Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Martes 28 de marzo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69384
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69384

Del Sen. David Monreal Ávila, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con punto de acuerdo que exhorta a las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación a emprender un plan emergente de subsidios a pequeños productores del campo en todo el país, con el objeto de aminorar el impacto del alza de los precios de los combustibles que afectan la producción y tienen como consecuencia el alza en los precios de la canasta básica.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO.

Sen. David
Monreal Ávila

PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA A LAS SECRETARÍAS, DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO Y DE AGRICULTURA, GANADERÍA, DESARROLLO RURAL, PESCA Y ALIMENTACIÓN, A FIN DE EMPRENDER UN PLAN EMERGENTE DE SUBSIDIOS A PEQUEÑOS PRODUCTORES DEL CAMPO EN TODO EL PAÍS, CON EL OBJETO DE AMINORAR EL IMPACTO DEL ALZA DE LOS PRECIOS DE LOS COMBUSTIBLES QUE AFECTAN LA  PRODUCCIÓN Y TIENEN COMO CONSECUENCIA EL ALZA EN LOS PRECIOS DE LA CANASTA BÁSICA

Senador DAVID MONREAL ÁVILA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8, fracción II del Reglamento del Senado de la República, presento ante esta Honorable Soberanía, proposición con Punto de Acuerdo, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

Los mexicanos recibieron el año 2017 con graves noticias y muchas preocupaciones, no ha sido suficiente el clima de inseguridad, violencia y miedo con el que han tenido que vivir los últimos años, ahora la zozobra recaerá en su bolsillo, esto a consecuencia del incremento a los precios de los combustibles que comenzó a operar el 1º de enero y que amenaza con un aumento desproporcional generalizado en bienes y servicios, mientras que los salarios se han quedado estancados por décadas.

Lamentablemente, el alza del costo de los combustibles ha sido una sorpresa y un duro golpe para las familias mexicanas, sin embargo, esta liberalización de precios ha sido una estrategia de la política económica establecida en México formalmente a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La respuesta social ha demostrado que un número importante de la población no había comprendido el significado y alcance de basar la economía mexicana en el libre mercado, es hasta ahora que pueden sentir de manera directa los estragos del neoliberalismo en sus bolsillos.

En este sentido, la actual administración federal desde el primer día de asumir funciones, impulsó una serie de reformas estructurales que supuestamente traerían inversión económica, generación de empleos y en consecuencia bienestar para todos los mexicanos. Sin embargo, a poco más de 4 años de haber iniciado aquel ciclo reformador, la sociedad comienza a sentir los estragos de dichos cambios al entramado legal nacional.

Ejemplo de ello ha sido la Reforma Energética, la cual entre otras cosas quitó el control al Estado mexicano en materia de extracción, producción y distribución de hidrocarburos, permitiendo que empresas privadas nacionales o extranjeras participen en estas actividades, razón por la cual justificaron una serie de modificaciones al marco normativo para liberalizar el precio de las gasolinas, diésel y gas.

En la Ley de Hidrocarburos publicada en el Diario Oficial de la Federación mediante decreto del Ejecutivo Federal, el 11 de agosto de 2014, dentro de sus disposiciones transitorias, particularmente en el Décimo Cuarto, inciso b, se estableció que en materia de regulación de los precios de las gasolinas y diésel,“a partir del 1o. de enero de 2015 y, como máximo, hasta el 31 de diciembre de 2017 la regulación sobre precios máximos al público de gasolinas y diésel será establecida por el Ejecutivo Federal mediante acuerdo”, mientras que en el inciso “c” de la misma disposición se decretó que, “A partir del 1o. de enero de 2018 los precios se determinarán bajo condiciones de mercado,” en este sentido, se autorizaba la liberación de los precios de estos combustibles, y por ende el Estado mexicano dejaría de garantizar un precio justo para la población, atendiendo a la situación económica del país.

