Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Sabado 29 de abril de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 15 de Diciembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-71/68178
Jueves 15 de Diciembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-71/68178

Del Sen. Jorge Toledo Luis, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que reforma la fracción IV del Apartado A del artículo 2º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES; DE ASUNTOS INDÍGENAS; Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, PRIMERA.

Sen. Jorge
Toledo Luis

JORGE TOLEDO LUIS, senador de la república, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional de la LXIII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 71, fracción II y 135 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como el 164, numerales 1 y 2, del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA LA FRACCIÓN IV, DEL APARTADO A, DEL ARTÍCULO 2o, DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, de acuerdo con la siguiente

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1. Los ataques a la propiedad cultural de las personas indígenas. 

En 2015, la diseñadora francesa, Isabel Marant, fue señalada de plagio, pues las blusas de su colección Étoile 2015 reprodujeron el bordado de los huipiles de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca.

Actualmente, marcas comerciales como Hermès han reproducido los diseños de los tenangos, bordados típicos de Tenango de Doria, Hidalgo, en estampados de mascadas. Además, existen diversas prendas piratas que se venden en el comercio informal y cuyos tejidos no son hechos a mano, sino de manera industrial.

De igual forma, la marca mexicana Pineda Covalín utiliza frecuentemente las flores de los trajes del Istmo de Tehuantepec para sus pañoletas y mascadas, después ampliaron su producción con diseños de otras regiones indígenas de México, sin otorgar ningún beneficio a los artesanos de la región y mucho menos obtener su permiso.

La misma situación viven los productores de las tradicionales guitarras de Paracho y otros artículos de madera de Michoacán, quienes se han enfrentado a una competencia desigual que imita sus diseños, los industrializa y oferta a precios muy bajos, afectando sus ventas.

China, Japón, India, Perú y México se encuentran en los primeros lugares como productores artesanales en 17 ramas, como textiles, alfarería, cartonería, arte huichol, cestería, cerámica, vidrio, arte en concha, hueso, cuerno y caracol, entre otras disciplinas, que son muy apreciadas en todo el mundo.

Sin embargo, el apoderamiento de diseños de las comunidades indígenasno ha tenido una respuesta contundente del Estado mexicano en protección de la manifestación cultural indígena. Ninguna dependencia federal o estatal ha entablado una acción civil o de propiedad intelectual en contra de las personas que efectúan apoderamientos, tampoco los artesanos indígenas realizan acción alguna en protección de su patrimonio.

Es posible que lo anterior se deba a la ausencia de mecanismos y de instrumentos jurídicos que establezcan de manera expresa las acciones jurídicas a ejercitar en defensa del patrimonio cultural. La ausencia de reglas claras que definan la titularidad de los derechos y la protección normativa de esos derechos hacen necesario establecer, al nivel normativo más alto, que tal patrimonio es defendible por todos y cada uno de los integrantes de los pueblos y comunidades indígenas.

A partir del problema con las artesanías de Tlahuitoltepec, se presentaron en las cámaras del Congreso de la Unión varias iniciativas para proteger los derechos de autor de las artesanías tradicionales y evitar la piratería, lo que afecta a las comunidades indígenas que dependen económicamente de la elaboración de estos productos, pero ninguna ha trascendido en el aspecto legislativo.

Mientras nos ponemos de acuerdo, los pueblos indígenas y sus comunidades están a la disposición de los piratas nacionales e internacionales para saquear su patrimonio material e inmaterial. Por eso es tan urgente que establezcamos los mecanismos pertinentes para que el Gobierno mexicano y los integrantes de los pueblos indígenas puedan ampararse ante los tribunales nacionales e internacionales en la defensa del derecho de autor colectivo de pueblos y comunidades sobre sus saberes, conocimientos, obras artísticas o intelectuales y también el derecho colectivo para registrar marcas y patentes sobre sus invenciones o creaciones materiales emanadas de sus culturas e identidades.

Con eso daremos respuesta a una demanda social y cumpliremos un compromiso asumido por el Estado mexicano en la Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígena, efectuada en 2014, donde el gobierno mexicano llamó a fortalecer la cooperación internacional y a armonizar las leyes nacionales de acuerdo con la Declaración de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, [*] entre ellas las referentes a las indicaciones en materia de propiedad intelectual cultural indígena de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), organismo especializado de las Naciones Unidas que promueve la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo.

