Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Domingo 22 de octubre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69386
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69386

Del Sen. David Monreal Ávila, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Salud a que, en coordinación con sus homólogas estatales, elaboren programas, políticas públicas y acciones encaminadas a brindar atención médica de calidad e universalidad del sistema nacional de salud.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE SALUD.

Sen. David
Monreal Ávila

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LA SECRETARÍA DE SALUD PARA QUE EN COORDINACIÓN CON SUS HOMÓLOGAS ESTATALES ELABOREN PROGRAMAS, POLÍTICAS PÚBLICAS Y ACCIONES ENCAMINADAS A BRINDAR ATENCIÓN MÉDICA DE CALIDAD E UNIVERSALIDAD DELSISTEMA NACIONAL DE SALUD

Senador DAVID MONREAL ÁVILA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8, fracción II del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Honorable Soberanía, proposición con Punto de Acuerdo, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Históricamente en México el derecho a la salud se consagró en la Constitución Federal el 3 de febrero de 1983, así quedó contemplado en el párrafo cuarto del artículo 4° Constitucional: “toda persona tiene derecho a salud. La Ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción del artículo 73 de esta Constitución”.

Asimismo, en el artículo 2, apartado B, fracción III, establece: “Asegurar el acceso efectivo a los servicios de salud mediante la ampliación de la cobertura del sistema nacional, aprovechando debidamente la medicina tradicional, así como apoyar la nutrición de los indígenas mediante programas de alimentación, en especial para la población infantil.”

En razón a lo anterior, y en concurrencia con el artículo primero de la Constitución  el derecho a la salud es una prerrogativa que tiene cualquier ser humano por el simple hecho de serlo, el cual por ningún motivo, razón o circunstancia podrásuspenderse o restringirse, salvo los casos que contempla el artículo 29 de la misma Constitución.

Derivado de lo anterior es claro que el Estado tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar el derecho a la salud, en este sentido la Ley General de Salud, distribuye las facultades y atribuciones para poder garantizarloen su artículo 5:

“El Sistema Nacional de Salud está constituido por las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, y las personas físicas o morales de los sectores social y privado, que presten servicios de salud, así como por los mecanismos de coordinación de acciones, y tiene por objeto dar cumplimiento al derecho a la protección de la salud”.

Asimismo el artículo 6 de la mencionada ley, enuncia los objetivos del Sistema Nacional de Salud, delos cuales, en su fracción I asevera:

“Proporcionar servicios de salud a toda la población y mejorar la calidad de los mismos, atendiendo a los problemas sanitarios prioritarios y a los factores que condicionen y causen daños a la salud, con especial interés en la promoción, implementación e impulso de acciones de atención integrada de carácter preventivo, acorde con la edad, sexo y factores de riesgo de las personas”;

De lo anterior, se puede deducir que se encuentran de manera explícita e implícita dos principios (mínimos) que debe seguir el Sistema Nacional de Salud, que son universalidad y calidad; el primero es entendido como pro homine; es decir, una prerrogativa que tiene todo ser humano por el simple hecho de serlo. El segundo principio está íntimamente ligado a la salud; en razón de que, de ninguna manera se pueden brindar servicios de salud en condiciones precarias o insalubres, pues ello llevaría al empeoramiento de la misma, por tal motivo se debe entender como el “Grado en el que un conjunto de características inherentes, cumple con la necesidad o expectativa establecida, generalmente implícita y obligatoria”. [*]

Para cumplir con antes mencionado el artículo 13 de la Ley General de Salud establece la distribución de competencias entre la federación y las entidades federativas en materia de salubridad; el Sistema Nacional de Salud está integrado por: [*]

  1. Secretaría de Salud. Ejerce atribuciones de rectoría, regulación, control y fomento sanitarios.  
  2. Servicios Estatales de Salud (SESA). Quienes tienen las funciones de planear, organizar y desarrollar sistemas estatales de salud, formular y desarrollar programas locales de salud de acuerdo con los principios y objetivos del Plan Nacional de Desarrollo (PND), llevar a cabo programas y acciones en materia de salubridad local, y elaborar información estadística local y proporcionarla a las autoridades federales competentes.  
  3. Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS). Órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud con autonomía técnica, administrativa y operativa que se encarga principalmente de establecer las medidas y acciones para la debida tutela de los derechos de los beneficiarios del Sistema; administrar los recursos financieros para el desarrollo de programas de salud, promover y coordinar las acciones de los Regímenes Estatales de Protección Social en Salud (REPSS) y evaluar su desempeño.  
  4. Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Cuenta con un régimen obligatorio, que protege a la mayoría de sus afiliados, y un régimen voluntario. El régimen obligatorio comprende cinco ramos básicos de protección social, incluyendo el seguro de enfermedad y maternidad. Las personas no asalariadas pueden establecer un convenio voluntario con el IMSS a fin de obtener parte de los beneficios médicos del seguro de enfermedades y maternidad.  
  5. Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Cuenta con un conjunto de beneficios similares a los que ofrece el IMSS, su seguro de salud garantiza el acceso a servicios de medicina preventiva, maternidad, atención médica, quirúrgica, hospitalaria, farmacéutica, y de rehabilitación física y mental.  
  6. Petróleos Mexicanos (PEMEX), la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Secretaría de Marina (SEMAR). Los asegurados cuentan con beneficios parecidos a los del IMSS e ISSSTE, incluyendo atención médica, quirúrgica y hospitalaria de primero, segundo y tercer niveles, cobertura farmacéutica y de rehabilitación y seguros por riesgos de trabajo, jubilación e invalidez.  
  7. Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF). Encargado de coordinar el Sistema Nacional de Asistencia Social Pública y Privada. 