El 15 de noviembre de 2016 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2017, la cual contempla en sus artículos transitorios Décimo Primero y Décimo Segundo eliminar las disposiciones antes mencionadas de la Ley de Hidrocarburos, es decir, el Congreso de la Unión autorizó al Ejecutivo Federal acelerar la liberación de los precios del gas, las gasolinas y el diésel, dicha disposición transitoria a la letra dice:

Décimo Primero. A partir del 1 de enero de 2017 se derogan las siguientes disposiciones:
II. La fracción I y el último párrafo del artículo Décimo Cuarto Transitorio de la Ley de Hidrocarburospublicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de agosto de 2014.

Décimo Segundo. Durante 2017 y 2018 los precios al público de las gasolinas y el diésel se determinarán deconformidad con lo siguiente:

I. La Comisión Reguladora de Energía, tomando en cuenta la opinión que emita la Comisión Federal deCompetencia Económica, emitirá los acuerdos o el cronograma de flexibilización para que durante losaños de 2017 y 2018 los precios al público se determinen bajo condiciones de mercado. Los acuerdos o elcronograma se establecerán por regiones del país.

En razón de estos cambios legislativos, a partir del 1º de enero de 2017 en todo el país se establecieron nuevos precios a los combustibles, para ello se dividió al país en 83 regiones, los costos varían según la ubicación geográfica de cada localidad; de este modo de acuerdo a la Comisión Reguladora de Energía, los precios por litro para la gasolina Magna oscilan entre 16.54 en Chihuahua, 16.59 en Puebla, en algunas de las zonas geográficas más caras, hasta 15.34, como son los casos de Yucatán, 15.33 Veracruz, o 15.9 en Quinta Roo; en cuanto la gasolina Premium la variación de costos va de los 18.4, 18.36, en Chihuahua y Puebla respectivamente, hasta 17.11, 17.67, en algunas regiones de los Estados de Yucatán, Veracruz y Quintana Roo, respectivamente. Por su parte el precio de Diésel oscila entre 17.68 en las regiones más caras, hasta los 16.41 pesos por litro en las regiones con menores precios. Estos incrementos generalizados en todo el país, representan un alza de alrededor del 20 por ciento, respecto de los precios que mantenían los combustibles hasta diciembre de 2016.

Como respuesta a estos incrementos, miles de ciudadanos en todo el paíssalieron a las calles a repudiar el alza en los precios de los combustibles, en los primeros días del mes de enero en todos los Estados se reportaron manifestaciones y bloqueos, lamentablemente, la ocasión también fue aprovechada por grupos de personas que incitaron a la violencia, ocasionando saqueos y ataques a más de 300 establecimientos en distintos puntos del país, los cuales han sido perpetrado por al menos un millar de personas, lo que desencadenó lamentablemente la muerte de por lo menos 6 personas como consecuencia de los disturbios. [*]

Frente a este escenario, el pasado 5 de enero, el Ejecutivo Federal en un mensaje a la nacióny de manera improvisada,buscóexculpar mediante mentiras a su administración del alza de los combustibles, esto al señalar por ejemplo que “este ajuste en el precio de la gasolina no se debe a la reforma energética ni a los impuestos”, argumento que a todas luces es falso, pues tal y como ha sido mencionado anteriormente, la liberalización de los precios del gas, gasolinas y diésel era un ajuste contemplado en la Ley de Hidrocarburos, la cual fue una propuesta hecha en el marco de la reforma energética del Ejecutivo Federal, y que dio total apertura para que empresas privadas nacionales y extranjeras compitieran con Petróleos Mexicanos en la extracción, distribución y venta de hidrocarburosa pesar de los señalamientos hechos en su momento por expertos en la materia de que esos cambios legales no beneficiarían al país.

Del mismo modo, buscó responsabilizar a la administración federal anterior, aludiendo que aun teniendo excedentes por ingresos petroleros, no se invirtieron dichos ingresos, sin embargo, el Ejecutivo olvidó mencionar que durante aquel gobierno, el Partido Revolucionario Institucional, desde el Congreso pudo mantener equilibradas las finanzas públicas del Estado mediante la aprobación de un presupuesto responsable, sin embargo, actuó de manera irresponsable y en complicidad con los planes privatizadores.

