Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Sabado 16 de diciembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 7 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-95/69534
Martes 7 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-95/69534

De las Senadoras Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu, Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos Llerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, con proyecto de decreto por el que se modifica el artículo 391 de la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

Sen. María Cristina
Díaz Salazar
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo
Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Lilia Guadalupe
Merodio Reza
Sen. Itzel Sarahí
Ríos de la Mora
Sen. María Hilaria
Domínguez Arvizu
Sen. Yolanda
de la Torre Valdez
Sen. Anabel
Acosta Islas
Sen. Hilda
Ceballos Llerenas
Sen. Carmen
Dorantes Martínez
Sen. María Elena
Barrera Tapia

Las que suscriben, Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Estela Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Saraí Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu,  Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos Llerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, Senadoras de la República de la LXIII Legislatura, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y Partido Verde Ecologista de México, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, en el artículo 8 numeral 1 fracción II y el artículo 276 ambos del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta soberanía, la siguiente: INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE MODIFICA EL ARTÍCULO 391 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, EN MATERIA DE CERTIFICADOS DE DEFUNCIÓN Y DE MUERTE FETAL,  al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

En México, la Ley General de Salud (LGS) en su artículo 388 establece que un certificado es la constancia expedida en los términos que establezcan las Autoridades Sanitarias competentes, para la comprobación o información de determinados hechos. Los certificados de defunción y muerte fetal son los dos modelos para certificar las muertes en nuestro país. Las autoridades judiciales o administrativas sólo admitirán como válidos los certificados que se ajusten a lo dispuesto anteriormente (LGS Art. 392). Por su parte, el Centro Mexicano para la Clasificación de Enfermedades (CEMECE) tiene entre sus funciones contribuir al mejoramiento de la certificación de las defunciones y de las estadísticas derivadas, por lo que ha realizado un esfuerzo para editar y distribuir la guía para el llenado.

El certificado de defunción se llena para aquella persona que haya fallecido después de haber nacido viva, lo cual puede ocurrir minutos, horas, días, meses o años posteriores al nacimiento. El certificado de muerte fetal se llena para los productos de la concepción que mueren antes de ser expulsados o extraídos del cuerpo de su madre. La Ley General de Salud define al feto a partir de la decimotercera semana de gestación (LGS Art. 314), por lo que todos aquellos productos expulsados o extraídos con trece o más semanas de gestación deben contar con el certificado respectivo.

Al igual que en otros países, los certificados de defunción y de muerte fetal tienen tres propósitos principales:

  1. Legal: ninguna inhumación o cremación se hará sin la autorización escrita del Oficial del Registro Civil, quien se asegurará suficientemente del fallecimiento por medio del certificado de defunción. Esta declaración consignada en los códigos civiles de las entidades federativas tiene por objeto tener plena certeza de la muerte. Sólo en el caso de las muertes accidentales o cuando se sospeche la comisión de un delito, serán las autoridades judiciales las que resuelvan lo necesario, incluso el levantamiento del certificado. Con el acta de defunción la familia realiza los trámites para la obtención del permiso de inhumación o de cremación del cadáver. 
  2. Epidemiológico: permite tener conocimiento de los daños a la salud de la población, fundamenta la vigilancia del comportamiento de las enfermedades (su tendencia y distribución en el tiempo y en el espacio, orienta los programas preventivos y apoya la evaluación y planeación de los servicios de salud. 
  3. Estadístico: constituye la fuente primaria para la elaboración de las estadísticas de mortalidad, las cuales además de las causas, recogen otras variables sociodemográficas como la edad, el sexo, el lugar de residencia y ocurrencia de las defunciones. 

El Certificado de Defunción consta de las siguientes partes: Datos del fallecido; Datos de la Defunción; Datos de las muertes accidentales y violentas; Datos del informante; Datos del certificante; Datos del Registro Civil. Por su parte, el Certificado de Muerte Fetal es el documento indispensable para obtener el permiso de inhumación o cremación del feto (Art. 350 bis 6, Ley General de Salud). Las muertes fetales no están sujetas al Registro Civil, por lo que en la actualidad un gran número de ellas carece del certificado respectivo, lo que condiciona un elevado sub-registro que impide conocer el comportamiento epidemiológico de este fenómeno. Este certificado consta de las siguientes partes: Datos del producto, del embarazo y del suceso; Causas de la muerte fetal; Datos de la madre; Datos del informante; Datos del certificante.

Diversos estudios relacionados con el tema han sido publicados a nivel Internacional. Víctor Cáceres en Perú, mediante la aplicación de un modelo de evaluación muestra que de la totalidad de los certificados emitidos sólo 33.8% tuvieron un buen llenado y 44.6% fueron pésimos o malos.

IsabelleHoron en 2005, reportó que en Maryland, Estados Unidos de América, solo el 62% de las muertes maternas están registradas en el certificado de defunción, así como lo reportado por estudios realizados en México en comunidades Mayas en donde se reporta la existencia de sub-registros en muertes maternas. Torres Palacios en el 2009, muestran que el 27.8% de los certificados de defunción están llenados equivocadamente en las causas de muerte.

