Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Jueves 25 de mayo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 8 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-76/68862
Miércoles 8 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-76/68862

De las Senadoras María Elena Barrera Tapia, Hilda Flores Escalera, Itzel Ríos de la Mora, Anabel Acosta Islas, Lilia Merodio Reza, Cristina Díaz Salazar y Diva Gastélum Bajo, con proyecto de decreto por el que se declara el siete de febrero como “Día Nacional de la Vivienda”.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE VIVIENDA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA.

Sen. María Elena
Barrera Tapia
Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Itzel Sarahí
Ríos de la Mora
Sen. Anabel
Acosta Islas
Sen. Lilia Guadalupe
Merodio Reza
Sen. María Cristina
Díaz Salazar
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo

MARÍA ELENA BARRERA TAPIA, HILDA FLORES ESCALERA, ITZEL RÍOS DE LA MORA, ANABEL ACOSTA ISLAS, LILIA MERODIO REZA, CRISTINA DÍAZ SALAZAR, DIVA GASTELUM BAJO Senadoras de la República integrantes de diversos Grupos Parlamentarios de la LXIII Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, de conformidad con lo establecido en los artículos 71, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 8, numeral 1, fracción I, 164 y 169 del Reglamento del Senado de la República, someten a consideración de esta Honorable Asamblea la siguienteINICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE DECLARA EL SIETE DE FEBRERO COMO “DÍA NACIONAL DE LA VIVIENDA”, con sustento en la siguiente:
 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El acceso a una vivienda digna y decorosa es un derecho constitucional materializado a través de distintos mecanismos estatales que permiten a las familias mexicanas resolver su carencia de vivienda.Este derecho es fundamental en el desarrollo personal y social de los ciudadanos, ya que es una necesidad de primera instancia y es vital para poder satisfacer las demás necesidades de las familias.
 
Las viviendas no sólo son cuatro paredes y un techo; la vivienda debe ser un sitio habitable, con servicios básicos y seguridad, tanto física como jurídica, para sus ocupantes,deben proporcionar espacio para el descanso y el desarrollo de actividades personales que permitan el normal desenvolvimiento del ser humano.Las viviendas deben ser hogares donde se pueda formar familia.
 
Esto demuestra que el concepto de vivienda no puede ser limitado, más bien es un concepto amplio que busca dignificar los espacios en que habitarán los seres humanos, por lo que siempre se busca hablar de viviendas dignas y decorosas.
 
El derecho al acceso a la vivienda ha sido interpretado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en distintas ocasiones, reafirmando el concepto de vivienda digna y decorosa en la tesis aislada 1a. CXLVIII/2014 (10a.) de rubro DERECHO FUNDAMENTAL A UNA VIVIENDA DIGNA Y DECOROSA. SU CONTENIDO A LA LUZ DE LOS TRATADOS INTERNACIONALES, en la cual se utiliza la interpretación del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas en la Observación General No. 4 (1991) (E/1992/23), de manera que al hablar de una vivienda digna y decorosa   “(a) debe garantizarse a todas las personas; (b) no debe interpretarse en un sentido restrictivo; (c) para que una vivienda se considere "adecuada" requiere contar con los elementos que garanticen un nivel mínimo de bienestar a quien la habite, esencialmente, una infraestructura básica adecuada, que proteja de la humedad, la lluvia, el viento, así como riesgos estructurales, con instalaciones sanitarias y de aseo, un espacio especial para preparar e ingerir los alimentos, espacio adecuado para el descanso, iluminación y ventilación adecuadas, acceso al agua potable, electricidad, y drenaje; y, (d) los Estados deben adoptar una estrategia nacional de vivienda para alcanzar el objetivo establecido en el pacto internacional de referencia, así como tomar e implementar las medidas legislativas, administrativas, presupuestarias y judiciales adecuadas para la realización plena de dicho derecho, dentro de las cuales está asegurar a la población recursos jurídicos y mecanismos judiciales para que los gobernados puedan reclamar su incumplimiento, cuando las condiciones de las viviendas no sean adecuadas o sean insalubres.”
 
En atención a lo anterior, para poder garantizar a todas las personas un hogar, que sea adecuado en el mínimo de bienestar de sus habitantes, el Estado Mexicano ha puesto en marcha la Política Nacional de Vivienda que busca “un nuevo modelo enfocado a promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector; a mejorar y regularizar la vivienda urbana; así como construir y mejorar la vivienda rural.”
 