La modificación constitucional que propongo dará pie a otras modificaciones legales que permitan el registro colectivo de autorías, marcas y patentes para generar ingresos económicos a los pueblos y comunidades indígenas, para contribuir a la superación de las brechas de desigualdad e impulsar las industrias artesanales, generando más empleos en las zonas indígenas, para cumplir las Metas México Incluyente y México Próspero del Plan Nacional de Desarrollo.

2. México. La riqueza de su pluralidad.

Nuestro país está conformado por 68 pueblos indígenas. En México, según la Encuesta Intercensal 2015 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi), aquí vivimos 25.7 millones de personas que nos reconocemos como indígenas [*]. A pesar del racismo tan cotidiano [*], cada día renace el orgullo de la pertenencia a los pueblos indígenas de México. Hay un reencuentro con nuestra primera raíz.

La reforma constitucional de 2001 estableció, en concordancia con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo [*], el derecho de las personas indígenas de autoadscribirse (autoidentificarse) como tales. La Suprema Corte de Justicia de la Nación reconoció ese derecho en la tesis de jurisprudencia publicada en la Novena Época, con número de registro 165718, por la  Primera Sala, Aislada, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXX, diciembre de 2009, materia(s): constitucional, tesis: 1a. CCXII/2009, página: 291:

PERSONAS INDÍGENAS. ÁMBITO SUBJETIVO DE APLICACIÓN DEL ARTÍCULO 2o. DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. AUTOADSCRIPCIÓN. El artículo 2o. de la Constitución Federal, reformado el catorce de agosto de dos mil uno, ofrece una respuesta normativa a aspectos determinantes de nuestra historia y de nuestra identidad como sociedad que están en el núcleo de muchos de los vectores de desventaja e injusticia que afectan a los ciudadanos. Sin embargo, como esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo oportunidad de subrayar al resolver los amparos directos en revisión 28/2007 y 1851/2007, las dificultades que enfrenta una corte de justicia al intentar determinar quiénes son las "personas indígenas" o los "pueblos y comunidades indígenas" a quienes aplican las previsiones constitucionales anteriores son notables; dichos conceptos, de sustrato originalmente antropológico y sociológico, deben adquirir un significado específicamente jurídico, cuya concreción viene dificultada por la intensa carga emotiva —tradicionalmente negativa y sólo recientemente transformada en algún grado— que gravita sobre ellos. La arquitectura del artículo 2o. de la Constitución Federal prevé que exista un desarrollo normativo mediante el cual el legislador ordinario concrete los conceptos, derechos y directrices que contiene, pero mientras este desarrollo no exista, o exista sólo parcialmente, los tribunales de justicia se ven a menudo confrontados directamente con la tarea de delimitar esas categorías de destinatarios en cumplimiento de su deber de atenerse a la fuerza vinculante y a la aplicabilidad directa de muchas de ellas. En el desarrollo de esa tarea deben tomar en consideración que el texto constitucional reconoce, en primer lugar, la importancia de la articulación (total o parcial) de las personas en torno a instituciones sociales, económicas, culturales y políticas (en el caso de los pueblos indígenas), así como de la identificabilidad de algún tipo de unidad social, económica y cultural en torno a un territorio y a ciertos usos y costumbres (en el caso de las comunidades indígenas). Asimismo, la Constitución —siguiendo en este punto al convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo— no encierra ambigüedad alguna en torno al imperativo de tomar la autoconciencia o la autoadscripción como criterio determinante al señalar que "la conciencia de su identidad indígena deberá ser criterio fundamental para determinar a quiénes se aplican las disposiciones sobre pueblos indígenas". Por tanto, en ausencia de previsiones específicas que regulen el modo en que debe manifestarse esta conciencia, será indígena y sujeto de los derechos motivo de la reforma constitucional, aquella persona que se autoadscriba y autoreconozca como indígena, que asuma como propios los rasgos sociales y las pautas culturales que caracterizan a los miembros de los pueblos indígenas. La apreciación de si existe o no existe una autoadscripción indígena en un caso concreto debe descansar en una consideración completa del caso, basada en constancias y actuaciones, y debe realizarse con una actitud orientada a favorecer la eficacia de los derechos de las personas, sobre todo en casos penales y en aquellos que prima facie parecen involucrar a grupos estructuralmente desaventajados. [*]

