Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Lunes 22 de mayo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 9 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-97/69562
Jueves 9 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-97/69562

De los Senadores del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, al Instituto Nacional de las Mujeres, al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y a sus homólogas en las entidades federativas a promover acciones encaminadas a fortalecer la inserción laboral de las mujeres en el mercado laboral.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO.

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA RESPETUOSAMENTE, A LA SECRETARÍA DE TRABAJO Y PREVENCIÓN SOCIAL, AL INSTITUTO NACIONAL DE LAS MUJERES, AL CONSEJO NACIONAL PARA PREVENIR LA DISCRIMINACIÓN Y A SUS HOMOLOGAS EN LAS ENTIDADES FEDERATIVAS,  PARA QUE DE MANERA COORDINADA Y EN EL ÁMBITO DE SUS RESPECTIVAS ATRIBUCIONES, PROMUEVAN ACCIONES ENCAMINADAS A FORTALECER LA INSERCIÓN LABORAL DE LAS MUJERES EN EL MERCADO LABORAL.

Los suscritos, Senadores de la República integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional de la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276 numeral 1 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración del pleno, la siguiente proposición con Punto de Acuerdo, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Desde 1975, el 8 de marzo de cada año se conmemora el Día Internacional de la Mujer, instituido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de reforzar e impulsar acciones y manifestaciones en beneficio de una participación más activa de las mujeres dentro de la sociedad.

Este día es propicio para reflexionar sobre los avances que se han alcanzado y solicitar más cambios, así como para reconocer la valentía y determinación que han tenido en la construcción de las sociedades del mundo, sin que la mexicana sea la excepción. Cada año se elige un tema central, en 2017 es: “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.

A partir de los objetivos primigenios de la fecha y en atención al tema central que se eligió para el presente año, es oportuno referir que a pesar de la vocación garantista que caracteriza al Estado mexicano, todavía se mantienen vigentes retos mayúsculos en materia de igualdad entre hombres y mujeres.

Uno de los mayores desafíos es el concerniente a la desigualdad laboral que persiste actualmente. De acuerdo con el Informe Global de la Brecha de Género 2016 realizado por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), nuestro país se encuentra en el lugar 66 de 144 en cuanto a proporción femenina de profesionales y trabajadoras técnicas [*].

La cifra se agrava en materia de desigualdad en los salarios que reciben hombres y mujeres por el mismo trabajo, rubro en el que dicho estudio posicionó a México en el lugar 128 entre 144 países. Resulta igual de preocupante que a partir de dicha publicación, el Foro Económico Mundial, advirtió que la meta de cerrar las diferencias de género en la actividad económica y laboral, será una realidad a nivel mundial hasta dentro de 170 años [*].

Para ponderar la magnitud de esta problemática, cabe mencionar que según la ONU, sólo el 50% de las mujeres en edad de trabajar están representadas en la población activa mundial, frente a un 76% en el caso de los hombres. Otro rubro que llama la atención es que, de los escaños parlamentarios, apenas el 23% son ocupados por mujeres; y únicamente 4% de cargos de Dirección General de empresas incluidas en la lista Fortune 500 [*].

En el ámbito nacional, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), refiere que en 2015, las mujeres representan más de la mitad de la población total (51.4%) con respecto a los hombres (48.6%). Por lo que respecta al ámbito laboral, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), al tercer trimestre de 2016, 20.8 millones de mujeres de 15 y más años forman parte de la población económicamente activa en el país [*].

El propio INEGI, señala que al tercer trimestre de 2016, las mujeres ocupadas de 15 y más años ascienden a 19.9 millones,de las cuales, 8 de cada 10 (78.7%), están ocupadas en el sector terciario de la economía, principalmente como comerciantes (33.1%), servicios diversos (19.3%), servicios sociales (16.8%) y restaurantes y servicios de alojamiento (14.3%); 17.1% se emplean en el sector secundario; y 3.8% en el sector primario (agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca).

En relación a la jornada laboral, indica que 37.1% cumple jornadas semanales de entre 40 y 48 horas; 19.2% labora jornadas de más de 48 horas por semana; 29.1%, de 15 a 39 horas, y 14.2% menos de 15 horas por semana.

Las cifras dejan de manifiesto una problemática ante la cual no podemos ser indiferentes, por el contrario, debemos atender sin mayor dilación. Para ello, lo primero a considerar es que el artículo 1º de la Declaración Universal de Derechos Humanos, dispone que: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros [*].

Respecto a cuestiones laborales, el mismo instrumento indica en su artículo 23 que toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

En este tenor, sin discriminación alguna, se tiene derecho a igual salario por trabajo igual. Es decir, toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.

Para ello, contempla que toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses. En el mismo tenor, en términos del artículo 24, se tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

En el contexto nacional, el primer párrafo del artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que: El varón y la mujer son iguales ante la ley.Además, el artículo 5, en sus párrafos primero y tercero, respectivamente establece que: Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial; y que nadie podrá ser obligado a prestar trabajos personales sin la justa retribución y sin su pleno consentimiento, salvo el trabajo impuesto como pena por la autoridad judicial.

Por último, cabe precisar que el primer párrafo del artículo 123 de la misma Ley Fundamental dispone que: Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley.

A partir de estas consideraciones, los legisladores del PRI, hacemos el llamado a concentrar esfuerzos para terminar con cualquier tipo de violencia contra las mujeres, que en términos de la fracción IV del artículo 5 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, es cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público.

En particular, hacemos el llamado a impulsar acciones encaminadas a terminar con la violencia laboral, que conforme al artículo 11 del propio ordenamiento jurídico, consiste en la negativa ilegal a contratar a la Víctima o a respetar su permanencia o condiciones generales de trabajo; la descalificación del trabajo realizado, las amenazas, la intimidación, las humillaciones, la explotación, el impedimento a las mujeres de llevar a cabo el período de lactancia previsto en la ley y todo tipo de discriminación por condición de género.

Por lo anteriormente expuesto, sometemos a la consideración de esta Soberanía la siguiente propuesta.

PUNTO DE ACUERDO

Único. El Senado de la República exhorta respetuosamente, a la Secretaría de Trabajo y Prevención Social, al Instituto Nacional de las Mujeres, al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y a sus homologas en las entidades federativas,  para que de manera coordinada y en el ámbito de sus respectivas atribuciones, promuevan acciones encaminadas a fortalecer la inserción laboral de las mujeres en el mercado laboral. 

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República, al día 07del mes demarzodel año dos mil diecisiete.

ATENTAMENTE


[*]http://imco.org.mx/competitividad/informe-global-de-la-brecha-de-genero-2016-via-wef/

[*]http://www.elfinanciero.com.mx/economia/igualdad-de-genero-economica-y-laboral-una-realidad-en-170-anos-wef.html

[*]http://www.unwomen.org/es/news/in-focus/international-womens-day

[*]http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2017/mujer2017_Nal.pdf

[*]http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69562