Para llevar a cabo este  modelo, se opera el “Programa Nacional de Vivienda 2014-2018”, que busca conseguir los tres objetivos del Programa Sectorial de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano: (1) incentivar el crecimiento ordenado de los asentamientos humanos, los centros de población y las zonas metropolitanas; (2) consolidar ciudades compactas, productivas, competitivas, incluyentes y sustentables, que faciliten la movilidad y eleven la calidad de vida de sus habitantes; (3) fomentar el acceso a la vivienda mediante soluciones habitacionales bien ubicadas, dignas y de acuerdo a estándares de calidad internacional.
 
Este ha sido un accionar desde todos los frentes que ha buscado reducir el enorme problema que ha causado la expansión urbana, ya que se ha incrementado el terreno urbano alrededor de los centros de población con un aumento mínimo de su población, incrementando los costos de servicios, urbanizaciones y transportes.
 
Además, existe un fuerte déficit habitacional y la oferta de vivienda durante los primeros años del siglo, se basó en un modelo que promovía la vivienda fragmentada y separada de los entornos urbanos; por lo que la actual política busca detener y resolver estos problemas.
 
Actualmente, de acuerdo con cifras de la OCDE, en México las familias gastan en promedio el 22% de su ingreso bruto para mantener su vivienda, lo cual es 1% mayor al promedio de los países de la OCDE; además, la política implementada por el gobierno federal y respaldada en la legislación, que sólo permite la construcción de hogares con dos o más habitaciones, ha rendido frutos, ya que México cuenta con una habitación por persona (promedio de OCDE 1.8 habitaciones por persona) .
 
La política de vivienda no está acabada, es perfectible, por lo que es necesario brindar espacios propios para la reflexión y el análisis que permitan considerar la realidad y plantear posibles modificaciones para mejorar la implementación de los programas a favor de una mejor solución habitacional.
 
De este modo, actualmente se celebra el 9 de septiembre de cada año el Día Nacional de la Vivienda para la Fuerzas armadas y a nivel internacional, el primer lunes de octubre se celebra el Día Mundial del Hábitat, fechas en lasque se promueve la inspección minuciosa de la situación habitacional y la formulación de nuevas medidas para resolver los problemas que enfrentan.
 
En tanto lo anterior, la vivienda, que representa un nodo central para el desarrollo urbano y el desarrollo personal de los ciudadanos, no cuenta con un día específico que permita celebrar, examinar y proyectar sobre las políticas implementadas.
 
La celebración de días temáticos hacen un fuerte llamado para “sensibilizar, concienciar, llamar la atención, señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades para que, a través de esa sensibilización, los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos lo exijan a sus representantes.”
 
Esto nos lleva a la necesidad de establecer un día para la atención de la vivienda a nivel nacional, y sirve como una fecha de gran valor, el 7 de febrerode 1983 día en que fue establecido por el constituyente permanente el derecho de toda familia a una vivienda digna y decorosa en nuestra Carta Magna.
 
En este día se reconoció el derecho de toda familia a disfrutar de una vivienda, entendiendo el sentido y el rol fundamental que tiene en la formación de un hogar y la protección del mismo en orden a dar cabida a una mejor sociedad.
 
Por lo anterior, se pretende declarar el 7 de febrero de cada año como Día Nacional de la Vivienda; esto como una medida que permita hacer un parteaguas para la conocer, informar y reforzar las medidas en torno a la vivienda, promoviendo el intercambio de ideas, y la discusión sobre las políticas y programas en orden a conseguir acciones concretas a favor de las y los mexicanos.
 
Por los argumentos expuestos, las senadoras que suscriben sometemos a consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente:
 

 
INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE DECLARA EL SIETE DE FEBRERO COMO “DÍA NACIONAL DE LA VIVIENDA”.
 
ARTÍCULO ÚNICO.- El Honorable Congreso de la Unión, declara el siete de febrero de cada año, como el “Día Nacional de la Vivienda”.

TRANSITORIO

Único. El presente decreto entrará en vigor un día después de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
 

 
Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República, a 8 de febrero de dos mil diecisiete.
 

 

 


(2014) Programa Nacional de Vivienda 2014-2018. Diario Oficial de la Federación: México

Vivienda. Recuperado el 20 de enero de 2017, dehttp://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/housing-es/

ONU. Recuperado el 22 de enero de 2017, de https://blogs.un.org/es/2016/11/23/para-que-sirven-los-dias-internacionales/

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=68862