3. Características de un pueblo indígena.

En el territorio de lo que ahora es México había una gran diversidad de pueblos, de lenguas, derechos, religiones, que la Conquista no pudo exterminar. Los descendientes de los integrantes de aquellos pueblos constituyen los variados pueblos que actualmente subsisten en México. Esa diversidad se refleja en la gran cantidad de comunidades indígenas actuales. La Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas ha indicado que los pueblos indígenas de México [*] son:

Pueblo indígena

Estado

Amuzgo

Guerrero y Oaxaca

Chatino

Oaxaca

Cakchiquel

Chiapas

Chichimeca jonaz

Guanajuato

Chinanteco

Oaxaca

Chocho

Oaxaca y Puebla

Chol

Chiapas y Tabasco

Chontal

Oaxaca y Tabasco

Cochimí

Baja California

Cora

Nayarit

Cucapá

Baja California

Cuicateco

Oaxaca

Guarijío

Chihuahua

Huasteco

San Luis Potosí

Huave

Oaxaca

Huichol

Jalisco y Nayarit

Ixcateco

Oaxaca

Jacalteco

Chiapas

Kanjobal

Chiapas

Kikapú

Coahuila

Kiliwa

Baja California

Kumiai

Baja California

Lacandón

Chiapas

Mame

Chiapas

Matlatzinca

México

Maya

Campeche, Quintana Roo y Yucatán

Mayo

Sinaloa y Sonora

Mazahua

México y Michoacán

Mazateco

Oaxaca

Mixe

Oaxaca

Mixteco

Guerrero, Oaxaca y Puebla

Mochó

Chiapas

Motozintleco

Chiapas

Náhuatl*

Distrito Federal, Guerrero, Hidalgo, México, Morelos, San Luis Potosí, Puebla y Veracruz

Otomí

México y Michoacán

Paipai

Baja California

Pame

San Luis Potosí y Querétaro

Pima

Sonora

Pápago

Sonora

Popoluca

Veracruz

Purépecha

Michoacán

Seri

Sonora

Tarahumara

Chihuahua

Tepehua

Veracruz

Tepehuán

Chihuahua y Durango

Tlapaneco

Guerrero

Tojolabal

Chiapas

Totonaca

Puebla y Veracruz

Triqui

Oaxaca

Tzelta l (tseltal)

Chiapas

Tzotzil (tsotsil)

Chiapas

Yaqui

Sonora

Zapoteco

Oaxaca

Zoque

Chiapas

Por su parte, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas ha contabilizado 68 lenguas y 164 variantes lingüísticas:

