasarelas, el uso de maquillaje, el uso de zapatos de tacón, etc.). Todo aquello que cosifica a la mujer a partir de un modelo a seguir con respecto a lo femenino. Estas situaciones cuyos efectos de un modelo irreal y poco saludable de la belleza, tienen un fuerte impacto negativo en la mayor parte de las mujeres, pero sobre todo en las niñas y las adolescentes,

Adicionalmente, y de acuerdo con lo expuesto anteriormente sobre la cosificación de la mujer, la belleza a la que se refieren estos concursos se caracterizan por exhibir el cuerpo de las mujeres y ponerle un valor económico (el premio y los demás beneficios ligados al concurso), así como trasladarlo al mercado de la comunicación a través de anuncios, redes sociales y otras formas de publicidad. De ahí que la belleza en estos concursos se deriva en la venta de las mujeres como un producto y, como tal, se fabrica. Basta ver el incremento de lasoperaciones de cirugía estética en los concursos de belleza más populares (Miss Universo y Miss Mundo) y la manera en que las niñas y las adolescentes son disfrazadas de adultas, hipersexualizadas para competir en estos concursos de belleza.

De acuerdo con datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética (ISAPS, por sus siglas en inglés), México ocupa el tercer lugar  internacional el procedimientos de cirugías estéticas sólo por debajo de Estados Unidos y Brasil, que ocupan el primero y segundo lugar respectivamente. Esta fuente señala que en 2013 en nuestro país fueron practicadas 844 mil 353 mil cirugías plásticas y tratamientos de belleza no quirúrgicas.

Las consecuencias de estímulos inapropiados que reciben niñas, niños y adolescentes en la infancia y en la adolescencia atentan contra sus derechos humanos, así como contra los principios del interés superior de la niñez, de no discriminación, de igualdad sustantiva, de autonomía progresiva y del acceso a una vida libre de violencia establecidos en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (lgdnna).

Cabe destacar que esta ley la obligación de las autoridades en los tres ámbitos de gobierno, a fin de que en el ámbito de sus competencias, impulsen la cultura del respeto, promoción y protección de derechos de niñas, niños y adolescentes, basada en los principios rectores que establece la legislación (Artículo 7). Señala además que dichas autoridades deberán tomar en cuenta las condiciones particulares de niñas, niños y adolescentes en los diferentes grupos poblacionales, a fin de proteger el ejercicio igualitario de todos sus derechos (Artículo 10). Además señala la obligación de cualquier persona que tenga conocimiento de casos de niñas, niños y adolescentes que sufran o hayan sufrido, en cualquier forma, violación de sus derechos, de hacerlo del conocimiento de las autoridades competentes para la debida investigación y en su caso, instrumentación de medidas cautelares, de protección y de restitución integrales procedentes (Artículo 12).

Cabe mencionar que en el caso específico de concursos en los que se vean involucradas niñas y adolescentes existe una clara violación del derecho a una vida libre de violencia en virtud de la cosificación o violencia simbólica a la que se enfrentan y que se ha descrito a lo largo de estas consideraciones. También se atenta en contra de su sano desarrollo integral y por su puesto a su derecho a la igualdad sustantiva y la no discriminación, dado que estos derechos señalan la obligación de las autoridades en los tres ámbitos de gobierno para alcanzar la eliminación de costumbres, tradiciones, prejuicios, roles y estereotipos sexistas o de cualquier otra índole que estén basadas en idea de inferioridad o bien de tratar a las niñas y a las adolescentes como objetos sexuales o productos publicitarios.

Las niñas que aparecen en desfiles como modelos profesionales sometidas a mejoras estéticas por sus madres, padres, tutores o familiares y a constantes periodos de estrés por las exigencias de los concursos, ven deteriorada su salud, por lo que también se viola este derecho y finalmente al ser expuestas de tal manera, también se ve vulnerado su derecho a la intimidad.

Aunado lo anterior, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (lgamvlv), señala que en el ámbito familiar las autoridades están obligadas a brindar servicios especializados y gratuitos que permitan erradicar las conductas violentas a través de una educación que elimine estereotipos de supremacía masculina, y los patrones machistas que generaron esa violencia, asimismo deben evitar la violencia en la comunidad perpetrada hacia las mujeres y a las niñas a partir de la reeducación libre de estereotipos y la información de alerta sobre el estado de riesgo que enfrentan las mujeres en una sociedad desigual y discriminatoria. Y finalmente transformar los modelos socioculturales de conducta de mujeres y hombres, incluyendo la formulación de programas y acciones de educación formales y no formales, en todos los niveles educativos y de instrucción, con la finalidad de prevenir, atender y erradicar las conductas estereotipadas que permiten, fomentan y toleran la violencia contra las mujeres.