Krupa C. en el 2013, publica un artículo sobre la problemática del llenado de certificados de defunción en los Estados Unidos de América, estableciendo que uno de los principales errores se encuentra en los diagnósticos de muerte ya que se confunde la manera de morir con la causa de muerte. Freire de Carvalho MH, durante el 2001 publicó un estudio realizado sobre la validez de la causa de muerte básica expresada en los certificados de defunción en un Hospital de Hermosillo, Sonora, México, mediante el cual evidenció que solo el 69% de los certificados tenían una causa básica válida.

Estudios realizados en Colombia sobre la calidad de la certificación de mortalidad durante el periodo 2002 al 2006, se observó que el 90% de los certificados estaban adecuadamente llenados, existiendo los principales errores en agregar como causas de muerte a signos, síntomas y patologías no específicas. Cáceres también hace referencia a que el principal error radica en referir el mecanismo de muerte y no la causa. Pritt reporta que de los certificados de defunción estudiados el 82% presentan múltiples errores en su elaboración.

En Taiwán, Lu reporta que en diversos casos solo es proporcionado el mecanismo de muerte y no la causa. Estudios realizados en Cuba por Rodríguez en el 2012, refiere que el principal error es la omisión de detalles relacionados a las causas de muerte. Valdez en el 2013 reportó que el 28% de los certificados de defunción tenía al menos un error, el 19% era ilegible, y en el 13.8% de los casos la certificación fue incompleta.

Por todo lo anterior y como lo estableció Aung en su investigación, los medios más importantes para la obtención de mejoras en el llenado es la capacitación mediante talleres. Por lo que se estableció como pregunta de investigación ¿Cuál es la calidad del llenado del certificado de defunción y muerte fetal en el Hospital de Segundo nivel en México?

En el apartado correspondiente a las causas de muerte, en el certificado de defunción se observó que en el 100% de los casos la causa de muerte se encontraba identificada, en el 96.1% se encontraban adecuadamente ubicadas, y solo el 76.9% presentaba una secuencia lógica y ordenada, encontrándose como principales errores el colocar más de una causa en casa uno de los espacios. En los certificados de muerte fetal en el 100% de los casos se identificaban las causas de la muerte, en el 98.6% se encontraban adecuadamente ubicadas las causas y en el 83% de los casos se contaban con una secuencia lógica y ordenada, siendo los principales errores la colocación de dos causas en un mismo espacio y la colocación de concausas en los lugares asignados para las causas básicas y causas intermedias. A su vez se observó que en el 3.9% de los certificados de defunción y en el 39.5% de los certificados de muerte fetal emitidos, las causas de muerte no eran clasificables en la CIE 10, observando como principal problema la colocación de causas de muerte inespecíficas en los certificados de muerte fetal tales como “interrupción de circulación materno fetal”.

Los principales problemas en el llenado del certificado de defunción y muerte fetal, la utilización de causas de muerte no clasificables en la CIE e inespecíficas, la no existencia de una secuencia lógica en las causas de muerte, uso inadecuado de las concausas, así como espacios sin llenar, letra no legible, uso de abreviaturas y presencia de tachaduras. En el certificado de defunción se determinó que si bien las causas de muerte eran clasificables en la CIE, esas no tenían una secuencia lógica, lo que genera confusión al momento del análisis y clasificación de las causas de muerte, encontrando correspondencia con los resultados reportados por otras investigaciones relacionadas al tema.

Es importante hacer referencia que a nivel Nacional e Internacional, los estudios en su mayoría centran su evaluación en las causas de muerte, y no se realiza una evaluación integral de los mismos, ya que el informe de la evaluación de la Calidad del llenado del Certificado de defunción que realiza la Subdirección de Clasificación de la Información en Salud, a nivel Federal en México, solo contempla un análisis del apartado de causas de muerte. Como demostró el presente estudio es de utilidad realizar un análisis integral mediante la aplicación del modelo propuesto a nivel Nacional, lo que permitirá identificar claramente las oportunidades de mejora y a su vez poder evaluar el impacto de las acciones implementadas en cada Institución.

La aplicación a nivel Nacional del modelo propuesto para la evaluación de la calidad del llenado del certificado de defunción y muerte fetal es una herramienta de utilidad para identificar las áreas de oportunidad, enfocar adecuadamente la capacitación y la elaboración planes de mejora en el llenado de dichos certificados. Lo anterior fundamentado en la importancia legal, administrativa y epidemiológica de los documentos en cuestión. Gac. Int.cienc.forense ISSN2174.9019.

Por lo anteriormente expuesto, presento ante esta Soberanía el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ARTÍCULO ÚNICO. Se modifica el artículo 391 de la Ley General de Salud, en materia de Certificados de defunción y de muerte fetal.

Artículo 391.- Los certificados de defunción y de muerte fetal serán requeridos por las autoridades del Registro Civil y serán expedidos por profesionales de la medicina o personas autorizadas por la autoridad sanitaria competente, una vez comprobado el fallecimiento y determinadas sus causas, especificando el motivo del deceso, ya sea enfermedad, accidente o algún otro y las causas del mismo, de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades.

En caso de contar con acceso al expediente clínico del fallecido se deberá corroborar la existencia de padecimientos que pudieran haber originado las causas de muerte y registrar las mismas en el certificado.

TRANSITORIO

PRIMERO.El presente Decreto entrará en vigor alos 180 días siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO. Las Entidades Federativas contarán con un plazo no mayor a 180 días para adecuar las disposiciones locales al respecto.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores el día martes 7 de marzo, 2017.

Atentamente,

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69534