Asimismo, en su mensaje el Ejecutivo Federal señaló que los subsidios a las gasolinas, diésel y gas que operaban hasta diciembre de 2016, beneficiaban principalmente y en mayor medida al 10% de la población de mayores ingresos, es decir a 12 millones de personas, quienes consumen en promedio el 40% del total de la gasolina en el país, no obstante, omitió mencionar que un alza en el precio de los combustibles también representa un duro impacto para casi 50 millones de mexicanos considerados de clase media, quienes sostienen en gran medida las finanzas públicas del país mediante el pago de impuestos.

Además, aunque los datos aparentemente le dan la razón, no lo es del todo, porque el hecho de que los precios de los combustibles se mantengan bajos, permite que el costo indirecto de otros bienes y servicios que sí consumen los habitantes de menores ingresos y que son de primera necesidad, sean accesibles para ellos, lo que evita un encarecimiento de la vida y en consecuencia se elude que la gente en situación de pobreza sufra mayores estragos por su condiciones social.

En este sentido, a raíz del incremento de los precios de los combustibles se lanzaron diversas críticas, incluso de parte de quienes aprobaron en noviembre pasado la Ley de Ingresos de la Federación, y peor aún, de parte de quienes habían propuesto desde el 2015 acelerar la liberalización de los precios de los combustibles. [*]Al mismo tiempo, surgieron diversas propuestas por parte de organizaciones empresariales, partidos políticos y la sociedad civil, las cuales versan sobre la eliminación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas, aplazar la liberalización de los precios, disminuir la importación y aumentar la producción nacional de estos combustibles.

Frente al descontento social, el mismo 9 de enero el Ejecutivo Federal dio a conocer un fallido intento de Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, el cual contempló una serie de medidas que pretenden disminuir el impacto del aumento de los combustibles, sin embargo, dicho acuerdo no toma en cuenta la opinión de los ciudadanos inconformes, y tampoco ha sido bien recibido entre el sector empresarial, al grado que organismos como la  Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), rechazó firmar dicho acuerdo bajo el argumento de que el documento no fue consensuado debidamente y se corre el riesgo de convertirse en una “estrategia de comunicación o imagen pública”. [*] Esta acción habla de que ni siquiera el sector empresarial, el mismo que en su momento apoyó la reforma energética, ve con buenos ojos el aumento a los combustibles, ni las medidas anunciadas por el Gobierno Federal.

De este modo, la presión social logró que el alza de la gasolina programado para los primeros días de febrero se aplazara, incluso a partir del 18 de febrero en promedio a nivel nacional el precio de la gasolina bajó alrededor de dos centavos, cifra que si bien no resulta significativa, permitió detener el alza de los combustibles.

Las repercusiones no se han hecho esperar, líderes del sector agrícola han alertado por un lado respecto del alza de los precios de los productos del campo, y por otro lado, estiman que las ganancias para los productores agrícolas podrían disminuir alrededor de un 20 por ciento. Además, la canasta básica ha resentido el costo de los combustibles, ya que el precio de la gasolina Magna subió 14.2%; la Premium 20.1% y 16.5% el diésel, con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016. Fue a partir del 1 de enero que el precio de la gasolina tuvo aumentos de hasta 20% en todo el país.

El precio de los combustibles en México está entre los seis más económicos en América Latina. Sin embargo, esto no significa que el costo para los mexicanos también lo sea, pues el salario mínimo en nuestro país es de los más bajos de la región, con 73.04 pesos por día (alrededor de 2 mil 100 pesos mensuales) y, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el promedio de ingreso cada 30 días de un mexicano está por debajo de los 7 mil pesos. [*]

Citando a Gerardo Esquivel, analista de BBC Mundo, “A nivel individual habrá un aumento en el costo de vida y por lo tanto un menor nivel de bienestar, y eso es inevitable cuando hay un aumento de la gasolina”, esto se verá reflejado todos los días con este nuevo esquema de ventas del hidrocarburo, producto de la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto.