De acuerdo con esta ley, es facultad de la Federación vigilar que los medios de comunicación no promuevan imágenes estereotipadas de mujeres y hombres, y eliminen patrones de conducta generadores de violencia; y en específico de acuerdo con el artículo 42 de esta Ley, es facultad de la Secretaria de Gobernación:

X. Vigilar que los medios de comunicación favorezcan la erradicación de todos los tipos de violencia y se fortalezca la dignidad de las mujeres;

XI. Sancionar conforme a la ley a los medios de comunicación que no cumplan con lo estipulado en la fracción anterior;

Por otro lado, tratados internacionales como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (cedaw, por sus siglas en inglés), vinculante para el Estado mexicano establece en su artículo 5º

Artículo 5. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para: a) Modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres;

...

De igual manera la Convención sobre los Derechos del Niño protege el derecho de las niñas y las adolescentes a no ser discriminadas y a la igualdad, basta recordar que en junio de 2015 derivada de las Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto consolidados de México, el Comité de los Derechos del Niño (CoDN) recomendó a nuestro país en el marco de derecho a la no discriminación “b) Garantizar que las autoridades, los servidores públicos, los medios de comunicación, los maestros, niñas, niños y adolescentes y el público en general sean sensibilizados frente al impacto negativo de los estereotipos de género en los derechos de la infancia, y se tomen las medidas necesarias para prevenir estos estereotipos negativos, principalmente fomentando que los medios de comunicación adopten códigos de conducta.

Aunado a lo anterior, el CoDN externó su preocupación por las actitudes patriarcales y los estereotipos de género persistentes y que son discriminados frente a las niñas y a las mujeres, y que traen como resultado una alta prevalencia de violencia contra las mujeres y las niñas en el Estado parte. Y en este sentido, recomendó a México otorgar la máxima prioridad a la eliminación de las actitudes patriarcales y los estereotipos de género que discriminan a niñas y mujeres, incluyendo programas de educación y sensibilización.

El 8 de marzo, conmemoramos el día internacional de la Mujer, es sin duda un momento para hacer un balance en los avances y retrocesos a los que nos enfrentamos y la violación de los derechos de las niñas y los adolescentes por falta de sensibilización y promoción de estos derechos, es un gran desafío que el Estado mexicano tiene para lograr la transformación cultural, evitar las brechas de desigualdad que persisten entre mujeres y hombres y prevenir, atender y erradicar la violencia contra las niñas y las adolescentes.

Por lo antes expuesto, de conformidad con los artículos 8, numeral 1, fracción II, y 276 del Reglamento del Senado de la República, sometemos a consideración y aprobación de este pleno, el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.-El Senado de la República manifiesta su absoluto rechazo a la realización de concursos como el de “Mini Belleza Latina”; por ser una clara violación a los derechos humanos de las niñas y adolescentes y promover la violencia de género en su contra.

SEGUNDO. El Senado de la República exhorta respetuosamente al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes para que a través de su Comisión para la Igualdad Sustantiva entre Niñas, Niños y Adolescentes, realice una estrategia integral de sensibilización y promoción de los derechos de las niñas y los adolescentes que elimine las costumbres, tradiciones, prejuicios, roles y estereotipos sexistas o de cualquier otra índole que expongan a las niñas y a las adolescentes a la violencia de género conforme a lo dispuesto en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como los tratados y convenciones internacionales suscritos por el Estado mexicano.

TERCERO. El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes para que en el ámbito de sus competencias en coordinación con sus homólogas instrumente las medidas de protección y restitución de derechos para las niñas y adolescentes que participan o han participado en concursos como el de “Mini Belleza Latina”.

CUARTO. El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaria de Gobernación a brindar un informe sobre las acciones que ha realizado para vigilar que los medios de comunicación favorezcan la erradicación de todos los tipos de violencia en contra de las mujeres conforme a la atribución que le confiere la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Dado en el salón de Sesiones del Senado de la República, a 9 de marzo de 2017.


[*] El Universal, (2017). “Rechazan concurso de belleza para niñas en Hidalgo”, nota completa disponible en: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2017/03/6/rechazan-concurso-de-belleza-para-ninas-en-hidalgo

[*] Melgar Lucía y Piñones Patricia. Glosario de términos relacionados con violencia de género. México- PUEG-UNAM, (2008) en REDIM, (2016). La desigualdad de género comienza en la Infancia.

[*] REDIM, (2016). La desigualdad de género comienza en la Infancia.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69610