Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Jueves 30 de marzo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 16 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-82/69041
Jueves 16 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-82/69041

De la Sen. Yolanda de la Torre Valdez, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Desarrollo Social.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.

Sen. Yolanda
de la Torre Valdez

La suscrita Yolanda de la Torre Valdez  Senadora de la República e integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo expresado en los artículos 71, fracción II y 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y conforme a lo dispuesto por los artículos 8, numeral 1, Fracción I; 163 y 164 del Reglamento del Senado de la Republica, somete a la consideración de esta asamblea la presente Iniciativa con Proyecto de Decreto reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Desarrollo Social en materia de cambio climático, a través de la prevención de la erosión del suelo y degradación de los recursos naturales, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El cambio climático ocasionado por el aumento de la temperatura promedio en el planeta es quizá el mayor reto que la humanidad ha enfrentado en su historia, la sustentabilidad o sostenibilidad de los procesos de desarrollo y producción de los bienes de consumo de las personas es sin duda el elemento central para la conservación de los ecosistemas y de las especies vegetales, animales e incluso la misma raza humana.

La agricultura es el elemento inicial y central del desarrollo de la civilización y la cultura, ya que, a través del aseguramiento de la alimentación de los pueblos, se logró la diversificación del trabajo, el ejercicio de gobierno y la creación cultural. El dominio de las técnicas de riego y preparación de los suelos fijó un antecedente en el desarrollo de los pueblos, pero tuvo como consecuencia un fenómeno grave e irreparable en la tierra, la erosión.

De acuerdo a la definición de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) este proceso se concibe como:

[la] Degradación del suelo significa el cambio de una o más de sus propiedades a condiciones inferiores a las originales, por medio de procesos físicos, químicos y/o biológicos. En términos generales la degradación del suelo provoca alteraciones en el nivel de fertilidad del suelo y consecuentemente en su capacidad de sostener una agricultura productiva.

La erosión del suelo es definida como un proceso de desagregación, transporte y deposición de materiales del suelo por agentes erosivos (Ellison, 1947). Los agentes erosivos dinámicos, en el caso de la erosión hídrica son la lluvia y el escurrimiento superficial o las inundaciones.

La lluvia tiene efecto a través del impacto de las gotas de lluvia sobre la superficie del suelo, y por el propio humedecimiento del suelo, que provocan desagregación de las partículas primarias; provoca también transporte de partículas por aspersión y proporciona energía al agua de la escorrentía superficial (Ellison, 1947). [*]

Ahora bien, existe una probada relación entre el cambio climático y la erosión, representada en la presión que este fenómeno ejerce en los suelos, definida en el siguiente texto:

A menudo se piensa que el cambio climático es algo que ocurre en la atmósfera. Después de todo, cuando las plantas realizan la fotosíntesis extraen carbono de la atmósfera. Pero el carbono atmosférico también afecta al suelo, porque el carbono que no se utiliza para el crecimiento de las plantas en superficie se distribuye a través de las raíces y se deposita en la tierra. Si no se altera de algún modo, este carbono puede estabilizarse y permanecer confinado durante miles de años. Por tanto, un suelo sano puede contribuir a mitigar el cambio climático

En algunas partes de Europa, el aumento de las temperaturas puede acarrear un mayor crecimiento de vegetación y un mayor almacenamiento de carbono en el suelo. Sin embargo, las altas temperaturas también podrían incrementar la descomposición y mineralización en de la materia orgánica del suelo, reduciendo el contenido de carbono orgánico.

En otras zonas, la materia orgánica contenedora de carbono presente en turberas estables no puede descomponerse debido a los bajos niveles de oxígeno del agua. Si estas zonas se secan, la materia orgánica puede descomponerse rápidamente, liberando dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

Ya existen indicios de que el contenido de humedad del suelo se está viendo afectado por el aumento de las temperaturas y los cambios en las pautas de precipitación. Las proyecciones futuras apuntan a que esta tendencia puede continuar, de modo que la humedad del suelo en verano se verá alterada en la mayor parte de Europa entre 2021 y 2050, con importantes descensos en la región mediterránea y algunos incrementos en el nordeste europeo.

La creciente concentración de dióxido de carbono en la atmósfera puede hacer que los microbios del suelo descompongan la materia orgánica más rápidamente, pudiendo liberar todavía más dióxido de carbono. Se estima que la liberación de gases de efecto invernadero del suelo será especialmente importante en el extremo norte de Europa y Rusia, donde la fusión del permafrost puede liberar grandes cantidades de metano, un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono.