Con este nuevo esquema los mexicanos enfrentaran dos efectos negativos para su economía, uno de esos efectos es que para llenar el tanque de gasolina de su automóvil tendrán que desembolsar más dinero que en años anteriores; el otro efecto negativo y más preocupante para la economía familiar de los mexicanos es el alza en precios de la canasta básica, los productos de los bienes y servicios, desde un artículo para el hogar hasta prendas de vestir y alimentos. El productor tendrá un incremento en sus costos variables, dependiente en el alza del combustible que el productor ocupa para movilizar sus servicios.

Un estudio realizado por el Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM indica que se han registrado en el país alzas en productos como la cebolla que paso de 12 pesos por kilo a 15 pesos por kilo, el huevo paso de 24 pesos por kilo a 26 pesos por kilo, el pollo paso de 88 pesos por kilo a 95 pesos kilo, la papa paso de 8 pesos por kilo a 11 pesos por kilos y la tortilla paso de 10 pesos por kilo a 12 pesos por kilo. Este mismo análisis redacta que tras el gasolinazo los productos de la canasta básica han aumentado hasta 17.7 por ciento.

Es por ello que el objeto del presente Punto de Acuerdo es exhortar en primer lugar a las Secretarías de Hacienda y de Agricultura a fin emprender un plan emergente de subsidios a pequeños productores del campo en todo el país, con el objeto de evitar un fuerte impacto en sus economías familiares y otorgarles condiciones para competir contra los grandes productores del campo, sobre todo para la compra de combustibles.

El 2017 inició con grandes y graves problemas para los mexicanos, el país necesita acciones y estrategias globales para evitar una crisis económica de grandes dimensiones, es necesario más que la voluntad política y la empatía con el malestar social, se requiere de un cambio en la política económica del país, la implementación del neoliberalismo en los últimos años ha demostrado que no es la ruta correcta para México, es urgente un viraje en esta materia, antes de que sea irreversible una crisis económica de magnitud incontrolable.

La muestra del descontento social debe ser escuchada y atendida por los tres Poderes de la Unión y en los tres órdenes de gobierno, el hartazgo social cada día encuentra mayor eco en las voces ciudadanas que exigen poner fin a la clase política que se enriquece y vive del dinero público, es urgente emprender acciones congruentes entre el discurso político y los hechos.

Derivado de lo anterior, someto a consideración de esta honorable Soberanía el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO.- El Senado de la República exhorta respetuosamente a las Secretarías, de Hacienda y Crédito Público y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, a fin de emprender un plan emergente de subsidios a pequeños productores del campo en todo el país, con el objeto de aminorar el impacto del alza de los precios de los combustibles que afectan la producción y tienen como consecuencia el alza en los precios de la canasta básica.

Dado en el salón de sesión de la Comisión Permanente a los 28 días del mes de febrero de 2017


[*]“Confirman dos muertos en Ixmiquilpan, Hidalgo, tras protesta violenta contra el gasolinazo”, Animal Político, [en línea], consultado: 09/01/2017, disponible en: http://www.animalpolitico.com/2017/01/muertos-protestas-gasolinazo/

[*] Véase “INICIATIVA CONPROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA EL ARTÍCULO DECIMOCUARTO TRANSITORIO DE LA LEY DE HIDROCARBUROS”, [en línea], consultado: 09/01/2017, disponible en_: http://infosen.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/3/2015-03-12 1/assets/documentos/Inic_PAN_Burquez_transitorio_ley_hidrocarburos_precio_gasolina.pdf

[*] Reyna, Quiroz Julio, “Rechaza Coparmex pacto económico”, La Jornada, [en línea], consultado 10/01/2017, disponible en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/01/09/coparmex-rechaza-pacto-economico

[*] Christian Pérez Vega. “Un nuevo golpe a los bolsillos”, El Universal, México, 02 de septiembre de 2017, [Consultado: 27 de febrero de 2017] Véase en Línea: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/autopistas/2016/09/2/un-nuevo-golpe-los-bolsillos

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69384