De acuerdo con los datos de la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población total en México fue de 119,530,753 personas, de las cuales, 82.2% estuvieron afiliadas a los servicios de salud tanto públicos como privados, es decir, 98,230,372 personas tienen algún servicio de salud, y el 17.2% del total de la población, quecorresponde a poco más de 20.6 millones de personas no tienen ningún tipo de seguridad social.

Porcentaje de afiliados por institución [*]

SP

IMSS

ISSSTE

PEMEX SEDENA SEMAR

SECTOR PRIVADO

SIN SEGURIDAD SOCIAL

%

49.90

39.2

7.7

1.2

3.3

17.2

Fuente: Elaboración propia con base en el 4to Informe de Labores 2015-2016, Secretaría de Salud.

Un sistema nacional de salud y su buena ejecución necesita de planeación a detalle, programación que se respete y un presupuesto que abarque las necesidades administrativas que conlleve su aplicación. México invierte de manera equivocada en salud pública. En proporción, el dinero que gasta en salud es incluso menor al que asignan países con desarrollo similar: los cerca de 1.2 billones de pesos que destina México equivalen al 6.2% del PIB, en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el gasto en salud  promedia 9.6% del PIB. [*]

Sumado a lo anterior, la alta rigidez en la burocracia del sector salud dedica tareas administrativas que conllevan mayor recurso financiero y provoca que México gaste tres veces más del promedio de los países de la OCDE. Ante este mal balance, se ha hecho un análisis que deriva en arriesgadas medidas que tienen como fin alianzas con los servicios privados y así complementar a las instituciones públicas.

Es necesario que el gobierno mexicano, que en 14 años ha aumentado el presupuesto para salud en 1.1 puntos del PIB, [*]cambie el enfoque y destine, cuando menos, el equivalente a 7% del PIB. En el papel, más de 90% de los mexicanos tienen algún tipo de cobertura en el sistema público, pero millones de asegurados huyen de los hospitales públicos y optan por el servicio médico privado.

No será sencillo encontrar los mecanismos que permitan aumentar el presupuesto para salud. Si se habla de impuestos, a raíz de la reforma fiscal, la actual administración se comprometió a no crear más impuestos en lo que resta de su administración. Además de que, hasta ahora, más dinero no ha significado una mejor salud pública. 

Se estima que casi 10% del dinero se va en gastos administrativos, lo que contrasta con el promedio de 4% entre los países de la OCDE. Y en los peores casos, el dinero termina en los bolsillos de los funcionarios. “Eso que pasó en Tabasco –el desvío el año pasado de alrededor de 1,200 mdp que procedían del Sistema de Salud Pública y que estaban destinados a servicios-“. [*]

Toda organización pública tiene, dentro de su estructura, una serie de valores que debe seguir, para el caso del sector salud, la responsabilidad de ofrecer un derecho fundamental tienen a su aparato administrativo en evidente crisis organizacional, el interés común se ha dejado a un lado por las visiones equivocadas de administraciones enfocadas en hablar con número y no con resultados palpables. Es necesaria una evaluación que permita generar retroalimentación que derive en políticas públicas generadoras de calidad en el servicio y una evaluación que también permita a las organizaciones encontrar las fallas administrativas que han provocado fuga de capital y mala productividad.

Derivado de lo anterior, someto a consideración de esta honorable Soberanía el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.-El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Secretaría de Salud para que:

  1. En coordinación con sus homólogas estatales elaboren programas, políticas públicas y acciones encaminadas a brindar atención médica de calidad e universalidad delSistema Nacional de Salud. 
  2. Genere, en función de su presupuesto, acciones específicas que contengan mecanismosfinancieros viables, para el mejoramiento de los servicios del Sistema Nacional de Salud. 

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República a los 28 días del mes de febrero de 201.


[*] Definiciones y conceptos fundamentales para la calidad en salud[en línea]. Consultado el 03 de febrero de 2017. Disponible en: http://www.calidad.salud.gob.mx/site/editorial/docs/dgr-editorial_00E.pdf

[*]4to Informe de Labores 2015-2016, Secretaría de Salud, p. 31-32.

[*]Es importante mencionar que al sumar los porcentajes da un total de 118.50%

[*]FORBES, “La verdadera enfermedad del Sistema de Salud Mexicano”, Consultado el 27 de febrero de 2017 [En Línea], Disponible en: http://www.forbes.com.mx/la-verdadera-enfermedad-del-sistema-de-salud-mexicano/#gs.UoTvoao

[*]Ibidem.

[*]Ibidem.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69386