Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Viernes 28 de abril de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 15 de Diciembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-71/68183
Jueves 15 de Diciembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-71/68183

Del Sen. Jorge Toledo Luis, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para aclarar qué dependencia del Ejecutivo Federal será la responsable de financiar o ejecutar los caminos rurales, alimentadores y puentes vehiculares de las comunidades indígenas del país.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE ASUNTOS INDÍGENAS.

Sen. Jorge
Toledo Luis

Punto de Acuerdo para exhortar a la SHCP para aclarar a esta Soberanía qué dependencia del Ejecutivo federal será la responsable de financiar o ejecutar los caminos rurales, alimentadores y puentes vehiculares de las comunidades indígenas del país; garantizar los recursos necesarios para financiar o ejecutar esos proyectos; y flexibilizar las disposiciones para que la relación costo-beneficio no sea la norma para autorizar las obras a las comunidades indígenas, sino su sola pertenencia al catálogo de localidades indígenas establecido por el Inegi.

Jorge Toledo Luis, senador de la república, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 8 numeral 1, fracción II, y 276, fracción III del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta asamblea la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo, según la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), en 2010, había 785 municipios con presencia indígena, contra mil 671 con poca o nula presencia indígena, eso implica que en el 32 % de los municipios del país viven indígenas, aunque están concentrados en 477 municipios. [*]

De esos 477 municipios, 257 son considerados indígenas y 220 son predominantemente indígenas. Si a ellos les sumamos los otros 308 municipios con moderada presencia indígena, tendríamos que en casi el 32 por ciento de los municipios del país viven los descendientes de los pueblos originarios de México.

La cifra de municipios casi coincide con la del número total de indígenas del país, alrededor de 25 millones 800 mil personas nos autoadscribimos como tales, el 21.5% de la población, según el Inegi [*] , que también contabilizó que, en 2015, en Méxicovivencasi 120 millones de personas.

Especialmente en los 477 municipios indígenas, el 19.5 por ciento del país, se concentra la población originaria y junto con casi los otros 220, están en lo más intrincado de las montañas, las marismas y las zonas desérticas, las “regiones de refugio”, como las llamó Gonzalo Aguirre Beltrán [*] , pero que en realidad fueron las zonas donde los colonizadores y los hacendados del siglo XIX no querían o no podían llegar.

La condición de zonas de refugio y la propia necesidad de mantenerse aislados de los conquistadores y sus descendientes, los hacendados, llevó a nuestros pueblos originarios a no contar con caminos adecuados para su integración a la vida productiva y social de la nación.Llegaban a sus comunidades a pie, cargando sobre sus espaldas las cosechas querecolectaban y, a veces, los rudimentos tecnológicos comprados en las ciudades para hacer producir el campo o crear sus artesanías.

Su aislamiento los ha llevado a vivir en el atraso tecnológico, pero también en el educativo.

Según un estudio del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, dos de cada 100 estudiantes de primaria general tiene dos o más años de rezago, mientras que en las primarias indígenas, son nueve de cada 100.

En las primarias indígenas se encuentra el mayor porcentaje de alumnos con nivel de logro por debajo del básico en la prueba Excale (2012). EL 75 por ciento se ubicó en este nivel en Español y en Matemáticas fue 65 por ciento. En comparación, en las escuelas urbanas públicas los porcentajes fueron de 37 y 36 por ciento, respectivamente.

Es en esas escuelas del medio indígena donde las condiciones materiales y la infraestructura en el servicio educativo presentan las carencias más importantes: el 24.7 por ciento de las primarias indígenasno disponen de baños, 28.9 por ciento no cuenta con mobiliario para docentes en al menos un aula, 21.2 por ciento no cuenta con mobiliario para al menos un alumno, y 18.1 por ciento tiene techo de materiales no durables.

Si bien es cierto que los estudiantes hablantes de lengua indígena están en todo el sistema educativo nacional, su presencia disminuye conforme avanzan los grados y niveles escolares. En educación media superior, el porcentaje de asistencia en la población total es de 74.8 por ciento, en la población indígena es de 65.2 por ciento y en los estudiantes hablantes de lengua indígena es de 58.2 por ciento. [*]

No se podía esperar de otra manera. Los indígenas viven en las localidades más alejadas, donde construir un aula cuesta casi el doble que en la ciudad, donde no llegan los profesores los cinco días de la semana, porque los lunes y los viernes están en tránsito, y los más preparados y capacitados en cuanto pueden solicitan su cambio a las ciudades más próximas.

