Senado de la República.
LXIII Legislatura, Tercer Año de Ejercicio.
Domingo 19 de noviembre de 2017
Gaceta del Senado
    
    

¿Qué es la Gaceta?

La Gaceta es el órgano informativo  oficial del Senado. Depende de la Mesa Directiva y cuenta con un Consejo Directivo formado por los miembros de la propia Mesa y por los secretarios generales de  Servicios Administrativos y de Servicios Parlamentarios; el Presidente de la Mesa lo es del Consejo.

Artículo 306 del Reglamento del Senado de la República.

Leer más
Jueves 3 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-42/66899
Jueves 3 de Noviembre de 2016
Gaceta: LXIII/2PPO-42/66899

Del Sen. Francisco Salvador López Brito, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con proyecto de decreto por el que se adiciona el párrafo décimo cuarto al artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE PUNTOS CONSTITUCIONALES; DE ATENCIÓN A GRUPOS VULNERABLES; Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS, SEGUNDA, CON OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE LA FAMILIA Y DESARROLLO HUMANO.

Sen. Francisco Salvador
López Brito

SENADOR PABLO ESCUDERO MORALES

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

DE LA CÁMARA DE SENADORES

LXIII LEGISLATURA

PRESENTE.-

Honorable Asamblea, el que suscribe, Senador FRANCISCO SALVADOR LÓPEZ BRITO, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, de la LXII Legislatura del H. Congreso de la Unión, en ejercicio de la facultad conferida en los artículos 71, fracción II y 135 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los artículos 8 numeral 1, Fracción I, 164 numeral 1 y 169 numerales 1 y 4 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de está Soberanía la siguiente Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se adiciona el párrafo Décimo Cuarto al artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al tenor de la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La población del mundo está envejeciendo a un ritmo sin precedentes. Para 2050 habrá dos mil millones de personas mayores en todo el planeta. El 65% de ellas se ubica en países de desarrollo.

De acuerdo con los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, las personas adultas mayores representan el 8.2% del total de la población en Latinoamérica y se espera que crezca un 24%  para el año 2050. Es decir, se pasaría de una población de 43 millones de adultos mayores a 183. 7 millones. Asimismo las mujeres mayores continúan superando en número a los hombres, de tal suerte que la brecha entre los géneros se amplía con la edad.

Feggy Ostrosky expone que no hay definición perfecta del envejecimiento, "pero al igual que el amor y la belleza se sabe lo que es cuando se experimenta o cuando se ve, y el aumento en la duración promedio de vida es uno de los aspectos más sobresalientes del mundo contemporáneo".

Aclaró que gracias a los avances médicos y científicos las expectativas de vida de la gente hoy son mayores, por lo que es indispensable prepararse para existir más años, aunque toda la gente quiere "morir joven lo más tarde posible".

A partir de los 30 años hay una diferencia importante entre la edad biológica y la cronológica; es decir, hay personas que cronológicamente tienen 70, pero su sistema inmunológico, físico y psicológico es de 40; mientras que otras de 40 funcionan como de 70.

Los múltiples desafíos que plantea la realidad demográfica al igual que muchos países desarrollados o en vías de desarrollo, México ha experimentado durante las últimas décadas un acelerado proceso de transición demográfica. Los adultos mayores mexicanos pasaron de ser el 6.2% del total de la población en 2010, al 7.2% en 2015, agregó el INEGI en un comunicado, con lo que se confirma que México está volviéndose un país de personas mayores. El fenómeno de envejecimiento de la población es un indicador positivo de los logros alcanzados por los avances tecnológicos y médicos, la cobertura de la salud y el desarrollo económico de los países. No obstante, este aumento de la esperanza de vida no implica, necesariamente, mejoras sustanciales en la calidad de la existencia de esas personas. Es así como se pueden constatar los errores en materias de salud, vivienda, protección, transporte e institucionalidad.

El envejecimiento se ve acompañado del deterioro gradual de las condiciones de salud física y mental de las personas mayores, lo que involucra un consecuente aumento de enfermedades crónicas. Al no tener oportunamente las intervenciones y medicamentos que se requieren, estas condiciones pueden provocar  limitaciones e incluso una gradual pérdida de autonomía. En muchas ocasiones llegan a causar restricción de las capacidades físicas o mentales que les impiden llevar a cabo las actividades necesarias para  mantener una vida independiente, problema con el que día a día deben lidiar  gran parte de nuestros adultos mayores.

En México residen 119.5 millones de personas, de las cuales 51.4 por ciento son mujeres y 48.6 por ciento son hombres, de acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal aplicada en 2015.

Del total de hombres y mujeres, el 10.6 % superan la edad de 60 o más años de edad, a este grupo se les denomina adultos mayores y los cuales requieren que en nuestra carta magna exista una disposición especifica mediante la cual se le otorguen derechos preferentes y una protección especial, derivado de su condición de grupo vulnerable.

Las últimas proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo), perteneciente a la Secretaría de Gobernación (Segob), de abril de 2013, que estimaba que en las siguientes tres décadas, la población tenderá a envejecer, ya que habrá una menor proporción de la población menor de 15 años y si bien la correspondiente a la mayor de 65 se incrementará, en el balance la población de 15 a 64 años aumentará su importancia en los próximos años.

