Senado de la República.
LXIII Legislatura, Segundo Año de Ejercicio.
Viernes 23 de junio de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 8 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-76/68743
Miércoles 8 de Febrero de 2017
Gaceta: LXIII/2SPO-76/68743

Del Sen. Mario Delgado Carrillo, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo que exhorta a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión a concluir el proceso legislativo para modificar la Ley de Ingresos 2017 y detener la política dañina de gasolinazos impuesta desde el inicio de este año.

EL 8 DE FEBRERO DE 2017 EL ASUNTO SE TURNÓ A LA CÁMARA DE DIPUTADOS.
EL 14 DE FEBRERO DE 2017 LA CÁMARA DE DIPUTADOS LO DEVOLVIÓ.
LA MESA DIRECTIVA DETERMINÓ TURNARLO A LA COMISIÓN DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO DEL SENADO.

Sen. Mario
Delgado Carrillo

PROPOSICIÓN PUNTO DE ACUERDO POR LA QUE SE EXHORTA A LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA UNIÓN A CONCLUIR EL PROCESO LEGISLATIVO PARA MODIFICAR LA LEY DE INGRESOS 2017 Y DETENER LA POLÍTICA DAÑINA DE GASOLINAZOS IMPUESTA DESDE EL INICIO DE ESTE AÑO 

El suscrito Senador Mario Delgado Carrillo con fundamento en lo dispuesto por los artículos 8 numeral 1 fracción II y 276 numeral 1 del Reglamento del Senado de la República, se somete a la consideración del Pleno la siguiente PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO, en razón de los siguientes antecedentes y:

CONSIDERACIONES

La reforma energética y la reforma hacendaria sí son causas directas de los actuales gasolinazos, a pesar de que el gobierno federal diga lo contrario.

Cabe recordar que el 11 de agosto de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que expide la Ley de Hidrocarburos.

En el artículo Décimo Cuarto Transitorio de la Ley de Hidrocarburos se establecía que los precios de las gasolinas y el diésel se determinarían por las condiciones del mercado hasta el año 2018; para el caso de que se pretendiera adelantar este proceso, la Comisión Federal de Competencia Económica debería emitir declaratoria de condiciones efectivas de competencia en el mercado de las gasolinas y diésel.

Es decir, de acuerdo con la reforma energética antes de liberalizar, habría que establecer condiciones de competencia efectiva en el mercado.

Sin embargo, el gobierno, ante la urgencia de adelantar el negocio de las gasolinas para los privados y compañías extranjeras, principalmente norteamericanas, se desdice e invierte la relación: primero liberaliza y luego espera –por arte de magia- que haya condiciones de competencia.

Por ello, en el paquete económico para 2017, el gobierno federal propuso adelantar el proceso de liberalización del mercado de las gasolinas. En la propuesta del ejecutivo federal, se planteó y se aprobó eliminar el requisito de la declaratoria de condiciones efectivas de competencia por parte de la COFECE, para adelantar a 2017 la liberalización del mercado.

Esta aprobación se dio por los partidos mayoritarios en el Congreso de la Unión. El 15 de noviembre de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017. Ahí ya estaban establecidas las condiciones para el mayor de los gasolinazos.

De manera poco ortodoxa (este gobierno se ha caracterizado por llevar al paquete económico decisiones que no son en estricto sentido tributarias) en los artículos transitorios Décimo primero y Décimo segundo del decreto de la Ley de Ingresos 2017 se establecieron las reglas para el proceso de liberalización de los mercados de gasolinas y diésel.

De hecho, de conformidad con la fracción II del artículo Décimo Segundo Transitorio de la Ley de Ingresos 2017, se decretó que es facultad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público determinar los precios máximos al público mientras la determinación de precios no se liberalice por completo; con base en la fórmula que la propia SHCP determinara. Además, un examen de legalidad de la facultad de la autoridad hacendaria no se soportaría, porque es de explorado derecho que toda cuota fiscal (que incluiría no solo el IEPS sino además el IVA que paga el consumidor) debe estar establecida en ley y no en un acto administrativo.

El 27 de diciembre de 2016, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el que se establecen las regiones para la aplicación diferenciada de precios máximos al público de gasolinas y diésel, así como la fórmula y metodología para la determinación de los precios.

Esta medida reconoce de algún modo las diferencias en la infraestructura disponible (lo que acentúa la anti-competencia), y lo más grave provee de gasolina más cara justo a las regiones más pobres del país.