Si bien es cierto que las mayorías de las cabeceras municipales tienen un camino de acceso, también es cierto que la mayoría de las localidades no tienen esa posibilidad y los caminos que ya existen, en las temporadas de lluvia se encuentran en pésimas condiciones.

Por la falta de vías de comunicación, es precisamente en las comunidades indígenas donde todo es más caro: la gasolina cuesta más, porque hasta allá no llegan las pipas de Petróleos Mexicanos; los alimentos y el vestido cuestan más, porque el transporte es más caro y la mayoría de las ocasiones hay que llevar todo a loma de bestia o de humanos.

Por eso, también las viviendas están hechas con materiales de corta duración, el material de la región, porque los otros difícilmente llegan hasta allá y cuando pueden hacerlo, el costo se triplica o cuadruplica. Eso induce también a que los pisos sean de tierra, con la consiguiente insalubridad y la propagación de las enfermedades.

En buena parte de estas comunidades no hay agua entubada, ya no digamos potable, tampoco cuentan con sistemas de drenaje y ni siquiera con fosas sépticas, no porque quieran, sino por el costo de los materiales de construcción.

Si  todo cuesta caro en las comunidades indígenas más alejadas, la producción queda ahí, para consumo interno, porque tampoco se puede sacar al exterior y, si se hace, los costos también se incrementan, por lo que sus productos son poco competitivos, comparados con los de la producción industrial y comercial occidental.

Como es de esperarse, la pobreza, la miseria y la marginación son los resultados ineludibles en la mayoría de estas localidades.

Según la última medición dela pobreza 2012-2014 efectuada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval),siete de cada 10 indígenas (73.2%) estaban en situación de pobreza, en una proporción estacionaria desde 2010, y los indígenas en situación de pobreza extrema incrementaron su número, aunque el aumento no fue significativo, 1.2 puntos porcentuales.

Pero aún más grave son las diferencias existentes entre la población indígena y la no indígena, pues representan las brechas de desigualdadque hay en el país. Si siete de cada 10 indígenas vivían en situación de pobreza, sólo cuatro de cada 10 no indígenas vivían en una situación similar. Por su parte, la población indígena en pobreza extrema llegóa 31.8 por ciento, mientras que la población no indígena en la misma situación fue de 7.1 por ciento. [*]

Para paliar esas terribles y dramáticas condiciones, el gobierno de la Revolución mexicana creó el Instituto Nacional Indigenista que conforme pasaron los años se fue transformando de una institución de investigación y comprensión del tema indígena a una instancia de gestión, tutoría y procuración de justicia social para las comunidades originarias.

La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) fue la heredera de esas tradiciones, y la muy peculiar y mexicana visión de apalancar los procesos de desarrollo de los pueblos originarios.

Las normas de la CDI y sus reglas de operación fueron pensadas para facilitar la gestión y el otorgamiento de obras y servicios a los integrantes de los pueblos originarios, a partir de la definición y establecimiento del Inegi de uncatálogo de localidades susceptibles de ser atendidas por la institución, por ser consideradas localidades indígenas.

A diferencia de otras instituciones, donde la ecuación costo-beneficio o la aportación de la contraparte correspondiente posibilitan el acceso a los recursos públicos, en la CDI, como en las instituciones que reciben recursos de las “Erogaciones para el desarrollo integral de los pueblos y comunidades Indígenas”establecidas en el apartado B, del artículo 2o constitucional, incluso se pueden financiar obras al 100 por ciento, dependiendo de la calificación de la situación de pobreza en que se encuentren los peticionarios.