Todavía no está claro cuál será el efecto total, ya que diferentes regiones absorben y emiten diferentes niveles de gases de efecto invernadero. Pero existe un riesgo evidente de que el calentamiento de la atmósfera haga que el suelo libere más gases de efecto invernadero, provocando un círculo vicioso que acelere el cambio climático [*]

Más aún los efectos del cambio climático en la agricultura de no cuidar los suelos, evitando su erosión pudieran ser devastadores y ocasionar un declive en la producción mundial y a efectos de la Iniciativa, una disminución significativa de la soberanía alimentaria en México, quizá llevando a futuras generaciones a padecer hambre, de acuerdo a la Agencia Europea del Medio Ambiente, una de las más serias y reconocidas instituciones científicas y sociales sobre el estudio del cambio climático puede entenderse la relación entre el fenómeno y la agricultura de la siguiente forma.

Antes de llegar a nuestra mesa, los alimentos que consumimos han sido producidos, almacenados, elaborados, envasados, transportados, preparados y servidos. En cada una de estas fases se liberan gases de efecto invernadero a la atmósfera. La agricultura en particular libera importantes cantidades de metano y óxido nitroso, dos potentes gases de efecto invernadero. El metano es producido por el ganado durante la digestión debido a la fermentación entérica y se libera por los eructos. También puede ser liberado por el estiércol y los residuos orgánicos almacenados en los vertederos. Las emisiones de óxido nitroso son un producto indirecto de los fertilizantes nitrogenados orgánicos y minerales.

La agricultura ha sido la responsable del 10 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE en 2012. Entre 1990 y 2012, las emisiones de la agricultura de la Unión se redujeron un 24 % gracias a una disminución significativa de la cabaña ganadera, a una aplicación más eficiente de los fertilizantes y a una mejor gestión del estiércol.

Sin embargo, la agricultura en el resto del mundo va en la dirección contraria. Entre 2001 y 2011, las emisiones globales de la producción agrícola y ganadera crecieron un 14 %. Este incremento se registró sobre todo en los países en desarrollo debido al crecimiento de la producción agraria total, impulsado a su vez por el aumento de la demanda global de alimentos y por cambios en las pautas de consumo originados por la elevación del nivel de renta en algunos países en desarrollo. Las emisiones generadas por la fermentación entérica aumentaron un 11 % durante este período y representan el 39 % de la producción total de gases de efecto invernadero del sector en 2011.

Dada la primordial importancia que tienen los alimentos en nuestra vida, parece bastante difícil seguir reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura. No obstante, todavía hay margen para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero vinculadas a la producción alimentaria en la UE. Sería útil mejorar la integración de técnicas innovadoras en los métodos de producción, como la captura del metano emitido por el estiércol o una mayor eficiencia en el uso de los fertilizantes y en la producción cárnica y láctea (es decir, reducir las emisiones por unidad de alimento producido). [*]

[…]

Los cultivos necesitan tierra, agua, luz solar y calor adecuados para crecer. El calentamiento atmosférico ya ha alterado la duración de la estación de crecimiento en grandes partes de Europa. Las épocas de floración y cosecha de los cereales se adelantan ya varios días. Es previsible que estos cambios sigan produciéndose en muchas regiones.

En general, la productividad agraria del norte de Europa podría aumentar al prolongarse la estación de crecimiento y el período sin heladas. El aumento de las temperaturas y la prolongación de las temporadas de crecimiento también podrían facilitar la producción de nuevos cultivos. En el sur de Europa, sin embargo, cabe prever que las olas de calor extremo y la reducción de las precipitaciones y del agua disponible limiten la productividad agraria. También es previsible que el rendimiento interanual de las cosechas varíe cada vez más debido a los episodios meteorológicos extremos y a otros factores como plagas y enfermedades.

En algunas zonas del Mediterráneo, el estrés hídrico y térmico extremo de los meses de verano podría obligar a desplazar la producción de algunos cultivos estivales al invierno. Otras zonas, como el oeste de Francia y el sureste de Europa, sufrirán reducciones de rendimiento debido a los veranos calurosos y secos, sin posibilidad de desplazar la producción al invierno.