El argumento del gobierno de que el subsidio a los combustibles es regresivo toma un nuevo sentido: es el gobierno el que con su liberalización hace que sus medidas sean aún más regresivas.

El esquema de liberalización del mercado, vigente a partir del primero de enero de 2017, provocó intencionalmente el aumentó más grande en los precios de los combustibles del que se tenga registro en los últimos años: un 20%.

Por ello, para no dañar la economía de los mexicanos, en sesión ordinaria del Senado de la República del 15 de diciembre de 2016, el suscrito presentó iniciativa con proyecto de decreto que reforma la Ley de Ingresos de la Federación 2017, para eliminar la redacción actual de los artículos Décimo Primero y Décimo Segundo cancelar los gasolinazos y la liberalización rapaz, y asegurar primero condiciones de competencia. La iniciativa fue turnada a la Cámara de Diputados por ser la de origen en la ley de la materia.

Los efectos económicos adversos no tardaron en aparecer y la reclamación social no se hizo esperar.

El aumento desproporcionado de precios de las gasolinas y diésel que se experimentó al inicio de este año ha ocasionado un grave descontento social, sobre todo porque tenido repercusiones graves en la economía popular y ha provocado una escalada de precios en los productos y servicios. De acuerdo con el INEGI, tan solo en la primera quincena del mes de enero de 2017, la inflación de precios fue de 1.51%, la mayor inflación de la que se tenga registro desde el año de 1999.

Además, de acuerdo con la discrecionalidad con la que se maneja el gobierno, el aumento del inicio de año no será el único que se espera con el proceso de liberalización del mercado de las gasolinas y el diésel.

De conformidad con el acuerdo del 27 de diciembre de 2016, el próximo 4 y 11 de febrero, habrá nuevos ajustes a los precios de las gasolinas y el diésel, y apartir del 18 de febrero de 2017, los ajustes serán todos los días.

En un escenario de competencia electoral previa, la tentación de usar políticamente la venta de comestibles y sus ingresos es demasiado grande. El gobierno ha adelantado que analiza no aumentar el precio de los combustibles.

Pero eso no es suficiente.

Si se consideran los precios internacionales de referencia, y se usala misma metodología de la Secretaría de Hacienda, desglosando los componentes del precio de la gasolina, los precios para el mes de febrero deberían ser de 15.18 pesos para la gasolina Magna y de 16.41 pesos para la gasolina Premium, es decir, 5% y casi 8% menores.

Por ello, nuestra exigencia, con base en la evidencia, es que el precio baje, y no como dice el gobierno que echa para atrás su decisión de no aumentarlos.

Los partidos mayoritarios en el Congreso de la Unión que en su momento avalaron el adelantamiento de la liberalización del mercado reaccionaron y han condenado el aumento desproporcionado de los precios, e incluso algunos han llamado a ejercer acciones de protesta, deben manifestarse claramente porque se modifique de inmediato la Ley de Ingresos y se le elimine la facultad discrecional que tiene la Secretaría de Hacienda.

De lo contrario, estarán votando diariamente por avalar los gasolinazos.

Más allá de la indignación, las protestas y acciones de resistencia, desde el Poder Legislativo adelantamos en el debate de la Ley de Ingresos para 2017 que se venían los gasolinazos y el tiempo nos dio la razón.

Por ello tenemos la facultad de frenar este proceso apresurado y poco diligente de liberalización del mercado, y dado que los partidos que avalaron la Ley de Ingresos 2017 ahora muestran su descontento con este proceso, lo conducente es retomar y concluir el procedimiento legislativo correspondinete,primero en la CámaraDiputados, después en este Senado de la República, para eliminar la redacción actual de los artículos Décimo Primero y Décimo Segundo de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017 y detener los abusos que son los gasolinazos, nueva herramienta electoral del gobierno en turno.

Por lo anteriormente expuesto y fundando se somete a consideración de esta Soberanía, el siguiente punto resolutivo:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.El Senado de la República exhorta respetuosamente a la Cámara de Diputadosa iniciar el proceso legislativo para eliminar la redacción actual de los artículos transitorios Décimo Primero y Décimo Segundo de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2017 con la finalidad de revertir y detener la política de gasolinazos impuesta por el gobierno federal desde el inicio de este año.

En la Ciudad de México, al primer día del mes de febrero de 2017.

SEN. MARIO DELGADO CARRILLO

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=68743