1. Aguateco
2. Anazasis (Chihuahua)
3. Amuzgos (Oaxaca)
4. Coras (Nayarit)
5. Chatinos (Sur de Oaxaca)
6. Chichimecas (Durango, Coahuila)
7. Chichimecas-Jonaz (Guanajuato)
8. Chinantecos (Oaxaca)
9. (Oaxaca)
10. Conchos (Chiapas)
11. Choles (Norte de Chiapas)
12. Chontales de Oaxaca
13. Chontales de Tabasco
14. Guarijíos (Sureste de Sonora)
15. Huastecos (San Luis Potosí,Tamaulipas,hidalgo,Veracruz)
16. Huaves (Oaxaca)
17. Huicholes (Jalisco, Nayarit, Zacatecas y Durango)
18. Kikapúes (Coahuila)
19. Kiliwas(Sonora)
20. Lacandones (Chiapas)
21. Mames (Campeche, Quintana Roo y Chiapas)
22. Matlatzincas (Estado de México)
23. Mayas (Quintana Roo, Campeche y Yucatán)
24. Mayenses(Yucatán)
25. Mayos (Sonora y Sinaloa)
26. Mazahuas (Estado de México)
27. Mazatecos (Oaxaca, Puebla,Veracruz)
28. Mexicaneros (Durango, Nayarit, Jalisco y Zacatecas)
29. Mixes (Norte de Oaxaca)
30. Mixteco (Guerrero, Puebla y Oaxaca)
31. Mochós
32. Nahuas de Guerrero
33. Nahuas (Huasteca Veracruzana)
34. Nahuas de Milpa Alta
35. Nahuas de Morelos
36. Nahuas (Sierra Norte - Puebla)
37. Ñha-ñhu
38. Otomíes del estado de México
39. Otomíes del Valle del Mezquital
40. Otomíes de Puebla
41. Otomíes de San Luis Potosí
42. Pames de Querétaro
43. Pames de San Luis Potosí
44. Pápagos
45. Pimas
46. Popolucas
47. Purépechas
48. Seris
49. Teco (Chiapas)
50. Tarahumaras o rarámuris
51. Tepehuanes del norte
52. Tepehuanes del sur
53. Tepehuanos
54. Tlapanecos
55. Tlaxiacos
56. Tojolabales
57. Totonacas
58. Triquis
59. Tzotziles
60. Tzeltales
61. Yaquis
62. Zacatecos (Zacatecas)
63. Zacapoaztlas.
64. Zapotecos (Istmo Tehuantepec)
65. Zapotecos (Sierra Norte-Oaxaca)
66. Zapotecos (Valles Centrales)
67. Zoques de Chiapas
68. Entre otros. [*]

Es importante indicar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación [*] ha explicado que los rasgos que definen a un pueblo indígena son:

  • El reconocimiento de una estructura social diferente a la de otros sectores de la sociedad. 
  • El reconocimiento de instituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales diferentes a otros sectores de la sociedad. 
  • El reconocimiento de un derecho colectivo (del pueblo o comunidad) que puede estar incluso por encima de un derecho individual. 
  • El sentido de pertenencia a una comunidad o nación indígena, de conformidad con las tradiciones y costumbres de la comunidad o nación que se trate. 
  • La práctica y revitalización de sus tradiciones y costumbres culturales. Lo cual incluye el derecho a mantener, proteger y desarrollar manifestaciones pasadas, presentes y futuras de sus culturas, como lugares arqueológicos e históricos, utensilios, diseños, ceremonias, tecnologías, artes visuales e interpretativas y literaturas. 
  • La utilización, fomento y transmisión a las generaciones futuras sus historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas, y a atribuir nombres a sus comunidades, lugares y personas, así como mantenerlos. 
  • El conocimiento respecto a medicinas tradicionales y prácticas de salud, incluida la conservación de sus plantas medicinales, animales y minerales de interés vital. 
  • El reconocimiento de una relación espiritual con las tierras, territorios, aguas, mares costeros y otros recursos que han poseído u ocupado y utilizado. 

Es incuestionable que los pueblos y las comunidades indígenas actualmente están revitalizando y generando su patrimonio cultural, conocimientos tradicionales, expresiones culturales tradicionales, utensilios, diseños, ceremonias, tecnologías, artes visuales e interpretativas y literaturas. Además, generan historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas,  medicinas tradicionales y prácticas de salud y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos los recursos humanos y genéticos, las semillas, el conocimiento de las propiedades de la fauna y flora, las tradiciones orales, las literaturas, los deportes y juegos tradicionales.

Los integrantes de los pueblos y comunidades indígenas están en constante creación y preservación: todas estas manifestaciones culturales deben ser protegidas desde el más alto plano normativo.

4. La necesidad de la instauración de mecanismos de defensa al más alto nivel normativo.

En 1991, el artículo 4ode la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos fue reformado para reconocer al más alto nivel normativo la composición pluricultural de la nación mexicana y el deber de protección, promoción y desarrollo de su lengua, cultura, uso, costumbre, recursos y formas específicas de organización de los pueblos indígenas:

Artículo 4o. La nación mexicana tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas. La ley protegerá y promoverá el desarrollo de sus lenguas, culturas, usos, costumbres, recursos y formas específicas de organización social, y garantizara a sus integrantes el efectivo acceso a la jurisdicción del estado. En los juicios y procedimientos agrarios en que aquellos sean parte, se tomaran en cuenta sus prácticas y costumbres jurídicas en los términos que establezca la ley.