Uno de los programas más importantes de la CDI es el “Programa de Infraestructura Indígena”, que busca promover y ejecutar “acciones para contribuir al abatimiento del rezago en materia de infraestructura básica (comunicación terrestre, electrificación, agua potable, drenaje y saneamiento), así como en vivienda de la población indígena”, para que las localidades en donde se realicen las obras y acciones superen el aislamiento y dispongan de bienes y servicios básicos. [*]

Las obras apoyadas con los recursos del programa eran: Caminos rurales, alimentadores, y puentes vehiculares; electrificación; agua potable; drenaje y saneamiento; edificación de vivienda; elaboración de proyectos y estudios; y las erogaciones derivadas de autorizaciones ambientales.

Así, la CDI se volvió la principal financiadora para la construcción de las vías de comunicación que permitían a las comunidades indígenas comenzar a salir, poco a poco, del atraso, la marginación, el abandono y la incomunicación en que viven.

Todo esto se terminó con el nuevo Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, que cercenó los recursos para esas obras en la CDI, pues sus recursos pasaron de 7 mil 590 millones 673 mil 968 pesos en 2016 a sólo 2 mil 264 millones127 mil 366 pesos en 2017 y con el candado expreso que le impide construir caminos rurales, alimentadores, y puentes vehiculares.

La otra instancia que también tenía recursos para esas obras era la Secretaría de Comunicaciones y Transportes,  a cuyo presupuesto se le cercenó el programa “Proyectos de construcción de carreteras alimentadoras y caminos rurales”, que en 2016 tuvo un presupuesto de 3 mil 549 millones 629 mil 280 pesos y en 2017 quedó en ceros, mientras que a su programa “Conservación de infraestructura de caminos rurales y carreteras alimentadoras” se le bajó el presupuesto de 2 mil 295 millones 210 mil 017 pesos en 2016 a 1 mil 592 millones 499 mil 158 pesos en 2017. [*]

Con estos datos, a mí y creo que a todos los mexicanos nos queda la duda sobre qué dependencia será ahora la que otorgue recursos a los pueblos y comunidades indígenas para construir sus caminos rurales, los alimentadores y puentes vehiculares, pues ninguna de las dependencias que financiaban estas obras tiene presupuesto para hacerlo en este año.

También me queda la duda: los recursos que pudieran existir ¿cómo, con qué mecánica se van a aplicar en los pueblos y comunidades indígenas, si los lineamientos que establece la Secretaría de Hacienda y Crédito Público están basados en la relación costo-beneficio que sólo es positivo en las zonas industriales, comerciales y de agricultura altamente productiva del país?, condiciones que no cumple ninguno de los pueblos y comunidades indígenas enmarcados en los lineamientos del artículo 2o, apartado B, de la Constitución mexicana.

Con base en estas reflexiones, someto a la consideración de esta honorable asambleala siguiente Proposición con

PUNTO DE ACUERDO

 Único.- Se exhortar a la SHCPpara aclarar a esta Soberanía qué dependencia del Ejecutivo federal será la responsable de financiar o ejecutar los caminos rurales, alimentadores y puentes vehiculares de las comunidades indígenas del país; garantizar los recursos necesarios para financiar o ejecutar esos proyectos; y flexibilizar las disposiciones para que la relación costo-beneficio no sea la norma para autorizar las obras a las comunidades indígenas, sino su sola pertenencia al catálogo de localidades indígenas establecido por el Inegi.

Atentamente

Senador Jorge Toledo Luis


[*] Según las estimaciones de Coneval, con base en los censos de 2000 y 2010, en ese último año habían 257municipios indígenas, otros 220 se consideraban predominantemente indígena y308 tenían moderada presencia indígena. Coneval. La pobreza en la población indígena de México, 2012, México, D. F, Coneval, 2014, pág. 42.

[*] Inegi. Panorama sociodemográfico de México 2015, Aguascalientes, México, 2015, pág. 9.

[*] Aguirre Beltrán, Gonzalo.Regiones de refugio: el desarrollo de la comunidad y el proceso dominical en meztizoamérica, Volumen 9, Universidad Veracruzana, Gobierno del Estado de Veracruz, 1991, 371 páginas.

[*] Unicef-INEE. Panorama educativo de la población indígena en México 2015http://publicaciones.inee.edu.mx/buscadorPub/P3/B/106/P3B106.pdf. (Consultado el 4 de diciembre de 2016).

[*] Coneval. Informe de pobreza en México, 2014, México, D. F, Coneval, 2016, págs. 62-64.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=68183