Las variaciones de las temperaturas y de las estaciones de crecimiento también podrían afectar a la proliferación y propagación de algunas especies, como insectos, malas hierbas invasoras, o de enfermedades, todo lo cual podría afectar a su vez a las cosechas. Parte de estas posibles pérdidas se podrían compensar con prácticas agrarias como la rotación de cultivos para adaptarlos a la disponibilidad de agua, ajustar las épocas de siembra a las pautas de temperatura y precipitación y utilizar variedades de cultivos más adecuadas a las nuevas condiciones (por ejemplo, cultivos resistentes al calor y a la sequía). [*]

Por lo que en consecuencia debe reconocerse que el suelo es un recurso indispensable para la sobrevivencia humana pero desafortunadamente no renovable, el combate a la erosión es lento y costoso, por lo que la mejor estrategia es la prevención del fenómeno:

Los suelos son de enorme importancia para la producción mundial de alimentos, pero no prestamos la suficiente atención a este "aliado silencioso", como lo advierte el Director General de la FAO, José́ Graciano. Es por eso que, como parte de esta conmemoración, ha emitido una serie de “mensajes clave” que apoyen la reflexión sobre la importancia de este recurso natural para la humanidad:

  • Los suelos sanos son la base para la producción de alimentos saludables.  
  • Los suelos son el fundamento para la vegetación que se cultiva o gestiona para producir alimentos, fibras, combustibles o productos medicinales.  
  • Los suelos sostienen la biodiversidad del planeta y albergan una cuarta parte de la misma.  
  • Los suelos ayudan a combatir y adaptarse al cambio climático por su papel clave en el ciclo del carbono.  
  • Los suelos almacenan y filtran agua mejorando nuestra resiliencia ante inundaciones y sequias.  
  • Los suelos son un recurso no renovable, su conservación es esencial para la seguridad alimentaria y un futuro sostenible.  

En este sentido la Iniciativa pretende vincular las acciones destinadas a prevención de la erosión del suelo, dentro de las alternativas para la mitigación del cambio climático y más aún, reconocer dentro de las acciones encaminadas al Desarrollo Social, la prevención de la erosión.

Existen abundantes formas para la prevención de la erosión del suelo, principalmente se reconocen las siguientes:

  • Aprovechamiento sustentable de los recursos y cuencas hídricas de tal forma que las técnicas de riego y embalse de agua, no desgaste la superficie cultivable. 
  • Reforestación y mantenimiento de los recursos vegetales propios de los ecosistemas, disminuyendo las técnicas de roza y desmonte. 
  • Rotación de cultivos y regeneración de los suelos a través de periodos de reserva y descanso en los procesos de siembra. 

Todas y cada una de estas acciones pueden llevarse a cabo dentro de los quehaceres comunitarios siempre que el Estado apegado a sus atribuciones, genere espacios y destine recursos para la conservación del suelo. De acuerdo con datos del INEGI, actualmente el 66% de la superficie territorial en México enfrenta algún proceso de erosión hídrica, considerado que el 6% se encuentra en una grave fase de desgaste.

El mismo informe de INEGI señala lo siguiente:

Respecto al tema de emisiones de carbono, con los datos disponibles hasta 2014 se sabe que la principal fuente de emisión de CO2 (42.3%) en los suelos de México está en el cambio de uso de suelo forestal a agropecuario, razón por lo que se debe de trabajar en la realización de acciones para la conservación de la vegetación, de acuerdo con el PNUD, los bosques son un gran almacén de carbono, por lo que los suelos forestales bien conservados evitan la pérdida de al menos cinco toneladas de hojarasca fresca y de dos toneladas en proceso de descomposición por hectárea. [*]

La Iniciativa se pronuncia a favor de la incorporación de las actividades encaminadas a la prevención de la erosión dentro de la política de desarrollo social, enfocadas a las comunidades rurales agrícolas de nuestro país, de acuerdo con las siguientes

CONSIDERACIONES

Que la Ley General de Desarrollo Social establece como uno de sus objetivos el goce pleno de los derechos de desarrollo social, incluyendo el disfrute en un medio ambiente sano, de acuerdo a su artículo 6 que a la letra dice:

Artículo 6. Son derechos para el desarrollo social la educación, la salud, la alimentación nutritiva y de calidad, la vivienda, el disfrute de un medio ambiente sano, el trabajo y la seguridad social y los relativos a la no discriminación en los términos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Que la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable define como un criterio obligatorio para definir la política pública en materia, el combate a la erosión del suelo, a través del texto del artículo 33 fracciones V y VI, en cuyo texto se lee:

ARTICULO 33. Son criterios obligatorios de política forestal de carácter ambiental y silvícola, los siguientes:

V. La protección, conservación, restauración y aprovechamiento de los recursos forestales a fin de evitar la erosión o degradación del suelo;

VI. La utilización del suelo forestal debe hacerse de manera que éste mantenga su integridad física y su capacidad productiva, controlando en todo caso los procesos de erosión y degradación;

Que la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, reconoce en su artículo 54 la reorientación de las políticas públicas encaminadas a la agricultura, siempre que las condiciones no sean favorables para garantizar un desarrollo puntual en las comunidades, para lo cual en la fracción V del artículo 55 establece que un propósito para la reorientación del suelo, es precisamente el combate a la erosión citando dichos artículos se lee:

Artículo 54.- El Estado creará los instrumentos de política que aseguren alternativas para las unidades de producción o las ramas del campo que vayan quedando rezagadas o excluidas del desarrollo. Para ello tendrán preferencia las actividades económicas que preserven el equilibrio de los agroecosistemas.