Esta reforma constitucional no tuvo aplicación práctica y la ley que debió establecer las bases para la protección, promoción y desarrollo de las manifestaciones culturales indígenas no fue creada.

La siguiente reforma de importancia para los pueblos indígenas, la del 14 de agosto de 2001, incorporó en el artículo 2o, apartado A, fracción IV, de nuestra ley fundamental el deber del Estado de “[p]reservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que constituyan su cultura e identidad”, sin embargo, la norma constitucional está incompleta, pues no indica quienes pueden acudir, en casos, como el narrado anteriormente, a defender las manifestaciones culturales de un pueblo indígena.

Es importante indicar que a nivel internacional, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas reconoce, en el artículo 31, numerales 1 y 2, el derecho de los pueblos indígenas a mantener, controlar y proteger su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias y, por otra parte, establece el deber del Estado, conjuntamente con los pueblos indígenas, para reconocer y proteger el ejercicio de dichos derechos:

Artículo 31

1. 

Los  pueblos  indígenas  tienen  derecho  a  mantener,  controlar,  proteger  y  desarrollar  su  patrimonio  cultural,  sus  conocimientos  tradicionales,  sus  expresiones  culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos  los  recursos  humanos  y  genéticos,  las  semillas,  las  medicinas,  el conocimiento  de  las  propiedades  de  la  fauna  y  la  flora,  las  tradiciones  orales,  las 

literaturas,  los  diseños,  los  deportes  y  juegos  tradicionales,  y  las  artes  visuales  e interpretativas. También tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su    propiedad    intelectual    de    dicho    patrimonio    cultural,    sus    conocimientos   tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales.

2.

Conjuntamente con los pueblos indígenas, los Estados adoptarán medidas eficaces para reconocer y proteger  el ejercicio de estos derechos.

De igual manera, está plasmado como deberes de los Estados suscriptores de la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (aprobada en la segunda sesión plenaria, celebrada el 14 de junio de 2016) el reconocimiento del derecho a la identidad e integridad cultural:

“Artículo XIII. Derecho a la identidad e integridad cultural

1. Los pueblos indígenas tienen derecho a su propia identidad e integridad cultural y a su patrimonio cultural, tangible e intangible, incluyendo el histórico y ancestral, así como a la protección, preservación, mantenimiento y desarrollo de dicho patrimonio cultural para su continuidad colectiva y la de sus miembros, y para transmitirlo a las generaciones futuras.

2. Los Estados proporcionarán reparación por medio de mecanismos eficaces, que podrán incluir la restitución, establecidos conjuntamente con los pueblos indígenas, respecto de los bienes culturales, intelectuales, religiosos y espirituales de que hayan sido privados sin su consentimiento libre, previo e informado o en violación de sus leyes, tradiciones y costumbres.

3. Los Pueblos Indígenas tienen derecho a que se reconozcan y respeten todas sus formas de vida, cosmovisiones, espiritualidad, usos y costumbres, normas y tradiciones, formas de organización social, económica y política, formas de transmisión del conocimiento, instituciones, prácticas, creencias, valores, indumentaria y lenguas, reconociendo su interrelación, tal como se establece en esta Declaración”.

y

“Artículo XXVIII. Protección del Patrimonio Cultural y de la Propiedad Intelectual

 1. Los pueblos indígenas tienen derecho al pleno reconocimiento y respeto a la propiedad, dominio, posesión, control, desarrollo y protección de su patrimonio cultural material e inmaterial, y propiedad intelectual, incluyendo la naturaleza colectiva de los mismos, transmitido a través de los milenios, de generación en generación.

2. La propiedad intelectual colectiva de los pueblos indígenas comprende, inter alia, los conocimientos y expresiones culturales tradicionales entre los cuales se encuentran los conocimientos tradicionales asociados a los recursos genéticos, los diseños y procedimientos ancestrales, las manifestaciones culturales, artísticas, espirituales, tecnológicas y científicas, el patrimonio cultural material e inmaterial, así como los conocimientos y desarrollos propios relacionados con la biodiversidad y la utilidad y cualidades de semillas, las plantas medicinales, la flora y la fauna.

