Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Viernes 28 de abril de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 28 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-90/69359
Martes 28 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-90/69359

De las Senadoras Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu, Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos Llerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, con punto de acuerdo que exhorta a las entidades federativas a considerar la inclusión en su legislación civil o familiar el derecho de los padres a elegir libremente el orden del apellido de sus hijos.

Se turnó a la Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia.

Sen. María Cristina
Díaz Salazar
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo
Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Lilia Guadalupe
Merodio Reza
Sen. Itzel Sarahí
Ríos de la Mora
Sen. María Hilaria
Domínguez Arvizu
Sen. Yolanda
de la Torre Valdez
Sen. Anabel
Acosta Islas
Sen. Hilda
Ceballos Llerenas
Sen. Carmen
Dorantes Martínez
Sen. María Elena
Barrera Tapia

PROPOSICION CON PUNTO DE ACUERDO MEDIANTE EL CUAL SE EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LAS ENTIDADES FEDERATIVAS A CONSIDERAR LA INCLUSIÓN EN SU LEGISLACIÓN CIVIL O FAMILIAR EL DERECHO DE LOS PADRES A ELEGIR LIBREMENTE EL ORDEN DEL APELLIDO DE SUS HIJOS.

Las que suscriben, CRISTINA DÍAZ SALAZAR, DIVA GASTÉLUM BAJO, HILDA FLORES ESCALERA, LILIA MERODIO REZA, ITZEL RÍOS DE LA MORA, HILARIA DOMÍNGUEZ ARVIZU, YOLANDA DE LA TORRE VALDÉZ, ANABEL ACOSTA ISLAS, HILDA CEBALLOS LLERENAS, CARMEN DORANTES MARTÍNEZ Y MARÍA ELENA BARRERA TAPIA, Senadoras integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, todos de la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento por los artículos 8, numeral 1, fracciones II, VIII, X, 95, 103, numeral 2, fracción III, 108, 109, 276 y demás relativos y aplicables del Reglamento del Senado de la República, sometemos a la consideración de esta Soberanía, la presente Proposición con Punto de Acuerdo mediante el cual se exhorta respetuosamente a las entidades federativas a considerar la inclusión en su legislación Civil o Familiar el derecho de los padres a elegir libremente el orden del apellido de sus hijos, con base en las siguientes:

C O N S I D E R A C I O N E S

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (COIDH) ha establecido que el nombre es un elemento básico e indispensable de la identidad de las personas, sin el cual no puede ser reconocida en la sociedad ni registrada ante el Estado [*].De tal forma, en el caso Gelman v. Uruguay, destacó que el nombre y el apellido son esenciales a fin de establecer formalmente un vínculo entre los miembros de una familia, por lo que los Estados parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) deben garantizar que las personas sean registradas con el nombre elegido por ella o por sus padres, sin ningún tipo de restricción [*].

Bajo esa misma tesitura, en el amparo directo en revisión 2424/2011, la Suprema Corte de Justicia de la Nación(SCJN) desarrolló el contenido del derecho al nombre, señalando que constituye un elemento básico e indispensable de la identidad de cada persona sin el cual no puede ser reconocida por la sociedad [*]. De igual forma, destacó que la elección del mismo está regida por el principio de autonomía de la voluntad y en consecuencia debe ser elegido libremente por la persona, sus padres o tutores, lo cual no afecta la seguridad jurídica en las relaciones familiares, pues todos los hijos deberán ostentar el mismo orden de apellidos.

A su vez, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha establecido que el derecho a la vida privada y familiar protege el derecho de los padres a elegir el nombre de sus hijos [*], en razón de que éste sirve como medio de identificación personal y de relación con una familia. Es por lo anterior que la prohibición de elegir el orden de los apellidos transgrede los derechos mencionados en relación con el derecho a no ser discriminado.

El criterio anterior se había establecido previamente en el caso Burghartz v. Suiza, en el cual se señaló que, debido al progreso de la igualdad de género, el argumento de que la regulación obedecía a una tradición no era válido pues la Convención Europea debía ser interpretada a la luz de las condiciones del presente, especialmente en todo lo que concernía al principio de no discriminación [*].

Además, un informe sobre la legislación de los Estados Miembros de la Unión Europea en materia de estado civil elaborado para el Directorio General de Justicia, Libertad y Seguridad de la Comisión Europea en 2008, identificó 24 Estados en los cuales es posible elegir el orden de los apellidos de los hijos.

En virtud de lo anterior, es importante señalar que la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación de la Mujer [*]entró en vigor para México el 3 de septiembre de 1981, la cual versa en eliminar toda distinción, exclusión o restricción que tenga por objeto menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, de los derechos humanos en las esferas política, económica, social, cultural y civil.

Es por lo anterior que la limitación de elegir el orden de los apellidos debe ser desechada porque mantiene concepciones discriminatorias en contra de la mujer, pues dicha práctica se basa en un trasfondo histórico que concibe al hombre como jefe y portador de la familia lo cual permite que se perpetúen prejuicios sobre la superioridad del hombre en las relaciones familiares.

