Senado de la República.
Sesión Plenaria.
Martes 28 de marzo de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Martes 29 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-59/67651
Martes 29 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-59/67651

De las Senadoras Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu, Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos Llerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversos artículos de la Ley General de Salud.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE SALUD Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

Sen. María Cristina
Díaz Salazar
Sen. Diva Hadamira
Gastélum Bajo
Sen. Hilda Esthela
Flores Escalera
Sen. Lilia Guadalupe
Merodio Reza
Sen. Itzel Sarahí
Ríos de la Mora
Sen. María Hilaria
Domínguez Arvizu
Sen. Yolanda
de la Torre Valdez
Sen. Anabel
Acosta Islas
Sen. Hilda
Ceballos Llerenas
Sen. Carmen
Dorantes Martínez
Sen. María Elena
Barrera Tapia

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA Y ADICIONA DIVERSOS ARTÍCULOS DE LA LEY GENERAL DE SALUD, EN MATERIA DE ESTABLECIMIENTOS RESIDENCIALES Y SEMIRESIDENCIALES ESPECIALIZADOS EN EL TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES.

Las que suscriben, Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Estela Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Saraí Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu,  Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos LLerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, Senadoras de la República de la LXIII Legislatura, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y Partido Verde Ecologista de México, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, en el artículo 8 numeral 1 fracción II y el artículo 276 ambos del Reglamento del Senado de la República, someto a consideración de esta soberanía, la siguiente:INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMA Y ADICIONA DIVERSOS ARTÍCULOS DE LA LEY  GENERAL DE SALUD, EN MATERIA DE ESTABLECIMIENTOS RESIDENCIALES Y SEMIRESIDENCIALES ESPECIALIZADOS EN EL TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

En México, el consumo de drogas constituye un grave problema de salud pública cada vez más expuesto a factores de riesgo. Los estudios recientes refieren tendencias que apuntan hacia dos vertientes: por un lado se observa que la edad de inicio en el consumo de sustancias psicoactivas, incluyendo alcohol y tabaco, se ha reducido en las últimas décadas. Por otro lado se registra un aumento en la disponibilidad de drogas tanto lícitas como ilícitas, principalmente entre la población estudiantil.

En el 2002, la Encuesta Nacional de Adicciones señalaba la existencia de 307 mil personas con problemas de adicción, mientras que en el 2008 esta misma encuesta mostró que esta cifra se elevó a 465 mil con problemas graves de dependencia. En el caso del consumo de alcohol, la ENA 2008 reportó que la población que presenta abuso/dependencia a esta sustancia es muy elevada. Poco más de cuatro millones de mexicanos cumplen con los criterios para este trastorno.

Actualmente, el abuso y dependencia de sustancias adictivas constituyen un problema de salud pública con importantes consecuencias negativas que trascienden el ámbito de la salud individual y repercuten en la familia, en la escuela, en el trabajo y en la sociedad. Por ello, el tratamiento de las adicciones requiere de servicios de calidad que aseguren metodologías confiables y seguras, así como un trato interpersonal sensible y digno hacía los pacientes. El respeto a los derechos humanos y la calidad de la atención son elementos que requieren de un proceso de mejora continua, en el que participen todos los involucrados en la prestación de los servicios.

Los centros de tratamiento residencial que actualmente brindan servicios de atención a las adicciones en nuestro país pueden operar con distintos modelos de tratamiento:

Profesional: Son los servicios de atención que cuentan con programas estructurados para diagnosticar, desintoxicar y rehabilitar, en ellos trabajan profesionales ya sean médicos, psicólogos, trabajadores sociales, educadores, monitores, personal de enfermería, etc. Se brinda el servicio a través de consulta externa, consulta de urgencias y hospitalización.

Ayuda Mutua: Estos grupos son fundados por adictos recuperados y ofrecen espacios para ayudar a otros enfermos y lograr la desintoxicación y rehabilitación, enfatizan la interacción personal y la asunción individual de responsabilidades de sus miembros. Suelen proporcionar ayuda material o emocional y promueven unos valores a través de los que sus miembros pueden reforzar la propia identidad.

Mixto: Es la mezcla de los modelos de tratamiento Profesional y de Ayuda Mutua, en ellos trabajando profesionales de la salud, así como adictos recuperados.

En el 2010, a través del Proyecto “Capacitación y Profesionalización de Consejeros Terapéuticos en Adicciones CICAD-CONADIC”, se levantó un censo nacional de establecimientos residenciales especializados en el tratamiento de las adicciones, el cual daba cuenta de la existencia de 1,543 centro, la mayoría de ellos grupos de ayuda mutua dirigidos pro adictos recuperados que carecen en general de una formación profesional en materia de atención y tratamiento de las adicciones, pero a través de los cuales es atendido más del 80% de las personas que sufren adicción a sustancias psicoactivas en nuestro país.

Actualmente, se cuenta con el censo en línea desarrollado por el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones (CENADIC), el cual ha sido retroalimentado por los Consejos Estatales Contra las Adicciones (CECA) a partir del cuarto trimestre del 2011, y que da cuenta de 1,698 establecimientos residenciales.

De este universo de establecimientos residenciales que brindan servicios de tratamiento residencial (1,698), 348 cuentan con reconocimiento ante el Centro Nacional, es decir se ha verificado que cubren las condiciones de calidad establecidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-2009 para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones y han sido visitados por los Consejos Estatales para su verificación. El proceso de reconocimiento de la totalidad de los establecimientos está en marcha.

