Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Jueves 19 de octubre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69371
Jueves 2 de Marzo de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-92/69371

De la Sen. Lorena Cuéllar Cisneros, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con proyecto de decreto por el que se reforma la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.

Sen. Lorena
Cuéllar Cisneros

La suscrita, LORENA CUÉLLAR CISNEROS, Senadora de la República en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión e integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con fundamento en lo dispuesto por la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y la fracción I del artículo 8 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Soberanía, la siguienteINICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA LA FRACCIÓN XI DEL ARTÍCULO 46 DE LA LEY GENERAL DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La presente Iniciativa tiene como objetivo establecer en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de manera puntual, los supuestos mínimo bajos los cuales debe actuar la Secretaría de Salud para erradicar la violencia gineco-obstétrica en los servicios de salud del sector público o privado.

Desde hace varios años se ha venido trabajando nuestro marco jurídico y las políticas institucionales para atender el tema de la violencia gineco-obstétrica en las instituciones públicas y privadas de nuestros país; situación que llevó al dictamen que el Senado aprobó en 2014, en donde se incorpora el concepto de violencia obstétrica a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, con el objetivo de brindar certeza, seguridad y tranquilidad a las mujeres durante la gestación, parto y puerperio.

Dicho dictamen definió a la misma como toda acción u omisión por parte del personal médico y de salud, que dañe, lastime, denigre o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. Con la presente Iniciativa buscamos complementar dicho esfuerzo estableciendo las pautas de conducta sobre las que debe actuar la Secretaría de Salud para erradicar la violencia gineco-obstétrica.

Esto lo consideramos necesario porque estamos ante un problema que persiste en nuestra sociedad y de acuerdo con varios indicadores está atentando contra los derechos fundamentales de millones de mexicanas.Datos de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la UNAM, calculan que al menos 1 de cada 4 mujeres ha sido víctima de este tipo de violencia y enfatiza que alrededor del 46 por ciento de nacimientos durante el 2014 fueron cesáreas, lo que permite concluir que esta práctica se está generalizando a pesar de que debe ser considerada solo en algunos casos.

Esto nos lleva a reflexionar sobre lo fundamental que es la intervención de distintos niveles de autoridad para evitar que de forma sistemática e institucionalizada dentro de los servicios de salud pública o privada, se den acciones u omisiones de parte del personal que causen daño físico o psicológico durante el embarazo, parto o postparto.

Es un problema que limita también la capacidad de las mujeres para decidir libremente sobre sus derechos reproductivos y conlleva una serie de elementos que incluyen tratos inhumanos y crueles, discriminación, exclusión, y condicionamientos sobre medicalización, entre otras conductas nocivas que configuran la violencia.

Estas características impiden un sano ejercicio de servicios de salud en nuestro país, donde además, si consideramos que cuentan con capacidad operativa rebasada tanto en infraestructura como en personal, vemosimpedida la atención adecuada hacia las mujeres que atraviesen por episodios obstétricos de salud, donde incluso llegan a verse limitadas en cuanto a información pues no se les indica con claridad sobre el tratamiento que van a recibir o sobre como se realizara el mismo.

En este sentido, por ejemplo, se ha institucionalizando el parto, de tal manera que lejos de un diagnóstico particular, se pretende realizar el mismo procedimiento a todas las embarazadas por igual, a pesar de que algunas pacientes no muestran complicaciones y podrían realizarlo de manera natural o bien, tendrían la decisión acerca del proceso de su preferencia, sin embargo, la falta de profesionalización del personal médico del área, impide que informen a las involucradas y que realicen otros procedimientos diferentes a los tradicionales. 

El Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica, suscrito por la Secretaría de Salud, señala la necesidad de implementar políticas públicas con visión de futuro, donde la meta sea garantizar excelentes servicios y erradicar todo tipo de violencia en contra de las mujeres.

Como vemos es prioritario atender esta problemática por el fuerteimpacto que está teniendo en la vida de las mujeres de nuestro país, el INEGI ha señalado que el 76 por ciento de la población femenina con vida reproductiva ha necesitado atención médica durante el periodo del embarazo, parto y puerpurio.

Por otra parte, a pesar de que existe normatividad orientada a reducir este tipo de violencia como la Norma Oficial 007, estas pocas veces son monitoreadas o aplicadas ante la falta de denuncias por parte de las víctimas, ya que en muchas ocasiones las mujeres guardan en silencio todo el tipo de abusos que han sufrido y se carece de mecanismos que permitan sancionar a aquellos que incurren en este tipo de acciones u omisiones, de tal manera que muchos de estos casos siguen impunes o nunca se contabilizaron, desconociendo así, el número concreto de sucesos en este sentido.