Adicionalmente, la dependencia y limitación funcional son importantes predictores de discapacidad, morbilidad  y mortalidad en el adulto mayor, que inciden relevantemente en su calidad de vida. De hecho, “el deterioro gradual de las condiciones de salud física y mental que acompaña al proceso de envejecimiento junto a la reducción o el cese completo de la participación en el mercado laboral y la mayor dependencia de las transferencias de ingresos de diversas fuentes públicas y privadas, determinan que el crecimiento de la población de adultos mayores origine una mayor demanda de asistencia y servicios de salud”.

La tercera edad requiere de una atención médica de calidad y en plazos acotados, cuestión que difícilmente ocurre en la realidad cotidiana. Abundan los casos de adultos mayores que, esperando intervenciones médicas durante largos periodos, van perdiendo gradualmente su movilidad temporal o desarrollan enfermedades relacionadas con la patología inicial. Dicha situación es especialmente grave en los adultos mayores, al generar una escala de múltiples situaciones de intervención quirúrgica tardía, que no permiten subsanar los daños irrecuperables asociados al prolongado periodo de espera de la intervención.

Es indudable que a partir del cumplimiento de cierta edad, a un buen porcentaje de personas se nos complica conseguir un empleo digno y bien renumerado, lo que incide invariablemente en problemas de diversa índole,  entre más pasa el tiempo, la edad termina siendo un enemigo para uno mismo en muchos aspectos de la vida.

Para un adulto mayor, la falta de atención oportuna en problemas de salud, en oportunidades laborales, sociales y las de inclusión, representan un problema que no debemos dejar de lado, ya que por su situación peculiar en que se encuentran no pueden permanecer mucho tiempo excluidos o sin atención, es por ello que se les debe dar una atención preferente en todas y cada una de las actividades que realiza el estado, como ente que proporciona servicios a la población, y determina las políticas públicas que se llevaran a cabo en nuestro país.

En el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales "Protocolo de San Salvador" celebrado en San Salvador, el diecisiete de noviembre de mil novecientos ochenta y ocho, como se aprecia específicamente en su numeral 17, que dice:


"Artículo 17.

"Protección de los ancianos


"Toda persona tiene derecho a protección especial durante su ancianidad. En tal cometido, los Estados Partes se comprometen a adoptar de manera progresiva las medidas necesarias a fin de llevar este derecho a la práctica y en particular a:

"a. Proporcionar instalaciones adecuadas, así como alimentación y atención médica especializada a las personas de edad avanzada que carezcan de ella y no se encuentren en condiciones de proporcionársela por sí mismas;

"b. Ejecutar programas laborales específicos destinados a conceder a los ancianos la posibilidad de realizar una actividad productiva adecuada a sus capacidades respetando su vocación o deseos;

"c. Estimular la formación de organizaciones sociales destinadas a mejorar la calidad de vida de los ancianos."

Esto dio origen a la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores publicada en el Diario Oficial de la Federación el 25 de junio de 2002 en su artículo

4° menciona los principios rectores de la misma, estableciendo que:

“Artículo 4o.- Son principios rectores en la observación y aplicación de esta Ley:

I.- Autonomía y autorrealización. Todas las acciones que se realicen en beneficio de las personas adultas mayores orientadas a fortalecer su independencia, su capacidad de decisión y su desarrollo personal y comunitario:

II.- Participación. La inserción de las personas adultas mayores en todos los órdenes de la vida pública. En los ámbitos de su interés serán consultados y tomados en cuenta; asimismo se promoverá su presencia e intervención;

III. Equidad. Es el trato justo y proporcional en las condiciones de acceso y disfrute de los satisfactores necesarios para el bienestar de las personas adultas mayores, sin distinción por sexo, situación económica, identidad étnica, fenotipo, credo, religión o cualquier otra circunstancia:

IV.- Corresponsabilidad. La concurrencia y responsabilidad compartida de los sectores público y social, en especial de las comunidades y familias, para la consecución del objeto de esta Ley, y

V.- Atención preferente.- Es aquella que obliga a las instituciones federales, estatales y municipales de gobierno, así como a los sectores social y privado a implementar programas acordes a las diferentes etapas, características y circunstancias de las personas adultas mayores”.

Todos y cada uno de estos principios son primordiales para que el adulto mayor disfrute a plenitud su etapa. Es por ello que como Senadores de la República debemos legislar para que los derechos humanos que corresponden a este grupo vulnerable de nuestra sociedad se encuentren plenamente plasmados en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el objeto de que se les brinde una atención preferente tal y como lo determina La Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores y se les de la debida participación dentro de la sociedad.

Por lo anteriormente expuesto me permito presentar a la consideración de esta Honorable asamblea el siguiente proyecto de:

DECRETO

ARTÍCULO ÚNICO. Se adiciona el párrafo Décimo Cuarto al artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:

ARTICULO 4°.- El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

-

El estado deberá proporcionar atención preferente a los adultos mayores, siendo corresponsable con la sociedad y la familia de la protección de las personas adultos mayores, así como promover su integración a la vida activa comunitaria.

T R A N S I T O R I O S

UNICO.-  El presente Decreto, entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Senadores del H. Congreso de la Unión, a los 27 días del mes de Octubre de 2016.

Senador Dr. Francisco Salvador López Brito

  ONU, World Population, Ageing, Nueva York, 2009 (ESA/P/WP/212).

CEPAL Y CELADE, El envejecimiento y las personas de edad. Indicadores sociodemográficos para América Latina y el Caribe, Santiago, 2009, pp.13 y 14, CEPAL. Los derechos de las personas mayores, 2011, P .7.

http://www.senado.gob.mx:80/index.php?ver=sp&mn=2&sm=2&id=66899