Artículo 55.- Los apoyos para el cambio de la estructura productiva tendrán como propósitos:

V.     Reorientar el uso del suelo cuando existan niveles altos de erosión o impacto negativo sobre los ecosistemas;

Que la Ley General de Cambio Climático señala en su artículo 34 la responsabilidad del Estado y las dependencias que lo conforman a generar acciones que mitiguen los efectos del cambio climático y que para efectos de la Iniciativa se cita a continuación el inciso b), fracción III de dicho artículo que a la letra dice:

Artículo 34. Para reducir las emisiones, las dependencias y entidades de la administración pública federal, las Entidades Federativas y los Municipios, en el ámbito de su competencia, promoverán el diseño y la elaboración de políticas y acciones de mitigación asociadas a los sectores correspondientes, considerando las disposiciones siguientes:

III. Reducción de emisiones y captura de carbono en el sector de agricultura, bosques y otros usos del suelo y preservación de los ecosistemas y la biodiversidad:

b) Frenar y revertir la deforestación y la degradación de los ecosistemas forestales y ampliar las áreas de cobertura vegetal y el contenido de carbono orgánico en los suelos, aplicando prácticas de manejo sustentable en terrenos ganaderos y cultivos agrícolas.

Por lo que en consecuencia las acciones de Desarrollo Social deben corresponder a las de mitigación de los efectos del cambio climático, enfocadas al suelo como un recurso indispensable, en riesgo creciente de pérdida. De esta forma al involucrar a las comunidades en programas de empleo temporal para la recuperación del suelo y prevención de su erosión, se cumple con lo dispuesto en los ordenamientos anteriores.

Es por lo anteriormente expuesto y de acuerdo a los artículos citados en el proemio que se presenta ante esta H. Soberanía el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

Único. -Se adicionan la fracción V del artículo 11 y la fracción X del artículo 19, todos de la Ley General de Desarrollo Social, para quedar como sigue:

Artículo 11. La Política Nacional de Desarrollo Social tiene los siguientes objetivos:

I - IV…

V.Promover un desarrollo sustentable de aprovechamiento de los recursos naturales, previniendo la degradación o pérdida de los mismos en las comunidades.

Artículo 19.Son prioritarios y de interés público:

I - IX…

X. Los programas y obras de infraestructura encaminados a mitigar los efectos de cambio climático, a través de la prevención de la erosión del suelo y degradación de los recursos forestales, hídricos o de índole natural.

Ley General de Desarrollo Social

Iniciativa

Artículo 11. La Política Nacional de Desarrollo Social tiene los siguientes objetivos:

I – IV.

(No hay correlativo)

Artículo 11. La Política Nacional de Desarrollo Social tiene los siguientes objetivos:

I – IV…

V. Promover un desarrollo sustentable de aprovechamiento de los recursos naturales, previniendo la degradación o pérdida de los mismos en las comunidades.

Artículo 19. Son prioritarios y de interés público:

I – IX.

(No hay correlativo)

Artículo 19. Son prioritarios y de interés público:

I – IX…

X.Los programas y obras de infraestructura encaminados a mitigar los efectos de cambio climático, a través de la prevención de la erosión del suelo y degradación de los recursos forestales, hídricos o de índole natural.

TRANSITORIO

ÚNICO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Pleno del Senado de la República a los catorce días del mes de febrero de 2017.

Atentamente

Yolanda de la Torre Valdez

Senadora de la República


[*]Erosión de Suelos en América Latina, FAO, disponible en: http://www.fao.org/docrep/t2351s/T2351S06.htm

[*]El suelo y el Cambio Climático, Agencia Europea del Medio Ambiente, disponible en: http://www.eea.europa.eu/es/senales/senales-2015/articulos/el-suelo-y-el-cambio-climatico

[*]La agricultura y el cambio climático, Agencia Europea del Medio Ambiente, disponible en: http://www.eea.europa.eu/es/senales/senales-2015/articulos/la-agricultura-y-el-cambio-climatico

[*]Ibíd.

[*]Estadísticas a Propósito del Día Internacional del Suelo, 2015 INEGI, disponible en: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2015/suelo0.pdf

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=69041