Por ello, con la presente Iniciativa enumeramos puntualmente pautas mínimas sobre las que debe actuar la Secretaría de Salud para evitar la violencia gineco-obstétrica, tales como:

  1. Omitir la atención inmediata, de emergencias ginecológicas u obstétricas. 
  2. Obligar a la madre a parir en determinada posición, aun cuando existan condiciones para llevarse a cabo en una más cómoda y beneficiosa para el lactante. 
  3. Obstaculizar el apego inmediato del menor a la madre tras el parto, a menos que exista causa médica justificada. 
  4. Inducir cambios en el proceso natural del parto sin el consentimiento voluntario y expreso de la mujer, y  
  5. No dar a elegir a la madre entre un parto natural o una cesárea. 

Además, buscamos fortalecer el poder coercitivo de estas acciones hacia los responsables, añadiendo que las legislaturas de los Estado llevarán a cabo las adecuaciones correspondientes a su legislación local para establecer el régimen de sanciones, mismo que debe alcanzar no solo a hombres sino también a mujeres en ejercicio de sus funciones en el área sanitaria. Cabe aclarar en este punto que únicamente en Veracruz este tipo de violencia está tipificada como delito, con multas que van de tres a seis años de prisión y multas de hasta 300 días de salario mínimo.

CUADRO DE CAMBIOS


TEXTO VIGENTE

LEY GENERAL DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA

PROPUESTA DE REFORMA

ARTÍCULO 46.- Corresponde a la Secretaría de Salud:

I. a X. (…)

XI. Capacitar al personal del sector salud, con la finalidad de que detecten la violencia contra las mujeres;

XII. a XIV. (…)

ARTÍCULO 46.- Corresponde a la Secretaría de Salud:

I. a X. (…)

XI. Capacitar al personal del sector salud, con la finalidad de detectar la violencia contra las mujeres enlos servicios de salud del sector público oprivado, buscando erradicarla violencia obstétrica, al menos, bajo las siguientes conductas:

  1. Omitir la atención inmediata, de emergencias ginecológicas u obstétricas. 
  2. Obligar a la madre a parir en determinada posición, aun cuando existan condiciones para llevarse a cabo en una más cómoda y beneficiosa para el lactante. 
  3. Obstaculizar el apego inmediato del menor a la madre tras el parto, a menos que exista causa médica justificada. 
  4. Inducir cambios en el proceso natural del parto sin el consentimiento voluntario y expreso de la mujer. 
  5. No dar a elegir a la madre entre un parto natural o una cesárea. 

Las legislaturas de los Estado llevarán a cabo las adecuaciones correspondientes a su legislación local para establecer el régimen de sanciones, mismo que debe alcanzar  no solo a hombres sino también a mujeres en ejercicio de sus funciones en el área de la salud.

XII. a XIV. (…)

Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta Soberanía, el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ÚNICO. Se REFORMA la fracción XI del artículo 46 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia,para quedar de la forma siguiente:

Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

ARTÍCULO 46.- Corresponde a la Secretaría de Salud:

I. a X. (…)

XI. Capacitar al personal del sector salud, con la finalidad de detectar la violencia contra las mujeres enlos servicios de salud del sector público o privado, buscando erradicarla violencia obstétrica, al menos, bajo las siguientes conductas:

  1. Omitir la atención inmediata, de emergencias ginecológicas u obstétricas. 
  2. Obligar a la madre a parir en determinada posición, aun cuando existan condiciones para llevarse a cabo en una más cómoda y beneficiosa para el lactante. 
  3. Obstaculizar el apego inmediato del menor a la madre tras el parto, a menos que exista causa médica justificada. 
  4. Inducir cambios en el proceso natural del parto sin el consentimiento voluntario y expreso de la mujer. 
  5. No dar a elegir a la madre entre un parto natural o una cesárea.  

Las legislaturas de los Estado llevarán a cabo las adecuaciones correspondientes a su legislación local para establecer el régimen de sanciones, mismo que debe alcanzar no solo a hombres sino también a mujeres en ejercicio de sus funciones en el área de la salud.

XII. a XIV. (…)

TRANSITORIOS

ÚNICO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores a los28 días del mes de febrero de 2017.

SUSCRIBE,

SENADORA LORENA CUÉLLAR CISNEROS

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69371