Sin embargo, la Ley General de Salud señala que para la apertura de establecimientos que brindan servicios residenciales de atención a las adicciones, independientemente de su modelo de atención, únicamente es necesario contar con aviso de funcionamiento ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), a través del cual se proporciona información relacionada con el nombre y domicilio de la persona física o moral propietaria del establecimiento, la ubicación del centro, fecha de inicio de operaciones, procesos utilizados, clave de actividad, cédula profesional, en caso de contar con responsable sanitario, y declaración bajo protesta de DECIR VERDAD, de que se cumplen los requisitos y las disposiciones aplicables al establecimiento.

Debido a la aparente facilidad para la apertura de este tipo de centros, gran parte de ellos inician actividades sin contar con aviso de funcionamiento ante COFEPRI, y en otros casos a pesar de contar con éste los requisitos establecidos para el aviso de funcionamiento no abarcan todos los requerimientos que marca la Norma Oficial Mexicana NOM-028-SSA2-2009 para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones, lo cual no garantiza una adecuada calidad delos servicios que prestan.

Los anteriores son factores que influyen para que algunos de estos establecimientos se oculten o cambien de residencia con facilidad, lo que a su vez conlleva al clandestinaje y a la operación de prácticas no apropiadas y al evidente riesgo físico, emocional y psicológico de los pacientes que son atendidos en estas circunstancias. Se reconoce la importante labor de la mayoría de los Centros de Tratamiento, pero debe evitarse a toda costa que exista siquiera una minoría que ponga en riesgo en su integridad física o psicológica a los usuarios de los servicios.

Dada la evidente necesidad de contar con mejores mecanismos de regulación para los centros residenciales que brindan servicios de atención a las adicciones, el Centro Nacional, en conjunto con los Consejos Estatales contra las Adicciones (CECA), ha implementado acciones de registro y reconocimiento de establecimientos con fines de acercamiento y verificación de los mismos, además de acciones de capacitación a consejeros en materia de adicciones, sin embargo, resulta imperiosa la necesidad de realizar la modificación a la Ley General de Salud, referente a la apertura de este tipo de centros, contemplado en el Título Décimo Primero, Programas contra las Adicciones, en su artículo 198, para que se incluya a las organizaciones dedicadas al tratamiento residencial de las acciones a solicitar un permiso de funcionamiento con criterios específicos, en materia de infraestructura, personal y modelos de atención, que garantice un servicio de tratamiento efectivo, de calidad y que respete en todo momento los derechos y la dignidad de las personas.

Por otra parte, se daría un plazo máximo de dos o tres años para que los actuales centros obtengan su permiso de funcionamiento, previo registro en el Directorio Nacional de Establecimientos de atención a las Adicciones, lo cual favorecería la identificación inmediata de los Centros de Tratamiento residenciales y la regulación en la apertura de estos establecimientos, apoyará significativamente la operación de los mismos, además de que permitirá su verificación y supervisión permanente, asegurando así el nivel de calidad necesario en la prestación de sus servicios.

Posibilidad de clausurar de manera inmediata aquellos que se descubra clandestinos.

Por lo anteriormente expuesto, presento ante esta Soberanía el siguiente:

PROYECTO DE DECRETO

ARTÍCULO ÚNICO.Proyecto de decreto que reforma y adiciona diversos artículos a la Ley General de Salud, en materia de servicios de atención y rehabilitación de las adicciones.

Artículo 3o. …

I a XXI. …

XXI Bis. Los servicios de atención y rehabilitación de las adicciones;

XXII a XXVIII…

Artículo 13.- …

A…

I…

II. En las materias enumeradas en las fraccionesI, III, XV Bis, XXI,XXI Bis, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI y XXVIII del artículo 3o. de esta ley, organizar y operar los servicios respectivos y vigilar su funcionamiento por sí o en coordinación con dependencias y entidades del sector salud;

II Bis. Regular los servicios de atención y rehabilitación de las adicciones;

III a X…

B…

  1. Organizar, operar, supervisar y evaluar la prestación de los servicios de salubridad general a que se refieren las fracciones II, II Bis, IV, IV Bis, iv Bis 1, IV Bis 2, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXI Bis, XXVI Bis y XXVII Bis, del artículo 3o. de esta Ley, de conformidad con las disposiciones aplicables; 

II a VII…

C…

Artículo 198. Requieren autorización sanitaria los establecimientos dedicados a:

I a V…

V Bis. Brindar servicios residenciales de atención y rehabilitación de las adicciones;

VI…

La autorización sanitaria a que se refiere la fracción V Bis de este artículo se otorgará por las autoridades sanitarias de los gobiernos de las entidades federativas conforme a lo que establezcan las disposiciones que para tal efecto emita la Secretaría de Salud. El control sanitario de este tipo de establecimientos corresponderá a los gobiernos de las entidades federativas.

TRANSITORIO

PRIMERO.El presente Decreto entrará en vigor alos 90 días siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEGUNDO. Los establecimientos residenciales que brinden servicios de atención y rehabilitación de las adicciones, que a la fecha de su publicación del presente Decreto en el Diario Oficial de la Federación, cuenten con un aviso de funcionamiento, tendrán un plazo máximo de 3 años a partir de la entrada en vigor del presente decreto para obtener la autorización sanitaria a que se refiere el artículo 198 fracción V Bis de esta Ley.

TERCERO. Hasta que no se obtenga la autorización sanitaria por parte de dichos establecimientos, durante el plazo de tres años previsto en el artículo transitorio que antecede, éstos deberán registrarse ante las autoridades sanitarias correspondientes de las entidades federativas con la finalidad de que puedan continuar con sus funciones, mismo registro que estará sujeto a los Lineamientos que determine la Secretaría de Salud, debiendo emitirlos en un plazo que no exceda de noventa días a partir de la publicación del presente Decreto.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores el día martes 22 de noviembre, 2016.

Atentamente,

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=67651