 3. Los Estados, con la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas, adoptarán las medidas necesarias para que los acuerdos y regímenes nacionales o internacionales provean el reconocimiento y la protección adecuada del patrimonio cultural y la propiedad intelectual asociada a dicho patrimonio de los pueblos indígenas. En la adopción de estas medidas, se realizarán consultas encaminadas a obtener el consentimiento libre, previo, e informado de los pueblos indígenas”.

Sin embargo, tanto la declaración de la ONU como la de la Organización de Estados Americanos (OEA) constituyen derecho soft (soft law), es decir, un conjunto de buenas prácticas y orientadoras, pero no constituyen normas obligatorias. En el mismo sentido, “el concepto de “soft law” tiende a ser definido como un conjunto de mecanismos, tales como declaraciones, resoluciones y programas de acción, que demuestran conformidad ante las normas establecidas por el Derecho Internacional, pero no son vinculantes ante la ley”. [*]

Sin embargo, México ha avanzado considerablemente en el reconocimiento de algunos derechos de los pueblos y comunidades indígenas: el reconocimiento a la autoadscripción, a la consulta previa, entre otros. No obstante, por lo que hace a la protección de las manifestaciones culturales persiste un importante pendiente para la actualización del marco normativo aplicable. En este tenor, la iniciativa que se presenta a consideración de esta Soberanía representa una oportunidad para consolidar la protección del patrimonio material e inmaterial y hacer que nuestra legislación sea acorde con los estándares internacionales en la materia.

Para ello, es necesario reformar la Constitución federal, para incorporar a nuestra normatividad nacional instrumentos de protección y defensa del patrimonio cultural de los pueblos y comunidades indígenas. Tomemos el contenido del derecho softe incluyámoslo en nuestro texto constitucional para darle la mayor fuerza normativa, para convertirlo en derecho duro. [*]

Es por ello que, en concordancia con los parámetros establecido en la Declaración delas Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas yen la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, se somete a consideración del Poder Constituyente Permanente la reforma al artículo 2o, apartado A, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para establecer en la norma cúspide el derecho de los indígenas, de los pueblos y comunidades, de defender su patrimonio material e inmaterial y el deber del Estado de garantizar ese derecho.

La reforma propuesta permitirá dotar a los indígenas de un marco normativo más amplio para la protección de sus derechos. Asimismo, con esta reforma el Estado mexicano reitera la prioridad de garantizar la protección de las manifestaciones culturales y constitucionaliza mecanismos y buenas prácticas provenientes del derecho internacional de los derechos humanos.

Estoy consciente que esta reforma no incide directamente sobre los procesos de defensa de los pueblos indígenas sobre su patrimonio cultural, material e inmaterial, pero nos permitirá después modificar las leyes secundarias para garantizar los derechos indígenas a la propiedad colectiva de sus creaciones.

Por lo antes expuesto y en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 71, fracción III, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea, la siguiente

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA LA FRACCIÓN IV, DEL APARTADO A, DEL ARTÍCULO 2o, DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

Artículo único. Se reforma la fracción IV, del apartado A, del artículo 2o, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

Artículo 2o. La Nación Mexicana es única e indivisible.

A.

I.

II.

III.

IV.Preservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que constituyan su cultura e identidad.Los integrantes de los pueblos y comunidades  indígenas tienen derecho a su patrimonio cultural, tangible e intangible, incluyendo el derecho a mantener, proteger, defender y desarrollar manifestaciones pasadas, presentes y futuras de sus culturas, como lugares arqueológicos e históricos, utensilios, artefactos, vestimenta, diseños, ceremonias, rituales, actos festivos, cosmovisiones, saberes ancestrales, aportes científicos, conocimientos y usos relacionados con las naturaleza, sociedad y el universo, tecnologías, astronomía, botánica, deportes, artes visuales, escénicos e interpretativas y literaturas, entre otras. Incluyendo el histórico y ancestral, así como a la protección, preservación, mantenimiento y desarrollo de dicho patrimonio cultural para su continuidad colectiva y la de sus miembros, y para transmitirlo a las generaciones futuras. El Estado garantizará el respeto a este derecho.