En este sentido, cabe señalar que el Estado de México, Yucatán y Morelos permiten a los padres escoger el orden de los apellidos de sus hijos.

En el caso del Estado de México, con la reforma al artículo 2.14 de su Código Civil, las parejas decidirán por común acuerdo cuál apellido irá primero en el nombre de sus hijos y para los posteriores deberán tratar de llevar el mismo orden.

En el caso de Yucatán, el 4 de abril de 2012 fue promulgado el Código de Familia del Estado de Yucatán, en el cual se presenta la posibilidad de realizar el cambio de los apellidos de los hijos previo acuerdo entre ambos progenitores, innovando en la materia y garantizando los derechos de la mujer en cuanto a la igualdad y equidad de género.

Posteriormente, en el caso del estado de Morelos, se realizó una modificación al artículo 441 de su Código Familiar, donde se otorga la facultad a los padres de elegir el orden de colocación de sus apellidos a sus hijos, siempre y cuando sea de común acuerdo.

Por otra parte, a pesar de la evidente necesidad de cambiar las disposiciones de la materia que nos atiende, no se han acatado las diversas iniciativas de reforma al respecto. Lo anterior se ve reflejado en la situación que se suscitó en junio de 2014 cuando la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó por unanimidad las reformas a los artículos 58 y 395 del Código Civil del Distrito Federal (CCDF), consistentes en permitir que las parejas decidieran libremente el orden de los apellidos que se fueren a transmitir a sus hijos. Sin embargo, al ser remitido para su promulgación y publicación en el Diario Oficial de la Federación, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, decidió vetarlo.

Sin embargo, el 19 de octubre de 2016 la SCJN declaró inconstitucional la disposición del Artículo 58 del CCDF, que reitera que los recién nacidos serán registrados con el apellido paterno primero y el materno después, teniendo como antecedente el caso de Jessica Reinah, que en julio de 2016 obtuvo una orden judicial del Juzgado de lo Civil en Puebla para que su apellido esté primero en el acta de nacimiento de su hija.

La Primera Sala estableció que la decisión de los padres de elegir el orden de los apellidos de sus hijos se encontraba tutelada por el derecho al nombre, en relación con el derecho a la vida privada y familiar. Además, mencionó que el hecho de que sea obligatorio establecer el apellido paterno en primer lugar es un prejuicio que discrimina y disminuye el rol de la mujer en el ámbito familiar, pues al elaborar la norma, el Legislador eligió un orden específico que privilegia la posición del varón en la familia [*].

En este tenor, es importante mencionar que en la legislación civil y familiar de los Estados de Sinaloa, Chihuahua, Durango, Querétaro y Campeche aun establecen de manera rigurosa que el primer apellido debe ser el paterno. El resto de los Estados y la Ciudad de México no especifican un orden, pero se menciona primero el apellido paterno y luego el materno. Los códigos de otros once Estados solo establecen que la persona a registrar llevará dos apellidos. En el caso de Guanajuato impone el apellido paterno como el primero, pero se autoriza una variación en casos extraordinarios o cuando ambos padres son extranjeros. [*]

Como se puede observar, en los últimos años esta tradición se ha desafiado en algunos Estados; sin embargo, no es suficiente, es necesario que las Entidades Federativas atiendan esta modificación, la cual radica en el principio de igualdad de derechos y obligaciones entre mujeres y hombres, establecido en el artículo 4 de la Constitución y en consecuencia con los derechos humanos de la Constitución, en los cuales se establece la prohibición de incurrir en todo tipo de discriminación motivada por origen étnico, género, edad o condición social.

En mérito de lo expuesto y con la finalidad de atender a lo dispuesto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a los estándares internacionales en la materia, solicito a esta Soberanía, la siguiente proposición con:

PUNTO DE ACUERDO

Único. Se exhorta respetuosamente a las Entidades Federativas a considerar la inclusión en su legislación civil o familiar el derecho de los padres a poder elegir libremente el orden del apellido de sus hijos.


[*]COIDH. Caso Gelman v. Uruguay. Fondo y Reparaciones. Sentencia de 24 de febrero de 2011.Serie C no. 221, párr. 127.

[*] COIDH. Caso Gelman v. Uruguay. Fondo y Reparaciones. Sentencia de 24 de febrero de 2011. Serie C no. 221, párr. 127.

[*] SCJN. Amparo Directo en Revisión 2424/2011, resuelto por unanimidad en sesión de 18 de enero de 2012, pág. 30.

[*]TEDH. Cusan et Fazzo c. Italia. Sentencia de 7 de enero de 2014. párr. 55.

[*]TEDH. Burghartz v. Suiza. Sentencia de 22 de febrero de 1994, párr. 6.

[*]Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer. http://www2.ohchr.org/spanish/law/mujer_violencia.htm

[*] SCJN. Amparo en Revisión 208/2016, resuelto por la Primera Sala el 19 de octubre de 2016.

[*] http://verne.elpais.com/verne/2016/08/26/mexico/1472234683_713608.html

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69359