Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Viernes 28 de abril de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Miércoles 30 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-60/67744
Miércoles 30 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-60/67744

De la Sen. Dolores Padierna Luna, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, con punto de acuerdo por el que el Senado de la República saluda el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, suscrito por el Gobierno de la República de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, el pasado día 24 de noviembre de 2016.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE RELACIONES EXTERIORES, AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

Sen. María de los Dolores
Padierna Luna

La suscrita, Senadora DOLORES PADIERNA LUNA, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXIII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 8, Numeral 1, Fracción II; 76, Numeral 1, Fracción IX; 95 numeral 2, 108 y 276, numerales 1 y 2, y demás disposiciones relativas y aplicables del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Honorable Asamblea la PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO DE URGENTE Y OBVIA RESOLUCIÓN, POR EL QUE EL SENADO DE LA REPÚBLICA SALUDA EL ACUERDO FINAL PARA LA TERMINACIÓN DEL CONFLICTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UNA PAZ ESTABLE Y DURADERA SUSCRITO POR EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA Y LAS FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA-EJÉRCITO DEL PUEBLO, EL PASADO DÍA 24 DE NOVIEMBRE DE 2016, de conformidad con las siguientes:

CONSIDERACIONES

El pasado jueves 24 de noviembre, el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) de Colombia firmaron un segundo acuerdo de paz en el Teatro Colón de Bogotá, capital de ese país. Esto tras el sorpresivo resultado del plebiscito convocado para refrendar el primer acuerdo con las FARC, en octubre de este mismo año.

Ahora, con este nuevo acuerdo, se pretende rescatar los logros alcanzados a lo largo de cuatro años de negociaciones emprendidas en la Habana, Cuba. Ahora es turno que el Congreso colombiano sea quien de cause a la ratificación del acuerdo.

La paz en Colombia es un tema sobre el cual el Congreso mexicano ha mostrado su apoyo en diversas ocasiones.El del trece de agosto de 2015, por ejemplo, la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión, emitió un acuerdo saludando las conversaciones llevadas a cabo en La Habana, entre el gobierno de la República de Colombia y FARC-EP, tendientes a la construcción de una paz estable y duradera.

De forma más reciente, el Senado de la República congratulóla firma delAcuerdo Final para la terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, del pasado mes de septiembre. Este fue un hecho por demás histórico que saludamos en su momento reconociendo la voluntad manifiesta de las partes involucradas por avanzar en el camino de la construcción de la paz en Colombia.

No obstante que elresultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016 favoreció al“NO”, es menester decir que quienes promovieron dicho rechazo, obedecen a intereses de la oligarquía local; y en un acto de irresponsabilidad dejaron pasar la oportunidad histórica de avanzar hacia la construcción de la paz  con justicia social en el marco de un proceso de reconciliación nacional.

Ese lamentable hecho, no implicóel fin de las negociaciones. Por el contrario, las Delegaciones del Gobierno de Colombia y de las FARC, coincidieron en avanzar con paso firme rumbo al fin del conflicto.

En ese tenor, el pasado día 24 de noviembre de 2016, ambas Delegaciones suscribieron lo que se conoce como Segundo Acuerdo, entre el Gobierno de la República de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC-EP), por el Acuerdo Final, integral y definitivo, sobre la totalidad de los puntos de la Agenda del Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia.

Tras la firma del nuevo acuerdo, el Presidente Juan Manuel Santos dijo a sus compatriotas que "[e]ste acuerdo, renovado, ajustado, precisado y aclarado debe unirnos, no dividirnos". El Segundo Acuerdo incorpora cambios que solicitaban voceros del "No",de las cuales destacan las siguientes:

  • El acuerdo ahora no pasará a formar parte de la Constitución. "Sólo quedarán los temas de derechos humanos y de Derecho Internacional Humanitario, que ya de por sí hacen parte de la Constitución".
    Sin embargo, se acuerda incorporar un artículo transitorio a la Constitución que da una vigencia a los acuerdos de paz desde su incorporación a la Constitución hasta la finalización de tres períodos presidenciales posteriores, a forma de blindar el acuerdo ante potenciales Presidencias que quisieran modificarlo.
  • La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el sistema especial de justicia transicional acordado en La Habana, ahora tendrá un límite de diez años y sólo podrá recibir solicitudes de investigación durante los primeros dos años.
  • No habrá jueces extranjeros en la JEP, como sí contemplaba el anterior acuerdo, además de que las decisiones de la JEP podrán ser revisadas por la Corte Constitucional.
  • El nuevo Acuerdo obliga a todos los que se presenten a la JEP a entregar toda la información relacionada con el narcotráfico de manera exhaustiva y detallada para atribuir responsabilidades; los agentes del Estado que hayan cometido delitos en el marco del conflicto armado con ánimo de enriquecimiento personal podrían quedar por fuera de la JEP (es decir, ser sometidos a la justicia regular y perder los beneficios de la justicia especial). 

Hay otra modificación que no fue exigida por el "No". Era algo que preocupaba a otros sectores, como a la organización Human RightsWatch (HRW) y tiene que ver con el rol de los mandos en las acciones de sus subordinados.El nuevo texto aclaraque "Se entiende por control efectivo de la respectiva conducta, la posibilidad real que el superior tenía de haber ejercido un control apropiado sobre sus subalternos, en relación con la ejecución de la conducta delictiva, tal y como indica el artículo 28 del Estatuto de Roma".

Una modificación similar se incorporó para el caso de los mandos de las FARC. Por otra parte, el nuevo texto menciona que deberán responder ante la JEP agentes del Estado que hayan "participado en el diseño o ejecución de conductas delictivasrelacionadas directa o indirectamente con el conflicto armado" por "acciones u omisiones". Al hablar de "diseño" puede esto involucrar a mandos que no hayan participado materialmente del delito (es igual con el caso de "omisión": si un mando no actuó para detener la conducta delictiva).

Destaca en el nuevo Acuerdo, que se  especifica que las FARC deberán declarar durante la dejación de armas sus bienes y activos. Éstos luego se utilizarán para reparar a las víctimas del conflicto y, se hicieron las modificaciones para garantizar que la llamada ideología de género a fin de buscar garantizar que las mujeres, que han sufrido especialmente este terrible conflicto, sean tratadas con prioridad y que sus derechos como víctimas estén totalmente protegidos.

El texto también deja claro que "Ningún contenido del Acuerdo Final se entenderá e interpretará como la negación, restricción o menoscabo de los derechos de las personas independientemente de su sexo, edad, creencias religiosas, opiniones, identidad étnica, por su pertenencia a la población LGBTTTI, o por cualquier otra razón; ni tampoco del derecho al libre desarrollo de la personalidad y del derecho a la libertad de conciencia.

 El nuevo Acuerdo establece que se buscará tomar las medidas necesarias para restablecer, en igualdad de condiciones, los derechos de aquellas personas y grupos victimizados por sus creencias religiosas con ocasión y en razón del conflicto armado.

Como se desprende de lo anterior, este Segundo Acuerdo suscrito entre el Gobierno de la República de Colombia y las FARC es en una nueva oportunidad de que la paz sea una realidad.

Finalmente, en reconocimiento a la voluntad de aquellos que trabajaron por alcanzar la paz y en concordancia a los principios nacionales e internacionales que rigen la política exterior de México, se estima pertinente que este Senado refrende su posición de saludar el acuerdo signado, y de esa forma reconocer que sus frutos seránun bien, no sólo para nuestra hermana República de Colombia, sino para la paz en la región.

Por lo anteriormente expuesto, solicito a ésta Soberanía, se apruebe el siguiente:

Punto de Acuerdo

ÚNICO.El Senado de la Repúblicasaluda el Segundo Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera suscrito el día 24 de noviembre de 2016 y reconoce la expresa voluntad del Gobierno de la República de Colombia y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo de seguir firmes en el compromiso de alcanzar la paz para Colombia.

Dado en el salón de sesiones del Senado de la República el 29 de noviembre 2016

SUSCRIBE

SEN. DOLORES PADIERNA LUNA

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=67744