Transitorio Único. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República, el 13 de diciembre de 2016.

Atentamente

Jorge Toledo Luis

Senador


[*]http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=30496#.WD2-y33IJoo. Consulta: 14 de noviembre de 2016.

[*] Consúltense esos datos en La Encuesta Intercensal de 2015 elaborada por el INEGI http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/encuestas/hogares/especiales/ei2015/doc/eic_2015_presentacion.pdf y en http://www.senado.gob.mx/comisiones/asuntos_indigenas/eventos/docs/etnicidad_240216.pdf. (Consultado el 3 de diciembre de 2016)

[*] “El racismo es una forma de violencia y refiere a las formas sistemáticas, planeadas y rutirnarias en las que una estructura social o una institución infligen a la población especialmente, en relación con la satisfacción de sus necesidades mínimas, pues el racismo practicado evita la movilidad social, el acceso al prestigio o al reconocimiento social. Para entender este tipo de violencia hay que tener presente el poder simbólico que, como lo ha investigado el sociólogo francés Pierre Bordieu, se encuentra larvado y solapado en los campos educativo, lingüístico, religioso, científico, cultural, familiar y político, que en conjunto son instrumentos de comunicación y dominación con los que se conformar consensos lógicos y morales, mediante los cuales el orden social se reproducen. Los indicadores para observar el racismo son conductas relacionadas con: desprestigio, menosprecio, hostilidad, hostigamiento, ridiculización, negligencia, rechazo, maltrato”. Gutiérrez Chong, Natividad y Valdés González, Luz María, en “Ser Indígena en México. Raíces y Derechos”.Los mexicanos vistos por sí mismos, editorial UNAM, México 2015, pp. 115 y 116.

[*] El artículo 1º del Convenio 169 de la OIT, hace referencia a la autoadscripción:
1. El presente Convenio se aplica:
2. La conciencia de su identidad indígena o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplican las disposiciones del presente Convenio.”

[*] Amparo directo en revisión 1624/2008. 5 de noviembre de 2008. Mayoría de tres votos. Disidentes: José de Jesús Gudiño Pelayo y Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Roberto Lara Chagoyán. Subrayado del autor.

[*]http://www.cdi.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=758&Itemid=68. (Consultado el 3 de diciembre de 2016).

[*] Información en línea, 15-12-2014 [citada el 30/12/2014] Formato html, disponible en Internet, http://www.inali.gob.mx/pdf/CLIN_completo.pdf. (consultado el 3 de diciembre de 2016).

[*]Amparo directo 9/2008. 12 de agosto de 2009. Mayoría de cuatro votos. Disidente: Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Miguel Enrique Sánchez Frías.

[*] Consultable en https://pangeaupr.org/2016/03/18/apuntes-de-derecho-internacional-que-son-el-soft-law-y-el-hard-law/. (consultado el 3 de diciembre de 2016).

[*] Es importante indicar que el Convenio 169 de la OIT no hace referencia al patrimonio inmaterial de los pueblos indígenas, sólo hace una breve referencia a las artesanías, industrias rurales y actividades tradicionales. De este instrumento internacional (de derecho hard) no puede desprenderse que los integrantes de los pueblos y comunidades indígenas tengan la posibilidad de ejercer el derecho de defensa de su patrimonio cultural:
   Artículo 23
1. La artesanía, las industrias rurales y comunitarias y las actividades tradicionales y relacionadas con la economía de subsistencia de los pueblos interesados, como la caza, la pesca, la caza con trampas y la recolección, deberán reconocerse como factores importantes del mantenimiento de su cultura y de su autosuficiencia y desarrollo económicos. Con la participación de esos pueblos, y siempre que haya lugar, los gobiernos deberán velar por que se fortalezcan y fomenten dichas actividades.
2. A petición de los pueblos interesados, deberá facilitárseles, cuando sea posible, una asistencia técnica y financiera apropiada que tenga en cuenta las técnicas tradicionales y las características culturales de esos pueblos y la importancia de un desarrollo sostenido y equitativo.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=68178